Archivos del blog

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Habla el Cardenal Burke

 

Recientes declaraciones de Su Eminencia Raymond Cardenal Burke, Prefecto del Tribunal de la Signatura Apostólica y miembro también de la Congregación del Culto Divino y la Discplina de los Sacramentos, realizadas a Catholic News Agency. Nosotros hemos traducido un resumen de lo publicado en lengua francesa por Riposte Catholique, concretamente lo referido a las materias de las que trata esta web:

 

El Cardenal agradece a los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI haber dado una orientación segura para la liturgia, conforme a lo que ha querido el Concilio Vaticano II: "una liturgia centrada en Dios y no una liturgia centrada en el hombre. Esta voluntad del Concilio no siempre ha sido cumplida, sobre todo por el hecho de que esta reforma litúrgica ha coincidido con una revolución cultural. Muchas parroquias y comunidades religiosas han perdido la "noción fundamental de que en liturgia se trata de Jesucristo mismo, se trata de Dios en medio de nosotros para santificarnos".

Para el Cardenal, la Misa tradicional, la forma extraordinaria, es de una gran ayuda para corregir esa pérdida de dicha noción fundamental. "La celebración de la Misa según la forma extraordinaria es cada vez menos contestada, y los fieles pueden constatar la gran belleza de un rito que ya era prácticamente celebrado así desde la época de San Gregorio el Grande" (siglo VI).

Muchos católicos, estima el cardenal, ven ahora que la forma ordinaria "puede enriquecerse con la incorporación de elementos de esta larga tradición".

¿Una fusión de las dos formas en un solo rito normativo es, sin embargo, posible y deseable, como lo ha sugerido Benedicto XVI? "Me parece que lo que (el Papa) tiene en su mente es que este enriquecimiento mutuo deberá naturalmente producir una nueva forma del rito romano -la "reforma de la reforma" si se puede llamar así- que yo acogeré con disposición y a la cual aguardo".

Preguntado sobre la eventual sucesión de Benedicto XVI, el Cardenal Burke afirma: "Yo espero que nuestro actual Santo Padre viva mucho tiempo. Es un formidable regalo para la Iglesia y es la plegaria más ardiente que yo hago: que el Señor le conceda todavía largos años".

 

Visto en: http://accionliturgica.blogspot.com/

¿Un preámbulo inmutable?




Nos parece oportuno recordar esta entrevista en la que Mons. Guido Pozzo, refiriéndose a las consideraciones que la FSSPX pudiera hacer sobre el preámbulo doctrinal que les fue entregado el pasado 14 de septiembre, afirmaba:




“Ellos [la FSSPX] siempre tienen la posibilidad de pedir algunas precisiones o aclaraciones, que, de nuestra parte, proveeremos ciertamente dentro de un tiempo razonable.” [02:01]

Motiva la presente, el modo injusto en que este tema ha sido tratado, tanto en InfoCatólica como en ACIPrensa, luego de que se publicara la entrevista hecha a Mons. Bernard Fellay, Superior general de la Fraternidad San Pío X, en la agencia informativa DICI.

Ruido

 



En teoría de la información, el ruido lo conforman un conjunto de señales que se introducen durante la transmisión entre el emisor y el receptor. Tenemos cuatro tipos:

- Ruido térmico: por efecto de la temperatura los electrones se agitan y producen un espectro uniforme que no se puede eliminar.

- Ruido de intermodulación: es el debido a un sistema de transmisión no lineal, que provoca nuevas frecuencias. Las mismas se suman o restan con las originales, dando lugar a componentes de frecuencia que antes no existían y que distorsionan la señal.
 
- Diafonía: señales que viajan por medios adayacentes se acoplan distorsionando la señal.

- Ruido impulsivo: es distinto a los tres anteriores en cuanto que no es predecible. Es un rumor continuo formado por picos irregulares, con una duración determinada, que afecta grandemente a la señal.

La entrevista a Fellay, liberada ayer por DICI, ha ocasionado mucho ruido impulsivo, que afecta enormemente a la señal, distorsionándolo. Es el ruido de los que no quieren o no pueden ver. Los que no pueden ver, no tienen más culpa que la de crear un parloteo ensordecedor, que distrae, pero relativamente. Mucho peor son aquellos que no quieren ver, que velan su inteligencia. No quieren hablar. Y no dejan hablar. Es mejor callar.

Silencio.

La crítica que plantean los «lefebvrianos» sobre la enseñanza conciliar y postconciliar es muy seria. No es un asunto baladí ni una cuestión que la inteligencia pueda soslayar. Sin embargo son muy pocos los contradictores; se pueden contar con los dedos de una mano. Y sobre ellos se arroja un manto de silencio.

A pesar del ruido, sigamos rezando.

Fuente: http://siervodelaverdad.blogspot.com

El Adviento con Benedicto XVI: Ángelus del 27 de noviembre

[Nota Juventutem: los comentarios y explicaciones del Santo Padre acerca de la Biblia se refieren a las lecturas de la forma ordinaria del Rito Romano. Puede encontrarlas aquí]



Hoy iniciamos con toda la Iglesia el nuevo Año Litúrgico: un nuevo camino de fe, que hay que vivir juntos en las comunidades cristianas, pero también –como siempre- para recorrerlo al interno de la historia del mundo, para abrirla al misterio de Dios, a la salvación que viene de su amor. El Año litúrgico inicia con el Tiempo de Adviento: tiempo estupendo en el cual se despierta en los corazones la espera del regreso de Cristo y la memoria de su primera venida, cuando se despojó de su gloria divina para asumir nuestra carne mortal.

“Estén atentos”. Este es el llamado de Jesús en el Evangelio de hoy. Lo dirige no sólo a sus discípulos, sino a todos: “Estén prevenidos” (Mc 13,37). Es un llamado saludable al recordarnos que la vida no tiene sólo una dimensión terrena, sino que está proyectada a un “más allá”, como una plantita que germina de la tierra y se abre hacia el cielo. Una plantita pensante, el hombre, dotado de libertad y responsabilidad, por la que cada uno será llamado a dar cuenta de cómo ha vivido, de cómo ha utilizado sus propias capacidades: si se las ha guardado para sí o si las ha hecho fructificar también para el bien de los hermanos.

También Isaías, el profeta del Adviento, nos hace reflexionar hoy con una oración afligida, dirigida a Dios en nombre de su pueblo. El reconoce las faltas de su gente, y a un cierto momento dice: “No hay nadie que invoque tu Nombre, nadie que despierte para aferrarse a ti, porque tú nos ocultaste tu rostro y nos pusiste a merced de nuestras culpas” (Is 64,6). ¿Cómo no quedar conmovido por esta descripción? Parece reflejar ciertos panoramas del mundo post-moderno: las ciudades en donde la vida se vuelve anónima y horizontal, en donde Dios parece ausente y el hombre el único patrón, como si fuera él el artífice y el director de todo: las construcciones, el trabajo, la economía, los transportes, las ciencias, la técnica, todo parece depender sólo del hombre. Y a veces, de este modo, que parece casi perfecto, suceden cosas sorprendentes, o en la naturaleza, o en la sociedad, por las cuales nosotros pensamos que Dios se haya como retirado, nos haya –por así decirlo- abandonado a nosotros mismos.

En realidad, el verdadero “patrón” del mundo no es el hombre, sino Dios. El Evangelio dice: “Estén atentos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de la casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana. No sea que llegue al improviso y los encuentre dormidos” (Mc 13, 35-36). El tiempo de Adviento viene cada año para recordarnos esto, porque nuestra vida encuentre nuevamente su justa orientación, hacia el rostro de Dios. El rostro no de un “patrón”, sino de un Padre y de un Amigo. Con la Virgen María, que nos guía en el camino del Adviento, hagamos nuestras las palabras del profeta: “Porque tú, Señor, eres nuestro Padre, nosotros somos tu arcilla y tú nuestro alfarero, ¡todos somos la obra de tus manos! (Is 64,7)

martes, 29 de noviembre de 2011

Fellay anuncia una respuesta inminente al Preámbulo doctrinal: «No es un texto definitivo»

E-_web_religionenlibertad.com_html_imagenes_fotosdeldia_9810_bernard_fellay_

El superior general de la FSSPX explica en una entrevista que aprovechará la posibilidad de «modificaciones» prevista por la Santa Sede.

 

