Archivos del blog

lunes, 1 de junio de 2009

+ Mes del Sagrado Corazón de Jesús +


Comenzamos hoy, el mes de junio. La tradición de la Iglesia y la piedad popular han dedicado este mes a honrar y desagraviar el Sagrado Corazón de Jesús. Esto es así en atención a que la Solemnidad del Sagrado Corazón, fijada el viernes posterior a la octava de Corpus Christi, suele celebrarse en este mes. Así mismo, desde hace varios años, se dedica este día a la Jornada de oración por el Clero.

Este año, el Santo Padre, instituyó este día como inicio del Año de Oración por la santificación del Clero y ha enriquecido con innumerables indulgencias para clérigos y laicos que eleven oraciones o realicen obras pías según esta intención

Es así como, en esta oportunidad, los cristianos deberemos intencificar nuestra devoción al Sagrado Corazón. Aquellos que no lo tengan por costumbre, sería muy conveniente que comiencen en este mes la práctica de los 9 Primeros Viernes del Mes, confesando y comulgando.

Entre las muchas promesas que Jesús hizo a Santa Margarita María de Alacoque, una hay digna de particular mención, hecha en el año 1689, un año antes de su muerte. Es la duodécima de las que suelen ser publicadas en los devocionarios, y dice: ¨Te prometo, en el exceso de la misericordia de mi Corazón, que mi Amor todopoderoso concederá a todos los que comulgaren el primer viernes del mes, durante nueve meses consecutivos, la gracia de la perseverancia final; ellos no morirán en mi desgracia, ni sin haber recibido los santos sacramentos, siéndoles mi Corazón asilo seguro en aquel trance supremo¨.

Dediquemos este mes a ofrecer oraciones y penitencias en honor del Corazón de Jesús. Pidámosle perdón cada día, varias veces, por nuestros pecados y los del mundo entero. Roguémosle por los clérigos, para que sean fiel reflejo del Divino Pastor, manso y humilde de corazón.

Recemos las letanías del Sagrado Corazón, hagamos pequeñas visitas al Santísimo Sacramento, recitemos jaculatorias al Corazón de Jesús mientras cumplimos nuestros deberes de estado, y tratemos de difundir entre nuestros amigos, la desgraciadamente olvidada Práctica de los Primeros Viernes.

Finalmente invitamos a todos los cristianos, en especial a los sacerdotes, a responder al llamado del Papa. Instamos a los clérigos a que tomando el ejemplo del Santo Cura de Ars, pasen más tiempo en el confesionario e inculquen en los fieles el amor al Sagrado Corazón de Jesús.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino