Archivos del blog

domingo, 22 de noviembre de 2009

Último Domingo después de Pentecostés



Seq. Sanctii Evangelii Sec. Mattheum (24:15-34)


In: illo tempore: Dixit Iesus discipulis
suis: Cum videritis abominationem
desolationis, quæ di4a est
a Daniele propheta, stantem in loco
san4o: qui legit, intelligat: tunc qui in
Iudæa sunt, fugiant ad montes: et qui
in te4o, no descendat tollere aliquid
de domo sua: et qui in agro, non revertatur
tollere tunicam suam. Væ autem
prægnantibus, et nutrientibus in illis
diebus. Orate autem, ut non fiat fuga
vestra in hieme, vel sabbato. Erit enim
tunc tribulatio magna, qualis non fuit
ab initio mundi usque modo, neque
fiet. Et nisi breviati fuissent dies illi,
non fieret salva omnis caro: sed propter
ele4os breviabuntur dies illi. Tunc
si quis vobis dixerit: Ecce hic es Christus,
aut illic: nolite credere. Surgent
enim pseudochristi, et pseudoprophetæ:
et dabunt signa manga, et prodigia,
ita ut in errorem inducantur (si
fieri potest) etiam ele4i. Ecce prædixi
vobis. Si ergo dixerint vobis: Ecce in
deserto est, nolite exire: ecce in penetralibus,
nolite credere. Sicut enim
fulgur exit ab Oriente, et paret usque
in Occidentem: ita erit et adventus
Filii hominis. Ubicumque fuerit corpus,
illic congregabuntur et aquilæ.
Statim autem post tribulationem dierum
illorum sol obscurabitur, et luna
non dabit lumen suum, et sellæ cadent
de cælo, et virtutes cælorum commovebuntur:
et tunc parebit signum Filii
hominis in cælo: et tunc plangent omnes
tribus terræ: et videbunt Filium
hominis venientem in nubibus cæli
cum virtute multa, et maiestate. Et
mittet Angelos suos cum tuba, et voce
magna: et congregabunt ele4os eius
a quatuor ventis, a summis cælorum
usque ad terminos eorum. Ab arbore
autem fici discite parabolam: cum iam
ramus eius tener fuerit, et folia nata,
scitis quia prope est æstas: ita et vos
cum videritis hæc omnia, scitote quia
prope est in ianuis. Amen dico vobis,
quia non præterebit generatio hæc,
donec omnia hæc fiant. Cælum et terra
transibunt, verba autem mea non
præteríbunt.

En: aquel tiempo: Dijo Jesús a sus
discípulos: Cuando viereis que la
abominación de la desolación, anunciada
por el profeta Daniel, está en el
Lugar santo –el que esto lee, entienda
bien– entonces los que están en la Ju-
dea, huyan a los montes; y el que en
el tejado, no baje a tomar cosa alguna
de su casa; y el que en el campo, no
vuelva a tomar su vestido. Mas ¡ay de
las mujeres encinta, o de las que están
criando en aquellos días! Rogad,
pues, que vuestra huída no suceda en
invierno o en sábado. Porque habrá
entonces grande tribulación, cual no
se vio desde el principio del mundo
hasta ahora, ni la habrá jamás. Y si no
fuesen abreviados aquellos días, nadie
se salvaría; mas en gracia a los elegidos,
serán abreviados aquellos días. Entonces
si alguno os dijere: Mirad, el Cristo
está aquí o allí, no lo creáis. Porque se
levantarán falsos Cristos, y falsos profetas,
y obrarán grandes señales y prodigios,
de modo que (si pudiera ser)
caigan en error aún los escogidos. Ya
estáis prevenidos. Si, pues, os dijeren:
Mirad que está en el desierto, no salgáis;
mirad que está en las cavernas,
no lo creáis. Porque como el relámpago
sale de Oriente y se deja ver hasta
el Occidente, así será también la venida
del Hijo del hombre. Dondequiera
que estuviere el cadáver, allí se juntarán
también águilas. Y luego después
de la tribulación de aquellos días, el
sol se obscurecerá, la luna no dará su
luz, las estrellas caerán del cielo, y las
virtudes de los cielos se bambolearán;
y entonces aparecerá la señal del Hijo
del hombre en el cielo; y entonces
plañirán todas las tribus de la tierra, y
verán al Hijo del hombre que vendrá
sobre las nubes del cielo, con gran poder
y majestad. Y enviará a sus Angeles
con trompetas y voz potente; y reunirán
a sus escogidos de los cuatro vientos,
desde lo sumo de los cielos hasta
su extremidad. Escuchad una comparación
tomada de la higuera: cuando
sus tallos están ya tiernos y las hojas
han brotado, sabéis que está cerca el
verano; pues del mismo modo, cuando
viereis todo esto, sabed que el Hijo del Hombre está cerca, a las
puertas. De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.