Archivos del blog

lunes, 31 de enero de 2011

Usus Antiquior en la televisión municipal sevillana

Los fieles que asistimos ayer a la Santa Misa con los libros litúrgicos del Beato Juan XXIII, nos encontramos con que las cámaras de Giralda Televisión estaban allí, para realizar un breve reportaje sobre la Misa Gregoriana que saldría en sus informativos.

Que la televisión municipal, del socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, le dedique un espacio a la Santa Misa y que, otras emisoras catoliquísimas destaquen por su silencio sobre la Liturgia según la Forma Extraordinaria es, por llamarlo de alguna manera, llamativo.

La reforma de Benedicto, a pesar de toda la oposición, se abre poco a poco camino.

Laus Deo!

Aquí para ver el video.

p.s. Ayer, la Misa fue celebrada por el padre Ángel Alfaro Rivero, de la FSSP. Que la FSSP se instalara en España sería una gran bendición. A ver si algún Obispo da el primer paso.

jueves, 20 de enero de 2011

TRADUCCION DE GOOGLE: Conferencia de Roma en el Consejo. Don Florian Kolfhaus: La enseñanza del Concilio Vaticano II Pastoral

 

 

El título completo del informe del Padre Florian Kolfhaus es: "La enseñanza del Concilio Vaticano II razón fundamental Pastoral de Investigación en UR, Dignitatis Humanae y Nostra Aetate.." Se parte de la consideración de que "El Concilio Vaticano II quiso ser pastoral está orientada a las necesidades de su tiempo, señalando el orden de la práctica. Cardenal Ratzinger en 1988 ante los obispos de Chile declaró que el propio Consejo no ha definido ningún dogma y que quería expresar conscientemente un nivel inferior, como un consejo puramente pastoral. " Sin embargo, precisamente este "consejo pastoral" - Cardenal Ratzinger continuó - se interpreta "como si fuera casi una superdogma sentido a todos los consejos de otros." Además, ahora está claro que muchos defienden el carácter vinculante y el significado del Concilio Vaticano II - que hay - pero pocos recuerdan los consejos de los vientos antes dogmática. Es por eso que hay una especie de temor a un retroceso en el consejo y la devaluación de su arbitraria. Nuestro medio ambiente y nuestros pensamientos no quieren llegar a esto, pero sólo para arrojar luz sobre los hechos, su alcance e importancia y donde estamos trayendo ...
De hecho, lo que es la última fecha el Consejo sólo puede entenderse si se mantiene en el Magisterio vivo de todos los anteriores. Sin embargo, es innegable que no se debe a los años anteriores. Todo el mundo puede estar de acuerdo en esto, aunque desde posiciones diferentes y las evaluaciones. No un nuevo dogma, no un anatema solemne, las diferentes categorías de documentos en comparación con los consejos anteriores, pero, sin perjuicio de su legitimidad y autoridad, la centralidad de la cuestión que se traduce en tensión creada por el concepto de "pastoral Consejo" o "ministerio de enseñanza ", debido al nuevo tipo de consejo introducido en el nivel de la praxis más que conceptual.
No se pone en tela de juicio el carácter vinculante del Magisterio, que requiere el consentimiento y la obediencia, incluso no vinculante, aun cuando no es un dogma, sino más bien que si el Magisterio, que pretende ser un ejercicio del "munus determinandi", se reconoce todos los documentos. Don Kolfhaus expresa así la cuestión: "El Consejo no ha anunciado ningún nuevo dogma, pero tal vez haya ejercido una enseñanza similar a la del Papa en su encíclica?", Y así respondió: "En los decretos y declaraciones de la declaración no es la verdad magistral, pero la acción práctica, es decir, como consecuencia de la doctrina del ministerio. En la teología no existe el concepto de este ministerio de enseñanza [...]. Uno no puede dejar de culpar a ciertos teólogos "modernos" una actitud conservadora, como que a menudo buscan a los decretos y las declaraciones del Concilio Vaticano II como los textos dogmáticos, que definen la "nueva" verdad. El propio Consejo no quería eso. "
Y este es el gran problema que debe ser abordado y resuelto. Ahora es inevitable, y traer para perfilar los diferentes terminologías para hacer, en primer lugar, una distinción entre "doctrinal magisterio", "la enseñanza de la disciplina", "la enseñanza pastoral" y así definir el "Concilio pastoral", la historia de la Iglesia sólo .. . Muy clara la distinción entre diferentes tipos de documentos, nos referimos a los diferentes "niveles" de Monseñor. Gherardini. En resumen, de acuerdo con la síntesis eficiente de p.Lanzetta, "las doctrinas fundamentales del Concilio Vaticano II, las relativas a la libertad diálogo interreligioso, el ecumenismo y religiosas, que luego son los que más han llamado la atención, no debería ser llamada" doctrina ", sino" enseñar "(que sondecretos y declaraciones), pastoreo (según lo especificado por los Padres del Concilio) para los que todavía estamos en la búsqueda de una categoría teológica para describir la enseñanza, que seguramente no es ni dogmático ni disciplina Kolfhaus Don ofrece la calificación de munus praedicandi:. una enseñanza como un sermón acerca de cuestiones doctrinales, sino el contenido y la misma proposición es eminentemente pastoral dirección, la unión, pero no infalible. "
Brazo anotación interesante inicial, la ciencia y la teología que también se convierte en condición sine ira et studio, pero el problema del Consejo es tratado cum ira et studio ... También es interesante observar que la distinción entre diferentes categorías de documentos que podemos ver algo nuevo que no tiene en cuenta el consejo como un bloque.

