Archivos del blog

sábado, 15 de septiembre de 2007

.Misa Extraordinaria en Zona Oeste del Gran Buenos Aires
.
El pasado viernes 14 de septiembre, festividad de la Exaltación de la Santa Cruz , el primer día de vigencia del motu proprio, se celebró una Santa Misa Extraordinaria a las 19 hs. en la Parroquia Santa Teresita del Niño Jesús de Villa León (Ituzaingó). Prov. De Buenos Aires, Argentina, situada próxima a la intersección de las calles Cerrito y Brandsen.
.
No se puede dejar de reconocer el esfuerzo realizado, con un mes de anticipación, por parte de la piadosa comunidad de Ituzaingó y de su buen pastor, el Padre Daniel Saá.
.
La Sagrada liturgia no solo fue cantada sino que conto con la sorpresa de la exposición y veneración de las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús y de la misma Cruz de Nuestro Señor Jesucristo a la que hubo posibilidad de besar ‼
.
Damos gracias a Dios Espíritu Santo por su acción en la Iglesia, a nuestro Sumo Pontífice Benedicto XVI, que nos consuela con la Santa Misa Extraordinaria.
Y hoy particularmente al Padre Daniel Saá y toda su comunidad ‼
.
.
.
Felisa López Imizcoz

SANTA MISA

Introibo ad altare Dei. Ad Deum qui laetificat juventutem meam.
Dios alegra nuestra juventud con cada Misa. Cuantos de nosotros vivimos esto en carne propia. Dios a querido que al inicio del Sacrificio se haga referencia nada menos que a la juventud. Quien iba a pensar, hace unos años, que el Rito Tridentino podría llegar a ser el "Rito de los Jóvenes". Mayoría somos los que asistimos a él en todo el mundo. La alegría nos llena el alma cuando nos arrodillamos para comenzar la Misa. Siendo el Santo Sacrificio, el acto más sagrado de nuestra Fe, no podía inspirarnos menor sentimiento.
El valor de la Misa, en cuanto a su suficiencia, es infinito, tanto en la extensión como en la intensidad, y ello a causa d ela dignidad del Pontífice y de la Hostia, que e sel mismo Jesucristo. Por consiguiente, la Misa es por sí misma suficiente para borrar los crímenes de todos los hombres, para satisfacer por todas las deudas y para alcanzar de Dios todos los bienes espirituales y materiales, en relación a la salvación. En cuanto a su eficacia práctica, el valor "lautrético" (o de adoración) y el valor "eucarístico" (o de acción de gracias) del a Misa es también infinito, ya que sobrepuja a todas la alabanzas a todas las criaturas visibles e invisibles;empero la eficacia impetratoria y satisfactoria de la Misa, es de suyo, finita y limitada, y proporcionada a nuestra capacidad y disposiciones. De este modo, se expresaba el Padre Andres Azcarate, prior del monasterio benedictino de Buenos Aires.

Hoy con profunda alegría, comienzan a aplicarse las normas del Motu Proprio "Summorun Pontificum". Gracias a la sabiduría de Benedicto XVI, muchos años de oscuridad y discuciones, en torno al Rito Tridentino, han sido superados. En todo el mundo, clerigos y laicos se han unido hoy para recitar con alegría los versículos del "Judica me", el salmo 42, con que comienza la Santa Misa.

¡Cuantos años esperando este glorioso día! El 14 de septiembre de 2007, será recordado como el día de la "exaltación" del Santo Sacrificio de la Misa, que no es otro que el de la Cruz.
Mil veces bendito sea el Santo Padre, que ha dado el golpe de gracia a la herejía modernista, que pretendió borrar el Rito Tridentino para siempre de la vida de la Iglesia.
La influencia de las "formas tridentinas" contribuirá a poner fin a los abusos litúrgicos que se cometen tan frecuentemente.

Gracias Beatísimo Padre! Ad multos annos!