Archivos del blog

jueves, 24 de noviembre de 2011

Comunicado de la comisión de apoyo al Padre Michel de Thiberville

 

 

Antes de que cualquier pensamiento más puesto en el frenesí de los medios de comunicación, se nos permite, simplemente para recordar algunos hechos equivocados que salpican las publicaciones de periódicos (aparte de los habituales malentendidos y las realidades de los términos y litúrgica católica).

- Decir que el padre Michel ha aceptado finalmente que "abandonar su parroquia" es falso por dos razones, primero porque él ya ha dejado el disfrute de las iglesias al sacerdote de Bernay, en segundo lugar porque el Planquay parte de su antigua parroquia.

- Nunca podría ser alojado en la rectoría de Planquay, que ya no existe, pero en una casa puesta a disposición por un feligrés.

Así que nuestro querido sacerdote, que era inconcebible que salir de la parroquia de "sólo 5.000 habitantes" se convirtió oficialmente en "presidente" de una iglesia en un pueblo de 140 habitantes ... Recuerde que esta solución para una iglesia Padre Michel se propuso en marzo de 2011 por los feligreses. Fue  sólo en ese momento rechazada por el obispo.

Por lo tanto, el deseo de los fieles para mantener a su pastor se escuchó, por último, a través de Roma y su obispo mediador Baker, después de las medidas adoptadas para el Santo Padre Benedicto XVI a sí mismo.

No señor, no es momento para alegrarse:

- Varios cientos de seguidores fueron despreciados, y pierden su parroquia, se celebra en las iglesias de vez en cuando antes de una docena de personas que querían la salida del sacerdote ...

- Un sacerdote que se entrega en cuerpo y alma a su parroquia durante 25 años fue tratado de una manera inaceptable para la Iglesia de Jesucristo.

- Si la posición del padre Michel se convierte en "regular" industria de la paz depende ahora de la buena voluntad del sacerdote de Bernay, que rara vez ha demostrado su compromiso con el apaciguamiento ( véase la nota de 07.09.2011 ), de los cuales dependerá de la autorización para celebrar bautizos, bodas y otros actos de jurisdicción. Otro problema a resolver rápidamente, las condiciones para la continuación de la catequesis ...

- En general, si el obispo tiene finalmente actuó para pacificar la situación bajo la presión de Roma, que ahora queda por demostrar que quiere el bien de los fieles del sector Thiberville. El tiempo dirá cuándo y cómo, por ahora ...


Fuente: El blog de apoyo al padre Michel

P. CASTELLANI: SOBRE LA OBEDIENCIA


castellani

SOBRE LA OBEDIENCIA

I
La definición de "obediencia" de Santo Tomás es "oblación razonable firmada por voto de sujetar la pro­pia voluntad a otro por sujetarla a Dios y en orden a la perfección."
Esta definición contiene claramente los límites de la obediencia porque no hay que creer, A. H., que la obediencia es ilimitada. Todo lo ilimitado es imperfec­to. La obediencia religiosa es ciega, pero no es idiota. Es ciega y es iluminada a la vez, como la fe, que es su raíz yfuente. Sus dos límites son la recta razón y la Ley Moral.
Ambos límites están también fijados por San Ignacio al afirmar a una mano que físicamente es imposible asentir a algo absurdo, y a otra, que no hay que obede­cer cosa en que se viese pecado, no ya mortal solamen­te, sino de cualquier clase. No se puede ejecutar vir­tuosamente ninguna cosa donde exista la más mínima porquería, relajamiento, vileza o claudicación moral.
Esto significa simplemente que ningún hombre pue­de abdicar su propia conciencia moral, como nota el Angélico en De Ver. 17, 5, Ad 4m. “Unusquisque enim tenetur actus suos examinare ad scientiam quam a Deo habet, sive sit naturalis, sive acquisita, sive infusa: omnis enim homo debet secundum rationem aguere" (1). ¡No podemos salvarnos al tenor de la conciencia de otro! ¡No podemos eximirnos de discriminar exactamente con nuestra razón el bien y el mal moral, uno para tomarlo y otro para lanzarlo! ¡No puede ser nuestro guía inte­rior la razón ajena: los actos morales son inmanentes y su "forma" es la racionalidad! Si bastara para salvarse hacer literal y automáticamente lo que otro nos dice ¿cuál sería entonces la función de la fe, de la oración, de la meditación, de la dirección espiritual, del examen y del estudio?
Nuestro Padre Ignacio recogió de los antiguos Pa­dres dos expresiones metafóricas que si se tomaran literalmente engendrarían una monstruosidad. Como bastón de hombre viejo hay que obedecer y a manera de cadáver hay que obedecer: sí señor, pero no antes que la conciencia moral haya asimilado el mandato, colocándolo en la línea de su conocimiento de Dios y haciéndolo escalón de fe y de caridad divina. Es evi ­ dente que esto no se puede hacer con una cosa torpe, absurda o ridícula. El "ir a tomar la leona y traerla al superior suyo" podrá haber sucedido en la prehistoria del Cristianismo, aunque por cierto a mí no me consta; pero ningún teólogo sensato lo tendrá por lícito en casos normales.
El obediente verdadero obedece al Superior menor a la luz de la voluntad conocida y amada del Superior mediano; y al Superior mediano a la luz conocida, entendida y amada del Superior Sumo; y la de éste a la luz de las Reglas; y éstas a la luz del Evangelio; y éste a la luz interior que el Espíritu Santo imprime en los corazones y con la cual el Verbo ilumina a todo hombre venido a este mundo; de manera a formar una escala luminosa por la cual cualquier voluntad contingente o ínfima haga actos muy excelentes, superiores a su propia habitualidad tomada separadamente, por su unión con otras voluntades mejores, y en definitiva con la de Dios. Y la voluntad de Dios, no es de derogar el orden natural sino de coronarlo y sobre elevarlo.
Con esto queda dicho que la obediencia no se inven­tó para que en la vida religiosa se hagan cosas raras, feas o disparatadas; para que el orden natural se vuel­va del revés y los necios presuman guiar a los entendi­dos y "llevarlos al hoyo", como previno N. Señor en la Parábola de los Ciegos. No se inventó la obediencia para substituir en el gobierno de los hombres la inteli­gencia por el antojo de los ambiciosos o agitados; ni para pretender que el que no sabe un oficio se entrometa a corregir al que lo sabe; ni para destruir en los hom­bres la conciencia profesional ni la honradez intelectual; ni para permitir que ocupen los comandos los medio­cres engreídos, esos "superiores briosos y sin letras" a los cuales la cordura de Mariana atribuía la causa de los desórdenes sociales en la Provincia Española bajo Aqua viva. Si para tales cosas dijera Cristo: "Qui vos audit, me audit" (2) y para eso reglamentara la Iglesia la vida religiosa; pensarlo es blasfemia, porque entonces más valiera que Cristo no hubiera venido.
Los que llevados de cualquier pasión, o por ignoran­cia o por malicia, sabiéndolo o no sabiéndolo, quieren hacer un "cadáver" literal de sus súbditos; o bien se sujetan al Superior con el servilismo inerte de estólidos "bastones"; pecan, abusan del don de Dios, desacredi­tan a Cristo. Como toda virtud marcha en medio de dos vicios, así la obediencia camina entre la insumisión por un lado y por otro la sujeción servil, el espíritu de esclavo, la obsecuencia muerta, la dependencia al hom­bre como hombre, la ignavia (3), la pereza de pensar y la cobardía de ser persona, cosas todas que son abominables a Dios y al varón Cristo y que impiden al hombre ser dueño de sí, tomar el timón y ser el capitán de su propia alma.
Lo cual es el principio de toda vida que no sea infrahumana y mucho más de una vida sobrenatural.


