Archivos del blog

viernes, 28 de noviembre de 2008

+ Las propiedades de la Santa Misa +

.
.
Las gracias qué alcanza la persona que oye la Santa Misa devotamente son estas:
.
Primera: Quien celebra la misa ora especialmente por quien la oye.

Segunda: Oyendo la misa se goza de maravillosa compañía, porque en la misa está Jesucristo, tan grande como en el árbol de la cruz, y por concomitancia está también la divinidad, la Trinidad santa.
..
Además, está en compañía de los ángeles santos. Y, según escribe un doctor, en el lugar en donde se celebra el santo sacrificio de la misa hay muchos santos) y santas, especialmente por aquello: Son vírgenes que siguen al Cordero doquiera que va (Apoc., 14, 4.).
.
Tercera gracia: que alcanza la persona que oye devotamente la misa: Que le ayuda en los trabajos y negocios.
.
Se lee de un caballero, que tenía costumbre de oír misa sumido en gran devoción, que cierta vez salió del mar con sus compañeros y estaba preparándose en una capilla para oír misa.
.
Los compañeros le anunciaron que la nave iba a darse a la vela y que se diese prisa. El caballero contestó que primero quería oír misa. Por lo cual le dejaron en tierra v partió la nave) Después de haber oído la misa, el caballero se durmió, y cuando despertó se halló en su propia tierra.
.
.
Después de muchos días llegaron los de la nave, y se maravillaron al verlo.Y de otros casos se leen cosáis maravillosas.
.
Además, la persona que oye misa disgusta mucho al diablo; pues interroga­do cierta vez qué era lo que más le desagradaba contestó que tres cosas: los sermones, es decir, la palabra de Dios, la misa y la penitencia.
.
Cuarta gracia: que alcanza la persona que oye misa devota­mente: Que será iluminada en las cosas que ha de discernir y determinar por su inteligencia.
.
Se dice de San Buenaventura, de la Orden de frailes menores, que ayudaba las misas frecuentemente y con harta devoción. Y un día, sirviendo la misa, Santo Tomás de Aquino vio una lengua de fuego sobre la ca­beza del dicho fray Buenaventura, el cual, de entonces en ade­lante tuvo ciencia infusa.
.

Quinta gracia: Que la persona que oye misa devota y benignamente, no morirá ese día de desgracia ni sin confesión.

Sexta gracia: Que en su muerte estarán presentes tantos santos cuántas misas haya oído devotamente.

Dice San Jeróni­mo que a las almas por las que está obligado a orar el que oye la misa -su padre, su madre, sus parientes y bienhechores-, durante el espacio de tiempo en que oye la misa, les serán atenuadas las penas del purgatorio.
..
Dice San Ambrosio que des­pués que la persona haya oído la misa, todo lo que coma en aquel día hará más provecho a su naturaleza que si no hubiese oído la misa.
..
Si la mujer en estado oye la misa, dará a luz sin gran trabajo, si lo hiciere en aquel día.
.
San Agustín escribe en el libro De civitate Dei que a la persona que oye misa devotamente nuestro Señor le dará en ese día las cosas necesarias.
.
La segunda gracia que tendrá es que sus palabras vanas le serán perdonadas.
.
Tercera, que aquel día no perderá ningún pleito.
.

Cuarta, que mientras oye la misa no envejece ni se debilita su cuerpo.
.
Quinta, que si muere en ese día la misa le valdrá tanto como si hubiese comulgado.
.
Sexta, que los pasos que da yendo y viniendo a la misa, son contados por los santos ángeles y remunerados por Dios nuestro Señor.
.
Además, más vale una misa que se oye en vida devotamente, que si después de la muerte oyera otro mil.
.
Se lee que oír misa con devoción aprovecha para remisión de los pecados y crecimiento de gracia más que otras oraciones que el hombre pueda decir o hacer, pues toda la misa es oración de nuestro Señor y Redentor Jesucristo, infinitamente dulce y piadoso, que es cabeza nuestra y todos los fieles sus miembros.
.
Dice San Gre­gorio que mientras se celebra la misa se perdonan los pecados de los muertos y de los vivos. Y San Crisóstomo escribe que vale tanto la celebración de la misa como la muerte de Jesu­cristo, por la que nos redimió de todos nuestros, pecados.
.
.
Finalmente, la salvación de la humanidad está cifrada en la celebra­ción del santo sacrificio de la misa, porque todo el esfuerzo del malvado anticristo se orientará a quitar de la santa Madre Iglesia este santo misterio, en el que se maneja el precioso cuerpo de Jesucristo, en memoria de su santa pasión, por medio de la cual los fieles cristianos de buena vida, aunque sean igno­rantes y sin ciencia, podrán ver las astucias y malicias del mal vado anticristo y de sus seguidores.
.
.
.
.
.
.

contacto@juventutem.com.ar
.

