Archivos del blog

martes, 30 de diciembre de 2008

+ Misa Tridentina en Mar del Plata +


Se los invita a participar de la Santa Misa Cantada, según la Forma Extraordinaria del Rito Latino, el jueves 1 de eneno, Fiesta de la Circuncisión del Señor, a las 19 horas, en la Capilla Divino Rostro, calles Almafuerte y Sarmiento.



Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

lunes, 29 de diciembre de 2008

+ Pastores y Reyes +


Entre todos los personajes del tiempo de Navidad que nos refiere la Sagrada Escritura, que contemplamos en nuestros pesebres y son citados en los sermones, encontramos al Niño Jesús, a Santa María, a San José, a los ángeles, a los pastores y a los magos. En las figuras de éstos últimos, pastores y magos, quisiera detenerme, para meditar sobre su ejemplo.


¿Qué representaba un pastor en la Palestina del siglo I? Muchos imaginan, que solo se trataba de trabajadores pobres. Pues bien, el ser pastor no sólo implicaba un trabajo duro, implicaba alejarse de los pueblos, de las familias, pasando varias horas a la intemperie, sacrificando horas de sueño por vigilar el redil para protegerlo de ladrones y fieras. Así mismo, el trabajo de pastor era no solo magramente retribuido, sino hasta socialmente despreciado. Tanto era así, que el testimonio de un pastor no valía en un juicio.


Nos queda hacernos una segunda pregunta: ¿Qué es un mago? En los tiempos de Jesús el término mago se aplicaba a cualquier hombre sabio que buscara la verdad sobre Dios y el universo. Eran miembros de una casta de los pueblos al oriente de Tierra Santa; llevaban una vida disciplina y estudio de astronomía y filosofía e interpretaban sueños. Eran en su mayoría ricos, lo que les permitía dedicarse a la ciencia.


Además de los ángeles, la Sagrada Escritura cita solo dos grupos de personajes, “extraños” a la Sagrada Familia, que son avisados, de modos diferentes, del Nacimiento del Salvador: son los pastores y los magos. Ambos grupos acuden para adorar al Niño.


A primera vista, pareciera que nada tienen en común, unos: son pobres, poco instruidos y despreciados; los otros: ricos, educados y respetados. Pero en realidad ¿eran tan distintos?


La vida unos y otros estaba marcada por la soledad. Unos por la soledad fruto de la pobreza y la marginación. Otros por la soledad que engendra el poder y la sabiduría.


Con el pastor es inútil hablar: ¿de que serviría? Es muy ignorante para entender, y después de todo, sus palabras nada valen. Además sus ropas están sucias…seguramente esté loco.


¿Cómo conversar con un mago? Habla de cosas que no entendemos, que nos resultan extrañas y difíciles de comprender. Nos señala las estrellas, nos comenta profecías antiguas y tradiciones olvidadas. Debe estar loco, no tiene caso hablar con él.


Mientras el común del pueblo está plácidamente durmiendo; magos y pastores están velando en medio de la noche. Unos profundizando el conocimiento, los otros protegiendo el rebaño. Pero ambos: mirando el cielo.


Y es en este estado que el Señor mismo los llama. A cada uno según su capacidad. De cualquier modo, este llamado implicará en ambos casos, una actitud de disponibilidad de parte de ellos: estar en vela.


Para los pastores será necesario un modo más extraordinario, que impacte fuertemente en sus sentidos: “Y un ángel del Señor se les presentó: y la gloria del Señor los envolvió de claridad y se llenaron de gran temor ”. Lc. 2, 9 .Y el ángel les explica sencilla y brevemente lo que sucede.


Para los Magos, este anuncio no deja de ser grandioso, sin embargo, Dios se dirige a ellos de una manera acorde a su estado: un movimiento de estrellas poco común. Es un mensaje, podríamos decir “cifrado”. Dios parece querer que estos hombres usen sus estudios para comprender, como están acostumbrados a hacerlo. Y lo hacen: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente” Mt. 2, 2.

A estos hombres quiso tener el Niño Jesús a los pies de su cuna, a ellos eligió porque estaban velando, apartados de las seducciones del mundo, lejos de aspiraciones mezquinas e intrascendentes. Estas almas limpias, estos corazones nobles quiso tener el Señor junto a si. Y ellos respondieron a su llamado acudiendo a Belén.


Dice la Sagrada Escritura: “Y se tornaron los pastores glorificando y alabando a Dios” Lc. 2,20 y refiriéndose a los Magos “Y viendo la estrella, ellos se alegraron con gozo sobremanera grande” Mt. 2, 10 . Es la alegría que solo Cristo da a pobres y a ricos, a sabios e ignorantes.


La enseñanza de la Navidad es el desprendimiento de las cosas del mundo. El mundo pasará, las tristezas y alegrías, la bonanza y la miseria, todo pasará. Solo en Jesucristo el hombre haya su plenitud, solo en Él, las almas encuentran descanso y se colman santa alegría.


A todos llama Jesús desde el Pesebre, y se nos manifiesta como Niño, para que nadie tema. Acerquémonos a Él en este tiempo de Navidad. Demos gracias por su gran Misericordia que a nadie rechaza, sino que a todos quiere alcanzar.



Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

domingo, 21 de diciembre de 2008

Fue concebido por obra del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen

"Aparecerá la gloria del Señor,
y verá toda la humanidad la salvación de nuestro Dios"
(Isaías 40)


En el Catecismo mayor, se recomienda para hacer en Navidad para conformarnos con las intenciones de la Santa Iglesia lo siguiente:

En primer lugar, prepararnos la víspera con un recogimiento mayor que de costumbre; asimismo, procurar gran pureza por medio de una buena confesión y vivos deseos de recibir al Señor.
En tercer lugar, asistir, si nos es posible, a los divinos oficios de la noche anterior y a las tres Misas, meditando el misterio que se celebra.
Por último, emplear ese día, cuanto nos sea posible, en obras de cristiana piedad.

Queda en los lectores llevar a cabo lo antedicho, no obstante, es nuestra intención apuntar algunas enseñanzas del Doctor Angélico para que nos ayuden en la difícil tarea de meditar este hecho admirable.

Qui conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine


Santo Tomás nos menciona: "el cristiano debe creer en el Hijo de Dios, pero ello no basta, también es menester que crea en su Encarnación" (Credo Comentado, artículo 3)

Para que podamos entender algo de este misterio, nos propone dos ejemplos:

“Es indudable que nada es tan parecido al Hijo de Dios como el verbo que nuestra inteligencia concibe sin proferirlo por los labios.

Ahora bien, nadie conoce al verbo mientras permanece en la inteligencia del hombre si no es aquél que lo concibe; pero en el momento en que nuestra lengua lo profiere es conocido por los que lo oyen.

Así el Verbo de Dios, mientras permanecía en la mente del Padre, era conocido solamente de su Padre; pero una vez que se revistió de carne, como el verbo del hombre se reviste con el sonido de la voz, entonces por vez primera se manifestó y fue conocido, según dice Baruc: “Después se dejó ver en la tierra y conversó con los hombres "(3, 38)

He aquí el segundo ejemplo. Conocemos por el oído el verbo proferido por la voz, y sin embargo no lo vemos ni tocamos; pero si lo escribimos sobre un papel, entonces, podemos verlo y tocarlo.

Así el Verbo de Dios se hizo visible y tangible cuando fue escrito en nuestra carne; y así como al papel en el que está escrito el verbo del rey, se lo llama verbo del rey, así también el hombre al cual se unió el Verbo de Dios es una sola persona, se llama Hijo de Dios. Recordemos las palabras del Señor a Isaías: Toma un pergamino grande, y escribe en él con pluma de hombre (Is. 8, 1). Por eso los santos Apóstoles pusieron en el Credo: “Que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen”.


Errores


Siguiendo con las mismas instrucciones del Aquinate, que se desprenden de “El Credo comentado”, podemos decir que muchos son los que erraron en relación con esta doctrina.
Ante esta situación, los Santos Padres, en el Símbolo del Concilio de Nicea, agregaron numerosas precisiones, alcanzando con esto que todos estos errores estén ahora destruidos.

* Qui propter nos homines et propter nostram salutem

“Orígenes dijo que Cristo nació y vino al mundo para salvar también a los demonios, y que todos los demonios serían salvados al fin del mundo.

Pero eso se opone a la Sagrada Escritura: (…) “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno, que fue destinado para el diablo y sus ángeles." (Mt 25, 41)

Por lo que para rechazar este error, se agrega en el Credo: “Que por nosotros los hombres (no los demonios) y por nuestra salvación” nació Jesús de la Virgen María. En lo cual aparece mejor el amor que Dios nos tiene”.

* Descendit de caelis

“Fotino, aún cuando aceptaba que Cristo hubiera nacido de la Santísima Virgen, agregó sin embargo que fue un simple hombre, que por su vida virtuosa y por su cumplimiento de la voluntad de Dios, mereció llegar a ser hijo de Dios, como los demás santos.

Pero a este error se oponen las palabras mismas de Jesús: He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado (Jo. 6, 38)

Es obvio que no hubiese descendido si allí no hubiese estado; y si hubiera sido un simple hombre, no hubiera estado en el cielo.

Para rechazar este error los Padres agregaron a su Credo: “Bajó del cielo

* Et incarnatus est

“Manes, por su parte, dijo que ciertamente el Hijo de Dios existió siempre y que bajó del cielo, pero que su carne no es una carne verdadera sino aparente. Lo cual es falso.

En efecto, no convenía que el Maestro de la verdad tuviese alguna falsedad; y por lo mismo, puesto que se mostró con una verdadera carne, verdaderamente la tuvo.

Por eso dijo el Señor a sus Apóstoles: Palpadme y ved que un espíritu no tiene carne ni hueso como veis que Yo tengo. (Lc 24, 39)

Para suprimir el error maniqueo los Padres agregaron en su Símbolo: “Y se encarnó”.

* De Spiritu Sancto

“Ebión, que fue de origen judío, dijo que Cristo nació de la Santísima Virgen, pero que ésta lo concibió por su unión con un hombre y gracias a un semen viril.

Falsa afirmación, también ésta, porque el ángel dijo a San José: “Lo que se ha engendrado en María viene del Espíritu Santo" (Mt. 1, 20).

Para descartar este error los Santos Padres agregaron que Jesús fue concebido “por obra del Espíritu Santo”

* Natus ex Maria Virgine

Valentino, por su parte, confesó que Cristo fue concebido del Espíritu Santo, pero entendiendo que el Espíritu Santo había traído del cielo un cuerpo celeste y lo había depositado en la Santísima Virgen, y que éste fue el cuerpo de Cristo; de modo, que ninguna otra cosa hizo la Santísima Virgen, fuera de ser el receptáculo de ese cuerpo, asegurando que dicho cuerpo pasó por la Santísima Virgen como por un acueducto.

Pero esto es falso, porque el ángel le dijo a ella: “El Santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios" (Lc. 1, 35); y el Apóstol dice: "Cuando llegó la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, formado de una mujer" (Gal. 4, 4)
Y por eso agregaron en el Credo: “Nació de Santa María Virgen

* Et homo factus est

“Arrio y Apolinar dijeron que si bien Cristo fue ciertamente el Verbo de Dios y nació de la Virgen María, con todo no tuvo alma, sino que en Él la divinidad hizo las veces de alma.

Pero esto es contra la Escritura, porque Cristo dijo: Ahora mi alma se ha conturbado (Jo. 12,27); y también: triste está mi alma hasta la muerte (Mt 26, 38)

Para destruir este nuevo error los Santos Padres agregaron en el Credo. “Y se hizo hombre”.

El hombre, en efecto, está compuesto de alma y de cuerpo; y Jesús tuvo con plena verdad todo lo que el hombre puede tener, con excepción del pecado.

Por las palabras “Cristo se hizo hombre”, quedan refutados todos los errores arriba enunciados y todos cuantos pudieran aparecer; y principalmente el error de Eutiques (378-454. Abad de monasterio de Constantinopla), el cual enseñaba que en Cristo se había dado una mezcla de la naturaleza divina y de la naturaleza humana, de tal suerte que resultara en Cristo una sola naturaleza, la cual no sería ni puramente divina ni puramente humana. Esto es falso, porque entonces Cristo no sería hombre. Contra el error se dijo: “Se hizo hombre”.


Consecuencias


Santo Tomás también nos expone algunas consecuencias de este misterio para nuestra instrucción.

En primer lugar, se confirma nuestra fe.

En efecto, si alguien nos contase cosas de una tierra remota a la que jamás hubiese ido, no le daríamos igual crédito que si allí hubiese estado.

Ahora bien, antes que Cristo viniese al mundo, los Patriarcas, los Profetas y Juan Bautista dijeron algunas cosas acerca de Dios, y sin embargo no les creyeron los hombres tanto como a Cristo, que estuvo con Dios, más aún, que era uno con Él.

Por eso nuestra fe, que nos la transmitió el mismo Cristo, es muy firme.

A Dios nadie le ha visto jamás – decía San Juan - : El Hijo único que está en el seno del Padre, Él mismo lo ha revelado (Jo. 1, 18)

De aquí resulta que muchos secretos de la fe, que antes estaban ocultos, se nos han hecho manifiestos después de la venida de Cristo.

En segundo lugar, se eleva nuestra esperanza. Porque está fuera de duda que el Hijo de Dios, al asumir nuestra carne, no vino a nosotros por un asunto de poca importancia, sino para algo que nos reportaría gran utilidad.

En efecto, realizó una especie de intercambio, a saber, tomó de nosotros un cuerpo con un alma y se dignó nacer de la Virgen, de modo que pudiese hacernos el don de su divinidad; y así se hizo hombre para que el hombre se hiciera Dios.

Decía San Pablo: Por Cristo hemos obtenido, mediante la fe, el acceso a esta gracia, en la que permanecemos firmes y nos gloriamos esperando la gloria de los hijos de Dios. (Rom 5, 2)

En tercer lugar, se enciende la caridad. Porque el hecho de que Dios, creador de todas las cosas, se haya hecho criatura, que el Señor nuestro se haya hecho nuestro hermano, que el Hijo de Dios se haya hecho el hijo del hombre, es la prueba más evidente de la divina caridad.

Tanto amó Dios al mundo – dice San Juan – que le dio a su Hijo unigénito. ( 3, 16)

Considerando esta verdad, nuestro amor a Dios debe volver a encenderse e inflamarse.

En cuarto lugar, nos sentimos inclinados a conservar pura nuestra alma.

En efecto, nuestra naturaleza ha sido tan ennoblecida y exaltada por la unión con Dios, que ha sido elevada al consorcio con una persona divina.

Por eso el ángel, después de la Encarnación, no pudo sufrir que San Juan lo venerara postrándose delante de él, cosa que anteriormente les había permitido, incluso a los más grandes de los Patriarcas.
También el hombre, recordando la exaltación de su naturaleza, y meditando sobre ella, debe cuidar de no mancharse ni de manchar su naturaleza con el pecado.
Así lo enseña San Pedro: Por Cristo nos ha dado Dios las grandes y preciosas gracias que había prometido, para que por ellas nos hagamos consortes de la divina naturaleza, huyendo de la corrupción de la concupiscencia que hay en el mundo. (2 Pe. 1, 4)

En quinto lugar, se inflama nuestro deseo de llegar a Cristo.

En efecto, si alguien tuviese por hermano a un rey y estuviese alejado de él, ¿Acaso no desearía llegarse hasta él, y con él estar y permanecer? Además, siendo Cristo nuestro hermano, debemos desear estar con Él y unirnos a Él. Cristo dijo a sus discípulos: Donde estuviere el cuerpo, allí se juntarán las águilas (Mt 24, 28) Por eso el Apóstol deseaba morir y estar con Cristo.

