Archivos del blog

jueves, 30 de abril de 2009

+ Santa Misa en Mar del Plata +


Se los invita a oir la Santa Misa Gregoriana, el domingo 3 de mayo a las 17 horas en la Capilla Divino Rostro, calles Almafuerte y Sarmiento.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

martes, 28 de abril de 2009

+ Patrocinio de San José +


En el calendario gregoriano tradicional, el miércoles posterior al II Domingo después de Pascua, se celebra la Solemnidad de San José, o como es conocida popularmente el Patrocinio de San José.

Escribe el Padre Azcárate: La fiesta del 19 de marzo celebra a San José como Esposo de la Santísima Virgen, mientras que la de hoy lo aclama como Protector y Patrono de la Iglesia universal. San José que en Nazaret, guardó los dos tesoros más ricos del mundo, Jesús y María, guarda ahora con solícito amor el tesoro de la Iglesia Católica y cuanto, en torno a ella, vive y lucha por la gloria de Dios y la salvación de las almas: las Misiones, las instituciones católicas, las órdenes y congregaciones religiosas, la Acción Católica, los seminarios y noviciados. A todos alcanza la acción protectora de este ¨varón fiel y prudente, a quien el Señor puso al cuidado de su Familia¨ de Nazaret y de su Iglesia.

Transcribimos a continuación, el capítulo referente a la devoción a San José, del Directorio sobre piedad popular y liturgia, de la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos.

Dios, en su providente sabiduría, para realizar el plan de la salvación, asignó a José de Nazaret, "hombre justo" (cfr. Mt 1,19), esposo de la Virgen María (cfr. ibid.; Lc 1,27), una misión particularmente importante: introducir legalmente a Jesús en la estirpe de David de la cual, según la promesa (2 Sam 7,5-16; 1 Cro 17,11-14), debía nacer el Mesías Salvador, y hacer de padre y protector para Él.


En virtud de esta misión, san José interviene activamente en los misterios de la infancia del Salvador: recibió de Dios la revelación del origen divino de la maternidad de María (cfr. Mt 1,20-21) y fue testigo privilegiado del nacimiento de Cristo en Belén (cfr. Lc 2,6-7), de la adoración de los pastores (cfr. Lc 2,15-16) y del homenaje de los Magos venidos de Oriente (cfr. Mt 2,11); cumplió con su deber religioso respecto al Niño, al introducirlo mediante la circuncisión en la alianza de Abraham (cfr. Lc 2,21) y al imponerle el nombre de Jesús (cfr. Mt 1,21); según lo prescrito en la Ley, presentó al Niño en el Templo, lo rescató con la ofrenda de los pobres (cfr. Lc 2,22-24; Ex 13,2.12-13) y, lleno de asombro, escuchó el cántico profético de Simeón (cfr. Lc 2,25-33); protegió a la Madre y al Hijo durante la persecución de Herodes, refugiándose en Egipto (cfr. Mt 2,13-23); se dirigía todos los años a Jerusalén con la Madre y el Niño, para la fiesta de Pascua, y sufrió, turbado, la pérdida de Jesús, a sus doce años, en el Templo (cfr. Lc 2,43-50); vivió en la casa de Nazaret, ejerciendo su autoridad paterna sobre Jesús, que le estaba sometido (cfr. Lc 2,51), instruyéndolo en la Ley y en la profesión de carpintero.


A lo largo de los siglos, especialmente en los tiempos más recientes, la reflexión eclesial ha puesto de manifiesto las virtudes de san José, entre las que destacan: la fe, que en él se traduce en adhesión plena y valerosa al designio salvífico de Dios; obediencia solícita y silenciosa ante las manifestaciones de su voluntad; amor y observancia fiel de la Ley, piedad sincera, fortaleza en las pruebas; el amor virginal a María, el debido ejercicio de la paternidad, el trabajo escondido.


La piedad popular comprende la validez y la universalidad del patrocinio de san José, "a cuya atenta custodia Dios quiso confiar los comienzos de nuestra redención" y "sus tesoros más preciados". Al patrocinio de san José se confían: toda la Iglesia, que el beato Pío IX quiso poner bajo la especial protección del santo Patriarca; los que se consagran a Dios eligiendo el celibato por el Reino de los cielos (cfr. Mt 19,12): estos "en san José tienen...un modelo y un defensor de la integridad virginal"; los obreros y los artesanos, de los cuales el humilde carpintero de Nazaret se considera un especial modelo; los moribundos, porque, según una piadosa tradición, san José fue asistido por Jesús y María, en la hora de su tránsito .


La Liturgia, al celebrar los misterios de la vida del Salvador, sobre todo los de su nacimiento e infancia, recuerda con frecuencia la figura y el papel de san José: en el tiempo de Adviento; en el tiempo de Navidad, especialmente en la fiesta de la Sagrada Familia; en la solemnidad del 19 de Marzo; en la memoria del 1º de Mayo.


El nombre de san José aparece en el Communicantes del Canon Romano y en las Letanías de los Santos. En la Recomendación de los moribundos se sugiere la invocación al santo Patriarca y, en la misma circunstancia, la comunidad ora para que el alma del difunto, que ha partido ya de este mundo, encuentre su morada "en la paz de la santa Jerusalén, con la Virgen María, Madre de Dios, con san José, con todos los Ángeles y los Santos".


También en la piedad popular la veneración de san José tiene un amplio espacio: en numerosas expresiones de genuino folclore; en la costumbre, establecida al menos desde el siglo XVII, de dedicar los miércoles al culto de san José, costumbre sobre la que se desarrollan algunos ejercicios de piedad como los Siete miércoles en su honor; en las jaculatorias que brotan de los labios de los fieles;en oraciones, como la compuesta por el Papa León XIII, Ad te, beate Ioseph, que no pocos fieles recitan diariamente; en las Letanías de san José, aprobadas por san Pío X; en el ejercicio de piedad de la corona de los Siete dolores y los siete gozos de san José.


El hecho de que la solemnidad de san José (19 de Marzo) caiga en Cuaresma, en la que la Iglesia se dedica totalmente a la preparación bautismal y a la memoria de la Pasión del Señor, provoca ciertas dificultades de armonización entre la Liturgia y la piedad popular. Por lo tanto, las prácticas tradicionales del "mes de San José" se deben poner en sintonía con el tiempo litúrgico. La renovación litúrgica ha conseguido que el significado del periodo cuaresmal sea más profundo en los fieles. Con las debidas adaptaciones en las expresiones de la piedad popular, se debe favorecer y difundir la devoción a san José, teniendo siempre presente "el insigne ejemplo... que va más allá de los diversos estados de vida y se propone a toda la comunidad cristiana, sea cual sea la condición y tareas de cada fiel".

No dejemos pues de invocar su Santo Nombre en este día. Roguemos al Santo Patriarca, por el Papa, la Iglesia y nosotros mismos. Que él nos proteja y defienda contra los enemigos del alma y el cuerpo.


Nichán Eduardo Guiridllian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

lunes, 27 de abril de 2009

+ Liberanos Domina a peste +


Santa María de Guadalupe:
A ti que nos amas con especial ternura,
velas por nosotros con maternal intercesión
y nos procuras siempre tu eficaz ayuda
suplicamos tu protección y auxilio
para superar pronto esta epidemia
que ha venido a afectar nuestra nación.

Cúbrenos con tu manto,
líbranos de este mal.

Ruega por todas las autoridades
y por quienes tienen poder de decisión
para que sepan establecer medidas y prioridades
para prevenir y ayudar a toda la población,
y en particular a quienes son más vulnerables.

Concédenos prudencia y serenidad
para actuar con mucha responsabilidad
y así evitar ser contagiados o contagiar.

Socorre al personal de salud,
vela por la recuperación de los enfermos
y sé consuelo de quien se encuentran en duelo.

Madre del Verdadero Dios por quien se vive,
Tú que nos has rescatado de otras plagas,
encomiéndanos a la misericordia
de Aquel que nos sanó con Sus llagas
y nos libró de la muerte con Su Resurrección.

Enséñanos a unir nuestro dolor al Suyo
para hallarle sentido redentor
y salir de esta adversidad fortalecidos
en la fe, la esperanza y el amor.

AMÉN



+ Norberto, cardenal Ribera Carrera
Arzobispo de Mexico

lunes, 20 de abril de 2009

+ Santa Misa en Roma +


El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Cardenal Antonio Cañizares, celebrará la Santa Misa según el Rito Tradicional, mañana martes 21 de abril, a las 10 horas en la Basílica Papal de San Juan de Letrán.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

domingo, 19 de abril de 2009

+ Habemus Papam +



Hace exactamente cuatro años, el Cardenal Medina Estevez nos anunciaba la elección del Cardenal Ratzinger como nuevo Sucesor de San Pedro.

Muchos de nosotros nos alegramos sobre manera al escuchar sus palabras, en mi caso, creo que fue uno de los momentos más felices de mi vida. Había rezado con insistencia para que el Espíritu Santo lo eligiera. Sé muy bien que muchos cristianos hacían lo mismo. Rezábamos, casi inevitablemente pidiendo un Pontífice Justo, y hasta citábamos nombre y apellido.

Me sorprendí, nos sorprendimos, con el nombre: ¨qui sibi nomen imposuit Bedenicti XVI¨, dijo el Cardenal Medina. Benedicto, Benito. Quien no pensó de inmediato en San Benito, el santo patrono de Europa, fundador de la Orden que protegió la cultura occidental y cristiana, conservándola en los monasterios.

Popularmente se dice que el nombre elegido por un Papa, es un signo de como será su pontificado. Pues en este caso, la sabiduría popular estuvo en lo cierto. Benedicto XVI no ha dejado ni por un momento de amonestar a los europeos para que no olviden las raíces católicas del continente.

En estos cuatro años el Papa dio sobradas muestras de querer restaurar la Tradición Católica. La depuración de la liturgia de elementos extraños, la reafirmación de la doctrina, la suspención de teólogos herejes, el reconocimiento para que cualquier sacerdote celebre la Misa de Siempre sin limitacíon alguna, el lavantamiento de las excomuniones a los obispos de la FSSPX.

Damos gracias a Dios por habernos dado como Sumo Pontífice a Benedicto XVI.

¡Ad multos annos!

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

viernes, 17 de abril de 2009

+ Misericordias Domini, in aeterno cantabo +


Deseo que esta imagen sea expuesta en público el primer domingo después de Pascua de Resurrección. Ese domingo es la Fiesta de la Misericordia. A través del Verbo Encarnado doy a conocer el abismo de Mi misericordia.

Con estas palabras Nuestro Señor, le daba a conocer a sor Faustina Kowalska, este deseo de su Sacratísimo Corazón.
La devoción a la Divina Misericordia, se ha extendido en los últimos años, sobre todo durante el pontificado del Siervo de Dios Juan Pablo II.
Las revelaciones de Jesús a Santa Faustina, son una reafirmación del precepto de comunión y confesión pascual, de la doctrina de los Novísimos y de las tradicionales prácticas de piedad en honor del Corazón de Jesús como así también de la Pasión.
Sin embargo, parece que muchos fieles, sobre todo dentro de la tradición, no creen en estas apariciones o por lo menos las ven con cierto reparo.
Esto se debe sin duda a que durante 20 años, desde 1958 hasta 1978, la difusión de estos mensajes fue prohibida por la Santa Sede. Se atribuyó como causa de esta prohibición a traducciones erróneas del Diario de la vidente. A pesar de ello, la devoción a la imagen de Jesús Misericordioso y a sor Faustina continuaron, ya que estas prácticas no habían sido censuradas.
Si bien, estas son revelaciones privadas, y por tanto no existe obligación alguna de creer en ellas, la Santa Madre Iglesia ha dado su ¨nihil obstat¨.
Por mi parte, doy crédito a estas apariciones, y me uno a todos aquellos que reconociéndose pecadores, se abandonan en la infinita misericordia del Corazón de Jesús. Confío en que por los méritos de la Santa Pasión de nuestro Redentor, nuestros innumerables pecados serán perdonados.
A continuación trascribimos algunas frases de Nuestro Redentor, que Santa Faustina Kowalska escribió en su Diario. Ellas explican en que consiste esta devoción.
Deseo que haya una Fiesta de la Misericordia. Quiero que esta imagen que pintarás con el pincel, sea bendecida con solemnidad el primer domingo después de la Pascua de Resurrección; ese domingo deber ser la Fiesta de la Misericordia. Prometo que el alma que venera esta imagen no perecerá. También prometo, ya aquí en la tierra, la victoria sobre los enemigos y, sobre todo, a la hora de la muerte. Yo Mismo la defenderé como Mi gloria.


Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de Mi misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas. En ese día están abiertas todas las compuertas divinas a través de las cuales fluyen las gracias. Que ningún alma tema acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata. Mi misericordia es tan grande que en toda la eternidad no la penetrará ningún intelecto humano ni angélico. Todo lo que existe ha salido de las entrañas de Mi misericordia. Cada alma respecto a mi, por toda la eternidad meditará Mi amor y Mi misericordia. La Fiesta de la Misericordia ha salido de Mis entrañas, deseo que se celebre solemnemente el primer domingo después de Pascua. La humanidad no conocerá paz hasta que no se dirija a la Fuente de Mi misericordia.

Deseo que los sacerdotes proclamen esta gran misericordia que tengo a las almas pecadoras. Que el pecador no tenga miedo de acercase a Mi. Me queman las llamas de la misericordia, deseo derramarlas sobre las almas humanas. La desconfianza de las almas desgarra Mis entrañas. Aún mas Me duele la desconfianza de las almas elegidas; a pesar de Mi amor inagotable no confían en Mí. Ni siquiera Mi muerte ha sido suficiente para ellas. ¡Ay de las almas que abusen de ella!

Antes de venir como el Juez Justo, vengo como el Rey de Misericordia. Antes de que llegue el día de la justicia, les será dado a los hombre este signo en el cielo. Se apagara toda luz en el cielo y habrá una gran oscuridad en toda la tierra. Entonces, en el cielo aparecerá el signo de la cruz y de los orificios donde fueron clavadas las manos y los pies del salvador, saldrán grandes luces que durante algún tiempo iluminaran la tierra. Eso sucederá poco tiempo antes del ultimo día.

Cuantas veces oigas el reloj dando las tres, sumérgete en Mi misericordia, adorándola y glorificándola; suplica su omnipotencia para el mundo entero y, especialmente, para los pobres pecadores, ya que en ese momento, se abrió de par en par para cada alma.

En esa hora puedes obtener todo lo que pidas para ti o para los demás. En esa hora se estableció la gracia para el mundo entero: la misericordia triunfó sobre la justicia.

En esa hora procura rezar el Vía Crucis, en cuanto te lo permitan tus deberes; y si no puedes rezar el Vía Crucis, por lo menos entra un momento en la capilla y adora en el Santísimo Sacramento a Mi Corazón que esta lleno de misericordia. Y si no puedes entrar en la capilla, sumérgete en oración allí donde estés, aunque sea por un brevísimo instante.


Jesús, en vos confío.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

contacto@juventutem.com.ar

viernes, 10 de abril de 2009

+ Misa Gregoriana en Mar del Plata+


Se los invita a oir la Santa Misa, según de la Forma Extraordinaria del Rito Romano, el Domingo de Pascua a las 18 horas en la Capilla Divino Rostro, calles Almafuerte y Sarmiento.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@jueventutem.com.ar

+ Viernes Santo en el Calvario y Via Crucis+



Agradecemos al don Santiago Quemada, sacerdote del Opus Dei en Jerusalén, que generosamente nos autorizó a reproducir el siguiente artículo de su autoría, publicado en su blog:http://unsacerdoteentierrasanta.blogspot.com/


Hoy he celebrado los oficios en el Calvario. Por el status quo*, también se celebran por la mañana temprano. Para poder entrar en el Santo Sepulcro he salido en procesión desde el Patriarcado, con el Patriarca, los sacerdotes y los franciscanos. Desde allí -también en procesión- hemos subido al Calvario y, en ese lugar tan impresionante, donde murió el Señor, he podido revivir la Pasión y adorar la Cruz. En esta imagen se ven las dos zonas del Calvario. La de la derecha con un mosaico de Jesús mientras es clavado en la Cruz. En el medio la Virgen dolorosa, con una espada que le traspasa el alma. A la izquierda el lugar de la Cruz, donde está el altar debajo del cual se encuentra el agujero donde estuvo metida la Cruz de nuestro Señor.