PAX ET BONUM

jueves, 27 de noviembre de 2008

El Tiempo de Adviento

.

El ADVIENTO (del latín: adventus, “advenimiento”, “llegada”), es un tiempo de preparación para el Nacimiento de Jesucristo, en Belén, y representa los cuatro mil y mas años que estuvieron los antiguos aguardando la venida del Mesías.

En nuestros tiempos, este ciclo litúrgico comienza el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés (30 de Noviembre), o sea entre el 27 de Noviembre y el 03 de Diciembre, y abarca, por lo tanto, tres semanas completas y parte de la cuarta.

La Iglesia une el pensamiento de la primera venida de Cristo a la tierra en carne mortal, con la segunda venida, al fin de los tiempos, en calidad de juez. En consecuencia, el ciclo viene a resultar una preparación a ese doble advenimiento del Redentor.

En el tiempo de Adviento, con el que se inicia el ciclo de Navidad y con el cual comienza el Año Litúrgico, dibuja en rasgos exteriores esa mezcla de luz y de sombra, de alegría y de tristeza, de angustiosa incertidumbre y de seguro bienestar. El color morado de los ornamentos, el uso moderado de los adornos florales y de los instrumentos musicales, nos reflejan esta espera y conversión del pueblo de Dios que peregrina.

En la base de la esperanza y la alegría cristiana descansa la certeza de que quien “ha de venir”, ya llega. Y con Él, el advenimiento de “un cielo nuevo y una tierra nueva”. Las dos expresiones más habituales, y que sin duda, tomaran más importancia aún en este tiempo, serán; primeramente la petición “venga tu reino” en el Padrenuestro y la aclamación “Señor mío y Dios mío” luego de la consagración.

Ambas manifestarán nuestro deseo de preparar la venida de Aquel que nacerá una vez más entre nosotros. Una sincera conversión de corazón y las practicas de las obras de misericordia serán sin duda, la mejor manera de vivir este tiempo.
.

martes, 25 de noviembre de 2008

+ El sentido del pontificado de Benedicto XVI +

..
*
Ofrecemos nuestra traducción de una interesante entrevista al Abad Michael John Zielinski, Vicepresidente de las Comisiones Pontificias de Arqueología Sacra y para el Patrimonio Cultural de la Iglesia, que ha sido publicada en la revista italiana Radice Cristiani.
.

* * *
.
Hombre de profunda cultura y de notables dotes humanas, el abad Michael John Zielinski ha sido llamado poco más de un año atrás, directamente por voluntad del Santo Padre, al cargo de Vicepresidente de la Pontificia Comisión para el Patrimonio Cultural de la Iglesia y de Vicepresidente de la Pontificia Comisión de Arqueología Sacra. Americano de nacimiento pero de familia polaca, ingresó siendo muy joven en la orden de los Benedictinos Olivetanos y fue ordenado sacerdore en 1977 en Florencia. En diciembre de 2003 fue elegido abad de la abadía Nuestra Señora de Guadalupe en New Mexico (Estados Unidos), encargo que mantuvo hasta mayo de 2007. A él le hemos formulado algunas preguntas sobre el pontificado de Benedicto XVI.
*
Excelencia, a menudo se escucha decir que el Santo Padre Benedicto XVI está imprimiendo una transformación muy profunda en la vida de la Iglesia, lo que es muy criticado por algunos y alabado por otros. ¿Cuál es su opinión?
.
Son muchos los que consideran hoy que el Papa Benedicto XVI ha dado inicio a una reforma en el seno de la Iglesia. Su atención está dirigida, sin duda, al interior de la Iglesia y a su vida espiritual.
.
Está convencido de que todo decaimiento requiere una particular conversión del mundo, un retorno al Señor de parte del pueblo de Dios. El trabajo por la justicia y la paz requiere que el corazón de los católicos sea educado y formado en el conocimiento y en la práctica de la totalidad de la fe.
.
De hecho, ser un cristiano hoy quiere decir tener una percepción de la realidad radicalmente nueva. Quiere decir considerar la vida un don y corresponder donándose uno mismo a los otros.
.
El conocimiento y la práctica verdadera de la totalidad de la fe, además de la realización de nuestros principios cristianos de caridad y unidad tal como lo pide el Magisterio de la Iglesia, es lo que hace del pueblo de Dios la sal de la tierra y la luz del mundo, creando una cultura de la vida y una civilización del amor.
.
El Papa es consciente de los problemas que se perfilan en el horizonte y conoce su complejidad. El tiempo pasa velozmente y por eso exhorta vivamente al pueblo de Dios y a los hombres de buena voluntad a dirigirse al Señor, a tener a Cristo como única prioridad de la vida.
.
La reforma espiritual que el Papa Benedicto XVI ha iniciado se funda en la verdad de que la íntima relación con Dios no se realiza en un amor exclusivamente afectivo, sentimental, sino que debe ser mucho más, debe crear un nuevo hombre en nosotros.
.
Vivir en la presencia de Dios transforma nuestras existencias, y el amor verdadero nos lleva a querer hacer la voluntad del Padre. Nuestro modo de ver el mundo y la realidad cotidiana se transforman, se convierten y realizan el mandamiento nuevo “ama al prójimo como a ti mismo”, una perspectiva que tiende a ayudar a los más débiles y desafortunados pero siempre en el nombre del Señor.
.
Es una perspectiva de fe capaz de reconocer al Hijo del hombre en el hermano y de proponer la esperanza en la Providencia divina. Así, si verdaderamente buscamos unirnos nosotros mismos a Cristo, el Espíritu Santo nos donará aquel conocimiento que supera todo otro conocimiento, aquella gracia que sólo Cristo puede donar al mundo, con el objetivo de la salvación de la humanidad.
*
Ciertamente, el Papa es bien consciente de los problemas que afligen al mundo moderno y de la crisis profunda de nuestra sociedad. Precisamente en la Misa de comienzo de su Pontificado habló de lo dramático del “desierto” exterior e interior en el cual vive el hombre de hoy. ¿Se puede trazar un balance después de tres años de Pontificado?