Nosotros también si meditamos el misterio de la Encarnación, sentiremos crecer en nuestro corazón el deseo de partir para estar con el Señor.


Roguémosle al Señor que nos conceda que gozándonos de participar en los misterios de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo merezcamos por una santa vida, llegar a la perfecta unión con Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

viernes, 19 de diciembre de 2008

+ Santa Misa en Mar del Plata +


Diciembre 2008/ Enero 2009
Capilla Divino Rostro (Almafuerte y Sarmiento)


Jueves 25 de diciembre, a las 19 horas , Natividad del Señor
Jueves 1 de enero, a las 19 horas, Circuncisión del Señor

Domingo 4 de enero, a las 19 horas, Santísimo Nombre de Jesús

Domingo 11 de enero, a las 19 horas, Sagrada Familia
Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

domingo, 14 de diciembre de 2008

EL TIEMPO DE ADVIENTO


Llamamos adviento al tiempo litúrgico de preparación a la Navidad del Señor. Como su nombre lo indica, durante este tiempo, la Iglesia se prepara en la esperanza para recibir el advenimiento, es decir, la venida de Jesús en la humildad de la naturaleza humana.
La práctica de este tiempo es antiquísima y ha sufrido diversas modificaciones a lo largo de los siglos y según los lugares. En la Iglesia de Roma adoptó, hacia el siglo IX o X, su forma actual, es decir, un período de tiempo de cuatro domingos inmediatamente anteriores a la Navidad. Quiere decir, que nuestra actual práctica del adviento tiene ya una antigüedad de mil años.
Pero en este tiempo litúrgico, la Iglesia no sólo se prepara para la Navidad, sino también para la Parusía. Con este término de origen griego, que en lengua latina se traduce por adventus (adviento), se designa la venida gloriosa de Jesús al final de la historia. La Iglesia durante este tiempo espera, pues, la manifestación gloriosa de Jesucristo cuyos comienzos ya vislumbra en la humildad y pobreza del pesebre de Belén.
Los textos litúrgicos que se emplearán durante este tiempo nos pondrán constantemente frente a dos personajes importantísimos en los que se refleja de manera particular el espíritu del adviento: San Juan Bautista; la Santísima Virgen María.
El Bautista tuvo por oficio preparar el camino del Señor que venía. Su predicación y su ejemplo de vida se proponen en este tiempo como una vía segura para disponer el alma a la venida de Jesús en la próxima Navidad, al final de los tiempos y en la intimidad de nuestros corazones.
Pero sobre todo tiene importancia para nosotros la imagen de la Santísima Virgen María. Ella es como la encarnación de la esperanza que anima este tiempo de adviento. Son especialmente su belleza espiritual y su pureza virginal las virtudes que debemos emular para, como ella, poder recibir al Señor que viene.
La Iglesia, para concretar esta esperanza en actitudes prácticas, propone, desde antiguo, la práctica de la oración vigilante y de la búsqueda de la conversión por medio de la penitencia. Vigilancia sobre los movimientos del corazón; oración perseverante y trabajo de conversión son, pues, las notas específicas que dan ritmo a la esperanza del adviento. Mientras las ponemos en práctica no cesemos de invocar a Jesucristo pidiéndole con insistencia: ¡Ven Señor Jesús!

ENCUENTRO NACIONAL DE FORMADORES



ENCUENTRO NACIONAL DE FORMADORES - LA PLATA 2009




Seminario Mayor San José. Fecha: 2 al 6 de febrero de 2009
Tema: “La Palabra de Dios en la formación sacerdotal en orden al ministerio”




DIRECCIÓN: CALLE 24 N° 1630, LA PLATA (CP: 1900), BUENOS AIRESTELÉFONO: (0221) 451-1885/3617/3272 FAX: Int. 227 (0221) 453-4554
PÁGINA WEB: http://www.seminariosanjose.org.ar/CORREO ELECTRÓNICO: seminariomayorsanjose@gmail.com

Inicio: Lunes 02/02 con el retiro predicado por Mons. Carlos María Franzini (en lo posible, llegar el domingo 01/02 por la tarde)Finalización: Viernes 06/02 al mediodía
Tema: “La Palabra de Dios en la formación sacerdotal en orden al ministerio”Disertante: Pbro. Jorge Blunda
Costo: $200 por persona
Inscripciones: Enviar a seminariomayorsanjose@gmail.com (Asunto: Inscripción). En breve, se podrá descargar esta misma inscripción desde http://www.seminariosanjose.org.ar/ o http://www.osar.org.ar/.
Cierre de inscripción: 15 de diciembre de 2008
Informes: Por teléfono (preguntar por P. Gabriel Delgado o P. Mariano Monsonis) o mail del seminario.

Indicaciones (a tener presente):

Recordar traer:
1-Alba, cíngulo y estola.
2-Liturgia de las Horas
3-Ropa de cama (sábanas) y elementos de higiene personal (no disponemos de servicio de préstamo o alquiler de estos elementos).
4-Aparato y repelente para mosquitos
5-Las habitaciones no cuentan con ventilador.


Solicitamos que si alguno de los participantes del Encuentro requiere de algún tipo de dieta especial, o padece de alguna alergia o enfermedad a tener presente, hacer la indicación pertinente en el rubro “Observaciones” de la Ficha de Inscripción.


Cuota OSAR: Como todos los años, en el Encuentro se cobrará la cuota anual de la OSAR, para seminarios mayores y seminarios menores. A la brevedad, enviaremos los distintos valores.


jueves, 11 de diciembre de 2008

+ Santa Misa en Mar del Plata +


Se los invita a participar de la Santa Misa Cantada, según el Rito Tridentino, el domingo 14 de diciembre de 2008, a las 18 horas, en la Capilla Divino Rostro, calles Almafuerte y Sarmiento.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

lunes, 1 de diciembre de 2008

Ordenaciones Presbiterales en La Plata


S.E.R. Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata, conferirá el Orden Sacerdotal a los diáconos:



Diego José BACIGALUPE


Mario Adolfo CACERES


Pablo Alejandro LOPEZ


Pablo Nazareno PASTRONE


Jorge Mario PEREDA









Viernes 12 de diciembre de 2008
19:30 hs.
Iglesia Catedral de La Plata
(calle 14 entre 51 y 53)




viernes, 28 de noviembre de 2008

+ Las propiedades de la Santa Misa +

.
.
Las gracias qué alcanza la persona que oye la Santa Misa devotamente son estas:
.
Primera: Quien celebra la misa ora especialmente por quien la oye.

Segunda: Oyendo la misa se goza de maravillosa compañía, porque en la misa está Jesucristo, tan grande como en el árbol de la cruz, y por concomitancia está también la divinidad, la Trinidad santa.
..
Además, está en compañía de los ángeles santos. Y, según escribe un doctor, en el lugar en donde se celebra el santo sacrificio de la misa hay muchos santos) y santas, especialmente por aquello: Son vírgenes que siguen al Cordero doquiera que va (Apoc., 14, 4.).
.
Tercera gracia: que alcanza la persona que oye devotamente la misa: Que le ayuda en los trabajos y negocios.
.
Se lee de un caballero, que tenía costumbre de oír misa sumido en gran devoción, que cierta vez salió del mar con sus compañeros y estaba preparándose en una capilla para oír misa.
.
Los compañeros le anunciaron que la nave iba a darse a la vela y que se diese prisa. El caballero contestó que primero quería oír misa. Por lo cual le dejaron en tierra v partió la nave) Después de haber oído la misa, el caballero se durmió, y cuando despertó se halló en su propia tierra.
.
.
Después de muchos días llegaron los de la nave, y se maravillaron al verlo.Y de otros casos se leen cosáis maravillosas.
.
Además, la persona que oye misa disgusta mucho al diablo; pues interroga­do cierta vez qué era lo que más le desagradaba contestó que tres cosas: los sermones, es decir, la palabra de Dios, la misa y la penitencia.
.
Cuarta gracia: que alcanza la persona que oye misa devota­mente: Que será iluminada en las cosas que ha de discernir y determinar por su inteligencia.
.
Se dice de San Buenaventura, de la Orden de frailes menores, que ayudaba las misas frecuentemente y con harta devoción. Y un día, sirviendo la misa, Santo Tomás de Aquino vio una lengua de fuego sobre la ca­beza del dicho fray Buenaventura, el cual, de entonces en ade­lante tuvo ciencia infusa.
.

Quinta gracia: Que la persona que oye misa devota y benignamente, no morirá ese día de desgracia ni sin confesión.

Sexta gracia: Que en su muerte estarán presentes tantos santos cuántas misas haya oído devotamente.

Dice San Jeróni­mo que a las almas por las que está obligado a orar el que oye la misa -su padre, su madre, sus parientes y bienhechores-, durante el espacio de tiempo en que oye la misa, les serán atenuadas las penas del purgatorio.
..
Dice San Ambrosio que des­pués que la persona haya oído la misa, todo lo que coma en aquel día hará más provecho a su naturaleza que si no hubiese oído la misa.
..
Si la mujer en estado oye la misa, dará a luz sin gran trabajo, si lo hiciere en aquel día.
.
San Agustín escribe en el libro De civitate Dei que a la persona que oye misa devotamente nuestro Señor le dará en ese día las cosas necesarias.
.
La segunda gracia que tendrá es que sus palabras vanas le serán perdonadas.
.
Tercera, que aquel día no perderá ningún pleito.
.

Cuarta, que mientras oye la misa no envejece ni se debilita su cuerpo.
.
Quinta, que si muere en ese día la misa le valdrá tanto como si hubiese comulgado.
.
Sexta, que los pasos que da yendo y viniendo a la misa, son contados por los santos ángeles y remunerados por Dios nuestro Señor.
.
Además, más vale una misa que se oye en vida devotamente, que si después de la muerte oyera otro mil.
.
Se lee que oír misa con devoción aprovecha para remisión de los pecados y crecimiento de gracia más que otras oraciones que el hombre pueda decir o hacer, pues toda la misa es oración de nuestro Señor y Redentor Jesucristo, infinitamente dulce y piadoso, que es cabeza nuestra y todos los fieles sus miembros.
.
Dice San Gre­gorio que mientras se celebra la misa se perdonan los pecados de los muertos y de los vivos. Y San Crisóstomo escribe que vale tanto la celebración de la misa como la muerte de Jesu­cristo, por la que nos redimió de todos nuestros, pecados.
.
.
Finalmente, la salvación de la humanidad está cifrada en la celebra­ción del santo sacrificio de la misa, porque todo el esfuerzo del malvado anticristo se orientará a quitar de la santa Madre Iglesia este santo misterio, en el que se maneja el precioso cuerpo de Jesucristo, en memoria de su santa pasión, por medio de la cual los fieles cristianos de buena vida, aunque sean igno­rantes y sin ciencia, podrán ver las astucias y malicias del mal vado anticristo y de sus seguidores.
.
.
.
.
.
.

contacto@juventutem.com.ar
.

PAX ET BONUM

jueves, 27 de noviembre de 2008

El Tiempo de Adviento

.

El ADVIENTO (del latín: adventus, “advenimiento”, “llegada”), es un tiempo de preparación para el Nacimiento de Jesucristo, en Belén, y representa los cuatro mil y mas años que estuvieron los antiguos aguardando la venida del Mesías.

En nuestros tiempos, este ciclo litúrgico comienza el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés (30 de Noviembre), o sea entre el 27 de Noviembre y el 03 de Diciembre, y abarca, por lo tanto, tres semanas completas y parte de la cuarta.

La Iglesia une el pensamiento de la primera venida de Cristo a la tierra en carne mortal, con la segunda venida, al fin de los tiempos, en calidad de juez. En consecuencia, el ciclo viene a resultar una preparación a ese doble advenimiento del Redentor.

En el tiempo de Adviento, con el que se inicia el ciclo de Navidad y con el cual comienza el Año Litúrgico, dibuja en rasgos exteriores esa mezcla de luz y de sombra, de alegría y de tristeza, de angustiosa incertidumbre y de seguro bienestar. El color morado de los ornamentos, el uso moderado de los adornos florales y de los instrumentos musicales, nos reflejan esta espera y conversión del pueblo de Dios que peregrina.

En la base de la esperanza y la alegría cristiana descansa la certeza de que quien “ha de venir”, ya llega. Y con Él, el advenimiento de “un cielo nuevo y una tierra nueva”. Las dos expresiones más habituales, y que sin duda, tomaran más importancia aún en este tiempo, serán; primeramente la petición “venga tu reino” en el Padrenuestro y la aclamación “Señor mío y Dios mío” luego de la consagración.

Ambas manifestarán nuestro deseo de preparar la venida de Aquel que nacerá una vez más entre nosotros. Una sincera conversión de corazón y las practicas de las obras de misericordia serán sin duda, la mejor manera de vivir este tiempo.
.

martes, 25 de noviembre de 2008

+ El sentido del pontificado de Benedicto XVI +

..
*
Ofrecemos nuestra traducción de una interesante entrevista al Abad Michael John Zielinski, Vicepresidente de las Comisiones Pontificias de Arqueología Sacra y para el Patrimonio Cultural de la Iglesia, que ha sido publicada en la revista italiana Radice Cristiani.
.

* * *
.
Hombre de profunda cultura y de notables dotes humanas, el abad Michael John Zielinski ha sido llamado poco más de un año atrás, directamente por voluntad del Santo Padre, al cargo de Vicepresidente de la Pontificia Comisión para el Patrimonio Cultural de la Iglesia y de Vicepresidente de la Pontificia Comisión de Arqueología Sacra. Americano de nacimiento pero de familia polaca, ingresó siendo muy joven en la orden de los Benedictinos Olivetanos y fue ordenado sacerdore en 1977 en Florencia. En diciembre de 2003 fue elegido abad de la abadía Nuestra Señora de Guadalupe en New Mexico (Estados Unidos), encargo que mantuvo hasta mayo de 2007. A él le hemos formulado algunas preguntas sobre el pontificado de Benedicto XVI.
*
Excelencia, a menudo se escucha decir que el Santo Padre Benedicto XVI está imprimiendo una transformación muy profunda en la vida de la Iglesia, lo que es muy criticado por algunos y alabado por otros. ¿Cuál es su opinión?
.
Son muchos los que consideran hoy que el Papa Benedicto XVI ha dado inicio a una reforma en el seno de la Iglesia. Su atención está dirigida, sin duda, al interior de la Iglesia y a su vida espiritual.
.
Está convencido de que todo decaimiento requiere una particular conversión del mundo, un retorno al Señor de parte del pueblo de Dios. El trabajo por la justicia y la paz requiere que el corazón de los católicos sea educado y formado en el conocimiento y en la práctica de la totalidad de la fe.
.
De hecho, ser un cristiano hoy quiere decir tener una percepción de la realidad radicalmente nueva. Quiere decir considerar la vida un don y corresponder donándose uno mismo a los otros.
.
El conocimiento y la práctica verdadera de la totalidad de la fe, además de la realización de nuestros principios cristianos de caridad y unidad tal como lo pide el Magisterio de la Iglesia, es lo que hace del pueblo de Dios la sal de la tierra y la luz del mundo, creando una cultura de la vida y una civilización del amor.
.
El Papa es consciente de los problemas que se perfilan en el horizonte y conoce su complejidad. El tiempo pasa velozmente y por eso exhorta vivamente al pueblo de Dios y a los hombres de buena voluntad a dirigirse al Señor, a tener a Cristo como única prioridad de la vida.
.
La reforma espiritual que el Papa Benedicto XVI ha iniciado se funda en la verdad de que la íntima relación con Dios no se realiza en un amor exclusivamente afectivo, sentimental, sino que debe ser mucho más, debe crear un nuevo hombre en nosotros.
.
Vivir en la presencia de Dios transforma nuestras existencias, y el amor verdadero nos lleva a querer hacer la voluntad del Padre. Nuestro modo de ver el mundo y la realidad cotidiana se transforman, se convierten y realizan el mandamiento nuevo “ama al prójimo como a ti mismo”, una perspectiva que tiende a ayudar a los más débiles y desafortunados pero siempre en el nombre del Señor.
.
Es una perspectiva de fe capaz de reconocer al Hijo del hombre en el hermano y de proponer la esperanza en la Providencia divina. Así, si verdaderamente buscamos unirnos nosotros mismos a Cristo, el Espíritu Santo nos donará aquel conocimiento que supera todo otro conocimiento, aquella gracia que sólo Cristo puede donar al mundo, con el objetivo de la salvación de la humanidad.
*
Ciertamente, el Papa es bien consciente de los problemas que afligen al mundo moderno y de la crisis profunda de nuestra sociedad. Precisamente en la Misa de comienzo de su Pontificado habló de lo dramático del “desierto” exterior e interior en el cual vive el hombre de hoy. ¿Se puede trazar un balance después de tres años de Pontificado?

