Archivos del blog

miércoles, 29 de octubre de 2008

+ Santa Misa Tridentina en Cordoba +

.
.

SANTA MISA
SEGÚN EL USO EXTRAORDINARIO DEL
RITO ROMANO DE SAN PIO V (TRADICIONAL)
(EN LATIN)

conforme Motu Proprio Summorum Pontificum del
Papa Benedicto XVI
2 de Noviembre de 2008
18:00hs
CELEBRANTE: Fray Rafael Rossi (O.P.)
Iglesia de las Hermanas Adoratrices
Rosario de Santa Fe 540

..

Decreto Arzobispado de Cordoba
Octubre 15, 2008 por
.
CARLOS JOSÉ ÑÁÑEZ
POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA
ARZOBISPO DE CÓRDOBA EN LA REPÚBLICA ARGENTINA
.
VISTO el pedido espontáneo de un grupo de fieles y que se han observado las normas del derecho; CONSIDERANDO las facultades que se me conceden en el Motu Proprio “Summorum Pontificum”; TENEINDO EN CUENTA la disponibilidad de la Madre Superiora y Comunidad de las Hermanas Adoratrices Argentinas; EN VIRTUD DEL art. 5 del mencionado Motu Proprio; POR LAS PRESENTES LETRAS DETERMINO que los domingos, en horario a convenir, en la Iglesia de las Hermanas Adoratrices Argentinas, situada en Rosario de Santa Fe 540 de nuestra ciudad, se celebre la Misa según la edición típica del Misal Romano promulgado por el Beato Juan XXIII en 1962.
.
NOMBRO al R. P. Prior de la Comunidad de los Padres Dominicos para que designe para la celebración un sacerdote idóneo de acuerdo al Art. 5 § 4 del Motu Proprio “Summorum Pontificum”.
.
PIDO a estos fieles se armonice con la atención pastoral ordinaria de la parroquia a la que pertenecen, bajo la guía del obispo como establece el CIC c. 392, evitando la discordia y favoreciendo la unidad de toda la Iglesia.
.
COMUNÍQUESE a quiénes corresponda, publíquese en el Boletín Oficial y archívese.
DADAS en la Sede Arzobispal el veintinueve de septiembre del año del Señor dos mil ocho, fiesta de los santos Arcángeles.
.

