Archivos del blog

sábado, 26 de diciembre de 2009

+ Santa Misa Tridentina en Mar del Plata +


Se los invita a oir la Santa Misa Cantada:
+ El domingo 27 de diciembre a las 19.30 horas en la Capilla de la Base Naval.
+ El viernes 1 de enero de 2010, a las 19 horas, en la Capilla Divino Rostro.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

domingo, 20 de diciembre de 2009

Cuarto Domingo de Adviento

Anno quintodecimo impérii Tibérii
Cǽsaris, procurante Pontio
Pilato Iudǽam, tetrarcha autem Galilǽæ
Herode, Philippo autem fratre
eius tetrarcha Iturææ, et Trachonitidis
regionis, et Lysania Abilinæ tetrarcha,
sub principibus sacerdotum Anna et
Caipha: factum est verbum Domini
super Ioannem, Zachariæ filium, in
deserto. Et venit in omnem regionem
Iordanis, prǽdicans baptismum poenitentiæ
in remissionem peccatorum,
sicut scriptum est in libro sermonum
Isaiæ prophetæ : Vox clamantis in deserto:
Parate viam Domini: rectas facite
semitas eius: omnis vallis implebitur:
et omnis mons, et collis humiliabitur:
et erunt prava in dire!a, et
aspera in vias planas: et videbit omnis
caro salutare Dei.

El año décimo quinto del imperio
de Tiberio César, siendo Poncio
Pilato gobernador de la Judea, Herodes
tetrarca de Galilea, y su hermano
Filipo tetrarca de la Iturea y de la provincia
de Traconítide; siendo Lisanias
tetrarca de Abilina y bajo los príncipes
de los sacerdotes Aneas y Caifás;
vino palabra del Señor sobre Juan, hijo
de Zacarías, en el desierto. Y vino éste
por toda la región del Jordán predicando
el bautismo de penitencia, para
la remisión de pecados, conforme está
escrito en el libro de los oráculos
de Isaías profeta: Voz del que clama en
el desierto: Preparad el camino del Señor:
enderezad sus senderos: todo valle
será terraplenado y todo monte o
collado será rebajado, y lo torcido enderezado,
y los caminos fragosos allanados,
y verá toda carne al Salvador de
Dios.

sábado, 19 de diciembre de 2009

+ Santa Misa en Mar del Plata +


Se los invita a oir la Santa Misa, celebrada según el Rito de San Pio V:

Domingo 20 de diciembre, a las 18 horas en la Capilla de la Base Naval.

Viernes 25 de diciembre, Natividad del Señor, a las 19 horas en la Capilla Divino Rostro.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

+ Mons. Milingo: obispo cismático +


La Oficina de Prensa de la Santa Sede hizo público este mediodía el siguiente comunicado:


"Desde hace varios años, la Iglesia sigue con especial sufrimiento la evolución de los hechos relacionados con los lamentables comportamientos del arzobispo emérito de Lusaka, Emmanuel Milingo. Ha habido muchos intentos para que el señor Milingo volviese a la comunión con la Iglesia católica, buscando también formas adecuadas para consentirle ejercer el ministerio episcopal, con una intervención directa de los Sumos Pontífices Juan Pablo II y Benedicto XVI, que personalmente y con espíritu de solicitud paterna seguían al señor Milingo.

A lo largo de este triste caso, ya en 2001 el señor Milingo se halló en situación irregular después de atentar matrimonio con la señora Maria Sung , incurriendo en la pena medicinal de suspensión (cánones 1044 1, n.3; 1394, párrafo 1 del C.I.C.). Sucesivamente encabezó algunas corrientes para la abolición del celibato sacerdotal y concedió numerosas entrevistas a los medios de comunicación social, en abierta rebelión con las repetidas intervenciones de la Santa Sede y creando grave desconcierto y escándalo en los fieles. En particular, el 24 de septiembre de 2006, el señor Milingo ordenó cuatro obispos en Washington sin el mandato pontificio.



El señor Milingo incurrió por tanto en la pena de la excomunión latae sententiae (canon 1382 del C.I.C.), declarada por la Santa Sede el 26 de septiembre de 2006 y que sigue en vigor. Por desgracia, el señor Milingo no dio pruebas del esperado arrepentimiento en vista del retorno a la plena comunión con el Sumo Pontífice y con los miembros del colegio episcopal, sino que siguió ejerciendo ilegítimamente el episcopado, cometiendo nuevos delitos contra la unidad de la santa Iglesia. En particular, en los meses pasados procedió a nuevas ordenaciones episcopales.


Estos graves delitos, recientemente verificados, que son signo de la persistente contumacia del señor Milingo han obligado a la Sede Apostólica a imponerle la ulterior pena de la dimisión del estado clerical.



