Archivos del blog

sábado, 19 de noviembre de 2011

Mujer, Dios te invita a usar el velo

 

Recomendamos la serie Downton Abbey

 

Downton-Abbey-period-films-15626884-991-1045

Downton Abbey es una serie dramática de la televisión británica, producida por la compañía británica Carnival Films para ITV. Fue creada y escrita principalmente por el escritor Julian Fellowes.

Sinopsis: Año 1912. La vida en el condado de Downton Abbey (Inglaterra) cambia cuando el futuro heredero muere en el hundimiento del Titanic. El nuevo heredero es un joven abogado de clase media Matthew (Dan Stevens), primo lejano del conde. Esto se debe a que el conde Robert Crawley (Hugh Bonneville) y la condesa Cora Crawley (Elizabeth McGovern), no tienen hijos varones, sólo hijas: Mary (Michelle Dockery), Edith (Laura Carmichael) y Sybill (Jessica Brown-Findlay), que no pueden heredar. Esta decisión no gusta a algunos miembros de la familia ni a todos los criados...

 

***

 

CAPITULO 01 . "Episode 01" . (Ver online)

DESCARGA DIRECTA DE MEGAUPLOAD

 

CAPITULO 02 . "Episode 02" . (Ver online)

DESCARGA DIRECTA DE MEGAUPLOAD

 

CAPITULO 03 . "Episode 03" . (Ver online)

DESCARGA DIRECTA DE MEGAUPLOAD

 

CAPITULO 04 . "Episode 04" . (Ver online)

DESCARGA DIRECTA DE MEGAUPLOAD

 

CAPITULO 05 . "Episode 05" . (Ver online)

DESCARGA DIRECTA DE MEGAUPLOAD

 

CAPITULO 06 . "Episode 06" . (Ver online)

DESCARGA DIRECTA DE MEGAUPLOAD

 

CAPITULO 07 . "Episode 07" . (Ver online)

DESCARGA DIRECTA DE MEGAUPLOAD

(FIN DE LA PRIMERA TEMPORADA)

Consejos prácticos para asistir con fruto a la Santa Misa



"A la hora de tu muerte, tu mayor consuelo serán las misas que durante tu vida oíste". (Atribuido a San Jerónimo)
1.- Como preparación remota, considera el día anterior en algún momento, que la Santa Misa es la renovación del Sacrificio del Calvario; y piensa en cómo querrías haber estado interiormente si hubieras estado allí.

2.- Si en la misa has de comulgar, ya desde el día anterior renueva varias veces el deseo de recibir a Jesús en la comunión y así le prepararás un corazón expectante que lo quiera recibir, por tantos que lo hacen por costumbre, como si fuera un trámite.
3.- Al entrar en el templo, al que has de procurar asistir 15 minutos antes por lo menos y con vestidos que no permitan exponer en demasía las partes del cuerpo, lo primero que debes hacer es la genuflexión (genu: rodilla, flexión: doblar) mirando al sagrario, así reconoces la soberanía de Dios ante quien estás; luego mojarás la punta de los dedos indice, mayor y anular de la mano derecha en agua bendita y te harás la señal de la cruz de forma serena. El uso del agua bendita aleja las influencias del demonio y borra los pecados veniales cometidos.
4.- Dirígete a uno de los bancos y arrodíllate, si no estás imposibilitado de hacerlo, y permanece allí en oración vocal o mental hasta la hora de la misa. Si eres una persona que se distrae fácilmente es mejor que uses algún libro con oraciones propias para prepararse a la misa; si puedes concentrarte sin dificultad no es necesario. En todo caso es importante que ofrezcas el Santo Sacrificio al Eterno Padre por los cuatro fines de la misa, a saber: adoración, acción de gracias, propiciación y petición.
5.- Al salir el sacerdote de la sacristía comienza propiamente la Santa Misa. Él, revestido con los ornamentos sagrados, representa místicamente (misteriosamente) a Jesucristo que va a sacrificarse a Sí mismo por nuestra salvación. Es importante considerar esto para disponernos con seriedad y devoción, frutos del amor, para participar fructuosamente del Santo Sacrificio que está por comenzar.
6.- Durante la primera parte de la Santa Misa, llamada también "ritos iniciales", el sacerdote pide perdón a Dios por los pecados del pueblo que representa y nosotros debemos hacerlo con él. En este momento es importante hacer memoria de los pecados que hemos cometido, detestarlos de corazón y pedir perdón por ellos. La absolución que inmediatamente da el sacerdote, perdona los pecados veniales cometidos.
7.- Concluida la parte penitencial el sacerdote dice "oremos" y hace un momento de silencio. En este momento hemos de colocar mentalmente las peticiones que queremos hacer en la misa.
8.- Durante las lecturas de la Sagrada Escritura y la homilía del sacerdote debemos meditar en lo que escuchamos y formar un propósito concreto para llevar a la práctica. En este momento el Señor nos habla interiormente a través de las palabras que escuchamos exteriormente. Toda esta parte termina con el Credo que es la profesión pública que hacemos de nuestra fe.
9.- En el ofertorio, junto con el pan y el vino que ofrece el sacerdote en nombre del pueblo de Dios, hemos de ofrecernos a nosotros mismos y nuestras obras, en especial nuestras cruces, y rogar al Padre Celestial que nos acepte por Jesucristo.
10.- Durante el Canon, la parte principal y más sagrada de la misa, tenemos que recogernos lo más posible y tratar de contemplar, es decir formarnos en la imaginación una imagen y mirarla con todo el amor de que seamos capaces, los pasos de la Pasión del Señor y adorarlo con todo nuestro espíritu, ya con jaculatorias rezadas interiormente o en secreto, ya con silencio interior, el exterior se da por supuesto.
11.- En el momento de rezar el Padre Nuestro pensemos en cada una de las siete peticiones que contiene y evitemos lo más que podamos el rezo maquinal que de nada sirve y engaña mucho. Así estaremos ciertos de que toda la eficacia de esta oración por excelencia se nos pondrá de manifiesto.
12.- Cercanos ya a la comunión hemos de prepararnos realizando los siguientes actos: de contrición, pidiendo nuevamente perdón para estar lo más purificados posibles para recibir más dignamente al Señor; de deseo, para que manifestemos a Jesús que en verdad lo queremos recibir a Él y así evitemos el terrible desprecio de recibir la Sagrada Comunión como una cosa y por costumbre; y acto de amor, diciéndole las palabras que quisiéramos decirle a una persona que amamos mucho y que nos viene a visitar.
13.- Al darnos la bendición final el sacerdote hace descender místicamente sobre nosotros la abundancia de los frutos espirituales que nos consiguió el sacrificio de Jesús, la Santa Misa; por ello hemos de recibirla con el mayor respeto y agradecimiento y de ser posible de rodillas o por lo menos inclinados.
14.- La misa concluye cuando el sacerdote entra en la sacristía, pero aún falta agradecer el don inmenso que nos ha hecho Dios de introducirnos por unos instantes en su eternidad bienaventurada; para ello tratemos de permanecer en el templo por lo menos unos quince minutos después de terminada la misa y utilicemos el mismo método que para prepararnos a ella. Ser fiel a esta práctica nos dará grandes satisfacciones espirituales. Recordemos el dicho popular: "es de bien nacidos ser agradecidos".
15.- Notas: 1. Participación activa en la Santa Misa no significa hacer muchas cosas sino hacer lo que me toca de la mejor manera posible, es decir con atención y amor a Dios. 2. Las respuestas que damos al sacerdote deben ser con voz fuerte y clara porque la liturgia es una acción pública de toda la Iglesia. 3. Por último recordemos la frase de San Agustín: "Qui bene cantat bis orat", el que canta bien reza dos veces, ya que la misa cantada es la forma más noble de celebrarla (Gradual Romano).

