Archivos del blog

sábado, 8 de octubre de 2011

“LA INTOLERANCIA DOCTRINAL” Cardenal Pie

 

CONDENAR LA VERDAD A LA TOLERANCIA ES FORZARLA AL SUICIDO

Visto en Catolicidad y San Miguel Arcángel

   Es de la esencia de toda verdad no tolerar el principio contradictorio. La afirmación de una cosa excluye la negación de esa misma cosa, como la luz excluye las tinieblas. Allí donde nada es cierto, donde nada es definido, los sentimientos pueden estar divididos, las opiniones,  pueden variar.

   Yo comprendo y pido libertad en las cosas discutibles: in dubüs libertas. Pero cuando la verdad se presenta con los distintivos de certeza que la distinguen, por lo mismo que es verdad ella es afirmativa, es necesaria y, por consecuencia, es una e intolerante: In necessarüs uñitas. Condenar la verdad a la tolerancia es forzarla al suicidio.

   La afirmación se aniquila si ella duda de sí misma, y duda de si misma si permanece indiferente a que la negación se coloque a su lado………

   Por eso, mis hermanos, por la necesidad misma de las cosas, la intolerancia es necesaria en todo, orden y desorden, en todas partes lo verdadero no soporta lo falso, el bien excluye el mal, el orden combate el desorden. ¿Qué más intolerante, por ejemplo, que esta proposición: “dos mas dos son cuatro”? Si usted viene a decirme que dos y dos son tres, o que dos y dos son cinco, le responderé que dos y dos son cuatro. Y si usted me dijera que no impugna mi manera de contar, pero que mantiene la suya, y me pide ser tan indulgente con usted como usted lo es conmigo, permaneciendo yo totalmente convencido de que tengo la razón y que usted esta equivocado posiblemente yo me callare, en rigor, porque después de todo mi importa muy poco que haya sobre la tierra un hombre para el que dos mas dos son tres o cinco.

   Pero si se trata de la verdad religiosa, enseñada o revelada por Dios mismo, si va en ello vuestro destino eterno y el de la salvación de mi alma, por consiguiente ninguna transacción es posible. Me encontrareis inflexible, y debo serlo. Es condición de toda verdad el ser intolerante, pero siendo la verdad religiosa la más absoluta y la más importante de todas las verdades, es por lo tanto también la más intolerante y la más exclusivista.

   Mis hermanos: nada es tan exclusivo como la unidad; por lo tanto, escuchad la palabra de San Pablo: “No hay en el cielo más que un solo Señor”: unus Dominus. Ese Dios, cuyo gran atributo es la unidad, no ha dado a la tierra más que una solo símbolo, una sola doctrina, una sola fe: una fides

   Y esta fe, este símbolo, Él no los ha confiado más que a una sola sociedad visible, a una sola Iglesia, todos cuyos niños son señalados con el mismo sello y regenerados por la misma gracia: Unum baptisma. De este modo la unidad divina, que reside desde toda la eternidad en los esplendores de la gloria, se manifiesta sobre la tierra por la unidad del dogma evangélico, cuyo depósito ha sido dado en custodia por Jesucristo a la unidad jerárquica del sacerdocio: Un Dios, una fe, una iglesia (¡Unus Dominus, una fides, unum baptisma”).

(fragmento de la obra).

Comunicado de la FSSPX y una ausencia inesperada

Albano_1-300x206

Presentamos el comunicado de la Casa General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, publicado por la agencia DICI, luego de la reunión que se realizó hoy en Albano con todos los responsables de la Fraternidad para examinar el Preámbulo doctrinal propuesto por la Santa Sede como base para la plena reconciliación. Ha llamado la atención la ausencia en la foto oficial de la reunión de uno de los cuatro obispos pertenecientes a la FSSPX, Mons. Williamson . Rorate Caeli reporta que fuentes cercanas al obispo le han informado que su ausencia fue intencional. En este tiempo de definiciones, es importante continuar rezando a la Santísima Virgen del Rosario pidiendo el don de la unidad.

***

El 7 de octubre de 2011 se desarrolló en Albano (Italia) una reunión de los responsables de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, durante la cual el Superior General, Mons. Bernard Fellay, expuso el contenido del Preámbulo doctrinal que le había entregado el Cardenal Levada, prefecto de la Congregación para la doctrina de la Fe, en la reunión del Vaticano, el 14 de septiembre pasado.

En el curso de esta jornada, los 28 responsables de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X presentes en la reunión – directores de seminario y superiores de distrito de todo el mundo – manifestaron una profunda unidad en la voluntad de conservar la fe en su integridad y totalidad, fieles a la enseñanza que, siguiendo a San Pablo, les dejó Mons. Lefebvre: tradidi quod et accepi (1 Cor. 15, 3), he entregado lo que recibí.

Luego de esta reunión de trabajo, el estudio del Preámbulo doctrinal – cuyo contenido permanece confidencial – se continuará en el ámbito del Consejo General de la Fraternidad San Pío X, donde un examen más profundo por parte del Superior General y de sus dos Asistentes, el P. Niklaus Pfluger y el P. Alain-Marc Nély, permitirá presentar dentro de un plazo razonable una respuesta a las propuestas romanas

 

Albano, 7 de octubre 2011

 

***

Fuente: La Buhardilla de Jerónimo