Archivos del blog

viernes, 21 de diciembre de 2007

La Inmaculada - ~P. Rodríguez Villar

Llegado el tiempo dichoso fijado por Dios para la salvación del mundo, fué concebida la Santísima Virgen, pero no como los demás hombres, sino pura y sin mancha, sin contraer el pecado original.
*

*

Diecinueve siglos suspiró la Iglesia por este Dogma. -- Contempla el magnífico desfile: son los Santos Padres, los Doctores, los escritores eclesiasticos, los místicos y ascéticos, los santos todos y en especial los más enamorados de María, los que han tejido sin cesar una corona de alabanzas a su Inmaculada Concepción. Son las vírgenes de la Santa Iglesia que por imitar su inmaculada pureza, se consagran a Ella, y a imitación suya, con voto de virginidad. -- Mira cuántas son y qué hermosas... ­¡qué ejército tan escogido!... es el ejército blanco de María Inmaculada. -- Fué todo el pueblo cristiano que la aclamaba hasta en sus cantares, pura y limpia en su Concepción. -- No ha habido Dogma más hondamente sentido, ni más comprendido por todos que éste. -- Y fué entonces, cuando después de diecinueve siglos, el Papa Pío IX, recogiendo ese anhelo y esas alabanzas, teje con ellas la corona definitiva de la definición dogmática de la Inmaculada Concepción.

*

*
Contempla ahora el alma de María al entrar en el mundo. -- También Ella debía ser como nosotros y nacer como nosotros... pero Dios la exceptúa y Ella sola... la única... nace tal, cual se formó en las manos del Señor... pura... limpia... sin mancha... inmaculada. -- Mira a los ángeles acompañándola con palmas y celebrando su entrada en este mundo que no es una derrota como en nosotros [que nacemos con pecado], sino un triunfo sobre la serpiente. Canta con los ángeles alabanzas a la Virgen, al verla así tan hermosa aparecer en la tierra. -- No ha habido, ni habrá flor más blanca que el alma de María en su concepción.
*
*
...Contempla a esa alma purísima que brota de las manos de Dios, y burlando al demonio entra en el mundo victoriosa, mientras los ángeles la acompañan y la cantan "Toda hermosa eres María, y no hay en Ti mancha alguna." -- Repite muchas veces: todos menos Tú... donde todos caen, Tú no caes... donde todos mueren, Tú vives... donde todos se manchan, Tú permaneces pura e Inmaculada. -- Privilegio gloriosísimo por ser único.
*

*

Piensa cómo Dios deja gustoso su Palacio del Cielo por morar en María. -- ¡Qué pureza daría a aquella sangre que había de correr por las venas de su Hijo!... ¡Qué carmín a aquellos labios que tantas veces habían de besar las mejillas de su Hijo!... ¡Qué brillo a aquellos ojos que se habían de extasiar contemplando los de su Hijo!... ¡Qué manos las que habían de sostener al que sostiene con las suyas a la creación entera!... ¡Qué corazón tan puro, tan delicado, tan tierno!... Ella en su Concepción tuvo más santidad y gracia que todos los santos juntos... donde los demás terminan, Ella empieza: ¿qué será María?
*

*

Sólo María es flor de pétalos blancos, sin polvo y sin espinas: rosa de huerto cerrado..., pura más que el mismo sol, que también tiene manchas..., por eso de Ella, dice la Iglesia, que "comparada con la luz, es más pura y brillante"... ¡Qué hermosísima el alma de María! ...Tota pulchra es..., dila muchas veces con el alma extasiada ante Ella... Toda hermosa eres, Madre mía... Y todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza... Dame el participar de esta hermosura... que de esta belleza de pureza y virginidad me enamore para así imitarte en algo... y para ellos te doy desde ahora alma, vida y corazón... ¡mírame con compasión, no me dejes, Madre mía!...