Archivos del blog

lunes, 23 de abril de 2012

Peña Folklórica a beneficio

LOS BAQUEANOS en Los Cardones, este miércoles!!!!

 

Noche de folclore, empanadas y vino en la peña Los Cardones (Jorge Luis Borges 2180).
Se hace a beneficio de la peregrinación a Luján "Nuestra Señora de la Cristiandad" que se realizará el próxima fin de semana 28, 29 y 30 de abril.

 

Se van a sortear alpargatas QA y Las Bayas y boinas El Chajá!!!!!
No te la pierdas!!!

 

http://nscristiandad.wordpress.com/

domingo, 22 de abril de 2012

Cuando el cantor era como un sacerdote

Para aquellos que tienen sombras en torno al tema de la música sacra, va este excelente artículo de S.E m. Rev.ma. Doménico Card. Bartolucci, Maestro perpetuo emérito de la Capilla Sixtina, verdadero Cantor del Señor, prolífico autor cuyas obras están preñadas de esa simbiosis entre el canto gregoriano y lo mejor de los maestros de la polifonía sagrada (Palestrina, especialmente), y quien nunca dejó de celebrar el Verdadero y Único Sacrificio incruento que se eleva "por mano del ángel podoroso hasta el Altar del Cielo" según la fórmula sancionada en Trento y perpetuada por bula de San Pío V. Sea un homenaje al maestro y paladín de la Música Sagrada.




Una entrevista a Domenico Bartolucci

"L'espresso"… Nº 29, 2006,

por Riccardo Lenzi.

Pregunta: Maestro Bartolucci, no menos de seis papas han asistido a sus conciertos. ¿Cuál de todos ellos podría decir Ud. que ha sido el más experto en materia de música?

Respuesta: En el más reciente, Benedicto XVI. Toca el piano, tiene un profundo conocimiento de Mozart, ama la liturgia de la Iglesia y consecuentemente pone un gran énfasis en la música. Pío XII era un gran amante de la música y frecuentemente tocaba el violín. La Capilla Sixtina le debe mucho a Juan XXIII. En 1959 me dio permiso para restaurar la Sixtina que, desafortunadamente estaba en muy malas condiciones en parte a causa de la enfermedad del director anterior, Lorenzo Perosi. No tenía ya miembros estables, archivo musical o tan siquiera una oficina. De modo que obtuvimos la oficina, despedimos a los falsettos y la composición del coro lo mismo que los honorarios de sus miembros quedaron establecidos. Finalmente también fue posible organizar el coro de niños. Luego vino Pablo VI, pero era sordo para la música, y no se cuánto aprecio tenía de ella.

Pregunta: ¿Fue Perosi el así llamado restaurador del oratorio italiano?

Respuesta: Perosi fue un auténtico músico, un hombre completamente consumido por la música. Tuvo la buena fortuna de dirigir la Sixtina en los tiempos del Motu Proprio sobre la música sagrada, que verdadera y justamente quería purificar de los efectos teatrales de los que estaba contaminada. Pudo haber dado un nuevo impulso a la música de la Iglesia, pero desafortunadamente no tenía una comprensión adecuada de la polifonía en la tradición de Palestrina y en la tradición de la Sixtina. También ¡confió la dirección del coro de canto gregoriano al vice-maestro! Sus composiciones litúrgicas con frecuencia se destacaban por un estilo ceciliano superficial, tan alejado de esa perfecta fusión de texto y música.

Pregunta: Perosi imitaba a Puccini...

Respuesta: Pero Puccini era un hombre inteligente. Y sus fugas son en mucho superiores a la de Perosi.

Pregunta: ¿Fue Perosi, de alguna manera, el precursor de la vulgarización actual de la música sagrada?

Respuesta: No exactamente. Hoy en día, la moda en las iglesias es la de las canciones inspiradas en el pop y en el estruendo de las guitarras, pero la culpa es sobre todo en los pseudo intelectuales que han fabricado esta degeneración de la liturgia, y así, de la música, tirando por la borda y despreciando la herencia del pasado con la idea de obtener quien sabe qué ventajas para la gente. Si el arte de la música no regresa a su grandeza dejando de ser un subproducto, no tiene sentido preguntarse qué función cumple en la Iglesia. Estoy en contra de las guitarras, pero también estoy en contra de la supeficialidad del movimiento ceciliano en la música. Es más o menos la misma cosa. Nuestro lema debe ser: ¡volvamos al Canto Gregoriano y a la polifonía en la tradición de Palestrina, y sigamos por ese camino!

Pregunta: ¿Cuáles son las iniciativas que Benedicto XVI debería llevar adelante para realizar este plan en un mundo de discotecas y iPods?

Respuesta: El gran repertorio de la música sagrada que nos ha sido entregado desde el pasado está compuesto por Misas, ofertorios, responsorios: antiguamente no existía nada así como una liturgia sin música. Hoy no hay lugar para este repertorio en la nueva liturgia, que es una conmoción discordante -y es inútil fingir que no lo es-. ¡Es como si le hubiesen pedido a Michelangelo que pintase el Juicio Final sobre una estampilla! Dígame, por favor, como es posible hoy interpretar un Credo, o inclusive un Gloria. Primero deberíamos regresar, al menos para las misas solemnes o de días festivos, a la liturgia que da a la música su lugar propio y se expresa en el lenguaje universal de la Iglesia, el latín. En la Sixtina, después de la reforma litúrgica, yo pude mantener vivo el repertorio tradicional de la Capillla solo en conciertos. Solamente piense ¡la Missa Papae Marcelli de Palestrina no ha sido cantada en San Pedro desde el tiempo del papa Juan XXIII! Se nos dio graciosamente el permiso para interpretarla durante la conmemoración de Palestrina, y ellos la querían sin el Credo, pero en ese momento no cedí y fue interpretada en su totalidad.

Pregunta: ¿Cree Ud. que la asamblea de los fieles debería participar en el canto de las melodías gregorianas durante las celebraciones litúrgicas?

Respuesta: Hay que hacer distinciones en la interpretación del Canto Gregoriano. Parte del repertorio, por ejemplo los Introitos o los Ofertorios requieren un nivel de refinamiento artístico extremadamente elevado y solo pueden ser interpretados apropiadamente por verdaderos artistas. Pero hay una parte del repertorio que es cantada por el pueblo: pienso en la Misa de Angelis, la música procesional, los himnos. En otro tiempo era muy conmovedor escuchar a los fieles cantar el Te Deum, el Magnificat, las letanías, música que la gente habia asimilado y había hecho propia. Hoy poco de esto queda ya. Y más aún, el Canto Gregoriano ha sido distorsionado por las teorías rítmicas y estéticas de los Benedictinos de Solesmes. El Canto Gregoriano nació en tiempos violentos, y debe ser viril y fuerte y no la dulce y confortable adaptación de hoy en día.

Pregunta: ¿Cree Ud. que las tradiciones musicales del pasado están en vías de desaparición?

Respuesta: Parece una afirmación razonable: si no hay continuidad para mantenerlas vivas, están destinadas al olvido, y la liturgia en curso ciertamente no las favorece.... Soy por naturaleza un optimista, pero juzgo la presente situación con todo realismo y creo que un Napoleón sin generales puede hacer poco. El lema actual es "…ve a la gente, mírala a los ojos"…, ¡pero todo esto es un montón de palabras vacías! Haciendo esto solo nos celebramos a nosotros mismos, y el misterio y la belleza de Dios permanecen escondidas para nosotros. De hecho, estamos siendo testigos de la decadencia de Occidente. Un obispo africano me dijo cierta vez: "…Tenemos la esperanza de que el Concilio no elimine el latín de la liturgia, porque si así lo hiciera, mi país se sumiría en una Babel de dialectos"….

Pregunta: ¿Acaso Juan Pablo II no puso algo de orden en estos asuntos?

Respuesta: A pesar de un número de admoniciones, la crisis litúrgica se agravó más profundamente durante su pontificado. A veces fueron las celebraciones papales mismas las que contribuyeron a esta nueva tendencia con sus bailes y sus tambores. Una vez me fui diciéndoles: "…¡Llámenme cuando se acabe el show!"…. Ud. bien advierte que si estos son los ejemplos que vienen de San Pedro, las admoniciones y las quejas no son de mucho provecho. Siempre objeté estas cosas. Incluso aunque me echaran a patadas, en apariencia se debió al hecho de haber cumplido los 80, y no me arrepiento de lo que hice.

Pregunta: ¿Que significaba en otro tiempo cantar en la Sixtina?

Respuesta: El lugar y el Coro formaban una unidad, lo mismo que la música y la liturgia conforman una unidad. La música no es un mero ornamento, sino que da vida al texto litúrgico, y el cantor es de algún modo un sacerdote.

Pregunta: ¿Es posible, hoy en día, componer en el estilo del canto gregoriano?

Respuesta: Por un lado, necesitamos recuperar el espíritu y la solidez. Pero la Iglesia ha hecho lo contrario, favoreciendo las melodías simplonas, inspiradas en el pop, fáciles a los oídos. Se pensó que esto haría feliz a la gente y este es el camino que se eligió. Pero eso no es arte. El gran arte es densidad.

Pregunta: ¿No afirmaría Ud. que algún compositor de hoy en día es capaz de revivir esta tradición?

Respuesta: No es una cuestión de aptitud: es la atmósfera lo que falta. La falta no es de los músicos, sino de lo que le piden que hagan.

Pregunta: Y sin embargo, los monjes de Santo Domingo de Silos han vendido milliones de CDs de Canto Gregoriano. También podemos mencionar la tercera sinfonía de Gorecki, con sus referencias medievales...

Respuesta: Son fenómenos de la sociedad de consumo que tienen poco interés para mí.

Pregunta: Pero hay compositores de autoridad indiscutible que han puesto la fe en el centro del escenario, como por ejemplo Pärt o Penderecki...

Respuesta: Ellos no tienen el sentido litúrgico. Mozart fue también un grande, pero dudo que su música sagrada se encuentre cómoda en una catedral. Pero el Canto Gregoriano y Palestrina se complementan sin fisuras con la liturgia.

Pregunta: En efecto, las cartas de Mozart no manifiestan ningún sentimiento religioso relevante. Y aún así, el "…et incarnatus est"… de su misa en C menor, la frase soprano de los vientos explica perfectamente el misterio de la encarnación...

Respuesta: No se olvide de que el padre de Mozart era maestro de capilla. Y de este modo, lo quisiera o no, respiró profundamente el aire de la Iglesia. Siempre hay algo muy concreto, en especial en la niñez de un hombre, que explica su profundidad espiritual. Piense en Verdi, quien siendo niño fue instruido musicalmente por un sacerdote y tocaba el órgano en la misa.

Pregunta: ¿Se siente un poco solo, sin herederos?

Respuesta: No ha quedado ninguno. Creo que soy el último Maestro de Capilla.

