Archivos del blog

martes, 31 de julio de 2012

Virtudes: modestia en el vestir



En estos tiempos de confusión este es un tema del que poco y nada se habla. Y cuando se habla, suele ser fuente de discusiones, discordias, opiniones contrapuestas, aún entre los mismos católicos. Los documentos magisteriales que hablan del tema son en general desconocidos e ignorados por muchos, por eso citamosel texto de varias encíclicas, alocuciones, y demás documentos sobre el tema.


El Papa Benedicto XV escribió en su encíclica Sacra Propediem (en inglés) el 6 de Enero, 1921:

"19. Desde este punto de vista, uno no puede deplorar suficientemente la ceguera de tantas mujeres de todas las edades y condiciones; enloqueciendo por el deseo de agradar, no ven hasta qué grado la indecencia de sus vestimentas choca a los varones honestos y ofende a Dios. Anteriormente, la mayoría de ellas se habrían avergonzado de dichas ropas por ser una falta grave contra la modestia Cristiana; ahora ya no es suficiente para ellas el exhibirse en público, sino que no les da miedo entrar en los umbrales de las iglesias, asistir al Santo Sacrificio de la Misa y aún portar la comida seductora de pasiones vergonzosas a la Mesa Eucarística, en donde se recibe al Autor celestial de la pureza. Y Nos no hablamos de aquellas exóticas y bárbaras danzas recientemente importada en los círculos de moda, una más impactante que la otra; no podemos imaginar nada más adecuado para desaparecer todos los restos de modestia."

El 12 de Enero, 1930, la Sagrada Congregación del Concilio*, por mandato del Papa Pío XI, emitió instrucciones enfáticas a todos los obispos sobre la modestia en el vestir:

“Recordamos que un vestido no puede llamarse decente si tiene un escote mayor a dos dedos por debajo de la concavidad del cuello, si no cubre los brazos por lo menos hasta el codo, y escasamente alcanza un poco por debajo de la rodilla. Además, los vestidos de material transparente son inapropiados. Que los padres mantengan a sus hijas lejos de los juegos y concursos gimnásticos públicos; pero, si sus hijas son obligadas a asistir a dichas exhibiciones, que observen que van vestidas totalmente y en forma modesta. Que nunca permitan que sus hijas se pongan indumentaria inmodesta.”

*Ahora conocida como la Sagrada Congregación para el Clero.

El Papa Pío XII dijo el 17 de julio de1954:

“Ahora, muchas niñas no ven nada malo en seguir ciertos estilos desvergonzados como lo hacen muchas ovejas. Seguramente se ruborizarían si tan sólo pudiesen adivinar las impresiones que hacen y los sentimientos que evocan en aquellos que las miran.”

El mismo Papa a los Grupos de Mujeres Católicas Jóvenes de Italia:

“El bien de nuestra alma es más importante que el de nuestro cuerpo; y tenemos que preferir el bienestar espiritual de nuestro vecino a nuestra comodidad corporal. Si cierta clase de vestido constituye una ocasión grave y próxima de pecado y pone en peligro la salvación de su alma y de la de los demás, es su deber dejarlo y no usarlo. Oh madres Cristianas, si vosotros supierais qué futuro de ansiedades y penas, de vergüenza mal guardada que preparáis para vuestros hijos e hijas, dejando imprudentemente que ellos se acostumbren a vivir ligeramente vestidos y haciendo que pierdan su sentido de modestia, estaríais avergonzadas de vosotros mismas y temeríais el daño que os hacéis y el daño que estáis causando a estos niños, quienes el Cielo os habéis confiado para que los criéis como Cristianos.”



Los obispos canadienses escribieron en Mayo de 1946:

“El propio varón no se escapa a la inclinación de exhibir su carne: algunos van en público, desnudos hasta la cintura, o en pantalones muy apretados o en calzonetas muy pequeñas. Así, cometen ofensas en contra de la virtud de la modestia. También pueden ser una ocasión de pecado (en pensamiento y deseo) para nuestro vecino.”


El Cardenal Pla y Daniel, Arzobispo de Toledo, España, declaró en 1959:

“Al público le representa un peligro especial a su moral los baños en las playas... Deberá evitarse el baño mixto entre hombres y mujeres, lo cual es casi siempre una ocasión próxima de pecado y un escándalo.”



Esta doctrina es difícil, es verdad, más en un tiempo donde la inmodestia y el impudor están tan exhaltados, al punto de que una persona que se viste menos inmodestamente que el resto (especialmente en el verano) parece de otro planeta, ¡cuánto más un católico que quiere ser fiel a Cristo! Tenemos que aceptar que los católicos somos efectivamente de otro mundo "Si de mundo essetis, mundus, quod suum est, diligeret; quia vero de mundo non estis, sed ego elegi vos de mundo, propterea odit vos mundus." "Si ustedes fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya. Pero como no son del mundo, sino que yo los elegí y los saqué de él, él mundo los odia." (Jn 15, 19).

Tenemos una cruz que llevar para ser santos. Es difícil, en realidad, imposible con nuestras fuerzas. Pero con la gracia podemos. Imploremos a la Santísima Virgen, cuya súplica es omnipotente ante Su divino Hijo, que nos alcance la gracia de ser siempre fieles a Cristo, y Ella, con seguridad, nos la obtendrá.




lunes, 30 de julio de 2012

Celebran Misa en homenaje a Favaloro en la Arquidiócesis de La Plata

 

 

En la Basílica San Ponciano se realizó ayer una misa en homenaje al doctor René

Favaloro, que se mató el 29 de julio de 2000. La misma fue organizada por el Club paramasónico Rotary de La Plata, el Club Gimnasia y la Cámara de Construcción, cerrando de este modo las actividades de recordación al destacado profesional médico.

 

 

Suicidio en el Catecismo de San Pio X:

 

413.- ¿Qué prohíbe el quinto mandamiento: NO
MATARÁS?
- El quinto mandamiento: No matarás, prohíbe dar
muerte, golpear, herir o hacer cualquier otro daño al prójimo
en el cuerpo, ya por sí, ya por otros; como también agraviarle
con palabras injuriosas o quererle mal. En este mandamiento
prohíbe igualmente Dios, darse a sí mismo la muerte o el
suicidio.

 

419.- ¿Por qué prohíbe Dios en el quinto mandamiento
quitarse uno la vida o el suicidio?
- En el quinto
mandamiento prohíbe Dios el suicidio porque el hombre no es
dueño de su vida. Además, la Iglesia priva de sepultura
eclesiástica a quien deliberadamente se suicida.

 

420.- ¿Está prohibido también el DUELO en el quinto
mandamiento?
- Si, señor; en el quinto mandamiento está
prohibido también el duelo, porque el duelo participa de la
malicia del suicidio y del homicidio, y está excomulgado todo
el que voluntariamente toma en él parte, aun como simple
espectador.

 

421.- ¿Y se prohíbe también el duelo cuando se excluye
el peligro de muerte?
- También se prohíbe este duelo,
porque no sólo no podemos matar, pero ni aún herir
voluntariamente a nosotros mismos o a los demás.


422.- ¿Puede excusarse el duelo con la defensa del
propio honor?
- No, señor; porque no es verdad que en el
duelo se repare la ofensa; y porque no puede repararse el
honor con una acción injusta, irracional y bárbara, como es el
duelo.

+ La Única Religión Verdadera +


¨Cuando salía victoriosa de la guerra exterior del paganismo y vencía la prueba de feroces persecuciones, la Iglesia de Jesucristo, salteada por enemigos interiores, entraba en la guerra intestina, mucho más terrible. Guerra prolija y dolorosa, que empeñada y atizada por malos cristianos, hijos suyos degenerados, no ha llegado aún a su termino, pero de la cual saldrá la Iglesia triunfadora, conforme a la palabra infalible de su divino Fundador a su primer Vicario en la tierra, el apóstol San Pedro: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. (Mateo XVI, 18.)¨ ( CMSPX, III Part.)

"Desde entonces acá, no ha cesado el espíritu de las tinieblas en sus ponzoñosos ataques contra la Iglesia y las divinas verdades de que es depositaria indefectible; y suscitando constantemente nuevas herejías, ha ido atentando uno tras otro contra todos los dogmas de la cristiana religión." ( CMSPX, III Part.)

Con estos párrafos, el Papa San Pío X, en su Catecismo Mayor, explicaba con sencillés y claridad, la realidad de las desviaciones doctrinales, que a lo largo de los siglos han aquejado a la Madre Iglesia.

En estos tiempos, hablar de las herejías, suena arcaico. De hecho este tema, ha quedado en la práctica, relegado al ámbito de estudio de la Historia. Niños y jóvenes, rara vez escucharan algo sobre ellas, al tomar las clases de catecismo. Del mismo modo, los fieles en general, habrán de notar la ausencia de este tema en los sermones.

¿Serán realmente las herejías, y las desviaciones doctrinales, cosa del pasado? ¿Será que ya los cristianos no corren el riesgo de ser seducidos por falsos pastores y pensamientos errados?

Haciendo un breve resumen, el Catecismo Mayor, enunciaba las herejías más importantes, que atacaron la Verdad desde los inicios del cristianismo.

