Archivos del blog

domingo, 30 de septiembre de 2007

+ Hymni Romani +

.
(Congreso Ecuarístico de Génova - 1923 - Nave donde el Santo Padre Rezó Misa)
.
.
Es cierto que en un post previo ya trabajamos este tema, pero noticias nuevas fuerzan a actualizarlo. Almenos para mí, todo este asunto es muy nuevo... ¿Porqué núnca en todos mis años de catequesis me hablaron de estos asuntos? Creo que los luteranos y los ortodoxos tenían más noticias de este tema que la gran mayoría de los Católicos.

Según el sitio web de la Santa Sede (y algunos aportes de Wikipedia), no hubo una marcha, sino dos (gracias por su aclaración Don Victor!). Se aceptan colaboraciones al respecto. Pasemos a los textos!

Versione originale latina del testo
.
(Quattuor vocibus inaequalibus aptatus ab Alberico Vitalini Additis latinis verbis a Raphaele Lavagna)

CHORUS

O felix Roma – o Roma nobilis:
Sedes es Petri, qui Romae effudit sanguinem,
Petri cui claves datae
sunt regni caelorum.

Pontifex, Tu successor es Petri;
Pontifex, Tu magister es tuos confirmans fratres;
Pontifex, Tu qui Servus servorum Dei,
hominumque piscator, pastor es gregis,
ligans caelum et terram.

Pontifex, Tu Christi es Vicarius super terram,
rupes inter fluctus, Tu es pharus in tenebris;
Tu pacis es vindex, Tu es unitatis custos,
vigil libertatis defensor; in Te potestas.

VOX ACUTA, VOX ALTERA AB ACUTA

Tu Pontifex, firma es petram, et super petram
hanc aedificata est Ecclesia Dei.

VOX MEDIA, VOX GRAVIS

Pontifex, Tu Christi es Vicarius super terram,
rupes inter fluctus, Tu es pharus in tenebris;
Tu pacis es vindex, Tu es unitatis custos,
vigil libertatis defensor; in Te potestas.

CHORUS

O felix Roma – O Roma nobilis.

.

Testo antico della Marcia Pontificia

(composto da Evaristo D'Anversa)

Roma, alma parens, Sanctorum Martyrumque,
Nobile carmen, te decete, sonorumque,
Gloria in excelsis, paternae maiestati
Pax et in terra fraternae caritati
Ad te clamamus, Angelicum pastorem:
Quam vere refers, Tu mitem Redemptorem!
Magister Sanctum, custodis dogma Christi,
Quod unun vitae, solamen datur isti.
Non praevalebunt horrendae portae infernae,
Sed vis amoris veritatisque aeternae.
Salve, Roma!
In te aeterna stat historia,
Inclyta, fulgent gloria
Monumenta tot et arae.
Roma Petri et Pauli,
Cunctis mater tu redemptis,
Lumen cunctae in facie gentis
Mundique sola spes!
Salve, Roma!
Cuius lux occasum nescit,
Splendet, incandescit,
Et iniquo oppilat os.
Pater Beatissime,
Annos Petri attinge, excede
Unum, quaesumus, concede:
Tu nobis benedic.
O felix Roma – O Roma nobilis.



(S.S. Sancti Gregorius Magnus)


Versione originale italiana del testo antico della Marcia Pontificia


Salve, Salve Roma, patria eterna di memorie,
Cantano le tue glorie, mille palme e mille altari.

Roma degli Apostoli, Madre guida dei Redenti,
Roma luce delle genti, il mondo spera in te!

Salve, Salve Roma, la tua luce non tramonta,
Vince l'odio e l'onta lo splendor di tua beltà.

Roma degli Apostoli, Madre e guida dei Redenti,
Roma luce delle genti, il mondo spera in te!


Bueno, los dejo meditando en estos grandes tesoros de nuestra amada tradición. Así es la Iglesia, que con más de 2.000 años sigue tan gloriosa como siempre!


Ad Maiorem Dei Gloria!!!


sábado, 22 de septiembre de 2007

+ Tu es Petrus +

.
.
.
.

Llegada de San Pedro a Roma
.
.
Bajo el reinado de Claudio, el año 42 de nuestra era, un viajero, cubierto de polvo y abrumado por el cansancio de un largo camino, llegaba a la entrada de Roma, cerca de la puerta Naval.
..
Un filósofo romano, amante de novedades, impresionado al observar el traje del extranjero y la expresión grave e inteligente de sus rasgos, le habló, entablándose el diálogo siguiente:
.
El filósofo – Extranjero: ¿de dónde vienes? ¿Cuál es tu país?
.
Pedro – Vengo de Oriente; y pertenezco a una raza que vosotros detestáis, a la que habéis expulsado de Roma: mis compatriotas se encuentran relegados al otro lado del Tíber. Soy judío de nación, nacido en Betsaida de Galilea.
.
El filósofo – ¿Qué es lo que te trae a Roma
.
Pedro – Vengo a destruir el culto de los dioses que vosotros adoráis y a haceros conocer al único verdadero Dios que no conocéis. Vengo a establecer una Religión nueva, la única buena, la única divina.
.
El filósofo – ¡A fe que esto es algo nuevo! ¡Hacer conocer un nuevo Dios, establecer una Religión nueva!… ¡La empresa es grande! Pero, ¿cuál es el Dios desconocido de que hablas?
.
Pedro – Es el Dios que ha creado el cielo y la tierra: es un solo Dios en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios Padre ha enviado al mundo a su Hijo único, Jesucristo, que se hizo hombre sin dejar de ser Dios. Como hombre, fue al principio carpintero en una pequeña aldea, Nazaret; vivió pobre; murió en una cruz en Jerusalén para expiar los pecados del mundo, pero resucitó al tercer día. Como Dios, tiene todo poder en el cielo y en la tierra, y me envía para deciros que todos los dioses del Imperio no son sino falsas deidades introducidas por el demonio. Él es el único verdadero Dios a quien se debe adorar en todo el universo.
.
El filósofo – ¡Por Júpiter, tú deliras!… ¡Tú querrías derribar los altares de nuestros dioses, que han dado a los romanos el imperio del mundo, para hacer adorar en su lugar a un Dios crucificado! Pero ¿puede, acaso, imaginarse algo más absurdo, más impío?
.
Pedro – No, no deliro. Dentro de poco vuestros templos serán un montón de ruinas; y en Roma no habrá más que un solo Dios, el Dios crucificado en Jerusalén…
.
El filósofo – ¿Y qué vienes a anunciarnos de parte de un Dios tan extraño?… Seguramente tu Religión debe ser cómoda, fácil y atrayente, puesto que esperas substituir con ella la religión del Imperio.
.
Pedro – La Religión que yo predico parece una locura a los hombres. Obliga a la inteligencia a creer misterios insondables, y al corazón a domar todas sus pasiones. Condena todos los vicios que tienen templos en esta ciudad; impone la práctica de las virtudes más difíciles: la humildad, la castidad, la caridad, la penitencia.
.
El filósofo – ¿Y qué prometes a los secuaces de tu Religión?
.
Pedro – Aquí en la tierra tendrán que soportar incesantes luchas, privaciones y sufrimientos. Deben estar prontos a sacrificarlo todo, hasta la propia vida, antes que apostatar de su fe. Pero en el cielo, después de su muerte, yo les prometo un trono de gloria más hermoso que todos los tronos del mundo.
.
El filósofo – Si los romanos renuncian a las delicias de la vida para abrazar tu Religión tan austera; si cambian los bienes presentes por los tronos que les prometes sobre las nubes, yo te miraré como a un Dios.
.
Pedro – Yo no soy nada por mí mismo, pero Aquél que me envía es todopoderoso. Yo vengo en su nombre a enseñar a todas las naciones y a restablecer su Religión en todo el universo.
.
El filósofo – ¡Dioses inmortales! ¡Jamás hombre alguno soñó con semejante proyecto!… Establecer una Religión de tal naturaleza en Roma, en el centro de la civilización y de las luces; querer hacer adorar a un Galileo crucificado, ¡es locura!… ¿Quién eres tú para soñar en semejantes empresas?
.
Pedro – ¿Ves allá en la orilla a aquellos pescadores? Pues ése es mi oficio. Para ganar el pan, he pasado una buena parte de mi vida remendando redes y pescando en un pequeño lago de mi tierra.
.
El filósofo – ¿De qué medios dispones para imponer al mundo tus ideas? ¿Tienes, por ventura, soldados más numerosos y más valientes que los de César?
.
Pedro – Nosotros somos doce, diseminados por todos los pueblos, y mi Dios me prohibe emplear la violencia. Él nos ha enviado como ovejas en medio de los lobos. No tengo más arma que esta cruz de madera…
.
El filósofo – ¿Posees, al menos, inmensos tesoros para ganar discípulos?
.
Pedro – No tengo ni oro ni plata. En el mundo no poseo más que este vestido que me cubre.
.
El filósofo – En ese caso, confiarás en tu elocuencia. ¿Cuánto tiempo has estudiado con los retóricos de Atenas o de Alejandría el arte de persuadir a los hombres?
.
Pedro – Ignoro los artificios del lenguaje. No he frecuentado más escuela que la del carpintero, mi Maestro, y no sé nada fuera de la santa Religión que Él me ha enseñado.
.
El filósofo – Pero, ¿esperas tú entonces que los emperadores, los magistrados, los gobernadores de provincia, los ricos y los sabios favorezcan tu empresa?
.
Pedro – No; toda mi esperanza está en Dios. ¿Cómo podría yo contar con los ricos, los sabios y los césares?… Yo mando a los ricos que desprecien sus riquezas, a los sabios que sometan su razón al yugo de la fe, al César que abdique su dignidad de gran Pontífice y acate las órdenes de Aquél que me envía.
.
El filósofo – En tales condiciones, fácil cosa es prever que todo estará contra ti. ¿Qué intentas hacer cuando tal suceda?
.
Pedro – Morir sobre una cruz: mi divino Maestro me lo ha predicho.
.
El filósofo – Verdaderamente esto es lo más inverosímil de todo cuanto acabas de decirme. Extranjero, tu empresa es una locura… ¡Adiós!
.
El romano se va, mientras, hablando consigo mismo, dice: «¡Pobre loco! Es una lástima que este judío haya perdido la cabeza; parece una persona respetable».
.
Pedro besa su cruz de madera y penetra en Roma. Allí, a pesar de los sacerdotes, a pesar de los filósofos, a pesar de los Césares, funda la Religión de Jesucristo; hace adorar por esos orgullosos romanos a un judío crucificado; persuade a los voluptuosos a que practiquen la penitencia y puebla de vírgenes aquella ciudad disoluta. El ignorante pescador demuestra su doctrina tan cumplidamente, que los que la abrazan derraman con gusto su sangre en defensa de la misma.
.
Algunos años más tarde, el apóstol extiende sus brazos sobre la cruz que ha predicado. Su muerte fija para siempre en Roma la sede de su imperio. Después de su martirio, la cátedra desde la cual ha enseñado nunca queda vacante. Durante trescientos años la espada de los Césares hiere a todos los que la ocupan. Pero su trigésimo segundo sucesor bautiza al César y enarbola la cruz sobre el Capitolio. En adelante, la cruz de madera llevada a Roma por Pedro dominará sobre el mundo:
.
Stat crux dum volvitur orbis
.
¿No es éste un milagro? ¡Un pescador triunfa de todo el poder romano encarnizado en destruir su obra, y el mundo adora a un judío crucificado, bajo la palabra de doce pescadores de Galilea! ¡Esto no era humanamente posible, y, sin embargo, ha sucedido!… La locura de la cruz ha triunfado de todo el universo: he ahí el monumento inmortal de la divinidad del Cristianismo. ¡El dedo de Dios está ahí!…
.
.
La Religión Demostrada - P. A. Hillaire

miércoles, 19 de septiembre de 2007

+ Felix Roma +

.
Carissime,
..........en esta ocasión, celebrando el Espíritu del Motu Proprio, compartimos con ustedes el Himno de la Ciudad Eterna.

¡¡¡Dios Salve al Santo Padre y a la Santa Sede!!!

.

O Felix Roma

.

O felix Roma - O Roma nobilis.
Sedes es Petri, qui Romae effudit sanguinem,
Petri, cui claves datae sunt regni caelorum.
Pontifex, Tu successor es Petri;
Pontifex, Tu magister es tuos confirmas fratres;
Pontifex, Tu qui Servus servorum Dei,
hominumque piscator, pastor es gregis,
ligans caelum et terram.
Pontifex, Tu Christi es vicarius super terram,
rupes inter fluctus, Tu es pharus in tenebris;
Tu pacis es vindex, Tu es unitatis custos,
vigil libertatis defensor; in Te potestas.
Tu Pontifex, firma es petra, et super petram
hanc aedificata est Ecclesia Dei.
O felix Roma - O Roma nobilis.





Letra: Raffaello Lavagna (1918-)
Música compuesta por: Charles Gounod (1818-1893)
Decretado formalmente por S. S. Pius XII para el Jubileo de 1950
Primer Interpretación: 24 de Diciembre del año 1949.



Ad Maiorem Dei Gloria!!!

sábado, 15 de septiembre de 2007

.Misa Extraordinaria en Zona Oeste del Gran Buenos Aires
.
El pasado viernes 14 de septiembre, festividad de la Exaltación de la Santa Cruz , el primer día de vigencia del motu proprio, se celebró una Santa Misa Extraordinaria a las 19 hs. en la Parroquia Santa Teresita del Niño Jesús de Villa León (Ituzaingó). Prov. De Buenos Aires, Argentina, situada próxima a la intersección de las calles Cerrito y Brandsen.
.
No se puede dejar de reconocer el esfuerzo realizado, con un mes de anticipación, por parte de la piadosa comunidad de Ituzaingó y de su buen pastor, el Padre Daniel Saá.
.
La Sagrada liturgia no solo fue cantada sino que conto con la sorpresa de la exposición y veneración de las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús y de la misma Cruz de Nuestro Señor Jesucristo a la que hubo posibilidad de besar ‼
.
Damos gracias a Dios Espíritu Santo por su acción en la Iglesia, a nuestro Sumo Pontífice Benedicto XVI, que nos consuela con la Santa Misa Extraordinaria.
Y hoy particularmente al Padre Daniel Saá y toda su comunidad ‼
.
.
.
Felisa López Imizcoz

SANTA MISA

Introibo ad altare Dei. Ad Deum qui laetificat juventutem meam.
Dios alegra nuestra juventud con cada Misa. Cuantos de nosotros vivimos esto en carne propia. Dios a querido que al inicio del Sacrificio se haga referencia nada menos que a la juventud. Quien iba a pensar, hace unos años, que el Rito Tridentino podría llegar a ser el "Rito de los Jóvenes". Mayoría somos los que asistimos a él en todo el mundo. La alegría nos llena el alma cuando nos arrodillamos para comenzar la Misa. Siendo el Santo Sacrificio, el acto más sagrado de nuestra Fe, no podía inspirarnos menor sentimiento.
El valor de la Misa, en cuanto a su suficiencia, es infinito, tanto en la extensión como en la intensidad, y ello a causa d ela dignidad del Pontífice y de la Hostia, que e sel mismo Jesucristo. Por consiguiente, la Misa es por sí misma suficiente para borrar los crímenes de todos los hombres, para satisfacer por todas las deudas y para alcanzar de Dios todos los bienes espirituales y materiales, en relación a la salvación. En cuanto a su eficacia práctica, el valor "lautrético" (o de adoración) y el valor "eucarístico" (o de acción de gracias) del a Misa es también infinito, ya que sobrepuja a todas la alabanzas a todas las criaturas visibles e invisibles;empero la eficacia impetratoria y satisfactoria de la Misa, es de suyo, finita y limitada, y proporcionada a nuestra capacidad y disposiciones. De este modo, se expresaba el Padre Andres Azcarate, prior del monasterio benedictino de Buenos Aires.

Hoy con profunda alegría, comienzan a aplicarse las normas del Motu Proprio "Summorun Pontificum". Gracias a la sabiduría de Benedicto XVI, muchos años de oscuridad y discuciones, en torno al Rito Tridentino, han sido superados. En todo el mundo, clerigos y laicos se han unido hoy para recitar con alegría los versículos del "Judica me", el salmo 42, con que comienza la Santa Misa.

¡Cuantos años esperando este glorioso día! El 14 de septiembre de 2007, será recordado como el día de la "exaltación" del Santo Sacrificio de la Misa, que no es otro que el de la Cruz.
Mil veces bendito sea el Santo Padre, que ha dado el golpe de gracia a la herejía modernista, que pretendió borrar el Rito Tridentino para siempre de la vida de la Iglesia.
La influencia de las "formas tridentinas" contribuirá a poner fin a los abusos litúrgicos que se cometen tan frecuentemente.

Gracias Beatísimo Padre! Ad multos annos!

viernes, 14 de septiembre de 2007

Rosario en Latín diario y en los Skypecasts


Pocos programas han revolucionado Internet como el ya conocidísimo Skype, que además de permitir una comunicación por voz a larga distancia entre sus usuarios, lo ofrece con gratuitad total. El programa ha llegado a convertirse incluso en una solución empresarial para PYMES, y no es extraño ver como algunas delegaciones de la Agencia EFE ya lo utilizan para comunicarse con Madrid. Pero lo más interesante de Skype ha sido la importante red social que ha logrado tejer con una herramienta tan innovadora como útil: los "Skypecast" mezcla de la marca y del vocablo inglés "broadcast" (retransmisión). El sistema funciona igual que una habitación de 'chat' como la conocen los veteranos usuarios de la red: un moderador que da o quita la palabra, y en el que los agitadores son expulsados por el moderador. La única diferencia subyace en que todo esto está ocurriendo en su ventanita de Skype.


Espacio para todo


La creación de un Skypecast es algo que todo usuario de esa plataforma puede hacer, ya sea para bien o para mal. De hecho, una de las aclaraciones resalta precisamente que "no se moderará el contenido" aunque sí se puede informar de que tiene contenido inapropiado. Por eso, no es extraño encontrarse cualquier cosa en el listado de Skypecast, pero en medio de la cizaña también crece el trigo, aunque haya que terminar podando: los 'Rosarios por Skype' empiezan a multiplicarse, y el último de ellos, el que se reza en Latín, probablemente no será el último.


El Rosario en Latín llega de la mano de Miguel Vinuesa, parroquiano de San Luis de los Franceses, en Madrid. San Luis es Una de las pocas iglesias en la que se celebraba el Rito Tridentino antes del Motu Propio, bajo un indulto del Cardenal Arzobispo de Madrid, Rouco Varela. Dicha parroquia se encuentra bajo la tutela del Instituto Cristo Rey Sumo Sacerdote, que cuenta con un sacerdote argentino en la capital Española, el RP. Raúl Olazábal. El joven periodista Vinuesa ha ido descubriendo un amor por la liturgia tradicional, que no había experimentado antes de 2007. Contagiado probablemente por la expectación ante un Motu Propio entonces por llegar, las primeras retransmisiones del Rosario en Latín se dieron en julio de 2007, y prosiguieron irregularmente hasta los primeros días de septiembre de este año, en el que están cobrando, poco a poco, un carácter diario.




El promotor del Skypecast, Miguel Vinuesa, con su Rosario, la imagen del Cristo sonriente del Castillo de Xavier (Navarra) y la foto del Santo Padre que utiliza para el Skypecast del Rosario en Latin.


No está solo


Pese a que no es de los Skypecasts más concurridos, el Rosario en Latín cuenta con alguna presencia recurrente verdaderamente alentadora, como la del R.P. Alberto Fraustro, Diocesano de Durango (México), que además pronuncia el Latín de una forma envidiable, y que no llega a los 35 años. En más de una ocasión, en esta nueva rodadura septembrina, le han acompañado Mimi y Thomas, un matrimonio irlandés, y la joven Felisa, miembro de Juventutem de Argentina.


(presentación x Juventutem de Argentina)

miércoles, 5 de septiembre de 2007

+ Lectio Episcopalis +

.

+ Dona Pacis Domine +


Decisión papal sobre la liturgia: Mucho más que la misa en Latín

Hace pocas semanas el Papa Benedicto XVI ha decidido que en adelante cualquiera sacerdote pueda celebrar la Santa Misa, los sacramentos y rezar la Liturgia de las Horas según los libros que existían antes de la reforma de 1970. También ha señalado que los fieles que lo deseen pueden solicitar a los sacerdotes dicha celebración y que éste no debe negarse a ello. El Santo Padre ha adoptado una determinación profunda y transcendente para la vida de la Iglesia. Lo ha hecho después de muchas reflexiones múltiples consultas y constante oración, según el mismo nos lo ha señalado. En adelante en la Iglesia Católica de Rito Latino, existirán dos formas de celebrar la liturgia: la que surgió de la reforma impulsada por el Concilio Vaticano II que es la llamada ordinaria y la anterior, contenida esencialmente en el Misal Romano publicado con la autoridad del Beato Juan XXIII en 1962; que viene desde la reforma posterior al Concilio de Trento, que es la forma extraordinaria. El Papa no ha pedido que se vuelva al antiguo rito ni tampoco que se celebre la Misa en Latín, como algunos podrían pensar. Ni menos ha solicitado o aconsejado dejar el rito actual para usar los libros antiguos. Llegar a esta determinación ha sido fruto de un largo camino, iniciado ya en tiempos del Papa Juan Pablo. Ese caminar lo ha relatado en una carta que dirigió a todos los obispos del mundo, explicando las nuevas determinaciones adoptadas.

Sentido profundo de la decisión del Papa

Con su penetrante capacidad teológica y pastoral, el Papa ya había advertido hace muchos años, que el proceso por el cual se implantó el nuevo misal y los usos litúrgicos de 1970, nunca implicaron derogar o dejar sin efecto las formas litúrgicas anteriores. La historia de la Iglesia es en esto es rica y clara. De hecho conviven en la Iglesia latina muchos ritos de uso poco frecuente o local. En realidad nunca en la historia bimilenaria de la Iglesia ha ocurrido que una forma más moderna de celebrar la liturgia deje a la anterior inmediatamente fuera de uso, por una especie de derogación tácita. El mismo Papa ya había señalado – siendo Obispo y Cardenal – que tal quiebre no era lógico ni propio de la tradición de la Iglesia. Por eso las opiniones escuchadas de parte de algún eclesiástico de que esta decisión del Papa es como anular la reforma litúrgica que promovió el Concilio y aprobó el Papa Pablo VI son completamente erradas y ajenas a lo que dicen los documentos oficiales y a lo expresado por el Papa. También son erradas las que simplemente expresan que todo debe seguir igual, como restando significado a la determinación pontificia. Es necesario, por tanto, que los católicos – fieles y ministros ordenados – nos preguntemos cual es la razón por la que el Pastor de toda la Iglesia ha dado un paso como el que comentamos.