II
La verdadera obediencia pertenece a la virtud de la religión, la primera de las morales; y por tanto sólo puede producirse en el clima teologal de la caridad. Sin caridad es informe. Una virtud informe es a veces más peligrosa que un vicio, "por ser grande el peligro de la vía espiritual cuando sin freno de discreción se corre por ella". Ésas son las "virtudes locas", que a semejanza de las "verdades locas" de Chesterton, son dinamita.
El P. Genicot pone el caso de un súbdito que notase en el Superior señales inequívocas y habituales de hos­tilidad o enemistad; y preguntándose si en este caso estaría obligado a obedecerle, responde que no, incluso en los mandatos donde no se vea formidolosidad (4); pues un enemigo nos desea de suyo la destrucción aun sin saberlo. Cesa la obligación de la obediencia, por incumplimiento por parte de uno de los "contratantes".
Aristóteles enseña (Eth. Nic. IX, 6) que una sociedad cesa de serlo si se deseca en ella la "concordia", que es la amistad social; entre religiosos llamada "caridad". En ese caso hipotético, el mecanismo de la obediencia se convertiría en un esqueleto sin carne, en una máqui­na monstruosa que parece humana pero puede ser ocu­pada de hecho por el demonio: máquina que no puedo considerar sin horror. En efecto, en tal caso, aquel inmenso poder que presta a un mortal la atadura omnímoda y total con que otro se le ha sujetado como si fuese al mismo Dios, moviéndose desordenadamente y sin el control del amor divino y el lubricante del afecto humano, puede producir estragos, puede tortu­rar de una manera increíble; y yo no dudo que puede, permitiéndolo Dios, llegar al homicidio indirecto poco menos. La historia parece confirmarlo. Omnis, qui odit fratrem, homicida est.(5)
En efecto, se produce el caso de la madre desnatura­lizada, que es, dice Aristóteles, la bestia más cruel que existe:
¿Puede darse este caso? ¿Es posible esta desapari­ción de la caridad y la consiguiente aberración del po­der en lo religioso? Hélas, todo es posible al hombre corruptible y el mortal puede abusar de todo, incluso de la Eucaristía, como vemos en la Primera a los Corintios, XI. Esto, hablando en tesis. Hablando en concreto, me parece difícil que acaezca en nuestra Com­pañía, que parece conservar de San Ignacio una heren­cia persistente de nobleza y dignidad independiente de la eventual baja cuna o plebeyismo de tales o cuales superiores, y una de las contingencias más temibles de la ambición y el nimio apego al mando.
Sin embargo nuestros enemigos nos han descrito muchas veces con esa figura de máquinas inhumanas, autómatas inertes, conciencias mutiladas. No solamen­te poetastros delirantes como Eugenio Sué, sino hom­bres de talento, aunque adversos a nosotros, como Michelet, Quinet, Eduardo Estauniée, Boyd Barret, Aldous Huxley, se han aplicado minuciosamente a ha­cer grandes retratos odiosos de la Compañía como máquina destructora de la personalidad humana y fabricadora de horrendos "robots" con sotana. ¿Qué veían en ella para poder hacerlos? Veían las reglas sin el interior espíritu de amor y caridad. Veían lo que sería la Compañía si se violase en ella la Regla Primera. Veían lo que puede ser la Compañía de Jesús sin go­bierno o con mal gobierno; y lo que tiene el deber gravísimo de evitar la Congregación Provincial y la Congregación General.
A las cuales asisto por medio de esta carta. Porque a mí, la voz pasiva me la podrá quitar el Provincial, pero la voz activa me la dio Dios. El que tiene boca, a Roma va, —dice el proverbio.