" Entre otras, han sido tristemente famosas las herejías de Sabelio, que impugnó el dogma de la Santísima Trinidad; de Manes, que negó la Unidad de Dios y admitió en el hombre dos almas; de Arrio, que no quiso reconocer la divinidad de nuestro Señor Jesucristo; de Nestorio, que rehusó a la Santísima Virgen la excelsa dignidad de Madre de Dios y distinguió en Jesucristo dos personas; de Eutiques, que en Jesucristo no admitió más que una naturaleza; de Macedonio, que combatió la divinidad del Espíritu Santo; de Pelagio que atacó el dogma del pecado original y de la necesidad de la gracia; de los Iconoclastas, que rechazaron el culto de las Sagradas Imágenes y de las Reliquias de los Santos; de Berengario, que se opuso a la presencia real de nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento; de Juan Hus, que negó el primado de San Pedro y del Romano Pontífice, y finalmente la gran herejía del Protestantismo (siglo XVI), forjada y propagada principalmente por Lutero y Calvino. Estos novadores, con rechazar la Tradición divina, reduciendo toda la revelación a la Sagrada Escritura, y con sustraer la misma Sagrada Escritura al legítimo magisterio de la Iglesia para entregarla insensatamente á la libre interpretación del espíritu privado, demolieron todos los fundamentos de la fe, expusieron los Libros Santos a las profanaciones de la presunción y de la ignorancia y abrieron la puerta a todos los errores." (CMSPX, III Part.)

La Reforma, se extendió con rapidéz en los siglos XVI y XVII, entre los pueblos germanos, sajones y eslavos. No sucedió así entre los latinos, que conservaron casi totalmente su fidelidad al catolicismo.

Hasta hace no muchos años, resultaba poco común encontrar en Hispanoamérica cristianos de la Reforma. Los pocos que aquí habitaban, tenían en su mayoría, ascendencia sajona o eslava, y representaban una pequeña parte de la población. Lazos familiares y tradiciones nacionales, eran el fundamento de su pertenencia al Protestantismo.

La situación actual es muy diferente, ya que los fieles de los cultos protestantes son en su mayoría de ascendencia latina, conversos del catolicismo. Del mismo modo, hay que agregar, que estos cultos no son ya el Anglicanismo o el Luteranismo, por ejemplo, sino una infinita variedad de denominaciones que se fueron separando de la Reforma primitiva.

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña en su apartado 818: ¨Los que nacen hoy en las comunidades surgidas de tales rupturas "y son instruidos en la fe de Cristo, no pueden ser acusados del pecado de la separación y la Iglesia católica los abraza con respeto y amor fraternos... justificados por la fe en el bautismo, se han incorporado a Cristo; por tanto, con todo derecho se honran con el nombre de cristianos y son reconocidos con razón por los hijos de la Iglesia católica como hermanos en el Señor" (Unitatis Redintegratio, 3).¨

Es de notar, que el Catecismo hace referencia a ¨los que nacen hoy en comunidades surgidas de tales rupturas¨. Se ve con claridad que se está hablando de aquellas personas que por herencia, y tradición familiar, han adherido por generaciones a la Reforma. Nótese, que el texto no se refiere a los católicos que se unen al Protestantismo, abandonando la Iglesia. Estos han incurrido en el pecado de apostasía, al abjurar de la Religión Verdadera, y por tanto no pueden ser justificados como quienes no han nacido en el seno de la Iglesia Católica.

Sin embargo, con respecto a unos y otros, el decreto sobre Ecumenismo del Concilio Vaticano II explicita: "Solamente por medio de la Iglesia católica de Cristo, que es auxilio general de la salvación, puede conseguirse la plenitud total de los medios salvíficos. Creemos que el Señor entregó todos los bienes de la Nueva Alianza a un solo colegio apostólico, a saber, el que preside Pedro, para constituir un solo Cuerpo de Cristo en la tierra, al que tienen que incorporarse totalmente todos los que de alguna manera pertenecen ya al Pueblo de Dios."

Por tanto, nada ha cambiado desde que se pronunció aquella sentencia, repetida en el Catecismo : ¨Fuera de la Iglesia Católica, Apostólica, Romana, nadie puede salvarse, como nadie pudo salvarse del diluvio fuera del arca de Noé, que era figura de esta Iglesia¨. ( CMSPX)

Esta verdad de fe tan básica, ha sido silenciada, por acción u omisión. He aquí el motivo del alejamiento de tantos fieles. El secularismo y el modernismo, frutos de la Reforma, fueron extendiéndose poco a poco, dentro del catolicismo, provocando no solo la apostasía formal de muchos católicos, sino otra mucho peor, definida por Juan Pablo II como una ¨apostasía silenciosa".

Esta última, altera la identidad católica, incorporando al catolicismo pensamientos, principios, y costumbres propios de la Reforma. De allí provienen por ejemplo, la desobediencia al Romano Pontífice, el abandono de la confesión sacramental, el menosprecio de la liturgia o el secularismo de clérigos y religiosos.

"Con todo, el espíritu protestante, que es espíritu de desaforada libertad y de oposición a toda autoridad, no dejó de difundirse, y se alzaron muchos hombres que, hinchados con una ciencia vana y orgullosa o enseñoreados de la ambición y del interés, no dudaron en forjar o dar aliento a teorías trastornadoras de la fe, de la moral y de toda autoridad divina y humana. " ( CMSPX )

¿No es acaso este ¨espíritu protestante¨ al que se refería San Pío X, lo mismo que el ¨relativismo¨ del que habla Benedicto XVI? Simplemente parecen haber cambiado las palabras para titular un mismo mal que se levanta en contra de la Verdad.

El entonces Cardenal Ratzinger, afirmaba en 1996: "El relativismo se ha convertido en el problema central de la fe en la hora actual. " (Conferencia en el encuentro de presidentes de comisiones episcopales de América Latina para la doctrina de la fe, celebrado en Guadalajara, Mexico). En 2006, siendo ya Sumo Pontífice, se expresaba así, en la Misa celebrada en Varsovia: " Como en los siglos pasados, también hoy hay personas o instituciones que haciendo caso omiso de la tradición de la Iglesia pretenden falsificar la palabra de Cristo y erradicar del Evangelio la verdad, que consideran demasiado incómoda para el hombre moderno. Se intenta dar la impresión de que todo es relativo y que la verdad de la fe depende de la situación histórica y de la valoración humana. Pero la Iglesia no puede hacer callar el Espíritu de la verdad.

Así es como los falsos pastores confunden a tantas almas, con ideas propias, ocultando la tradición y la doctrina de la Iglesia. Esto resulta aún más terrible, siendo que muchas veces, la inducción a doctrinas extrañas a la Fe, se produce gracias a la omisión voluntaria y deliberada de aquellos que deberían ser maestros de Verdad.

Merced a la ausencia de una auténtica y consistente catequesis y al empobrecimiento de los medios de formación, no será difícil encontrar hoy entre los fieles católicos, muchos que desconozcan realidades como el Purgatorio, o incluso nieguen la Presencia Real de Jesucristo en el Santísimo Sacrament. Cuestiones, que no hace tanto tiempo, eran verdades de perogrullo para cualquier católico con una formación básica, parecen ahora arcaicas y peregrinas.

Los Papas de todos los tiempos no han dejado de advertir sobre el peligro de las desviaciones doctrinales. Con su autoridad, que les viene de Jesucristo, trataron de preservar la pureza de la Fe, desenmascarando la herejías que solapadamente pretendíeron enquistarse en el seno de la Iglesia.

Es así como el cristiano que no deje de oir la voz del Papa y de resguardarse en el Magisterio y la Tradición, no caerá jamás en el error. Todo lo que contraríe estos baluartes, debe ser desechado sin más. ¡Cuantos cristianos no se habrían condenado si hubiesen aplicado este simple criterio!

El Catecismo de San Pio X, expresa: "El Protestantismo o religión reformada, como orgullosamente la llaman sus fundadores, es el compendio de todas las herejías que hubo antes de él, que ha habido después y que pueden aún nacer para ruina de las almas. "

Roguemos a María Santísima, Triunfadora de todas las herejías, que proteja la Iglesia.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

sábado, 28 de julio de 2012

"Pro multis". La traducción del papa gana consensos

de Sandro Magister


jpg_1350295

 

Ha ordenado traducir "por muchos" en vez de "por todos", contra el parecer de los obispos italianos. Pero ahora, precisamente en Italia, dos estudiosos de la Biblia y de la liturgia dan la razón a Benedicto XVI, aunque con algunas diferencias.

