Archivos del blog

viernes, 9 de septiembre de 2011

Sobre la Sacratísima Comunión (II)





2º.- De la institución y de los efectos del sacramento de la Eucaristía

624.- ¿En qué tiempo instituyó Jesucristo el sacramento de la Eucaristía? - Jesucristo instituyó el sacramento de la Eucaristía en la última cena que hizo con sus discípulos la noche antes de su Pasión.

625.- ¿Por qué instituyó Jesucristo la Santísima Eucaristía? - Jesucristo instituyo la Santísima Eucaristía para tres fines principales:
1º. Para que fuese sacrificio de la nueva ley.
2º. Para que fuese manjar de nuestra alma.
3º. Para que fuese un perpetuo memorial de su pasión y muerte y una prenda preciosa de su amor a nosotros y de la vida eterna.

626.- ¿Por qué Jesucristo instituyó este sacramento bajo las especies de pan y de vino? - Jesucristo instituyó este sacramento bajo las especies de pan y de vino porque la Eucaristía había de ser nuestro sustento espiritual, y era para esto conveniente que se nos diese en forma de manjar y bebida.

627.- ¿Qué efectos produce en nosotros la Santísima Eucaristía? - Los efectos principales que produce la Santísima Eucaristía en quien dignamente la recibe son estos: 1º., conserva y aumenta la vida del alma, que es la gracia, como el manjar material mantiene y aumenta la vida del cuerpo; 2º., perdona los pecados veniales y preserva de los mortales; 3º., trae consigo espiritual consolación.

628.- ¿Nos produce otros efectos en nosotros la Sagrada Eucaristía? - Si, señor; la Sagrada Eucaristía produce en nosotros otros tres efectos, a saber: 1º., debilita nuestras pasiones, y, en especial amortigua las llamas de la concupiscencia; 2º., acrecienta el fervor de la caridad con Dios y con el prójimo y nos ayuda a obrar conforme a los deseos de Jesucristo; 3º., nos da una prenda de la futura gloria y de la misma resurrección de nuestro cuerpo.


Catecismo Mayor de San Pío X