El sitio web oficial de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX) reproduce con fecha 28 de noviembre una entrevista con el superior general, Bernard Fellay. El obispo suizo expone en ella la posición de su congregación sobre el Preámbulo Doctrinal que le entregó el cardenal William Levada el pasado 14 de septiembre.
Fellay defiende la extrema discreción que están manteniendo ambas partes sobre su contenido como algo "normal en todo asunto importante, porquegarantiza su seriedad".
Aunque no detalla el contenido del Preámbulo, monseñor Fellay sí dice que va acompañado de una nota donde "se indica que puede recibir aclaraciones y modificaciones". "No es un texto definitivo", añade: "En breve responderemos a este documento indicando con franqueza las posiciones doctrinales que nos parece indispensable sostener. Nuestra preocupación constante desde el inicio de nuestras conversaciones con la Santa Sede -y nuestros interlocutores lo saben bien- ha sidopresentar con total lealtad la posición tradicional".
El superior general de la FSSPX afirma también que "el texto -incluso en su estado actual, que necesita numerosas aclaraciones- puede suscitar laoposición de los progresistas, que no admiten ni siquiera la idea de una discusión sobre el Concilio".
La clave: el Concilio
"Es verdad", continúa monseñor Fellay, "que no podemos avalar este Preámbulo Doctrinal, que sin embargo prevé un margen para una ´legítima discusión´ sobre ciertos puntos del Concilio. ¿Hasta dónde llega ese margen? La propuesta que haré estos días a las autoridades romanas y su respuesta nos permitirán evaluar qué posibilidades se nos permiten. Sea cual sea el resultado de estas conversaciones, el documento final que sea aceptado o rechazado se hará público".
Fellay insiste en que el debate es "esencialmente doctrinal y se refiere principalmente al Concilio", pero recuerda que ese debate está también fuera de la FSSPX, y cita los recientes libros del teólogo Brunero Gherardini (Vaticano II: una explicación pendiente)sobre el alcance de los documentos conciliares, y del historiador Roberto de Mattei sobre las influencias que se ejercieron en el aula conciliar, que han abierto esa cuestión a fondo en Italia, con gran calado en la curia romana.
Estos trabajos "demuestran que la Fraternidad no está sola en ver los problemas doctrinales que plantea el Concilio", y que "la adhesión al Concilio es problemática".
El estatuto canónico
"Las precisiones que obtengamos o no obtengamos tendrán el mérito no despreciable de mostrar mejor dónde están las dificultades y dónde las soluciones. Éste es el espíritu que ha guiado constantemente nuestras conversaciones teológicas de estos dos últimos años", continúa Fellay, quien reitera que la aceptación o no de ese Preámbulo "condicionará la obtención o no de un estatuto canónico". En efecto, añade, la posición de siempre de la FSSPX es que dejar de lado las cuestiones doctrinales para conseguir un estatuto canónico "nos expondría a ver esas mismas divergencias resurgir inevitablemente, convirtiendo el estatuto canónico en algo, más que precario, invivible".
Monseñor Fellay señala como ejemplo "las interpretaciones evolutivas" que se han dado sobre los puntos más problemáticos: "Es imposible adherirse de forma estable a una doctrina en movimiento". Frente a eso, recuerda la vigencia del Credo como "profesión de fe católica".
La crisis de la Iglesia mengua los efectivos
En cuanto a la crisis de la Iglesia, monseñor Fellay afirma que, "salvo un milagro, no puede tener una solución instantánea", y añade: "Querer que Dios otorgue la victoria sin pedir a los soldados dar la batalla, es una forma de deserción. Querer el fin de la crisis sin verse afectado o implicado, no es amar verdaderamente a la Iglesia. La Providencia no nos dispensa de cumplir nuestro deber de estado allá donde nos ha situado, ni de asumir nuestras responsabilidades ni de responder a las gracias que nos ha concedido".
Como datos de esa crisis, cita la falta de sacerdotes y la sobredimensión de algunas estructuras eclesiásticas, al tiempo que los efectivos para atenderlas descienden cada vez más: "Los obispos y sacerdotes jóvenes que heredan esta situación son cada vez más conscientes de la esterilidad de cincuenta años de apertura al mundo moderno... Se preguntan si la Iglesia podía adaptarse al mundo sin adoptar su espíritu. Estos obispos y estos sacerdotes se plantean estas cuestiones, y nos las plantean a nosotros... discretamente. Nosotros les respondemos que hay que saber si, ante tal penuria, la Tradición católica es una simple opción, o si es una solución necesaria. Responder que es una opción es minimizar o negar la crisis en la Iglesia, contentarse con medidas que ya han demostrado su ineficacia".
Por último, monseñor Fellay aborda la oposición de algunos obispos a Roma, "sorda pero eficaz ante el Motu Proprio sobre la misa tridentina", y que se extendería también a ellos, y pide al Papa que si hay una solución canónica para la FSSPX "ponga los medios para hacerla realmente eficaz"
Una respuesta de fe
Al tiempo que llama a una cruzada de oración del rosario "con la meditación profunda de sus misterios" para salir de esa crisis, Fellay apunta que "no estamos en una situación normal que nos permitiría contentarnos con una mediocridad rutinaria". La solución de la crisis no vendrá de la "astucia política" o la "negociación diplomática", sino de una "mirada de fe", más allá de "aspiraciones demasiado humanas" y de "miedos demasiado naturales", para "poder servir verdaderamente a la Iglesia".

 

 

Fuente: http://www.religionenlibertad.com

Catequesis del Papa: "El hombre en oración (X)"


BENEDICTO XVI

AUDIENCIA GENERAL

Castelgandolfo
Miércoles 17 de agosto de 2011


Queridos hermanos y hermanas:

Estamos aún en la luz de la fiesta de la Asunción de la Virgen, que, como he dicho, es una fiesta de esperanza. María ha llegado al Paraíso y este es nuestro destino: todos nosotros podemos llegar al Paraíso.

La cuestión es cómo. María ya ha llegado. Ella —dice el Evangelio— es «la que creyó que se cumpliría lo que le había dicho el Señor» (cf. Lc 1, 45). Por tanto, María creyó, se abandonó a Dios, entró con su voluntad en la voluntad del Señor y así estaba precisamente en el camino directísimo, en la senda hacia el Paraíso. Creer, abandonarse al Señor, entrar en su voluntad: esta es la dirección esencial.

Hoy no quiero hablar sobre la totalidad de este camino de la fe, sino sólo sobre un pequeño aspecto de la vida de oración, que es la vida de contacto con Dios, es decir, sobre la meditación. Y ¿qué es la meditación? Quiere decir: «hacer memoria» de lo que Dios hizo, no olvidar sus numerosos beneficios (cf. Sal 103, 2b). A menudo vemos sólo las cosas negativas; debemos retener en nuestra memoria también las cosas positivas, los dones que Dios nos ha hecho; estar atentos a los signos positivos que vienen de Dios y hacer memoria de ellos. Así pues, hablamos de un tipo de oración que en la tradición cristiana se llama «oración mental».

Nosotros conocemos de ordinario la oración con palabras; naturalmente también la mente y el corazón deben estar presentes en esta oración, pero hoy hablamos de una meditación que no se hace con palabras, sino que es una toma de contacto de nuestra mente con el corazón de Dios. Y María aquí es un modelo muy real. El evangelista san Lucas repite varias veces que María, «por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón» (2, 19; cf. 2, 51b). Las custodia y no las olvida. Está atenta a todo lo que el Señor le ha dicho y hecho, y medita, es decir, toma contacto con diversas cosas, las profundiza en su corazón.

Así pues, la que «creyó» en el anuncio del ángel y se convirtió en instrumento para que la Palabra eterna del Altísimo pudiera encarnarse, también acogió en su corazón el admirable prodigio de aquel nacimiento humano-divino, lo meditó, se detuvo a reflexionar sobre lo que Dios estaba realizando en ella, para acoger la voluntad divina en su vida y corresponder a ella. El misterio de la encarnación del Hijo de Dios y de la maternidad de María es tan grande que requiere un proceso de interiorización, no es sólo algo físico que Dios obra en ella, sino algo que exige una interiorización por parte de María, que trata de profundizar su comprensión, interpretar su sentido, entender sus consecuencias e implicaciones. Así, día tras día, en el silencio de la vida ordinaria, María siguió conservando en su corazón los sucesivos acontecimientos admirables de los que había sido testigo, hasta la prueba extrema de la cruz y la gloria de la Resurrección. María vivió plenamente su existencia, sus deberes diarios, su misión de madre, pero supo mantener en sí misma un espacio interior para reflexionar sobre la palabra y sobre la voluntad de Dios, sobre lo que acontecía en ella, sobre los misterios de la vida de su Hijo.

En nuestro tiempo estamos absorbidos por numerosas actividades y compromisos, preocupaciones y problemas; a menudo se tiende a llenar todos los espacios del día, sin tener un momento para detenerse a reflexionar y alimentar la vida espiritual, el contacto con Dios. María nos enseña que es necesario encontrar en nuestras jornadas, con todas las actividades, momentos para recogernos en silencio y meditar sobre lo que el Señor nos quiere enseñar, sobre cómo está presente y actúa en nuestra vida: ser capaces de detenernos un momento y de meditar. San Agustín compara la meditación sobre los misterios de Dios a la asimilación del alimento y usa un verbo recurrente en toda la tradición cristiana: «rumiar»; los misterios de Dios deben resonar continuamente en nosotros mismos para que nos resulten familiares, guíen nuestra vida, nos nutran como sucede con el alimento necesario para sostenernos. Y san Buenaventura, refiriéndose a las palabras de la Sagrada Escritura dice que «es necesario rumiarlas para que podamos fijarlas con ardiente aplicación del alma» (Coll. In Hex, ed. Quaracchi 1934, p. 218). Así pues, meditar quiere decir crear en nosotros una actitud de recogimiento, de silencio interior, para reflexionar, asimilar los misterios de nuestra fe y lo que Dios obra en nosotros; y no sólo las cosas que van y vienen. Podemos hacer esta «rumia» de varias maneras, por ejemplo tomando un breve pasaje de la Sagrada Escritura, sobre todo los Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, las Cartas de los apóstoles, o una página de un autor de espiritualidad que nos acerca y hace más presentes las realidades de Dios en nuestra actualidad; o tal vez, siguiendo el consejo del confesor o del director espiritual, leer y reflexionar sobre lo que se ha leído, deteniéndose en ello, tratando de comprenderlo, de entender qué me dice a mí, qué me dice hoy, de abrir nuestra alma a lo que el Señor quiere decirnos y enseñarnos. También el santo Rosario es una oración de meditación: repitiendo el Avemaría se nos invita a volver a pensar y reflexionar sobre el Misterio que hemos proclamado. Pero podemos detenernos también en alguna experiencia espiritual intensa, en palabras que nos han quedado grabadas al participar en la Eucaristía dominical. Por lo tanto, como veis, hay muchos modos de meditar y así tomar contacto con Dios y de acercarnos a Dios y, de esta manera, estar en camino hacia el Paraíso.

Queridos amigos, la constancia en dar tiempo a Dios es un elemento fundamental para el crecimiento espiritual; será el Señor quien nos dará el gusto de sus misterios, de sus palabras, de su presencia y su acción; sentir cuán hermoso es cuando Dios habla con nosotros nos hará comprender de modo más profundo lo que quiere de nosotros. En definitiva, este es precisamente el objetivo de la meditación: abandonarnos cada vez más en las manos de Dios, con confianza y amor, seguros de que sólo haciendo su voluntad al final somos
verdaderamente felices.



Saludos

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, venidos de España, México y otros países Latinoamericanos. Que vuestra oración me sostenga y acompañe en el viaje apostólico que mañana emprendo a España. Muchas gracias y que Dios os bendiga.