Continuidad y cambio

Ni en la historia de la teología, ni en la de la misma Iglesia se dan saltos al vacío. Un concilio no deroga al anterior sino que confirma las verdades y las profundiza. Un documento papal o conciliar no contradice la enseñanza de otro anterior, sino que las perfecciona o las ilumina con nuevos datos y enfoques. Como escribió el Papa siendo Cardenal, “la historia tiene una continuidad y nosotros, lógicamente, no podemos escapar de ella”. También entre nosotros se ha extendido la idea de que la historia de la Iglesia pareciera haber comenzado sólo después del Concilio. Casi no recordamos que vivieron muchos pastores santos y sabios antes de 1960, quienes desarrollaron trabajos pastorales que son el fundamento de lo que hoy continuamos haciendo. Este proceso me parece particularmente presente en la vida de nuestra Iglesia en Chile. ¿Quien se acuerda hoy de monseñor Rafael Valentín Valdivieso, el gran organizador de la Iglesia en el Chile moderno?, ¿quien de don Justo Donoso, el mas grande canonista que ha producido América, que alumbró la vida de la Iglesia con su “Manual del párroco americano”?, ¿quien de don Mariano Casanova o del Arzobispo González?, del señor Rücker, primer obispo de Temuco, de mismo Cardenal Caro, o de don Rafael Edwards, primer vicario castrense de la República, y así podríamos seguir casi indefinidamente. No hemos de olvidar que en nuestra historia eclesiástica existieron concilios, sínodos, documentos, normas, etc. de cuya aplicación se siguió la evangelización de América y de Chile. La determinación del Papa Benedicto XVI también nos debe llevar a mirar de manera diversa nuestra propia historia de la Iglesia en Chile, descubriendo la maravillosa continuidad de su trabajo en bien de todos los nosotros. Esta realidad queda también muy bien expresada en el reciente documento de Aparecida, en que los Obispos de América Latina y del Caribe, expresan que entre las diversas Conferencias de los episcopados del continente hay una continuidad en su enseñanza. (Medellín-Puebla-Santo Domingo- Aparecida)

La misma Iglesia de ayer y de hoy

En un documento reciente de la Congregación para la Doctrina de la fe se respondía de la siguiente manera a la pregunta: “¿El Concilio Ecuménico Vaticano II ha cambiado la precedente doctrina sobre la Iglesia? Respuesta: El Concilio Ecuménico Vaticano II ni ha querido cambiar la doctrina sobre la Iglesia ni de hecho la ha cambiado, sino que la ha desarrollado, profundizado y expuesto más ampliamente. Esto fue precisamente lo que afirmó con extrema claridad Juan XXIII al comienzo del Concilio. Pablo VI lo reafirmó, expresándose con estas palabras en el acto de promulgación de la Constitución Lumen gentium: «Creemos que el mejor comentario que puede hacerse es decir que esta promulgación verdaderamente no cambia en nada la doctrina tradicional. Lo que Cristo quiere, lo queremos nosotros también. Lo que había, permanece. Lo que la Iglesia ha enseñado a lo largo de los siglos, nosotros lo seguiremos enseñando. Solamente ahora se ha expresado lo que simplemente se vivía; se ha esclarecido lo que estaba incierto; ahora consigue una serena formulación lo que se meditaba, discutía y en parte era controvertido». Los Obispos repetidamente manifestaron y quisieron actuar esta intención”. (Congregación para la Doctrina de la fe. Respuestas a algunas preguntas acerca de ciertos aspectos de la doctrina sobre la Iglesia, 29 de junio de 2007)

Los abusos litúrgicos, un mal que ha ensombrecido el rostro de la Iglesia

El Papa advierte en la carta que ha enviado a todos los obispos del mundo sobre esta decisión, que mientras muchas personas siempre aceptaron las enseñanzas del Concilio Vaticano II, sin embargo, reaccionan muy negativamente frente a la idea que se extendió de que el nuevo misal y el uso de la lengua vernácula era “como una autorización e incluso como una obligación a la creatividad”, lo cual, señala, “llevó las deformaciones litúrgicas al límite de lo soportable” quedando muchos fieles “profundamente heridos por las deformaciones arbitrarias de la liturgia” Con palabras simples y sencillas el Supremo Pastor describe en pocos trazos uno de los mas trágicos procesos vividos en muchas comunidades católicas, en las que la liturgia ha sufrido muy graves alteraciones y se ha convertido en un espacio para la figuración personal del sacerdote, con abusos de todo tipo y faltas – algunas veces muy graves - a la santidad de los sacramentos, a Jesucristo verdaderamente presente en la Eucaristía, etc. En Chile no estamos exentos de estas dificultades, que aún hoy siguen ocurriendo y alejan a unos y escandalizan a otros Que interesante recordar ahora una palabras, quizás olvidadas, del gran Papa Pablo VI sobre el cuidado de los detalles en la liturgia “Os podrá parecer quizá que la Liturgia está hecha de cosas pequeñas: actitud del cuerpo, genuflexiones, inclinaciones de cabeza, movimiento del incensario, del misal, de las vinajeras. Es entonces cuando hay que recordar las palabras de Cristo en el Evangelio: El que es fiel en lo poco, lo será en lo mucho (Lc 16, 16). Por otra parte, nada es pequeño en la Santa Liturgia, cuando se piensa en la grandeza de Aquel a quien se dirige” (Pablo VI, Alocución 30 de mayo 1967).