Fuente: ARCADEI

XIV Encuentro de Formación Católica de Buenos Aires




XIV Encuentro de Formación Católica de 
Buenos Aires

LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

-entre la Tribulación y la Esperanza-

2, 3 y 4 de Diciembre de 2011 
Casa Virgen Niña
San Miguel - Buenos Aires

"Todas las naciones vendrán a postrarse en tu acatamiento(Ap 15,3-4)

¿Está viva de verdad esta esperanza en la mayoría de los cristianos de hoy? Son muchos los que dan por derrotada a la Iglesia en la historia del mundo. ¿Cuáles son las esperanzas de los cristianos sobre este mundo tan alejado de Dios, tan poderoso y cautivante, y qué esperanzas tienen sobre aquellas Iglesias que están profundamente mundanizadas?… No tenemos ante el mundo ningún complejo de inferioridad, no nos asustan sus persecuciones, ni nos fascinan sus halagos, y tampoco nos atemorizan los zarpazos de la Bestia , azuzada y potenciada por el Diablo, que «sabe que le queda poco tiempo» (Ap 12,12). Sabemos con toda certeza los cristianos que al Príncipe de este mundo ha sido vencido por Cristo, y por eso mismo no podemos establecer complicidades oscuras con ese mundo de pecado.

(J.M. Iraburu, Reforma o Apostasía)





Cronograma de Actividades:

Viernes 2   (Sta. Bibiana)
10.00 Acreditación y ubicación de los asistentes.
11.30  Mesianismos temporales en los utopismos históricos
Dr. Bernardino Montejano
12.30 Almuerzo
14.30 Algunas tergiversaciones del fin de los tiempos
Dr. Antonio Caponnetto
16.30 Santa Misa
17.45 Colación
18.15 Escatología y Apologética 
Ing.Daniel Iglesias Grézes
19.30 Las cartas a las Iglesias del Apocalipsis       
S.E.R.Mons. Antonio Baseotto
20.45 Cena
21.45  Vía Crucis con antorchas (por el parque)
22.30.  Exposición del Ssmo. Sacramento – Completas 
 Noche Santa de Adoración  (inscribirse para cubrir los turnos). 
***
Sábado 3(San Francisco Javier)
04.00 Vigilias
07.30  Levantarse-aseo
08.00  Laudes - Reserva del Santísimo -
08.30  Desayuno
09.30  La acción diabólica en los últimos tiempos
R.P. Carlos Mancuso, exorcista
11.00 In expectatione Gloriae: Último Juicio, Última batalla
Dr. Federico Mihura Seeber
12.30 Almuerzo
Sobremesa (café): apreciación del Mesías, de Haendel, a cargo del Dr. F. Mihura Seeber
14.30 Santo Rosario (por el parque)
15.30 Objeto y fundamento de la esperanza cristiana
Horacio Bojorge s.j
17.00 Santa Misa celebrada por S.E.R. Mons. Baseotto (forma extraordinaria), con celebración de Confirmaciones para asistentes que lo requieran con anticipación.                                   
18.30 Colación festiva
19.00 La pequeña grey: misterio de gracia y fidelidad 
Alberto Caturelli
20.30 Perspectiva teológica de los Últimos tiempos
Mons. Gabriel Delgado
22.00 Cena con Espectáculo musical
                                    Descanso
***
Domingo 4 (San Juan Damasceno - Sta. Bárbara)
8.00 Levantarse - Aseo
8.30 Laudes   
9.00 Desayuno
9.30 La figura del Anticristo como recapitulación del Mal, según San Ireneo
R.P. Alfredo Sáenz s.j
11.00 La Mujer vestida de Sol: María Reina del Universo
Giorgio Sernani
12.30 Almuerzo
14.00 Santo Rosario
14.30 Religiones y poder global
R.p. Juan Claudio Sanahuja
16.00 El misterio del mal y las Parábolas del fin de los tiempos
PANEL r.p. Alfredo Sáenz s.j. / Alberto Caturelli
17.30  Santa Misa de clausura
18.30  Colación de cierre del Encuentro.
Entrega de certificados de asistencia.
19.30 Despedida y regreso.
*Formación    *Espiritualidad
*Camaradería   *Eutrapelia
Aranceles:
Con alojamiento en habitación $490.-
Carpas (promoción) $230.-
“Pasaporte” (los 3 días) sin habitación $320.-
Por día, sin alojamiento $150.-
(Incluye: Conferencias, pensión completa -desde el viernes a la mañana hasta el domingo 4 por la tarde, en la clausura-, y espectáculos).
Servicio de guardería. Exposición y venta de Libros e imágenes.
Transporte desde capital federal con previa reserva.
Informes  e  Inscripción:
En Bella Vista: La Plata 1721 -
011.4666.3817  / 02320.492119/  011.156.666.1759
Organiza:
Círculo de Formación
San Bernardo de Claraval
Coordinación General:
Jorge E. Gristelli - Prof. M. Virginia O. de Gristelli
Auspicia:
Librería y Editorial
Santiago Apóstol
http//:libreriayeditorialsantiagoapostol.blogspot.com

Texto de la entrevista al Santo Padre en el avión rumbo a Benin "no debemos imitar a las comunidades protestantes"


Viernes, 18 de noviembre de 2011
Santidad, bienvenido entre nosotros, y en medio de este grupo de los periodistas que lo acompañan a África. Estamos agradecidos porque nos dedica un poco de tiempo también esta vez. Aquí, sobre este avión, hay cuarenta periodistas, fotógrafos y camarógrafos de diversas agencias y televisiones, además de los medios vaticanos que lo acompañan: aproximadamente 50 personas. En Cotonou nos esperan mil periodistas que seguirán el viaje en el lugar. Como solemos hacer, le dirigimos algunas preguntas recogidas en estos días entre los colegas. La primera pregunta la hago en Francés, pensando en que puede también ser grata para los telespectadores de Benín, que podrán escucharla a la llegada.


P.- Santo Padre, este viaje nos conduce a Benín, pero es un viaje muy importante para el entero continente africano. ¿Por qué usted ha pensado que Benín era el país indicado para lanzar un mensaje a toda el África de hoy y de mañana?

R. - Hay diversas razones. La primera es que Benín es un País en paz: paz externa e interna. Las instituciones democráticas funcionan, en el espíritu de libertad y responsabilidad y por lo tanto la justicia y el trabajo por el bien común son posibles y garantizadas por el funcionamiento del sistema democrático y del sentido de responsabilidad en la libertad. La segunda razón es que, como en la mayor parte de los países africanos, está la presencia de diversas religiones y una convivencia pacífica entre estas religiones. Están los cristianos en su diversidad, no es siempre fácil, están los musulmanes y además están las religiones tradicionales, y estas diversas religiones conviven en el respeto recíproco y en la responsabilidad común por la paz, por la reconciliación interior y exterior. Me parece que esta convivencia entre las religiones y el diálogo interreligioso como factor de paz y de libertad sea un aspecto importante como es parte importante la Exhortación apostólica post-sinodal. Finalmente, la tercera razón es que este es el país de origen de mi querido amigo, el cardenal Bernardin Gantin: siempre he tenido el deseo de poder, un día, rezar sobre su tumba. Ha sido para mí verdaderamente un gran amigo - hablaremos de esto al final, tal vez - y por lo tanto visitar el país del cardenal Gantin, un gran representante del África católica, del África humana y civilizada es para mí uno de los motivos por los que deseo ir a este país.


P. - Mientras los africanos experimentan el debilitamiento de sus comunidades tradicionales, la Iglesia católica se encuentra confrontada con los crecientes logros de Iglesias evangélicas o pentecostales, en ocasiones autónomamente creadas en África, que proponen una fe atrayente, una gran simplificación del mensaje cristiano: insisten sobre las curaciones, mezclan sus cultos con los tradicionales... ¿Cómo se coloca la Iglesia católica de cara a estas comunidades, agresivas ante ella? Y ¿Cómo puede ser atrayente, cuando estas comunidades se presentan festivas, acogedoras o inculturadas?

R. - Estas comunidades son un fenómeno mundial, en todos los continentes, sobre todo están muy presentes de modos diversos en América Latina y en África. Generalmente, los elementos característicos son poca institucionalidad, un peso ligero de instrucción, un mensaje fácil, sencillo, comprensible, aparentemente concreto y además -como usted ha dicho- liturgia participativa con la expresión de los propios sentimientos, de la propia cultura y combinaciones además segregacionistas entre religiones. Todo esto garantiza, por una parte, éxito pero implica también poca estabilidad. Sabemos también que muchos regresan a la Iglesia católica o emigran de una de estas comunidades a otra. Por lo tanto, no debemos imitar a estas comunidades sino preguntarnos lo que podemos hacer nosotros para dar nueva vitalidad a la fe católica. Y, diría, un primer punto es ciertamente un mensaje sencillo, profundo, comprensible; importante es que el cristianismo no aparezca como un sistema difícil, europeo que otro no esté en grado de comprender y realizar, sino como un mensaje universal de que está Dios, que Dios tiene que ver, que Dios nos conoce y nos ama y que la religión concreta produce colaboración y fraternidad. Por lo tanto, un mensaje sencillo y concreto es muy importante. Además, también si la institución no es demasiado pesada es siempre muy importante, que prevalezca la iniciativa de la comunidad y de la persona. Finalmente, diría también una liturgia participativa pero no sentimental: no debe estar basada solo sobre la expresión de los sentimientos sino caracterizada por la presencia de misterio en el que entramos, y por el que nos dejamos formar. Y por último, diría, es importante en la inculturación no perder la universalidad. Yo preferiría hablar de interculturalidad, no solamente de inculturación, es decir de un encuentro de las culturas en la verdad común de nuestro ser humano en nuestro tiempo, para así crecer también en la fraternidad universal, no perder esta gran cosa que es la catolicidad, que en todas las partes del mundo somos hermanos, somos una familia que se conoce y que colabora en espíritu de fraternidad.


P. - Santidad, en las últimas décadas en tierra africana se han realizado operaciones de peace-keeping, conferencias para las reconstrucciones nacionales, comisiones de verdad y reconciliación con resultados a veces buenas y a veces decepcionantes. Durante la asamblea sinodal, los obispos han dedicado palabras fuertes a propósito de las responsabilidades de los hombres políticos en los problemas del continente. ¿Cuál mensaje piensa dirigir a los responsables políticos de África, y cuál es la contribución específica que la Iglesia puede aportar para la construcción de una paz duradera en el continente?

R. - El mensaje se encuentra en el texto que entregaré a la Iglesia en África: no puedo resumirlo ahora, en pocas palabras. Es verdad que hay tantas conferencias internacionales también para África, por la fraternidad universal. Se dicen cosas buenas, y alguna vez también se hacen realmente cosas buenas: tenemos que reconocerlo. Pero ciertamente las palabras son más grandes, las intenciones, también la voluntad es más grande que la realización y debemos preguntarnos por qué la realidad no llega a las palabras y a las intenciones. Me parece que un factor fundamental sea que esta renovación, esta fraternidad universal exige renuncias, exige también ir más allá del egoísmo y estar en función del otro. Y esto es fácil de decir pero difícil de realizar. El hombre, así como es después del pecado original, quiere tenerse a sí mismo, tener la vida y no donar la vida. Cuanto tengo, quisiera conservarlo. Pero con esta mentalidad, según la cual no quiero dar sino tener, naturalmente las grandes intenciones no pueden funcionar. Y es justamente solo con el amor y el conocimiento de un Dios que nos ama, que nos da que podemos llegar al punto en que osamos perder la vida, osamos donarnos porque sabemos que solamente así nos podemos salir ganando. Por lo tanto, hoy los detalles que se encuentran en el documento del Sínodo se refieren a esta posición fundamental de que amando a Dios y manteniendo amistad con este Dios es que se da, también nosotros podemos osar e implorar dar, no solo de tener, renunciar, de ser para el otro, de perder la vida en la certeza de que sí, es así como ganamos.


P. - Santidad, en la apertura del Sínodo Africano en Roma, Usted había hablado de África como de un gran "pulmón espiritual para una humanidad en crisis de fe y de esperanza". Pensando a los grandes problemas de África, esta expresión aparece casi desconcertante. ¿En qué sentido piensa verdaderamente que desde África pueda venir fe y esperanza para el mundo? ¿Piensa en un papel de África también en la evangelización del resto del mundo?

R. - Naturalmente África tiene grandes problemas y dificultades, toda la humanidad tiene grandes problemas... Si pienso en mi juventud, era un mundo totalmente diverso de lo que es hoy, que tengo la impresión de vivir en otro planeta, respecto a cuando era un muchacho. Así la humanidad se encuentra en un proceso siempre más rápido de transformación. Para África este proceso de los últimos 50-60 años -partiendo de la independencia, después el colonialismo, hasta llegar al tiempo de hoy- es un proceso muy exigente, naturalmente muy difícil, con grandes dificultades y problemas y estos problemas no han sido superados. Con el proceso de la humanidad proceden también las dificultades. Sin embargo esta frescura de la vida que hay en África, esta juventud que existe, que está llena de entusiasmo y de esperanza, pero también de humorismo y de alegría, nos muestra que aquí hay una reserva humana, hay todavía frescura en el sentido religioso y de la esperanza; hay todavía una percepción de la realidad metafísica, de la realidad en su totalidad con Dios: no esta reducción al positivismo, que restringe nuestra vida, la hace un poco árida y apaga también la esperanza. Por lo tanto diría un humanismo fresco que se encuentra en el alma joven de África, no obstante todos los problemas que existen y que existirán, muestra que aquí está todavía una reserva de vida y de vitalidad para el futuro, sobre la que podemos contar.


P. - Una última pregunta Santidad, regresemos un momento al punto que Usted ha tocado entre los motivos de este viaje hacia Benín: sabemos que en este viaje un lugar muy importante es el recuerdo de la figura del cardenal Gantin. Usted lo conoció muy bien: fue su predecesor como Decano del Sacro Colegio y la estima que lo circunda universalmente es muy grande. ¿Quiere darnos una vez más un breve testimonio personal sobre él?

R. - He visto por primera vez al cardenal Gantin en mi ordenación como arzobispo de Múnich en el 77. Había venido, porque uno de sus alumnos era mi discípulo: así idealmente existía ya entre nosotros una amistad sin que todavía nos hubiéramos visto. En este día decisivo de mi ordenación episcopal fue bello para mi encontrar a este joven obispo africano, lleno de fe, de alegría y de valor. Luego colaboramos muchísimo, sobre todo cuando él era prefecto de la Congregación para los obispos y luego en el Sacro Colegio... Siempre admiré su inteligencia práctica y profunda; su sentido de discernimiento, de no caer en aquellas fraseologías, sino de comprender qué era esencial y lo que tenía sentido. Y además su verdadero sentido del humor, que era muy bello... y sobre todo era un hombre de profunda fe y de oración. Todo esto ha hecho del cardenal Gantin no solo un amigo, sino también un ejemplo a seguir, el de un gran obispo africano, católico. Estoy realmente feliz de poder rezar sobre su tumba y sentir su cercanía y su gran fe, que lo hace -siempre para mí- un ejemplo y un amigo.



Mons. Aguer cuestiona la ideología de género usando caso científico

                         

En su reflexión televisiva semanal, en el programa “Claves para un Mundo Mejor” (América TV), Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata, se refirió a la “ideología de género” y a los proyectos al respecto que se encuentran en el Congreso Nacional considerando que “al paso que vamos, con ciertas iniciativas parlamentarias, los argentinos saldremos primeros en el campeonato del disparate”.

El prelado explicó el desarrollo histórico de esta ideología que comenzó “a manifestarse cuando Simone de Beauvoir, en el año 1949, en su libro “El Segundo Sexo”, se lanza con esta afirmación: “mujer no se nace, se hace”. A partir de allí, sobre todo en la década del ’50 y especialmente en la década del ’60, de un modo intenso en los países anglosajones, comienza a desarrollarse la perspectiva de género que va invadiendo las ciencias sociales”.

Luego recordó cuando el doctor John Money, en la década del ’60, avanzó en el tema intentando producir razones científicas que nunca pudo ratificar y señaló que “el concepto mismo de género es una especie de talismán que va produciendo un trasbordo ideológico inadvertido. Lo que se pretende es cambiar el sentido común de la gente. Ya no hablar más de sexo sino de género, y el género como algo que se elije, que se va formando con la educación, pero que en definitiva es decidido por una especie de autopercepción”.

Indicó que “el proyecto de ley que se está gestando en el Congreso impone que una persona, un varón, por ejemplo, que se autopercibe a sí mismo como mujer, con sólo esa declaración para que pueda ser anotado en el Registro de las Personas cambiándose el nombre y recibiendo un documento con el sexo que él ha elegido”.

“Esta es la cuestión que se nos plantea ahora, de tal manera que en virtud de un completo subjetivismo, esta especie de autopercepción va a llevar, a acomodar la biología, la realidad natural de una persona, a sus perturbaciones u ocurrencias”.

Además comentó que es bueno tener en cuenta que “la perspectiva de género ha impregnado ampliamente las ciencias sociales y sobre todo ha llegado a los contenidos curriculares de la educación argentina. En realidad es una ideología, que no tiene bases científicas serias. Intenta negar la naturaleza humana y la realidad que encontramos consagrada en las primeras páginas de La Biblia: Dios creó al hombre a su imagen: varón y mujer los creó”.

Mons. Aguer agregó que “la realidad humana se verifica en esta dualidad, en esta distinción varón-mujer, distintos y al mismo tiempo complementario porque el uno está hecho para la otra. Esa es la realidad natural y la persona no puede negar el sustrato biológico de su ser. Ser varón o ser mujer depende de la biología, de la afectividad, de la psicología y depende también del orden espiritual. Todo eso configura la personalidad de un varón y de una mujer”.
Por último afirmó que “no podemos establecer un corte entre la libertad o la elección y la realidad natural, Aquello que hemos recibido como un don, la educación tiene que contribuir a mejorarlo, en orden a afianzar la propia identidad personal”.