 

He aquí el texto del informe:
_________________________
Recientemente ha iniciado un nuevo debate sobre la interpretación del Concilio Vaticano II, el tema de debate es el grado en que los textos conciliares son en realidad confinada en la continuidad del Magisterio. El mismo Papa Benedicto XVI, en el discurso famoso de la Curia Romana de Navidad 22 de diciembre 2005, dijo que el Vaticano II puede ser adecuadamente entendida en el contexto de toda la tradición de la Iglesia. No había ninguna "revolución copernicana", no empezar de nuevo, no romper con todo lo que los papas y concilios habían enseñado antes. Hoy en día existe, sin embargo, la cuestión urgente de cómo se han desarrollado, en la recepción del Concilio, determinadas teologías (y no pocos autores hacen su reclamo a la fama), que representan sólo un "nuevo comienzo", para superar las guías dogmática estrecha del Magisterio. Puede parecer paradójico, pero uno de los motivos de esta ruptura con la tradición es una forma de evitar la "tradicional" de la lectura del Concilio Vaticano II como dogmática.
El Concilio Vaticano II quiso ser pastoral está orientada a las necesidades de su tiempo, señalando el orden de la práctica. El cardenal Ratzinger en 1988 ante los obispos de Chile declaró que "el propio Consejo no ha definido ningún dogma y que quería expresar conscientemente un nivel inferior, como un consejo puramente pastoral." Sin embargo, precisamente este "consejo pastoral" - Cardenal Ratzinger continuó - se interpreta "como si fuera casi una superdogma sentido a todos los consejos de otros." A todos nos vemos todos los días: muchos defienden el carácter vinculante y el significado del Concilio Vaticano II, que sin duda existen, pero pocos recuerdan los vientos primeros concilios dogmáticos. De hecho, hoy en día hay fuertes llamadas para avisar de un retiro del Consejo y de la devaluación de su arbitraria. Esto está fuera de la pregunta, ¿no es así. Por el contrario, lo que es la última fecha el Consejo sólo puede entenderse si se mantiene en el Magisterio vivo de todos los anteriores. Por otro lado, el Vaticano II fue un concilio, ya que nunca antes. Esta declaración de todos estarán de acuerdo, por muy diferentes que pueden ser los comentarios sobre él. No un nuevo dogma, no un anatema solemne, las diferentes categorías de documentos en comparación con los consejos anteriores, y sin embargo, el Vaticano debe ser incluido en la continuidad permanente del magisterio, porque era un consejo legítima de la Iglesia, ecuménico y con las autoridades competentes. ¿Qué significa, sin embargo, la "hermenéutica de la continuidad"?
Un consejo como ningún otro antes de
El problema central, la solución de la que yo quería hacer una modesta contribución de mi tesis doctoral, es la tensión creada por el concepto de "Concilio pastoral" o ministerio de enseñanza. El Vaticano ha introducido, no en un nivel conceptual, pero en la práctica, un nuevo tipo de consejo. No hay duda de la fuerza vinculante del Magisterio, que, aun cuando no es un dogma o las definiciones infalibles de la doctrina revelada, los jueces en materia de fe y la autoridad moral, es decir, que requiere el consentimiento o la obediencia. Es más bien la cuestión de si la enseñanza - por lo menos intenta ser un ejercicio del "munus determinandi" - no está presente en todos los documentos. ¿Qué significa, entonces, que un consejo se refleja en la no-dogmático, sino pastoral, o - en las palabras del cardenal Ratzinger - "en un nivel inferior"?
El Consejo no ha anunciado ningún nuevo dogma, pero tal vez comparable al que ejerce un magisterio del Papa en su encíclica? Ciertamente, en las constituciones de la doctrina es expuesta (por ejemplo, en Lumen Gentium, que establece de forma explícita por primera vez la naturaleza sacramental de la ordenación episcopal), mientras que en los decretos y las declaraciones del magisterio de la declaración no es verdad, pero la acción práctica, es decir, como consecuencia de la doctrina del ministerio. En la teología no existe el concepto de este ministerio de enseñanza, y esto muy a menudo conduce a la interpretación del Consejo mencionado anteriormente.Uno no puede dejar de culpar a ciertos teólogos "modernos" una actitud conservadora, ya que a menudo buscan a los decretos y las declaraciones del Concilio Vaticano II como los textos dogmáticos, que definen la "nueva" verdad. El propio Consejo no quería eso. Por ejemplo, acerca de la Declaración sobre el Diálogo Interreligioso, 18 de noviembre de 1964, el relator de la Secretaría de Unidad de los Cristianos en el consejo, dijo: "Con respecto a los efectos de la declaración, la Secretaría no emitirá ninguna declaración sobre las religiones dogmáticas prácticas no cristianas, pero la actual legislación y pastoral "(cf. Acta Synodalia (AS) III / 8. 644). Muchos teólogos, en cambio, se refiere a Nostra Aetate, diseñado por estos principios a la práctica del diálogo de las religiones han desarrollado una teología que ve a las religiones no cristianas en el camino de la salvación por Cristo y auténtica e independiente de la Iglesia? ¿Con qué frecuencia se ha dicho, citando el ibid., Que el Vaticano II habría dado por vencido "pretensión absolutista" de la Iglesia, que con el tiempo debe ser entendido como una de las muchas iglesias? Los que leen los documentos, se sorprende. El decreto sobre el ecumenismo está expresamente declarado que sus declaraciones no afectan en modo alguno, la verdad del axioma "Extra Ecclesiam nulla salus" (cf. AS III / 7. 32) y que no hay duda de que sólo el Iglesia Católica es la Iglesia de Cristo ("Clara apparet Ecclesiae Christi cum Ecclesia catholica identificarse ... ... un dicitur et sólo Ecclesia Dei" AS II / 7. 17.)
Las intenciones del Concilio Vaticano II