.
.
.
PAX ET BONUM

lunes, 27 de octubre de 2008

+ El Motu Propio y los dos ritos +

.
*
En diversas ocasiones se ha hablado de la Comisión Cardenalicia que el Siervo de Dios Papa Juan Pablo II instituyó en 1986 para estudiar la compleja cuestión litúrgica y, en particular, la vigencia del Misal de Juan XXIII y el derecho de cualquier sacerdote a celebrarlo.
.
Si bien nunca hubo textos oficiales al respecto, se sabía que los miembros llegaron a considerar que no existían razones teológicas y jurídicas para sostener que el Misal precedente había sido abrogado y que se podía prohibir su uso.
.
Ahora, y gracias a la referencia de Una Voce Málaga, hemos visto una reciente respuesta del Cardenal Castrillón en la cual habla ampliamente, entre otros interesantes temas, de la mencionada Comisión, de la cual formaba parte también el actual Sumo Pontífice.
.
En el texto se percibe, además, la continuidad entre Benedicto XVI y Juan Pablo II, también en lo referente al Rito Gregoriano. A continuación, ofrecemos nuestra traducción al español.
.
* * *
Desde el momento en que llegaron a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei frecuentes preguntas sobre las razones del Motu Proprio Summorum Pontificum, algunas de las cuales se fundan en las prescripciones del documento Quattuor abhinc annos enviado el 3 de octubre de 1984 a las Conferencias Episcopales, el Presidente de la misma Comisión, el Eminentísimo Cardenal Darío Castrillón Hoyos, ha considerado oportuno dar las siguientes respuestas:
*
Pregunta: ¿Es lícito referirse a la Carta Quattuor abhinc annos para regular las cuestiones relacionadas con la celebración de la Forma extraordinaria del Rito Romano, es decir, según el Misal Romano de 1962?
.
Respuesta: Evidentemente no. Ya que, con la publicación del Motu Proprio Summorum Pontificum, decaen las prescripciones para el uso del Misal de 1962, precedentemente emanadas por la Quattuor abhinc annos y sucesivamente por el Motu Proprio Ecclesia Dei Adflicta del Siervo de Dios Juan Pablo II.
.
De hecho, el mismo Summorum Pontificum, desde el artículo 1 afirma explícitamente que “las condiciones para el uso de este Misal establecidas en los documentos anteriores Quattuor abhinc annos y Ecclesia Dei, serán sustituidas”. El Motu Proprio enumera las nuevas condiciones.
Por lo tanto, no se podrá referir más a las restricciones establecidas por aquellos dos documentos para la celebración según el Misal de 1962.
*
Pregunta: ¿Cuáles son las diferencias esenciales entre el último Motu Proprio y los dos precedentes documentos referentes a esta materia?
.
Respuesta: La primera diferencia esencial es ciertamente que ahora es lícito celebrar la Santa Misa según el Rito extraordinario, sin necesidad de un permiso especial llamado “indulto”. El Santo Padre Benedicto XVI ha establecido, de una vez por todas, que el Rito Romano consta de dos Formas, a las cuales ha querido dar el nombre de “Forma Ordinaria” (la celebración del Novus Ordo, según el Misal de Pablo VI de 1970) y “Forma Extraordinaria” (la celebración del Rito gregoriano, según el Misal del Beato Juan XIII de 1962) y ha confirmado que este Misal de 1962 no ha sido nunca abrogado.
.
Otra diferencia es que en las Misas celebradas sin pueblo, todo sacerdote católico de rito latino, secular o religioso, puede usar uno u otro Misal (art. 2). Además, en las Misas sin pueblo o con pueblo, corresponde al párroco o al rector de la iglesia donde se quiere celebrar, dar el permiso a todos aquellos sacerdotes que presenten el “celebret” dado por el proprio Ordinario. Si estos negasen el permiso, el Obispo debe, según la norma del Motu Proprio, asegurar que el permiso sea concedido (cfr. art. 7).
.
Es importante saber que una Comisión Cardenalicia “ad hoc”, desde el 12 de diciembre de 1986, formada por los Eminentísimos Cardenales Paul Augustin Mayer, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, Agostino Casaroli, Bernardin Gantin, Joseph Ratzinger, William Baum, Edouard Gagnon, Alfons Stickler, Antonio Innocenti, había sido creada “por voluntad del Santo Padre, con el fin de examinar los posibles procedimientos a realizar para remediar la constatada ineficacia del Indulto Pontificio Quattuor abhinc annos (sobre la restauración de la llamada “Santa Misa Tridentina” en la Iglesia Latina con el Misal Romano de la Edición típica de 1962), emanado por la Congregación para el Culto Divino con Prot. N. 686/84 del 3 de octubre de 1984”. Con este fin, ya entonces, esta Comisión había propuesto al Santo Padre Juan Pablo II algunos elementos esenciales que han sido retomados en el Motu Proprio Summorum Pontificum.
.
Me permito hacer una síntesis del acta que presenta las intervenciones de los Eminentísimos Cardenales para entender cómo los documentos posteriores reflejan sustancialmente la visión que una Comisión cardenalicia tan importante ha tenido poco tiempo después del Quattuor abhinc annos. En resumen, se ha afirmado que:
.
- “el interés, deseo y atención del Santo Padre (Juan Pablo II) era la promoción de la concordia interna en la Iglesia y la edificación, por ella, de los hermanos”;
.
- “esto era realizado por medio de la primaria recomposición de la comunión en la práctica de la “lex orandi”, con la correcta realización de la reforma litúrgica, también en el debido respeto de las legítimas exigencias de grupos minoritarios pero frecuentemente diversos, no sólo por la plena ortodoxia teórica sino también por una auténtica ejemplaridad de práctica de vida cristiana intensamente vivida y de sincera y devota adhesión a la Sede Apostólica”;
.
- “por lo tanto, tenía que ser deber de conciencia por parte de todos (Obispos, sacerdotes y fieles) eliminar los arbitrios escandalosos que una “creatividad” mal entendida ha producido, dando lugar a las consideradas “Misas selvagge” y otras desacralizaciones que han herido a muchos de estos fieles alejándolos de la facilidad de aceptación de la reforma litúrgica y de los nuevos Libros Rituales, incluido el Misal, que por desgracia han sido presentados erróneamente, y precisamente por esa no edificante desacralización, casi como causa de ella.
*
En la misma Comisión se proponía que:
.
.
- “fuera confirmado, por parte del Dicasterio competente, que el Papa quería la pacificación interna entre todos los fieles de las Iglesias locales mediante la aplicación concreta de la concesión por él realizada con el indulto”;
.
- “fuera ejecutada, por parte de los Obispos, la voluntad del Sumo Pontífice poniéndose espiritualmente en sintonía con Sus intenciones”;
.
- “fuera dada una respuesta adecuada, por parte de los Obispos, a aquellos que quisieran desalentar la aplicación del indulto, presentándolo como motivo de división en lugar de recomposición. La respuesta no debía ser polémica sino pastoral explicando, con delicadeza y paciencia, la letra y el espíritu del indulto”.
*
Además, se afirmaba con autoridad que:
.
.
- “el verdadero problema en cuestión no parecía ser tanto el conflicto artificial que el indulto intentaba resolver sino más bien aquel que había sido la verdadera causa, es decir, el conflicto entre la correcta aplicación de la reforma litúrgica y el tolerado exceso de abusos producido por la fantasía descontrolada. Por lo tanto, más allá del indulto, era necesaria una intervención de un nivel mucho más general por parte de la Santa Sede para eliminar el exceso de abusos, deformador de la reforma litúrgica conciliar”;
.
- “así como se presentaba, el indulto daba, por un lado, la impresión de que la Misa en latín llamada Tridentina fuera una realidad inferior y de segundo orden que era restaurada sólo por tolerante conmiseración para quienes la pedían; por otro lado, daba la impresión, por todas las difíciles condiciones que contenía, de que la misma Santa Sede la consideraba así y que no la habría concedido si no se hubiese visto obligada a hacerlo”;
.
- “era necesario reafirmar y aclarar a los Obispos la verdadera voluntad del Santo Padre que no consistía negativamente en una concesión de tolerancia, sino más bien, positivamente, en una verdadera y precisa iniciativa pastoral tomada no para calmar las reacciones a los abusos sino para recomponer la disensión en la reconciliación”;
.
- “era necesario quitar todas las condiciones contenidas en el indulto para quitar la impresión tenida por los Obispos de que la Santa Sede no lo quería, y la impresión por parte de los fieles de que estarían pidiendo algo apenas tolerado por la Santa sede”.
*
En las intervenciones de los Cardenales se veía que:
.
.
- “se era favorable a la concesión del indulto a todos los fieles y sacerdotes que querían servirse «in aedificationem» y sin instrumentalización anticonciliar”;
.
- “era necesario hacer entender: a los Obispos que el indulto correspondía a una voluntad del Papa que debía ser observada, y a los fieles que debían pedir con respeto la realización de la voluntad del Papa para que los Obispos, frente a los respetuosos pedidos, no tuviesen más motivo para negarse”;
.
-“sería necesario preguntarse si, para favorecer la reconciliación, era realmente necesario pedir el consenso del Obispo para celebrar la Santa Misa en latín”;
.
- “como actitud general habría que aliviar la rigurosidad de las condiciones limitativas del indulto mismo y eliminar aquellas agregadas por los Obispos”;
.
- “en lo que refería a la reserva a los grupos, ya que el indulto fue concebido para ellos, era necesario mantenerla pero iuxta modum: por un lado, no entendiendo por grupo a tres o cuatro personas y, por otro lado, no prohibiendo que a los grupos que tomaran la iniciativa pudieran agregarse otras personas en la práctica de la concesión obtenida”.
*
En la misma Comisión, se hacía presente que:
.
.
- “no había dificultad en permitir las lecturas en lengua vernácula”;
.
- “en cuanto al uso facultativo del leccionario, había alguna reserva temiendo confusión a causa de la no perfecta correspondencia al calendario de los dos Misales. Al mismo tiempo, no se veía ninguna dificultad en permitir el uso de los Prefacios del nuevo Misal”.
.
- “habrían de ser quitadas las condiciones agregadas por los Obispos y también aquellas relativas a las iglesias no parroquiales y a los grupos contenidos en el indulto”.
.
- “considerando que el latín, como expresión de unidad, no puede y no debe desaparecer de la Iglesia, y deseando los Obispos más bien ser “ayudados” en lugar de demasiado “respetados” en sus prerrogativas, era necesario ir a su encuentro reduciendo la compleja casuística condicionante del indulto a criterios de mayor simplicidad; se podía así también eliminar la impresión de que, con aquellas condiciones, la Santa Sede quisiera dar a entender que había concedido el indulto sólo “obtorto collo”. Además, al hacer esto, se podía poner en evidencia la coherencia evolutiva de las disposiciones pontificias correctivas, remediando contraposiciones contradictorias.
.
- Citando el número 23 de la Sacrosanctum Concilium, “a propósito de los criterios que debían ser observados en la conciliación entre tradición y progreso en la reforma litúrgica, y el número 26 del mismo documento conciliar, a propósito de las normas que debían presidir tal reforma, como derivadas de la naturaleza jerárquica y comunitaria de la liturgia, se proponía insistir en el eventual documento de revisión del indulto: en la objetividad y no arbitrariedad de la aplicación de la reforma litúrgica; del mismo modo, hacer entender cómo el uso de la lengua latina en una u otra edición del Misal Romano debía ser considerado en el ámbito de esta lógica; de conceder, al menos en las grandes ciudades, que en los días festivos se pueda celebrar en cada iglesia una Santa Misa en latín con libre elección de una u otra edición típica (1962 o 1970) del Misal Romano”.
.
- “se ha propuesto, también, ampliar la concesión del indulto a los Ordinarios, a los Superiores religiosos Generales o Provinciales, y otros”.
.
- “acerca de la necesidad del consentimiento del Obispo para la celebración de la Santa Misa en latín, ha sido recordado que Pablo VI dijo que, de por sí, el sacerdote en privado debería celebrar en latín ya que la concesión hecha para el uso de las lenguas vernáculas es sólo de orden pastoral, para permitir a los fieles comprender los contenidos del rito y, de ese modo, participar mejor”.
.
- “se ha confirmado la necesidad de dejar libre la opción del uso de uno u otro Misal para celebración de la Santa Misa en latín”.
.
- “acerca del tipo de intervención, se optaría por un nuevo documento pontificio (Papal) en el que, observando la actual situación real de la reforma litúrgica, se estableciera claramente la mencionada libertad de elección entre los dos Misales en latín, presentando el uno como desarrollo y no como contraposición del otro, y eliminando la impresión de que cada Misal sería el producto temporal de una época histórica”.
.
- “refiriéndose a las precedentes atenciones expresadas, se ha reafirmado la necesidad de asegurar la evidencia de la lógica linealidad evolutiva de los documentos de la Iglesia y de la libre opción entre los dos Misales para la celebración de la Santa Misa, y se ha propuesto poner en evidencia que éstos no pueden ser considerados sino el uno como desarrollo del otro ya que las normas litúrgicas, no siendo propiamente “leyes”, no pueden ser abrogadas sino subrogadas: las precedentes en las sucesivas”. De todo esto se ha informado al Santo Padre.
.

* * *
.
PAX ET BONUM

miércoles, 22 de octubre de 2008

+ Aprenda la Liturgia Tridentina por Internet +

.
Mi amigo Gonzalo me acaba de enviar un vínculo para invitar a cuantos religiosos o seglares deseemos ampliar nuestro conocimiento con respecto a la Liturgia Tridentina.
.
.
Vínculo:


.
Encontraran videos y una guía práctica para aprender a rezar la Santa Misa según el Modo extraordinaria autorizado por el Papa Benedicto XVI en el documento Motu Propio.
.


.
Página Principal:

.

Fotos: http://www.newliturgicalmovement.org/
.
.
Pax et Bonum
contacto@juventutem.com.ar

lunes, 20 de octubre de 2008

+ El Papa Benedicto XVI en Pompeya +

.

.
BENEDICTO XVI DESDE EL SANTUARIO DE POMPEYA


.

ZENIT publica las palabras que dirigió Benedicto XVI a mediodía del domingo, 19 de Octubre de 2008, tras celebrar la misa en la plaza del santuario de Pompeya, en el sur de Italia, antes de rezar la oración mariana del Ángelus.

.
Queridos hermanos y hermanas:

.
Después de la solemne celebración eucarística y de la tradicional súplica a la Virgen de Pompeya, como todos los domingos, queremos dirigir de nuevo nuestra mirada a María con el rezo del Ángelus y a ella le confiamos las grandes intenciones de la Iglesia y de la humanidad.

.
De manera particular rezamos por la asamblea ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se está celebrando en Roma y que tiene por tema "La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia" para que traiga frutos de auténtica renovación en cada comunidad cristiana.

.
El Día Mundial de las Misiones (DOMUND), que hoy celebramos, nos ofrece otra intención especial de oración.

.

En este Año Paulino nos propone para la meditación una famosa expresión del apóstol de las gentes: "¡Ay de mí si no predicara el Evangelio! (1 Corintios 9, 16). En este mes de octubre, mes misionero y del Rosario, ¡cuántos fieles y comunidades ofrecen el santo Rosario por los misioneros y por la evangelización!
.

Por este motivo estoy muy contento de encontrarme precisamente aquí, en Pompeya, en el santuario más importante dedicado a la Virgen del santo Rosario. Me permite subrayar con mayor fuerza que el primer compromiso misionero de cada uno de nosotros es precisamente la oración. Rezando se prepara ante todo el camino al Evangelio; rezando se abren los corazones al misterio de Dios y se predisponen los espíritus a acoger su Palabra de salvación.

.
En este día, además, se da otra feliz coincidencia: precisamente hoy, en Lisieux, son proclamados beatos Louis Martin y Zélie Guérin, padres de santa Teresa del Niño Jesús, declarada por Pío XI patrona de las misiones. Estos nuevos beatos han acompañado y compartido, con su oración y su testimonio evangélico, el camino de su hija llamada por el Señor a consagrarse a Él sin reservas entre las paredes del Carmelo.

.

.
Allí, en el escondimiento de la clausura, Santa Teresita realizó su vocación: "En el corazón de la Iglesia, mi madre, seré el amor" (Manuscrits autobiographiques, Lisieux 1957, 229).

.
Pensando en la beatificación de los esposos Martin, quiero recordar otra intención que llevo en el corazón: la familia, cuyo papel es fundamental en la educación de los hijos en un espíritu universal, abierto y responsable hacia el mundo y sus problemas, así como en la formación de las vocaciones a la vida misionera.

.
De este modo, continuando espiritualmente la peregrinación que muchas familias hicieron hace un mes a este santuario, invocamos la materna protección de la Virgen de Pompeya sobre todos los núcleos familiares del mundo, pesando ya en el VI Encuentro Mundial de las Familias, programado en la Ciudad de México para enero de 2009.
.

Hablando en francés, añadió:

.
En este Día Mundial de las Misiones (DOMUND), nos unimos particularmente a los peregrinos reunidos en Lisieux con motivo de la beatificación de Louis y de Zélie Martin, padres de santa Teresa del Niño Jesús, la patrona de las misiones.
.

Con su vida de matrimonio ejemplar han anunciado e Evangelio de Cristo. Han vivido ardientemente su fe y la han transmitido en su familia y a su alrededor. Que su oración común sea fuente de alegría y de esperanza para todos los padres y todas las familias.
.

[Traducción del original italiano y francés por Jesús Colina
© Copyright 2008 - Libreria Editrice Vaticana]

.

.

PAX ET BONUM

.

contacto@juventutem.com.ar

martes, 14 de octubre de 2008

+ Aclaración del Motu Propio +

.
.
Está lista la Instrucción sobre el Motu Proprio
Ofrecemos la traducción de un artículo de Bruno Volpe para
Pontifex, en el cual el periodista italiano informa sobre el estado actual del Documento de aplicación de Summorum Pontificum y adelanta parte de su contenido.
.
***
.
.
La instrucción sobre la aplicación del Motu Proprio Summorum Pontificum del 7 de julio de 2007 que ha liberado la Santa Misa según el Rito Romano antiguo está lista desde hace un tiempo y ahora se encuentra bajo el examen del Papa Benedicto XVI. Lo ha sabido Pontifex, por fuentes autorizadas. El texto, firmado por el Cardenal Darío Castrillón Hoyos, Presidente de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”, será firmado con toda probabilidad por el Pontífice a fin de diciembre y publicado en los primeros días de enero del 2009. En las partes más relevantes, el Documento, indispensable después de tantos problemas aplicativos del Motu Proprio y diversas formas de verdadera rebelión de no pocos Obispos (por otro lado, oportunamente denunciados en septiembre por el Vicepresidente de Ecclesia Dei, Monseñor Perl), afronta dos temas cruciales: la interpretación de la expresión grupo estable de fieles en el interior de una parroquia ordinaria y el problema de las parroquias personales. Se había hablado incluso de indicar un número mínimo de fieles pero esta solución fue descartada.
* .
Según el documento, los fieles tradicionales presentes en una parroquia tendrán la plena protección del derecho al pedir la Misa antigua, y si el Obispo la rechazara (he aquí la novedad) afirmando que en ese lugar no hay sacerdotes capaces de celebrar según el Rito antiguo, la Comisión Ecclesia Dei enviará con autoridad a un sacerdote habilitado para aquella diócesis. En resumen, los Obispos ya no podrán negarse a priori a hacer celebrar la Misa antigua porque, en ese caso, la Comisión Ecclesia Dei mandará a un sacerdote como su delegado.
* .
En el documento se analiza, luego, el caso concreto de las parroquias personales en las cuales los tradicionales quieran celebrar la Misa de Navidad o el Triduo Pascual según el Rito antiguo, siempre en caso de ausencia de sacerdotes o prohibición del Obispo. Podría plantearse la posibilidad de escasez de sacerdotes y, también en este caso, proveerá Ecclesia Dei. La Santa Sede quiere, entonces, dar claridad definitiva sobre la aplicación del Motu Proprio y por esta razón también los poderes y las prerrogativas de la Pontifica Comisión Eclessia Dei serán mejor especificados y reforzados.
.
.
***
Texto original:
Pontifex
Traducción:
La Buhardilla de Jerónimo
Pax et Bonum
.
.
+ Clara de Asís +

sábado, 11 de octubre de 2008

+ Misa de San Pio V en Mar del Plata +


Se los invita a participar de la Santa Misa Cantada, el próximo domingo 19 de octubre a las 17 horas en la Capilla Divino Rostro, calles Almafuerte y Sarmiento, Mar del Plata.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino


jueves, 9 de octubre de 2008

+ SANTA MISA EN EL 50º ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE PÍO XII +

.

.

jueves 9 de octubre de 2008
.
SANTA MISA EN EL 50º ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE PÍO XII

.
"Abandonarse en las manos misericordiosas de Dios: fue esta la actitud que cultivò constantemente este mi venerado Predecesor, último de los Papas nacidos en Roma y perteneciente a una familia ligada durante muchos años a laSanta Sede".

.

.
"En Alemania, donde desarrolló el cargo de Nuncio Apostólico, primero en Mónaco de Baviera y después en Berlín hasta el 1929, dejó detrás de sí una grata memoria , sobre todo por haber colaborado con Benedicto XV en el intento de detener "la inútil matanza" de la Gran Guerra, y por haberse ocupado desde su lugar del peligro constituído por la mosntruosa ideología nacionalsocialista con su perniciosa raíz antisemita y anticatólica".

.

.
Creado Cardenal en diciembre de 1929, y siendo poco después Secretario de Estado, durante nueve años fue fiel colaborador de Pío XI, en una época caracterizada por los totalitarismos: el fascismo, el nazismo y el comunista soviético, condenados respectivamente en las Encíclicas Non abbiamo bisogno, Mit Brennender Sorge y Divini Redemptoris".

.
.
"La Palabra de Dios se hace luz en su camino, un camino en el cual el Papa Pacelli tuvo que consolar a los desplazados y perseguidos, tuvo que enjugar las lágrimas de dolor y el llanto de las innumerables víctimas de la guerra. Solamente Cristo es la verdadera esperanza del hombre; sólo confiando en Él el corazón humano puede abrirse al amor que vence al odio.
.

.
Esta conciencia acompañó a Pío XII en su ministerio de Sucesor de Pedro, ministerio iniciado cuando se espesaban sobre Europa y sobre el resto del mundo las nubes amenzadoras de un nuevo conflicto mundial, que él trató de evitar de todos los modos: "Imminente es el peligro, pero todavía hay tiempo. Nada se pierde con la paz. Todo puede serlo con la guerra", había gritado en su radiomensaje del 24 agosto de 1939 (AAS, XXXI, 1939, p. 334)".
.
"La guerra puso en evidencia el amor que sentía por su "querida Roma", amor testimoniado en la intensa obra de caridad que promovió en defensa de los perseguidos, sin distinción alguna de religión, de etnia, de nacionalidad, de pertenencia política. Cuando, ocupada la ciudad, él fué respetuosamente aconsejado de abandonar el Vaticano para ponerse a salvo, idéntica y decidida fué siempre su respuesta: "No dejaré Roma ni mi puesto, aunque debiese morir" (cfr Summarium, p.186).
.
.
Los familiares y otros testimonios refirieron de las privaciones de alimento , calefacción, ropa, comodidad, a los cuales se sometió voluntariamente para compartir las condiciones de la gente duramente provada por los bombardeos y las consecuencias de la guerra (cfr A. Tornielli, Pio XII, Un uomo sul trono di Pietro). ¿Y cómo olvidar el radiomensaje natalicio de diciembre de 1942? Con voz rota por la commoción deplorò la situación de los "centenares de miles de personas, las cuales, sin ninguna culpa propia, sólo por razones de nacionalidad o de estirpe, son destinados a la muerte o a un progresivo deterioro" (AAS, XXXV, 1943, p. 23), con una clara referencia a las deportaciones y al exterminio perpetrado contra los hebreos.
.






.
A menudo actuando en modo secreto y silencioso porque, a la luz de la situaciones concretas de aquél complejo momento histórico, el intuía que sólo de este modo se podía evitar lo peor y salvar el más grande número posible de hebreos. .
.
Por estas intervenciones suyas, numerosas y unánimes muestras de gratitud le fueron manifestadas al fin de la guerra, como en el momento de la muerte, por las más altas autoridades del mundo hebreo, como por ejemplo , de la Ministra de Exteriores de Israel Golda Meir, que así escribió: "Cuando el martirio más espantoso ha golpeado nuestro pueblo, durante los diez años de terror nazi, la voz del Pontífice fue elevada a favor de la víctimas", concluyendo con conmoción: "Nosotros lloramos la pérdida de un gran servidor de la paz".

.

.
.
"Tantísimos fueron sus discursos, las alocuciones y mensajes que dirigió a los científicos, médicos, esponentes de las categorías profesionales más diversas, algunos de los cuales conservan todavía hoy una extraordinaria actualidad y continúan siendo punto de referencia seguro.
.

.
Pablo VI, que fue su fiel colaborador durante muchos años, lo describe como un erudito, un atento estudioso, abierto a las modernas vias de la búsqueda y de la cultura, siempre con firme y coherente fidelidad tanto a los principios de la racionalidad humana, como al intangible depósito de la verdad de la fe".
.

.
"Queridos hermanos y hermanas mientras rezamos para que prosiga felizmente la causa de beatificación del Siervo de Dios Pío XII, es bello recordar, que la santidad fué su ideal , un ideal que no dejó de proponer a todos. Por ello dió impulso a las causas de beatificación y canonización de personas pertenecientes a pueblos diversos, representantes de todos los estados de vida, funciones y profesiones, reservando amplio espacio a las mujeres.

.

.

Mismo María, la Mujer de la salvación, él la mostró a la humanidad como signo de segura esperanza proclamando el dogma de la Asunción durante el Año Santo de 1950. En este nuestro mundo que, como entonces, está agobiado de preocupaciones y angustiado por su futuro; en este mundo, donde, más que entonces, el alejamiento de muchos de la verdad y de la virtud sugiere escenarios privados de esperanza, Pio XII nos invita a volver la mirada hacia Maria asumpta en la gloria celeste.

.

.

Nos invita a invocarla confiados, para que nos haga apreciar siempre más el valor de la vida en la tierra y nos ayude a volver la mirada hacia la verdadera meta a la que todos estamos destinados: aquella vida eterna que, como asegura Jesús, posee ya quien escucha y sigue su palabra. Amen!"

.

.

Fuente: (Publicado por Fraternidad de Cristo Sacerdote y Santa María Reina) http://santa-maria-reina.blogspot.com/2008/10/santa-misa-en-el-50-aniversario-de-la.html
.

Pax et Bonum

+ Clara de Asís +

Contacto@juventutem.com.ar


miércoles, 8 de octubre de 2008

+ Mensaje de Benedicto XVI al Patriarca Ruso Alejo II +

.

.


Fuente: http://www.zenit.org/article-28668?l=spanish


.

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 6 de octubre de 2008 (ZENIT.org) Ofrecemos a continuación el texto íntegro del mensaje autógrafo del Papa Benedicto XVI al Patriarca de Moscú, Alejo II, entregado en la capital rusa por el cardenal Crescenzio Sepe, arzobispo de Nápoles, en visita oficial a Rusia, el pasado 1 de octubre. El original inglés se publicó en el diario vaticano L'Osservatore Romano, en su edición del pasado 4 de octubre.

.
A Su Santidad Alejo II, Patriarca de Moscú y de Todas las Rusias
.
La vista de Su Eminencia el cardenal Crescenzio Sepe, arzobispo de Nápoles, me ofrece la ocasión de hacer llegar a Su Santidad mis cordiales y fraternos saludos en el Señor. Siento un profundo afecto por todos los hermanos Ortodoxos, y me siento particularmente cercano a ellos en estos días recientes en el conflicto que ha causado un significativo sufrimiento a pueblos tan queridos para mí.
.
Nunca dejo de ofrecer oraciones diariamente por la paz, pidiendo al Señor que los llamamientos de Su Santidad para que termine toda hostilidad por el bien de las naciones sea escuchado.
.
La Fe en nuestro Señor Jesucristo es un vínculo que une los corazones en un modo profundo, y nos invita a todos a reforzar nuestro compromiso de manifestar al mundo un testimonio compartido de convivencia en el respeto y la paz.
.
Nuestros tiempos, marcados tan a menudo por el conflicto y el dolor , hacen cada vez más necesario apresurar el camino hacia la unidad plena entre todos los discípulos de Cristo, para que el gozoso mensaje de la salvación se extienda a toda la humanidad.
.
Invocando sobre Su Santidad la protección maternal de María Madre de Dios, para que ella le guarde lleno de salud y le asista en su ministerio diario, le renuevo la seguridad de mi fraterna y sincera consideración.
.
.

En el Vaticano, 22 de septiembre de 2008
[Traducción del original en inglés por Inma Álvarez]
.

¿Quien fue San Gennaro?

.

.

San Gennaro, patrono de Nápoles, es un santo y mártir para las iglesias católica y ortodoxa. Fue obispo de Benevento (en la región de Campania, Italia) en el siglo III y, de acuerdo con la tradición, se llamaba Prócolo y pertenecía a la familia patricia de los Ianuarii.
.

Fue condenado a muerte durante las persecuciones a los cristianos del emperador romano Diocleciano.Es menos usual (aunque más cerca de la etimología) la grafía «san Jenaro».

.

En el año 305, durante la persecución de Diocleciano y Maximiano (la última que sufrió la Iglesia hasta la paz de Constantino), Gennaro —siendo obispo de Benevento— es encarcelado, junto con los amigos que le acompañan, por los soldados del gobernador de la ciudad, que lo reconocen en el camino cuando se dirige a visitar a un diácono llamado Festo que estaba en la cárcel.

.
Sus captores intentan convencerlo para que reniegue de su fe, pero al no conseguirlo le introducen en un horno de donde sale sin daño alguno, sin que ni siquiera sus ropas sufran el rigor del fuego.

.

Al día siguiente, junto con el diácono y otros cristianos, es trasladado al anfiteatro, donde son echados a las fieras, las cuales no les atacan y se echan a los pies de Gennaro como si de mansas ovejas se trataran.

.
Finalmente, ante tales hechos, deciden llevarlo con los demás cristianos a la plaza Vulcana para ser decapitados. Con él fueron martirizados los diáconos Sosio, Próculo Januarii y Festo y también quienes hubiesen recibido el sacramento del orden del lectorado Desiderio, Eutiquio y Acucio.

.

El milagro de la Sangre

.


.

La fama de que goza San Gennaro se debe a un hecho, considerado milagro por la Iglesia, que se obra todos los años en Nápoles el 19 de septiembre, aniversario de su muerte.

.

El hecho, que según la tradición se produce desde hace 400 años, consistente en la licuefacción de la sangre del santo.

.

Ese día, un sacerdote expone en el altar de forma solemne, frente a una urna que contiene la cabeza del santo, una ampolla del tamaño aproximado de una pera que contiene su sangre solidificada.

.

Los presentes empiezan a rezar y la sangre, normalmente sólida y de color negruzco, se vuelve líquida y rojiza y aumenta su volumen.

.

Otros casos de licuefacción de sangre son los de San Charbel Makhlouf (en el Líbano) y San Pantaleón (en el Monasterio de la Encarnación, Madrid).

.

En Nápoles, a san Gennaro se le atribuye no solo este milagro sino también el haber librado a la ciudad en diferentes oportunidades de las erupciones del volcán Vesubio.
.

Pax et Bonum

.

+ Clara de Asís +

contacto@juventutem.com.ar

martes, 7 de octubre de 2008

+ In memoriam Pius XII +

.
.
Amablemente, Don Rodolfo Vargas Rubio, nos acercó información sobre una serie de eventos preparados para conmemorar al gran Papa Pio XII. Es importante recordar que siempre estuvo entre sus sucesores la voluntad de elevarlo a los Altares, pero una fuerte campaña de prensa con marcada intencionalidad política causó sucesivas posposiciones, que probablemente están por encontrar su fin.
.
En todo el mundo la fama de santidad de aquel Pontifice está floreciendo en testimonios y actos conmemorativos. Los que se celebrarán en nuestro país, tendrán como eje la Ciudad de la Plata:

.

PROGRAMA DE HOMENAJES

..
Jueves 9 de Octubre

18 hs.: Inauguración de una muestra gráfica sobre la vida y pontificado del Siervo de Dios Pio XII.

20 hs.: Prof. Juan José Alonso Grela“Pío XII. Imagen de un santo de su tiempo”.
.
Viernes 10 de Octubre
.
18 hs.: Proyección del documental“Congreso Eucarístico Internacional de 1934”
20 hs.: Proyección del documental“Pastor Angelicus”
.
Viernes 17 de Octubre
.
20 hs.: Sra. Marta Olivero“La revolución anticristiana, a la luz del magisterio de Pío XII”
.
Viernes 24 de Octubre

20 hs.: Dr. Mario Caponnetto“Pío XII y la moral médica: un pensamiento precursor”
.
Viernes 31 de Octubre

20 hs.: R. P. Fr. Gustavo del Santísimo Sacramento, cap. r.“Pío XII y los grupos de oración”

PAX ET BONUM

domingo, 5 de octubre de 2008

+ Homilía del Papa Benedicto XVI en el Sínodo de Obispos +

.

.

ROMA, domingo, 5 octubre 2008 (ZENIT.org).- Publicamos la homilía que pronunció en la mañana de este domingo Benedicto XVI durante la celebración eucarística de inauguración del Sínodo de los Obispos sobre la Palabra que presidió en la Basílica de San Pablo Extramuros.
.
* * *
Venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio,
queridos hermanos y hermanas:

.
La primera lectura, tomada del libro del profeta Isaías, así como al página del Evangelio según Mateo, han propuesto a nuestra asamblea litúrgica una sugerente imagen alegórica de la Sagrada Escritura: la imagen de la viña, de la que hemos ya escuchado hablar en los domingos precedentes. La perícopa inicial de la narración evangélica hace referencia al "cántico de la viña", que encontramos en Isaías. Se trata de un canto situado en el contexto otoñal de la vendimia: una pequeña obra maestra de la poesía judía, que debía resultar sumamente familiar a quienes escuchaban a Jesús, y de la que --como en otras referencias de los profetas (Cf. Oseas 10,1; Jeremías 2,21; Ezequiel 17,3-0; 19,10-14; Salmos 79,9-17)-- se comprendía que la viña hacía referencia a Israel. Dios dedica a su viña, al pueblo que ha escogido, los mismos cuidados que un esposo fiel ofrece a su esposa (cfr Ezequiel 16,1-14; Efesios 5,25-33).

.

.
La imagen de la viña, junto a la de las bodas, describe por tanto el proyecto divino de la salvación, y se presenta como una conmovedora alegoría de la alianza de Dios con su pueblo. En el Evangelio, Jesús retoma el cántico de Isaías, pero lo adapta a quienes le escuchan y a la nueva hora de la historia de la salvación. No se fija tanto en la viña, sino más bien en los viñadores, a quienes los "servidores" del dueño piden, en su nombre, el arrendamiento. Los servidores son maltratados e incluso asesinados. ¿Cómo no pensar en las vicisitudes del pueblo elegido y en la suerte reservada a los profetas enviados por Dios? Al final, el propietarios de la viña hace un último intento: manda a su propio hijo, convencido de que al menos a él le escucharán. Sin embargo, sucede lo contrario: los viñadores le matan porque es su hijo, es decir, el heredero, convencidos de apoderarse fácilmente de la viña. Nos encontramos, por tanto, ante un salto de calidad frente a la acusación de violación de la justicia social, como se puede ver en el cántico de Isaías. Aquí vemos con claridad cómo el desprecio por la orden impartida por el dueño se convierte en desprecio de él: no es simple desobediencia a un precepto divino, es un verdadero rechazo de Dios: aparece el misterio de la Cruz.

.

.
La denuncia de esta página evangélica interpela a nuestra manera de pensar y actuar. No habla sólo de la "hora" de Cristo, del misterio de la Cruz en aquel momento, sino de la presencia de la Cruz en todos los tiempos. Interpela, de manera especial, a los pueblos que han recibido el anuncio del Evangelio. Si contemplamos la historia, nos vemos obligados a constatar con frecuencia la frialdad y la rebelión de cristianos incoherentes. Como consecuencia, Dios, si bien nunca abandona su promesa de salvación, ha tenido que recurrir al castigo. En este contexto, el pensamiento se dirige espontáneamente al primer anuncio del Evangelio del que surgieron comunidades cristianas, en un primer momento florecientes, que después desaparecieron y que hoy sólo son recordadas por los libros de historia. ¿No podría suceder lo mismo en nuestra época? Naciones que en un tiempo tenían una gran riqueza de fe y vocaciones ahora están perdiendo su identidad, bajo la influencia deletérea y destructiva de una cierta cultura moderna. Hay quien, habiendo decidido que "Dios ha muerto", se declara a sí mismo "dios", considerándose el único agente de su propio destino, el propietario absoluto del mundo.

.

.
Desembarazándose de Dios, al no esperar de Él la salvación, el hombre cree que puede hacer lo que quiere y ponerse como la única medida de sí mismo y de su acción. Pero cuando el hombre elimina a Dios de su horizonte, cuando declara que Dios ha "muerto", ¿es verdaderamente feliz? ¿Se hace verdaderamente más libre? Cuando los hombres se proclaman propietarios absolutos de sí mismos y únicos dueños de la creación, ¿pueden verdaderamente construir una sociedad en la que reinen la libertad, la justicia y al paz? ¿O no sucede más bien --como lo demuestran cotidianamente las crónicas-- que se difunden el poder arbitrario, los intereses egoístas, la injusticia y el abuso, la violencia en todas sus expresiones? Al final el hombre se encuentra más solo y la sociedad más dividida y confundida.

.

.
Pero en las palabras de Jesús hay una promesa: la viña no será destruida. Mientras abandona a su destino a los viñadores infieles, el dueño no abandona a su viña y la confía a otros servidores fieles. Esto indica que, si bien en algunas regiones la fe se debilita hasta extinguirse, siempre habrá otros pueblos dispuestos a acogerla. Precisamente por este motivo Jesús, citando el Salmo Salmo 117 [118] --"La piedra que desecharon los arquitectos es ahora piedra angular" (versículo 22)--, asegura que su muerte no será la derrota de Dios. Tras su muerte, no permanecerá en la tumba, es más, precisamente lo que parecerá un fracaso total, será el inicio de una victoria definitiva. A su dolorosa pasión y muerte le seguirá la gloria de la resurrección. La viña seguirá entonces dando uva y será arrendada por el dueño "a otros labradores que le paguen los frutos a su tiempo" (Mateo 21,41).

.

.
La imagen de la viña, con sus implicaciones morales, doctrinales y espirituales, volverá en el discurso de la Última Cena, cuando al despedirse de los apóstoles, el Señor dirá: "Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador.Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto" (Juan 15,1-2). A partir del acontecimiento pascual, la historia de la salvación experimentará, por tanto, un giro decisivo, y los protagonistas serán esos "nuevos labradores" que, injertados como brotes en Cristo, verdadera vid, llevará frutos abundantes de vida eterna (Cf. Colecta de la liturgia de este domingo). Entre estos "labradores" nos encontramos también nosotros, injertados en Cristo, quien quiso convertirse Él mismo en la "verdadera vid". Pidamos al Señor, quien nos entrega su sangre, a sí mismo, en la Eucaristía, que nos ayude a "dar fruto" para la vida eterna y para nuestro tiempo.

.

.
El consolador mensaje que recogemos de estos textos bíblicos es la certeza de que el mal y la muerte no tienen la última palabra, sino que al final Cristo vence. ¡Siempre! La Iglesia no se cansa de proclamar esta Buena Nueva, como sucede también hoy, en esta basílica dedicada al apóstol de las gentes, quien se convirtió en el primero en difundir el Evangelio en grandes regiones de Asia Menor y Europa. Renovaremos significativamente este anuncio durante la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que tiene por tema: "La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia". Quisiera saludaros con afecto cordial a todos vosotros, venerados padres sinodales, y a quienes participáis en este encuentro como expertos, auditores e invitados especiales. Acojo también con alegría a los delegados fraternos de otras iglesias y comunidades eclesiales. Al secretario general del Sínodo de los Obispos y a sus colaboradores les expreso el reconocimiento de todos por el comprometedor trabajo que han realizado en estos meses y por el cansancio que les espera en las próximas semanas.

.


.

Cuando Dios habla, siempre exige una respuesta; su acción de salvación exige la cooperación humana; su amor espera ser correspondido. Que no suceda nunca, queridos hermanos y hermanas, lo que narra el texto bíblico sobre la viña: "Esperó que diese uvas, pero dio agraces" (Cf. Isaías 5,2). Sólo la Palabra de Dios puede cambiar profundamente el corazón del hombre, por eso es importante que entremos en una intimidad cada vez mayor con ella tanto cada uno de los creyentes como las comunidades. La asamblea sinodal dirigirá su atención a esta verdad fundamental para la vida y la misión de la Iglesia. Alimentarse de la Palabra de Dios es para ella su primera y fundamental tarea. De hecho, si el anuncio del Evangelio constituye su razón de ser y su misión, es indispensable que la Iglesia conozca y viva lo que anuncia, para que su predicación sea creíble, a pesar de las debilidades y las pobrezas de los hombres que la conforman. Sabemos, además, que el anuncio de la Palabra, siguiendo a Cristo, tiene como contenido el Reino de Dios (Cf. Marcos 1,14-15), pero el Reino de Dios es la misma persona de Jesús, que con sus palabras y obras ofrece la salvación a los hombres de todas las épocas. En este sentido es interesante la consideración de san Jerónimo: "Quien no conoce las Escrituras, no conoce la potencia de Dios ni su sabiduría. Ignorar las Escrituras significa ignorar a Cristo" (Prólogo al comentario del profeta Isaías: PL 24,17).

.

.
En este Año Paulino escucharemos resonar con particular urgencia el grito del apóstol de las gentes: "¡ay de mí si no predicara el Evangelio!" (1 Corintos 9,16); grito que para cada cristiano se convierte en una invitación insistente a ponerse al servicio de Cristo. "La mies es mucha" (Mateo 9,37), repite también hoy el Maestro divino: muchos todavía no le han encontrado y están en espera del primer anuncio de su Evangelio; otros, a pesar de que han recibido una formación cristiana, han perdido el entusiasmo y sólo mantienen un contacto superficial con la Palabra de Dios; otros se han alejado de la práctica de la fe y tienen necesidad de una nueva evangelización. No faltan, además, personas de recta conciencia que se plantean preguntas esenciales sobre el sentido de la vida y de la muerte, preguntas a las que sólo Cristo puede ofrecer respuestas convincentes. Se hace entonces indispensable el que los cristianos de todo continente estén dispuestos a responder a quien pida razón de la esperanza que les habita (Cf. 1 Pedro 3,15), anunciando con alegría la Palabra de Dios y viviendo sin compromisos el Evangelio.

..
Venerados y queridos hermanos, que el Señor nos ayude a plantearnos juntos, durante las próximas semanas de las sesiones sinodales, cómo hacer cada vez más eficaz el anuncio del Evangelio en nuestro mundo. Todos experimentamos la necesidad de poner en el centro de nuestra vida la Palabra de Dios, de acoger a Cristo como nuestro único Redentor, como Reino de Dios en persona, para hacer que su luz ilumine a todos los ámbitos de la humanidad: desde la familia hasta la escuela, desde la cultura hasta el trabajo, desde el tiempo libre hasta los demás sectores de la sociedad y de nuestra vida. Al participar en la celebración eucarística, experimentamos cada vez más el íntimo lazo que se da entre el anuncio de la Palabra de Dios y el Sacrificio eucarístico: es el mismo Misterio que se nos ofrece a nuestra contemplación. Por este motivo "la Iglesia -como subraya el Concilio Vaticano II-- ha venerado siempre las Sagradas Escrituras al igual que el mismo Cuerpo del Señor, no dejando de tomar de la mesa y de distribuir a los fieles el pan de vida, tanto de la palabra de Dios como del Cuerpo de Cristo, sobre todo en la Sagrada Liturgia" (Dei Verbum, 21)

.

.
Con razón el Concilio concluye: "Como la vida de la Iglesia recibe su incremento de la renovación constante del misterio Eucarístico, así es de esperar un nuevo impulso de la vida espiritual de la acrecida veneración de la palabra de Dios que 'permanece para siempre'" (Dei Verbum, 26).
Que el Señor nos permita acercarnos con fe a la doble mesa de la Palabra y del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Que nos alcance este don María Santísima, quien "guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón" (Lucas 2,19). Que ella nos enseñe a escuchar las Escrituras y a meditarlas en un proceso interior de maduración, que nunca separe la inteligencia del corazón. Que nos ayuden también los santos, en particular el apóstol Pablo, a quien estamos descubriendo cada vez más este año como intrépido testigo y heraldo de la Palabra de Dios.

.

¡Amén!
.

[Traducción del original italiano realizada por Jesús Colina
© Copyright 2008 - Libreria Editrice Vaticana]
.

Fotos: http://www.newliturgicalmovement.org/

Videos: www.gloria.tv

.

Pax et Bonum!

.

Contacto@juventutem.com.ar

sábado, 4 de octubre de 2008

+ Mes del Santo Rosario +



La Santa Madre Iglesia dedica especialmente el mes de octubre, al rezo del Santo Rosario. Los Sumos Pontífices, han recomendado vivamente esta práctica de piedad y la han enriquecido con numerosas indulgencias.


Millares de almas, a lo largo de los siglos, han recurrido a la Madre de Dios mediante el Santo Rosario, para implorar su intercesión. Infinidad de testimonios, aseguran los milagros obrados y los favores obtenidos por medio de él.


El Santo Rosario parece llegar al mismo interior del Corazón de la Virgen. No podía ser de otro modo, siendo ella misma la autora de esta oración. Ella en persona, le indicó a Santo Domingo de Guzmán como rezarlo. El Rosario, es fruto de amor del Corazón Inmaculado de María.


El Rosario, es asemejado a una corona de rosas que se ofrece a Nuestra Señora. Es, pues una manera simple de honrarla. En una palabra, es un “regalo” a la Virgen Santísima. Pero visto de otro modo, el Santo Rosario, es un “regalo” de ella, para sus hijos. Es el medio poderoso para implorar el auxilio celestial.


¡Que gran amor el de la Virgen!¡Que bondad inmensa! No solo se contenta con interceder por nosotros, sino que hasta nos indica el mejor medio para rogarle. Por decirlo de algún modo, nuestra Señora, en un acto de inmensa humildad, nos ha revelado “su punto débil”. Los recuerdos de los Misterios de la Vida de su Hijo.


María Santísima, desde su aparición a Santo Domingo de Guzmán, no ha dejado de recomendar el rezo del Santo Rosario. En Lourdes y Fátima, ha vuelto a recordárnoslo. El Rosario es sin duda, aquel remedio que una Madre acongojada brinda a sus hijos enfermos por el pecado.


Recemos pues el Santísimo Rosario, sobre todo durante este mes. Desagraviemos el Corazón de Santa María dolorido por nuestros pecados. Roguemos por la conversión de todos los hombres y por la extirpación de las herejías, que no dejan de afligir a la Iglesia de Jesucristo.



Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

contacto@juventutem.com.ar