(En italiano)
Mañana, como sabéis, me dirigiré a Madrid, donde tendré la alegría de encontrarme con numerosos jóvenes que han acudido allí para la XXVI Jornada mundial de la juventud. Os pido que os unáis espiritualmente con la oración a este importante acontecimiento eclesial.



lunes, 28 de noviembre de 2011

«Más control de los textos firmados por el Papa»

Una circular reservada recuerda a todos los dicasterios de la Curia Romana que no puede ser divulgado nada que no haya sido revisado por la Secretaría de Estado.

Los cardenales y obispos de la Curia Romana que dirigen los dicasterios romanos han recibido una circular que les recuerda el procedimiento a seguir para la publicación de textos pontificios: nada que lleve la firma del Papa puede ser divulgado si antes no ha pasado la revisión de la Secretaría de Estado de Benedicto XVI.

El documento reservado ha sido dado a conocer por www.chiesa.espressoonline.it, la página web de la que se ocupa Sandro Magister, que hace algunos días reveló su existencia, relacionando la circular con la contrariedad que probablemente ha provocado dentro del Vaticano el documento del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz dedicado a la crisis financiera: en ese texto se solicitaba la institución de una autoridad mundial para regular las transacciones financieras. La hipótesis de que la vuelta de tuerca se refiriera al documento del Pontificio Consejo -firmado por el cardenal Presidente Peter Kodwo Appiah Turkson y por el obispo Secretaro Mario Toso- fue seriamente puesta en duda por el vaticanista americano del «Catholic News Service» John Thavis.

Como reconoce correctametne tambien Magister, la circular no se refiere a ese documento (que sin embargo ha hecho discutir dentro de la Santa Sede), sino sólo a los textos, mensajes y documentos que son publicados con la firma del Papa. La circular fue enviada por el arzobispo Angelo Maria Becciu, Sustituto de la Secretaria de Estado, y afirma que «en el caso de publicación de un documento firmado por el Santo Padre» este «tiene que ser enviado, con una antelación razonable respecto a la fecha de divulgación, en versión original y sus eventuales traducciones, en papel y en soporte electrónico, a la Secretaría de Estado, la cual, tras revisar atentamente su contenido, se encargará de la distribución del mismo a los medios de comunicación social de la Santa Sede".

Un procedimiento, sigue diciendo la circular, que "tiene como fin principal la defensa de la integridad del magisterio de San Pedro, que podría verse perjudicada por la circulación de textos que no han sido todavía revisados y han sido divulgados indebidamente antes del vencimiento de plazo de embargo de su publicación». La obligación de someter a la Secretaría de Estado (un organismo que en la reforma realizada por Pablo VI tendría que desempeñar la función de «cabina de dirección» de la curia y que a lo largo de los años ha asumido cada vez mas poderes y competencias respecto a las congregaciones) no se refiere pues a textos suscritos por los responsables de los dicasterios de la curia. Se refiere únicamente a los textos de mensajes preparados en nombre del Papa por los diferentes organismos vaticanos.

¿Qué ha provocado entonces la actuación de Monseñor Becciu, que ha actuado por iniciativa del cardenal Secretario de Estado Tarcisio Bertone tras la cumbre celebrada el 4 de noviembre? ¿Por qué recordar la "normativa en vigor" a toda la Curia Romana? Lo que ha dado origen a la circular, como ha revelado la «Catholic News Service» los pasados días, según parece fue un descuido que se manifestó el 20 de octubre, cuando la agencia online de la Santa Sede «Vatican Information Service» (VIS), publicó el texto del mensaje de Benedicto XVI con ocasión de la 98° Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado cinco días antes de la fecha establecida para su publicación y presentación en la Oficina de Prensa del Vaticano.

Los obstáculos en el camino en la era de la información global y del Web están a la orden del día. Pero no cabe duda en que de nuevo, la publicación anticipada en una página web relacionada con la Santa Sede y los refunfuños internos a causa de un documento de un Pontificio Consejo, denotan al otro lado del Tiber la persistencia de problemas de gobierno o por lo menos de coordinación.

Seguramente la necesidad de una vuelta de tuerca en el control de los textos es uno de los síntomas del crecimiento exponencial de la elaboración de documentos, discursos, mensajes, intervenciones que se ha manifestado durante los últimos cuarenta años. Han crecido muchísimo las intervenciones del Papa, pero también los dicasterios han incrementado sus textos, sus instrucciones y como no, sus intervenciones. «El Verbo se hizo papel» y «Papelorum progressio», son los dos chistes con los que se ironiza a propósito de este aumento. Una cantidad de palabras que difícilmente consigue llegar a los fieles y ni siquiera al clero y que algunas veces puede parecer motivada por el querer certificar la utilidad de la existencia en vida de ciertos organismos del Vaticano: para dar muestra de que existen, tienen que elaborar documentos.

Más de una vez se ha hablado de la necesidad de una reforma de la Curia Romana que aligere sus filas y la  simplifique, dando quizás sólo la prioridad a los mensajes papales. Como también se ha dejado oír más de una voz que invita a una mayor moderación en la producción de textos. En 1995 el escritor Vittorio Messori llegó a pedir un «año sabático de silencio» contra la marea de textos clericales (es decir, vaticanos y de la Conferencia Episcopal). "Si alguno tuviera paciencia para leer todo lo que se publica -dijo Messori- no serían suficientes 24 horas al día, esta "documentitis" provoca efectos negativos porque aumenta la confusión: lo que falta en materia de fe es precisamente la claridad. Y los supervivientes católicos tienen la impresión de que la fe sea un asunto muy complicado».

Y precisamente Benedicto XVI en el vuelo que le llevaba a Benín corroboró que la fe es un «mensaje simple, profundo, comprensible» y es «importante que el cristianismo no se muestre como un sistema difícil». Los colaboradores del Papa en la Curia Romana, tomando en serio estas palabras de Ratzinger quizás escriban un poco menos.

 

ANDREA TORNIELLI

CIUDAD DEL VATICANO

Fuente: Vatican Insider

El plan pontificio para la reforma de la Iglesia en Irlanda

 

 

 

 

Ante la grave crisis de la Iglesia Católica en Irlanda, el Papa Benedicto XVI ya presentó su plan de reforma en su memorable Carta pastoral a los católicos de Irlanda, de marzo de 2010, en la que se refirió a la difícil situación actual y explicó los pasos para la urgente reforma interna que la Iglesia irlandesa necesita. Pero también se planea en el Vaticano, según informa Paolo Rodari en este artículo, una reforma en las estructuras, que llevará a la reducción del número de diócesis y a la aceptación de la renuncia de varios obispos.

 

 

Twomey, ex-alumno de Benedicto XVI y docente en el seminario irlandés de Maynooth, propuso levantar de nuevo la imagen de la Iglesia devota de San Patricio, manchada por el problema de la pedofilia del clero, con una terapia de choque que preveía las dimisiones de todos los obispos nombrados antes del 2003 en cuanto culpables, en su opinión, de haber cubierto a los sacerdotes sin removerlos. Muchos lo tomaron por loco. Pero estaba el método. A partir de la fecha: el 2003, es decir, antes de que el entonces cardenal Ratzinger obtuviese de Juan Pablo II la concesión de algunas especiales facultades para ofrecer mayor flexibilidad en los procedimientos penales para los “graviora delicta”, entre las cuales el uso del proceso penal administrativo y el pedido de las dimisiones ex officio en los casos más graves.

“Es el único camino para garantizar la transparencia en el escándalo de la pedofilia”, explicó Twomey, ganándose diversas críticas provenientes más que nada de la misma jerarquía irlandesa, no ciertamente del pueblo. Y no ciertamente de Roma.

El silencio de la Santa Sede al respecto fue muy elocuente y hoy, a algunos meses de distancia, se comprende el motivo de ello. La “propuesta Twomey”, en efecto, ha sido puesta en práctica de hecho, con la decisión de dejar vacantes las sedes de las cuales, oficialmente por límite de edad o por problemas de salud, los obispos han renunciado. Hoy siete de las cerca de veinte diócesis de Irlanda (el último en dejar ha sido el obispo de Derry, Séamus Hegarty) están sin guía oficial, mientras que otras son gobernadas por administradores apostólicos, queridos por Roma para conducir las diócesis hacia la definitiva reestructuración que prevé también unificaciones entre diversas sedes.

Son dos los hombres clave sobre los cuales la Santa Sede apunta para reconstruir desde el principio el episcopado de Irlanda. El primero es monseñor Charles J. Brown (52 años), ayudante de estudio de la Congregación para la Doctrina de la Fe y secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional.

Según indiscreciones lanzadas también por el Irish Times (fuentes vaticanas han confirmado al Foglio la noticia) será llamado a Dublín como nuevo nuncio vaticano. El cargo está también vacante desde hace meses. El pasado verano, de hecho, después de que el primer ministro Enda Kenny, con informes del gobierno en la mano, acusó a los máximos vértices de la jerarquía católica de haber protegido a sacerdotes pedófilos en la diócesis de Cloyne, gobernada hasta el 2010 por el “secretario de tres Pontífices” John Magee, la Santa Sede llamó a Roma al nuncio, monseñor Giuseppe Leanza, para luego destinarlo a la República Checa.

La elección de Brown es significativa. Él, de hecho, aún no viniendo de la diplomacia de la Santa Sede, es persona conocida y estimada dentro de la Secretaría de Estado vaticana. Desde hace años trabaja en la Curia Romana, por diez años ha trabajado en estrecho contacto con Ratzinger en el ex-Santo Oficio. Además es de origen estadounidense y, por lo tanto, de lengua inglesa, sin ser un hombre del aparato irlandés. Ha estudiado Historia en la Universidad de Notre Dame. Se ha especializado luego en la Universidad de Oxford, Toronto y en el Pontificio Ateneo San Anselmo en Roma. Su nombramiento confirma la llegada de una nueva generación de estadounidenses a los puestos diplomáticos importantes. La cual tiene en el joven Peter Brian Wells, asesor para los Asuntos generales de la Secretaría de Estado, su exponente de peso.