Pregunta: Pero en Leipzig, en la iglesia de Santo Tomás, ejerce el décimosexto Kantor desde la época de Bach...

Respuesta: En Alemania, en el ámbito protestante, los descendientes del compositor de los concierto de Brandemburgo cuidan celosamente su identidad. Verdi con toda razón decía que los alemanes son los hijos fieles de Bach, mientras que los italianos son los hijos degenerados de Palestrina.

Pregunta: Hablando de Verdi, la gran música sagrada no siempre es compatible con la liturgia...

Respuesta: Por cierto que no. La Misa de Requiem de Verdi no puede ser propiamente llamada misa apta para la liturgia, ¡pero piense en el poder con que el significado del texto emerge de ella! Beethoven, también: escuche el comienzo del Credo. Es completamente diferente del estilo propio del movimiento ceciliano. Estas son obras maesras de la música sacra que tienen su lugar adecuado en los salones de concierto.

Pregunta: Bruckner también era un compositor muy inspirado...

Respuesta: Tenía el defecto de ser excesivamente largo. Su misa para vientos, en E menor, es muy tediosa.

Pregunta: ¿Estaba en lo correcto Malher cuando decía que Bruckner era "…un semidios y un semitonto"…?

Respuesta: Es correcto. Tenía momentos extraordinarios, como sus tratamientos magistrales con el arco. Pero luego empezaba a exagerar y entonces...

Pregunta: ¿A Ud. le gusta Malher?

Respuesta: Es como Bruckner, en extremo repetitivo. A uno le gustaría gritarle, llegado cierto punto: ¡córtala, ya entendimos!

Pregunta: Según Ratzinger, hay una música que es un fenómenos de masas, la música pop, y que es medida según los parámetros del mercado. Y hay una música culta, cerebral que está destinada a una pequeña élite...

Respuesta: Esta es la música de los modernos, desde Schönberg en adelante, pero la música sacra debe seguir el espíritu del Gregoriano y respetar la liturgia. El cantor en la Iglesia no está allí como artista, sino como quien ora, o como alguien que predica con el canto.

Pregunta: ¿Envidia a las Iglesia Orientales?

Respuesta: No han cambiado nada, y bien que han hecho. La Iglesia Católica ha renunciado a ser ella misma y a su ornamento propio, como esas mujeres que se hacen cirugía plástica: se vuelven irreconocibles y a veces sufren graves consecuencias.

Pregunta: ¿Fue su padre quien lo trajo a la música?

Respuesta: Era un trabajador en una fábrica de ladrillos en Borgo San Lorenzo, en la provincia de Firenze. Amaba cantar en la iglesia. Y amaba las romanzas de Verdi y Donizetti. Pero en aquel tiempo todo el mundo cantaba: los granjeros mientras cosechaban sus viñas, los zapateros mientras hacían su trabajo en la soledad de su taller. Había bandas en la piazza, durante las vacaciones venían directores de orquesta desde Florencia y el teatro de nuestra zona tenía dos temporadas por año. Hoy todo eso se ha perdido.

Pregunta: En Italia las autoridades han cortado el financiamiento de las orquestas y los teatros...

Respuesta: Hicieron bien. Esas organizaciones tenían demasiada gente que era simplemente un peso muerto. Tome por ejemplo las oficinas administrativas. al comienzo había cuatro o cinco personas, ahora hay veinte o veinticinco.

Pregunta: ¿En qué sentido pueden Palestrina, Lasso o Victoria ser considerados relevantes?

Respuesta: Por su densidad musical. Palestrina es el padre fundador, que primero que entendió lo que significa hacer música… intuyó la necesidad del elemento contrapuntístico vinculado con el texto, al contrario de la complejidad y de las reglas de composición flamencas.

Pregunta: El filósofo Schopenhauer decía que la música es la cumbre de todas las artes, la objetivización inmediata de la Voluntad. Para los católicos ¿puede definirse como la expresión directa de Dios, de su Palabra?

Respuesta: La música es Arte, arte con mayúsculas. La escultura es mármol, y la arquitectura tiene el edificio. Ud. ve la música solo con los ojos del espíritu… entra en Ud. Y la Iglesia tiene el mérito grandioso de haberla cultivado en sus cantorías, de haberle dado su sintaxis y su gramática. La música es el alma de la palabra que se convierte en arte. Es aquella que más definitivamente lo predispone a descubrir y dar la bienvenida a la belleza de Dios. Por esta razón, ahora más que nunca la Iglesia debe recuperarla.

sábado, 21 de abril de 2012

+ Los pecados contra la pureza en palabras de una niña +


“Los pecados que conducen más almas al infierno son los pecados de la carne.” Beata Jacinta Marto

Catecismo Mayor de San Pio X
3º.- Del sexto y noveno mandamientos

425.- ¿Que nos prohíbe el sexto mandamiento: NO COMETERÁS ACTOS IMPUROS? - El sexto mandamiento: No cometerás actos impuros, nos prohíbe toda acción, toda mirada, toda conversación contraria a la castidad, y la infidelidad en el matrimonio.
426.- ¿Qué prohíbe en noveno mandamiento: NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS NI DESEOS IMPUROS? - El noveno mandamiento prohíbe expresamente todo deseo contrario a la fidelidad que los cónyuges se han jurado al contraer matrimonio, y asimismo prohíbe todo pensamiento o deseo culpable de acciones prohibidas en el sexto mandamiento.
427.- ¿Es gran pecado la impureza? - Es pecado gravísimo y abominable delante de Dios y de los hombres; rebaja al hombre a la condición de los brutos, le arrastra a otros muchos pecados y vicios y acarrea los más terribles castigos en esta vida y en la otra.
428.- ¿Son pecado todos los pensamientos que nos vienen a la mente contra la pureza? - Los pensamientos que nos vienen a la mente contra la pureza, por sí mismos no son pecados, sino tentaciones e incentivos de pecado.
429.- ¿Cuándo son pecado los malos pensamientos? -Los malos pensamientos, aunque sean ineficaces, son pecado cuando culpablemente damos motivo a tenerlos, consentimos o nos exponemos a peligro próximo de consentir en ellos.
430.- ¿Qué nos ordenan el sexto y noveno mandamientos? - El sexto mandamiento nos ordena ser castos y modestos en las acciones, en las miradas, en nuestra conducta y en las palabras. El noveno mandamiento nos ordena que seamos castos y puros aun en lo interior, a saber: en la mente y en el corazón.
431.- ¿Qué hemos de hacer para guardar el sexto y noveno mandamientos? - Para guardar el sexto y noveno mandamientos hemos de orar con frecuencia y de corazón a Dios, ser devotos de la Santísima Virgen María, Madre de pureza, acordarnos de que Dios nos ve, pensar en la muerte, en los divinos castigos, en la Pasión de Jesucristo, refrenar nuestros sentidos, practicar la mortificación y recibir a menudo y con las debidas disposiciones los santos sacramentos.
432.- ¿De qué debemos de huir para conservarnos castos? - Para conservarnos castos debemos huir el ocio, las malas compañías, la lectura de libros y diarios malos, la intemperancia, el mirar estampas indecentes, los espectáculos licenciosos, las conversaciones peligrosas y todas las demás ocasiones de pecar.


***

“¡El infierno! ¡El infierno! ¡Cuánta pena me dan las almas que van al infierno! ¡Y las personas, ahí, vivas y que se queman como madera en el fuego!” Beata Jacinta Marto

jueves, 19 de abril de 2012

Presentación y firma de libros del P. H. Bojorge en la 38 Feria Intern. del Libro‏

 

P. Bojorge 10 Kb

 

El P. Horacio Bojorge S.J. firmará sus nuevos libros en la Feria del Libro.

Los días:

+ viernes 27 de abril desde las 20 a las 22 horas y

+ sábado 28 desde las 19 a las 20 horas.


+ En el Stand del Grupo Editorial Lumen, Pabellón Amarillo, Stand nº 1710


Se presenta el par de nuevos títulos suyos:

1) El Buen Amor en el noviazgo - Preguntas y respuestas

2) El Buen Amor en el matrimonio - Preguntas y respuestas.

 

BA Noviazgo armado final image003 iBA Mtrimonio armado final mage003

 

http://www.elblogdelbuenamor.blogspot.com

miércoles, 18 de abril de 2012

+ Admisión al Seminario +


CONGREGACIÓN PARA LA EDUCACIÓN CATÓLICA
INSTRUCCIÓN

SOBRE LOS CRITERIOS
DE DISCERNIMIENTO VOCACIONAL
EN RELACIÓN CON LAS PERSONAS
DE TENDENCIAS HOMOSEXUALES
ANTES DE SU ADMISIÓN AL SEMINARIO
Y A LAS ÓRDENES SAGRADAS


INTRODUCCIÓN

En continuidad con la enseñanza del Concilio Vaticano II y, en particular, con el decreto Optatam totius sobre la formación sacerdotal, la Congregación para la Educación Católica ha publicado diversos documentos con el fin de promover la adecuada formación integral de los futuros sacerdotes, ofreciendo orientaciones y normas precisas acerca de varios de sus aspectos. El Sínodo de los Obispos de 1990 también reflexionó sobre la formación de los sacerdotes en las circunstancias actuales, con la intención de aplicar la doctrina conciliar sobre este tema y hacerla más explícita y adecuada al mundo contemporáneo. Como fruto de este Sínodo, Juan Pablo II publicó la Exhortación Apostólica Postsinodal Pastores dabo vobis
A la luz de esta rica enseñanza, la presente Instrucción no pretende tratar todas las cuestiones de orden afectivo o sexual que requieren atento discernimiento a lo largo del período formativo. Contiene únicamente normas acerca de una cuestión particular que las circunstancias actuales han hecho más urgente, a saber, la admisión o no admisión al Seminario y a las Órdenes Sagradas de candidatos con tendencias homosexuales profundamente arraigadas.

1. Madurez afectiva y paternidad espiritual

Según la constante Tradición de la Iglesia recibe va válidamente la Sagrada Ordenación exclusivamente el bautizado de sexo masculino. A través del sacramento del Orden el Espíritu Santo configura al candidato, por un título nuevo y específico, con Jesucristo: el sacerdote, en efecto, representa sacramentalmente a Cristo Cabeza, Pastor y Esposo de la Iglesia. Por razón de esta configuración con Cristo, la vida toda del ministro sagrado debe estar animada por la entrega de su persona a la Iglesia y por una auténtica caridad pastoral.

El candidato al ministerio ordenado debe, por tanto, alcanzar la madurez afectiva. Tal madurez lo capacitará para situarse en una relación correcta con hombres y mujeres, desarrollando en él un verdadero sentido de la paternidad espiritual en relación con la comunidad eclesial que le será confiada.

