Archivos del blog

domingo, 7 de octubre de 2007

Fiesta de Nuestra Señora del Rosario


En 1571, los turcos se estaban apoderando de toda Europa y parecía que el Cristianismo iba a ser arrasado. Cuando todo parecía perdido, el Papa San Pío V organizó una cruzada del Rosario. Les pidió a los católicos de todo el mundo que rezaran el Rosario y que le pidieran a Nuestra Señora que los librara del desastre eminente. Cuando llegó el día de la gran batalla, los soldados cristianos fueron a la batalla con la espada en una mano y el Rosario en la otra. El pequeño ejército cristiano, superado en número, derrotó a la grandiosa Armada Turca, salvando así a la cristiandad. Así el 7 de Octubre de 1571 tuvo lugar en Lepanto una de las derrotas militares más grandes de la historia.

En aquel tiempo las noticias tardaban mucho en llegar y Lepanto quedaba muy lejos de Roma. Pero Pío V, que estaba tratando asuntos con unos cardenales, de pronto se asomó a la ventana, miró hacia el cielo, y les dijo emocionado: "Dediquémonos a darle gracias a Dios y a la Virgen Santísima, porque hemos conseguido la victoria". Varios días después llegó desde el lejano Golfo de Lepanto, la noticia del enorme triunfo. El Papa en acción de gracias mandó que cada año se celebre el 7 de octubre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario y que en las letanías se colocara esta oración "María, Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros" .

La fiesta que hoy celebramos, fue instituída pues, para conmemorar la victoria de la armada católica, al mando de Juan de Austria, sobre los turcos, en las aguas de Lepanto. El Papa San Pío V, la atribuyó a la intercesión de Santa María, en su advocación del Rosario. Esta devoción había comenzado a ser muy popular desde el siglo XIV, y habría de alcanzar a la Iglesia de Dios señalados favores.

La Fiesta del Santísimo Rosario, o de Nuestra Señora del Rosario, como es conocida hoy, es sin duda la memoria litúrgica que "impregna" este mes con esta devoción. Esta idea vendrá a renovarse, a principios del siglo XX, el 13 de octubre de 1917, última de las apariciones de Nuestra Señora del Rosario de Fátima.

León XIII elevó el rito de esta fiesta a segunda clase y prescribió a toda la Iglesia el rezo del Santo Rosario en el mes de octubre. La reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, le asignó la categoría de Fiesta, con el título de Nuestra Señora del Rosario.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

La Música en la Liturgia

.
.
.
Opiniones divididas, posturas irreconciliables y criterios tan disímiles hacen de este una de las discusiones más candentes dentro de la Iglesia. Presbíteros, fieles y ministros nos miramos con recelo (hay que admitirlo) cuando el guitarrista u organista tocan algo que no nos termina de convencer.
.
Pero mas allá de la preferencia personal está el mandato supremo e incuestionable de la Iglesia en los documentos del CV II, en cartas de nuestro actual Papa Benedicto y el Motu Propio de San Pio X, siempre recordándonos la importancia y el lugar privilegiado que tiene que tener el canto gregoriano en la liturgia, la música de órgano y la música polifónica cada domingo en todas las celebraciones.
.
Es que este es un tema de vital importancia, la música como todo arte, debe elevar el espíritu, debe ser hecha con arte (valga la redundancia) y debe estar dentro de su contexto. ¿Quién, un sábado a la noche en una reunión de amigos pone un disco con el Veni Creator Spiritus? ¿Si alguien quiere organizar un baile, pensará en musicalizarlo con alguna sonata de Beethoven? A la primera impresión la respuesta es evidente, en el baile música de baile, en la Iglesia música de iglesia, es bastante lógico, pero si uno va por las parroquias del barrio, notará que en la liturgia el Gregoriano fue perdiendo mucho terreno. Las licencias que dio el CVII para incluir otros instrumentos y otros estilos de música en segundo lugar tornaron en ser la pauta cada domingo, y la música que nació en la Iglesia, para la Iglesia y por la Iglesia, la que nos enseñaron qui nos praecesserunt cum signo fidei, y la que celosamente custodió la Iglesia in saecula no puede ser dejada de lado y olvidada, no puede estar solo al alcance de quienes por ventura nos interesamos en ella y gustamos de ella, debe recuperar su primacía en la liturgia.
.
El canto gregoriano es el modelo excelso al que debe apuntar toda música que pretenda ser llamada sacra, es nuestra herencia y tradición, es un elemento mas en el que decimos “somos católicos” y es nuestro deber gustarla, aprenderla, cantarla y enseñarla a las generaciones venideras. No hay que tenerle miedo, no es un juego de niños pero tampoco es imposible aprender a cantar gregoriano, les dejo algunos vínculos de interés, y si alguien necesita partituras para la Misa contácteme.
.
S.S. Sancti Gregorius Magnus, Ora pro nobis.
Sancta Cecilia, ora pro nobis.



http://198.62.75.1/www2/cantgreg/cantos_selec_esp.html
http://www.el-atril.com/Fichas/Gregoriano/Gregoriano.htm
http://es.geocities.com/notacionmusical/programa0506.htm
http://www.abadiadesilos.es/partitura.htm
http://www.sanctamissa.org/EN/music/
http://www.youtube.com/watch?v=7cuOFKwp2Vg
http://interletras.com/canticum/tecnica.html

Gabriel Pizzi