Que Brown haya nacido en los Estados Unidos es una señal importante también por otro motivo. No se excluye que muchos de los nuevos obispos que Benedicto XVI nombrará en Irlanda vendrán precisamente de Estados Unidos. Esto tiene algo de sorprendente (es totalmente inusual que en Europa sean traídos al episcopado obispos de otros continentes) y permite entender cuán comprometida está la situación en el país.

Dice George Weigel, el biógrafo de Juan Pablo II, que la idea de llamar obispos de los Estados Unidos no es tan descabellada: “Actualmente Irlanda es tierra de misión como en un tiempo lo fue Estados Unidos. En 1921 un irlandés, Michael Joseph Curley, se convirtió en Arzobispo de Baltimore (Maryland) en un momento en que los prejuicios entre irlandeses y anti-católicos eran muy vivos. Por este motivo hoy no sería tan extraño que un obispo nacido en Los Ángeles y luego formado en Denver, o bien nacido en Nueva Orleáns y con estudios teológicos en Washington, atravesara el océano Atlántico con destino a Dublín”.

Y también: “Irlanda tiene necesidad de una reevangelización y, por lo tanto, de obispos que tengan dentro de sí el fuego del Evangelio. Hombres que puedan dar una respuesta cristiana convincente en medio del cinismo y la amargura”.

Además de Brown hay otra personalidad a la cual la Santa Sede mira desde hace tiempo. Es el único obispo que no debería ser afectado por la reestructuración que sigue la propuesta de Twomey.

Se trata del arzobispo de Dublín Diarmuid Martin (que ha realizado un largo servicio en la Curia Romana desde 1986 hasta 2001 como subsecretario y luego secretario de Justicia y Paz), entre los primeros en hacer propia la línea de mayor rigor del Papa. Martin ha hecho mucho, en los pasados meses, para distanciarse de sus hermanos en el episcopado.

Ha llegado incluso a convertirse en el “héroe” del New York Times. Ha sido Maureen Dowd, el pasado junio, a hacer conocida una conversación entre ella y Martin en la cual la columnista del periódico de New York llega a decir que “Martin, desde siempre de parte de las víctimas, es un outsider” de una jerarquía donde resaltan en negativo los nombres del cardenal Bernard Law,

ex-arzobispo de Boston que luego del estallido en su diócesis del problema pedofilia se trasladó a Roma para convertirse en arcipreste de la basílica de Santa María la Mayor, y de Angelo Sodano, el ex-secretario de Estado vaticano que “defendió al conocido pedófilo y padre de varios hijos Marcial Maciel Degollado”, fundador de los Legionarios de Cristo.

La tarea de Brown y de Martin no es sencilla. Contra el Vaticano y la idea del ajuste de la jerarquía resiste todavía con tenacidad una parte consistente del episcopado. En particular cuatro arzobispos, guiados por el cardenal Sean Brady, se oponen firmemente a toda modificación de los límites diocesanos.

Recientemente la Santa Sede dispuso que un comité ad hoc (en el que trabajan también algunos de los visitadores apostólicos enviados a Irlanda por el Papa en el 2010) se reuniese con el objetivo declarado de elaborar un plan que debería eliminar las diócesis más pequeñas, fijando un límite mínimo de cien mil católicos por diócesis. Este plan podría tener repercusiones directas sobre las diócesis de Cashel y Emly, , Ardagh y Clonmacnoise, Clogher, Clonfert, Dromore, Elphin, Killala, Kilmore, Ossory e Raphoe.

 

***

 

Fuente: Palazzo Apostolico

Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

Se ponen en marcha las mejoras a los textos litúrgicos del Novus Ordo en lengua inglesa

BUSCAN MAYOR FIDELIDAD AL TEXTO EN LATÍN

 

 

Los millones de católicos que ayer acudieron a misa según el rito ordinario en Estados Unidos y Gran Bretaña se encontraron con las mayores modificaciones en la liturgia en cuatro décadas, con plegarias que, según los obispos, son traducciones más apropiadas del latín. «El lenguaje de la oración debería ser evocativo, expresándose en términos de imágenes y metáforas», según explicó Rick Hilgartner, director ejecutivo de la comisión para la liturgia de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU.

 

(Efe/InfoCatólica) Durante meses las parroquias en Estados Unidos han estado preparando a sus feligreses para los cambios de los textos litúrgicos en inglés que incluyen plegarias del sacerdote y respuestas de la comunidad con términos distintos a los usados por décadas.

"Hemos retornado a una traducción más acertada del latín en el Misal Romano", dijo el P. Hilgartner a la cadena CNN de televisión.

Uno de los ejemplos es el intercambio entre sacerdote y feligresía que comienza con el clérigo diciendo "El Señor sea con vosotros" y que hasta ahora se respondía con "Y contigo". A partir de hoy la respuesta será "Y también con tu espíritu". La nueva respuesta está más próxima al original en latín "et cum spiritu tuo". No hay cambios en la liturgia en español, francés o alemán que ya usaban la palabra "espíritu" en este responso.

La oración de penitencia ahora contiene la frase "por mi culpa, por mí culpa, por mi grandísima culpa" que no aparecía en la versión en inglés anterior y traduce directamente del latín "mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa".

La versión en inglés del Credo declaraba la divinidad de Jesucristo con la frase "uno con el Padre", y ahora dice "consustancial con el Padre".

La liturgia católica no había experimentado modificaciones tan importantes para los 280 millones fieles de habla inglesa en todo el mundo desde la reforma lítúrgica del rito latino conocida como Novus Ordo. Con más de 60 millones de miembros, la Iglesia Católica es la mayor denominación cristiana en Estados Unidos.

 

Fuente: InfoCatólica

 

En Argentina, mientras tanto, se continúa con el “Ustedes”.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Don Gabriele Amorth, famoso exorcista, denunció que algunas prácticas orientales, aparentemente inofensivas, en realidad son peligrosas. También acusa la saga del “maguito” Potter

 

Yoga en Nueva York

GIACOMO GALEAZZI
ROMA

 

El diablo habla “new age”. «El yoga es obra del diablo», sostiene el sacerdote paulino don Gabriele Amorth, fundador y presidente honorífico de la asociación mundial de los exorcistas. Harry Potter, el ídolo literatio y cinematográfico de tantos niños y grandes, es «testimonio» de la magia. La ciencia, en cambio, «no es capaz de inventar ni un pepino». En la séptima edición del festival de cine de Umbria “Pueblos y Religiones”, don Amorth denunció que «incluso las prácticas orientales, aparentemente inofensivas, como el yoga son peligrosas».

De hecho, «piensas que lo haces para relajarte, pero lleva al “hinduismo”, puesto que todas las falsas religiones orientales se basan en la falsa creencia de la reencarnación». También corren este riesgo los lectores de la saga de “Harry Potter”: libros, indica el jefe de los exorcistas, «que también se venden en las librerías católicas», a pesar de que «promuevan la magia». Y añade: «Se piensa que es un inofensivo texto para chicos, pero lleva a la magia, por lo tanto, lleva al mal», porque, «también en Harry Potter el demonio ha actuado de forma oculta y lista, bajo forma de poderes extraordinarios, magias, maldiciones». Además, «Satanás siempre está escondido y lo que más desea es que no se crea en su existencia». Así que: “vade retro, yoga”. Y lo mismo, según el religioso, para el “maguito” más famoso del planeta. Amorth es autor de muchos libros traducidos a 28 lenguas y ha llevado a cabo alrededor de 70 mil exorcismos desde que, en 1986, se le nombró como exorcista de la diócesis de Roma. El Maligno «estudia a cada uno de nosotros y nuestras tendencias al bien y al mal, y luego suscita tentaciones».

La ciencia, en cambio, «no es capaz de inventar ni un pepino, porque el científico es solo el descubridor de algo que Dios creó». Los jóvenes, por otra parte, corren muchísimo peligro: «Cuidado con las discotecas, en las que, en la mayor parte de los casos, el recorrido es casi obligatorio: el alcohol, el sexo, la droga, la secta satánica». La réplica de los directamente acusados fue inmediata. «¿Secta satánica el yoga? Es una acusación que, hay que decirlo, no tiene ni pies ni cabeza...», reponde a las teorías del exorcista de la diócesis de Roma la fundadora de la Federación Mediterránea de Yoga, Vanda Vanni, y directora de esta asociación que cuenta con escuelas de yoga en 40 ciudades de Italia.

«Una teoría, si se pretende llamarla así, que  carece completamente de fundamento. Diría, más bien, que habría que definirla como una gigantesca tontería. El yoga –recuerda Vanni– no es una religión ni una práctica espiritual». El yoga, subraya, «enseña y se basa en la libertad, es una búsqueda interior, un recorrido de conocimiento que no toca el ámbito de lo metafísico ni de las sensibilidades religiosas o espirituales; como tal, como libertad absoluta, el yoga no puede tener nada que ver con las prácticas o las sectas satánicas, ni hacer que quien lo practica se acerque a ellas».

También Giorgio Furlan, que fundó hace más de 40 años la Academia de Yoga de Roma, con sedes en Boloña y Florencia, responde: «Hay diferentes senderos en el yoga, alguno de ellos puede conducir a las teorías del hinduismo; otros de ellos son más filosóficos o conceptuales; pero no hay ningún vínculo directo ni con la religión ni con la antireligión, mucho menos con el satanismo».

Según Furlan, «quien afirme estas cosas tan solo demuestra una cosa: que no conoce el yoga y que ofrece juicios completamente superficiales. Es más –confiesa Furlan– la práctica del yoga, el control de las pulsiones violentas del sistema nervioso y del inconsciente, tuvo el efecto de acercarme de nuevo al cristianismo y, en particular, al catolicismo, del que me había alejado en mi juventud». Y confirma Franca Sacchi, fundadora de la Escuela de Yoga de Milán, con sede también en Turín: «La nuestra no es una religión, sino una ciencia, que se basa en seis mil años de experimentación en diferentes niveles, obviamente. La conexión con el hinduismo puede ser posible, pero no obligatoria; basta pensar que incluso los benedictinos tienen escuelas de yoga, tanto en Italia como en India... Al no creer en la existencia de Satanás, no sé cómo podríamos contribuir a la difusión del satanismo».

 

Fuente: Vatican Insider

¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!


En este día de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, Juventutem Argentina (y especialmente sus miembros platenses) quiere darle gracias a la Santísima Virgen por la Santa Misa en la forma extraordinaria que se celebra todos los domingos en el Santuario a Ella dedicado de la ciudad de La Plata.


ORACIÓN DE JUAN PABLO II

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Vos. Ésta es la oración que tú inspiraste, oh María, a santa Catalina Labouré, y esta invocación, grabada en la medalla la llevan y pronuncian ahora muchos fieles por el mundo entero. ¡Bendita tú entre todas las mujeres! ¡Bienaventurada tú que has creído! ¡El Poderoso ha hecho maravillas en ti! ¡La maravilla de tu maternidad divina! Y con vistas a ésta, ¡la maravilla de tu Inmaculada Concepción! ¡La maravilla de tu fiat! ¡Has sido asociada tan íntimamente a toda la obra de nuestra redención, has sido asociada a la cruz de nuestro Salvador!

Tu corazón fue traspasado junto con su Corazón. Y ahora, en la gloria de tu Hijo, no cesas de interceder por nosotros, pobres pecadores. Velas sobre la Iglesia de la que eres Madre. Velas sobre cada uno de tus hijos. Obtienes de Dios para nosotros todas esas gracias que simbolizan los rayos de luz que irradian de tus manos abiertas. Con la única condición de que nos atrevemos a pedírtelas, de que nos acerquemos a ti con la confianza, osadía y sencillez de un niño. Y precisamente así nos encaminas sin cesar a tu Divino Hijo.

Te consagramos nuestras fuerzas y disponibilidad para estar al servicio del designio de salvación actuado por tu Hijo. Te pedimos que por medio del Espíritu Santo la fe se arraigue y consolide en todo el pueblo cristiano, que la comunión supere todos los gérmenes de división que la esperanza cobre nueva vida en los que están desalentados. Te pedimos por los que padecen pruebas particulares, físicas o morales, por los que están tentados de infidelidad, por los que son zarandeados por la duda de un clima de incredulidad, y también por los que padecen persecución a causa de su fe.

Te confiamos el apostolado de los laicos, el ministerio de los sacerdotes, el testimonio de las religiosas.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.











Símbolos de la Medalla y mensaje espiritual:
En el Anverso:
-María aplastando la cabeza de la serpiente que esta sobre el mundo. Ella, la Inmaculada, tiene todo poder en virtud de su gracia para triunfar sobre Satanás.

-El color de su vestuario y las doce estrellas sobre su cabeza: la mujer del Apocalipsis, vestida del sol.

-Sus manos extendidas, transmitiendo rayos de gracia, señal de su misión de madre y mediadora de las gracias que derrama sobre el mundo y a quienes pidan.

-Jaculatoria: dogma de la Inmaculada Concepción (antes de la definición dogmática de 1854). Misión de intercesión, confiar y recurrir a la Madre.

-El globo bajo sus pies: Reina del cielos y tierra.

-El globo en sus manos: el mundo ofrecido a Jesús por sus manos.


En el reverso:
-La cruz: el misterio de redención- precio que pagó Cristo. obediencia, sacrificio, entrega

-La M: símbolo de María y de su maternidad espiritual.

-La barra: es una letra del alfabeto griego, "yota" o I, que es monograma del nombre, Jesús.

Agrupados ellos: La Madre de Jesucristo Crucificado, el Salvador.

-Las doce estrellas: signo de la Iglesia que Cristo funda sobre los apóstoles y que nace en el Calvario de su corazón traspasado.

-Los dos corazones: la corredención. Unidad indisoluble. Futura devoción a los dos y su reinado.


Nombre:
La Medalla se llamaba originalmente: "de la Inmaculada Concepción", pero al expandirse la devoción y haber tantos milagros concedidos a través de ella, se le llamó popularmente "La Medalla Milagrosa".


Cardenal Mauro Piacenza: la música es la forma principal de la belleza y la evangelización

 

La homilía del prefecto de la Congregación para el Clero con motivo de la festividad de Santa Cecilia,
Roma, Miércoles, 23 de noviembre 2011 (ZENIT.org) .-

 

 

Seguimos la entrega homilía de ayer en la basílica romana de Santa Cecilia en Trastevere por el cardenal Mauro Piacenza Prefecto de la Congregación para el Clero, durante la misa en la festividad de Santa Cecilia, virgen y mártir. [...] En la extraordinaria expresión artística del hombre que llamamos "música", se puede reconocer, tal vez mejor y con más intensidad que cualquier otro "lugar", la presencia del Misterio. Dijo el Santo Padre Benedicto XVI en la Asamblea General de la el 31 de agosto: "Hay expresiones artísticas que son verdaderos caminos de Dios, belleza suprema, de hecho son una ayuda para crecer en la relación con Él en la oración. [...] Recuerdo un concierto de música de Johann Sebastian Bach, Mónaco Munich, dirigida por Leonard Bernstein. Después de la última canción, cantatas, me sentía, no por razonamiento, pero en el fondo de mi corazón, que lo que he oído que había pasado en la verdad, la verdad del gran compositor, y me empujó a dar gracias a Dios a mi lado, c ' fue el obispo luterano de Mónaco y de forma espontánea, dijo, "Audiencia de este curso: es cierto, la verdadera fe es tan fuerte y la belleza irresistible que expresa la presencia de la verdad de Dios." La belleza que es la manera en que experimentamos la gloria de Dios que transfigura al mundo de belleza, así entendida, no es una imagen estática a contemplar, sino que es activa y dinámica, en movimiento, y realiza la fuerza que actúa: la percepción de la belleza es una puerta que se abre a una realidad más grande, es un paso que abre el mundo de Dios, la belleza 's se realiza en una forma que, si finalizado significado asumido en sí mismo, la vida fosilizada, reducir la proporción del corazón humano y el Infinito. Por el contrario, es a través de esta relación con el infinito, que se realiza la misma creatividad de belleza, y contemplar esto se traduce en una forma determinada, pero la belleza es eterna, mientras que la forma es temporal. La música es camino de la belleza y, permítanme, de la evangelización!En una época en la que hubo todos los sistemas de música que continúa reproduciéndose de nuestra sociedad, escuchar música, sobre todo en la liturgia, fue en realidad una "experiencia inolvidable". En este sentido, la música es eterna, también porque más reproducibles. Siempre me llamó la atención por ejemplo Marija Judina, uno de los grandes pianistas rusos del '900, el pianista que se trasladaron Stalin. "Sin que Occidente y rechazado en su casa - en la que también fue considerado una maravilla de la perfección musical y técnica - ya que el régimen tenía miedo de su fe sin reservas, de su temperamento indomable y la independencia de puntos de vista. Todos los aspectos, éstos no eran sólo su carácter, pero a partir de un núcleo interno que se reconoce como indispensable, irreductible en el hombre. Con el toque de sus dedos ("garras de águila", llamó Shostakovich), las teclas del piano que evocan otro mundo, transformado, la purificación de la realidad de la miseria y la mezquindad, la infusión de sentido y de esperanza, le da la belleza. " El crítico de música Piero Rattalino dice en una entrevista que cuando escuchó Stalin, en 1943, la radio en vivo el desempeño de Marija Judina, el Concierto para Piano y Orquesta N º 23 en La mayor K 488 de Mozart, me quedé impresionado y quería que el disco a toda costa. Nadie tuvo el coraje de decirle que el concierto no fue registrada, que fue interpretada en vivo en los estudios de Radio Moscú, y así fue afectada en la noche, en secreto. El álbum fue empaquetado en pequeñas cantidades y entregados a la gran admirador. Stalin se mostró generoso y tenía que tener Judina veinte mil, una cifra increíble para su época. Pero ella los rechazó para sí mismo, por lo que el dictador dijo: "Gracias por su ayuda, Iosif Vissarionovich. Rezaré por ti día y noche y pedirle al Señor que le perdone sus pecados graves contra el pueblo y la nación. Dios es misericordioso, perdona el. El dinero será donado a la restauración de mi parroquia ". Se dice que el disco del concierto fue en el Judina gramófono de Stalin, cuando lo encontraron muerto en su dacha. " El pianista le gustaba repetir que es consciente de sus debilidades, pero pensó que la grandeza del hombre no está sobre todo en sus cualidades pero en el impulso "a" atreverse "nace y muere con él sólo después de que, en su corazón que tiene sed de infinito", reconoce que - citando a Dostoievski, dijo, "debemos cortar la lengua de Cicerón, arrancando los ojos Copérnico, Shakespeare apedreado .... " El encuentro con los artistas a través de sus obras y sus actuaciones (música, canto, pintura, escultura, arquitectura, la poesía y la literatura), entonces, reunidos con sus almas, con sus sed de infinito que se puede expresar de diferentes formas. Por cierto, a fortiori, esto sucede con la música compuesta, diseñado, escrito por Dios, la Divina Liturgia. La Palabra de Dios expresada en las palabras de los hombres tenía un "no decible" que se expresa en el canto, lo indecible se vuelve audible, y esto significa que la música sacra, y el silencio la expresión de la palabra se percibe en él, siempre ha necesitado una nueva audiencia de toda la plenitud del Logos. La liturgia se prevé Parusía , es el estallido de la "ya" en nuestra "todavía no" y la liturgia terrena es realmente sólo por el hecho de que esto es parte de lo que es más grande, en la liturgia celestial ya siempre en su lugar. San Benito en la Regla , en el capítulo XIX, titulado: "La actitud que se adopte durante el rezo de los Salmos", cita el Salmo 46,8 "cantar himnos de alabanza", y el Salmo 137,1 "Para que voy a cantar delante de los ángeles" para indicar los monjes -, pero se puede hacer referencia a todos nosotros - a pensar, cuando canta: "¿Cómo nos comportamos en la presencia de la divinidad y sus ángeles, y participando oficio divino nuestro corazón está en armonía con nuestra voz "'et sic stemus Psallendum ut nuestras voces mens concordet nostrae."¿Qué significa esto si no lo ha dicho ya de las expresiones musicales grande? En la liturgia tan (pero también se observa en la relación con el Infinito determina una gran expresión artística) no es el hombre para inventar algo y luego a cantar, pero cantar "viene de los ángeles", que es - y esto es lo que se dice por San Benito - el hombre debe levantar su corazón a un acuerdo (que el mismo corazón) con el tono que viene de arriba, de pie ante Dios en adoración. Sólo un "corazón está de acuerdo," sólo la persona que ama el Señor puede hacer una música apropiada para la liturgia. Es la actitud de la Virgen la parábola del Evangelio: sólo para el último día, el deseo de "llegar a la boda," no basta con reconocer ". la voz del novio" Usted debe cultivar el bien "aceite de la fe", ¿por qué no ser suficiente cuando justo, reverberan, para cada uno, hacen que la visualización, la palabra del profeta Oseas: "Yo te haré mi esposa para siempre, te desposaré en justicia y en la justicia, el amor y la bondad, Yo te desposaré en fidelidad, y tú conocer al Señor. " Es la gran lección que imparte la dulce Cecilia, virgen y mártir, cuya vida es armonía, es música, es una canción, incluida en el concierto en movimiento, hermosa de comunión eclesial sanctorum!

 

Fuente: http://blog.messainlatino.it

La Corona de Adviento


Artículo escrito por nuestro querido amigo Nichán Guiridlian en el 2007, y que "refloto" para este Adviento. 



.
El Adviento es un tiempo de preparación con una doble característica: recuerda la primera venida del Hijo de Dios y preanuncia su segunda venida en la gloria. Es tiempo de espera activa, de deseo, de oración, de evangelización, de alegría.
.
Entre las tradiciones que la piedad popular ha unido al Adviento, encontramos el Árbol de Navidad, el Pesebre, las procesiones de Adviento, la Novena de Navidad o de Aguinaldo, y la Corona de Adviento.
.
A esta última dedicamos este artículo. Ella es fruto,de la tradición católica y del anhelo de los cristianos de solemnizar sus rezos durante este tiempo de "espera", en el que la oración debe intensificarse. Cercanos ya al inicio del Adviento, el próximo domingo, es mi deseo recordar esta antigua costumbre, de tal modo, que los que lo deseen, puedan armar una corona en sus hogares. De este modo, podrán tener un "signo externo", que en la intimidad de sus casas acompañe su oración, en consonancia con la liturgia de la Iglesia.
.
La Corona de Adviento consiste en una corona de ramos verdes, adornada con cintas, flores y frutos de la estación, sobre la cuál se colocan cuatro cirios. Estos cirios representan los cuatro domingos del Tiempo de Adviento y se van encendiendo uno cada domingo. Pueden ser de cualquier color, sin embargo tradicionalmente son tres de color morado o violeta (los que corresponden a los domingos primero, segundo y cuarto) y uno de color rosa (el correspondiente al tercero). Esta distribución y el color es reflejo de la liturgia de este tiempo, en el que se utilizan los ornamentos morados.
.
El color rosa corresponde al tercer Domingo de Adviento o Domingo de Gaudete. Para este día, el Misal prescribe los ornamentos rosados, que reflejan el "Gozo" que impregna la liturgia de este Domingo. Sin embargo, por razones prácticas o por no disponer de los ornamentos rosados, pueden usarse los morados. Mismo criterio puede aplicarse para la vela de la corona.
.
Refiriéndose a la Corona de Adviento, el Directorio de piedad popular y liturgia dice:" La colocación de cuatro cirios sobre una corona de ramos verdes, se ha convertido en un símbolo del Adviento en los hogares cristianos.
.
La Corona de Adviento, cuyas cuatro luces se encienden progresivamente, domingo tras domingo hasta la solemnidad de Navidad, es memoria de las diversas etapas de la historia de la salvación antes de Cristo y símbolo de la luz profética que iba iluminando la noche de la espera, hasta el amanecer del Sol de Justicia (cfr. Mal 3, 20; Lc 1, 78)."
.
Los lectores se preguntarán como hacer que la Corona de Adviento, no se convierta en un signo "vacío". La respuesta es simple: este signo externo debe ir acompañado de la oración. ¿Cómo hacerlo? Pues bien, no hay un formulario establecido o una "liturgia" especial para encender los cirios.
.
¿Que podemos hacer entonces? Primero que nada, el primer domingo de Adviento se puede pedir a un sacerdote que bendiga la corona o al menos, llevar a bendecir los cirios. En segundo lugar, es importante acompañar el encendido de cada vela con una oración. Para la "inauguración" de la Corona, sería más que oportuno colocar una imagen de la Virgen, junto a la cuál haya una vela de la que tomar la lumbre para encender la vela de la Corona, el primer Domingo. Posteriormente la vela de la virgen, puede retirarse y dejar durante todo el Adviento la imagen de la Virgen. También puede ponerse la imagen de San José.
.
Esto último puede efectuarse de mil maneras. Una primera opción, muy sencilla, es acompañarla con el rezo del Avemaría o recitando la jaculatoria: "Ven Señor Jesús". Otra puede ser, hacer la lectura del Evangelio del Domingo correspondiente, a lo que puede agregarse la Oración Colecta de la Misa. Esto puede ser repetido todos los días de la semana con las lecturas y oraciones de los días correspondientes. En los últimos días, puede hacerse la Novena de Navidad.
.
Un dato importante: las velas se encienden sólo para acompañar la oración y no se dejan ardiendo para que se consuman. La idea es que a medida que se acerca la Navidad haya más luz en la Corona. Por ello, la oración no debe ser muy larga, para conservar las velas hasta el fin del Adviento. Así, por ejemplo, si queremos rezar el Rosario junto a la Corona, será oportuno encender los cirios que correspondan solo en una parte de él, por ejemplo al final, durante la Salve o el Angleus.
.
Otro aspecto a tener en cuenta es ir encendiendo los cirios por orden. Es decir, el primer Domingo se encenderá el primero, que puede volver a encenderse durante la primera semana. El segundo domingo se encenderá la primera vela, y con la luz de esta la segunda: así habrá dos velas encendidas. Lo mismo vale para los restantes días.
.
En la Noche Buena, podemos dejar encendidas las cuatro velas hasta que se consuman, y con esa luz, encender una vela blanca junto al Pesebre o la imagen del Niño Jesús, a las 12. Este acto, sería oportuno acompañarlo con una pequeña oración o un canto.
.
Explica el Bendicional Romano: La "Corona de Adviento" o "Corona de las luces de adviento", es un signo que expresa la alegría del tiempo de preparación a la Navidad. Por medio de la bendición de la corona se subraya su significado religioso.
.
La luz indica el camino, aleja el miedo y favorece la comunión. La luz es un símbolo de Jesucristo, luz del mundo. El encender, semana tras semana, los cuatro cirios de la corona muestra la ascensión gradual hacia la plenitud de la luz de Navidad. El color verde de la corona significa la vida y la esperanza.
.
La corona de Adviento es, pues, un símbolo de la esperanza que la la luz y la vida triunfarán sobre las tinieblas y la muerte. Porque el Hijo de Dios se ha hecho hombre por nosotros, y con su muerte nos ha dado verdadera vida.
.

La corona, al final del Adviento.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

sábado, 26 de noviembre de 2011

Isabel la Católica



Hoy, 26 de noviembre de 2011, se cumplen 507 años del paso a la inmortalidad de la gran Reina de Castilla y consorte de Aragón, Su Católica Majestad Isabel I.

Esta insigne Reina fue la principal impulsora de la majestuosa Evangelización de América.

Transcribimos algunos testimonios de personas que conocieron a esta Reina:

Fernando el Católico, en su testamento: «era ejemplar en todos los autos de virtud y del temor de Dios».

Fernández de Oviedo: «verla hablar era cosa divina; el valor de sus palabras era con tanto y tan alto peso y medida, que ni decía menos, ni más, de lo que hacía al caso de los negocios y a la calidad de la materia de que trataba».

Fray Francisco Jiménez de Cisneros, su confesor, alababa «su pureza de corazón»; «su gran corazón y grandeza de alma».

Lucio Marineo Sículo: «y no fue la reina de ánimo menos fuerte para sufrir los dolores corporales... Ni en los dolores que padecía de sus enfermedades, ni en los del parto, que es cosa de grande admiración, nunca la vieron quejarse, antes con increíble y maravillosa fortaleza los sufría y disimulaba»; «aguda, discreta, de excelente ingenio»; «habla bien y cortésmente».

Hernando del Pulgar: «muy buena mujer; ejemplar, de buenas y loables costumbres... Nunca se vio en su persona cosa incompuesta... en sus obras cosa mal hecha, ni en sus palabras palabra mal dicha»; «dueña de gran continencia en sus movimientos y en la expresión de emociones... su autodominio se extendía a disimular el dolor en los partos, a no decir ni mostrar la pena que en aquella hora sienten y muestran las mujeres»; «castísima, llena de toda honestidad, enemicísima de palabras, ni muestras deshonestas».

Pedro Mártir de Anglería: «su modestia personal y mansedumbre admirables»; «del rey no sorprende que sea admirable... pues leemos en las historias incontables ejemplos de hombres justos, fuertes, dotados de virtud, incluso sabios. Pero ella... ¿quién me encontrarías tú entre las antiguas, de las que empuñaron el cetro, que haya reunido juntas en las empresas de altura estas tres cosas: un grande ánimo para emprenderlas, constancia para terminarlas y juntamente el decoro de la pureza? Esta mujer es fuerte, más que el hombre más fuerte, constante como ninguna otra alma humana, maravilloso ejemplar de pureza y honestidad. Nunca produjo la naturaleza una mujer semejante a esta. ¿No es digno de admiración que lo que siempre fue extraño y ajeno a la mujer, más que lo contrario a su contrario, eso mismo se encuentre en ésta ampliamente y como si fuera connatural a ella?»

Diego Enríquez del Castillo: «prudente y de mucho seso».

Diego de Valera: «llena de humanidad».

Alfonso de Palencia: «bondadosa»; «mujer de pudor y pureza en sus costumbres»; «inteligente».

Alonso Flores (Flórez): «de mirar gracioso y honesto».


Desde Juventutem Argentina encomendamos nuestro apostolado a tan grande Reina, al tiempo que pedimos por su pronta beatificación y canonización.









viernes, 25 de noviembre de 2011

Visita pastoral del Papa a Lamezia Terme y Serra San Bruno 2011

Están disponibles ya las fotos de la visita del Papa Benedicto XVI a Lamezia Terme y Serra San Bruno, ambos lugares en Italia, en octubre de este año.

Rezo de la Liturgia de las Horas con los monjes

Santa Misa (es de destacar el estilo de los ornamentos y la disposición del altar)


jueves, 24 de noviembre de 2011

Comunicado de la comisión de apoyo al Padre Michel de Thiberville

 

 

Antes de que cualquier pensamiento más puesto en el frenesí de los medios de comunicación, se nos permite, simplemente para recordar algunos hechos equivocados que salpican las publicaciones de periódicos (aparte de los habituales malentendidos y las realidades de los términos y litúrgica católica).

- Decir que el padre Michel ha aceptado finalmente que "abandonar su parroquia" es falso por dos razones, primero porque él ya ha dejado el disfrute de las iglesias al sacerdote de Bernay, en segundo lugar porque el Planquay parte de su antigua parroquia.

- Nunca podría ser alojado en la rectoría de Planquay, que ya no existe, pero en una casa puesta a disposición por un feligrés.

Así que nuestro querido sacerdote, que era inconcebible que salir de la parroquia de "sólo 5.000 habitantes" se convirtió oficialmente en "presidente" de una iglesia en un pueblo de 140 habitantes ... Recuerde que esta solución para una iglesia Padre Michel se propuso en marzo de 2011 por los feligreses. Fue  sólo en ese momento rechazada por el obispo.

Por lo tanto, el deseo de los fieles para mantener a su pastor se escuchó, por último, a través de Roma y su obispo mediador Baker, después de las medidas adoptadas para el Santo Padre Benedicto XVI a sí mismo.

No señor, no es momento para alegrarse:

- Varios cientos de seguidores fueron despreciados, y pierden su parroquia, se celebra en las iglesias de vez en cuando antes de una docena de personas que querían la salida del sacerdote ...

- Un sacerdote que se entrega en cuerpo y alma a su parroquia durante 25 años fue tratado de una manera inaceptable para la Iglesia de Jesucristo.

- Si la posición del padre Michel se convierte en "regular" industria de la paz depende ahora de la buena voluntad del sacerdote de Bernay, que rara vez ha demostrado su compromiso con el apaciguamiento ( véase la nota de 07.09.2011 ), de los cuales dependerá de la autorización para celebrar bautizos, bodas y otros actos de jurisdicción. Otro problema a resolver rápidamente, las condiciones para la continuación de la catequesis ...

- En general, si el obispo tiene finalmente actuó para pacificar la situación bajo la presión de Roma, que ahora queda por demostrar que quiere el bien de los fieles del sector Thiberville. El tiempo dirá cuándo y cómo, por ahora ...


Fuente: El blog de apoyo al padre Michel

P. CASTELLANI: SOBRE LA OBEDIENCIA


castellani

SOBRE LA OBEDIENCIA

I
La definición de "obediencia" de Santo Tomás es "oblación razonable firmada por voto de sujetar la pro­pia voluntad a otro por sujetarla a Dios y en orden a la perfección."
Esta definición contiene claramente los límites de la obediencia porque no hay que creer, A. H., que la obediencia es ilimitada. Todo lo ilimitado es imperfec­to. La obediencia religiosa es ciega, pero no es idiota. Es ciega y es iluminada a la vez, como la fe, que es su raíz yfuente. Sus dos límites son la recta razón y la Ley Moral.
Ambos límites están también fijados por San Ignacio al afirmar a una mano que físicamente es imposible asentir a algo absurdo, y a otra, que no hay que obede­cer cosa en que se viese pecado, no ya mortal solamen­te, sino de cualquier clase. No se puede ejecutar vir­tuosamente ninguna cosa donde exista la más mínima porquería, relajamiento, vileza o claudicación moral.
Esto significa simplemente que ningún hombre pue­de abdicar su propia conciencia moral, como nota el Angélico en De Ver. 17, 5, Ad 4m. “Unusquisque enim tenetur actus suos examinare ad scientiam quam a Deo habet, sive sit naturalis, sive acquisita, sive infusa: omnis enim homo debet secundum rationem aguere" (1). ¡No podemos salvarnos al tenor de la conciencia de otro! ¡No podemos eximirnos de discriminar exactamente con nuestra razón el bien y el mal moral, uno para tomarlo y otro para lanzarlo! ¡No puede ser nuestro guía inte­rior la razón ajena: los actos morales son inmanentes y su "forma" es la racionalidad! Si bastara para salvarse hacer literal y automáticamente lo que otro nos dice ¿cuál sería entonces la función de la fe, de la oración, de la meditación, de la dirección espiritual, del examen y del estudio?
Nuestro Padre Ignacio recogió de los antiguos Pa­dres dos expresiones metafóricas que si se tomaran literalmente engendrarían una monstruosidad. Como bastón de hombre viejo hay que obedecer y a manera de cadáver hay que obedecer: sí señor, pero no antes que la conciencia moral haya asimilado el mandato, colocándolo en la línea de su conocimiento de Dios y haciéndolo escalón de fe y de caridad divina. Es evi ­ dente que esto no se puede hacer con una cosa torpe, absurda o ridícula. El "ir a tomar la leona y traerla al superior suyo" podrá haber sucedido en la prehistoria del Cristianismo, aunque por cierto a mí no me consta; pero ningún teólogo sensato lo tendrá por lícito en casos normales.
El obediente verdadero obedece al Superior menor a la luz de la voluntad conocida y amada del Superior mediano; y al Superior mediano a la luz conocida, entendida y amada del Superior Sumo; y la de éste a la luz de las Reglas; y éstas a la luz del Evangelio; y éste a la luz interior que el Espíritu Santo imprime en los corazones y con la cual el Verbo ilumina a todo hombre venido a este mundo; de manera a formar una escala luminosa por la cual cualquier voluntad contingente o ínfima haga actos muy excelentes, superiores a su propia habitualidad tomada separadamente, por su unión con otras voluntades mejores, y en definitiva con la de Dios. Y la voluntad de Dios, no es de derogar el orden natural sino de coronarlo y sobre elevarlo.
Con esto queda dicho que la obediencia no se inven­tó para que en la vida religiosa se hagan cosas raras, feas o disparatadas; para que el orden natural se vuel­va del revés y los necios presuman guiar a los entendi­dos y "llevarlos al hoyo", como previno N. Señor en la Parábola de los Ciegos. No se inventó la obediencia para substituir en el gobierno de los hombres la inteli­gencia por el antojo de los ambiciosos o agitados; ni para pretender que el que no sabe un oficio se entrometa a corregir al que lo sabe; ni para destruir en los hom­bres la conciencia profesional ni la honradez intelectual; ni para permitir que ocupen los comandos los medio­cres engreídos, esos "superiores briosos y sin letras" a los cuales la cordura de Mariana atribuía la causa de los desórdenes sociales en la Provincia Española bajo Aqua viva. Si para tales cosas dijera Cristo: "Qui vos audit, me audit" (2) y para eso reglamentara la Iglesia la vida religiosa; pensarlo es blasfemia, porque entonces más valiera que Cristo no hubiera venido.
Los que llevados de cualquier pasión, o por ignoran­cia o por malicia, sabiéndolo o no sabiéndolo, quieren hacer un "cadáver" literal de sus súbditos; o bien se sujetan al Superior con el servilismo inerte de estólidos "bastones"; pecan, abusan del don de Dios, desacredi­tan a Cristo. Como toda virtud marcha en medio de dos vicios, así la obediencia camina entre la insumisión por un lado y por otro la sujeción servil, el espíritu de esclavo, la obsecuencia muerta, la dependencia al hom­bre como hombre, la ignavia (3), la pereza de pensar y la cobardía de ser persona, cosas todas que son abominables a Dios y al varón Cristo y que impiden al hombre ser dueño de sí, tomar el timón y ser el capitán de su propia alma.
Lo cual es el principio de toda vida que no sea infrahumana y mucho más de una vida sobrenatural.


II
La verdadera obediencia pertenece a la virtud de la religión, la primera de las morales; y por tanto sólo puede producirse en el clima teologal de la caridad. Sin caridad es informe. Una virtud informe es a veces más peligrosa que un vicio, "por ser grande el peligro de la vía espiritual cuando sin freno de discreción se corre por ella". Ésas son las "virtudes locas", que a semejanza de las "verdades locas" de Chesterton, son dinamita.
El P. Genicot pone el caso de un súbdito que notase en el Superior señales inequívocas y habituales de hos­tilidad o enemistad; y preguntándose si en este caso estaría obligado a obedecerle, responde que no, incluso en los mandatos donde no se vea formidolosidad (4); pues un enemigo nos desea de suyo la destrucción aun sin saberlo. Cesa la obligación de la obediencia, por incumplimiento por parte de uno de los "contratantes".
Aristóteles enseña (Eth. Nic. IX, 6) que una sociedad cesa de serlo si se deseca en ella la "concordia", que es la amistad social; entre religiosos llamada "caridad". En ese caso hipotético, el mecanismo de la obediencia se convertiría en un esqueleto sin carne, en una máqui­na monstruosa que parece humana pero puede ser ocu­pada de hecho por el demonio: máquina que no puedo considerar sin horror. En efecto, en tal caso, aquel inmenso poder que presta a un mortal la atadura omnímoda y total con que otro se le ha sujetado como si fuese al mismo Dios, moviéndose desordenadamente y sin el control del amor divino y el lubricante del afecto humano, puede producir estragos, puede tortu­rar de una manera increíble; y yo no dudo que puede, permitiéndolo Dios, llegar al homicidio indirecto poco menos. La historia parece confirmarlo. Omnis, qui odit fratrem, homicida est.(5)
En efecto, se produce el caso de la madre desnatura­lizada, que es, dice Aristóteles, la bestia más cruel que existe:
¿Puede darse este caso? ¿Es posible esta desapari­ción de la caridad y la consiguiente aberración del po­der en lo religioso? Hélas, todo es posible al hombre corruptible y el mortal puede abusar de todo, incluso de la Eucaristía, como vemos en la Primera a los Corintios, XI. Esto, hablando en tesis. Hablando en concreto, me parece difícil que acaezca en nuestra Com­pañía, que parece conservar de San Ignacio una heren­cia persistente de nobleza y dignidad independiente de la eventual baja cuna o plebeyismo de tales o cuales superiores, y una de las contingencias más temibles de la ambición y el nimio apego al mando.
Sin embargo nuestros enemigos nos han descrito muchas veces con esa figura de máquinas inhumanas, autómatas inertes, conciencias mutiladas. No solamen­te poetastros delirantes como Eugenio Sué, sino hom­bres de talento, aunque adversos a nosotros, como Michelet, Quinet, Eduardo Estauniée, Boyd Barret, Aldous Huxley, se han aplicado minuciosamente a ha­cer grandes retratos odiosos de la Compañía como máquina destructora de la personalidad humana y fabricadora de horrendos "robots" con sotana. ¿Qué veían en ella para poder hacerlos? Veían las reglas sin el interior espíritu de amor y caridad. Veían lo que sería la Compañía si se violase en ella la Regla Primera. Veían lo que puede ser la Compañía de Jesús sin go­bierno o con mal gobierno; y lo que tiene el deber gravísimo de evitar la Congregación Provincial y la Congregación General.
A las cuales asisto por medio de esta carta. Porque a mí, la voz pasiva me la podrá quitar el Provincial, pero la voz activa me la dio Dios. El que tiene boca, a Roma va, —dice el proverbio.


III

De la misma definición puesta arriba, se deduce la tercera de las propiedades de la obediencia, a saber: que ella ata al Superior lo mismo que al súbdito de tal modo que a causa de ella un mandón indiscreto, un inepto para dirigir, un superior sin luz puede cometer como una especie de profanación o sacrilegio. En efec­to, los votos hacen al religioso, según Santo Tomás, "res sacra" (6) a manera de los antiguos sacrificios. Dios mató a los profanos que comieron los panes de la proposición, que eran panes no consagrados, sino mera-mente ofrecidos a Dios por el pueblo.
Mi buen amigo el P. Prato O.M.R.C. desenvolvió discretamente esta doctrina de Santo Tomás en el retiro que dio a los PP reunidos para el Capítulo Provincial: probó que un religioso era más sacro que un cáliz, una patena o una custodia, con los cuales consta que se puede pecar aun gravemente por irreverencia o profa­nación. Es una custodia viviente: para él se han hecho todas las custodias de la tierra. Para el hombre se hizo el sábado.
Si a algo creado se puede comparar, sería a las mismísimas especies sacramentales, depositarias de Cristo. Porque por la gracia no solamente en él vivi­mos nos movemos y somos, sino que veramente “vivit vero in me Christus” (7); y por la profesión religiosa, somos simpliciter cosa e impersonación suya. Por eso es sacrilegio matar a un clérigo o poner en él violentas manos. Por eso también es profanación tratarlo .como animal o planta.
Ahora bien, el cordón umbilical (si licet) de esta transvitalización no es otro que el voto de obediencia; el cual por consiguiente agarrar con torpeza, manejar con descuido o izar con violencia es cosa gravísima. Usar del mandato bajo santa obediencia de cualquier manera, para cosas absurdas, irrazonables, fútiles, inútiles, inconsideradas o simplemente menores en volu­men o ridículas en importancia, es pecado grave según todos los teólogos. Es pecado de irreverencia y desecración.
En la Primera a los Corintios San Pablo explica las frecuentes enfermedades y muertes prematuras de los fieles por las irreverencias y abusos vigentes hacia la Sagrada Eucaristía. De donde arguyen los teólogos que Dios castiga esta especie de pecados con flagelos cor­porales. "Ideo inter vos multi inflami et imbecilles et dormiunt multi." (8)
Habiendo pues una analogía perfecta entre el Sacramento y el sacro hombre que es el religioso, bien se puede temer en pura fe que un bajón en la pureza, la verdad y la caridad en el modo de mandar, la falta de justicia distributiva en el gobierno, y la flojera e impo­tencia en reparar las injusticias y las iniquidades, no atraigan el peso del brazo airado de Dios sobre las comunidades religiosas.
He de decirlo aunque sea grave: el terrible destino del Padre Abel Montes, el lento naufragio de esa fina y delicada personalidad —de la salud en la neurosis, de la neurosis a la demencia, de la demencia en la muerte trágica y desolada— pudo muy bien tener como causa las fallas de la caridad en la Provincia y el uso inconsiderable del mandato ciego.
No me consta. Pero tengo suficientes datos para creer, delante de Dios Nuestro Señor, que no es impo­sible. Y eso ya es bastantemente grave.
Si no me consta, ¿por qué lo digo? Porque debo decirlo. Para que no se me pudra dentro.
Sea ello como quiera, Deus scit, el caso es, AA. HH. míos, que estas consideraciones son verdaderas y no pertenecen al mundo de la estratósfera ni al planeta Marte; y me ha parecido expediente in Dómino hacerlas para mí primero y luego para quien quiera recibirlas.
Si nadie quisiera recibirlas: si la afición al ocultismo y el "tapujismo" vigentes en la Provincia echara tierra encima de esta luz que por el más indigno de sus hijos se hace patente, si los Rectores prudentes se creen con derecho e impedirme la "communicatio crebra" con mis carísimos Hermanos y Padres, después que se me ha excluido de la Congregación Provincial y se me ha difamado por nuestras casas, ¿creen que voy a morir por eso? Ni siquiera me van a parar, juro al cielo. Será peor para todos.
Invenciblemente non sine númine (9) me siento obligado a decir mi verdad, por la vía que me queda abierta, en el momento en que nuestra amada Provincia, como la Compañía toda y la Iglesia por entero se preparan, como dijo su Santidad Pío XII, AL FUTURO PRÓXIMO ENCUEN­TRO DE CRISTO CON EL MUNDO.
En unión de oraciones sinceramente


Professus Mínimus
Leonardo Castellani,
Extraída de “Cristo y los fariseos”


***********
Notas:
(1) Cada uno está obligado a examinar sus actos según la ciencia que ha recibido de Dios, ya sea natural, ya adquirida, ya infusa: pues todo hombre debe actuar según la razón.
(2) Quien a vosotros escucha, a mí me escucha (Lucas 10, 16).
(3) Apatía, flojedad.
(4) Temor.
(5) Todo el que aborrece a su hermano es un asesino (1 Juan 3,15).
(6) Una cosa sagrada.
(7) Es Cristo quien vive en mí (Gálatas 2,20).
(8) Por eso hay entre vosotros muchos enfermos y muchos débiles, y mueren no pocos (1 Corintios 11,30).
(9) No sin inspiración divina.

Extraordinaria pero no excepcional

 

 

En la iglesia de los padres del Oratorio de San Felipe Neri de Brimingham,congregación introducida en Inglaterra por el cardenal John Henry Newman, la Santa Misa en la forma extraordinaria se ha vuelto forma ordinaria. A causa del limitato número de sacerdotes era necesario hacer una opción en la supresión de la celebración de las misas dominicales: ¿Vetus Ordo o bien Novus Ordo? No hubo dudas para los padres oratorianos, de acuerdo con la arquidiócesis: el número de asistentes a la Misa tridentina era demasiado grande para suprimirla. El resultado ha sido auspicioso: no se ha hecho de la denominada forma extraordinaria un rito excepcional y por ende fácilmente prescindible.


Visto en: InfoCaótica

Fuente Original: http://blog.messainlatino.it

¿Por qué estudiar Filosofía en la UCALP?

afiche-filosofia La Universidad Católica de La Plata, fiel a su compromiso educativo, ofrece el cursado completo de la Licenciatura en Filosofía totalmente libre de pago de matrícula y arancel.

La Universidad Católica de La Plata sigue empeñada en la búsqueda del más alto nivel de excelencia, con el propósito de preparar profesionales que sirvan a la comunidad con responsabilidad personal y social, en un marco de observancia de las normas éticas en el desempeño de la actividad elegida.

 

Es labor necesaria de la Universidad Católica de La Plata ofrecer saberes de articulación transversales a las disciplinas científicas que en ella se imparten, además de capacitar rigurosamente en las disciplinas específicas; la Filosofía, junto con la Teología, son los dispositivos aptos para tal menester.

 

Como centro de estudio e investigación, la UCALP procura la formación integral de sus alumnos, orientándolos hacia la búsqueda de la Verdad en su medida plena y hacia el desarrollo del conocimiento con base científica y filosófica, iluminación teológica y apoyo en los valores. La demostración de la síntesis armónica entre la razón y la fe constituye uno de sus objetivos centrales.

 

La Licenciatura en Filosofía halla su justificación en cuanto genera el espacio de formación de docentes e investigadores aptos para promover la reflexión filosófica en general, al tiempo que ofrece un saber de fundamentación para cimentar las diversas disciplinas científicas que en la Universidad se imparten.

 

La Licenciatura en Filosofía se propone como cauce para el ejercicio, actualización y cuestionamiento de las preguntas filosóficas permanentes, vinculando las cuestiones teóricas con su más precisa realización histórica y propiciando la interpretación de la cultura contemporánea.

 

Se orienta y aspira a que sus egresados pronuncien una respuesta humanista a las emergencias culturales de su tiempo.

 

Entre sus objetivos específicos aspira a:

 

1. Brindar formación consistente en la disciplina filosófica, apropiada para la docencia, investigación y extensión.

 

2. Ejercitar la capacidad de diálogo fundamentado con las problemáticas culturales contemporáneas.

 

3. Fomentar la visión interdisciplinaria, en orden a la de integración fe-razón.

 

4. Formular un método de estudio estricto, apto para la perspectiva disciplinar.

 

Recordamos que, al considerar fundamental a la Filosofía para el desarrollo de los estudiantes universitarios, la UCALP brindará la Licenciatura en Filosofía sin costo alguno.

 

Fuente: Sitio Web UCALP