 

Con su carta a los obispos alemanes del pasado 14 de abril, Benedicto XVI quiso decir una palabra definitiva sobre la traducción de la expresión latina "pro multis" en la consagración del cáliz:

> ¿"Por muchos" o "por todos"? La respuesta justa es la primera

En efecto, después del Concilio Vaticano II, en gran parte de las traducciones del misal romano en las distintas lenguas, el "pro multis" se había traducido como "por todos", con una tergiversación interpretativa.
Y las continuas llamadas de la congregación para el culto divino a una traducción más literal de las palabras de Jesús en la última cena – en los Evangelios de Mateo y de Marcos – han sido poco obedecidas.
En estos últimos años, sin embargo, las nuevas traducciones del misal puestas en marcha por algunos episcopados han restablecido en varios países el "por muchos".
Ha sido así, por ejemplo, en los Estados Unidos, a partir del Adviento de 2011: "for many". Y está a punto de suceder lo mismo en Alemania: "für Viele".
En Francia la traducción utilizada actualmente es: "pour la multitude".
¿Y en Italia?
En la Iglesia italiana, que tiene en el papa al obispo de Roma y su primado, el episcopado ha transmitido al Vaticano para la "recognitio", es decir, para el control y la autorización final, una nueva traducción del misal que mantiene todavía el "por todos".
Fue, efectivamente, esta la traducción deseada por la aplastante mayoría de los obispos italianos cuando fueron convocados en noviembre de 2010 para votarla.
De los 187 votantes, sólo 11 optaron por el "por muchos". Otros 4 dijeron que preferían la versión "por la multitud". Con la excepción de un voto en blanco, los restantes 171 votaron para mantener el "por todos". A su juicio, abandonar esta tradición habría podido desorientar a los fieles, sembrando dudas sobre la verdad de fe que la salvación se ofrece a todos sin excepción.
También el papa Joseph Ratzinger, en su carta a los obispos alemanes, ha dicho que es consciente de este riesgo. Efectivamente, ha pedido que el "por muchos" de la consagración se explique de forma adecuada a los fieles, preparándoles para su recuperación en los países donde ésta está a punto de cumplirse, si no por voluntad de los obispos, por orden de la Santa Sede.
Italia es uno de estos países.
Y la novedad de este verano en Italia es que ya se ha puesto en marcha una profunda discusión sobre la traducción del "pro multis", en dialogo crítico también con las tesis de Benedicto XVI en su carta a los obispos alemanes, pero llegando a soluciones que comparten la sustancia.
*
Los estudiosos que han intervenido recientemente sobre este tema son Francesco Pieri, sacerdote de la diócesis de Bolonia y docente de liturgia, de griego y de historia de la Iglesia antigua, y Silvio Barbaglia, sacerdote de la diócesis de Novara y docente de exegesis del Antiguo y del Nuevo Testamento.
El primero, Pieri, está a punto de publicar un libro sobre este argumento, editado por Ediciones Dehoniane de Bolonia, con prefacio del teólogo Severino Dianich, y ha anticipado las tesis en este artículo aparecido en la revista "Il Regno":
> "Per una moltitudine". Sulla traduzione delle parole eucaristiche
Pieri critica a Benedicto XVI allí donde éste sostiene – en la carta a los obispos alemanes, pero también en el segundo volumen de su "Jesús de Nazaret" – que ya no hay consenso exegético sobre la interpretación de 'muchos' como semitismo que equivale a 'todos', y que la eucaristía tiene un radio de acción diferente respecto a la muerte en la cruz de Jesús. Según el papa, de hecho, "el alcance del sacramento es más limitado: alcanza a muchos, pero no a todos". Alcanza, por lo tanto, a la concreta comunidad celebrante ("por vosotros") y a la Iglesia en su conjunto ("por muchos"). La Iglesia que a su vez ha sido llamada para ser luz y levadura de salvación "por todos".
Comenta Pieri:
"A la interpretación propuesta no le falta sugestión, pero al mismo tiempo levanta fuertes reservas. La primera de todas es la de separar excesivamente, restringiéndolo, el rito eucarístico de la muerte redentora".
Pero en el momento de sacar conclusiones, Pieri se encuentra cercano a las sostenidas por Benedicto XVI.
Pieri comparte la exegesis de la palabra hebrea "rabbim" hecha por Albert Vanhoye, el gran biblista que Benedicto XVI ha nombrado cardenal, según el cual ésta significa sencillamente "un gran numero", sin especificar si éste corresponde o no a la totalidad.
De este modo, prosigue:
"En el caso del 'pro multis' consideramos que existe una solución para acercarse a la letra de la fórmula sin traicionar el sentido. Está representada por la acertada traducción del misal francés, 'pour la multitude', que podría adoptarse en italiano sin dificultad y probablemente también en las otras lenguas romances: 'por la multitud' o, si se prefiere, 'por una multitud'. Una traducción así, más cercana a la letra del misal romano de la que está actualmente en uso, ayudaría a entreabrir a un mayor número de fieles el corazón mismo de esta oración eucarística, con la cual, durante más de un milenio y medio, Occidente ha celebrado la misa, profesando la propia fe y alimentando la propia devoción".
*
Por otra vía, también el otro estudioso que ha intervenido sobre el tema, Silvio Barbaglia, llega a una propuesta parecida a la de Pieri.
Barbaglia ha publicado su intervención en la revista "Fides et Ratio" del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Romano Guardini" de Taranto.
Confiesa que su intención inicial era mostrar la mayor plausibilidad de la versión "por vosotros y por todos", pero que invirtió radicalmente su "prejuicio" durante la investigación.
Este es el texto integro de su ensayo, muy agudo cuando cruza el análisis de los textos bíblicos con el de los textos litúrgicos:

> "Per tutti" oppure "per molti"? Un'alternativa infeconda

Barbaglia muestra como el "adjetivo 'muchos' lleva en sí una naturaleza 'in-definida', funcional para abrir en términos universales 'ex parte Dei' el destino del don salvífico".
De este modo concluye:
"Si las palabras de la consagración del cáliz afirman que el destino de la nueva y eterna alianza en su sangre está dirigido contextualmente a los comensales de la celebración ('por vosotros') y universalmente a muchos otros ('por muchos') cuya identidad no se nos da a conocer porque sólo Dios la conoce, creo que la expresión literal más correcta que expresa el sentido innovador dado por la redacción litúrgica sea: 'por vosotros y por las multitudes'.
"Pero la expresión 'pro multis' podría también expresarse con dos términos en lugar de uno: a través de un sustantivo que expresa la idea de la multitud, acompañado por un adjetivo que subraye la dimensión 'in-definida'. El adjetivo de la lengua italiana – proveniente de la lengua latina – que mejor expresa todo esto es 'inmenso', que significa 'sin medida': exactamente la dimensión de aquello que no está delimitado o definido. El resultado del análisis aquí llevado a cabo sería, por lo tanto, el siguiente: 'Tomad y bebed todos de él, porque este es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por multitudes inmensas, para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía'".


__________


No es la primera vez, con esta disputa sobre el "pro multis", que el biblista Silvio Barbaglia se confronta con Benedicto XVI.
Su último libro lo hace intuir ya desde el título:

S. Barbaglia, "Il digiuno di Gesù all'ultima cena. Confronto con le tesi di J. Ratzinger e di J. Meier", Assisi, Cittadella, 2011.

En este libro Barbaglia sostiene dos tesis. La prima es que la última cena de Jesús fue verdaderamente una cena pascual según el calendario de las fiestas judías (al contrario de cuanto ha sostenido Benedicto XVI en el segundo volumen de su "Jesús de Nazaret"). La segunda es que en esa última cena Jesús  decidió abstenerse de comer el alimento pascual: ayunó para estar en medio de sus discípulos como "el que sirve".
__________
Traducción en español de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares, España.

 

Fuente: http://chiesa.espresso.repubblica.it

La infancia de Jesús según Ratzinger

 

El nacimiento de Jesús

 

Vacaciones de trabajo para el Papa teólogo, que termina su tercer libro sobre el Nazareno. Todavía no se sabe cuándo será publicado.

En la tranquilidad de Castel Gandolfo, sin audiencias y con muy pocos compromisos públicos, Benedicto XVI está trabajando en el tercer volumen sobre Jesús de Nazaret, dedicado a los Evangelios de su infancia. Un libro muy esperado que podría salir de la imprenta en Navidad. Desde que era cardenal, Joseph Ratzinger se tomaba el tiempo de las vacaciones para dedicarse al estudio y a la redacción de libros, porque podía permanecer durante horas en su escritorio; hizo lo mismo con los dos voluminosos libros sobre “Jesús de Nazaret” (Rizzoli, 2007) y “Jesús de Nazaret. Desde la entrada a Jerusalén hasta la Resurrección” (LEV, 2011), dedicados a la vida pública de Cristo y a los últimos días, la crucificción y la Resurrección, es decir a los eventos más representativos de la fe cristiana.

Desde el primer volumen, Benedicto XVI anunciaba en el prefacio que «espero con la segunda parte poder ofrecer todavía el capítuli dedicado a las narraciones de la infancia, que, por ahora, he dejado pendientes…». Después, en el segundo volumen, Ratzinger explicaba que esas narraciones de la infancia no podían formar parte de la «intención esencial» de la obra, pero indicaba que quería «tratar de permanecer fiel a mi promesa y presentar sobre tal argumento presentar un pequeño fascículo, que se prevé mucho más que un fascículo, pero de menor dimensión con respecto a las páginas de los otros volúmenes (448 y 348 páginas, respectivamente). Lo publicará la Libreria Editrice Vaticana. La decha dependerá de la extensión de la obra y, sobre todo, de los tiempos de la traducción y de una edición cuidadosa».

La infancia de Jesús es un tema que no había ocupado particularmente las reflexiones teológicas de Ratzinger. Como se sabe, solo dos de los cuatro evangelistas describen las circunstancias del nacimiento de Cristo, situándolo en Belén. El primero, Mateo, citando la tradición familiar de José, incluye el episodio de la visita de los Magos del Oriente, la masacre de los inocentes y la fuga hacia Egipto. El segundo, Luca, retoma la tradición de María y detalla muchos particulares sobre la anunciación, el censo, el viaje de Nazaret, la adoración de los pastores. Además, describe el único episodio sobre Jesús que corresponde a los años de su infancia, cuando María y José pierden de vista, durante el peregrinaje a Jerusalén, a su hijo de doce años, al que encuentran mientras «escuchaba e interrogaba» a los maestros del Templo. Narraciones breves pero esenciales. En cambio, los evangelios apócrifos están llenos de particulares, a menudo milagrosos.

Hay estudiosos que consideran que los Evangelios de la infancia son un anexo con respecto al núcleo central, denso de significados simbólicos. Pero Ratzinger escribió que «para la fe bíblica es fundamental la referencia a eventos históricos reales. No cuenta la historia como un conjunto de símbolos», sino que «se basa en la historia que sucedió sobre la superficie de esta tierra». En muchas ocasiones, Benedicto XVI ha puesto en guardia sobre las presentaciones de un «Jesús tan idealizado que parecería mas bien el personaje de una fábula», y ha recordado que «solo el niño que yace en el pesebre posee el verdadero secreto de la vida».

Los libros del Papa sobre Jesús, además de ser best-sellers mundiales, han suscitado interés y debate incluso en los ambientes universitarios (con los que Ratzinger siempre ha permanecido en contacto), tal y como demuestran los diez congresos sobre el segundo volumen, organizados por diferentes ateneos italianos. Las actas acaban de ser publicadas por la LEV con el título de “Jesús de Nazaret en la universidad” (416 pp., 18 euros).

ANDREA TORNIELLI
CASTEL GANDOLFO

Fuente: Vatican Insider

jueves, 26 de julio de 2012

Por «muchos», no «por todos»

 

 

caliz benedicto

 

El Papa pide que se cambie la traducción de la fórmula para consagrar el pan y el vino, retomando el original «por muchos». Dos expertos en un libro proponen otra solución.

Las palabras que pronunció Jesús durante la última cena para transformar el pan y el vino en su cuerpo y sangre son las palabras más sacras de la liturgia. La sangre, en el texto original griego de los Evangelios, era derramada «por muchos» (en giergo “pollón”), y se tradujo de esa forma al latín: «pro multis». En la reforma post-conciliar, ese «pro multis» latino se tradujo como «por todos».

Ya en 2006, un año después de la elección de Ratzinger, la Congregación para el Culto Divino invitó a las conferencias episcopales a incluir la traducción correcta en las nuevas ediciones de los misales. En muchos países se pasó del «por todos» al «por muchos»: Hungría, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia, e incluso en las Iglesias que celebran la eucaristía en inglés, en las que el «for all» se transformó en «for many».

En Italia se llevó a cabo una elección para tomar una decisión durante la asamblea general de la CEI en Asís, en noviembre de 2010; 171 de los 187 votantes se expresaron a favor de que se mantuviera la traducción «por todos». El motivo principal era que, en ciertas lenguas, la  expresión «por muchos» suena como opuesta al «por todos», como si la llamada universal a la salvación y el sacrificio de Cristo no fuera para todos. Es un don absolutamente gratuito, pero exige el «sí» de quien lo recibe.

En la lengua italiana, particularmente, el cambio podría hacer que se piense en na fórmula más restrictiva, como si el sacrificio de Jesús y la salvación del hombre por su sacrificio no fuera para todos. Una propuesta para solucionar el dilema aparece en el libro del biblista Francesco Pieri, de la diócesis de Boloña, titulado «Per una moltitudine. Sulla traduzione delle parole eucaristiche» (Dehoniana Libri, 48 pp., 4,50 euros).

El estudioso, compartiendo la intención de una fidelidad mayor al texto original, no considera que la traducción italiana «por muchos» sea la mejor solución. Comparte la opinión de los exégetas (como la del biblista Albert Vanhoye, creado cardenal por Benedicto XVI en 2006), según la cual la palabra hebrea «rabbim» que yace bajo el término griego «pollón» significa «un gran número», sin ninguna especificación que haga referencia a la totalidad o no. Pieri propone, pues, que se adopte en el texto italiano la misma solución que han adoptado los obispos franceses: «pour la multitude», o sea «por la multitud» o, incluso, como el título de su ensayo, «por una multitud». Se traduciría de esta forma el texto evangélico con fidelidad y al mismo tiempo se evitaría dar a entender una idea equivocada sobre el alcance universal de la salvación ofrecida por Cristo.

 

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Fuente: Vatican Insider.

jueves, 19 de julio de 2012

Sobre el valor de las conferencias y los artículos... y el silencio

 

 

Yo doy gracias a la Providencia de haber pasado dos años como interno —no como internado— en el Manicomio de Santa Ana de París, lo cual me ha habilitado enormemente a entender al mundo moderno. Según los psiquiatras hay actualmente en Buenos Aires 50.536 locos sueltos, sin contar los que no entran en las estadísticas.
Este hecho simple hace sumamente peligrosas en la Argentina todas las cosas que pueden interpretarse a lo loco, empezando por las Revoluciones y acabando por las conferencias y los artículos. Yo no niego que sea lícito dar una conferencia o escribir un artículo con greguerías o juegos de palabras en una sala de Buenos Aires, donde según el cálculo de probabilidades tiene que haber por fuerza 2 ó 3 de los 50.536. Pero afirmo que hay que tener cuidado exquisito, y estar seguro de que ésa es la misión que uno tiene de Dios; porque de lo contrario puede salir de allí algún taita de los 50.000 con una palabra atravesada, entenderla al revés, sacar un revólver y empezar a tirar tiros al aire.
Hay que inventar o restaurar de nuevo las conferencias en silencio. Las conferencias en silencio son las buenas obras.
No conoce el arte de escribir artículos el que ignora el arte de romper un artículo.
Esta meditación la hice el domingo pasado a la mañana para determinar si debía o no seguir escribiendo artículos. Como ven ustedes el resultado fue otro artículo.

 

http://castellaniana.blogspot.com.ar

El Vaticano evalúa visita de Benedicto XVI a Paraguay

 

Benedykt_xvi-crop1

 

La Santa Sede ya tiene una invitación del gobierno para que el jefe de la Iglesia Católica visite Paraguay el próximo año. Ahora sólo depende del Vaticano evaluar la invitación oficial.

 

El embajador paraguayo ante la Santa Sede, Esteban Kriskovich, se reunió hoy en Mburuvichá Roga con el presidente de la República, Federico Franco. A la salida del encuentro, el diplomático precisó que nuestro país ya cursó la invitación a Joseph Ratzinger.

Benedicto XVI estará el próximo año en Río de Janeiro, entre el 23 y 28 de julio, encabezando las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), y su presencia en la zona facilitaría su traslado hasta el Paraguay.

Kriskovich aclaró que pese a que la invitación ya se cursó, aún no hay respuesta oficial desde la Santa Sede, que analiza varios factores para establecer una visita papal, entre ellas la salud de Ratzinger. “El Santo Padre tiene una edad avanzada, tiene 86 años”, recordó el embajador paraguayo en relación a la posible respuesta del Vaticano. “No tenemos respuesta oficial aún”, aclaró.

De confirmarse esta información, sería la segunda vez que el líder máximo de la Iglesia Católica visite nuestro país. El primero fue Juan Pablo II, en mayo de 1988, quien estuvo tres días en el Paraguay.

 

Fuente

miércoles, 18 de julio de 2012

Mensaje del Sumo Pontífice al Obispo de Ávila

 

mensaje papa

 

En PDF aquí

El giro antropocéntrico

 

 

 

Un aspecto particular del Iluminismo alemán fue de naturaleza genuinamente religiosa. Y constituye una premisa del actual entusiasmo-originado por el vuelco feuerbachiano-  para convertir la teología en una antropología. No pocos podrían ser los nombres para recordar, a modo de ejemplo: M. Mendelsohn (1729-1786),G.E. Lessing ( 1728-1781) y H.S. Reimarus (1694-1768) que en una de sus obras principales, niega la posibilidad de los milagros y de una revelación sobrenatural, declarándose a favor de la sola religión natural, dentro de los límites kantianos de la sola razón.

Lejos de mí no solamente la aseveración, sino también la sospecha que posiciones tan radicales hayan sido formalmente sostenidas por los Padres conciliares, pero no puede negarse una cierta analogía de orientación entre aquellos iluministas y sus actuales epígonos, que, sin ser una verdadera escuela, han formado una corriente caracterizada por la sistemática destitución de todo elemento sobrenatural en el cristianismo, una naturalización del mismo, que es también su banalización.

Estamos frente a un nuevo imperativo categórico: no a todo prejuicio, ninguna dependencia de intervenciones del más allá, inflexibilidad del valor antropológico, es decir de la razón, y lo que a ella se adecua. Se trata de una especia de indebida exaltación de lo criado y sobretodo de lo humano; al respecto, el Vaticano II ha hecho la suya.

Una breve verificación, independientemente de la variedad de los documentos conciliares, no dará resultados unívocos. La autoridad de los documentos tiene una evidente diversidad de importancia; pero ninguno podrá negar que cada uno de ellos aporta su contribución a la erección de un nuevo ídolo: el hombre”.