III

De la misma definición puesta arriba, se deduce la tercera de las propiedades de la obediencia, a saber: que ella ata al Superior lo mismo que al súbdito de tal modo que a causa de ella un mandón indiscreto, un inepto para dirigir, un superior sin luz puede cometer como una especie de profanación o sacrilegio. En efec­to, los votos hacen al religioso, según Santo Tomás, "res sacra" (6) a manera de los antiguos sacrificios. Dios mató a los profanos que comieron los panes de la proposición, que eran panes no consagrados, sino mera-mente ofrecidos a Dios por el pueblo.
Mi buen amigo el P. Prato O.M.R.C. desenvolvió discretamente esta doctrina de Santo Tomás en el retiro que dio a los PP reunidos para el Capítulo Provincial: probó que un religioso era más sacro que un cáliz, una patena o una custodia, con los cuales consta que se puede pecar aun gravemente por irreverencia o profa­nación. Es una custodia viviente: para él se han hecho todas las custodias de la tierra. Para el hombre se hizo el sábado.
Si a algo creado se puede comparar, sería a las mismísimas especies sacramentales, depositarias de Cristo. Porque por la gracia no solamente en él vivi­mos nos movemos y somos, sino que veramente “vivit vero in me Christus” (7); y por la profesión religiosa, somos simpliciter cosa e impersonación suya. Por eso es sacrilegio matar a un clérigo o poner en él violentas manos. Por eso también es profanación tratarlo .como animal o planta.
Ahora bien, el cordón umbilical (si licet) de esta transvitalización no es otro que el voto de obediencia; el cual por consiguiente agarrar con torpeza, manejar con descuido o izar con violencia es cosa gravísima. Usar del mandato bajo santa obediencia de cualquier manera, para cosas absurdas, irrazonables, fútiles, inútiles, inconsideradas o simplemente menores en volu­men o ridículas en importancia, es pecado grave según todos los teólogos. Es pecado de irreverencia y desecración.
En la Primera a los Corintios San Pablo explica las frecuentes enfermedades y muertes prematuras de los fieles por las irreverencias y abusos vigentes hacia la Sagrada Eucaristía. De donde arguyen los teólogos que Dios castiga esta especie de pecados con flagelos cor­porales. "Ideo inter vos multi inflami et imbecilles et dormiunt multi." (8)
Habiendo pues una analogía perfecta entre el Sacramento y el sacro hombre que es el religioso, bien se puede temer en pura fe que un bajón en la pureza, la verdad y la caridad en el modo de mandar, la falta de justicia distributiva en el gobierno, y la flojera e impo­tencia en reparar las injusticias y las iniquidades, no atraigan el peso del brazo airado de Dios sobre las comunidades religiosas.
He de decirlo aunque sea grave: el terrible destino del Padre Abel Montes, el lento naufragio de esa fina y delicada personalidad —de la salud en la neurosis, de la neurosis a la demencia, de la demencia en la muerte trágica y desolada— pudo muy bien tener como causa las fallas de la caridad en la Provincia y el uso inconsiderable del mandato ciego.
No me consta. Pero tengo suficientes datos para creer, delante de Dios Nuestro Señor, que no es impo­sible. Y eso ya es bastantemente grave.
Si no me consta, ¿por qué lo digo? Porque debo decirlo. Para que no se me pudra dentro.
Sea ello como quiera, Deus scit, el caso es, AA. HH. míos, que estas consideraciones son verdaderas y no pertenecen al mundo de la estratósfera ni al planeta Marte; y me ha parecido expediente in Dómino hacerlas para mí primero y luego para quien quiera recibirlas.
Si nadie quisiera recibirlas: si la afición al ocultismo y el "tapujismo" vigentes en la Provincia echara tierra encima de esta luz que por el más indigno de sus hijos se hace patente, si los Rectores prudentes se creen con derecho e impedirme la "communicatio crebra" con mis carísimos Hermanos y Padres, después que se me ha excluido de la Congregación Provincial y se me ha difamado por nuestras casas, ¿creen que voy a morir por eso? Ni siquiera me van a parar, juro al cielo. Será peor para todos.
Invenciblemente non sine númine (9) me siento obligado a decir mi verdad, por la vía que me queda abierta, en el momento en que nuestra amada Provincia, como la Compañía toda y la Iglesia por entero se preparan, como dijo su Santidad Pío XII, AL FUTURO PRÓXIMO ENCUEN­TRO DE CRISTO CON EL MUNDO.
En unión de oraciones sinceramente


Professus Mínimus
Leonardo Castellani,
Extraída de “Cristo y los fariseos”


***********
Notas:
(1) Cada uno está obligado a examinar sus actos según la ciencia que ha recibido de Dios, ya sea natural, ya adquirida, ya infusa: pues todo hombre debe actuar según la razón.
(2) Quien a vosotros escucha, a mí me escucha (Lucas 10, 16).
(3) Apatía, flojedad.
(4) Temor.
(5) Todo el que aborrece a su hermano es un asesino (1 Juan 3,15).
(6) Una cosa sagrada.
(7) Es Cristo quien vive en mí (Gálatas 2,20).
(8) Por eso hay entre vosotros muchos enfermos y muchos débiles, y mueren no pocos (1 Corintios 11,30).
(9) No sin inspiración divina.

Extraordinaria pero no excepcional

 

 

En la iglesia de los padres del Oratorio de San Felipe Neri de Brimingham,congregación introducida en Inglaterra por el cardenal John Henry Newman, la Santa Misa en la forma extraordinaria se ha vuelto forma ordinaria. A causa del limitato número de sacerdotes era necesario hacer una opción en la supresión de la celebración de las misas dominicales: ¿Vetus Ordo o bien Novus Ordo? No hubo dudas para los padres oratorianos, de acuerdo con la arquidiócesis: el número de asistentes a la Misa tridentina era demasiado grande para suprimirla. El resultado ha sido auspicioso: no se ha hecho de la denominada forma extraordinaria un rito excepcional y por ende fácilmente prescindible.


Visto en: InfoCaótica

Fuente Original: http://blog.messainlatino.it

¿Por qué estudiar Filosofía en la UCALP?

afiche-filosofia La Universidad Católica de La Plata, fiel a su compromiso educativo, ofrece el cursado completo de la Licenciatura en Filosofía totalmente libre de pago de matrícula y arancel.

La Universidad Católica de La Plata sigue empeñada en la búsqueda del más alto nivel de excelencia, con el propósito de preparar profesionales que sirvan a la comunidad con responsabilidad personal y social, en un marco de observancia de las normas éticas en el desempeño de la actividad elegida.

 

Es labor necesaria de la Universidad Católica de La Plata ofrecer saberes de articulación transversales a las disciplinas científicas que en ella se imparten, además de capacitar rigurosamente en las disciplinas específicas; la Filosofía, junto con la Teología, son los dispositivos aptos para tal menester.

 

Como centro de estudio e investigación, la UCALP procura la formación integral de sus alumnos, orientándolos hacia la búsqueda de la Verdad en su medida plena y hacia el desarrollo del conocimiento con base científica y filosófica, iluminación teológica y apoyo en los valores. La demostración de la síntesis armónica entre la razón y la fe constituye uno de sus objetivos centrales.

 

La Licenciatura en Filosofía halla su justificación en cuanto genera el espacio de formación de docentes e investigadores aptos para promover la reflexión filosófica en general, al tiempo que ofrece un saber de fundamentación para cimentar las diversas disciplinas científicas que en la Universidad se imparten.

 

La Licenciatura en Filosofía se propone como cauce para el ejercicio, actualización y cuestionamiento de las preguntas filosóficas permanentes, vinculando las cuestiones teóricas con su más precisa realización histórica y propiciando la interpretación de la cultura contemporánea.

 

Se orienta y aspira a que sus egresados pronuncien una respuesta humanista a las emergencias culturales de su tiempo.

 

Entre sus objetivos específicos aspira a:

 

1. Brindar formación consistente en la disciplina filosófica, apropiada para la docencia, investigación y extensión.

 

2. Ejercitar la capacidad de diálogo fundamentado con las problemáticas culturales contemporáneas.

 

3. Fomentar la visión interdisciplinaria, en orden a la de integración fe-razón.

 

4. Formular un método de estudio estricto, apto para la perspectiva disciplinar.

 

Recordamos que, al considerar fundamental a la Filosofía para el desarrollo de los estudiantes universitarios, la UCALP brindará la Licenciatura en Filosofía sin costo alguno.

 

Fuente: Sitio Web UCALP