.
.
El Ministerio Petrino de Benedicto XVI se ubica en un momento muy complejo y difícil para la historia de la humanidad. El Papa ha denunciado, ya desde el comienzo de su pontificado, la secularización y la dictadura del relativismo.
.
También en la Europa cristiana podemos observar el poder laico convertirse en laicista, mientras intenta cancelar los fundamentos de la cultura misma del continente. Primero han buscado eliminar a Dios, que es imposible; ahora están buscado eliminar al hombre y esto, por desgracia, es posible.
.
En la actual “guerra cultural”, hay un intento de demoler y reescribir la historia: las reacciones y las distorsiones del discurso de Ratisbona son muy significativas al respecto. Pero quizás la cuestión debe ser puesta en otros términos: el hombre es un problema privado de soluciones humanas y sólo Dios puede salvarlo, y esto quiere decir también salvarlo de sí mismo. El mundo y la humanidad tienen, de hecho, necesidad de Dios, tienen necesidad de escuchar la verdad y de ver claramente el camino que conduce a la verdad.
.
Esta necesidad inalienable nos es dada por Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida. No quisiera exagerar diciendo que el Santo Padre está conduciendo a la Iglesia hacia un Catolicismo post-liberal. Él no sólo es consciente sino que representa él mismo la radical modernidad de Jesucristo.
.
Su magisterio es una gran meditación y una enseñanza del gran himno cristológico que se encuentra en la Carta a los Colosenses: “Todo fue creado por medio de él y para él. Él existe antes que todas las cosas y todo subsiste en él.” (Col. 1, 16-17).
.
Pero en lugar de buscar a Dios, el hombre moderno parece embriagado por los progresos de la ciencia y piensa que puede dejar de lado la dimensión sobrenatural de la vida. Nuestra época atribuye la grandeza del hombre a los descubrimientos científicos que han llevado a desarrollos tecnológicos sin comparación y considera que el progreso tiene como fin último el bienestar.
.
Este modo de juzgar la historia es evidente: la grandeza y el poder de Dios son ensombrecidos; la salvación espiritual del hombre no tiene sentido, todo se concentra en el bienestar y, para lograrlo, se deja de lado a Dios: más allá de las cosas materiales, nada existe para el hombre moderno.
.
Y así, la Iglesia se encuentra hoy con que debe hacer frente no sólo a los problemas que se derivan del ateísmo sino también a la indiferencia hacia lo sagrado.
.
El contexto del mundo moderno refuerza ese deseo de autonomía y de individualismo que se ha infiltrado en el corazón del hombre: un desierto que termina convirtiéndose no sólo en un obstáculo para el encuentro con Dios sino también para la relación entre los hombres.
.
El hombre está contra el hombre. El alejar al hombre de lo sagrado con la ilusión de hacerlo “libre” y “autónomo” se ha vuelto contra el hombre mismo. Es necesario, entonces, volver a poner a Dios en el centro del universo y aumentar nuestra fidelidad al único Señor Omnipotente.
*
Si por un lado el Papa es muy firme e intransigente al condenar el error, por otro lado es recurrente en sus discursos el tema de la “caridad”. Pero para Benedicto XVI la caridad, en cuanto virtud teologal, no tiene sólo una incidencia sobre la vida espiritual de cada creyente sino que tiene también un aspecto social. ¿Nos puede explicar mejor lo que quiere decir el Papa?
..
.
La enseñanza de Benedicto XVI respecto a la caridad se detiene, a menudo, en su dimensión social. Él enseña que para realizar la “caridad social”, como él la define, en el mundo y para el mundo, es necesario adoptar lo que él llama “una forma de vida Eucarística”. Esto significa que aquel amor que redime, y que nosotros encontramos en la Eucaristía, debería transformar nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones, y debería asumir tal dimensión que diera una impronta cristiana a todo el orden social.
.
De parte de todo miembro de la Iglesia, sea laico o eclesiástico, debería estar lo que el Santo Padre llama “coherencia Eucarística”. Se trata de un tipo de amor y de comprensión que nuestras vidas están objetivamente llamadas a encarnar.
.
La adoración agradecida a Dios no puede nunca ser un hecho puramente privado y subjetivo, sin consecuencias en nuestra relación con los otros. De hecho, sólo la coherencia eucarística puede ofrecer aquella energía y aquella savia vital que incidirán en el contexto en el cual vivimos y repercutirán en la vida social. Por último, se trata de volver al Señor y de hacer de Cristo nuestra prioridad.

.
.

* * *
Fuente:
Papa Ratzinger Blog
Traducción:
La Buhardilla de Jerónimo
* * *

contacto@juventutem.com.ar

viernes, 14 de noviembre de 2008

Mons. Bux: “Es necesario saber vencer y convencer”

*

*
Ofrecemos nuestra traducción de una interesante entrevista que el periodista Bruno Volpe ha realizado a Monseñor
Nicola Bux, consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, y posible candidato para un cargo en la Curia Romana.
.
* * *
.
“La reforma del Papa Benedicto XVI es una reforma lenta y paciente en el sentido de que nada en la vida, y especialmente en la liturgia, se impone sino que más bien se propone”: lo afirma Monseñor Nicola Bux, célebre teólogo y liturgista, desde su habitación en Bari.
.

El conocido sacerdote no lo dice pero en los Sagrados Palacios circularía su nombre para un importante cargo en la Curia. “Cuando hablo de una paciencia del Papa Benedicto XVI, lo digo en el sentido literal del término. La paciencia implica también un sufrimiento que, sin embargo, finalmente produce sus frutos”.
.

Y luego hace una comparación casi futbolística: “las personas, así como la liturgia, tienen mente y corazón. Entonces, existe una exacta correspondencia entre racionalidad y espíritu. Es necesario saber vencer y convencer…”.
*
En un reciente Congreso en Roma, usted ha hablado del valor dinámico del término tradición…
Tradición, en el verbo latino, significa llevar, transmitir. Por lo tanto, tiene un sentido dinámico. La tradición, entonces, es un concepto dinámico y no estático.
*
En el mismo Congreso, usted ha afirmado que es necesario recuperar el sentido de lo sagrado…
La liturgia implica alabar a Dios, ponerse en su presencia. Dios debe ser adorado en espíritu y en verdad: el culto debe ser espiritual y razonable al mismo tiempo. Una buena liturgia debe llevarnos al contacto con Dios y con lo sagrado.
*


¿Qué sucede, entonces, con ciertas Misas espectáculo?
Son hijas de una actitud superficial, de la Misa considerada erróneamente como entretenimiento, happening, y esto se debe a una mala comprensión de la Reforma litúrgica. Cuando la liturgia se convierte en show, el sentido de lo sagrado se escapa, desaparece.
*
Entonces, es necesario respetar el adagio “lex orandi, lex credendi”…
Ciertamente. Pero mire: nadie es dueño de la liturgia, ante Dios no podemos inventar nada y mucho menos descender a diversas formas de experimentalismo. A veces, en algunas Misas de sacerdotes creativos, se ven cosas simpáticas, si se quiere, pero que no tienen nada que ver con la liturgia y el sentido de lo sagrado. Si se quiere improvisar o dar espacio a la expresividad folklorista, existe la piedad popular. En resumen, considero que ciertos gestos como el arrodillarse, el estar de pie, y así sucesivamente, son gestos bíblicos y nadie tiene derecho a manipular la revelación.
*
En muchas iglesias falta ahora el tabernáculo en el altar mayor, un poco como hacer una visita y no encontrar al dueño de casa…
Esto nos lleva lejos y, al mismo tiempo, cerca de la idea del sentido de lo sagrado. Nosotros casi nos molestamos ante la idea de tener al Santísimo en el centro, lo tenemos relegado en un rincón.
*
¿Por qué razones? ¿También arquitectónicas?
Yo ahora no discuto los cánones de la belleza de estilo. Digo solamente que, en las iglesias góticas, barrocas, románicas, se veía un focus, se tocaba lo divino. En muchas iglesias modernas esto falta. Los ojos del fiel antes se posaban en el Crucifijo, en algo sagrado, mientras que ahora en el centro del altar sobresale otra cosa…
*
¿Qué es lo que sobresale?
El trono del sacerdote que tapa a Dios. Como si la presencia del sacerdote fuera más importante que la de Dios. En resumen el trono del sacerdote sobresale y domina todo. Hemos llegado a la clericolatría, nos ponemos a nosotros mismos en el centro de la liturgia pero el centro de la liturgia no es el sacerdote sino Dios.
.

* * *
Fuente:
Pontifex
Traducción:
La Buhardilla de Jerónimo
* * *
PAX ET BONUM

+Santa Misa en Mar del Plata+


Se los invita a participar de la Santa Misa Cantada, según la Forma Extraordinaria del Rito Latino, el próximo domingo 16 de noviembre a las 18 horas en la capilla Divino Rostro, calles Almafuerte y Sarmiento.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

miércoles, 5 de noviembre de 2008

+ La Reforma de la reforma según Monseñor Burke +

.
*
*
Monseñor Burke, Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, ha concedido una entrevista a la revista Inside the Vatican. La última pregunta trata sobre la celebración de la Santa Misa en ambas formas del Rito Romano, y resulta interesante para conocer la opinión del prelado en relación a la reforma de la reforma.
.
* * *
.
Usted ha apoyado mucho a grupos en St Louis que deseaban hacer uso de Summorum Pontificum. Con la liberación de las restricciones en la celebración de la antigua Misa, ¿es probable que crezca el movimiento en favor de la tradición, y qué efectos es probable que esto tenga en cuanto a la reforma litúrgica?
.
.
El Papa Benedicto XVI ha hecho claras sus razones para la promulgación de Summorum Pontificum, entre las que está el enriquecimiento de la Forma Ordinaria del Rito latino por medio de la celebración de la Forma Extraordinaria.

.
Tal enriquecimiento será algo natural, dado que la Forma Ordinaria se desarrolló orgánicamente de lo que es ahora la Forma Extraordinaria. Cuanto más lleguen los fieles a apreciar la Forma Extraordinaria, tanto más llegarán a comprender la profunda realidad de cada celebración de la Santa Misa, ya sea en la Forma Extraordinaria como en la Forma Ordinaria.
.
Si entiendo al Santo Padre correctamente, con el tiempo, puede tener lugar una posterior reforma de la Sagrada Liturgia, que utilice más completamente la riqueza de la Forma Extraordinaria. La legislación dada en Summorum Pontificum, estoy convencido, fomentará grandemente la reforma litúrgica, que era la meta del Concilio Ecuménico Vaticano II.
.
* * *
Fuente:
Inside the Vatican
Traducción:
La Buhardilla de Jerónimo
* * *
.
PAX ET BONUM
contacto@juventutem.com.ar

miércoles, 29 de octubre de 2008

+ Santa Misa Tridentina en Cordoba +

.
.

SANTA MISA
SEGÚN EL USO EXTRAORDINARIO DEL
RITO ROMANO DE SAN PIO V (TRADICIONAL)
(EN LATIN)

conforme Motu Proprio Summorum Pontificum del
Papa Benedicto XVI
2 de Noviembre de 2008
18:00hs
CELEBRANTE: Fray Rafael Rossi (O.P.)
Iglesia de las Hermanas Adoratrices
Rosario de Santa Fe 540

..

Decreto Arzobispado de Cordoba
Octubre 15, 2008 por
.
CARLOS JOSÉ ÑÁÑEZ
POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA
ARZOBISPO DE CÓRDOBA EN LA REPÚBLICA ARGENTINA
.
VISTO el pedido espontáneo de un grupo de fieles y que se han observado las normas del derecho; CONSIDERANDO las facultades que se me conceden en el Motu Proprio “Summorum Pontificum”; TENEINDO EN CUENTA la disponibilidad de la Madre Superiora y Comunidad de las Hermanas Adoratrices Argentinas; EN VIRTUD DEL art. 5 del mencionado Motu Proprio; POR LAS PRESENTES LETRAS DETERMINO que los domingos, en horario a convenir, en la Iglesia de las Hermanas Adoratrices Argentinas, situada en Rosario de Santa Fe 540 de nuestra ciudad, se celebre la Misa según la edición típica del Misal Romano promulgado por el Beato Juan XXIII en 1962.
.
NOMBRO al R. P. Prior de la Comunidad de los Padres Dominicos para que designe para la celebración un sacerdote idóneo de acuerdo al Art. 5 § 4 del Motu Proprio “Summorum Pontificum”.
.
PIDO a estos fieles se armonice con la atención pastoral ordinaria de la parroquia a la que pertenecen, bajo la guía del obispo como establece el CIC c. 392, evitando la discordia y favoreciendo la unidad de toda la Iglesia.
.
COMUNÍQUESE a quiénes corresponda, publíquese en el Boletín Oficial y archívese.
DADAS en la Sede Arzobispal el veintinueve de septiembre del año del Señor dos mil ocho, fiesta de los santos Arcángeles.
.

.
.
.
PAX ET BONUM

lunes, 27 de octubre de 2008

+ El Motu Propio y los dos ritos +

.
*
En diversas ocasiones se ha hablado de la Comisión Cardenalicia que el Siervo de Dios Papa Juan Pablo II instituyó en 1986 para estudiar la compleja cuestión litúrgica y, en particular, la vigencia del Misal de Juan XXIII y el derecho de cualquier sacerdote a celebrarlo.
.
Si bien nunca hubo textos oficiales al respecto, se sabía que los miembros llegaron a considerar que no existían razones teológicas y jurídicas para sostener que el Misal precedente había sido abrogado y que se podía prohibir su uso.
.
Ahora, y gracias a la referencia de Una Voce Málaga, hemos visto una reciente respuesta del Cardenal Castrillón en la cual habla ampliamente, entre otros interesantes temas, de la mencionada Comisión, de la cual formaba parte también el actual Sumo Pontífice.
.
En el texto se percibe, además, la continuidad entre Benedicto XVI y Juan Pablo II, también en lo referente al Rito Gregoriano. A continuación, ofrecemos nuestra traducción al español.
.
* * *
Desde el momento en que llegaron a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei frecuentes preguntas sobre las razones del Motu Proprio Summorum Pontificum, algunas de las cuales se fundan en las prescripciones del documento Quattuor abhinc annos enviado el 3 de octubre de 1984 a las Conferencias Episcopales, el Presidente de la misma Comisión, el Eminentísimo Cardenal Darío Castrillón Hoyos, ha considerado oportuno dar las siguientes respuestas:
*
Pregunta: ¿Es lícito referirse a la Carta Quattuor abhinc annos para regular las cuestiones relacionadas con la celebración de la Forma extraordinaria del Rito Romano, es decir, según el Misal Romano de 1962?
.
Respuesta: Evidentemente no. Ya que, con la publicación del Motu Proprio Summorum Pontificum, decaen las prescripciones para el uso del Misal de 1962, precedentemente emanadas por la Quattuor abhinc annos y sucesivamente por el Motu Proprio Ecclesia Dei Adflicta del Siervo de Dios Juan Pablo II.
.
De hecho, el mismo Summorum Pontificum, desde el artículo 1 afirma explícitamente que “las condiciones para el uso de este Misal establecidas en los documentos anteriores Quattuor abhinc annos y Ecclesia Dei, serán sustituidas”. El Motu Proprio enumera las nuevas condiciones.
Por lo tanto, no se podrá referir más a las restricciones establecidas por aquellos dos documentos para la celebración según el Misal de 1962.
*
Pregunta: ¿Cuáles son las diferencias esenciales entre el último Motu Proprio y los dos precedentes documentos referentes a esta materia?
.
Respuesta: La primera diferencia esencial es ciertamente que ahora es lícito celebrar la Santa Misa según el Rito extraordinario, sin necesidad de un permiso especial llamado “indulto”. El Santo Padre Benedicto XVI ha establecido, de una vez por todas, que el Rito Romano consta de dos Formas, a las cuales ha querido dar el nombre de “Forma Ordinaria” (la celebración del Novus Ordo, según el Misal de Pablo VI de 1970) y “Forma Extraordinaria” (la celebración del Rito gregoriano, según el Misal del Beato Juan XIII de 1962) y ha confirmado que este Misal de 1962 no ha sido nunca abrogado.
.
Otra diferencia es que en las Misas celebradas sin pueblo, todo sacerdote católico de rito latino, secular o religioso, puede usar uno u otro Misal (art. 2). Además, en las Misas sin pueblo o con pueblo, corresponde al párroco o al rector de la iglesia donde se quiere celebrar, dar el permiso a todos aquellos sacerdotes que presenten el “celebret” dado por el proprio Ordinario. Si estos negasen el permiso, el Obispo debe, según la norma del Motu Proprio, asegurar que el permiso sea concedido (cfr. art. 7).
.
Es importante saber que una Comisión Cardenalicia “ad hoc”, desde el 12 de diciembre de 1986, formada por los Eminentísimos Cardenales Paul Augustin Mayer, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, Agostino Casaroli, Bernardin Gantin, Joseph Ratzinger, William Baum, Edouard Gagnon, Alfons Stickler, Antonio Innocenti, había sido creada “por voluntad del Santo Padre, con el fin de examinar los posibles procedimientos a realizar para remediar la constatada ineficacia del Indulto Pontificio Quattuor abhinc annos (sobre la restauración de la llamada “Santa Misa Tridentina” en la Iglesia Latina con el Misal Romano de la Edición típica de 1962), emanado por la Congregación para el Culto Divino con Prot. N. 686/84 del 3 de octubre de 1984”. Con este fin, ya entonces, esta Comisión había propuesto al Santo Padre Juan Pablo II algunos elementos esenciales que han sido retomados en el Motu Proprio Summorum Pontificum.
.
Me permito hacer una síntesis del acta que presenta las intervenciones de los Eminentísimos Cardenales para entender cómo los documentos posteriores reflejan sustancialmente la visión que una Comisión cardenalicia tan importante ha tenido poco tiempo después del Quattuor abhinc annos. En resumen, se ha afirmado que:
.
- “el interés, deseo y atención del Santo Padre (Juan Pablo II) era la promoción de la concordia interna en la Iglesia y la edificación, por ella, de los hermanos”;
.
- “esto era realizado por medio de la primaria recomposición de la comunión en la práctica de la “lex orandi”, con la correcta realización de la reforma litúrgica, también en el debido respeto de las legítimas exigencias de grupos minoritarios pero frecuentemente diversos, no sólo por la plena ortodoxia teórica sino también por una auténtica ejemplaridad de práctica de vida cristiana intensamente vivida y de sincera y devota adhesión a la Sede Apostólica”;
.
- “por lo tanto, tenía que ser deber de conciencia por parte de todos (Obispos, sacerdotes y fieles) eliminar los arbitrios escandalosos que una “creatividad” mal entendida ha producido, dando lugar a las consideradas “Misas selvagge” y otras desacralizaciones que han herido a muchos de estos fieles alejándolos de la facilidad de aceptación de la reforma litúrgica y de los nuevos Libros Rituales, incluido el Misal, que por desgracia han sido presentados erróneamente, y precisamente por esa no edificante desacralización, casi como causa de ella.
*
En la misma Comisión se proponía que:
.
.
- “fuera confirmado, por parte del Dicasterio competente, que el Papa quería la pacificación interna entre todos los fieles de las Iglesias locales mediante la aplicación concreta de la concesión por él realizada con el indulto”;
.
- “fuera ejecutada, por parte de los Obispos, la voluntad del Sumo Pontífice poniéndose espiritualmente en sintonía con Sus intenciones”;
.
- “fuera dada una respuesta adecuada, por parte de los Obispos, a aquellos que quisieran desalentar la aplicación del indulto, presentándolo como motivo de división en lugar de recomposición. La respuesta no debía ser polémica sino pastoral explicando, con delicadeza y paciencia, la letra y el espíritu del indulto”.
*
Además, se afirmaba con autoridad que:
.
.
- “el verdadero problema en cuestión no parecía ser tanto el conflicto artificial que el indulto intentaba resolver sino más bien aquel que había sido la verdadera causa, es decir, el conflicto entre la correcta aplicación de la reforma litúrgica y el tolerado exceso de abusos producido por la fantasía descontrolada. Por lo tanto, más allá del indulto, era necesaria una intervención de un nivel mucho más general por parte de la Santa Sede para eliminar el exceso de abusos, deformador de la reforma litúrgica conciliar”;
.
- “así como se presentaba, el indulto daba, por un lado, la impresión de que la Misa en latín llamada Tridentina fuera una realidad inferior y de segundo orden que era restaurada sólo por tolerante conmiseración para quienes la pedían; por otro lado, daba la impresión, por todas las difíciles condiciones que contenía, de que la misma Santa Sede la consideraba así y que no la habría concedido si no se hubiese visto obligada a hacerlo”;
.
- “era necesario reafirmar y aclarar a los Obispos la verdadera voluntad del Santo Padre que no consistía negativamente en una concesión de tolerancia, sino más bien, positivamente, en una verdadera y precisa iniciativa pastoral tomada no para calmar las reacciones a los abusos sino para recomponer la disensión en la reconciliación”;
.
- “era necesario quitar todas las condiciones contenidas en el indulto para quitar la impresión tenida por los Obispos de que la Santa Sede no lo quería, y la impresión por parte de los fieles de que estarían pidiendo algo apenas tolerado por la Santa sede”.
*
En las intervenciones de los Cardenales se veía que:
.
.
- “se era favorable a la concesión del indulto a todos los fieles y sacerdotes que querían servirse «in aedificationem» y sin instrumentalización anticonciliar”;
.
- “era necesario hacer entender: a los Obispos que el indulto correspondía a una voluntad del Papa que debía ser observada, y a los fieles que debían pedir con respeto la realización de la voluntad del Papa para que los Obispos, frente a los respetuosos pedidos, no tuviesen más motivo para negarse”;
.
-“sería necesario preguntarse si, para favorecer la reconciliación, era realmente necesario pedir el consenso del Obispo para celebrar la Santa Misa en latín”;
.
- “como actitud general habría que aliviar la rigurosidad de las condiciones limitativas del indulto mismo y eliminar aquellas agregadas por los Obispos”;
.
- “en lo que refería a la reserva a los grupos, ya que el indulto fue concebido para ellos, era necesario mantenerla pero iuxta modum: por un lado, no entendiendo por grupo a tres o cuatro personas y, por otro lado, no prohibiendo que a los grupos que tomaran la iniciativa pudieran agregarse otras personas en la práctica de la concesión obtenida”.
*
En la misma Comisión, se hacía presente que:
.
.
- “no había dificultad en permitir las lecturas en lengua vernácula”;
.
- “en cuanto al uso facultativo del leccionario, había alguna reserva temiendo confusión a causa de la no perfecta correspondencia al calendario de los dos Misales. Al mismo tiempo, no se veía ninguna dificultad en permitir el uso de los Prefacios del nuevo Misal”.
.
- “habrían de ser quitadas las condiciones agregadas por los Obispos y también aquellas relativas a las iglesias no parroquiales y a los grupos contenidos en el indulto”.
.
- “considerando que el latín, como expresión de unidad, no puede y no debe desaparecer de la Iglesia, y deseando los Obispos más bien ser “ayudados” en lugar de demasiado “respetados” en sus prerrogativas, era necesario ir a su encuentro reduciendo la compleja casuística condicionante del indulto a criterios de mayor simplicidad; se podía así también eliminar la impresión de que, con aquellas condiciones, la Santa Sede quisiera dar a entender que había concedido el indulto sólo “obtorto collo”. Además, al hacer esto, se podía poner en evidencia la coherencia evolutiva de las disposiciones pontificias correctivas, remediando contraposiciones contradictorias.
.
- Citando el número 23 de la Sacrosanctum Concilium, “a propósito de los criterios que debían ser observados en la conciliación entre tradición y progreso en la reforma litúrgica, y el número 26 del mismo documento conciliar, a propósito de las normas que debían presidir tal reforma, como derivadas de la naturaleza jerárquica y comunitaria de la liturgia, se proponía insistir en el eventual documento de revisión del indulto: en la objetividad y no arbitrariedad de la aplicación de la reforma litúrgica; del mismo modo, hacer entender cómo el uso de la lengua latina en una u otra edición del Misal Romano debía ser considerado en el ámbito de esta lógica; de conceder, al menos en las grandes ciudades, que en los días festivos se pueda celebrar en cada iglesia una Santa Misa en latín con libre elección de una u otra edición típica (1962 o 1970) del Misal Romano”.
.
- “se ha propuesto, también, ampliar la concesión del indulto a los Ordinarios, a los Superiores religiosos Generales o Provinciales, y otros”.
.
- “acerca de la necesidad del consentimiento del Obispo para la celebración de la Santa Misa en latín, ha sido recordado que Pablo VI dijo que, de por sí, el sacerdote en privado debería celebrar en latín ya que la concesión hecha para el uso de las lenguas vernáculas es sólo de orden pastoral, para permitir a los fieles comprender los contenidos del rito y, de ese modo, participar mejor”.
.
- “se ha confirmado la necesidad de dejar libre la opción del uso de uno u otro Misal para celebración de la Santa Misa en latín”.
.
- “acerca del tipo de intervención, se optaría por un nuevo documento pontificio (Papal) en el que, observando la actual situación real de la reforma litúrgica, se estableciera claramente la mencionada libertad de elección entre los dos Misales en latín, presentando el uno como desarrollo y no como contraposición del otro, y eliminando la impresión de que cada Misal sería el producto temporal de una época histórica”.
.
- “refiriéndose a las precedentes atenciones expresadas, se ha reafirmado la necesidad de asegurar la evidencia de la lógica linealidad evolutiva de los documentos de la Iglesia y de la libre opción entre los dos Misales para la celebración de la Santa Misa, y se ha propuesto poner en evidencia que éstos no pueden ser considerados sino el uno como desarrollo del otro ya que las normas litúrgicas, no siendo propiamente “leyes”, no pueden ser abrogadas sino subrogadas: las precedentes en las sucesivas”. De todo esto se ha informado al Santo Padre.
.