(Brunero Gherardini, Il Vaticano II- Alle radice d´un equivoco, Lindau, Turín, 2012, pp.183-184)

 

Fuente: http://www.catapulta.com.ar/

Visto en: Info-Caótica

«El renacimiento de la cultura católica es posible y necesario»

ENTREVISTA AL ESCRITOR CATÓLICO CONVERSO JOSEPH PEARCE

 

 

 

El conocido escritor Joseph Pearce explica para InfoCatólica la necesidad que tiene nuestra época hedonista y relativista de una triple apologética de la belleza, la verdad y la bondad. También habla sobre el renacimiento de la literatura católica, el distributismo en los Estados Unidos, la revista de la que es coeditor, un libro que acaba de escribir sobre «El Hobbit» de Tolkien y otro que está escribiendo acerca de su conversión desde el anticatolicismo y el racismo.

 

(Bruno Moreno/InfoCatólica) Joseph Pearce es un famoso escritor inglés afincado en los Estados Unidos, como catedrático de Humanidades en la Universidad Tomás Moro de New Hampshire. En su juventud, fue un ardiente defensor de ideologías de tipo racista y anticatólico, hasta su conversión al catolicismo en 1989. Es autor de numerosos libros traducidos al castellano, en particular biografías y estudios de grandes escritores católicos.

- En cierta ocasión, mencionó que se sentía llamado a la apologética de la Belleza. ¿Qué significa eso?

La apologética de la belleza es una de tres formas de defender la fe católica y llevar a las personas hacia la conversión. Las otras dos formas son la apologética de la bondad y la apologética de la verdad. Expresan lo que los antiguos llamaban lo bueno, lo verdadero y lo bello, que deberían ser vistos por los cristianos como un reflejo de la naturaleza trinitaria de Dios.

La apologética de la bondad consiste en defender la fe y conseguir conversiones a través de una vida de santidad y virtud. Es decir, ganar a otras personas para Cristo y para su Iglesia llegando a ser santo. La apologética de la verdad consiste en defender la fe y conseguir conversiones a través del uso de la razón. La apologética de la verdad lucha en los campos de batalla de la teología y la filosofía. La apologética de la belleza consiste en ganar a otras personas para Cristo y para su Iglesia mostrándoles la belleza de la creación de Dios, a menudo a través de obras de sub-creación, como la literatura, las artes visuales, la música o la arquitectura.

En esta época hedonista y relativista en la que vivimos, la apologética de la belleza resulta a menudo la forma más eficaz de ganar a otras personas para la Fe. El hedonismo odia la santidad y la virtud y desprecia el ejemplo de los santos. El relativismo rehúye la razón objetiva, relegando la argumentación racional al nivel de la percepción subjetiva y sometiendo la verdad a la mera opinión. El hedonismo no responde a la apologética de la bondad, pero puede ser atraído por el poder de la belleza. El relativismo no responde a la apologética de la verdad, pero puede responder a una epifanía de la belleza.  

- Usted se convirtió al Catolicismo desde un agnosticismo culturalmente protestante. ¿Le ayudó la apologética de la belleza en su camino hacia la fe?

Mi camino hacia la conversión estuvo iluminado por las tres modalidades de apologética. Yo admiraba mucho a los santos, como  San Francisco de Asís, que se desposó con la Dama Pobreza para unirse a Jesucristo. Por lo tanto, la apologética de la bondad me llevó hacia la conversión. Leí los argumentos filosóficos y teológicos a favor de la ortodoxia católica y quedé convencido por ellos, en particular en las obras de Santo Tomás de Aquino, San Agustín y otros escritores más recientes, como Karl Adam. Así pues, también pude beneficiarme de la apologética de la verdad, llegando a entender la interconexión inextricable de fe y razón. Al mismo tiempo, también me sentía muy atraído por el edificante edificio de la civilización cristiana, como las grandes obras de arte, música, arquitectura y, especialmente, literatura, en todas las cuales brillaba la belleza de Dios y de su Iglesia. Por lo tanto, pude beneficiarme de la apologética de la belleza. Las tres modalidades de apologética apuntaban únicamente hacia  un todo armonioso: la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica, fundada por Cristo y que forma su Cuerpo Místico a lo largo de la historia.

- Es usted coeditor de la revista Saint Austin Review, una “revista de cultura, literatura e ideas católicas”. ¿Hay un lugar en el mercado hoy para algo así? ¿Cual es la idea de una revista de este tipo?

La revista Saint Austin Review (www.staustinreview.com) intenta educar a los católicos sobre la belleza de la Fe y proporcionarles las armas intelectuales y estéticas que necesitan para evangelizar la cultura a través del poder de la belleza católica y de la bondad y la verdad que contiene. No hay nada igual a Saint Austin Review y, por lo tanto, desempeña un papel crucial en la lucha para anunciar el Evangelio al siglo XXI. Muchos de los mejores escritores católicos han honrado con su presencia las páginas de la revista, incluido el propio Santo Padre que, como cardenal Ratzinger, otorgó a Saint Austin Review los primeros derechos de publicación en inglés de su ensayo “Sobre la catolicidad”. Soy coeditor de Saint Austin Review desde su primer número, hace ahora once años. Lo considero a la vez un honor y una tarea de amor.

- He notado que la revista siempre es visualmente impactante e incluye preciosos ejemplos de arte cristiano. ¿Eso forma parte de su misión?

Sí, sin duda. Una revista que intenta ganar a las personas para la verdad del Catolicismo mostrando su intrínseca belleza tiene que encarnar esa belleza siendo bella en sí misma. La belleza del mejor arte cristiano sigue siendo uno de los testimonios más eficaces de la misión de la Iglesia en el mundo. Ese arte habla por sí mismo y remite a la belleza de la Fe que lo inspiró.

- He oído que este año va a publicarse un libro suyo sobre El Hobbit, de Tolkien. ¿Es cierto?

Sí. Terminé de escribirlo hace unos días. El título provisional es “La peregrinación de Bilbo: El cristianismo en El Hobbit” (“Bilbo’s Pilgrimage: The Christianity of The Hobbit”) y esperamos publicarlo a tiempo para el estreno mundial de la primera parte de la adaptación del libro al cine realizada por Peter Jackson. ¡Es muy emocionante!

- Ha escrito tantos libros que sería imposible hablar de todos. ¿Cuál es su favorito?

Siempre me resulta muy difícil responder a esta pregunta. “Escritores conversos” es un libro que tenía que ser escrito por alguien, así que me alegro de haber respondido a esa necesidad. Sé que ha tenido mucha influencia en la conversión de bastantes personas, lo cual es a la vez gratificante y motivo de humildad. También tengo mucho cariño a mis biografías deRoy Campbell, Oscar Wilde e Hilaire Belloc.

- ¿Cree que es posible que se dé hoy un renacimiento de la cultura católica similar al que se produjo en el Reino Unido en los siglos XIX-XX?

Sí, es posible y ciertamente necesario. El aumento actual del hedonismo y del fundamentalismo secularista es inestable e insostenible y se derrumbará en unas pocas generaciones. Cuando la ascendencia del progresismo comience a desmoronarse y a decaer, el mundo buscará de nuevo las Cosas Permanentes que han dado forma a la civilización a lo largo de los siglos. La Iglesia Católica es la encarnación de esas Cosas Permanentes. Mientras la cultura de la muerte se va suicidando en una orgía de autodestrucción, la Iglesia y la cultura de la vida que representa se levantarán como un fénix de las cenizas o, más apropiadamente como Cristo resucitado.

- Supongo que le habrán planteado muchas veces esto, pero tengo que preguntarlo: ¿Es cierto que Shakespeare era un católico oculto?

¡Sin duda! Al menos es cierto que era católico, aunque no creo que su catolicismo estuviera especialmente “escondido”. En mi libro “Shakespeare: una investigación”, argumento, a partir de los datos que tenemos, que Shakespeare no era un católico secreto u “oculto”, sino que más bien era considerado un católico “sin riesgo”, es decir, su catolicismo era conocido, pero no se consideraba un riesgo para la reina o el Estado.

Al principio, consideré con mucho escepticismo la posibilidad de que Shakespeare fuera católico, pensando que no habría pruebas suficientes para llegar a esa conclusión. Sin embargo, llegué a darme cuenta de que estaba equivocado, porque, de hecho, hay multitud de datos, tanto biográficos como textuales, que demuestran más allá de toda duda razonable el catolicismo del gran dramaturgo inglés.

- Aunque suele asistir a Misa celebrada según la forma ordinaria del rito, es usted un admirador de la forma extraordinaria. ¿Cree que el Papa Benedicto XVI también tenía en mente la apologética de la belleza cuando permitió la celebración de la liturgia antigua en toda la Iglesia?

Sí, él ve la fuerza de su belleza, pero también aprecia la bondad y la verdad que hay en el corazón mismo de la liturgia tradicional. Es bella, pero también está llena de santidad y, teológicamente, expresa perfectamente la ortodoxia de la doctrina católica. Todo católico debería familiarizarse con la bondad, la verdad y la belleza de la liturgia tradicional.

- Usted es defensor del Distributismo de Chesterton. ¿Es difícil defender esas ideas en los Estados Unidos, que podrían considerarse el país capitalista por excelencia en la actualidad?

Muchos norteamericanos se muestran escépticos sobre el poder de las grandes empresas, al igual que sobre el poder de un gran gobierno. Muchos de ellos recelan de la globalización económica y política y de sus consecuencias negativas y destructivas, en particular con respecto a su impacto sobre la economía de los propios Estados Unidos. El deseo de que se reavive y refuerce el gobierno pequeño y local, como alternativa para las políticas de Gran Hermano y un gobierno omnipresente del régimen de Obama, y la necesidad de reavivar un sector privado de pequeñas empresas que contrarreste el poder destructivo de la globalización hacen que la subsidiariedad y el distributismo sean más atractivos que nunca. Es una gran oportunidad de evangelizar la cultura con la sabiduría de la doctrina social de la Iglesia.  