Los lefebvristas y los católicos chinos

Algunos, por su parte, piensan que la gran finalidad de esta determinación del Papa es poner fin al cisma del Arzobispo Lefebvre y sus seguidores. Sin embargo, es sabido que éste tiene unas raíces más profundas que las sólo litúrgicas. Por esa razón no es claro que con lo decidido respecto del uso de los antiguos libros vaya a ponerse fin a esa dolorosa división, que tiene elementos teológicos mucho más complejos. El mismo Papa no lo dice en la Carta a los Obispos que se ha citado. La reciente carta el Papa a los católicos chinos, sin distinguir entre los que han permanecido abiertamente fieles al Papa – con gravísimas persecuciones y miles de mártires - y lo que han subsistido en la llamada iglesia patriótica, bajo la férula del gobierno comunista chino, es una pista mas interesante que la anterior para descubrir uno de los objetos de la determinación pontificia. Todos esos católicos chinos no conocen otra forma litúrgica que la antigua y seguramente la plena adhesión a Roma, en el caso de muchos fieles católicos de las comunidades no plenamente unidas a Roma, no podría implicar un cambio de forma litúrgica. Ahora muchos podrán volver a la unidad de la fe y podrán hacerlo sin cambio alguno en la liturgia.

Una reconciliación interna de la Iglesia

Por otra parte, el Papa argumenta que en muchas personas que durante años vivieron bajo el rito litúrgico del misal antiguo, el cambio les resulta aún difícil y como forzado y que aún en las nuevas generaciones también se ha constatado una adhesión profunda al Misal de Juan XXIII. Es interesante su afirmación, pues aparentemente la forma antigua de la liturgia interesaría sólo a personas de cierta edad y las comprobaciones fácticas, sobretodo en los países de centro Europa, dicen lo contrario. Benedicto XVI no duda en expresar una de las razones profundas de estas iniciativas “Se trata de llegar a una reconciliación interna en el seno de la Iglesia”. Al mismo tiempo señala con asombroso realismo “que en los momentos críticos en que la división estaba naciendo, no se ha hecho lo suficiente por parte de los responsables de la Iglesia para conservar o conquistar la reconciliación y la unidad; se tiene la impresión de que las omisiones de la Iglesia han tenido su parte de culpa en el hecho de estas divisiones hayan podido consolidarse”. Es evidente que estas palabras nos interpelan a todos, fieles y jerarquía, porque todos de alguna manera hemos sido culpables de no hacer lo necesario para que esas divisiones no se provocaran. El Papa, en definitiva, nos invita a todos los hijos de la Iglesia a trabajar por “permanecer en esta unidad o reencontrarla”

Una decisión que llama a un examen personal

Ante palabras tan claras y precisas caben pocas explicaciones. Su sentido natural y obvio nos lleva a todos a un profundo examen, pero evidentemente dicho examen se hace una exigencia más acuciosa respecto de quienes han promovido o practicado un “creacionismo litúrgico” que ha deteriorado gravemente los contenidos de los misterios que celebramos en la liturgia. Aún siguen existiendo entre nosotros esos procesos y sólo desde una profunda humildad y rendida obediencia a la Iglesia y a su “lex orandi” es posible lograr una rectificación a la cual el pueblo cristiano tiene derecho. El Papa quiere que la liturgia de la Iglesia manifieste a los hombres y mujeres de nuestro tiempo el amor, adoración y reconocimiento que todos debemos al Creador y a su Hijo Jesucristo. Para ello, evidentemente, tanto el rito de 1962 como el de 1970, ambos nacidos del corazón de la Iglesia, son plenamente aptos. En nuestra realidad quizás el efecto principal que deben despertar estas disposiciones del Papa es la revisión tanto en lo personal como en la vida de nuestras comunidades de la manera como vivimos la fe de la Iglesia que expresa su forma de orar y de creer por medio de la liturgia. Dejando de lado todo protagonismo personal, es necesario seguir con delicadeza las indicaciones litúrgicas, precisar acerca del modo de celebrar los misterios de nuestra fe y recordar las sabias palabras, “conviene que sólo Jesús se luzca” Ya el Papa Juan Pablo nos había advertido de la necesidad de evitar abusos que escandalizan al pueblo cristiano y rebajan a lo humano algo que es divino. Pero, hay que reconocerlo, en algunos ambientes eclesiales sus llamadas fueron desoídas. No se trata sólo de incumplimientos de normas y rúbricas, sino de verdaderos abusos, como las absoluciones colectivas, las bendiciones a matrimonios civiles, la celebración de la Eucaristía con pan común, el no uso de los ornamentos sacerdotales, los cambios en las palabras de la consagración, y otros, que es penoso y largo enumerar. La reciente Exhortación Apóstólica Sacrametum Caritatis contiene muchas indicaciones precisas sobre las celebraciones litúrgicas que ahora debemos poner en práctica. Asimismo, la Instrucción “Redemptionis Sacramentum” sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía”, de la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos, de 25 de marzo de 2004, preparada por mandato del Papa Juan Pablo II y que en algunos ambientes eclesiales simplemente se tuvo por no escrita, es otro indicador de la ruta que debemos seguir.

En la libertad de los hijos de Dios. Actitudes a tomar y evitar

En definitiva, podría decirse que al abandonarse la forma litúrgica que se uso hasta 1962 y adoptar la nueva formas litúrgicas, cuyas rúbricas o indicaciones para la celebración también son muy precisas, se produjo como una avalancha de incorrecciones y con ello cierto caos litúrgico que ha terminado por afectar la esencia de lo que creemos. El Papa resalta que la vigencia de pleno derecho de ambas formas del mismo rito – es decir el Misal antiguo y el ritual de sacramentos y la Liturgia de las Horas – como el de 1970, nacido de las indicaciones del Concilio “pueden enriquecerse mutuamente”. Es posible, por ejemplo, que siguiendo el uso del rito ordinario de la Santa Misa, el de 1970, algunas de las partes se puedan rezar o cantar en latín, expresándose así de una forma plástica y viva la comunión no sólo de los miembros de una Iglesia particular, sino también con los miembros vivos del Pueblo de Dios de latitudes remotas y para nosotros desconocidas. Alabaremos al mismo Dios, por medio de su Hijo Jesucristo, aquí y en la China o en Japón. Nada entenderíamos si intentáramos hablar con un católico de aquellas tierras, pero estaríamos unidos en la oración común con la cual juntos podríamos elevar el corazón a Dios. Por eso hay dos actitudes reprochables y una que es la propia de un católico verdadero. Lo primero sería intentar que volvamos todos al antiguo uso, pensando que en ese camino se encontraran las soluciones a los problemas de la Iglesia. Lo segundo, ignorar lo que el Papa nos ha dicho y continuar por el camino del “creacionismo”, como si los frutos de ese árbol ya no se hubiesen probado suficientemente amargos. La actitud verdadera es adherir fuertemente a lo que nos dice el Papa y vivir en la libertad de los hijos de Dios, respetando plenamente el derecho de personas, grupos y comunidades a vivir en uno u otra forma la celebración de los grandes misterios de nuestra fe, que es lo verdaderamente importante. Esta determinación de Pedro será como una prueba de la rectitud de intención, de la adhesión y el amor que hay en nuestra Iglesia al Papa. Será también la ocasión propicia para mejorar en nuestro servicio sacerdotal al pueblo de Dios y, para algunos, el momento para rectificar caminos errados que se han intentado proponer como los verdaderos en la praxis litúrgica.



Juan Ignacio González Errázuriz
Obispo de San Bernardo
.

domingo, 2 de septiembre de 2007

+ Sancte Pie V - Ora Pro Nobis +

.
Annuntio vobis gaudium...
.
. .
.

+ Habemus Sanctam Extraordinariam Missam +
et
+ Sancte Pius V corporis venerationis +.



Carissime,

..................según un corroborado comentario del blog "the new liturgical movement", es muy probable que el día 15 de Septiembre se celebre Santa Misa Extraordinaria Pontifical Solemne en la Basílica Romana de Santa María la Mayor, con exposición y veneración del cuerpo incorrupto del Bienaventurado Santo Pontífice Pius V, el que codificó por primera vez el Santo Rito Romano.


Fuentes:


La Noticia en thenewliturgicalmovement.blogspot.com:
.
Usus Antiquior: The Basilica of St. Mary Major, Rome.
Posted by Shawn Tribe

"...Speaking of Rome and the usus antiquior, the Italian forum Cattolici Romani has an announcement that the usus antiquior will be celebrated in the Basilica of St. Mary Major in Rome, on the 15th of September at 3:30pm..."
.
(Thanks to Orbis Catholicus who saw this first.)




.
El comentario CLAVE:


.
This is wonderful. I think everyone in Rome will be surprised by the turnout for this magnificent Mass.My Italian is passable in speaking and reading. If I'm not mistaken, in the website Cattolici Romani, it said that not only would there be High Mass, but also after Mass a veneration of the incorrupt body of Pope Pius V, who is the author of the Tridentine Mass, or the Missal of Pius V. This would be a tremendous event, to venerate the Saint who gave us the Tridentine Latin Mass, on the day it is re-instated by our present Holy Father, Benedict XVI.I hope the turnout is huge. With a big contigent of young people.




.
Ad Maiorem Dei Gloria!!!
.