Archivos del blog

domingo, 28 de junio de 2009

Cuarto Domingo después de Pentecostés

Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucas. Luc. 5, 1-11

In illo témpore: Cum turbae irruerunt in Jesum, ut audirent verbum Dei, et ipse stabat secus stagnum: Genesareth. Et vidit duas naves stantes secus stagnum: piscatores autem descenderant, el lavabant retia. Ascendens autem in unam navim, quae erat Simonis rogavit eum a terra reducere pusillum. Et sedens docebat de navicula turbas. Ut cessavit autem loqui, dixit ad Simonem: Duc in altum et laxate retia vestra in capturam. Et respondens Simon, dixit illi: Praeceptor, pero totam noctem laborantes, nihil cepimus, in verbo autem tuo laxabo rete. Et cum hoc fecissent, concluserunt piscium multitudinem copiosam: rumpebatur autem rete eorum. Et annuerunt sociis, qui erant in alia navi, ut veniren, et adjuvaren eos. Et venerunt, et impleverunt ambas naviculas, ita ut pene mergerentur. Quod cum videret Simon Petrus, procidit ad genua Jesu, dicens: Exi a me, quia homo peccator sum, Domine. Stupor enim circumdederat eum, et omnes, qui cum illo erant, in captura piscium, quam ceperant: similiter autem Jacobum, et Joannem, filios Zebedaei, qui erant socii Simonis. Et ait ad Simonem Jesus: Noli timere: ex hoc jam homines eris capiens. Et subductis ad terram navibus, relictis omnibus, secuti sunt eum.

Continuación del Santo Evangelio según San Lucas (5, 1-11)

Hallándose Jesús junto al lago de Genezaret, las gentes se agolpaban en torno suyo, ansiosas de oír la palabra de Dios En esto, vio dos barcas a la orilla del lago, cuyos pescadores habían bajado, y estaban lavando las redes. Subiendo, pues, a una de ellas, que era de Simón, pidióle la desviase un poco de la orilla. Y sentándose dentro, predicaba desde la barca al numeroso gentío. Acabada la plática, dijo a Simón: "Guía mar adentro, y echad estas redes para pescar." Replicóle Simón: "Maestro, toda la noche hemos estado fatigándonos, y nada hemos recogido, no obstante, fiado en tu palabra, echaré la red". Y habiéndolo hecho, recogieron tan gran cantidad de peces, que la red se rompía. Por lo cual, hicieron señas a sus compañeros de la otra barca, para que viniesen a ayudarles. Vinieron luego, y llenaron con tantos peces las dos barcas, que poco faltó para que se hundiesen. Viendo esto Simón Pedro, echóse a los pies de Jesús, diciendo: "Apártate de mí, Señor, que soy un hombre pecador". Y es que el asombro se había apoderado así de el, como de todos los demás que con el estaban, en vista de la pesca que acababan de hacer: lo mismo sucedía a Santiago, y a Juan, hijos de Zebedeo, y compañeros de Simón. Entonces dijo Jesús a Simón: "No temas: de hoy en adelante serás pescador de hombres."
Y estad seguros que yo estaré siempre con vosotros, hasta la consumación de los siglos.

domingo, 21 de junio de 2009

Solemnidad del Sacratísimo Corazón de Jesús

Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánem ( 19, 31-37)

In illo témpore: Iudaei ergo quoniam parasceve erat ut non remanerent in cruce corpora sabbato erat enim magnus dies ille sabbati rogaverunt Pilatum ut frangerentur eorum crura et tollerentur. Venerunt ergo milites et primi quidem fregerunt crura et alterius qui crucifixus est cum eo. Ad Iesum autem cum venissent ut viderunt eum iam mortuum non fregerunt eius crura sed unus militum lancea latus eius aperuit et continuo exivit sanguis et aqua Et qui vidit testimonium perhibuit et verum est eius testimonium. Et ille scit quia vera dicit ut et vos credatis. Facta sunt enim haec ut scriptura impleatur: Os non comminuetis ex eo. Et iterum alia Scriptura dicit: Videbunt in quem transfixerunt

Continuación del Santo Evangelio según San Juan

En aquel tiempo: Los Judíos, como el viernes era de preparación para la Pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen enla cruz el sábado (que era aquel un sábado muy solemne), rogaron a Pilatos que se les quebrasen las piernas a los crucificados, y los quitasen de allí. Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero y al otro que habían crucificado con él. Mas al llegar a Jesús, no le quebraron las piernas; sino que uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al punto salió sangre y agua. Y quien lo vio, es el que lo asegura, y su testimonio es verdadero. Y él sabe que dice verdad, y la atestigua para que vosotros también creáis. Estas cosas sucedieron en cumplimiento de la Escritura: no quebraréis ninguno de sus huesos. Y también otra Escritura que dice: Pondrán los ojos en Aquel a quien traspasaron.

