Archivos del blog

domingo, 11 de noviembre de 2007

BEATO Ceferino Namuncurá

. .
En la localidad de Chimpay, situada en pleno corazón del Valle Medio del Río Negro, nació, el 26 de agosto de 1886, Ceferino Namuncurá. Era hijo del cacique indígena Manuel Namuncurá (heredero de Calfucurá, el legendario jefe mapuche que resistió largamente a los blancos en su avanzada hacia las tierras del sur) y de una cautiva, Rosario Burgos. Ceferino fue bautizado por un misionero salesiano, el Padre Domingo Milanesio.
.
A los once años de edad, su padre, lo envía a Buenos Aires para estudiar en el colegio Pío IX, de los Salesianos. Es allí donde descubre su vocación: quería ser sacerdote para llevar a la gente de su raza el mensaje del Evangelio.
.
El 8 de septiembre de 1898 recibió la Sagrada Eucaristía. El recuerdo y los fervores de ese gran día impregnaron toda la vida de Ceferino, quien se transformó en un serafín de amor a Jesús y a María Auxiliadora. Estos amores lo harán exclamar: "Jesús, protege a mis hermanos que si no te aman es porque no te conocen"
.
Desde muy joven su salud no era muy buena, pero comenzó sus estudios sacerdotales en Viedma. Allí, los salesianos le encomendaron las labores de sacristán y campanero, "dulce oficio, verdaderamente envidiable", según sus propios escritos. Estos oficios le son encomendados en razón de ser de entre sus compañeros de clase, el que mejores calificaciones obtiene en el estudio de la lengua latina.
.
Durante su estancia en Viedma, Monseñor Cagliero y decide llevarlo a estudiar a Roma, creyendo que el cambio de clima lo beneficiaría. El 19 de julio de 1904 parte rumbo a Italia con Mons. Cagliero y son recibidos por Don Rua, sucesor de Don Bosco. La reina de Italia, Margarita de Saboya, lo califica de perfecto gentil hombre. La prensa de Turín y Roma se interesa por él presentándolo como príncipe, hijo del rey de las pampas patagónicas.

El 27 de septiembre de 1904, es recibido por el Papa Pío X frente al cual pronuncia un breve discurso. Ceferino lee en perfecto italiano su salutación y le obsequia al Pontífice un quillango patagónico. El Papa Santo le contesta: "Que el Señor bendiga tus propósitos" y le obsequia una medalla "ad principes".
.
La salud de Ceferino continuaba desmejorando y finalmente, al año de encontrarse en Roma, fallece. Era el 11 de mayo de 1905 y todavía no había cumplido los 19 años. Se dice que el Papa, entristecido, dijo: "Era una bella esperanza para las misiones de la Patagonia, pero ahora será su más válido protector". Hoy en día este "indio santo" de la Patagonia se encuentra en proceso de canonización.
.
En 1924 sus restos fueron trasladados a la localidad de Pedro Luro, en la provincia de Buenos Aires, en lo que fuera el Fortín Mercedes, lugar histórico fundado por el General Juan Manuel de Rosas durante su expedición al sur. Su causa de beatificación se inició en 1945. El 22 de junio de 1972, Pablo VI declaró a Ceferino Venerable, paso importante y previo a la beatificación. El 11 de noviembre de 2007, luego de aprobarse el milagro necesario, el piadoso mapuche llega al honor de los altares en una conmovedora ceremonia en Chimpay, presidida por el Cardenal Tarcisio Bertone.
.
¡Demos gracias a Dios por el nuevo Beato! Que este joven argentino, interceda por nosotros y sea para todos modelo de piedad y de amor a Nuestro Señor y a la Santa Iglesia.
.
Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
.