.
.
El Ministerio Petrino de Benedicto XVI se ubica en un momento muy complejo y difícil para la historia de la humanidad. El Papa ha denunciado, ya desde el comienzo de su pontificado, la secularización y la dictadura del relativismo.
.
También en la Europa cristiana podemos observar el poder laico convertirse en laicista, mientras intenta cancelar los fundamentos de la cultura misma del continente. Primero han buscado eliminar a Dios, que es imposible; ahora están buscado eliminar al hombre y esto, por desgracia, es posible.
.
En la actual “guerra cultural”, hay un intento de demoler y reescribir la historia: las reacciones y las distorsiones del discurso de Ratisbona son muy significativas al respecto. Pero quizás la cuestión debe ser puesta en otros términos: el hombre es un problema privado de soluciones humanas y sólo Dios puede salvarlo, y esto quiere decir también salvarlo de sí mismo. El mundo y la humanidad tienen, de hecho, necesidad de Dios, tienen necesidad de escuchar la verdad y de ver claramente el camino que conduce a la verdad.
.
Esta necesidad inalienable nos es dada por Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida. No quisiera exagerar diciendo que el Santo Padre está conduciendo a la Iglesia hacia un Catolicismo post-liberal. Él no sólo es consciente sino que representa él mismo la radical modernidad de Jesucristo.
.
Su magisterio es una gran meditación y una enseñanza del gran himno cristológico que se encuentra en la Carta a los Colosenses: “Todo fue creado por medio de él y para él. Él existe antes que todas las cosas y todo subsiste en él.” (Col. 1, 16-17).
.
Pero en lugar de buscar a Dios, el hombre moderno parece embriagado por los progresos de la ciencia y piensa que puede dejar de lado la dimensión sobrenatural de la vida. Nuestra época atribuye la grandeza del hombre a los descubrimientos científicos que han llevado a desarrollos tecnológicos sin comparación y considera que el progreso tiene como fin último el bienestar.
.
Este modo de juzgar la historia es evidente: la grandeza y el poder de Dios son ensombrecidos; la salvación espiritual del hombre no tiene sentido, todo se concentra en el bienestar y, para lograrlo, se deja de lado a Dios: más allá de las cosas materiales, nada existe para el hombre moderno.
.
Y así, la Iglesia se encuentra hoy con que debe hacer frente no sólo a los problemas que se derivan del ateísmo sino también a la indiferencia hacia lo sagrado.
.
El contexto del mundo moderno refuerza ese deseo de autonomía y de individualismo que se ha infiltrado en el corazón del hombre: un desierto que termina convirtiéndose no sólo en un obstáculo para el encuentro con Dios sino también para la relación entre los hombres.
.
El hombre está contra el hombre. El alejar al hombre de lo sagrado con la ilusión de hacerlo “libre” y “autónomo” se ha vuelto contra el hombre mismo. Es necesario, entonces, volver a poner a Dios en el centro del universo y aumentar nuestra fidelidad al único Señor Omnipotente.
*
Si por un lado el Papa es muy firme e intransigente al condenar el error, por otro lado es recurrente en sus discursos el tema de la “caridad”. Pero para Benedicto XVI la caridad, en cuanto virtud teologal, no tiene sólo una incidencia sobre la vida espiritual de cada creyente sino que tiene también un aspecto social. ¿Nos puede explicar mejor lo que quiere decir el Papa?
..
.
La enseñanza de Benedicto XVI respecto a la caridad se detiene, a menudo, en su dimensión social. Él enseña que para realizar la “caridad social”, como él la define, en el mundo y para el mundo, es necesario adoptar lo que él llama “una forma de vida Eucarística”. Esto significa que aquel amor que redime, y que nosotros encontramos en la Eucaristía, debería transformar nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones, y debería asumir tal dimensión que diera una impronta cristiana a todo el orden social.
.
De parte de todo miembro de la Iglesia, sea laico o eclesiástico, debería estar lo que el Santo Padre llama “coherencia Eucarística”. Se trata de un tipo de amor y de comprensión que nuestras vidas están objetivamente llamadas a encarnar.
.
La adoración agradecida a Dios no puede nunca ser un hecho puramente privado y subjetivo, sin consecuencias en nuestra relación con los otros. De hecho, sólo la coherencia eucarística puede ofrecer aquella energía y aquella savia vital que incidirán en el contexto en el cual vivimos y repercutirán en la vida social. Por último, se trata de volver al Señor y de hacer de Cristo nuestra prioridad.

.
.

* * *
Fuente:
Papa Ratzinger Blog
Traducción:
La Buhardilla de Jerónimo
* * *

contacto@juventutem.com.ar

viernes, 14 de noviembre de 2008

Mons. Bux: “Es necesario saber vencer y convencer”

*

*
Ofrecemos nuestra traducción de una interesante entrevista que el periodista Bruno Volpe ha realizado a Monseñor
Nicola Bux, consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, y posible candidato para un cargo en la Curia Romana.
.
* * *
.
“La reforma del Papa Benedicto XVI es una reforma lenta y paciente en el sentido de que nada en la vida, y especialmente en la liturgia, se impone sino que más bien se propone”: lo afirma Monseñor Nicola Bux, célebre teólogo y liturgista, desde su habitación en Bari.
.

El conocido sacerdote no lo dice pero en los Sagrados Palacios circularía su nombre para un importante cargo en la Curia. “Cuando hablo de una paciencia del Papa Benedicto XVI, lo digo en el sentido literal del término. La paciencia implica también un sufrimiento que, sin embargo, finalmente produce sus frutos”.
.

Y luego hace una comparación casi futbolística: “las personas, así como la liturgia, tienen mente y corazón. Entonces, existe una exacta correspondencia entre racionalidad y espíritu. Es necesario saber vencer y convencer…”.
*
En un reciente Congreso en Roma, usted ha hablado del valor dinámico del término tradición…
Tradición, en el verbo latino, significa llevar, transmitir. Por lo tanto, tiene un sentido dinámico. La tradición, entonces, es un concepto dinámico y no estático.
*
En el mismo Congreso, usted ha afirmado que es necesario recuperar el sentido de lo sagrado…
La liturgia implica alabar a Dios, ponerse en su presencia. Dios debe ser adorado en espíritu y en verdad: el culto debe ser espiritual y razonable al mismo tiempo. Una buena liturgia debe llevarnos al contacto con Dios y con lo sagrado.
*


¿Qué sucede, entonces, con ciertas Misas espectáculo?
Son hijas de una actitud superficial, de la Misa considerada erróneamente como entretenimiento, happening, y esto se debe a una mala comprensión de la Reforma litúrgica. Cuando la liturgia se convierte en show, el sentido de lo sagrado se escapa, desaparece.
*
Entonces, es necesario respetar el adagio “lex orandi, lex credendi”…
Ciertamente. Pero mire: nadie es dueño de la liturgia, ante Dios no podemos inventar nada y mucho menos descender a diversas formas de experimentalismo. A veces, en algunas Misas de sacerdotes creativos, se ven cosas simpáticas, si se quiere, pero que no tienen nada que ver con la liturgia y el sentido de lo sagrado. Si se quiere improvisar o dar espacio a la expresividad folklorista, existe la piedad popular. En resumen, considero que ciertos gestos como el arrodillarse, el estar de pie, y así sucesivamente, son gestos bíblicos y nadie tiene derecho a manipular la revelación.
*
En muchas iglesias falta ahora el tabernáculo en el altar mayor, un poco como hacer una visita y no encontrar al dueño de casa…
Esto nos lleva lejos y, al mismo tiempo, cerca de la idea del sentido de lo sagrado. Nosotros casi nos molestamos ante la idea de tener al Santísimo en el centro, lo tenemos relegado en un rincón.
*
¿Por qué razones? ¿También arquitectónicas?
Yo ahora no discuto los cánones de la belleza de estilo. Digo solamente que, en las iglesias góticas, barrocas, románicas, se veía un focus, se tocaba lo divino. En muchas iglesias modernas esto falta. Los ojos del fiel antes se posaban en el Crucifijo, en algo sagrado, mientras que ahora en el centro del altar sobresale otra cosa…
*
¿Qué es lo que sobresale?
El trono del sacerdote que tapa a Dios. Como si la presencia del sacerdote fuera más importante que la de Dios. En resumen el trono del sacerdote sobresale y domina todo. Hemos llegado a la clericolatría, nos ponemos a nosotros mismos en el centro de la liturgia pero el centro de la liturgia no es el sacerdote sino Dios.
.

* * *
Fuente:
Pontifex
Traducción:
La Buhardilla de Jerónimo
* * *
PAX ET BONUM

+Santa Misa en Mar del Plata+


Se los invita a participar de la Santa Misa Cantada, según la Forma Extraordinaria del Rito Latino, el próximo domingo 16 de noviembre a las 18 horas en la capilla Divino Rostro, calles Almafuerte y Sarmiento.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

miércoles, 5 de noviembre de 2008

+ La Reforma de la reforma según Monseñor Burke +

.
*
*
Monseñor Burke, Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, ha concedido una entrevista a la revista Inside the Vatican. La última pregunta trata sobre la celebración de la Santa Misa en ambas formas del Rito Romano, y resulta interesante para conocer la opinión del prelado en relación a la reforma de la reforma.
.
* * *
.
Usted ha apoyado mucho a grupos en St Louis que deseaban hacer uso de Summorum Pontificum. Con la liberación de las restricciones en la celebración de la antigua Misa, ¿es probable que crezca el movimiento en favor de la tradición, y qué efectos es probable que esto tenga en cuanto a la reforma litúrgica?
.
.
El Papa Benedicto XVI ha hecho claras sus razones para la promulgación de Summorum Pontificum, entre las que está el enriquecimiento de la Forma Ordinaria del Rito latino por medio de la celebración de la Forma Extraordinaria.

.
Tal enriquecimiento será algo natural, dado que la Forma Ordinaria se desarrolló orgánicamente de lo que es ahora la Forma Extraordinaria. Cuanto más lleguen los fieles a apreciar la Forma Extraordinaria, tanto más llegarán a comprender la profunda realidad de cada celebración de la Santa Misa, ya sea en la Forma Extraordinaria como en la Forma Ordinaria.
.
Si entiendo al Santo Padre correctamente, con el tiempo, puede tener lugar una posterior reforma de la Sagrada Liturgia, que utilice más completamente la riqueza de la Forma Extraordinaria. La legislación dada en Summorum Pontificum, estoy convencido, fomentará grandemente la reforma litúrgica, que era la meta del Concilio Ecuménico Vaticano II.
.
* * *
Fuente:
Inside the Vatican
Traducción:
La Buhardilla de Jerónimo
* * *
.
PAX ET BONUM
contacto@juventutem.com.ar