En la declaración del Secretario General de la 123a Congregación General 16 de noviembre 1964 los estados que están en frente de la doctrina revelada "de rebus fidei et morum" sólo cuando se define explícitamente. Esta declaración [explícita] nunca ha tenido lugar. Para todas las otras afirmaciones son Tratado objeto clave ("materia subiecta"), las reglas clásicas de interpretación teológica ("Normas interpretationis secundum relación theologicae") y la intención del Santo Sínodo, la "mens Synodi Sanctae". Casi vale la pena con especial cuidado. Los documentos publicados informe un panorama claro de cómo la intención del Ministerio de Padres ha desarrollado lentamente y con dificultad. No es infrecuente, sin embargo, la representación del Consejo de Giuseppe Alberigo, da la impresión de que Juan XXIII había desde el principio - la mayor parte de la resistencia contra la Curia Romana - estableció una ruta clara del Consejo de Pastoral, que podría resumirse en el lema resbaladiza "update", que, además, que el Papa no había usado el Consejo, pero para la reforma del Código. Así que si usted pretende no ver que Juan XXIII y aprobó los planes preparados por la curia. Sus propias directrices sobre lo que debe entenderse por "atención pastoral" no eran los únicos. Comienzo del Concilio, por ejemplo, puso el énfasis en la presentación clara de la doctrina y le dio a la Iglesia como "la intención del Santo Padre," la oración de octubre de 1962 que la "enseñanza infalible del Consejo" podría efectivamente defender la fe contra los peligros y errores. El especial de "carácter pastoral" de los Padres del Concilio Vaticano también representado por el nuevo. Este nuevo "estilo" es sobre todo se manifiesta en el deseo de componer textos en un lenguaje fácilmente comprensible y temas bíblicos. No se quiere ni las definiciones de la escuela de teología, en primer lugar, ni las definiciones magistrales, entonces, pero la doctrina católica iba a ser decisivo y, obviamente, presente en todo momento en todos los textos. Los Padres se reunieron en el Consejo todos los libros de texto de sus años de estudio en la cabeza (o por lo menos en la cartera de sus asesores teológicos). Esta doctrina no iba a cambiar, pero establece con mayor claridad. Que sabe de memoria las respuestas del catecismo puede utilizar las imágenes con la conciencia tranquila y expresiones, lo que se refiere a la utilización de la doctrina católica y la práctica de una manera consistente con los tiempos. El ministerio se basa en la doctrina, la práctica consiste en la doctrina correcta. La inversión de este orden lleva con demasiada facilidad para hacer con "una nueva realidad pastoral" para desarrollar una "nueva" doctrina. Ejemplos de esto hay en abundancia en la vida cotidiana de las comunidades eclesiales. Esto también es cierto que muchos teólogos - una sonrisa de simples verdades del catecismo - el consejo pastoral, para considerar las denuncias como las declaraciones doctrinales, a continuación, desarrollar a partir de ahí nuevos puestos (personal).
Diferentes categorías de documentos
El Vaticano, en contraste con los dos consejos anteriores, utilizando tres diferentes categorías de documentos (constituciones, decretos, declaraciones), por lo que para reflexionar sobre su discurso. Este hecho obvio no es tomado en cuenta. Junto a "Lumen Gentium", de la Constitución sobre la Iglesia y el documento doctrinal del Consejo Central, es la Constitución sobre la Revelación Divina "Dei Verbum". Otros documentos, es decir, decretos y declaraciones, como por ejemplo ", ibid." Ecumenismo "Nostra Aetate" sobre las religiones no cristianas y "Dignitatis Humanae" sobre la libertad religiosa, no son ni documentos doctrinales que establece la infalible verdad, ni los textos normas disciplinarias que son específicos. Estos normalmente son devueltos a los directores que deben ser escritos después del Concilio. Decretos y declaraciones no son entonces, decir mucho, en general, ni la doctrina o disciplina.Esta es la gran novedad del Concilio Vaticano II: en contraste con todos los consejos de otros, la exposición de la doctrina o la disciplina, que se sobrepone a estas categorías. Esta es una lección que no quiere dar definiciones o límites, sin embargo, a diferencia de los errores en la operación, sino que se dirige a la práctica condicionada por el tiempo. Esto sucede sin ningún tipo de concreto promulgar las normas disciplinarias. La teología no ha proporcionado hasta ahora ningún concepto apropiado para esta nueva forma de enseñanza pastoral. Un error en la interpretación del Concilio es muy leído en los propios decretos y declaraciones en el mismo piso de las constituciones del Concilio Vaticano II - así como los documentos doctrinales. Que esto no puede ser verdad, ya muestra una mirada cuidadosa a las categorías de documentos. Lo que puede parecer provocadora con el objetivo de que "ibid." Tiene la misma clasificación oficial del decreto sobre los medios de comunicación, "Inter Mirifica". En ambos textos, por tanto, Addir los títulos mismos. Pero nadie supone que "Inter Mirifica" es un texto dogmático! Esta es una cuestión de práctica, no la doctrina.Sin duda, el diálogo ecuménico es un gran desafío del rápido crecimiento de los medios de comunicación social. Ambos temas se llevan a cabo en la misma categoría de los documentos, no porque ellos son igualmente importantes, pero debido a que es común a la orientación práctica. En los dos documentos no es una doctrina nueva, sino una práctica nueva, renovada o no. La diferencia entre las declaraciones doctrinales y orientado a aquellos a los que la práctica es importante, ya que estos últimos se basan en el primero y no puede entrar en conflicto con ellos, si realmente quiere ser una pastoral católica. Esta distinción entre la doctrina inmutable y actuar de acuerdo con el tiempo se refiere a la cuestión de lo que es, por tanto, un consejo pastoral en el análisis final. Incluso los padres conciliares se encontraron con este punto tan importante, como lo muestran en el siguiente ejemplo tomado de los documentos.
