Archivos del blog

miércoles, 31 de octubre de 2007

+ El santo Cura de Ars y la oración +

.
.
El Santo Cura de Ars
.
.
"La oración es la elevación de nuestro corazón a Dios, una dulce conversación entre la criatura y su Criador".
(Sermón sobre la oración)
.
"Con la oración todo lo podéis, sois dueños, por decirlo así, del querer de Dios".
(Sermón sobre la perseverancia)
.
"La oración abre los ojos del alma, le hace sentir la magnitud de su miseria, la necesidad de recurrir a Dios y de temer su propia debilidad".
Sermón sobre la oración).
.
"Todos los males que nos agobian en la tierra vienen precisamente de que no oramos o lo hacemos mal".
(Sermón sobre la oración).
.
"Todos los santos comenzaron su conversión por la oración y por ella perseveraron; y todos los condenados se perdieron por su negligencia en la oración. Digo, pues, que la oración nos es absolutamente necesaria para perseverar".
(Sermón sobre la perseverancia)
.
"¡Cuántas veces venimos a la iglesia sin saber a qué venimos ni qué queremos pedir! Sin embargo, cuando se va a casa de cualquiera, se sabe muy bien por qué uno se dirige a ella. Los hay que parecen decirle a Dios: «Vengo a decirte dos palabras para cumplir contigo...». Con frecuencia pienso que, cuando venimos a adorar a nuestro Señor, conseguiríamos todo lo que quisiéramos, con tal de pedirle con fe viva y un corazón puro".
(Sermón sobre la oración)
.
"Nuestras oraciones han de ser hechas con confianza, y con una esperanza firme de que Dios puede y quiere concedernos lo que le pedimos, mientras se lo supliquemos debidamente".
(Sermón sobre la oración)
.
"Hemos de orar con frecuencia, pero debemos redoblar nuestras oraciones en las horas de prueba, en los momentos en que sentimos el ataque de la tentación".
(Sermón sobre la oración)
.
"Por muchas que sean las penas que experimentemos, si oramos, tendremos la dicha de soportarlas enteramente resignados a la voluntad de Dios; y por violentas que sean las tentaciones, si recurrimos a la oración, las dominaremos "
(Sermón sobre la oración)
.
"La tercera condición que debe reunir la oración para ser agradable a Dios, es la perseverancia. Vemos muchas veces que el Señor no nos concede enseguida lo que pedimos; esto lo hace para que lo deseemos con más ardor, o para que apreciemos mejor lo que vale. Tal retraso no es una negativa, sino una prueba que nos dispone a recibir más abundantemente lo que pedimos".
(Sermón sobre la oración)
.
.

.
La devoción Santa Filomena
.
.
Esta santa, con su bello nombre de ruiseñor, es una de las más improbables del calendario, ha sido objeto de un recelo especial por parte de los hagiógrafos y la Congregación de Ritos suspendió su culto en 1961 (anteriormente se permitía celebrar misa en su honor, pero nunca se la incluyó en el martirologio romano).
.
¡Se sabe tan poco de ella! En 1802 se descubrieron en la catacumba de Priscila los restos de una cristiana del siglo II protegidos por humildes tejas, con los símbolos habituales del ancla y la paloma, y una inscripción: PAX TECUM FILUMENA, que la paz sea contigo, Filomena. Nada mas, absolutamente nada más.
.
Se creyó por suposición que era una mártir, sus reliquias se cedieron al pueblo de Mugnano, cerca de Nápoles, y allí fueron veneradas, se atribuyeron a la santa numerosos milagros e incluso, en pleno siglo XIX, surgió, al estilo de la antigüedad, una leyenda piadosa que la hacía una virgen muerta en defensa de su pureza.
.
No obstante, la gran popularidad de que gozó Filomena se debió a la predilección que sentía por esta santa el cura de Ars, san Juan Bautista Vianney, quien en la iglesia de Ars hizo construirle una capilla especial y le atribuía todas las gracias extraordinarias que recibía, encomendándole que curase a los enfermos y llevase a cabo otros prodigios.
.
Hoy somos más severos con ella que el santo párroco francés, pero tampoco existe ninguna prueba decisiva de que aquella Filomena romana a quien se deseaba la paz hace dieciocho siglos no fuese según el lenguaje de Pablo una «santa», una cristiana cuya intercesión se manifiesta entre nosotros por la fe ardiente de las almas buenas ajenas al estudio de la arqueología y de la historia.
.
.