No cabía un alfiler. Cuando llegamos los sacerdotes, nos dejaron pasar primero. Había mucha gente esperando en la parte de abajo a que subiéramos. Una vez lo hicimos todos los sacerdotes y franciscanos, lo intentaron muchas personas, pero sólo dejaron subir a algunas. Ya casi no cabía nadie más. Mucha gente se ha tenido que conformar con seguir la ceremonia desde abajo. El Evangelio cantado de la Pasión del Señor impresionante. El coro muy bien preparado ayudaba mucho. Se te ponía la piel de gallina pensando en lo que estábamos viviendo y el sitio donde lo rememorábamos. Especialmente emocionante fue el momento de la muerte del Señor cuando todos nos pusimos de rodillas. El silencio se cortaba, se podía oír la respiración de la gente.
El sacerdote que cantaba la Pasión haciendo de Jesucristo, en el momento en que se dijo que Jesús expiró, se acercó al altar -debajo del cual está el agujero donde metieron la Cruz- se metió debajo y lo besó. La ceremonia prosiguió con la adoración de la Cruz. Pudimos besar una Cruz que tenía en el centro un lignum Crucis. No eran fáciles los movimientos, pero todo se llevaba bien pensando lo que estábamos reviviendo y dónde nos encontrábamos. En total fueron más de dos horas en ese reducido espacio. Acabamos cansados, pero muy contentos por lo que habíamos vivido.

Después fui a hacer el Via Crucis por la via Dolorosa con el Patriarca y los seminaristas. Íbamos haciéndolo justo antes del tradicional Via Crucis tienen los franciscanos. Hacíamos paradas en las estaciones, y el Patriarca leía la que correspondía. Seguíamos por las calles atestadas de Jerusalén rezando después de cada estación y cantando. Terminamos las últimas estaciones en el Calvario de nuevo y en la Tumba del Señor.


Muchas impresiones para un mismo día. Mañana, si Dios quiere, contaré la Vigilia Pascual, que en el Santo Sepulcro -también por el status quo- tiene lugar por la mañana temprano. Hay que prepararse para concelebrar nada menos que los oficios de la Pascua de Resurrección en mismo lugar desde donde Resucitó el cuerpo del Señor.



*El satu quo al que se refiere el autor, es el establecido en la Basílica, de respetar las perrogativas de cada una de las Iglesias Orientales y de la Iglesia Católica, en lo que respecta a los horarios de las ceremonias que cada Iglesia oficia en el Templo en estos días.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

jueves, 2 de abril de 2009

+ Bendición de Ramos en Mar del Plata +


Se los invita a participar de la Bendición de Ramos, Procesión y Santa Misa, según la forma tradicional del Rito Latino, el Domingo de Ramos, día 5 de abril, a las 17.30 horas en la Capilla Divino Rostro, calles Almafuerte y Sarmiento.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

+ In memoriam Ioannes Paulus II +



En el cuarto aniversario de la muerte del Siervo de Dios Juan Pablo II, nos unimos a la oración de toda la Iglesia por su descanso eterno.

A este gran Pontífice le tocó la labor de conducir la Barca de San Pedro en tiempos adversos al catolicismo.

Después del breve reinado de Juan Pablo I y de los tristes últimos años del pontificado de Pablo VI, debió afrontar la difícil tarea de pacificar internamente a la Iglesia y devolverle la unidad doctrinal. Para ello contó con la ayuda del entonces Cardenal Ratzinger.

Procuró que la Tradición no fuera relegada por el clero, creando la Pontificia Comisión Ecclesia Dei y recordandoles a los obispos que usaran de la facultad de permitir la celebración de la Santa Misa según el rito de San Pío V.

Quienes nacimos durante el Reinado de Juan Pablo II, recordaremos siempre su sonrisa y su mirada cálida. Sin duda, él fue el Papa de la juventud.

Fue uno de los personajes más carismáticos e influyentes del siglo XX. El Papa de las multitudes, querido por católicos y no creyentes, no dudó en denunciar los abusos de los sistemas políticos y la corrupción de las costumbres sociales.

El clamor de los fieles reclamando su pronta canonización, en el día de su muerte y en su funeral, hizo que su proceso de beatificación se abriera con anticipación.

Rogamos pues por su pronta beatificación.



Nichán Eduardo Guiridlian Guarino