Según cuanto dispone el canon 292 del Código de Derecho Canónico la ulterior pena de la dimisión del estado clerical, que se añade ahora a la grave pena de la excomunión, comporta las siguientes consecuencias: la pérdida de los derechos y deberes ligados al estado clerical, excepto la obligación del celibato; la prohibición del ejercicio del ministerio, salvo lo dispuesto en el canon 976 del Código de Derecho Canónico en los casos de peligro de muerte; la privación de todos los oficios, de todos los cargos y de cualquier potestad delegada, incluida la prohibición de utilizar el hábito eclesiástico. En consecuencia, es ilegítima la participación de los fieles en eventuales nuevas celebraciones promovidas por el señor Emmanuel Milingo.


Hay que evidenciar que la dimisión del estado clerical de un Obispo es un hecho absolutamente excepcional al que la Santa Sede se ha visto obligada por la gravedad de las consecuencias que se derivan para la comunión eclesial de la prosecución de ordenaciones episcopales sin mandato pontificio; la Iglesia conserva, no obstante, la esperanza de que reconozca sus yerros.



Por lo que se refiere a las personas ordenadas recientemente por el señor Milingo, es bien conocida la disciplina de la Iglesia relativa a la pena de excomunión latae sententiae para aquellos que reciben la consagración episcopal sin Mandato Pontificio (can. 1382 C .I.C.). La Iglesia, que manifiesta esperanza en su conversión, renueva lo declarado el 26 de septiembre de 2006, es decir que no reconoce y no reconocerá en el futuro ni esas ordenaciones ni todas las ordenaciones de ellas derivadas y, por lo tanto, el estado canónico de los presuntos obispos sigue siendo el mismo en que se encontraban antes de la ordenación conferida por el citado señor Milingo.


En esta hora, marcada por el dolor profundo de la Comunidad eclesial a causa de los graves gestos realizados por el señor Milingo, se confía a la fuerza de la oración el arrepentimiento del culpable y el de aquellos -sacerdotes o fieles laicos- que de alguna manera han colaborado con él en la realización de actos contra la unidad de la Iglesia de Cristo".

domingo, 13 de diciembre de 2009

Tercer Domingo de Adviento

In illo tempore: Miserunt Iudǽi
ab Ierosolymis sacerdotes et
levitas ad Ioannem, ut interrogarent
eum: Tu quis es? Et confessus est, et
non negavit: et confessus est: Quia non
sum ego Christus. Et interrogaverunt
eum: Quid ergo? Elias es tu? Et dixit:
Non sum. Propheta es tu? Et respondit:
Non. Dixerunt ergo ei: Quis es,
ut responsum demus his, qui miserunt
nos? Quid dicis de te ipso? Ait: Ego
vox clamantis in deserto: Dirigite viam
Domini, sicut dixit Isaias propheta.
Et qui missi fuerant, erant ex pharisæ
is. Et interrogaverunt eum, et dixerunt
ei: Quid ergo baptizas, si tu non
es Christus, neque Elias, neque propheta?
Respondit eis Ioannes, dicens:
Ego baptizo in aqua: medius autem
vestrum stetis, quem vos nescitis. Ipse
est, qui post me venturus est, qui
ante me factus est: cuius ego non sum
dignus ut solvam eius corrigiam calceamenti.
Hæ c in Bethania facta sunt
trans Iordanem, ubi erat Ioannes baptizans.


En aquél tiempo: Enviaron los
judíos sacerdotes y levitas de Jerusalén,
a preguntar a Juan: Tú, ¿quién
eres? Y confesó y no negó; antes protestó:
Yo no soy el Cristo. Y le preguntaron:
Pues, ¿quién eres? ¿Eres tú
Elias? Y dijo: No lo soy. ¿Eres tu el Profeta?
Y respondió: No. Y le dijeron:
Pues dinos, quién eres, para que podamos
dar respuesta a los que nos han enviado.
¿Qué dices de ti mismo? El dijo:
Yo soy voz del que clama en el desierto:
Enderezad el camino del Señor, como
dijo Isaías el profeta. Y los que habían
sido enviados eran de los fariseos. Y
le preguntaron y le dijeron: Pues ¿por
qué bautizas, si tú no eres el Cristo,
ni Elías, ni el Profeta? Juan les respondió,
diciendo: Yo bautizo en agua: mas
en medio de vosotros está Uno a quien
vosotros no conocéis. Este es el que ha
de venir después de mí, el cual ha sido
preferido a mí; y a quien yo no soy
digno de desatar la correa de su zapato.
Esto aconteció en Betanía a la otra
parte del Jordán, en donde estaba Juan
bautizando.

sábado, 12 de diciembre de 2009

+ Salve Reina y Madre nuestra +


"Sabe y ten entendido, tú el más pequeño de mis hijos, que yo soy la siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive; del Creador cabe quien está todo; Señor del cielo y de la tierra. Deseo vivamente que se me erija aquí un templo para en él mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa, pues yo soy vuestra piadosa madre; a ti, a todos vosotros juntos los moradores de esta tierra y a los demás amadores míos que me invoquen y en mí confíen; oir allí sus lamentos, y remediar todas sus miserias, penas y dolores.

"Y para realizar lo que mi clemencia pretende, ve al palacio del obispo de México y le dirás cómo yo te envío a manifestarle lo que mucho deseo, que aquí en el llano me edifique un templo: le contarás puntualmente cuanto has visto y admirado y lo que has oído."

"Ten por seguro que lo agradeceré bien y lo pagaré, porque te haré feliz y merecerás mucho que yo recompense el trabajo y fatiga con que vas a procurar lo que te encomiendo. Mira que ya has oído mi mandato, hijo mío el más pequeño; anda y pon todo tu esfuerzo".

"Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige, no se turbe tu corazón, no temas esa enfermedad, ni otra alguna enfermedad y angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni te inquiete otra cosa; no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella: está seguro de que ya sanó."

"Sube, hijo mío el más pequeño, a la cumbre del cerrillo, allí donde me viste y te dí órdenes, hallarás que hay diferentes flores; córtalas, júntalas, recógelas; enseguida baja y tráelas a mi presencia".

"Hijo mío el más pequeño, esta diversidad de rosas es la prueba y señal que llevarás al obispo. Le dirás en mi nombre que vea en ella mi voluntad y que él tiene que cumplirla".

"Tu eres mi embajador, muy digno de confianza.Rigurosamente te ordeno que sólo delante del obispo despliegues tu manta y descubras lo que llevas. Contarás bien todo; dirás que te mandé subir a la cumbre del cerrillo que fueras a cortar flores; y todo lo que viste y admiraste; para que puedas inducir al prelado a que dé su ayuda, con objeto de que se haga y erija el templo que he pedido".

lunes, 7 de diciembre de 2009

Segundo Domingo de Adviento

In illo tempore: Cum audisset
Ioannes in vinculis opera Christi,
mittens duos de discipulis suis, ait
illi: Tu es, qui venturus est an alium
exspe'amus? Et respondens Iesus, ait
illis: Euntes renuntiate Ioanni quæ audistis,
et vidistis. Cæ ci vident, claudi
ambulant, leprosi mundantur, surdi
audiunt, mortui resurgunt, pauperes
evangelizantur: et beatus est, qui non
fuerit scandalizatus in me. Illis autem
abeuntibus, coepit Iesus dicere ad turbas
de Ioanne: Quid existis in desertum
videre? arundinem vento agitatam?
Sed quid existis videre? hominem
mollibus vestitum? Ecce qui mollibus
vestiuntur, in domibus regum sunt.
Sed quid existis videre? prophetam?
Etiam dico vobis, et plus quam prophetam.
Hic est enim, de quo scriptum
est: Ecce ego mitto Angelum meum
ante faciem tuam, qui præ parabit
viam tuam ante te.



En aquél tiempo: Al oír Juan
desde la cárcel las obras de Cristo,
envió dos de sus discípulos a preguntarle:
¿Eres Tú el que ha de venir,
o debemos esperar a otro? Y respondiendo
Jesús, les dijo: Id y contad a
Juan lo que habéis oído y visto. Los
ciegos ven, los cojos andan, los leprosos
quedan limpios, los sordos oyen,
los muertos resucitan, y a los pobres
se les anuncia el Evangelio: y bienaventurado
el que no fuere escandalizado
en Mí. Y luego que se fueron éstos,
comenzó Jesús a hablar de Juan al
pueblo: ¿Qué salisteis a ver al desierto?
¿Una caña movida del viento? O
¿qué salisteis a ver? ¿a un hombre vestido
con ropas delicadas? Cierto, los que
visten finos vestidos en casas de reyes
están. Pero ¿qué salisteis a ver? ¿Un
profeta? Ciertamente lo es, y aún más
que Profeta. Porque éste es de quien
está escrito: He aquí Yo envío mi Angel
ante tu faz, que preparará tu camino
ante Ti.

sábado, 5 de diciembre de 2009

+ Santa Misa en Mar del Plata +


Se los invita a oir la Santa Misa, celebrada según el Rito de San Pio V:

Domingos 6 y 13 de diciembre a las 19 horas en la capilla Divino Rostro, ubicada en las calles Almafuerte y Sarmiento.

Martes 8 de diciembre a las 18 horas en la capilla San Martín de Porres, barrio Las Margaritas.