Adjuntamos el texto completo de la alocución televisiva de Mons. Héctor Aguer:
“En el Congreso de la Nación se están preparando varios proyectos que tendrían que confluir en una ley llamada de “identidad de género”. Me parece oportuno, entonces, para comprender esta situación hacer alguna referencia a los jalones históricos del tema”.
“Podríamos decir que la ideología de género comienza a manifestarse cuando Simone de Beauvoir, en el año 1949, en su libro “El Segundo Sexo”, se lanza con esta afirmación: “mujer no se nace, se hace”. A partir de allí, sobre todo en la década del ’50 y especialmente en la década del ’60, de un modo intenso en los países anglosajones, comienza a desarrollarse la perspectiva de género que va invadiendo las ciencias sociales”.
“Es famoso el caso del doctor John Money, (money como dinero), y sobre todo una intervención suya que pretendió dotar de fundamento científico a esta perspectiva. Mejor habría que llamarla ideología de género. Nacieron en Canadá, en 1965, dos mellizos varones con igual patrimonio genético, uno de los cuales tenía una pequeña dificultad en el miembro viril. Al chico se le hace una operación de circuncisión, torpemente ejecutada y le queman el pene. Entonces fue consultado el Dr. Money, que ya era famoso, quien propuso operarlo; le amputó los órganos viriles, prescribió un tratamiento hormonal e impuso a los padres educar a ese chico como una mujer. Lo vistieron de rosa, le dieron juguetes de mujer, como se estilaba entonces y demás”-

“Pero resulta que el chico crece, y va manifestado actitudes totalmente masculinas. Su vida es un verdadero conflicto consigo mismo. Lo que se quería probar es que en realidad el sexo o el género, (y aquí hay una especie de sustitución subrepticia del sexo por el género), es algo que depende exclusivamente de la educación, del influjo social y cultural, y que no es algo que tenga que ver con la naturaleza, con la biología de la persona”.

“Resulta que este muchacho, ya crecido y con ese conflicto a cuestas se entera de lo que le había ocurrido, que en realidad era un varón y, entonces, exige volver a ser lo que debía haber seguido siendo siempre, lo que era en realidad. Se sometió ahora voluntariamente a otra operación, se casó, pero no pudo superar el conflicto y acabó suicidándose”.
“Este es un caso testigo, basado en la perspectiva de género, en la que se afirma que lo que llaman género, y sobre todo los roles del varón y de la mujer, no tienen nada que ver con la biología y que la biología tiene que, en todo caso, acomodarse a los eventuales trastornos de personalidad o a una elección subjetiva”.

“El concepto mismo de género es una especie de talismán que va produciendo un trasbordo ideológico inadvertido. Lo que se pretende es cambiar el sentido común de la gente. Ya no hablar más de sexo sino de género, y el género como algo que se elije, que se va formando con la educación, pero que en definitiva es decidido por una especie de autopercepción”.
“Tal es así que el proyecto de ley que se está gestando en el Congreso impone que una persona, un varón, por ejemplo, que se autopercibe a sí mismo como mujer, con sólo esa declaración para que pueda ser anotado en el Registro de las Personas cambiándose el nombre y recibiendo un documento con el sexo que él ha elegido”.

“Esta es la cuestión que se nos plantea ahora, de tal manera que en virtud de un completo subjetivismo, esta especie de autopercepción va a llevar, a acomodar la biología, la realidad natural de una persona, a sus perturbaciones u ocurrencias”.

“Tengamos en cuenta esto: la perspectiva de género ha impregnado ampliamente las ciencias sociales y sobre todo ha llegado a los contenidos curriculares de la educación argentina. En realidad es una ideología, que no tiene bases científicas serias. Intenta negar la naturaleza humana y la realidad que encontramos consagrada en las primeras páginas de La Biblia: Dios creó al hombre a su imagen: varón y mujer los creó. La realidad humana se verifica en esta dualidad, en esta distinción varón-mujer, distintos y al mismo tiempo complementario porque el uno está hecho para la otra. Esa es la realidad natural y la persona no puede negar el sustrato biológico de su ser. Ser varón o ser mujer depende de la biología, de la afectividad, de la psicología y depende también del orden espiritual- Todo eso configura la personalidad de un varón y de una mujer”.
“No podemos establecer un corte entre la libertad o la elección y la realidad natural, Aquello que hemos recibido como un don, la educación tiene que contribuir a mejorarlo, en orden a afianzar la propia identidad personal“.

“Al paso que vamos, con ciertas iniciativas parlamentarias, los argentinos saldremos primeros en el campeonato del disparate”.