- ¿En qué está trabajando actualmente?

Me han encargado que escriba un libro que describa mi conversión al catolicismo desde unos antecedentes de anticatolicismo y política racista de supremacista blanco. El título provisional del libro es “Una carrera con el diablo: Desde el odio racial al amor racional” (“Race with the Devil: A Journey from Racial Hatred to Rational Love”).

 

Fuente: InfoCatólica

martes, 17 de julio de 2012

El Sacrificio del Altar

 

Pero sobre todo, como ministros suyos, al ofrecer el sacrificio por excelencia, que cada día se renueva -en virtud de una fuerza perenne- por la salud del mundo, nos hemos de poner en aquella misma disposición de alma con que El se ofreció a Dios cual hostia inmaculada en el ara de la Cruz. Si antiguamente, cuando no había sino símbolos y figuras, se requería santidad tan grande en los sacerdotes, ¿qué no habrá de exigirse a nosotros, cuando Cristo mismo es la víctima? ¿A quién no debe aventajar en pureza el que goza de semejante sacrificio? ¿A qué rayo de sol en esplendor la manos que parte esta carne, la boca que se llena del fuego espiritual, la lengua que se enrojece con la sangre que hace temblar? (San Pío X, Haerent Animo, 4)

 

Original: Hallowedground

Visto en http://siervodelaverdad.blogspot.com.es/

lunes, 16 de julio de 2012

Interesante discurso de Monseñor Wadsworth

 

 

 

Mons. Andrew Wadsworth, Director de la Comisión Internacional para la lengua inglesa en la Liturgia,  pronunció el discurso inaugural en la Asociación Americana de Música Eclesiástica en Salt Lake City el 27 de junio.

Dejamos en el siguiente enlace el texto en inglés.

 

Enlace

domingo, 15 de julio de 2012

DOMINGO 7º DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

 

II Clase - Ornamentos verdes

 

   El Espíritu Santo sigue siempre pausadamente, calladamente transformando, divinizando la faz sobrenatural de la tierra. Es sal de la Sabiduría, que sazona al mundo, que purifica las almas, que las madura con sus divinales fuegos para la vida eterna.
   Ese divino Espíritu tiene razón de Don, y entre los Dones el más augusto y preciado es el de Sabiduría, tan solicitado por la Iglesia ya desde estos domingos, y sobre todo en los de agosto, al recordarnos en maitines las figuras de David y de Salomón.

Ambos fueron grandes amantes de la divina Sabiduría, que nos hace sacar gusto a Dios, y enjuiciarlo todo según su certero y sapientísimo criterio: “Esta es aquella Sunamitis tan ferviente que calentaba al anciano David, tan casta que no le incitaba la libídine.” Esta pidió también el joven Salomón como esposa al tomar las riendas del gobierno; ésta finalmente constituirá para los elegidos las delicias del cielo. “Videnti Creatorem angusta est omnis creatura”, al que ve al Creador, dice S. Gregorio, parécele poquita cosa cualquier criatura, charquitos de agua turbia, frente a las aguas vivas de una fuente caudalosa.
   Los pingües frutos de esta celestial Sabiduría hállanse enumerados en la Epístola de hoy; y, en cambio, el fruto y paga del pecado es la muerte, además de la vergüenza y del torcedor de la conciencia que le acompaña y que le sigue.
   Por nuestra vida y por los frutos que rindamos se conocerá qué tal árbol somos (Ev.), pues no está todo en tener buenas palabras, sino en la Sabiduría y cordura, que el Espíritu Santo comunica a los que de É1 se dejan dócilmente guiar, traduciéndose luego en obras buenas y de edificación. “Preciso es, dice S. Agustín, que manos y lengua vayan a la par; y que mientras ésta glorifica a Dios, aquéllas obren.” “Las palabras placenteras y los aires de mansedumbre deben ser evaluados por el fruto de las obras, dice S. Hilario; porque a menudo sucede que la piel de oveja sirve para ocultar la ferocidad del lobo” (3º Noct.).
   Tenemos, pues, en el pacífico Salomón una figura de Cristo, el cual dijo cierto día: “Éste que veis es más que Salomón.” A Él debemos escuchar (Grad.) porque tiene palabras de vida eterna. Él es la sabiduría misma del Padre.
   Pidamos al Señor, mantenga nuestra vida en los caminos de su justicia, aparte de nosotros todo lo nocivo, y nos conceda todo lo saludable (Or.).
   El párroco celebra hoy la misa por sus feligreses.                 

sábado, 14 de julio de 2012

+ Un "documento sufrido"+




Hace un poco más de 40 años, Pablo VI, publicaba la encíclica Humanae vitae, donde nos recuerda el juicio moral de la Iglesia sobre la regulación de la natalidad.

"Un documento sufrido", dijo el Papa al referirse a su encíclica Humae Vitae, la cual se daba en uno de los momentos que definían su pontificado", porque era "imprescindible para la defensa de la vida humana" (29 de junio de 1978).
Cuando el hoy Pontífice Joseph Ratzinger tuvo que hacer su presentación, dijo que la única culpa de Pablo VI fue haber tenido "una idea demasiado grande del ser humano" (1968).


Motivaciones de la Encíclica

¿Por qué Pablo VI, escribe la Humanae vitae? Era el verano del 68 europeo, en el que sonaban los gritos de liberación sexual, en el Mayo francés, y el rugir de las armas revolucionarias que atropellaban naciones enteras. Mientras el Club de Roma organizaba estrategias para combatir la supuesta futura "superpoblación empobrecida" en el mundo, la ONU reconocía la planificación familiar como un derecho humano, pero en el contexto de la difusión de la "pastilla anticonceptiva", descubierta por Gregory G. Pincus unos años antes.

Pablo VI, con su valiente documento, quiere ofrecer a los esposos un secreto: "los principios de la paternidad consciente y éticamente responsable, iluminados por la lectura inteligente y respetuosa de la naturaleza humana, en las sabias leyes del obrar humano".

La encíclica no fu preparada para ser recibida y fue poco difundida después de publicarse. En el contexto del Concilio Vaticano II, algunos crearon falsas expectativas respecto de la moral sexual. Se decía, por ejemplo, que la Iglesia estaba por cambiar su doctrina de la moral conyugal y que el uso de pastillas anticonceptivas para evitar los hijos no iba a ser considerado pecado. Después de la publicación de la encíclica Humanae vitae, algunos teólogos dijeron que Pablo VI no era fiel al espíritu de la nueva moral enfocada por el Concilio, y que volvía a antiguos parámetros ya abandonados en la Iglesia. Otros dijeron que todavía no era una palabra definitiva.

Por otra parte, muchos episcopados hicieron cartas pastorales para sus naciones en las que explicaban los argumentos de la encíclica. También los teólogos, quienes estudiaron el tema a fondo, confirmaron que esta enseñanza de la moral conyugal era la que siempre había enseñado la Iglesia y también el Concilio Vaticano II (cf. Gaudium et Spes, nota n.14).
En el reciente congreso de los 40 años de Humanae vitae, el papaBenedicto XVI dijo que la doctrina moral del Concilio no se contradice con la encíclica de Pablo VI(Sala Clementina, 10 de mayo de 2008).

"Lo que era verdad ayer sigue siéndolo también hoy. La verdad expresada en la Humanae vitae no cambia, más aún, precisamente a la luz de los nuevos descubrimientos científicos, su doctrina se hace más actual e impulsa a reflexionar sobre el valor intrínseco que posee", acaba de decir el Papa.

¿Cómo hay que leer la encíclica? La clave de interpretación de la Humanae vitae es el amor. El amor matrimonial para ser verdadero debe ser respetado en todas sus dimensiones: humana (sensible y espiritual), total, fiel, exclusiva y fecunda (nn. 8-9).

Para entender bien la paternidad responsable se nos pide no separar el amor de la fecundidad (nn. 10-12). Si los esposos se aman y se manifiestan sensiblemente el amor, no pueden positivamente obstaculizar las posibles consecuencias de la procreación (n. 14). Si no están en condiciones de traer un hijo, los actos conyugales deben limitarse a los días en los que la naturaleza los hace infecundos (n. 16). Esta es la libre opción del amor y no la determinista indicación biológica. La naturaleza tiene sus leyes, pero es la persona quien las elige.
Profundicemos en esto. A los hijos hay que traerlos por amor, y por tanto los esposos deben tener relaciones conyugales con amor. Hay que buscar el momento donde la relación conyugal sea respetada en todas sus dimensiones.. Por ejemplo, si los esposos están enemistados, deben encontrar en el diálogo el perdón y la reconciliación. Quizás no sea el momento de demostrarse el afecto con un signo capaz de engendrar vida.

El Creador hizo a la mujer con una fertilidad cíclica y no constante, como el varón. Cuando los esposos, por motivos serios, no pueden traer un hijo, limitan sus relaciones conyugales a los días infértiles y se abstienen en los días fértiles (HV N.16). Cualquier mujer puede conocer con certeza sus cambios hormonales y saber cuándo es fértil. También el esposo debe conocer estos ritmos, para no violentar los tiempos de su esposa y saber esperar con afecto sereno.

El amor conyugal que se cierra a la vida pierde un dimensión esencial. No está diciendo la Iglesia que hay que tener tantos hijos como permita la naturaleza. Hay que tener hijos responsablemente y con generosidad.

Pero hay una diferencia esencial entre usar anticonceptivos y abstenerse en los días fértiles. Usando anticonceptivos, los esposos se hacen dueños del cuerpo y de sus ritmos. El cuerpo pasa a ser algo dominado por la propia voluntad. Así la vida moral pierde objetividad y se vuelve subjetivista e individualista. Respetando los ritmos de fertilidad, se respeta el orden del Creador. En los días infecundos, la naturaleza no permite concebir, pero no los hace infértiles la voluntad humana. La moral es objetiva y asume respetuosamente los mandatos del Creador.

Los caminos condenados por la encíclica como vías de control de natalidad son: el aborto, la vasectomía, la ligadura de trompas, el preservativo, las inyecciones, las pastillas, DIU, espermicidas, capuchón cervical, diafragmas, duchas vaginales, Nort Plant, y todo aquello que se pone libremente para impedir las posibles consecuencias de la procreación (n.14), incluso la interrupción del acto conyugal con el mismo fin.

El tiempo va dando la razón a Pablo VI, quien ya advertía sobre las propuestas facilistas y engañosas del amor humano (n.17), particularmente frente a los adolescentes. Benedicto XVI nos dice que "la doctrina contenida en la encíclica Humanae vitae no es fácil".

Pablo VI advirtió (n.17): a) "el uso generalizado de la anticoncepción llevaría a la infedelidad conyugal y a la degradación general de la moralidad". Sin ser la única causa, sin embargo hay que admitir que el acceso fácil a una "anticoncepción segura" favoreció la revolución sexual. b) "El hombre perdería respeto a la mujer". La pastilla fue vista como una liberación femenina, pero favoreció la agresión masculina. Pablo VI rechaza la explotación sexual de la mujer, y las feministas no se sienten respetadas por la encíclica...c) La anticoncepción sería "un arma peligrosa en las manos de autoridades públicas despreocupadas de la exigencias morales".

Hoy las políticas de control demográfico son parte integrante de casi todos los debates sobre las ayudas a los países extranjeros, y la reducción de la natalidad en el tercer mundo está más centrada en el dominio y poder, que en las soluciones demográficas. d) La anticoncepción llevaría a los seres humanos a creer erróneamente que tienen un señorío ilimitado sobre su cuerpo". Para los ideólogos de la anticoncepción, la fertilidad es como una infección que se debe combatir. ¿No continuará esa actitud cuando falla la anticoncepción? Las motivaciones de la anticoncepción y el aborto tienen el mismo hilo conductor.

La antropología que sustenta la encíclica está escrita en "positivo" y por eso es "fecunda": el cuerpo es bueno, la sexualidad es un don de Dios, los esposos se complementan, los catos conyugales son un bien para los esposos, si son sinónimo de amor. Es un canto a la vida, porque la apertura a un nuevo hijo los hace capaces de participar con Dios de la creación, se alienta a la familia generosa y engendran para el cielo (nn. 7-12). Las naciones que más crecen demográficamente son los países de mayor proyección económica.

Los que escriben en "negativo" son los que esterilizan, inhiben la ovulación, impiden el contacto de los cuerpos con un caucho, no dejan anidar el embrión y lo matan. La que más lo sufre es la mujer. Vacían escuelas, bajan la natalidad, envejecen la población y empobrecen los países. ¿Pueden dar un mensaje más "estéril" los que protestan en contra de la "sexualidad reprimida" de la Humanae Vitae?Alentamos la lectura atenta de esta corta pero significativa encíclica.
Terminamos con las palabras del Papa: "Cuarenta años después de su publicación, esa doctrina no solo sigue manifestando su verdad; también revela la clarividencia con la que se afrontó el problema" (10.05.08).

Pbro. Dr. Jorge A Gandur, con la colaboración del Pbro. Lic. Oscar Bourlot
Publicado en el Semanario Cristo Hoy

Encíclica Humane vitae, de S.S. Pablo VI:

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

viernes, 13 de julio de 2012

Festividad de la Preciosísima Sangre de NSJC en Tucumán

 

Publicamos algunas imágenes de la Santa Misa Tridentina celebrada en la festividad de la Preciosísima Sangre de Cristo, en la capital tucumana.

 

 

 

Fuente: http://sanctemichaelarchangele.blogspot.com.ar

Ordenaciones Sacerdotales en Ciudad del Este

20120713_ordenacion_sacerdotal

Feligresía percibe los cambios en la Diócesis de Ciudad del Este con las ordenaciones sacerdotales.

La Diócesis de Ciudad del Este experimentó en los últimos años y en especial, desde la creación del Seminario Mayor San José un cambio considerable que está siendo constatado por los fieles, quienes manifiestan su alegría por contar con el aumento de sacerdotes que les dan a diario la gracia y constituyen ejemplos de santidad.

 

“Se nota un cambio tremendo con las ordenaciones sacerdotales en la Diócesis, porque ahora tenemos la celebración eucarística cada domingo y en otros días durante la semana”, comentó un miembro de la comunidad Cristo Salvador.

La Eucaristía, alimento de vida eterna, y los demás sacramentos junto con la predicación de la Palabra de Dios constituyen los principales oficios del sacerdote, por lo tanto, aunque no agotan su función en la Iglesia, nunca tienen que ser desplazados por funciones de otro tipo, porque son fundamentales y principales.
“Que Dios y la Virgen nos bendigan con más vocaciones sacerdotales”, expresión de gozoso deseo que brota del corazón de la gente, y que se escucha en ocasión de las ordenaciones que se van realizando en la diócesis.
El aumento de sacerdote significa el aumento de las posibilidades de acceder a la gracia de Dios, y por consiguiente el aumento de la santidad. Los sacerdotes son la mano de Dios por donde llega su gracia a los fieles cristianos y de la que se benefician personas de todo el mundo. Es insustituible la función sacerdotal, por eso debe ser amado y valorado, porque nadie puede hacer lo que hace un sacerdote en virtud de su consagración, es decir, hacer presente a Cristo sacramentalmente en medio de su pueblo y dirigirlo con su misma palabra de salvación.

 

http://diocesiscde.info

 

Comentario: Todos los Sacerdotes recientemente ordenados han aprendido, en el seminario, a celebrar la Santa Misa según la forma extraordinaria del rito latino, conforme lo exhorta el art. 21 de la Instrucción Universae Ecclesiae.

El Paraguay mariano invoca al Papa

 

PARAGUAY RELIGIÓN

Todo el país sueña con el regreso del Pontífice

 

Surge la etapa mariana de Paraguay. El viaje del Santo Padre a Brasil, para la Jornada Mundial de la Juventud en 2013, todavía no está definido y, al lado de la meta de Río de Janeiro, se han planteado otras hipótesis: Chile (región afectada por calamidades naturales), Colombia (en Bogotá se encuentra el Centro de las Conferencias Episcopales latinoamericanas, pero la altitud no sería recomendable) y Panamá (aunque Mesoamérica haya sido meta del último viaje papal al continente). También Paraguay se ha convertido en un destino posible después de la JMJ, porque la OEA (Organización de Estados Americanos) ha suavizado su postura ante el gobierno que cinduce Federico Franco: el secretario general José Miguel Insulza subrayó que se ha vuelto a la normalidad después de las tensiones por el juicio político al presidente de la república.

Paraguay, que es el segundo estado más pobre de América (después de Haití) y se encuentra a una hora y media de Río de Janeiro, necesita las palabras del Pontífice, palabras que vuelvan a situar en el centro de la vida humana la cuestión de Dios. Paraguay se encuentra en el corazón de Sudamérica, terreno fértil para la primera evangelización que llevaron los jesuitas y cuna del catolicismo. Sería muy hermoso imaginar a Benedicto XVI, durante el Año de la Fe, allí en donde los misioneros jesuitas, que evangelizaron a los indígenas (hoy son alrededor de 110 mil) durante los siglos XVI y XVII, crearon ciudades que vivían siguiendo el estilo y el espíritu de las primeras comunidades cristianas.

También es una tierra mariana, con su capital Asunción (la primera diócesis de Sudamérica, dedicada a la virgen y que fue fundada el 15 de agosto de 1737), con sus ciudades Concepción, en el norte, y Encarnación, en el sur. La devoción mariana también se aprecia en el santuario de Caacupé, a donde se dirige más de un millón de fieles cada año, el 8 de diciembre, en peregrinaje para mostrar su fe en una promesa. La historia misma del santuario de Caacupé es muy significativa: en 1600 el indígena José esculpió en madera la estatua de la Virgen que le había salvado. En 2013, Benedicto XVI podría ser recibido por dos presidentes: el actual (Federico Franco, católico, defensor de la vida y cercano al movimiento de Comunión y Liberación) y el que será elegido en abril, pero que tomará posesión en agosto el día de la Asunción, que es cuando el presidente hace su juramento a la nación. A propósito de valores y de principios no negociables: este estado sudamericano (con respecto a sus vecinos Argentina y Uruguay) se ha negado a legislar sobre algunos temas importantes para el Vaticano, como los matrimonios entre las personas del mismo sexo. Es más, la destitución del presidente Lugo fue un suspiro de alivio para la Santa Sede, que estaba preocupada por el eje político entre Bolivia, Ecuador y Venezuela.

La misma presidencia del ex obispo Lugo, que durante su candidatura dividió a la Iglesia local, no habría favorecido la visita de Benedicto XVI. No es ningún misterio que la Conferencia Episcopal hubiera pedido, desde 2011, en ocasión del bicentenario de la independencia, la presencia del Pontífice. Pero también habrá otros dos aniversarios importantes en 2013 para Paraguay: los 25 años de la visita de Juan Pablo II, que según muchos politólogos favoreció la defenestración del dictador Stroessner (al año siguiente), y los también 25 años de la canonización de Roque González de Santa Cruz, sacerdote jesuita (murió mártir en 1628) y primer santo paraguayo: su experiencia se relaciona con el tema de las reducciones, patrimonio histórico y religioso muy apreciado por el estudioso Joseph Ratzinger.

Los paraguayos, en un momento complejo de su vida, necesitan escuchar una palabra de esperanza cristiana y no solo promesas sociales; los jóvenes, en particular, esperan poder acoger, en la tierra de la primera evangelización, el anuncio del evangelista Mateo «id, y haced discípulos a todas las naciones».

 

Fuente: Vatican Insider.

jueves, 12 de julio de 2012

+ Los ornamentos de la Misa rezada +


Los ministros ordenados de la Iglesia Católica tienen especiales ornamentos, cuando realizan las ceremonias litúrgicas. Dichas vestiduras tienen una profunda significación, si se tiene en cuenta el sentido de las oraciones qu el sacerdote y los ministros dicen al revestirse de ellas. Tienen una marcada relación con la Pasión de Nuestro Señor.

El amito es un velo blanco que el sacerdote pasa sobre la cabeza y con el que cubre los hombros. Significa el escudo de salvación; esto es, la confianza en Jesucristo, y nos recuerda el paño con que los soldados cubrieron los ojos del Salvador, para insultarlo. El amito nos recuerda que debemos siempre tener pensamientos puros, combatiendo sobretodo aquellos que nos vienen contra la castidad. Nos recuerda también la modestia de las palabras y el cuidado que debemos tener de no conversar inútilmente en la iglesia.



El alba es una túnica blanca, larga y que desciende hasta los pies del sacerdote. Remite a la túnica blanca con la cual Herodes mandó vestir a Cristo, para decir que era loco. El alba nos recuerda que seremos tildados de locos por el mundo si fuéremos fieles a Nuestro Señor, siguiéndole los pasos y renunciando a las ilusiones de este mundo para alcanzar nuestra recompensa en el Cielo. El hecho de descender el alba hasta los pies significa que debemos perseverar en las buenas obras. Es el símbolo de la pureza que el padre debe tener al rezar la Santa Misa y que los fieles también deben tener al asistir a ella.

El cíngulo es una cuerda con la cual el sacerdote ciñe el alba a la altura de la cintura. Nos remite a los azotes de la flagelación de Nuestro Señor, bien como la cuerda con la cual amarraron a Nuestro Señor para arrastrarlo. Nos recuerda las virtudes de la fortaleza y de la castidad.


El manipulo es un paño que el sacerdote trae en el brazo izquierdo. Su origen está en el hecho de que los filósofos griegos llevaban en el brazo un paño para secar el sudor del rostro cuándo enseñaban en las plazas; bien como en el hecho de que los trabajadores también llevaban un paño en el brazo para secar el sudor del rostro cuando trabajaban. Nos remite a las cuerdas con que ataron las manos de Nuestro Señor. Nos recuerda la autoridad que el sacerdote tiene para predicar la verdad, bien como que debemos trabajar para conseguir el Cielo, haciendo buenas obras. Es un deber del sacerdote no temer ni los sufrimientos ni el trabajo.


La estola es un ornamento que el sacerdote trae en torno del cuello y que cruza sobre el pecho. Nos remite a la Cruz que Nuestro Señor cargó. Ella es el símbolo de la dignidad y del poder del sacerdote, y nos recuerda el respeto que debemos tener para con los padres. El hecho de estar cruzada la estola en el pecho del sacerdote significa también el cambio que los judíos y gentiles hicieron en la crucifixión de Jesucristo, pasando los judíos de la mano derecha a la izquierda y los gentiles de la mano izquierda a la derecha de Dios.

La casulla es un manto abierto de los lados y que el sacerdote pone por cima de todos los otros paramentos. Ornamento de nobleza, es la vestidura real del sacerdote y nos remite al paño rojo con el cual los soldados romanos vistieron a Nuestro Señor, para burlarse (Jn. 19, 1-3). Nos recuerda a virtud de la caridad, que debe animar las nuestras obras y oraciones. Nos recuerda también el yugo de la Cruz de Cristo que asumimos en el Bautismo. Es por eso que generalmente se diseña una cruz atrás de la casulla y por delante la columna de la flagelación.


El sacerdote lleva en sus manos el caliz y la patena, cubiertos con el cubrecaliz, sobre el cual se coloca la bolsa de los corporales.
Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

miércoles, 11 de julio de 2012

El «Cura Brochero», a un paso de ser beatificado

EN OCTUBRE SE PODRÍA ANUNCIAR SU BEATIFICACIÓN

 

 

 

La beatificación del cura argentino José Gabriel Brochero obtuvo ayer (por el 7 Julio) un dictamen favorable, después de que la Comisión de Teólogos del Vaticano se reuniera para analizar el milagro de sanación que se le atribuye al llamado «Cura Gaucho». Resta ahora que la Congregación para la Causa de los Santos pida al papa Benedicto XVI que firme el decreto de su beatificación, hecho que tendrá lugar seguramente el próximo mes de octubre.

 

(La Voz) El obispo de Cruz del Eje y delegado de la Conferencia Episcopal para las Causas de los Santos en la Argentina, Mons. Santiago Olivera, dijo que lo resuelto ayer por la Comisión de Teólogos tiene «gran importancia», y añadió: «Nos queda un paso que es la reunión ordinaria, que posiblemente se realice en los primeros días de octubre, para analizar el proceso canónico. Luego, el prefecto de la Congregación Pontificia para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, lo elevará al Papa para su consideración final».

El de ayer fue el siguiente paso a lo que sucedió el 10 de mayo último, cuando una Junta Médica del Vaticano estudió el presunto milagro obrado por la intercesión del venerable José Gabriel del Rosario Brochero.

La Comisión de ocho teólogos evaluó la relación causa-efecto del milagro, es decir lo que tiene que ver con «qué se ha rezado, cómo se ha rezado y si estuvo bien hecha la oración», cuando se pidió por la sanación que lo llevó a la nominación como beato, y si hubo o no culto público. La Junta manifestó que el hecho no tiene explicación desde el punto de vista médico, es decir, que «supera a la ciencia», con lo que dio el primer paso para beatificar al padre Brochero.

Beatos argentinos

El próximo 17 de noviembre será beatificada la religiosa argentina María Crescencia Pérez en Pergamino de la provincia de Buenos Aires. En caso de prosperar el trámite en el Vaticano, el cura Brochero se convertirá en el octavo beato argentino.

El último fue Ceferino Namuncurá, el primer indígena que alcanzó ese honor, en tanto que los restantes beatos son Laura Vicuña, Artémides Zatti, Nazaria Ignacia March Mesa, María del Tránsito Cabanillas y María Ludovica de Angelis.

Para ser beato, la Iglesia debe «comprobar» un milagro. Una vez dictada la beatificación, se debe demostrar un segundo milagro por su intercesión, ocurrido con posterioridad al primero, para llegar a la santidad.

Un santo local. El padre Dante Simon, vicario judicial de la diócesis de Córdoba, explicó la diferencia entre la beatificación y la santidad. «Si el cura Brochero es declarado beato ya puede estar en los altares, se le puede celebrar misa, o sea es un santo para la Argentina, un santo particular. Cuando se produzca otro milagro y sea San Cura Brochero, será un santo universal para toda la Iglesia como es San Francisco de Asís, Santo Domingo de Guzmán, o sea los santos que se celebran en el calendario de la Iglesia Universal», señaló.

«Esta es una gracia muy grande que se nos concede, en los tiempos en que vivimos para un sacerdote nuestro, que ha vivido en nuestra tierra de Córdoba, que ha llevado una vida tan heroica, un sacerdote que entregó su vida al servicio de los demás y murió por el servicio de los demás, ya que murió luego de haber contraído lepra por atender a esos enfermos. Realmente es una gracia muy grande para los cordobeses y para la Argentina», expresó el padre Simon.

El milagro que logra su beatificación

Presunción. El milagro que se le atribuye a Brochero es la curación de un niño que sufrió un accidente grave en Córdoba, hace 11 años, con paros cardiorrespiratorios serios y prolongados. El chico habría mejorado sorpresivamente tras las oraciones «en favor de la vida» encomendadas al cura Brochero.

Identidad reservada. El Obispado de Cruz del Eje, diócesis que tiene jurisdicción sobre las localidades de Traslasierra donde se desempeñó como pastor Brochero, mantiene en reserva la identidad del niño que fue sanado mediante el milagro invocado al Cura Gaucho. «Para ser prudentes y por respeto a la familia, no decimos quién es. Para nosotros, su vida es un milagro», sostuvo monseñor Santiago

 

Fuente: InfoCatólica