Archivos del blog

miércoles, 8 de octubre de 2008

+ Mensaje de Benedicto XVI al Patriarca Ruso Alejo II +

.

video

.


Fuente: http://www.zenit.org/article-28668?l=spanish


.

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 6 de octubre de 2008 (ZENIT.org) Ofrecemos a continuación el texto íntegro del mensaje autógrafo del Papa Benedicto XVI al Patriarca de Moscú, Alejo II, entregado en la capital rusa por el cardenal Crescenzio Sepe, arzobispo de Nápoles, en visita oficial a Rusia, el pasado 1 de octubre. El original inglés se publicó en el diario vaticano L'Osservatore Romano, en su edición del pasado 4 de octubre.

.
A Su Santidad Alejo II, Patriarca de Moscú y de Todas las Rusias
.
La vista de Su Eminencia el cardenal Crescenzio Sepe, arzobispo de Nápoles, me ofrece la ocasión de hacer llegar a Su Santidad mis cordiales y fraternos saludos en el Señor. Siento un profundo afecto por todos los hermanos Ortodoxos, y me siento particularmente cercano a ellos en estos días recientes en el conflicto que ha causado un significativo sufrimiento a pueblos tan queridos para mí.
.
Nunca dejo de ofrecer oraciones diariamente por la paz, pidiendo al Señor que los llamamientos de Su Santidad para que termine toda hostilidad por el bien de las naciones sea escuchado.
.
La Fe en nuestro Señor Jesucristo es un vínculo que une los corazones en un modo profundo, y nos invita a todos a reforzar nuestro compromiso de manifestar al mundo un testimonio compartido de convivencia en el respeto y la paz.
.
Nuestros tiempos, marcados tan a menudo por el conflicto y el dolor , hacen cada vez más necesario apresurar el camino hacia la unidad plena entre todos los discípulos de Cristo, para que el gozoso mensaje de la salvación se extienda a toda la humanidad.
.
Invocando sobre Su Santidad la protección maternal de María Madre de Dios, para que ella le guarde lleno de salud y le asista en su ministerio diario, le renuevo la seguridad de mi fraterna y sincera consideración.
.
.

En el Vaticano, 22 de septiembre de 2008
[Traducción del original en inglés por Inma Álvarez]
.

¿Quien fue San Gennaro?

.

.

San Gennaro, patrono de Nápoles, es un santo y mártir para las iglesias católica y ortodoxa. Fue obispo de Benevento (en la región de Campania, Italia) en el siglo III y, de acuerdo con la tradición, se llamaba Prócolo y pertenecía a la familia patricia de los Ianuarii.
.

Fue condenado a muerte durante las persecuciones a los cristianos del emperador romano Diocleciano.Es menos usual (aunque más cerca de la etimología) la grafía «san Jenaro».

.

En el año 305, durante la persecución de Diocleciano y Maximiano (la última que sufrió la Iglesia hasta la paz de Constantino), Gennaro —siendo obispo de Benevento— es encarcelado, junto con los amigos que le acompañan, por los soldados del gobernador de la ciudad, que lo reconocen en el camino cuando se dirige a visitar a un diácono llamado Festo que estaba en la cárcel.

.
Sus captores intentan convencerlo para que reniegue de su fe, pero al no conseguirlo le introducen en un horno de donde sale sin daño alguno, sin que ni siquiera sus ropas sufran el rigor del fuego.

.

Al día siguiente, junto con el diácono y otros cristianos, es trasladado al anfiteatro, donde son echados a las fieras, las cuales no les atacan y se echan a los pies de Gennaro como si de mansas ovejas se trataran.

.
Finalmente, ante tales hechos, deciden llevarlo con los demás cristianos a la plaza Vulcana para ser decapitados. Con él fueron martirizados los diáconos Sosio, Próculo Januarii y Festo y también quienes hubiesen recibido el sacramento del orden del lectorado Desiderio, Eutiquio y Acucio.

.

El milagro de la Sangre

.


.

La fama de que goza San Gennaro se debe a un hecho, considerado milagro por la Iglesia, que se obra todos los años en Nápoles el 19 de septiembre, aniversario de su muerte.

.

El hecho, que según la tradición se produce desde hace 400 años, consistente en la licuefacción de la sangre del santo.

.

Ese día, un sacerdote expone en el altar de forma solemne, frente a una urna que contiene la cabeza del santo, una ampolla del tamaño aproximado de una pera que contiene su sangre solidificada.

.

Los presentes empiezan a rezar y la sangre, normalmente sólida y de color negruzco, se vuelve líquida y rojiza y aumenta su volumen.

.

Otros casos de licuefacción de sangre son los de San Charbel Makhlouf (en el Líbano) y San Pantaleón (en el Monasterio de la Encarnación, Madrid).

.

En Nápoles, a san Gennaro se le atribuye no solo este milagro sino también el haber librado a la ciudad en diferentes oportunidades de las erupciones del volcán Vesubio.
.

Pax et Bonum

.

+ Clara de Asís +

contacto@juventutem.com.ar