sábado, 20 de junio de 2009

 


 + El valor de lo Sagrado en la Liturgia +

 


 



 


 


El arte y lo sacro nos permiten tomar contacto y nos hablan de una historia de Fe de cristianos comprometidos con la propagación del Reino de Dios, signo de Esperanza y Paz en este Valle de Lágrimas que nos toca peregrinar y en el cual debemos preparar con alegría las cimientes de la vida Eterna;  “puesto que no tenemos aquí ciudad permanente, vamos en busca de la que esta por venir.” (Epístola a los Hebreos; 12, 14)


 


Estos cristianos que nos legan una riqueza de ornamentos litúrgicos, vasos sagrados, ¡Templos!también legan un compromiso con la vida de Fe. Aquella que nos mueve a alabar y ensalzar al único Dios vivo y verdadero, que entrego a su Hijo nuestro Señor Jesucristo. Él que murió en la Cruz para perdón de nuestras faltas, conversión de nuestras almas y premio de Vida Eterna tras su Santa Resurrección, predicada por la Iglesia , en la vida de cada santo configurado con Cristo; y que la misma Iglesia a ofrecido al Mundo para su retorno a la casa del Padre. Que mejor manera de corresponder con semejante signo de Amor que utilizar el don del Arte. Aquel que tantos hombres y mujeres de buena voluntad han ejercido, para exponer desde nuestra pequeñez en una ínfima parte, la Belleza de Dios, quedando la Humanidad entera maravillada. Así cuenta un relato que data del siglo XIV en el cual unos paganos al ver la celebración de la Santa Misa se convierten al cristianismo luego de exclamar: “¿no será esto, ya; el Cielo?.”


 


Ahora durante los años que transitan del siglo XXI, vemos las secuelas de la  ponzoñosa acción del mal que durante el siglo XX, siglo que tantos males trajo al Hombre. Falsas doctrinas que sumergían en las tinieblas de la muerte, la autentica y plena verdad: el Hombre es hijo de Dios. Un Dios que la Iglesia no se ha cansado de exponer como un Padre y Amigo Misericordioso, al cual se lo debe tratar a diario, al igual que en la vida terrena y netamente humana, un buen hijo rinde tributo y honores a aquel que le ha dado su vida y sacrifica la suya en pos del bienestar de su hijo.


 


Pero al ser el siglo XX un tiempo de transición en la historia de la Humanidad, en la cual se definía y creaba un nuevo orden mundial, el padre de la mentira y el rencor, aprovechó el momento para sembrar la confusión y las divisiones en el mundo y también dentro de la Santa Iglesia Católica. Así lo expuso la voz de S.S. Pablo VI "el humo de satanás ha entrado en el seno de la Iglesia" durante el ultimo transcurso de la finalización y puesta en practica del Concilio Ecuménico Vaticano II , el cual se vio atentado en su Doctrina y enseñanzas tras su mala interpretación.


 


Es ahora, como vemos las obras de nuestro queridísimo Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, que con espíritu fraterno y conciliador volvamos a dar importancia y respeto a los Ritos Litúrgicos que han sido instrumento primordial de santificación de tantos santos, fieles a la tradición apostólica, que hicieron de su Misa el centro y raíz de su relación con Dios. Apoyándonos en las siguientes recomendaciones que nos hace el Apóstol de los Gentiles comencemos el dialogo con todos los fieles de la Iglesia para recuperar los valores de la Tradición que nos es mas que sustentar el futuro de la nuestra vida de Fe con las bases nobles y firmes del pasado en el hoy:


 


“Enseñamos una sabiduría divina, misteriosa, escondida, predestinada por Dios antes de los siglos para nuestra gloria, que no conoció ninguno de los príncipes de este siglo; pues si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de la Gloria. Pero según esta escrito: - Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni vino a la mente del hombre lo que Dios ha preparado para los que le aman.- Pero a nosotros nos lo ha revelado por su Espíritu.” (1Co. 2, 7 – 10a). Y; “Sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien: a los que ha llamado conforme a su designio. A los que había escogido, Dios los predestino a ser imagen de su Hijo, para que El fuera el primogénito de muchos hermanos. A los que predestino, los llamo; a los que llamo, los justifico; a los que justifico, los glorifico.”  (Rm. 8, 28 – 30).


Entonces; “Que vuestra caridad sea sincera. Aborreced el mal y aplicaos al bien. En punto a caridad fraterna, amaos entrañablemente unos a otros. En cuanto a la mutua estima, tened por mas dignos a los demás. Nada de pereza en vuestro celo, sirviendo con fervor de espíritu al Señor. Que la esperanza os tenga alegres; estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración.” (Rm. 12, 9 – 12) 



 


Que María, Madre de la Iglesia y san José, Protector de la Tradición nos ayuden a preservar las riquezas de la Fe.¡Amén!

 

Pablo Agustín Luque


jueves, 18 de junio de 2009

+ Santa Misa en Mar del Plata +


Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús


Se los invita a oir la Santa Misa, celebrada según la Forma Extraordinaria del Rito Latino, el viernes 19 de junio de 2009, a las 18 horas, en la Capilla del Divino Rostro, ubicada en las calles Almafuerte y Sarmiento.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

miércoles, 17 de junio de 2009

domingo, 14 de junio de 2009

Fiesta del Corpus Christi

Sequentia Sancti Evangeli, secundum Ioanem (6, 56-59)

In illo témpore: Dixit Iesus turbis Iudeorum: Caro mea vere est cibus: et sanguis meam carnem vere est potus. qui mandúcat meam carnem, et bibit meum sánguinem, in me manet, et ego in illo. Sicut misit me vivens Pater, et ego vivo propter Patrem: et qui mandúcat me, el ipse vivet propter me. Hic est panis, qui de coelo descéndit. Non sicut manducavérunt patres vestri manna, et mórtui sunt. Qui mandúcat hunc panem, vivet in aeternum.


Continuación del Santo Evangelio Según San Juan (6, 56-59)

En aquel tiempo dijo Jesús a las turbas de los judíos: Mi carne es verdaderamente comida, y mi sangre es verdaderamente bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en Mí y Yo en él. Así como el Padre que me ha enviado vive y Yo vivo por el Padre, así, quien me come, también él vivirá por Mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo. No sucederá como a vuestros padres que comieron el maná y murieron. El que come este pan vivirá eternamente.

viernes, 12 de junio de 2009

+ ¿Comulgar de rodillas? +


Desde hace un milenio, ha sido habitual y obligatorio en el Rito Latino, que los fieles reciban la sagrada comunión de rodillas y en la boca. Esta práctica, arraigada desde tiempo inmemorial, fue sustituída por las Conferencias Episcopales en los años 70, luego de la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II. De allí en adelante la forma ¨habitual¨ para recibir la Eucaristía será hacerlo de pie.

En este orden de ideas, y tomando esta nueva praxis litúrgica, que era la más frecuente en el primer milenio, la Instrucción Redemptionis Sacramentum, en su apartado 90 expresa:¨Los fieles comulgan de rodillas o de pie, según lo establezca la Conferencia de Obispos», con la confirmación de la Sede Apostólica. Cuando comulgan de pie, se recomienda hacer, antes de recibir el Sacramento, la debida reverencia, que deben establecer las mismas normas».¨

Es de notar que esta instrucción cita en primer lugar la forma tradicional de recepción. Más aún, se aclara que si se hace de pie, se recomienda un reverencia previa. En este texto, se puede ver con claridad que resulta preferible la forma tradicional y se intenta de alguna manera subsanar con una reverencia, la nueva praxis, que pareciera no ser del todo la mejor.

En los últimos años del Pontificado de Juan Pablo II, hemos visto como los fieles que se acercaban a recibir la Sagrada Comunión de sus manos, lo hacían de rodillas. Esto se debía a que el Santo Padre, permanecía sentado en la cátedra, pues sus problemas de salud le impedían estar de pie.

Sin embargo, con el Pontificado de Benedicto XVI, luego de unos meses, esta práctica fue retomada definitivamente. Es así que se constituye en la forma natural de recepción de la Santa Comunión, al menos cuando es administrada por el Sumo Pontífice. Así lo ha confirmado Mons. Guido Marini, Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias, cuando al asumir su cargo afirmaba que las Liturgias Papales debían constituirse en el modelo a seguir para toda la Iglesia Latina.

El citado dignatario, expresaba en una entrevista: ¨Benedicto XVI, comenzando a distribuir la Comunión en la boca y de rodillas con ocasión de la solemnidad del Corpus Domini del año pasado, en plena consonancia con lo que está previsto en la normativa litúrgica actual, ha querido posiblemente señalar una preferencia por esta modalidad. Por otro lado, se puede también intuir el motivo de esta preferencia: se ilumina mejor la verdad de la presencia real en la Eucaristía, se ayuda a la devoción de los fieles, se introduce con más facilidad en el sentido del misterio.¨

Resulta pues evidente que han quedado atrás, los tiempos en que los fieles que se arrodillaban, eran obligados a levantarse para recibir la Sagrada Comunión. Más aún, resulta ser que esta praxis parece estar siendo reestablecida. Es así como puede leerse en el apartado 91 de la Instrucción Redemptionis Sacamentum: ¨En la distribución de la sagrada Comunión se debe recordar que «los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los pidan de modo oportuno, estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos». Por consiguiente, cualquier bautizado católico, a quien el derecho no se lo prohiba, debe ser admitido a la sagrada Comunión. Así pues, no es lícito negar la sagrada Comunión a un fiel, por ejemplo, sólo por el hecho de querer recibir la Eucaristía arrodillado o de pie.¨

Estas circunstancias, no se dan ni se dieron jamás en la Santa Misa celebrada según el Rito de San Pío V, en la que esta práctica inmemorial se ve inalterada. De hecho, no se concibe ni es lícito en este rito comulgar de pie si no es por causa grave. Del mismo modo, se excluye totalmente para los fieles, la posibilidad el recibir la comunión en sus manos.

Lo que pocos fieles parecen saber es que no sólo es lícito, sino también recomendable arrodillarse para recibir la Sagrada Comunión, en las liturgias celebradas según la Forma Ordinaria del Rito Romano. Por otro lado es este el modo que refleja con más evidencia la actitud de adoración y devoción debidas al Santo Sacramento, a la vez que exterioriza la humildad que debe impregnar el corazón de cada cristiano al recibir a su Rey y Señor.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

domingo, 7 de junio de 2009

Fiesta de la Santísima Trinidad




Sequéntia sancti Evangélii secúndum Mateo. Mat. 28, 18-20


In illo témpore: Dixit Jesus discipulis suis: Data est mihi omnis potestas in caelo et in terra. Euntes ergo docete omnes gentes, baptizantes eos in nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti: docentes eos servare omnia quaecumque mandavi vobis. Et ecce ego vobiscum sum omnibus diebus, usque ad consumationem saeculi.

Continuación del Santo Evangelio según San Mateo (28,18-20)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y enseñad a toda las naciones, bautizándolas en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo diciéndoles que observen todo cuanto yo os he mandado. Y estad seguros que yo estaré siempre con vosotros, hasta la consumación de los siglos.

viernes, 5 de junio de 2009

+ Misa de Corpus Christi en Mar del Plata +


Se los invita a participar de la Santa Misa y Procesión Eucarística, celebradas según el rito de San Pio V, el jueves 11 de junio, Fiesta de Corpus Christi, a las 18 horas en la Capilla del Divino Rostro, ubicada en las calles Almafuerte y Sarmiento.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

lunes, 1 de junio de 2009

+ Mes del Sagrado Corazón de Jesús +


Comenzamos hoy, el mes de junio. La tradición de la Iglesia y la piedad popular han dedicado este mes a honrar y desagraviar el Sagrado Corazón de Jesús. Esto es así en atención a que la Solemnidad del Sagrado Corazón, fijada el viernes posterior a la octava de Corpus Christi, suele celebrarse en este mes. Así mismo, desde hace varios años, se dedica este día a la Jornada de oración por el Clero.

Este año, el Santo Padre, instituyó este día como inicio del Año de Oración por la santificación del Clero y ha enriquecido con innumerables indulgencias para clérigos y laicos que eleven oraciones o realicen obras pías según esta intención

Es así como, en esta oportunidad, los cristianos deberemos intencificar nuestra devoción al Sagrado Corazón. Aquellos que no lo tengan por costumbre, sería muy conveniente que comiencen en este mes la práctica de los 9 Primeros Viernes del Mes, confesando y comulgando.

Entre las muchas promesas que Jesús hizo a Santa Margarita María de Alacoque, una hay digna de particular mención, hecha en el año 1689, un año antes de su muerte. Es la duodécima de las que suelen ser publicadas en los devocionarios, y dice: ¨Te prometo, en el exceso de la misericordia de mi Corazón, que mi Amor todopoderoso concederá a todos los que comulgaren el primer viernes del mes, durante nueve meses consecutivos, la gracia de la perseverancia final; ellos no morirán en mi desgracia, ni sin haber recibido los santos sacramentos, siéndoles mi Corazón asilo seguro en aquel trance supremo¨.

Dediquemos este mes a ofrecer oraciones y penitencias en honor del Corazón de Jesús. Pidámosle perdón cada día, varias veces, por nuestros pecados y los del mundo entero. Roguémosle por los clérigos, para que sean fiel reflejo del Divino Pastor, manso y humilde de corazón.

Recemos las letanías del Sagrado Corazón, hagamos pequeñas visitas al Santísimo Sacramento, recitemos jaculatorias al Corazón de Jesús mientras cumplimos nuestros deberes de estado, y tratemos de difundir entre nuestros amigos, la desgraciadamente olvidada Práctica de los Primeros Viernes.

Finalmente invitamos a todos los cristianos, en especial a los sacerdotes, a responder al llamado del Papa. Instamos a los clérigos a que tomando el ejemplo del Santo Cura de Ars, pasen más tiempo en el confesionario e inculquen en los fieles el amor al Sagrado Corazón de Jesús.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino