Archivos del blog

viernes, 23 de diciembre de 2011

San Nicolás de Bari: La verdad de “Papa Noel”

Breve biografía de San Nicolás de Bari

 

Estamos mas que seguros que en casi todas las familias los mas pequeños están idiotizados con el personaje “Papa Noel”, pero nuestro deber como católicos es enseñarles a esos pequeños quien fue en realidad San Nicolás de Bari, pero mas aun enseñarles el verdadero significado de la Navidad, que es el nacimiento del Rey Mesías que viene a salvarnos, y que ese barbudo de rojo y blanco (si me permiten la expresión) es simplemente un invento de la empresa Coca Cola para ampliar el nivel de ventas.

Recemos para que esta farsa anti-católica termine de engañar a la gente y en especial a los mas pequeños

Misalito para la Santa Misa Tridentina de Navidad

 

 

Link Scribd

Fellay: el Concilio no está en armonía con los Evangelios

 

 

Después de haber respondido a la Santa Sede, el superior de la Fraternidad San Pío X escribe: «Los masones expresaron su alegría al escuchar resonar bajo la cúpula de San Pedro» sus tesis

«Había que esperar que llegara la mitad del siglo XX para asistir a aquel increíble evento de un concilio que, en nombre de la adecuación a la situación concreta de la sociedad humana en plena decadencia, modifica la proclamación de todos los tiempos: “Es necesario que Él reine” (Cor. 1, 15, 25). Se pretende que esta forma de actuar esté en armonía con los Evangelios, mientras es justamebte lo contrario». Lo escribe el obispo Bernard Fellay, superior de la Fraternidad San Pío X, en la carta que envió a sus amigos y benefactores para felicitarles por la Navidad.

Son las primeras declaraciones públicas del líder de los lefebvrianos después del envío de la respuesta al preámbulo doctrinal que preparó la Santa Sede. El preámbulo nunca se publicó, como tampoco la réplica de la Fraternidad. A partir de la carta se puede deducir alguna cosa. Según Fellay, el Vaticano II aceptó la tesis de los «sofistas del liberalismo», según los lefebvrianos «el Estado, la sociedad humana, que también es una criatura de Dios, debía tratar de la misma manera a la única religión verdadera y a todas las demás falsas, reconociendo por igual el derecho de existir a cada una, de desarrollarse sin trabas y de ejercer su culto».

Por ello, «los mismos masones expresaron entonces su alegría al escuchar resonar bajo la cúpula de San Pedro estas tesis que son las suyas» (Fellay cita a propósito un libro publicado hace 47 años por Yves Marsaudon). El obispo vuelve a proponer la doctrina clásica de la tolerancia, recordando que «el derecho a la libertad religiosa, así como está proclmanado en el Vaticano II, es otra cosa. Y este es uno de los puntos en los que no estamos de acuerdo con la Santa Sede».

«Esta libertad religiosa –explica Fellay–, al poner en el mismo plano lo verdadero y lo falso, dispensa al estado y a la sociedad humana de sus deberes de honrar y servir a Dios, su Creador. Esta abre las puertas a todas las licencias en materia religiosa. Es como si se hubiera renunciado a la prerrogativa de la Iglesia de ser la única vía de salvación para todos los hombres. Los que lo creen todavía ya no lo dicen. Muchos, incluso, dan a entender lo contrario».

Otra aspecto que condena el superior de la Fraternidad tiene que ver con el ecumenismo. «Con el pretexto de poder estar más cerca de nuestros “hermanos separados”, ya no se proclaman las verdades de la salvación, porque aquellos no quieren escucharlas. Deliberadamente, ya no se trata de convertirles... ¿Dónde está, pues, la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo?. ¿Cónde está la ferocidad de los católicos? Son los jefes los que les hacen volverse pusilánimes, como se ha podido verificar recientemente en Francia, cuando se trataba de condenar obras teatrales blasfemas. Si una ofensa semejante hubiera sido en contra de los musulmanes, ¡todo el país habría ardido!».

Otra “piedra en el camino”, según el obispo lefebvriano, «está relacionada con la reducción de la autoridad». Jesús, explica Fellay, confirió a la Iglesia «un líder visible que es su Vicario en la Tierra, Pedro y sus sucesores... Solo Él tiene un poder pleno, soberano, inmediato sobre todos y cada uno de los miembros de la Iglesia. Es por ello que la Iglesia se proclamó monarquía, gobernada por uno solo». El obispo critica por ello «la forma de democracia importada en la Iglesia co nla colegialidad y con la parodia parlamentaria de las conferencias episcopales», que «permite todo tipo de abusos». Vale la pena subrayar y considerar esta profesión de fe «en Pedro y en sus sucesores»  la crítica hacia todos los que, en la Iglesia, no reconocen la autoridad papal, dado que proviene de una comunidad guiada por cuatro obispos ordenados sin el mandato del Papa, que no tienen un estatus canónico y que no está en plena comunión con el Papa.

Para Fellay, el origen de todos los problemas es uno solo: «Para agradar al mundo, o por lo menos para adaptarse y tratar con él, se ha sacrificado de una forma o de otra la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo». Y «hasta que no se expulse el aire liberal que infesta a la Iglesia, la Iglesia seguirá decayendo». Es por «esta dolorosa realidad que nuestras relaciones con Roma son difíciles».

Palabras que permiten imaginar que la negociación para llegar a un acuerdo está llena de obstáculos.

 

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Fuente: Vatican Insider

Misa Tradicional de Navidad en La Plata

 

 


El 25 de diciembre a las 21hs. se celebrará la Santa Misa Tradicional en el Santuario Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, ubicado en calle 75 entre 6 y 7, Arquidiócesis de La Plata.

O Emmanuel