Cambiar la "ley fundamental" o la reforma de las "Normas"?
El hecho de que en la unidad de Gran Bretaña a la izquierda no está en la Constitución de Inglés, y podría ser fácil, desde un punto de vista legal, para adaptar esta norma a la práctica de la Europa continental - incluso si el cambio podría costar algunos problemas y causar accidentes. Cambiar las reglas de tráfico - las normas de la práctica - no significa de ninguna manera socavar la Constitución y los valores fundamentales anclados en él. Si se aplica esta comparación al Consejo - de las disposiciones constitucionales que sería en este caso de las verdades dogmáticas y principios del derecho natural - puede sonar provocativo para considerar los temas principales del Concilio Vaticano II hasta el nivel de tráfico. Sin embargo, sólo este ejemplo se utiliza el obispo De Smedt en uno de sus últimos discursos en la declaración sobre la libertad religiosa. Que quiere hacer "la libertad civil del gobierno" claro que, lo que habla el Concilio, que choca con la doctrina tradicional, ya que no es una especie de "constitucional". "Tan poco hizo las reglas de tránsito exento de la obligación moral de moverse con inteligencia y cuidado en las carreteras, como muy poca protección legal de la libertad religiosa plantea a los hombres de las obligaciones de la" ley moral objetiva "y, si es católico, por las leyes de la Iglesia (AS IV / 5. 100 ..)En otra parte, De Smedt habla aún más claramente que "la ley moral objetiva", que no es tocado por la "nueva" práctica de la libertad religiosa: "Es cierto que el orden moral a todos los hombres, todas las sociedades y todas las autoridades civiles están obligados a buscar la verdad y no se les permite la defensa de lo falso. Vale la pena el deber moral de todos los hombres a la Iglesia para la aprobación de sus doctrinas y mandamientos. Ningún caso tiene un ser humano elección moral objetivo de aprobar o rechazar el Evangelio y la Iglesia verdadera. En una inspección más cercana, incluso este requisito es subjetivo "(AS IV / 1. 433). Por supuesto, una "nueva" prácticas también plantea nuevas preguntas a la doctrina. Para estas preguntas, la "Humanae Dignitatis" Pero él no quiere contestar, pero la confianza - que expresamente dice De Smedt 21 de septiembre 1965 - ". El magisterio ordinario de la Iglesia"
No es infalible, pero aún no vinculantes
En este punto es necesario observar con más detalle en la cuestión ya mencionada de las peculiaridades de un ministerio de enseñanza. En la escuela hablamos de dos formas de enseñanza. Comenzando por el que enseña Tomás de Aquino conoce el "magisterio cathedrae Pastoral" del obispo y de la "cathedrae magistralis magisterio" de los teólogos. Hoy en día, sólo lo que se entiende por el magisterio de los obispos y el Papa. El obispo de su diócesis, el Papa y el colegio de los obispos reunidos debajo de él para la Iglesia universal, son portadores de esta enseñanza en el sentido de que el término se utiliza hoy en día. Los conceptos actualmente disponibles para la calificación de los textos doctrinales son sorprendentemente reciente: en 1835 el Papa Gregorio XVI toma por primera vez en "Divinitus commissum" el concepto de "magisterio" en un documento doctrinal, donde se habla de un "magister potestas" al lado de un "poder de gobierno". También fue el primero en utilizar la forma de la encíclica para el año de su magisterio. En 1964, en la "Lumen Gentium", aparece por primera vez en el uso del magisterio término "munus docendi". Ambos conceptos - "magisterio" y "munus docendi" - están en estrecha relación, pero, a pesar de que con frecuencia se utilizan indistintamente, no son equivalentes. "Munus docendi" significa - generalizar y simplificar - la enseñanza doctrinal de la unión por la autoridad legítima y la proclamación del Evangelio por los ministros ordenados y con licencia a través de la "misión canónica", "magisterio" - como parte de " munus docendi "- señalando su lugar a la definición de los problemas doctrinales, por lo general como la aclaración de autoridad de temas controversiales.
Dado que la distinción entre las declaraciones hechas anteriormente en los consejos de la doctrina y la disciplina no es apropiado para el carácter particular del Concilio Vaticano II, que la terminología de la teología, que distingue entre las declaraciones de la doctrina como infalible e infalible, no se encuentra una nueva categoría. Sobre esta cuestión, el propio Consejo no se pronuncia. Además de las declaraciones doctrinales que quieren defender y dejar en claro las verdades que encontramos en el Vaticano y más tarde las declaraciones doctrinales que se quiere motivar a una pastoral específica y la práctica regular. Hay que recordar que el Consejo no da, en principio, para el ejercicio del magisterio, pero lo hace de una manera nueva. Con estos antecedentes, la pregunta se realiza en forma de documentos del Magisterio y de la fuerza, o más bien, la intención con que fueron producidos.
Falta, como ya se mencionó, el concepto de una "pedagogía pastoral". Por lo tanto, es difícil decir qué es realmente un consejo pastoral. Debe, sin embargo, distinguir entre "doctrinarios" y "pastoral". Del mismo modo, el "ministerio" no puede equipararse a la "disciplina", ya que no es simplemente reglas prácticas de carácter jurídico. Estos, de hecho, han sido conscientemente delegado por los padres a los directores específicos que tenían que hacerse sólo después de la clausura de la Asamblea de la Iglesia. Si un ministerio de enseñanza no es ni doctrinales o disciplinarias, ¿entonces qué?
En la encíclica papal, en un buen sermón el domingo, en las palabras de aliento después de una confesión bien pensado se anuncia cada vez que la fe católica, y sin embargo, en las formas y fines muy distintos. En el primer caso es sobre todo para aclarar las cuestiones doctrinales, los otros dos momentos son totalmente orientada a la pastoral. Lejos de ser no vinculante, la homilía y las palabras de aliento desea mover a un acto en particular - a una vida de "nuevos", de acuerdo a la fe. Debido a que este anuncio tiene un buen pronóstico, se debe tener en cuenta el tiempo y lugar, la educación y la edad, madurez espiritual y apertura de los receptores de religiosos.Medios pastorales para "traducir" la doctrina de la vida - no hay cambios a la doctrina.Para ser claros, nos volvemos una vez más al Decreto sobre el ecumenismo. Los Padres no quería decir que no definición del diálogo ecuménico, ya que eran conscientes de que esto puede y la práctica pastoral, si se quiere ser eficaz, debe tomar formas muy diferentes. Ellos han puesto claramente de lado las cuestiones doctrinales, que "ibid." De la nota era no contestar el decreto de forma explícita en silencio sobre la controversia respecto a la membresía de la Iglesia, sobre la cuestión de la buena fe en la evaluación clara de lo que la comunidad fuera de la Iglesia Católica es la Iglesia en el sentido teológico, en la definición de la relación entre Escritura y el Magisterio, la descripción detallada de la primacía papal como una representación independiente de las diferencias dogmáticas entre católicos y ortodoxos (AS III / 7. 675ss.).
Un nuevo integrarse plenamente en la tradición pastoral
El Consejo no ha anunciado "nuevo" dogma y no ha revocado ninguna "vieja" doctrina, sino que él mismo fundó y promovió una nueva práctica en la Iglesia. Por supuesto, la cuestión de la naturaleza de un consejo pastoral, a continuación, conecte otros, que requieren una aclaración más precisa de la doctrina y la práctica: la pastoral es sólo un medio de comunicación o de la doctrina de la que también plantea cuestiones del Magisterio? El Vaticano con su "un consejo a ser diferente" en realidad ha creado una nueva forma de enseñanza? Otto Hermann Pesch, dijo de una manera provocativa y, sin duda, demasiada exageración: "aún no ha pensado lo suficiente sobre las formas y condiciones en que la Iglesia puede hacer en el futuro lo que ha hecho por primera vez con mucho coraje en el Consejo: hablando de manera temporal, provisional, con la perspectiva de pasar, y hacerlo conscientemente, por su propia admisión "(Das Zweite Vatikanische Konzil, 379). Declarar una doctrina, incluso cuando no juega un carácter de infalibilidad, plantea la necesidad de que sea digno de confianza, verdadera y válida. Esta es una razón más a las declaraciones doctrinales definido solemnemente dogmas no son "temporales, superar, temporalmente" las respuestas a los problemas urgentes del momento debe estar orientada a la práctica de las fechas de vez en cuando, para adaptarse a la vida política, social y cultural. En respuesta a estas cuestiones, entonces no se pone en juego la doctrina y la práctica de unos contra otros, para entender "pastoral" como sinónimo de "no vinculante" o "discrecionales" y ver el cuidado de las almas constantemente en conflicto con el Magisterio. El Vaticano quería preservar y renovar la doctrina de la pastoral. Con el tiempo se necesitaría para llenar este vacío en el aparato conceptual de la teología que está abierto desde el Concilio Vaticano II. Mi sugerencia sería que - y esto puede ser nada más que una modesta contribución a discutir - para llamar a la expresión fugaz de magisterio pastoral "munus predicandi", bien definido que el "munus determinandi". Es, de hecho, un "munus", que es la enseñanza de la autoridad legítima, y ​​"predicar" no significa en absoluto que esta enseñanza no es obligatoria, sino que se refiere al hecho de que la homilía es el mejor lugar para exponer la doctrina católica ya está definido y aplicarlo a la vida real para la vida de los fieles. Esto significa: Anuncio del Evangelio y la enseñanza de la doctrina, definición doctrinal, con plazos y conforme a la vez, no es inmutable e inalterable, obligatorio, pero no infalible. El Consejo, al menos en sus decretos y declaraciones, no quiere poner una doctrina, y mucho menos cambiar la enseñanza de manos. Con elementos de la doctrina católica - como era y como rimmarrà - Concilio Vaticano II enseña la fe y las nuevas orientaciones pastorales derivadas de ella.
Nadie puede negar las tensiones en este ministerio de enseñanza. Por desgracia, hay teólogos que fundó la práctica con el cambio de una ruptura con la doctrina tradicional.Tal vez los Padres del Concilio eran demasiado optimistas en algunos aspectos, cuando se entregó solemnes definiciones doctrinales y las sentencias, sin embargo, quieren preservar y defender el dogma. De su intención de hacerlo, también hay dudas."Ibid." En este sentido, Pablo VI, en la reunión de la aprobación del consejo de dos documentos sobre la Iglesia "Lumen Gentium" y el ecumenismo, dijo: "Este parece ser el comentario más significativo en la aprobación de estos documentos, como Cristo quiere, esperamos que lo haga. ¿Qué fue de los restos. Lo que la Iglesia ha enseñado a lo largo del tiempo, al igual que enseñamos "(AS III / 8 911.).
Ver también: Florian Kolfhaus: Lehrverkündigung Pastoral - Grundmotiv des Zweiten Konzils Vatikanischen. Untersuchungen zu "ibid.", "Dignitatis Humanae" und "Nostra Aetate". Münster de 2010. LIT-Verlag. ISBN: 978-3-634-10628-5. Esta es la primera publicación de una nueva serie de tesis doctorales producidas en Roma: "Theologia Ex Urbe Mundi".

 

ACEPTAMOS CRITICAS A LA TRADUCCION.

PUEDE VERSE EL ORIGINAL AQUI

lunes, 10 de enero de 2011

El Cardenal Bartolucci y sus recuerdos, desde Pío XII hasta Benedicto XVI

610x

Cardenal, pero no obispo. Monseñor Domenico Bartolucci, 93 años, de Mugello, de 1956 a 1997 maestro “perpetuo” del coro de la Capilla Sixtina – el coro polifónico que acompaña las celebraciones papales –, estaba en su estudio, en el piano, cuando hacia las 11.30 hs. del 19 de noviembre pasado le llegó inesperadamente una llamada telefónica desde el Vaticano. El cardenal Tarcisio Bertone deseaba encontrarse con él a las 13.30 en la Secretaría de Estado vaticana.

Poco después, el “maestro”, como todos lo llaman ya desde hace décadas, era informado de la voluntad del Papa de crearlo cardenal en el consistorio que se realizaría al día siguiente. Bartolucci confiesa todavía su estupor y una cierta turbación interior al oír la noticia de la púrpura.

Dice al Foglio: “Nunca habría pensado en el cardenalato. Lo considero un gran honor y creo que el Papa ha querido darlo, por mi intermedio, a la música sacra. Sin embargo, dada mi edad y mi particular servicio a la Iglesia, he preferido no ser ordenado obispo”.

La suya es una opción que fue hecha en el pasado también por otros ilustres hombres de Iglesia llevados al cardenalato después de haber superado los ochenta años de edad (y, por lo tanto, cuando ya no estaba para ellos la posibilidad de entrar al cónclave en caso de muerte del Papa): entre los muchos que han preferido no ser ordenados obispos, están Hans Urs Von Balthasar (designado cardenal, murió en el camino que lo llevaba a Roma para el consistorio), Henri-Marie de Lubac e Yves Marie-Joseph Congar.

Por lo tanto, un cardenalato a la música sacra. Así ha percibido Bartolucci la decisión papal. ¿Por qué? “Porque he dedicado toda mi vida a la música sacra y es evidente que es a ella a quien el Papa ha querido de algún modo rehabilitar el pasado 20 de noviembre. Una música sacra con frecuencia demasiado despreciada en la Iglesia, abandonada, socavada por innovaciones inoportunas y contrarias al auténtico espíritu de la liturgia, el espíritu que Benedicto XVI está tratando de recuperar a través de sus escritos y sus celebraciones. Se ha querido ir al encuentro del mundo sin darse cuenta de estar cediendo al mismo y a sus sirenas”.

La historia artística de Bartolucci comienza en Florencia, en su temprana juventud, cuando acompañaba a su maestro Francesco Bagnoli como organista en las celebraciones en la Catedral. Luego, sus primeras composiciones fueron mostradas a monseñor Raffaele Casimiri, ilustre estudioso palestriniano, que iba cada tanto a Florencia para llevar a cabo sus investigaciones. Maduró así la idea de trasladar al joven a Roma, donde las capillas musicales estaban en plena actividad. Bartolucci se convirtió casi de inmediato en vice-maestro en San Juan de Letrán; luego, en 1947, director de la Capilla Liberiana de Santa María la Mayor. Finalmente, en 1956, después de cuatro años transcurridos junto a Lorenzo Perosi, Pío XII lo nombra director perpetuo de la Capilla Sixtina. Como sus predecesores, también él es nombrado “ad vitam”. Cuenta todavía con pesar: “Llegado a los 80 años, me enviaron de golpe a reposo… Después de tanto trabajo, ni siquiera pude saludar al Santo Padre…”.

Hace ya décadas que Bartolucci habita en Roma. En via Monte della Farina, cerca de piazza Argentina, donde la Capilla Sixtina tiene su sede. Su departamento está lleno de recuerdos. Fotos, cuadros, libros, músicas, muchas cartas y un viejo gramófono Grundig que, dice, “lo tenía igual el Papa Juan y tiene todavía una acústica envidiable. Sin embargo, ya no lo escucho más; por la noche prefiero mirar los conciertos transmitidos vía satélite sobre todo desde el exterior. Cada tanto veo alguna Misa en latín. Hay un canal que transmite algunas bellísimas de Francia. Pero son muy buenos también los anglicanos en el Reino Unido. He quedado impresionado por la liturgia cantada en la Westminster Abbey. Creo que también a Benedicto XVI le ha gustado cuando la escuchó en el pasado mes de septiembre. Al final, fue a transmitir sus saludos”.

La casa de Bartolucci trasluce historia y muchas fotos amarillentas por los años llevan el pensamiento a su juventud: “Mi padre era un obrero de una fábrica de ladrillos en Borgo San Lorenzo, cerca de Florencia. Cantaba siempre en la iglesia, le gustaba. También cantaba los romances de Verdi y de Donizetti. He crecido rodeado por la música. Todo el pueblo cantaba. Recuerdo las canciones de los campesinos en casa y en el trabajo. ¡El teatro del pueblo tenía dos estaciones de ópera al año! Era otra vida”.

De las palabras del cardenal se entiende que advierte un fuerte contraste entre aquellos años y hoy. Y su desilusión se vuelve explícita y espontánea sobre todo respecto a la música, sin necesidad de acosarlo con ulteriores preguntas. Dice: “Recuerdo las funciones en la Sixtina en los tiempos del Papa Pacelli. Entonces la música era una parte integrante y esencial de la liturgia: era su alma. Se conoce cuánto amaba la música Pacelli y cómo descansaba a menudo tocando el violín. Eran bellos tiempos”. El pontificado de Pío XII estuvo acompañado casi enteramente por la Capilla Sixtina dirigida por Lorenzo Pesori. Bartolucci, de hecho, fue nombrado director perpetuo en 1956: “Antes de convertirme en director, estuve cuatro años junto a Perosi, como vice-maestro. Él habitaba en el palacio del Santo Oficio y allí con frecuencia lo iba a ver. Paseábamos juntos por el lungotevere hasta la iglesia del Sagrado Corazón del Sufragio donde visitamos el Santísimo. Luego lo acompañaba nuevamente a casa”.

La música sacra de la Iglesia Católica sufrió una gran revolución después del Concilio Vaticano II. Cuenta Bartolucci: “El Concilio lo habría querido convocar también Pío XII. Lo dijo el cardenal Achille Silvestrini en el décimo aniversario de la muerte del cardenal Domenico Tardini. Se dio cuenta, sin embargo, que los numerosos focos de rebelión presentes en la Iglesia habrían querido provocar un incendio precisamente en Roma. Fue así el Papa Juan XXIII quien, después del Sínodo Romano, convocó el Concilio. Bajo su pontificado la Capilla Sixtina pudo finalmente ser reconstituida. Yo mismo presenté un proyecto de reforma general y el Papa lo aprobó plenamente. Obtuvimos la sede, el archivo, un equipo de cantantes adultos fijos y remunerados y, sobre todo, la schola puerorum dedicada exclusivamente a la formación de nuestros niños. El Papa Juan apreciaba mucho a la Capilla. En Navidad cantábamos en su apartamento con los niños, frente al pesebre. Respecto a la liturgia, creo que él no habría cambiado nada, pero luego murió. La reforma propiamente dicha con todos los cambios se hizo bajo Pablo VI”.

Bajo el pontificado del Papa Montini y con la nueva dirección litúrgica se verificó, de hecho, la crisis de la música sacra. Bartolucci recuerda todavía una Pascua en la que volvió a su casa llorando. Dice: “Nos echaron diciendo que no debía cantar la Sixtina sino el pueblo. Fue una revolución copernicana. El abandono del latín, que el Concilio mismo no auspiciaba, fue de hecho promovido por muchos liturgistas y así todo el repertorio tradicional de canto gregoriano y polifonía y, en consecuencia, las schola cantorum fueron señaladas como la causa de todo mal. El lema era ir al pueblo, sin entender las graves consecuencias de esta banalización de los ritos y de la liturgia. Yo siempre me opuse a esto y sostuve siempre la necesidad del gran arte en la iglesia para beneficio precisamente del pueblo. Se pensaba que participar quería decir cantar o leer algo y así se desatendió la sabia pedagogía del pasado. Paradójicamente, también todo el repertorio de cantos de devoción que el pueblo sabía y cantaba desapareció. Años atrás, por ejemplo, cuando el pueblo asistía a una Misa de difuntos, sabía cantar con devoción el Dies Irae y recuerdo que todos se unían para cantar el Te Deum o las antífonas de la Virgen. Hoy a duras penas se encuentra alguno capaz de hacerlo. Muchos hoy en día, afortunadamente, si bien un poco tarde, comienzan a darse cuentan de lo que ha sucedido. Era necesario pensar en ese entonces, antes de proceder con tanta presunta sabiduría a favor de una moda. Pero entonces todos renovaban, todos pontificaban. Afortunadamente, el Santo Padre está dando indicaciones muy precisas respecto a la liturgia y esperamos que el tiempo ayude a las nuevas generaciones”.

La Capilla Sixtina después del Concilio, de todos modos, ha continuado teniendo una importante actividad ya que Bartolucci quiso promover su presentación en conciertos. “Con la Sixtina he dado la vuelta al mundo y, precisamente en los conciertos, he podido sentirme libre de programar las obras maestras que ya no era posible ejecutar dentro de la liturgia, en primer lugar las obras de Giovanni Pierluigi da Palestrina. Giuseppe Verdi lo define el “padre eterno” de la música de Occidente. Ya lo he dicho una vez en una entrevista: «Palestrina es el primer patriarca que ha entendido qué quiere decir hacer música; él ha intuido la necesidad de una escritura contrapuntística vinculada por el texto, ajena a la complejidad y los cánones de la escritura flamenca». No es casualidad que el Concilio de Trento fijara los cánones de la música litúrgica precisamente mirándolo a él. No hay autor que trate y respete el texto sagrado como Palestrina. Yo, en lo que he podido, he tratado de referirme a este mismo espíritu, a la solidez del canto gregoriano y de la polifonía palestriniana. Por esto he podido continuar escribiendo música en el surco de la tradición de la Escuela romana”.

Uno de los más importantes conciertos en los cuales Bartolucci pudo presentar las obras maestras del príncipe de la música, junto a algunas composiciones personales, fue ofrecido precisamente a Benedicto XVI en el histórico marco de la Capilla Sixtina en el 2006. La ejecución confiada al Coro polifónico de la Fundación Domenico Bartolucci, con la cual el maestro ha grabado también algunos cd, fue introducido por el motete Oremus pro pontifice que el maestro ahora cardenal escribió precisamente para el Pontífice reinante, inmediatamente después de su elección. Benedicto XVI es para él una esperanza. Dice: “Lo es para mí y para la música sacra. Por eso pienso en mi cardenalato como en un reconocimiento, sobre todo, para la música, y me agrada que muchos hayan leído mi nombramiento de este modo”.

Y precisamente las palabras pronunciadas por el Papa al final de aquella ejecución sugieren que la púrpura a Bartolucci le ha sido reconocida por sus méritos artísticos y por una seria recuperación de la tradición musical de la Santa Iglesia Romana: “Todas las piezas que hemos escuchado contribuyen a confirmar la convicción de que la polifonía sacra, en particular la de la así llamada «escuela romana», constituye una herencia que se debe conservar con esmero, mantener viva y dar a conocer, no sólo en beneficio de los estudiosos y cultores, sino también de la comunidad eclesial en su conjunto, para la cual representa un inestimable patrimonio espiritual, artístico y cultural. […]Usted, venerado maestro, siempre se ha esforzado por valorar el canto sacro, también como medio de evangelización. Mediante los innumerables conciertos dados en Italia y en el extranjero, con el lenguaje universal del arte, la Capilla musical pontificia dirigida por usted ha cooperado así a la misión misma de los Pontífices, que consiste en difundir por el mundo el mensaje cristiano”.

 

Fuente: Palazzo Apostolico

Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

miércoles, 5 de enero de 2011

+ Santa Misa en Mar del Plata +

Epifanía del Señor

Se los invita a oir la Santa Misa celebrada según el Rito Tridentino, el jueves 6 de enero a las 19 horas en la Capilla Divino Rostro, ubicada en las calles Almafuerte y Sarmiento.

+ Cristianos perseguidos +


Los cristianos coptos de todo el mundo están en alerta por posibles ataques antes de sus celebraciones navideñas el viernes, después de que extremistas islámicos alabaran el reciente atentado mortal con bomba aparentemente alentado por Al Qaeda.Las comunidades coptas han señalado los mensajes aparecidos en Internet colgados aparentemente por extremistas islámicos que piden atacar iglesias coptas de varios países y el incremento de la retórica anticristiana en los comunicados de miembros de Al Qaeda en los últimos meses.


El atentado del 1 de enero en Alejandría, en el que murieron 23 personas y que agravó las ya profundas tensiones entre cristianos y musulmanes en Egipto, podría inspirar a otros extremistas a llevar a cabo acciones similares contra coptos u otros objetivos cristianos en otros lugares, dijeron especialistas en seguridad.


"Veo un riesgo mayor para los coptos aunque sólo sea por acciones imitadoras, como un incendio, un tiroteo y cosas así", dijo Anna Murison, destacada analista de riesgos globales en Exclusive Analysis.Safwat Zayaat, experto militar en El Cairo, dijo que el atentado mostraba que grupos similares a Al Qaeda "están en todos lados, son capaces de llevar a cabo misiones que acaparan la atención mundial".


Paul Salem, director del Centro sobre Oriente Próximo de la Fundación Carnegie en Beirut, veía un riesgo "obvio" de que el derramamiento de sangre profundice las divisiones sectarias en la región. Pero sugirió que el principal peligro se encontraba en Egipto dadas las múltiples tensiones sociales, económicas y políticas en el país."Grandes acciones como ésta refuerzan las tensiones, ponen las cosas en movimiento y las cosas pueden irse de las manos como sucedió en Irak. Eso seguramente sea lo que esperan las personas que lo hicieron", dijo a Reuters."La situación (en Egipto) en general está a punto de explotar, más aún entre las comunidades", añadió.


En Francia, donde viven unos 45.000 cristianos coptos, la policía ha reforzado la seguridad en torno a las 19 iglesias de todo el país antes de la festividad del 7 de enero y a la luz de las amenazas online.Entre las medidas excepcionales están barreras para filtrar a los visitantes, patrullas frecuentes y reflectores para las iglesias durante las misas nocturnas.En Alemania, el Gobierno dijo que había informado al jefe de la Iglesia copta en el país, el obispo Anba Damian, del riesgo de un ataque antes del atentado del sábado en Egipto.


Entre las amenazas colgadas en webs extremistas está un mensaje del 1 de noviembre del Estado Islámico de Irak vinculado a Al Qaeda, que acusa a los coptos de Egipto de detener a dos mujeres convertidas al Islam.


Los expertos dicen que este asunto podría proporcionar a Al Qaeda la oportunidad de perseguir más formas de realizar una campaña contraria a Occidente.Pese a que Al Qaeda ha calificado sus acciones como una guerra contra una "alianza cristiana" y los "cruzados", no ha hablado de la religión como el pretexto para sus ataques, prefiriendo referirse al control occidental de los gobiernos musulmanes.Sin embargo, el tema de las conversas ha sido citado en mensajes, aunque brevemente, en los últimos tres meses por el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, y su número dos, Ayman al-Zawahiri, aparentemente como ejemplo de las opresiones occidentales a los musulmanes.


Tomado de Reuters

sábado, 1 de enero de 2011

+ Santa Misa en Mar del Plata +



Sábado 1 de enero a las 19 horas en la Capilla Divino Rostro.

Domingo 2 de enero a las 20 horas en la Capilla de la Base Naval.