2. La homosexualidad y el ministerio ordenado

Desde el Concilio Vaticano II hasta hoy diversos documentos del Magisterio y especialmente elCatecismo de la Iglesia Católica han confirmado la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad. El Catecismo distingue entre los actos homosexuales y las tendencias homosexuales.

Respecto a los actos enseña que en la Sagrada Escritura éstos son presentados como pecados graves. La Tradición los ha considerado siempre intrínsecamente inmorales y contrarios a la ley natural. Por tanto, no pueden aprobarse en ningún caso.
Por lo que se refiere a las tendencias homosexuales profundamente arraigadas, que se encuentran en un cierto número de hombres y mujeres, son también éstas objetivamente desordenadas y con frecuencia constituyen, también para ellos, una prueba. Tales personas deben ser acogidas con respeto y delicadeza; respecto a ellas se evitará cualquier estigma que indique una injusta discriminación. Ellas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en sus vidas y a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que puedan encontrar.

A la luz de tales enseñanzas este Dicasterio, de acuerdo con la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, cree necesario afirmar con claridad que la Iglesia, respetando profundamente a las personas en cuestión, no puede admitir al Seminario y a las Órdenes Sagradas a quienes practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o sostienen la así llamada cultura gay.

Dichas personas se encuentran, efectivamente, en una situación que obstaculiza gravemente una correcta relación con hombres y mujeres. De ningún modo pueden ignorarse las consecuencias negativas que se pueden derivar de la Ordenación de personas con tendencias homosexuales profundamente arraigadas.
Si se tratase, en cambio, de tendencias homosexuales que fuesen sólo la expresión de un problema transitorio, como, por ejemplo, el de una adolescencia todavía no terminada, ésas deberán ser claramente superadas al menos tres años antes de la Ordenación diaconal.

3. El discernimiento de la idoneidad de los candidatos por parte de la Iglesia

Dos son los aspectos inseparables en toda vocación sacerdotal: el don gratuito de Dios y la libertad responsable del hombre. La vocación es un don de la gracia divina, recibido a través de la Iglesia, en la Iglesia y para el servicio de la Iglesia. Respondiendo a la llamada de Dios, el hombre se ofrece libremente a Él en el amor. El solo deseo de llegar a ser sacerdote no es suficiente y no existe un derecho a recibir la Sagrada Ordenación. Compete a la Iglesia, responsable de establecer los requisitos necesarios para la recepción de los Sacramentos instituidos por Cristo, discernir la idoneidad de quien desea entrar en el Seminario, acompañarlo durante los años de la formación y llamarlo a las Órdenes Sagradas, si lo juzga dotado de las cualidades requeridas.

La formación del futuro sacerdote debe integrar, en una complementariedad esencial, las cuatro dimensiones de la formación: humana, espiritual, intelectual y pastoral. En ese contexto, se debe anotar la particular importancia de la formación humana, base necesaria de toda la formación. Para admitir a un candidato a la Ordenación diaconal, la Iglesia debe verificar, entre otras cosas, que haya sido alcanzada la madurez afectiva del candidato al sacerdocio.

La llamada a las Órdenes es responsabilidad personal del Obispo o del Superior Mayor. Teniendo presente el parecer de aquellos a los que se ha confiado la responsabilidad de la formación, el Obispo o el Superior Mayor, antes de admitir al candidato a la Ordenación, debe llegar a formarse un juicio moralmente cierto sobre sus aptitudes. En caso de seria duda a este respecto, no debe admitirlo a la Ordenación.

Es también un grave deber del rector y de los demás formadores del Seminario el discernimiento de la vocación y de la madurez del candidato. Antes de cada Ordenación, el rector debe expresar su juicio sobre las cualidades requeridas por la Iglesia.

Corresponde al director espiritual una tarea importante en el discernimiento de la idoneidad para la Ordenación. Aunque vinculado por el secreto, representa a la Iglesia en el fuero interno. En los coloquios con el candidato debe recordarle de modo muy particular las exigencias de la Iglesia sobre la castidad sacerdotal y sobre la madurez afectiva específica del sacerdote, así como ayudarlo a discernir si posee las cualidades necesarias. Tiene la obligación de evaluar todas las cualidades de la personalidad y cerciorarse de que el candidato no presenta desajustes sexuales incompatibles con el sacerdocio. Si un candidato practica la homosexualidad o presenta tendencias homosexuales profundamente arraigadas, su director espiritual, así como su confesor, tienen el deber de disuadirlo en conciencia de seguir adelante hacia la Ordenación.
Ciertamente el candidato mismo es el primer responsable de la propia formación. Debe someterse confiadamente al discernimiento de la Iglesia, del Obispo que llama a las Órdenes, del rector del Seminario, del director espiritual y de los demás formadores a los que el Obispo o el Superior Mayor han confiado la tarea de educar a los futuros sacerdotes. Sería gravemente deshonesto que el candidato ocultara la propia homosexualidad para acceder, a pesar de todo, a la Ordenación. Disposición tan falta de rectitud no corresponde al espíritu de verdad, de lealtad y de disponibilidad que debe caracterizar la personalidad de quien cree que ha sido llamado a servir a Cristo y a su Iglesia en el ministerio sacerdotal.

CONCLUSIÓN

Esta Congregación reafirma la necesidad de que los Obispos, los Superiores Mayores y todos los responsables implicados realicen un atento discernimiento sobre la idoneidad de los candidatos a las Órdenes Sagradas, desde su admisión al Seminario hasta la Ordenación. Este discernimiento debe hacerse a la luz de un concepto de sacerdocio ministerial en sintonía con las enseñanzas de la Iglesia.
Los Obispos, las Conferencias Episcopales y los Superiores Mayores vigilen para que las normas de esta Instrucción sean observadas fielmente para el bien de los candidatos mismos y para garantizar siempre a la Iglesia sacerdotes idóneos.
El Sumo Pontífice Benedicto XVI, con fecha del 31 de agosto de 2005, ha aprobado la presente Instrucción y ha mandado su publicación.

Roma, 4 de noviembre de 2005, Memoria de San Carlos Borromeo, Patrono de los Seminarios.

ZENON Card.GROCHOLEWSKI
Prefecto
J. MICHAEL MILLER, C.S.B.
Arzobispo tit. de Vertara Secretario

martes, 17 de abril de 2012

La respuesta de la FSSPX ha llegado al Vaticano y es positiva

 

 

 

El superior de la Fraternidad San Pío X ha firmado el preámbulo doctrinal, propuesto por la Santa Sede, aunque con algunas ligeras modificaciones.

 

*  *  *  *  *

 

Andrea Tornielli – Ciudad del Vaticano – La respuesta de la Sociedad de San Pío X ha llegado al Vaticano y es positiva: según la información confidencial recogida por Vatican Insider, el obispo Bernard Fellay habría firmado el preámbulo doctrinal que la Santa Sede había propuesto en septiembre pasado como condición para alcanzar la plena comunión y la regularización canónica.

Una confirmación oficial de la respuesta recibida debería tener lugar en las próximas horas. Por lo que se sabe, el texto del preámbulo enviado por Fellay ha propuesto algunas modificaciones no sustanciales con respecto a la versión entregada por las autoridades del Vaticano: como se recordará, la misma Comisión Ecclesia Dei no había querido hacer público el documento (de [sólo] dos, aunque complejas, páginas), precisamente porque se mantuvo la posibilidad de introducir pequeñas eventuales modificaciones  que, sin embargo, no distorsionan su significado.

El preámbulo contiene, substancialmente, la "Profesión de Fe", la profesión de fe que se requiere de aquellos que asumen un cargo eclesiástico. Se establece una "sumisión religiosa de la voluntad y el intelecto" a las enseñanzas que el Papa y el Colegio de los Obispos "enuncian cuando ejercen el Magisterio auténtico", aunque no sea proclamada y definida en un sentido dogmático, como es el caso de la mayor parte de los documentos magisteriales. La Santa Sede ha mencionado en repetidas ocasiones a sus interlocutores de la Fraternidad San Pío X, que la firma del preámbulo doctrinal no significa poner fin "a la discusión legítima, el estudio y las explicaciones teológicas de las expresiones o formulaciones específicas presentes en los documentos del segundo Concilio Vaticano".

El texto del Preámbulo, con las modificaciones propuestas por Fellay, y firmado por él como superior de la Fraternidad San Pío X, será presentado a Benedicto XVI, que, al día siguiente de su cumpleaños número 85 y en vísperas del séptimo aniversario de su elección, recibirá una respuesta positiva por parte de los lefebvrianos. Una respuesta largamente esperada y deseada por él, quien, en las próximas semanas, pondrá fin a la herida que se abrió en 1988 con las ordenaciones episcopales ilegítimas celebradas por el arzobispo Marcel Lefebvre.

No se descarta que la respuesta de Fellay sea examinada por los cardenales de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en la próxima reunión de la "Feria Cuarta" [miércoles], que debería tener lugar en la primera quincena de mayo. Mientras tanto, algunas semanas más se necesitarán para que se pueda establecer el acuerdo canónico: la propuesta más probable es la de establecer una "prelatura personal", una figura jurídica introducida en el Código de Derecho Canónico en 1983 y hasta ahora utilizada sólo por el Opus Dei. El prelado depende directamente de la Santa Sede. La Fraternidad de San Pío X continuará celebrando la Misa según el Misal antiguo, y formará a sus sacerdotes en sus seminarios.

 

La Stampa

Primer recital de piano del Ciclo de conciertos 2012

 

 

El próximo miércoles 18 de abril tendrá lugar el primer recital de piano del Ciclo de conciertos 2012 que organiza la Fundación Catedral.

 

En esta oportunidad escucharemos al pianista Alejandro Cho, interpretando obras de Bach, Beethoven, Liszt y Messiaen.

 

Se llevará a cabo en el Auditorio "San Francisco de Asís" de la Catedral (Av. 51 e/ 14 y 15), y dará comienzo a las 20.00 hs. (nuevo horario)

 

La entrada es libre.

 

Esperamos contar con la grata presencia de cada uno de ustedes.

 

Cordialmente,

Dra. Miriam Moralejo Ibañez de Salaberren

Presidente Fundación Catedral

lunes, 16 de abril de 2012

BENEDICTO XVI FELICITADO POR LOS CARDENALES Y POR SUS COMPATRIOTAS

 

 

 

Ciudad del Vaticano, 16 abril 2012 (VIS).-Benedicto XVI cumple hoy 85 años. El Papa nació el 16 de abril de 1927 en la localidad bávara de Marktl am Inn (Alemania); esta semana, el 19 de abril, celebra también el séptimo aniversario de su elección al solio pontificio. Por ambos motivos, esta mañana, en la Capilla Paolina del Palacio Apostólico, se ha celebrado una Santa Misa de Acción de Gracias a la que han asistido los miembros del colegio cardenalicio así como una nutrida representación del episcopado de la tierra natal del pontífice.

Antes de la celebración eucarística, el cardenal decano, Angelo Sodano, ha pronunciado unas palabras dirigidas al Santo Padre:

“Hace siete años, el Señor le pidió un gran gesto de amor diciéndole, como un día dijo a Pedro: 'Si me amas, apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas'. Con la generosidad de siempre, Usted dijo 'sí', iniciando su ministerio petrino. Hoy, nosotros, con motivo de su cumpleaños, queremos agradecerle la solicitud con que ejerce este servicio de amor. No es una casualidad que su primera encíclica fuera un himno al amor que es Dios, como a ese amor que debe animar a todo pastor, llamado a iluminar el mundo con la luz de Dios y, de esa manera también con el calor de su amor”.

“Padre santo, que el Señor siga estándole cerca, cumpliendo la promesa anunciada por Dios al hombre justo en el Salmo 90: 'Le saciaré de muchos días y le haré ver mi salvación'”, concluyó el purpurado.

Después de presidir la Eucaristía, Benedicto XVI saludó a los obispos de Baviera y recibió a una delegación de esa región alemana.

 

Fuente: VIS

sábado, 14 de abril de 2012

+ Divina Misericordia +


Una vez, oí estas palabras: Hija Mía, habla al mundo entero de la inconcebible misericordia Mía. Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de Mi misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas. En ese día están abiertas todas las compuertas divinas a través de las cuales fluyen las gracias. Que ningún alma tema acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata. Mi misericordia es tan grande que en toda la eternidad no la penetrará ningún intelecto humano ni angélico. Todo lo que existe ha salido de las entrañas de Mi misericordia. Cada alma respecto a mí, por toda la eternidad meditará Mi amor y Mi misericordia. La Fiesta de la Misericordia ha salido de Mis entrañas, deseo que se celebre solemnemente el primer domingo después de Pascua. La humanidad no conocerá paz hasta que no se dirija a la Fuente de Mi misericordia.

... Hija Mía, he inclinado Mi Corazón hacia tus súplicas: tu tarea y empeño aquí en la tierra es implorar la misericordia para el mundo entero. No encontrará alma ninguna la justificación hasta que no se dirija con confianza a Mi misericordia y por eso el primer domingo después de Pascua ha de ser la Fiesta de la Misericordia. Ese día los sacerdotes han de hablar a las almas sobre Mi misericordia infinita. Te nombro dispensadora de Mi misericordia. Dile al confesor que la imagen esté expuesta en la iglesia y no en el convento dentro de la clausura. Por medio de esta imagen colmaré a las almas con muchas gracias, por eso, que cada alma tenga acceso a ella.

Diario "La Divina Misericordia en mi alma", Santa Faustina Kowalska

DOMINGO IN ALBIS Y OCTAVA DE PASCUA

 

domingo in albis

Estación en San Pancracio
I clase - Ornamentos Blancos

 

  Este Domingo se llama de Quasimodo por las primeras palabras de la Antífona de Entrada, o In Albis, porque los neófitos acababan de dejar sus blancas túnicas. La Iglesia compara a sus hijos con los niños recién nacidos y esa leche que les da de beber (Int.) es la fe en Jesús que les hará triunfar sobre el mundo. Esa fe tiene por fundamento el testimonio del Padre, que en el Bautismo de Cristo (agua) le había ya proclamado hijo suyo; del Hijo, que en la cruz (sangre), se mostró verdaderamente Hijo del Padre; y del Espíritu Santo (fuego), el cual atestigua por la Resurrección de Jesús la divinidad del Salvador (Ep.).

   También nos muestra el Evangelio como Cristo, que se apareció dos veces en el Cenáculo, después de confundir la incredulidad de Tomás, alabó a los que, sin haber visto, creen en Él.

   Creamos nosotros en Jesús resucitado, y repitamos en presencia de la divina Eucaristía, donde está real y verdaderamente, aquel grito de fe y de humildad de Santo Tomás: “¡Señor mío y Dios mío!”

   “Tu rey de la gloria, oh Cristo”. Es verdad que moriste por nuestros pecados; pero también resucitaste para revestirnos de tu justicia y devolvernos el derecho perdido a la herencia. Gracias, Señor, gracias te sean dadas por tan señalado beneficio.

   “En tu Resurrección ¡oh Cristo! Se alegren cielos y tierra”, porque todos juntamente contigo resucitamos. Que estas alegrías pascuales, alegrías puras y de cielo, perduren en nosotros y dejen impresa honda huella en nuestras almas. Ocho días hace que te vimos surgir vencedor de la muerte y del infierno, cual león fuerte de Judá. Tus rugidos han hecho estremecerse al mundo incrédulo, y confiar al rebañito pequeño si, pero escogido, que Tú mismo te elegiste y que vive tranquilo y en paz, sabiendo que Tú eres quien le guarda. Cada Domingo renovaremos y honraremos la memoria de tu santa Resurrección. Líbranos por ella de todo mal.

   Hoy, Señor, solo pedimos una gracia, gracia que las resume todas; gracia que tantas veces implora la liturgia de estos sacratísimos días: ut Sacramentum vivendo TENEANT; que estas fiestas pascuales y las gracias celestiales que en ellas llueven a torrentes, moribus et vita TENEAMUS. Lo que equivale a aquella amonestación que el sacerdote nos dirigió al bautizarnos: SERVA BAPTISMUM TUUM, guarda blanca la túnica de tu bautismo, y encendida la fe que en el se te dio; para que cuando el Esposo venga a llamarte a las bodas, puedas seguirle con todos sus santos a los palacios del cielo y tener la vida eterna, y el gozo por los siglos de los siglos. AMEN, AMEN. Fiat, Fiat!

   El párroco celebra hoy la misa por sus feligreses.

 

Propio para imprimir

Oremus pro Ecclesia Sancta Dei



 

 

Oremus, dilectissimi nobis, Deum pro Ecclesia sancta Dei: ut eam Deus et Dominus noster pacificare et custodire dignetur toto orbe terrarum: subiiciens ei principatus et potestates: detque nobis, quietam et tranquillam vitam degentibus, glorificare Deum Patrem omnipotentem.


Oremus. Flectamus genua.


Omnipotens sempiterne Deus, qui gloriam tuam omnibus in Christo gentibus revelasti: custodi opera misericordiae tuae, ut Ecclesia tua, toto orbe diffusa, stabili fide in confessione tui nominis perseverat. Per eumdem Dominum Iesum Christum, Filium tuum, qui tecum vivit et regnat, in unitate Spiritus Sancti, per omnia saecula saeculorum. R. Amen.


Levate.


Oremus, dilectissimi nobis, Deum Patrem omnipotentem, ut cunctis mundum purget erroribus: morbos auferat: famem depellat: aperiat carceres: vincula dissolvat: peregrinantibus reditum: infirmantibus sanitatem: navigantibus portum salutis indulgeat.


Oremus. Flectamus genua.


Omnipotens sempiterne Deus, maestrorum consolatio, laborantium fortitudo: perveniant ad te preces de quacumque tribulatione clamantium; ut omnes sibi in necessitatibus suis misericordiam tuam gaudeant affuisse. Per Dominum Iesum Christum, Filium tuum, qui tecum vivit et regnat, in unitate Spiritus Sancti, per omnia saecula saeculorum. R. Amen.


Levate.

viernes, 13 de abril de 2012

CURSO DRA. INES F. DE CASSAGNE‏

LA FUNDACIÓN EMILIO KOMAR

INVITA A UD. AL CURSO

"El Paraíso”

(en la Divina Comedia de Dante)

A cargo de la Dra. Ines F. de Cassagne.

 

Los miércoles 11, 18, 25 de Abril y 2 de Mayo a las 19 hs.

en la sede de la Fundación , San Martín 945, P.B. 8.

La Divina Comedia es un poema unitario que fundamentalmente relata un itinerario espiritual a lo largo de tres cantos –Infierno, Purgatorio y Paraíso –

Tras habernos dedicado al primero y al segundo nos proponemos abordar el tercero y con ello completar el itinerario y llegar a su meta.

1.Del paraíso terrenal al Paraíso celestial. La guía: Beatriz. El orden del mundo en las esferas celestiales. El motor del movimiento ascendente: amor y sed de Dios. Las diversas vocaciones según los temperamentos y dotes. Influjo astral y libertad.

2. Viaje espacial y viaje espiritual. En el cielo no hay envidia. Encuentros sucesivos con almas santas. Los sabios en la esfera del sol: Santo Tomás y San Buenaventura, San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán.

3. San Benito y la escala de la humildad. El triunfo de Cristo y su cosecha.  Primer vislumbre de Dios: el Punto radiante. Los coros de ángeles. Paso del espacio al Cielo propiamente dicho: la morada de Dios con los hombres.

4. En el Empíreo o Cielo propiamente dicho. La rosa y el banquete de bodas. Santa Beatriz. La belleza de María. Oración a María. Dios Uno y Trino. Dios Encarnado. La meta del viaje de Dante.

 

¡Los esperamos!

jueves, 12 de abril de 2012

Santa Misa Tridentina en Capital Federal

Santa MISA de preparación a la Peregrinación Nuestra Señora de la Cristiandad‏.

SN854498 

Queridos peregrinos,

 

Les escribimos para invitarlos a la Santa Misa de preparación a la 3ª Peregrinación Rawson-Luján. La Misa se celebrará este SABADO 14 DE ABRIL, a las 11 de la mañana, en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen (Rodriguez Peña 840, entre Paraguay y Av. Córdoba, Capital Federal).

La Santa Misa será celebrada por SER Monseñor Antonio Baseotto quién también celebrará la Misa de cierre de esta Peregrinación el Lunes 30 de Abril a las 17 horas en la Basílica de Luján. Conforme al pedido del Papa Benedicto XVI, la Misa será celebrada bajo la Forma Extraordinaria del Rito Romano (conocido como Misa "Tridentina")

Desde Nuestra Señora de la Cristiandad, invitamos a todos los Peregrinos, a sus familiares y amigos, a esta Misa, para rezar por los frutos de estos tres días de peregrinación. Pediremos a Nuestro Señor Jesucristo y a su Santísima Madre, la Virgen de Luján, por las Familias Argentinas, para su defensa, por el bien común de nuestra Patria y para la mayor Gloria de Dios.

Les pedimos que difundan esta invitación en su entorno. Las personas que así lo deseen, podrán inscribirse a la Peregrinación al finalizar la Misa.

En Cristo y María,

 

Organización Nuestra Señora de la Cristiandad.

+ Al encuentro de la Misericordia +



Durante la octava de Pascua se celebra la Novena de la Divina Misericordia, en vistas al misterio que se conmemora el Domingo II de Pascua: el momento en que Cristo da a sus apóstoles el poder de perdonar los pecados. Proponemos a continuación unas breves reflexiones acerca del Sacramento de la Penitencia.

La confesión sacramental, para que se haga como se debe, requiere varias cosas.
La primera, un buen examen de conciencia, regulándolo por los preceptos de Dios y por las obligaciones del propio estado.

En el examen de tus pecados y faltas, aunque sean muy pequeñas, llóralas amargamente considerando la ingratitud del hombre contra la bondad y caridad infinitas de Dios; y así, vituperándote, dirás contra ti estas palabras: ¿Así correspondes, ignorante y necio, a los innumerables beneficios que has recibido de Dios? ¿Por ventura no es tu Padre que te poseyó, que te hizo y te creó? (Dt 32, 6).

Con esta consideración, excitando en ti repetidas veces un ferviente y eficaz deseo de no haberlo ofendido, di: ¡Oh quién no hubiera ofendido a mi Creador, a mi Padre celestial y Redentor, aunque hubiera sido padeciendo muchos males!
Después volviéndote a Dios con vergüenza de tus culpas, y con fe de que te las ha de perdonar, dile de todo corazón: Padre, pequé contra el cielo y delante de Vos. No soy digno de ser llamado hijo vuestro; y así ponedme en el número de vuestros jornaleros (Lc 15, 18-19).

Y renovando el dolor de la ofensa divina, con propósito de querer antes sufrir y padecer cualquiera pena o tribulación que ofender voluntariamente a Dios, descubre claramente al confesor tus pecados con dolor y vergüenza, sin excusarte a ti ni acusar a otros, y diciéndolos tal como los cometiste.

Acabada la confesión, rinde muchas gracias a Dios porque siendo así que tantas y tan repetidas veces lo has ofendido, no te niega el perdón, antes está más pronto a dártelo que tú a recibirlo.

De esta consideración tomarás ocasión para dolerte de nuevo de haber ofendido a un Padre tan benigno, y con una plena voluntad propondrás no volver a ofenderlo con su ayuda y la de la Virgen María, del Ángel custodio, del Santo de tu nombre y de los demás Santos a quienes tuvieres particular devoción.


Fuente: Lorenzo Scúpol

Combate espiritual, 2ª parte



Envíado por el Padre Gwerder

miércoles, 11 de abril de 2012

Benedicto XVI ha ordenado a la congregación para la doctrina de la fe que examine las misas neocatecumenales

Sandro Magister revela hoy en Chiesa On Line el motivo por el cual el Camino Neocatecumenal hizo una fuerte campaña propagandística a comienzos de 2012 por la cual afirmaba que sus liturgias iban a recibir aprobación pontificia: alguien, de antemano, los había convencido de ello. ¿De qué manera intervinó el Papa para evitarlo y cual es la situación presente?

 

+++

 

Esa extraña misa que el papa no quiere


Es la misa según el rito del Camino neocatecumenal. Benedicto XVI ha ordenado a la congregación para la doctrina de la fe que lo examine a fondo. Su condena parece fijada.


de Sandro Magister
ROMA, 11 de abril de 2012 – Con una carta autógrafa al cardenal William J. Levada, Benedicto XVI ha ordenado a la congregación para la doctrina de la fe que examine si las misas neocatecumenales son o no conforme a la doctrina y a la praxis litúrgica de la Iglesia católica.
Un "problema", éste, que el papa juzga "de gran urgencia" para toda la Iglesia.
Hace tiempo que Benedicto XVI está preocupado por las modalidades particulares con las que las comunidades del Camino neocatecumenal celebran sus misas, el sábado por la noche, en locales separados.
Su preocupación ha aumentado también por la trama urdida a sus espaldas en la curia el invierno pasado, sobre la que informó www.chiesa en los siguientes servicios:
> ¿"Plácet" o "Non plácet"? La apuesta de Carmen y Kiko(13.1.2012)
> Diario Vaticano / A los neocatecumanales el diploma. Pero no lo que esperaban (23.1.2012)
Lo que sucedió es que el pontificio consejo para los laicos, presidido por el cardenal Stanislaw Rylko, había preparado el texto de un decreto de aprobación global de todas las celebraciones litúrgicas y extralitúrgicas del Camino neocatecumenal, que tenía que hacerse público el 20 de enero en ocasión de un encuentro previsto del papa con el Camino.
El decreto había sido redactado por indicación de la congregación para el culto divino, presidida por el cardenal Antonio Cañizares Llovera. Los fundadores y líderes del Camino, Francisco "Kiko" Argüello y Carmen Hernández, fueron informados de ello y anticiparon felices a sus seguidores la inminente aprobación.
Todo sin el conocimiento del papa.
Benedicto XVI vino en conocimiento del texto del decreto pocos días antes del encuentro del 20 de enero.
Lo encontró inconexo y equivocado. Ordenó que se anulara y se volviera a escribir según sus indicaciones.
De hecho, el 20 de enero, el decreto que se hizo público se limitó a aprobar las ceremonias extralitúrgicas que marcan las etapas catequéticas del Camino.
El papa en su discursó subrayó que solo éstas habían sido convalidadas, mientras que acerca de la misa dio a los neocatecumenales una verdadera y propia lección - casi un ultimátum - sobre cómo celebrarla en plena fidelidad a las normas litúrgicas y en efectiva comunión con la Iglesia.
En esos mismos días Benedicto XVI recibió en audiencia al arzobispo de Berlín, Rainer Maria Woelki, hombre de su confianza, al que en breve habría hecho cardenal. Woelki le habló, entre otros, precisamente de las dificultades que los neocatecumenales creaban en su diócesis, con sus misas separadas del sábado por la noche, oficiadas por una treintena de sus sacerdotes.
El papa pidió a Woelki que le hiciera una nota escrita sobre este tema. El 31 de enero Woelki le envió una carta con información más detallada.
Días más tarde, el 11 de febrero, el papa envió una copia de esta carta a la congregación para la doctrina de la fe, junto a su petición de examinar cuanto antes la cuestión, que "no sólo concierne a la archidiócesis de Berlín".
Según las indicaciones del papa, la comisión de examen presidida por la congregación para la doctrina de la fe tenía que tener la colaboración de otros dos dicasterios vaticanos: la congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos, y el pontificio consejo para los laicos.
Y así ha sido. El 26 de marzo, en el Palacio del Santo Oficio, bajo la presidencia del secretario de la congregación para la doctrina de la fe, el arzobispo Luis Francisco Ladaria Ferrer, jesuita, se han reunido para un primer examen de la cuestión los secretarios de los otros dos dicasterios – el arzobispo Augustine J. Di Noia, dominico, para el culto divino y el obispo Josef Clemens, para los laicos – y cuatro expertos por ellos designados. Un quinto experto, ausente, dom Cassiano Folsom, prior del monasterio de San Benedicto en Norcia, envió su opinión por escrito.
Los juicios expresados sobre las misas de los neocatecumenales han sido todos críticos. Muy severo ha sido también el que la misma congregación para la doctrina de la fe había pedido, antes de la reunión, al teólogo y cardenal Karl J. Becker, jesuita, profesor emérito de la Pontificia Universidad Gregoriana y consultor del dicasterio.
El dossier predispuesto para la reunión por la congregación para la doctrina de la fe incluía la carta del papa del 11 de febrero, la carta del cardenal Woelki al papa en el original alemán y en versión inglesa, el parecer del cardenal Becker y una guía a la discusión en la cual se ponía en duda de forma explícita la conformidad a la doctrina y a la praxis litúrgica de la Iglesia católica del art. 13 § 2 del estatuto de los neocatecumenales, ese con el que ellos justifican sus misas separadas del sábado por la noche.
En realidad, el peligro temido por Benedicto XVI y otros muchos obispos – como resulta por las numerosas denuncias llegadas al Vaticano – es que las modalidades particulares con que las comunidades neocatecumenales de todo el mundo celebran sus misas introduzcan de hecho en la liturgia latina un nuevo "rito", compuesto de forma artificial por los fundadores del Camino, ajeno a la tradición litúrgica, lleno de ambigüedades doctrinales y factor de división en la comunidad de los fieles.
El papa ha confiado a la comisión por él deseada la tarea de averiguar el fundamento de estos temores, en vista de las consiguientes decisiones.
Los juicios elaborados por la comisión serán examinados en una próxima reunión plenaria de la congregación para la doctrina de la fe, un miércoles – una "feria quarta" – de la segunda mitad de abril.

 

Visto en Secretum Meum Mihi.

domingo, 8 de abril de 2012

ATAQUE DE OBISPO A LA TRADICIÓN CATÓLICA

 

Obispo Sergio Machado

 

 

El presente es un artículo de Paulo Sérgio Machado (arriba), Obispo de la Diócesis de San Carlos, que tiene alrededor de 800.000 católicos. En seis párrafos cortos, el obispo se las arregla para denunciar e insultar no sólo a los tradicionalistas católicos y creyentes ordinarios (a quien toma por idiotas), critica a la misa tradicional en sí, a las casullas romanas, mantillas de encaje, milagros, apariciones y devociones, que él considera “obsoletas”. Incluso encuentra la forma de hacer un llamado para un “Tercer Concilio Vaticano”. Un ateo militante difícilmente podría haber hecho un mejor trabajo de escribir una regla corta contra la tradición católica y sus seguidores.

UN RETORNO A LA EDAD MEDIA

Por el Obispo Paulo Sérgio Machado,
São Carlos, São Paulo, Brasil – 31 de marzo de 2012


No puedo entender cómo, en pleno siglo 21, existan personas que desean el regreso de la misa en latín, con el sacerdote celebrando la misa “de espaldas a la gente”, el uso de pesadas casullas “romanas”. Este año celebramos el cincuenta aniversario del Concilio Vaticano II, cuando ya se siente la necesidad de celebrar un Tercer Concilio Vaticano y nos encontramos con personas que desean volver al pasado. Y, lo que causa más preocupación, es que se trata de personas que asisten a la universidad, personas que han entrado en la universidad, pero la universidad no ha entrado en sus mentes. Creo que es hora de que nuestros científicos inventen un dispositivo para “abrir sus mentes”. El “medidor de la sospecha” no funciona por más tiempo, porque estas personas no sospechan que están “fuera de lugar”, “en una época equivocada”. Desean, en todo caso, volver al pasado. Viven en los milagros y apariciones, devociones y los sentimientos de aguanieve, que, afortunadamente, no están actualizados.

Imaginemos a un sacerdote celebrando misa en latín en una capilla rural. “Dominus vobiscum”. “Et cum spiritu tuo”. Nuestra gente humilde va a pensar que el sacerdote está  loco, al menos,  o que está maldiciendo. Recuerdo mi infancia, cuando la misa era en latín. Las señoras mayores, piadosas, incapaces de comprender nada, aún así utilizaban el latín para rezar el Rosario. No tengo nada contra el Rosario –lo rezo todos los días– pero sin embargo, el Rosario es una oración, no una celebración.