* * *
.
PAX ET BONUM

miércoles, 22 de octubre de 2008

+ Aprenda la Liturgia Tridentina por Internet +

.
Mi amigo Gonzalo me acaba de enviar un vínculo para invitar a cuantos religiosos o seglares deseemos ampliar nuestro conocimiento con respecto a la Liturgia Tridentina.
.
.
Vínculo:


.
Encontraran videos y una guía práctica para aprender a rezar la Santa Misa según el Modo extraordinaria autorizado por el Papa Benedicto XVI en el documento Motu Propio.
.


.
Página Principal:

.

Fotos: http://www.newliturgicalmovement.org/
.
.
Pax et Bonum
contacto@juventutem.com.ar

lunes, 20 de octubre de 2008

+ El Papa Benedicto XVI en Pompeya +

.

.
BENEDICTO XVI DESDE EL SANTUARIO DE POMPEYA


.

ZENIT publica las palabras que dirigió Benedicto XVI a mediodía del domingo, 19 de Octubre de 2008, tras celebrar la misa en la plaza del santuario de Pompeya, en el sur de Italia, antes de rezar la oración mariana del Ángelus.

.
Queridos hermanos y hermanas:

.
Después de la solemne celebración eucarística y de la tradicional súplica a la Virgen de Pompeya, como todos los domingos, queremos dirigir de nuevo nuestra mirada a María con el rezo del Ángelus y a ella le confiamos las grandes intenciones de la Iglesia y de la humanidad.

.
De manera particular rezamos por la asamblea ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se está celebrando en Roma y que tiene por tema "La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia" para que traiga frutos de auténtica renovación en cada comunidad cristiana.

.
El Día Mundial de las Misiones (DOMUND), que hoy celebramos, nos ofrece otra intención especial de oración.

.

En este Año Paulino nos propone para la meditación una famosa expresión del apóstol de las gentes: "¡Ay de mí si no predicara el Evangelio! (1 Corintios 9, 16). En este mes de octubre, mes misionero y del Rosario, ¡cuántos fieles y comunidades ofrecen el santo Rosario por los misioneros y por la evangelización!
.

Por este motivo estoy muy contento de encontrarme precisamente aquí, en Pompeya, en el santuario más importante dedicado a la Virgen del santo Rosario. Me permite subrayar con mayor fuerza que el primer compromiso misionero de cada uno de nosotros es precisamente la oración. Rezando se prepara ante todo el camino al Evangelio; rezando se abren los corazones al misterio de Dios y se predisponen los espíritus a acoger su Palabra de salvación.

.
En este día, además, se da otra feliz coincidencia: precisamente hoy, en Lisieux, son proclamados beatos Louis Martin y Zélie Guérin, padres de santa Teresa del Niño Jesús, declarada por Pío XI patrona de las misiones. Estos nuevos beatos han acompañado y compartido, con su oración y su testimonio evangélico, el camino de su hija llamada por el Señor a consagrarse a Él sin reservas entre las paredes del Carmelo.

.

.
Allí, en el escondimiento de la clausura, Santa Teresita realizó su vocación: "En el corazón de la Iglesia, mi madre, seré el amor" (Manuscrits autobiographiques, Lisieux 1957, 229).

.
Pensando en la beatificación de los esposos Martin, quiero recordar otra intención que llevo en el corazón: la familia, cuyo papel es fundamental en la educación de los hijos en un espíritu universal, abierto y responsable hacia el mundo y sus problemas, así como en la formación de las vocaciones a la vida misionera.

.
De este modo, continuando espiritualmente la peregrinación que muchas familias hicieron hace un mes a este santuario, invocamos la materna protección de la Virgen de Pompeya sobre todos los núcleos familiares del mundo, pesando ya en el VI Encuentro Mundial de las Familias, programado en la Ciudad de México para enero de 2009.
.

Hablando en francés, añadió:

.
En este Día Mundial de las Misiones (DOMUND), nos unimos particularmente a los peregrinos reunidos en Lisieux con motivo de la beatificación de Louis y de Zélie Martin, padres de santa Teresa del Niño Jesús, la patrona de las misiones.
.

Con su vida de matrimonio ejemplar han anunciado e Evangelio de Cristo. Han vivido ardientemente su fe y la han transmitido en su familia y a su alrededor. Que su oración común sea fuente de alegría y de esperanza para todos los padres y todas las familias.
.

[Traducción del original italiano y francés por Jesús Colina
© Copyright 2008 - Libreria Editrice Vaticana]

.

.

PAX ET BONUM

.

contacto@juventutem.com.ar