Archivos del blog

miércoles, 6 de febrero de 2008

+ Santa Cuaresma +

..
La Cuaresma propiamente dicha empieza el primer domingo de Cuaresma, pero en cuanto ayunos y abstinencias comienza el Miércoles de Ceniza. Su objeto es preparar dignamente la celebración anual de la Pasión, Muerte y Resurreción del Salvador, tanto a los catecúmenos, haciéndolos pasar por los diversos grados de la iniciación cristiana, como a los fieles que recuerdan su llegada a ser cristianos completos por medio del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía.
.
Durante estos cuarenta días, la Iglesia se prepara para el Triduo Pascual, con una más intensa oración, con prácticas de penitencia, con exhortaciones apremiantes a la conversión, con obras de misericordia y con lecturas bíblicas y patrísticas conmovedoras, que ofrecen el Breviario y el Misal.
.
El ayuno, la oración y la limosna, serán los tres actos piadosos que guiarán a los fieles en este tiempo. Ante todo, deberá primar en cada cristiano el espíritu penitencial. Sin embargo la penitencia del tiempo cuaresmal no debe ser sólo interna e individual, sino también externa y social.
.
La liturgia pretende ser reflejo y estímulo, de esta actitud. El altar estará desprovisto de flores y adornos, el clero vestirá ornamentos morados y el órgano solo sonará para sostener el canto del pueblo fiel.
.
La imposición de la ceniza, en la Misa de este miércoles, además de exteriorizar solemnente el inicio de este Tiempo, pretende ser un signo elocuente de penitencia, para todos los cristianos. Con ella la Santa Madre Iglesia nos amonesta, recordándonos nuestra fragilidad humana, y la osadía que implica el pecado. La criatura finita e impotente, se atreve a revelarse contra el Creador Eterno y Todopoderoso. Sin dudas que, temos el grave deber de pedir perdón y misericordia, por nuestras faltas y las de los hombres de todos los tiempos.
.
¡Perdona a tu Pueblo, Señor!

..
Nichán Eduardo Guiridlian Guarino