Ellos abogan por el retorno de los famosas “mantillas”, que cubrían las cabezas de las mujeres. Yo me pregunto: ¿por qué no también la mantilla en la cabeza de los hombres? Incluso sería hermoso ver a hombres vestidos con “mantillas de encaje”. Sería difícil encontrar a quien quisiera usarlos, a excepción de las “cabezas” de viento, que deseen dar un paseo para enseñar el Padre Nuestro al vicario.

Sin embargo, queda la pregunta: ¿Qué hay detrás de esta intención? ¿Una sensación de nostalgia? Yo creo que no es más que eso: Es un deseo morboso, el miedo a la novedad, unaaversión al cambio. Es lo que podríamos llamar –para usar una expresión francesa– un“laissez faire, laissez passer”, un “dejar que las cosas avancen para ver los resultados”. Se trata de un intento de mantener el “status quo”, incluso si ese “statu quo” beneficia sólo a media docena de personas, y que los otros sean condenados.

Para estos puritanos el infierno está lleno de gente, cuando en realidad, el cielo es el que está lleno, porque Dios quiere que todos se salven. Y estos son sólo una minoría moralista que ve el pecado en todas partes, y la que cree que el diablo es más poderoso que Dios. “Rompan su corazón y no vuestros vestidos”, dice el profeta. Estas son personas que se preocupan para lavar vasos y tazas, en lugar de sus mentes y corazones. Es la vieja actitud de los fariseos –que todavía son muchos hoy en día– que criticaron a Jesús, porque había sanado en sábado. Recuerdo la historia de una persona que, al conocer la noticia de que Juan había asesinado a Pedro en un Viernes Santo, dijo: “¿Por qué no esperar para matarlo el sábado?” De acuerdo con esa persona, el día fue la preocupación más importante.

Termino citando dos frases que son alimento para el pensamiento: “El pasado es una lección que hay que meditar, y no podrá reproducirse” (Mario de Andrade – autor de Macunaíma),“Toma el fuego del altar pasado, no las cenizas” (Jean Jaurès – el líder socialista francés).

 

Fuente: http://rorate-caeli.blogspot.mx

viernes, 6 de abril de 2012

Viernes Santo

Giotto_Assisi_Crucifixion

 

La Feria VI in Parasceve es el gran día de luto de la Iglesia. San Ambrosio lo llamaba dies amaritudinis, “día de la amargura”, pero no se debe perder de vista que el sacrificio de Cristo es la consumación de la Obra de la Salvación, por lo que en la Iglesia primitiva se llamaba también Día de la Pascua. Para revalorizar este misterio, en la reforma de la Semana Santa se prescribió para los ornamentos litúrgicos de este día el rojo, en vez del negro.

 

La entrada en silencio, el altar desnudo, la postración de los ministros y la oración colecta, a la que sigue la liturgia de la Palabra, resto del primitivo uso romano, se dotó de un significado de dolor y duelo de la Iglesia por la muerte del Salvador. En lugar del evangelio se canta de manera dialogada la Pasión según San Juan, que parece ser que ya era leída en tiempos de San Gregorio Magno.

 

Se reviste de una gran solemnidad la Oratio fidelium, llamada Orationes solemnes, como manifestación de la universalidad de la Iglesia, como eco de la oración de Cristo en la cruz. Antes de la reforma de 1969 eran aún más extraordinarias, puesto que en los siglos V-VI habían desaparecido de la liturgia ordinaria. Su esquema actual se remonta al menos a San León I Magno (+461).

 

El rito de la adoración de la cruz procede de la liturgia jerosolimitana, pues se veneraba el lignum Crucis de una manera especial en esta jornada, en un principio fuera de la liturgia. Pronto este rito se extendió a las iglesias en las que se poseía una partícula de la Vera Cruz, e incluso a las demás, en las que se utilizaba una simple cruz de madera.

 

Parece ser que pasó a Roma a mitad del siglo VII, donde se conservaban varias partículas de la Vera Cruz, debido a influencia bizantina. Se describe por primera vez en el Ordo de Einsiedelns, del siglo VIII, que indica que se realizaba en la Basílica de Santa Cruz en Jerusalén. En el siglo X se realizaba ya en el marco de la liturgia y en el siglo XII se añadió la triple ostensión de la cruz. En el siglo XIV se ordenó que se cambiara de sitio para cada una de ellas.

 

El Viernes Santo nunca se ha celebrado en él la eucaristía. En la liturgia griega, incluso, se abstienen incluso hoy de la comunión. El primer testimonio de recepción de la Eucaristía en Occidente el Viernes Santo se encuentra en el Ordo de Einsiedelns, del siglo VIII, en el que se tolera, aunque se señala que el papa y sus diáconos no comulgaban.

 

Pero ya a finales de esta centuria se preceptúa la comunión. En el siglo IX está atestiguada por Teodulfo de Orleáns (+821). La liturgia papal, sin embargo, la desconocía al menos durante el rito litúrgico, pero ya se prescribe en el Pontifical romano-germánico.

 

En el siglo XII se prescribía que comulgaran todos los que quisieran, pero ya en ese mismo siglo en Roma se introdujo, como atestigua el Ordo X, una norma que había de extenderse a la disciplina común hasta la reforma de la Semana Santa: comulgaba sólo el papa sin los ministros. En algunos lugares continuaron comulgando los fieles hasta que fue suprimida esta costumbre por las intervenciones reiteradas de la Santa Sede.

 


Ramón de la Campa Carmona

Passio Domini Nostri Iesu Christi secundum Ioannem

Cristo_crucificado

In illo tempore: Egressus est Jesus cum discipulis suis trans torrentem Cedron, ubi erat hortus, in quem introivit ipse, et discipuli eius Sciebat autem et Judas, qui tradebat eum, locum: quia frequenter Jesus convenerat illuc cum discipulis suis. Judas ergo cum accepisset cohortem, et a pontificibus et pharisaeis ministros, venit illuc cum laternis, et facibus, et armis. Jesus itaque sciens omnia quae ventura erant super eum, processit, et dixit eis: † Quem quaeritis? C. Responderunt ei: S. Jesum Nazarenum. C. Dicit eis Jesus: † Ego sum. C. Stabat autem et Judas, qui tradebat eum, cum ipsis. Ut ergo dixit eis: Ego sum: abierunt retrorsum, et ceciderunt in terram. Iterum ergo interrogavit eos: † Quem quaeritis? C. Illi autem dixerunt, S. Jesum Nazarenum. C. Respondit Jesus: † Dixi vobis, quia ego sum: si ergo me quaeritis, sinite hos abire. C. Ut impleretur sermo, quem dixit: Quia quos dedisti mihi, non perdidi ex eis quemquam. Simon ergo Petrus habens gladium eduxit eum: et percussit pontificis servum: et abscidit auriculam eius dexteram. Erat autem nomen servo Malchus. Dixit ergo Jesus Petro: † Mitte gladium tuum in vaginam. Calicem, quem didit mihi Pater, non bibam illum? C. Cohors ergo, et tribunus, et ministri Judaeorum comprehenderunt Jesum, et ligaverunt eum: et adduxerunt eum ad Annam primum; erat autem socer Caiphae, qui erat pontifex anni illius.
   Erat autem Caiphas, quo consilium dederat Judaeis: Quia expedit unum hominem mori pro populo. Sequebatur autem Jesum Simon Petrus, et alius discipuluS. Discipulus autem ille erat notus pontifici, et introivit cum Iesu in atrium pontificiS. Petrus autem stabat ad ostium foris. Exivit ergo discipulus alius, qui erat notus pontifici, et dixit ostiariae: et introduxit Petrum. Dicit ergo Petro ancilla ostiaria: S. Numquid et tu ex discipulis es hominis istius? C. Dicit ille: S. Non sum. C. Stabant autem servi, et ministri ad prunas, quia frigus erat, et calefaciebant se. Erat autem cum eis et Petrus stans, et califaciens se. Pontifex ergo interrogavit Jesum de discipulis suis, et de doctrina eius. Respondit ei Jesus: † Ego palam locutus sum mundo: ego semper docui in synagoga, et in templo, quo omnes Judaei conveniunt: et in occulto locutus sum nihil. Quid me interrogas? interroga eos, qui audierunt quid locutus sim ipsis: ecce hi sciunt quae dixerim ego. C. Haec autem cum dixisset, unus assistens ministrorum dedit alapam Iesu, dicens: S. Sic respondes pontifici? C. Respondit ei Jesus: † Si male locutus sum, testimonium perhibe de malo: si autem bene, quid me caedis? C. Et misit eum Annas ligatum ad Caipham pontificem. Erat autem Simon Petrus stans, et calefaciens se. Dixerunt ergo ei: S. Numquid et tu ex discipulis eius es? C. Negavit ille, et dixerit: S. Non sum. C. Dicit ei unus ex servis pontificis, cognatus eius, cuius abscidit Petrus auriculam: S. Nonne ego te vidi in horto cum illo? C. Iterum ergo negavit Petrus: et statim gallus cantavit.
   Adducunt ergo Jesum a Caipha in praetorium. Erat autem mane: et ipsi non introierunt in praetorium, ut non contaminarentur, sed ut manducarent pascha. Exivit ergo Pilatus ad eos foras, et dixit: S. Quam accusationem affertis adversus hominem hunc? C. Responderunt, et dixerunt ei: S. Si non esset hic malefactor, non tibi tradidissemus eum. C. Dixit ergo eis Pilatus: S. Accipite eum vos, et secundum legem vestram iudicate eum. C. Dixerunt ergo ei Judaei: S. Nobis non licet interficere quemquam. C. Ut sermo Iesu impleretur, quem dixit, significans qua morte esset morituruS. Introivit ergo iterum in praetorium Pilatus et vocavit Jesum, et dixit ei: S. Tu es Rex Judaeorum? C. Respondit Jesus: † A temetipso hoc dicis, an alii dixerunt tibi de me? C. Respondit Pilatus: S. Numquid ego Judaeus sum? Gens tua, et pontifices tradiderunt te mihi: quid fecisti? C. Respondit Jesus: † Regnum meum non est de hoc mundo. Si ex hoc mundo esset regnum meum, ministri mei utique decertarent ut non traderer Judaeis: nun autem regnum meum non est hinC. C. Dixit itaque est Pilatus: S. Ergo Rex es tu? C. Respondit Jesus: † Tu dicis quia Rex sum ego. Ego in hoc natus sum, et ad hoc veni in mundum, ut testimonium perhibeam veritati: omnis, qui est ex veritate, audit vocem meam. C. Dicit ei Pilatus: S. Quid est veritas? C. Et cum hoc dixisset, iterum exivit ad Judaeos, et dicit eis: S. Ego nullam invenio in eo causam. Est autem consuetudo vobis ut unum dimittam vobis in Pasha: vultis ergo dimittam vobis Regem Judaeorum? C. Clamverunt ergo rursum omnes, dicentes: S. Non hunc, sed Barabbam. C. Erat autem Barabbas latro. Tunc ergo apprehendit Pilatus Jesum, et flagellavit. Et milites plectentes coronam de spinis, imposuerunt capiti eius: et veste purpurea circumdederunt eum. Et veniebant ad eum, et dicebant: S. Ave Rex Judaeorum. C. Et dabant ei alapas. Exivit ergo iterum Pilatus foras, et dicit eis: S. Ecce adduco vobis eum foras, ut cognoscatis quia nullam invenio in eo causam. C. (Exivit ergo Jesus portans coronam spineam, et purpureum vestimentum.) Et dicit eis: S. Ecce homo. C. Cum ergo vidissent cum pontifices et ministri, clamabant, dicentes: S. Crucifige, crucifige eum. C. Dicit eis Pilatus: S. Accpipte eum vos, et crucifigite: ego enim non invenio in eo causam. C. Responderunt ei Judaei: S. Nos legem habemus, et secundum legem debet mori, quia Filium Dei se fecit. C. Cum ergo audisset Pilatus hunc sermonem, magis timuit. Et ingressus est praetorium iterum: et dixit ad Jesum: S. Unde es tu? C. Jesus autem responsum non dedit ei. Dicit ergo ei Pilatus: S. Mihi non loqueris? Nescis quia potestatem habeo crucifigere te, et potestatem habeo dimittere te? C. Respondit Jesus: † Non haberes potestatem adversum me ullam, nisi tibi datum esset desuper. Propterea qui me tradidit tibi, maius peccatum habet. C. Et exinde quaerebat Pilatus dimittere eum. Judaei autem clamabant, dicentes: S. Si hunc dimittis, non es amicus CaesariS. Omnis enim qui se regem facit, contradicit Caesari. C. Pilatus autem cum audisset hos sermones, adduxit foras Jesum, et sedit pro tribunali, in loco qui dicitur Lithostrotos, hebraice autem Gabbatha. Erat autem Parasceve Paschae, hora quasi sexta, et dicit Judaeis: S. Ecce Rex vester. C. Illi autem clamabant: S. Tolle, tolle, crucifige eum. C. Dicit eis Pilatus: S. Regem vestrum crucifigam? C. Responderunt pontifices: S. Non habemus regem, nisi Caesarem. C. Tunc ergo tradidit eis illum ut crucifigeretur.
   Susceperunt autem Jesum, et eduxerunt. Et baiulans sibi crucem, exivit in eum, qui dicitur Calvariae, locum, hebraice autem Golgotha: ubi crucifixerunt eum, et cum eo alios duos hinc et hinc, medium autem Jesum. Scripsit autem et titulum Pilatus: et posuit super crucem. Erat autem scriptum: Jesus Nazarenus, Rex Judaeorum. Hunc ergo titulum multi Judaeorum legerunt, quia prope civitatem erat locus ubi crucifixus est Jesus. Et erat scriptum hebraice, graece et latine. Dicebant ergo Pilato pontifices Judaeorum: S. Noli scribere, Rex Judaeorum, sed quia ipse dixit: Rex sum Judaeorum. C. Respondit Pilatus: S. Quod scripsi, scripsi. C. Milites ergo cum crucifixissent eum, acceperunt vestimenta eius (et fecerunt quatuor partes: unicuique militi partem), et tunicam. Erat autem tunica inconsutilis, desuper contexta per totum. Dixerunt ergo ad invicem: S. Non scindamus eam, sed sortiamur de illa cuius sit. C. Ut Scriptura impleretur, dicens: Partiti sunt vestimenta mea sibi: et in vestem meam miserunt sortem. Et milites quidem haec fecerunt. Stabant autem iuxta crucem Iesu mater eius, et soror matris eius Maria Cleophae, et Maria Magdalene. Cum videsset ergo Jesus matrm, et discipulum stantem, quem diligebat, dicit matri suae: † Mulier, ecce filius tuuS. C. Deinde dicit discipulo: † Ecce mater tua. C. Et ex illa hora accepit eam discipulus in sua.
   Postea sciens Jesus quia omnia consummata sunt, ut consummaretur Scriptura, dixit: † Sitio. C. Vas ergo erat positum aceto plenum. Illi autem spongiam plenam aceto, hyssopo circumponentes, obtulerunt ori eiuS. Cum ergo accepisset Jesus acetum, dixit: † Consummatum est. C. Et inclinato capite, tradidit spiritum.
   Judaei ergo (quoniam Parasceve erat) ut non remanerent in cruce corpora sabbato (erat enim magnus dies ille sabbati), rogaverunt Pilaum, ut frangerentur eorum crura, et tollerentur. Venerunt ergo milites: et primi quidem fregerunt crura, et alterius qui crucifixus est cum eo. Ad Jesum autem cum venissent, ut viderunt eum iam mortuum, non fregerunt eius crura: sed unus militum lancea latus eius aperuit, et continuo exivit sanguis et aqua. Et qui vidit, testimonium perhibuit: et verum est testimonium eius. Et ille scit, quia vera dicit: ut et vos credatis. Facta sunt enim haec ut Scriptura impleretur: Os non comminuetis ex eo. Et iterum alia Scriptura dicit: Videbunt in quem transfixerunt.
   Post haec autem rogavit Pilatum Ioseph ab Arimathaea (eo quod esset discipulus Iesu, occultus autem propter metum Judaeorum), ut tolleret corpus Iesu. Et permisit Pilatus. Venit ergo, et tulit corpus Iesu. Venit autem et Nicodemus, qui venerat ad Jesum nocte primum, ferens mixturam myrrhae, et aloes, quasi libras centum. Acceperunt ergo corpus Iesu, et ligaverunt illud linteis cum aromatibus, sicut mos est Judaeis sepelire. Erat autem in loco, ubi crucifixus est, hortus: et in horto monumentum novum, in quo nondum quisquam positus erat. Ibi ergo propter Parasceven Judaeorum, quia iuxta erat monumentum, posuerunt Jesum.

 

+++

 

Versión gregoriana - Vaticano 2011

***

 

 

Arvo Pärt – Passio

***

Bach - St. John Passion, BWV 245 – Parte 1

 

 

Bach - St. John Passion, BWV 245 – Parte 2

jueves, 5 de abril de 2012

Jueves Santo

Leonardo_da_Vinci_(1452-1519)_-_The_Last_Supper_(1495-1498)

Está dominada esta jornada por la conmemoración de la Cena del Señor. Ya en el siglo V aparece denominada Feria quinta in Coena Domini. También se la denominó en la Alta Edad Media, sobre todo en las Galias meridionales, dies Natalis Calicis, como encontramos en Avito de Viena (+518), Eloy de Noyon (siglo VII).

 

Desde tiempos remotos se unieron a esta memoria los ritos de la reconciliación de los penitentes y de la consagración de los santos óleos. El Sacramentario Gelasiano contiene tres misas: la primera, para la reconciliación de los penitentes; la segunda, llamada missa chrismalis, reservada a la consagración de los óleos, y la tercera, consagrada a la memoria de la institución de la Eucaristía.

 

El Sacramentario Gregoriano, en su recensión más antigua, prescribe dos misas, pero en las recensiones posteriores, como ocurre en los antiguos Ordines, sólo una, con ambos objetos, y se va desplazando hacia la mañana, hasta quedar fijada en la hora tercia.

 

En Jerusalén, según nos refiere Egeria, había dos misas: una ad Martyrium sobre las dos de la tarde y otra ad Crucem hacia las cuatro de la tarde en memoria de la Cena del Señor, en la que comulgaban los fieles.

 

En África, por testimonio de San Agustín sabemos que también se celebraban dos misas: una por la mañana y otra por la tarde, en la que podían comulgar todos, aunque hubieran roto el ayuno, que ya era práctica común, como sucedía también en las Galias, pero no en Hispania, donde a causa de los errores priscilianistas era riguroso y absoluto el ayuno.

 

En la misa vespertina, primitivamente, se omitía la liturgia de la Palabra, y se comenzaba directamente por el prefacio, porque ya se habían celebrado dos misas en la jornada. Se prescribía la comunión a todos, obligación que duró hasta los siglos X-XI, y se prohibían las misas rezadas.

 

Los sacerdotes que no celebraban misa solemne, concelebraban con el pontífice o el sacerdote más digno, y cuando se abolió esta práctica, comulgaban antes del pueblo, rito en el que empezaron a ver los liturgistas una imagen de la Última Cena, en la que los apóstoles todos comulgaron de manos del Señor.

 

La ceremonia del lavatorio de los pies o del mandato, como también se llama por las palabras del Señor: “Mandatum novum do vobis ut diligatis invicem, sicut dilexi vos, ut et vos diligatis invicem” (Jn.13, 34b-35), fue una práctica muy estimada en la primitiva Iglesia (cf. I Tim. 5, 10), a modelo de la realizada por Cristo en la Última Cena, como testimonio de humildad y servicio (Jn. 13, 1-20). Fue muy difundida por los monjes, como atestigua la Regla de San Benito (cap. 35 y 53).

 

El primer indicio de liturgización se documenta en la liturgia hispánica, pues en el Concilio XVII de Toledo (a. 694), en que se ordena que los obispos y sacerdotes laven en este día los pies a sus subordinados. En Roma se menciona por primera vez en el Ordo X, y el Ordo XIV habla de doce pobres o capellanes; en algunos testimonios se habla de trece, por el ángel que se le apareció a San Gregorio Magno (+604) cuando daba de comer a doce pobres. Hoy está ubicado detrás de la homilía.

 

En el siglo XV era uso común lavar los pies a doce menesterosos, a los que se les daba una limosna, hasta que pasó al Ceremonial de los Obispos, que hablaba de trece pobres, mejor que canónigos, porque indicaba mayor humildad y caridad.

 

Como al día siguiente no se celebraba la misa, debía reservarse la Eucaristía para la comunión del día siguiente. Cuando se desarrolló la devoción eucarística fuera de la misa, a principios del segundo milenio, se empezó a dar mayor solemnidad y aparato a la reserva de este día en que se instituyó la Eucaristía. Pero pronto adquirió un simbolismo sentimental y anacrónico, pues desde el siglo XI los simbolistas vieron en ella la deposición de Cristo en el sepulcro, para completar los tres días pasados por Éste en la tumba, por lo que empezó a llamarse monumento, en latín “sepulcro”.

 

En la disciplina actual, como a medianoche empieza el Viernes Santo, jornada de la sagrada pasión y muerte del Señor, debe cesar, incluso en los elementos del aparato externo, la adoración solemne pública del Santísimo Sacramento.

 

Terminados los oficios, se desnudan los altares. Este acto pronto se ritualizó, pues ya se encuentra en el Ordo I, pasando a realizarlo el celebrante y los ministros, quizá resto del uso primitivo de quitar los manteles después de la celebración eucarística. Los simbolistas lo ligaron a la pasión de Cristo y al duelo y tristeza de la Iglesia por ella. 

 


Ramón de la Campa Carmona

miércoles, 4 de abril de 2012

+ Los 7 Monumentos +



Durante muchos años, los cristianos han dedicado la tarde y noche del Jueves Santo, para visitar los llamados ¨monumentos¨. Esta antigua costumbre, como tantas otras, se ha ido olvidando. Seguramente, hemos oído a nuestros padres y abuelos, contar como se podía ver en las calles, a los fieles que iban de un templo a otro, para visitar al Santísimo Sacramento.

Comparar arreglos florales, número de velas, conversar con conocidos que hace tiempo que no se veían y se encontraban con ocasión de este acontecimiento espiritual, hacían de esta tradición algo humanamente interesante. Más aún, si a esto se le agregaba los arreglos personales previos para estar bien presentados y alguna tertulia de café con la que se daba por finalizado el periplo sacro. Ahora bien, ¿podemos decir que todo esto hacía crecer espiritualmente a los fieles?¿ existía una razón profunda, más allá de concebirlo como un quehacer bueno, felizmente arraigado en las costumbres?¿resulta válido por estos días retomar esta tradición?

Monumento es el lugar distinto al habitual donde se reserva el Santísimo y está bellamente adornado para agradecer que Jesús instituye la Eucaristía el Jueves Santo y desagraviar con homenajes los ultrajes recibidos. ¿Para qué se visitan los monumentos? Para acompañar a Cristo en la noche en que fue apresado y maltratado por los hombres. En efecto, desde que terminó la Última Cena hasta que fue condenado en el tribunal de Poncio Pilatos, Jesús sufrió toda clase de ultrajes. Así como el camino al Calvario está representado por las 14 estaciones del Via Crucis, las ignominias de esa noche se señalan en cada uno de los 7 monumentos.

Visitar pues, los Monumentos, implicará a la vez, adorar a Jesucristo, realmente presente en el Santísimo Sacramento, sino también un acto de verdadera penitencia: el hecho de trasladarse de un templo a otro, sacrificando tal vez horas de ocio o sueño, para acompañar al Redentor.
Este piadoso ejercicio fue enriquecido con indulgencias por los Papas. No existe un formulario específico de oraciones, lo mismo que sucede con el Via Crucis. Aquellos que estén impedidos por cualquier causa, o que estén en pueblos pequeños, donde haya menos de 7 Monumentos, pueden realizar varias visitas o todas ellas en un mismo templo, entrando y saliendo del mismo, el número de veces que fuera necesario.

Es muy conveniente realizar el recorrido a pie, mientras se va rezando en el camino el Santo Rosario, las letanías del Sagrado Corazón o del Santo Nombre de Jesús, los siete salmos penitenciales o cualquier otra oración.
A continuación les proponemos un texto para rezar ante cada Monumento. El mismo fue publicado hace algunos años por Cristo Hoy.

Primer Monumento: La Oración en el Huerto.




La Agonía en el Huerto de los Olivos, las flagelaciones, y luego la crucifixión y muerte, son los tres momentos supremos de la Pasión. Las angustias fueron tan aterradoras para Jesús que le fue enviado un ángel de consuelo.

Pregúntate el porqué de tanta angustia que le hace sudar sangre; porqué la transfiguración del Tabor ante Pedro, Santiago y Juan, los mejores de los doce, se transforma en la desfiguración de un Cristo que no habla sino balbucea, no camina sino que tambalea.

Sólo una madre que dio a luz un hijo bello y que prodigó todo tipo de amorosas providencias, y cuyo fruto sólo es la ruina espiritual, pueden ayudarte a explicar la angustia de Cristo.

Tu ruina y la mía acongojan al Señor. Tu ruina de hijo pródigo que no vuelve, o de hermano mayor del hijo pródigo con un corazón incorregiblemente duro y frío.

Padrenuestro, Ave María y Gloria.


Segundo Monumento: La traición de Judas.



Cuánto te duele el traidor y no la traición. Aristóteles había dicho: ¨El mejor modo de vencer a tu enemigo, es hacerlo amigo¨, aquí tu infinita bondad no pudo evitar que el amigo se haga enemigo. Esto te duele más que clavos, insultos, escupidas. ¨Amigo, con un beso me entregas¨. No es fina ironía, es suprema apelación.

De rodillas nos lavas los pies. De rodillas nos purificas de los pecados y luego, como a la adúltera del Evangelio, nos dices ¨No peques más en adelante¨. No me entregues con un beso. Jesús me dice y te dice: ¨Alma, yo, amor infinito, valgo más que treinta dineros; mientras esto no reconozcas, la equivocación te lleva al precipicio. Para eso te he creado por amor y redimido con amor y dolor¨. Con cada pecado repetimos la traición, pero a Jesús le sigue doliendo el traidor.



Padrenuestro, Ave María y Gloria.




Tercer Monumento: Jesús abandonado por todos.





En el Huerto de los Olivos requeriste consuelo de los tres mejores, pero estaban cansados. Ahora todos te abandonan: ¿tienen miedo, cansancio? No, no nos engañemos: desamor, tibieza. ¨Donde hay amor no hay trabajo¨ dice San Agustín, o sea no hay cansancio, no hay miedo. Tus enemigos, y también Judas, te ofenden, te entregan. Para estos el mal es más importante que Tú. Para tus amigos, que tanto se quieren a sí mismos, cansancio, es decir, comodidad, miedo, temor a perder algo más importante que Tú; en una palabra un bien (el estudio, el deporte, los amigos mundanos, la familia, el trabajo, el honor, el dinero bien habido...) valen más que Tú, que les pides tiempo para la oración, el apostolado, la parroquia, los enfermos, los antipáticos, las almas alejadas. Ese tiempo te lo retacean y te lo dan cuando les sobra o se les ocurre, pero no cuando Tú les pides.

Pero no importa, para tu Madre, Santa María, tu vales más, no solamente que las cosas malas sino también que las buenas. Por eso dice el Evangelio: ¨Mi madre y mis parientes son los que cumplen la voluntad de Dios¨.


Padrenuestro, Avemaría y Gloria.



Cuarto Monumento: Jesús ante Anás y Caifás.




El poder religioso está en tu contra. ¨La abominación de la desolación¨ se ha instalado en el lugar santo de Dios.

Todo está tramado desde aquí. Te fallaron Luzbel y Adán al inicio, te falló la casta sacerdotal ahora, y cuando venga el Hijo del Hombre ¿encontrará fe? Se espera una última, terrible defección. Por eso, tu Corazón llagado y herido, traspasado eternamente por una lanza, porque no son santos los que tienen obligación de serlo, porque miran atrás los que han puesto la mano en el arado, ¿quién ha de tirar la primera piedra? El pueblo tiene el gobierno que merece. El pueblo tiene los sacerdotes y religiosos que merece. Qué duro es cuando el policía delinque, el médico mata, el juez corrompe, el gobierno afecta al pueblo, el sacerdote o la religiosa quita la fe. Esto bíblicamente se llama ¨la abominación de la desolación¨. No acusamos a nadie, nos golpeamos el pecho mirando el Corazón de Jesús y el Corazón de María que sangran por las faltas contra la verdad, la unidad y la santidad en la Iglesia.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.



Quinto Monumento: Mofas y burlas en la cárcel.


Un Dios es llevado a empujones por las calles nocturnas de Jerusalén en medio de gritos e insultos, originando un tumulto que sobresalta el sueño y excita la curiosidad de la población. Mentiras e injurias, empujones y golpes, hasta la máxima humillación: le escupen a la cara públicamente.


No nos olvidemos que como Cristo es Dios, ofrecía cada uno de sus dolores por cada uno de nuestros pecados. A quien vive la Pasión de Cristo como un recuerdo, el Señor le dice: ¨No lloréis por mis dolores sino por vuestros pecados que son su causa.¨

¨Salud rey de los judíos¨ le decían y le abofeteaban. Santo Tomás de Aquino afirma que se repite esta blasfema mofa cada vez que nos confesamos e inmediatamente caemos en nuevos pecados sin presentar lucha, haciendo ficticio y burlesco nuestro gesto de arrepentimiento.

Padrenuestro, Ave María y Gloria.


Sexto Monumento: La negación de Pedro.



¨No lo conozco¨. Cuánta cobardía, pero Pedro llorará su desamor. Porque se arrepintió con tanta vehemencia. Porque no esquivò la triste mirada de Cristo.

También nosotros te hemos negado tantas veces y no te hemos defendido de quienes no te reconocen. Y, sin embargo, nos darás nuevas oportunidades preguntándonos: ¨ Pedro, ¿me amas?¨ No nos preguntarás otras cosas porque no te interesa, y nos indicarás cómo se autentifica el amor nuestro hacia Tí: en la solicitud por el bien espiritual de nuestro prójimo.

La negación de Pedro nos proyecta hacia la Pascua porque él hace que nuestra comodidad, nuestro miedo, nuestra cobardía, se transformen en arrepentimiento, éste en amor, y el amor en efectiva caridad. Es que quieres para tu Iglesia que lo débil confunda a lo sabio. Te pedimos Señor que cubramos la abundancia de mal, nuestras negaciones, con superabundancia de bien, la caridad fraterna y que no nos asustemos de nuestras debilidades ¨porque cuando soy débil soy fuerte.¨

Padrenuestro, Ave María y Gloria.



Séptimo Monumento: Jesús ante Herodes y Pilatos.

Ante Herodes callas. Te pide un milagro que satisfaga su curiosidad y que te pagaría liberándote. Cuántas veces nos hemos acordado de tí con interés y curiosidad. La represalia es ponerte el manto de los locos. Cuántas veces nos han parecido desproporcionadas tus exigencias evangélicas y de fe.

Ante Pilato viene lo peor: sabe tu inocencia, trata de liberarte por todos los medios, quiere exitar compasión para que, dando lástima, se calmen. Por eso te hace flagelar, pero el odio es indeclinable; y como último recurso utilizará a Barrabás, pensando que el pueblo, si tiene que elegir entre un delincuente y Jesús, eligirán liberarte. Pero Tú escucharás de boca de quienes se beneficiaron con tus milagros la terrible sentencia: ¨¡Crucifícalo!¡Crucifícalo!¨ Tanto , tanto odio, tanta injusticia,hieren tu corazón, no porque se te envíe a la cruz, sino porque tus criaturas sean de ese modo. pero no te dejas vencer, sino que sigues bendiciendo, perdonando, redimiendo.


También nosotros; Jesús, no te hemos tenido lástima y hemos seguido flagelándote con nuevos pecados, y con ellos hemos preferido el placer, el dinero, el orgullo, es decir, a Barrabás, que a tu divina amistad.



Padrenuestro, Ave María y Gloria.


Al finalizar, se reza por las intenciones del Santo Padre otro Padrenuestro, Ave María y Gloria.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar