Archivos del blog

domingo, 30 de septiembre de 2012

Un nuevo limosnero para el Papa

 

 

6255670740_7e39446f2a_o

Dentro de poco habrá otro cambio en la Familia Pontificia: en primera posición se encuentra monseñor Guido Pozzo, actual secretario de “Ecclesia Dei”.

La “Familia Pontificia” recibirá a un nuevo miembro dentro de poco: en los próximos días podrían aceptar la renuncia del actual limosnero del Papa, el arzobispo español Félix del Blanco Prieto. En su lugar, Benedicto XVI habría decidido nombrar al actual secretario de la comisón “Ecclesia Dei”, monseñor Guido Pozzo, que en los últimos tres años ha trabajado en el complejo diálogo con la Fraternidad San Pío X fundada por el arzobispo Marcel Lefebvre.

Pozzo, de 1951 y originario de Trieste (Italia), fue ordenado sacerdote diocesano en 1977 y diez años después comenzó a ofrecer sus servicios en la Congregación para la Doctrina de la Fe, que dirigía en aquella época el cardenal Joseph Ratzinger. Fue profesor en la Universidad Lateranense y fue secretario adjunto en la Comisión teológica internacional. Benedicto XVI le nombró secretario de “Ecclesia Dei” el 8 de julio de 2009, día en el que, con el motu proprio “Ecclesiae unitatem”, la comisión que se encarga del diálogo con los lefebvrianos y de las relaciones con las comunidades tradicionalistas pasaba a la jurisdicción de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El limosnero pontificio es un arzobispo que forma parte del personal eclesiástico de la “familia del Papa”, siempre presente durante las ceremonias y audiencias al lado del prefecto de la Casa Pontificia. Su papel comenzó ya desde los primeros siglos de la Iglesia, cuando el diácono o, después, algunos familiares del Pontífice se ocupaban de distribuir las limosnas. En una bula de Inocencio III (1198-1216) se cita el puesto de limosnero, mientras que la Limosnería Apostólica fue instituida por Gregorio X en el siglo XIII. El limosnero tiene dignidad arzobispal y desde los tiempos de León XIII (1878-1902) también se ocupa de conceder las bendiciones apostólicas en pergaminos firmados por él mismo. Todos los ingresos que llegan para los “diplomas” de bendición se usan en la caridad del Papa.

El actual limosnero, del Blanco Prieto (que llegó al Vaticano después de haber servido como nuncio apostólico en diferentes países), hace algunos años contó a “L’Osservatore Romano” cuáles son las funciones de la Limosnería: «Diariamente recibimos pedidos urgentes de personas en dificultad: de enfermos que no pueden pagar el alquiler, las cuentas de la luz y gas; de inmigrantes, de estudiantes, de personas que buscan empleo. A cada uno procuramos llevar un poco de alegría, ofreciendo una señal de caridad, de la presencia y de la atención del Pontífice. Para ser atendidos, los pedidos de ayuda deben tener el visto bueno del párroco. Después de eso, verificamos si la persona o la familia ya recibió algún subsidio, después decidimos el montante de la caridad, que va de 100 a 500 euros. La gran mayoría de los pedidos de ayuda llega de Italia: Actualmente, muchas solicitudes vienen de Italia, enviadas por inmigrantes. En el periodo natalicio se intensifican los pedidos […] los pobres tienen el derecho de hacerse oír, especialmente en este periodo».

 

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Fuente: Vatican Insider

Preocupa al Vaticano congreso sobre la “Teología de la liberación” en Brasil

 

 

COSTA RICA-BOFF-BRAZIL-POPE

 

Será del 7 al 11 de octubre con la excusa de recordar el Concilio Vaticano II. Aunque, en realidad, será una ocasión para afinar la agenda del “progresismo católico”

La Teología de la Liberación de corte marxista no está muerta en América Latina. Aunque sus tesis y eslóganes han evolucionado, esconden los mismos objetivos de siempre: demoler el “pensamiento único romano” y proponer “otra iglesia posible”. Sus exponentes más polémicos se reunirán del 7 al 11 de octubre en Brasil con la excusa de recordar el Concilio Vaticano II. Aunque, en realidad, será una ocasión para afinar la agenda del “progresismo católico”.

En la Santa Sede se encendieron las alarmas y no es para menos. El Congreso Continental de Teología, que será acogido por el Instituto Humanitas Unisinos de la Compañía de Jesús en la localidad brasileña de San Leopoldo, pretende también celebrar los 40 años del libro de Gustavo Gutiérrez “Teología de la Liberación. Perspectivas”. Un texto que fue corregido en muchos de sus pasajes a instancias de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Entre los oradores destacan Jon Sobrino y Leonardo Boff, sobre los cuales se mantienen vigentes las sanciones eclesiásticas por difundir doctrinas contrarias al magisterio de la Iglesia. Pero también otros teólogos de dudosa ortodoxia como Andrés Torres Queiruga, quien –en marzo último- fue invitado por los obispos españoles a aclarar su pensamiento que, en varios aspectos, no puede ser considerado católico.

Aunque los organizadores se han empeñado en sostener que el congreso no busca provocar un “duelo teológico” con El Vaticano, en la práctica será así. Porque iniciará el mismo día de la apertura en Roma del Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización durante el cual Benedicto XVI abrirá el Año de la Fe, en una ceremonia por el 50 aniversario del Concilio.

En estos términos la cita de Unisinos reforzará aún más su carácter disidente. No sólo por una cuestión de fechas coincidentes, sino especialmente por los tópicos sobre los cuales girarán las discusiones de esos días.

La Fundación Amerindia, organismo convocante, incluyó en el programa los temas más defendidos por los movimientos radicales de la izquierda: desde la ideología de género hasta los derechos humanos, de la justicia a la migración, desde el mestizaje a la “relectura liberadora de la historia latinoamericana”, de la economía y la ecología a los sistemas políticos emergentes.

Pese al discreto número de sacerdotes que asistirán a los trabajos, no está programada celebración religiosa alguna. No se previó la misa, ni siquiera el domingo. Tampoco fue considerada una ceremonia ecuménica. Sólo se reservó media hora a un “momento de espiritualidad” dedicado, cada día, a una situación distinta: la “entronización de la Biblia”, “lo ecuménico”, el “testimonio martirial” y “lo indígena”.

El movimiento teológico que dará vida al congreso continental es discreto en sus números y aguerrido en sus postulados. Ninguna de las cuatro reuniones preparatorias al congreso, realizadas durante el 2011 en Guatemala, México, Chile y Colombia, superó la cifra de 300 asistentes. El resultado de las mismas es un prueba de las ideas que se impondrán en San Leopoldo.

Por ejemplo en Guatemala el sacerdote brasileño Ermanno Alegri, coordinador de la agencia Adital, sostuvo “la necesidad de elaborar una agenda teológica para el futuro que nos lleve a abrirnos a un Dios vivo y libre, contrario a la visión de un Dios preso en dogmas, ritos, normas morales y patriarcalismos”. El jesuita Sobrino aclaró: “fuera de los pobres no hay salvación” y “la Iglesia traicionó a Jesucristo”.

En resumen: el encuentro de Brasil será una mezcla entre algunas ideas teológicas, pensamientos eclécticos varios y propuestas culturales variopintas, con una fuerte matriz política. Todo acogido por una institución católica, gestionada por una congregación religiosa cuyo cuarto voto es de fidelidad al Papa (los jesuitas).

Una situación que preocupa en la Curia Romana. Como lo confirmó Boff a través de su cuenta de Twitter el 14 de septiembre: “Vistazo a la voluntad persecutoria del Vaticano: presiones para que el congreso de liberación a celebrarse en octubre en el sur no se realice. El Vaticano considera que con los dos documentos (mal) escritos sobre la teología de la liberación enterrarán a los oprimidos. Mientras exista el grito de un oprimido vale luchar por su liberación, inspirada por Cristo liberador. Una Iglesia cínica se vuelve sorda”.

 

ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

 

Fuente: Vatican Insider.

El Arzobispo de Rosario prohíbe las conferencias de Torres Queiruga en un colegio de maristas

CAUSARÍA CONFUSIÓN ENTRE LOS FIELES

 

 

Monseñor José Luis Mollaghan, arzobispo de Rosario (Argentina) ha comunicado al Superior de los Hermanos Maristas en su archidiócesis que ni autoriza ni aprueba las conferencias que el teólogo gallego Andrés Torres Queiruga tenía pensado pronunciar en el colegio de los religiosos. En una carta publicada por el secretario del arzobispado, se recuerda que las enseñanzas del teólogo no son siempre compatible con la fe católica y se lamenta que « mientras nos acercamos a vivir el año de la Fe, se promuevan estos actos que distorsionan la verdadera fe de la Iglesia»

 

Por su interés reproducimos el comunicado del arzobispado de Rosario

 

Acerca de una Conferencia promovida por la Fundación civil Diálogo del señor Profesor Andrés Torres Queiruga en el Colegio Marista de Rosario

 

Rosario, 28 de septiembre de 2012

 

1º. A causa de la invitación de la Fundación Diálogo, que preside el Dr. Ariel Álvarez Valdes, sin autorización para enseñar materias religiosas en su propia diócesis, a una conferencia del Profesor español Andrés Torres Queiruga, a dictarse en el colegio Marista de esta Ciudad, el Arzobispo de Rosario Monseñor José Luis Mollaghan comunica que dicha entidad civil no tiene ninguna autorización para organizar cursos o promover conferencias acerca de la Doctrina católica en un Colegio o en una institución católica de la Arquidiócesis.

Por este motivo, el Arzobispado de Rosario se dirigió oportunamente al Superior de los Hermanos Maristas a cargo de la Comunidad religiosa en Rosario y por su intermedio al Director General del Colegio Marista, haciendo conocer las disposiciones de este Arzobispado y la actitud que causa confusión entre los fieles de permitir estas actividades en el ámbito del Colegio religioso.

 

2º Teniendo en cuenta la Notificación de la Conferencia Episcopal Española (30.III.2012) , y en particular de la Comisión episcopal para la Doctrina de la Fe, sobre los escritos y tesis del Profesor Andrés Torres Queiruga, el Arzobispado de Rosario no aprueba ni autoriza que el referido Profesor dicte conferencias sobre la doctrina católica en la sede de un colegio o institución católica; "dado que sus enseñanzas no siempre son compatibles con la interpretación auténtica que ha dado la Iglesia a la Palabra de Dios escrita y transmitida".

Esto mismo, en particular, se aplica entre otras posiciones suyas, al tema de su exposición acerca de su visión sobre la creación ya que siempre debe tenerse en cuenta la clara distinción sobre el mundo y el creador, y la posibilidad de que Dios intervenga en la historia y en el mundo más allá de las leyes que Él mismo ha establecido (CEE, Not. Nº27).

 

3º Es lamentable que mientras nos acercamos a vivir el año de la Fe, se promuevan estos actos que distorsionan la verdadera fe de la Iglesia; la misma fe "que actúa por el amor y se convierte en un nuevo criterio de pensamiento y de acción que cambia toda la vida del hombre (cf. Rm 12, 2; Col 3, 9-10; Ef 4, 20-29; 2 Co 5, 17)" (Porta Fidei, nº 6).

 

Pbro. Juan Pablo Masramón

Secretario

Arzobispado de Rosario

 

Fuente: InfoCatólica.

 

Desde aquí no podemos menos que agradecer y felicitar a Mons. José Luis Mollahan por defender la Fe Católica.

 

Juventutem Argentina

+ Mes del Santo Rosario +


La Santa Madre Iglesia dedica especialmente el mes de octubre, al rezo del Santo Rosario. Los Sumos Pontífices, han recomendado vivamente esta práctica de piedad y la han enriquecido con numerosas indulgencias.

Millares de almas, a lo largo de los siglos, han recurrido a la Madre de Dios mediante el Santo Rosario, para implorar su intercesión. Infinidad de testimonios, aseguran los milagros obrados y los favores obtenidos por medio de él.

El Santo Rosario parece llegar al mismo interior del Corazón de la Virgen. No podía ser de otro modo, siendo ella misma la autora de esta oración. Ella en persona, le indicó a Santo Domingo de Guzmán como rezarlo. El Rosario, es fruto de amor del Corazón Inmaculado de María.

El Rosario, es asemejado a una corona de rosas que se ofrece a Nuestra Señora. Es, pues una manera simple de honrarla. En una palabra, es un “regalo” a la Virgen Santísima. Pero visto de otro modo, el Santo Rosario, es un “regalo” de ella, para sus hijos. Es el medio poderoso para implorar el auxilio celestial.

¡Que gran amor el de la Virgen!¡Que bondad inmensa! No solo se contenta con interceder por nosotros, sino que hasta nos indica el mejor medio para rogarle. Por decirlo de algún modo, nuestra Señora, en un acto de inmensa humildad, nos ha revelado “su punto débil”. Los recuerdos de los Misterios de la Vida de su Hijo.

María Santísima, desde su aparición a Santo Domingo de Guzmán, no ha dejado de recomendar el rezo del Santo Rosario. En Lourdes y Fátima, ha vuelto a recordárnoslo. El Rosario es sin duda, aquel remedio que una Madre acongojada brinda a sus hijos enfermos por el pecado.

Recemos pues el Santísimo Rosario, sobre todo durante este mes. Desagraviemos el Corazón de Santa María dolorido por nuestros pecados. Roguemos por la conversión de todos los hombres y por la extirpación de las herejías, que no dejan de afligir a la Iglesia de Jesucristo.


Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

Rusia; Putin pretende una ley anti-blasfemia

 

1032650

 

La propuesta de ley será discutida dentro de poco en la Duma

Un nuovo impulso legislativo de Putin con respecto a los delitos de blasfemia y ofensas a la religión. Viene a la memoria inmediatamente el caso de las Pussy Riot y se prefigura como una respuesta al llamado del primer ministro Dimitri Medvedev, que ha invocado mayor clemencia para las tres chicas de la banda, condenadas a dos años de reclusión. En el Código penal aparecerá dentro de poco el artículo 243,1 relativo al «insulto a creencias y sentimientos religiosos de los ciudadanos».

Lo indicó el periódico “Vedemosti”, según el cual la propuesta de ley debería llegar dentro de poco a la Duma estatal. Además, esta propuesta contaría con el apoyo de los cuatro partidos de la cámara baja del Parlamento.

La primera parte del nuevo artículo del Código penal establece sanciones por insultar públicamente cualquier credo religioso, los lugares de culto o los ritos y7 ceremonias. Estos delitos serán castigables con una multa de hasta 300 mil rublos (10 mil dólares), hasta 200 horas de trabajos forzados o con una pena de hasta 3 años de cárcel. La medida hace pensar en la destrucción de cuatro cruces ortodoxas, como reacción al caso de las Pussy Riot.

 

Fuente: Vatican Insider

sábado, 29 de septiembre de 2012

Commemoratio Sancti Michaelis Archangeli

 

66496_439842859391469_1372706825_n

 

Commemoratio Sancti Michaelis Archangeli


PRINCEPS gloriosissime, Michael Archangele, esto memor nostri: hic et ubique semper precare pro nobis Filium Dei, alleluia, alleluia.


V. In conspectu Angelorum psallam tibi, Deus meus.

R. Adorabo ad templum sanctum tuum et confitebor nomini tuo.

DEUS, qui miro ordine, Angelorum ministeria hominumque dispensas: concede propitius ut, a quibus tibi ministrantibus in caelo assistitur, ab his in terra vita nostra muniatur. Per Dominum nostrum Iesum Christum. Amen.

La Santa Sede confirma la remoción de un sacerdote por no respetar las rúbricas de la Misa

por Juanjo Romero

168059_1714386633557_1654927018_1605977_7380899_n

 

El obispo de Belleville (Illinois), Mons. Edward Braxton decidió suspender al P. William Rowe por no seguir las rúbricas e improvisar las oraciones durante la celebración de la Santa Misa, después de recibir durante cinco años continuadas quejas. El sacerdote apeló y el caso pasó a la Congregación del Clero, que ha dictaminado que aunque cometió errores procesales, el Obispo tenía razón en el fondo del asunto.

Sigo el caso desde hace unos meses. Más que una extrañeza local resulta un episodio sobre el que podemos extraer algunas enseñanzas, máxime por la intervención directa de la Congregación del Clero. Ojalá siente precedentes.

El obispo de Belleville (Illinois), Edward Braxton, en el ejercicio de la misión que tiene encomendada –enseñar, santificar y gobernar–, decidió suspender al Padre William Rowe porsaltarse a la torera las rúbricas e improvisar las oraciones durante la celebración de la Santa Misa. No era un hecho puntual, las quejas que recibía el obispo y su actuación pastoral llevaban en marcha más de cinco años.

Con la entrada en vigor de la nueva traducción del Misal para habla inglesa, Braxton aprovechó para recordar a todos los sacerdotes de su diócesis que los fieles tenían derecho a asistir a una misa católica.

En julio fue efectiva la decisión de suspensión, se le retiraba las licencias para administrar sacramentos al sacerdote, ya se le había pedido previamente la renuncia y con el típico jueguecito de que sí pero no seguía con sus creatividades litúrgicas.

El sacerdote apeló y el caso pasó a la Congregación del Clero que ha dictaminado que el obispo había cometido errores procesales, pero que ha hecho bien, que el sacerdote, si quiere, puede irse a otra diócesis:

«siempre y cuando haya reconocido su error y formalmente prometa que se ajustará a los ritos y las rúbricas de la sagrada liturgia establecidos por las autoridades eclesiásticas competentes»

a la vez que confirma que la «remoción» de la parroquia es correcta

La carta del cardenal Mauro Piacenza, prefecto de la congregación, dice además con gran fortaleza:

Los textos litúrgicos no sólo son una fuente fecunda para el alimento espiritual de los fieles, sino que expresan profundamente la comunión de la Iglesia. Cualquier desviación de las normas y textos litúrgicas aprobados constituye un enorme daño a la vida de la Iglesia.

Contra esta resolución vaticana cabe recurso, pero el expárroco ha declinado, dice que no lo volverá a hacer.

Este caso demuestra que cuando un obispo quiere actuar, actúa, y que estos temas son serios. Cinco años de tomadura de pelo se me antojan de una paciencia digna de Job. También que la Iglesia es lo suficientemente garantista como para matizar una decisión desproporcionada (a mi no me lo pareció).

Pero también muestra el papel activo de los parroquianos, que estaban hasta las narices de no poder asistir a una misa católica, que la representación creativa del Padre Rowe no lo era. Y proporcionaron al obispo las denuncias y las pruebas en la defensa de sus derechos.

Desgraciadamente somos testigos de sacerdotes que malcelebran la misa, que se inventan las oraciones y que de nada vale decir nada porque nada se hace al respecto. Ojalá cunda el ejemplo entre sus colegas episcopales, me gustaría que mi obispo interviniese como lo ha hecho el estadounidense, casos no le faltan y conocimiento de los mismos tampoco.

 

Fuente: Infocatólica

Misa Tridentina en el cementerio de Los Papas (video)

 

 

 

 

Misa Tridentina en el cementerio de Los Papas bajo la Basílica de San Pedro.Esta es la capillita situada frente a la cripta de Eugenio Pacelli, su santidad Pío XII. . Vale observar lo pequeño del altar,lo cual hace pensar que se oficia totalmente de memoria,ya que el Misal, tan pequeño como un devocionario,permanece cerrado durante toda la celebración,y las Sacras son inexistentes.

viernes, 28 de septiembre de 2012

La Universidad Católica de La Plata concede el Doctorado "Honoris Causa" al P. Alfredo Sáenz

Dr. padre sáenz 5

La Universidad Católica de La Plata concede el Doctorado "Honoris Causa" al R.P. Dr. Alfredo Sáenz, SJ.

 

Hacían falta buenas noticias y esta es una de ellas. La Universidad Católica Platense, acaba de distinguir a uno de los baluartes del pensamiento católico actual con el grado de Doctor, "en reconocimiento al mérito académico por sus aportes a la cultura católica".
Gana el querido padre Alfredo Sáenz, que ya era Dr. en Teología por la Universidad de San Anselmo en Roma, pero más méritos hace quien ahora reconoce la larguísima y fecunda trayectoria del laureado, no exenta de desaires y persecusiones, en favor de la Iglesia y de la Realeza Social de Jesucristo.
Los que conocemos su fidelidad a la Verdad, su piedad, sobre todo a la hora de la celebración litúrgica, y sus afanes incesantes que lo llevan constantemente, superados ya los ochenta años, a lugares alejados para hacer llegar la íntegra doctrina de Jesucristo a las jóvenes inteligencias, no podemos menos que estar sumamente complacidos y agradecidos por esta distinción que hace justicia.
Si el Gran Canciller de la Universidad, SER Mons. Héctor Aguer, ha tenido algo que ver en esta decisión, como lógicamente debe de ser, le hacemos llegar nuestra gratitud y completo acuerdo.
Esta sedicente Página Católica (aunque algunos digan que no lo es tanto), que mucho le debe al Padre Alfredo Sáenz cuya prédica nos enseña domingo tras domingo, quiere agradecerle todo lo que nos ha brindado en estos años de fecunda actividad apostólica, y extiende a sus lectores la siguiente invitación:

 

 

Dr. padre Sáenz 3

 

Dr. padre Sáenz 4

 

Fuente: Página Católica

+ San Miguel Arcángel +




La devoción y el culto a San Miguel, se remontan al Antiguo Testamento, era él el patrono del Templo, de allí que hoy lo sea de la Iglesia Universal.

La fiesta del 29 de septiembre, hace memoria de la Dedicación de una basílica, levantada  en Roma por Bonifacio I, en honor del Santo Arcángel, a quien desde los primeros tiempos, los cristianos han invocado con insistencia.

El rito tridentino celebra dos fiestas en su honor, y pide su intercesión en cuatro oportunidades durante la celebración de la Santa Misa. A estas, se agrega, en las Misas rezadas, una oración especial prescrita y redactada por el Papa León XIII. Sin dudas, que el pueblo fiel conservó entre sus normas de piedad, el invocar al Santo Arcángel, merced a las tantas oportunidades en que la liturgia lo honraba. Después de la reforma del Concilio Vaticano II, el culto a San Miguel se ha ido olvidando.

Es por ello que desde aquí, no dejaremos de insistir y promover esta devoción. Quienes recurrimos a él asiduamente, podemos dar testimonio de haber experimentado su auxilio. No pedir la valiosa intercesión del Defensor de la Iglesia, resulta un verdadero despropósito. Que pena, que tantos sacerdotes olviden instar al pueblo a honrar a San Miguel. En estos tiempos, tan adversos para la Iglesia, él sería un valioso protector contra el maldito, que no deja de hostigar a la Esposa de Cristo. Sería bueno que los martes, al menos, se pidiera la intercesión del Arcángel. La piedad popular ha dedicado ese día de la semana para honrar a los Santos Ángeles.

Para quienes quieran rezar a San Miguel, existen algunas oraciones que pueden ser útiles. La primera y más conocida es el Santae Michael Arcángele, del Papa León XIII, que puede encontrarse en cualquier Misal o devocionario. Otra oración es la que se encuentra en el Ritual Romano, al principio de del rito de exorcismo. También se puede rezar la Coronilla de San Miguel.

Al final de este artículo trascribimos un breve oración en forma de verso, que podrá aprenderse con facilidad y puede ser recitada en cualquier momento y durante las más variadas ocupaciones.

Escribe el Padre Azcárate en su libro La flor de la liturgia: ¨La devoción a los Ángeles, y aún el culto privado a los mismos, son tan antiguos como la Iglesia. El Arcángel San Miguel, fue el primero y, hasta el siglo IX, casi el único festejado. Mejor dicho sus fiestas eran comunes a todos los Ángeles, como todavía sucede hoy con las existentes. Tal es
el carácter de las dos más celebradas hoy: la del 8 de mayo, que recuerda la aparición en el Monte Gárgano, y la del 29 de septiembre, que festeja la dedicación de una iglesia en la Vía Salaria, en Roma. Esta última es la fiesta clásica del Arcángel y la que celebra la iglesia universal, bajo el rito de primera clase.

Preséntasenos San Miguel, en estas fiestas como el Príncipe de la Milicia celestial, glorioso caballero del Altísimo y Defensor de la Iglesia universal, y como Ángel de la plegaria y de la adoración, que monta la guardia delante del altar y quema allí inciensos y perfumes en áureos turíbulos.¨

Bendito seas Miguel,
que con ardor inaudito
destronaste a Luzbel.
Desde tu alto dosel
protege a la Iglesia santa;
que angustiada a ti levanta,
suplicante su clamor.
Hiere a satán y al error;
que hoy de nuevo se levanta.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Amorth: «El demonio se descontrola de rabia cuando coloco algo que refleja la presencia de la Virgen»

 

bio_amorth

 

Los más de 50.000 exorcismos que ha realizado le convierten en el mayor experto en la materia. A sus 87 años, el padre Gabriele Amorth, exorcista de la diócesis de Roma, alerta de la importancia de que en cada diócesis haya un exorcista.

Una mañana de 1985, el cardenal Ugo Poletti, vicario de Juan Pablo II como obispo de Roma, llamó a un sacerdote paulista nacido en 1925, el padre Gabrielle Amorth, para encomendarle una misión: ser el exorcista de la diócesis de Roma.
En estos veintisiete años, el padre Amorth reconoce haber realizado más de cincuenta mil exorcismos. Por tanto, nadie mejor que él en todo el mundo para explicar qué este ritual del exorcismo, en un momento en el que, en la práctica, está olvidado incluso en el seno de la Iglesia.

 

-Padre Amorth, ¿qué es un exorcismo?

-El exorcismo es una oración pública de la Iglesia que se hace con la autoridad de la Iglesia, porque la hace un sacerdote designado por el obispo; es una oración de liberación del demonio, de su influencia maligna o del mal provocado por él.

 

-En la actualidad hay muy pocos exorcistas, ¿No son necesarios?

-Durante trescientos años la Iglesia ha abandonado los exorcismos. Los motivos son diversos y los explico en el libro Habla un exorcista. Sin embargo, en cada diócesis debe haber uno ¡como mínimo! Pero ¿cómo los va a haber, si la gente no cree en el Demonio, incluso gente de Iglesia, como sacerdotes y obispos? Es necesario saber que el obispo que no proporciona la ayuda espiritual necesaria a un fiel con un problema demoníaco está pecando gravemente.

 

-¿Por qué permite Dios una posesión o un mal demoníaco?

-Hay gente a la que he tratado que va a misa, reza y hace ayuno. Yo les pregunto: “Si no estuvieses poseído, ¿lo harías?”. Y me responden que no. Además, pregunto a los demonios mientras hago este exorcismo: “¿Por qué te empeñas en quedarte? Y me dicen: “No puedo irme porque Dios no me lo permite. Si me fuera de esta persona, se alejaría de los sacramentos, y estando así, acude a Dios y es ferviente su oración”. Luego es posible que para esas personas, esa cruz sea necesaria para su salvación y la de los que comparten esa cruz con ella: su entorno, su familia y sus amigos.

 

Ayuno y oración

-En el Evangelio, Jesús dice que algunos demonios sólo se van con ayuno y oración, pero existen casos en los que el exorcismo dura muchos años, o que incluso no llega a producir nunca esa liberación, aunque se recurra al ayuno y la oración. ¿Por qué?

-Hay ocasiones en que el Señor permite un caso de posesión en el que la persona no llegue a liberarse nunca. Yo los he tratado. El Señor invita a acudir al ayuno y a la oración para expulsar cierto tipo de demonios, porque hay varios. Igual que hay ángeles con diferentes funciones y misiones, con los caídos pasa lo mismo, pues también son ángeles. Pero como digo, en ocasiones nada funciona, ya que Dios lo permite para la salvación de muchas almas, no sólo de la persona poseída, aunque no es normal.

 

-Otra cosa incomprensible es cómo puede comulgar un poseído y que no se dé su liberación, siendo como es la Sagrada Forma el cuerpo vivo de Cristo. ¿Acaso no nos ha dicho la Iglesia que el demonio huye de Cristo como de la peste?

-Es cierto. No se aleja el demonio cuando la persona comulga. Se queda ahí quieto, aunque supongo que tremendamente incómodo. A veces, durante un exorcismo, coloco sobre la cabeza del poseído una forma consagrada y pregunto: “¿Sabes lo que tienes ahí?”.Y contesta: “Sí, está Él”, y ni se inmuta.

Sin embargo, he descubierto algo curiosísimo: el demonio se descontrola en rabia desesperada cuando coloco algo que refleja la presencia de la Virgen, como un escapulario, o si rezo oraciones de la Virgen. ¡A María le tiene un odio impresionante! Entonces sí se revuelve, no lo puede soportar. ¡Huye como de la peste!

 

-¿Por qué?

-Porque se siente profundamente humillado. El saberse obligado a hincar la rodilla ante una mujer, la Madre de Cristo... ¡Ah! No puede con eso. Las oraciones a la Virgen durante un exorcismo son extraordinariamente poderosas a mi favor...

También ocurre con las reliquias que han pertenecido a algunos santos. Yo suelo utilizarlas con mucha frecuencia, porque no las puede soportar. Suele ‘salir’ despavorido por la misma razón: la humillación de la obediencia a la que le obliga Nuestro Señor, que le induce a doblegarse ante un hombre, no ante un ángel o ante Dios mismo: ante un hombre que ha sido santo.

Me ocurre mucho con las reliquias que utilizo del padre Pío de Pietrelcina, a quien tengo especial devoción. Sale huyendo ante las oraciones y las invocaciones que hago sobre él. ¿Sabe que lo conocí siendo yo muy jovencito? ¡Le tiraba de la barba y él se partía de risa! Yo le adoraba, era una persona de una bondad hiperbólica, un hombre de Dios de pies a cabeza. Un gran santo de nuestro tiempo.

 

Objetos de metal
-Usted cuenta que durante los exorcismos un poseído puede expulsar por la boca objetos de metal, cristal y cosas así.

-Es curioso, ocurre a veces. Esos objetos no están dentro de la persona físicamente, se materializan en la boca, al ser expulsados. Los he cogido con mi mano, incluso cuchillas de afeitar. Tengo una caja enorme llena de estos objetos. La guardo para demostrar físicamente lo que ocurre durante la expulsión de un demonio. Es muy difícil de creer, pero están ahí.
Una vez, una persona sobre la que oraba me escupía todo el rato y yo esquivaba sus salivazos como podía. Una de ésas veces, le vi que me iba a escupir y puse mi mano ante su boca. Fue todo muy rápido, pero cogí al vuelo un clavo enorme y estaba seco. No tenía saliva ni nada. Se había materializado en el momento de salir de su boca.

 

-Usted cuenta que una sola sesión de exorcismo puede ser durísima.

-Se necesita una enorme fuerza psicológica para asistir a un exorcismo y no distraerse de la oración con nada, diga lo que diga o haga lo que haga el demonio. La fatiga puede ser muy grande.

 

-¿Cómo nos protegemos para que nunca nos suceda algo así?

-El mejor remedio contra el demonio es la oración y la confianza en la Misericordia. Con oración y siendo fieles a los regalos infinitos de la Iglesia: los Sacramentos. Dios jamás abandona a un hijo fiel. Lo protege, lo ama con locura, lo mima con sus regalos. ¡No debéis tener miedo jamás!

 

-¿Usted no ha tenido miedo nunca?

-El mismo día que me nombraron exorcista me encomendé a la Santísima Virgen. Le pedí que me arropase y me protegiese cada día con su manto materno. Además, tengo una profunda devoción a mi ángel de la guarda, al que me encomiendo cada día y antes de cada exorcismo. Por lo tanto, creo que es el demonio, por la gracia de Dios, el que se echa a temblar cuando me ve aparecer y empiezo a rezar.

 

Juan Pablo II
-¿Es cierto que usted exorcizó junto a Juan Pablo II?

-Le cuento una anécdota de ese impresionante santo. Estaba yo exorcizando a una pobre muchacha joven, a la que llevaba muchos años intentando liberar. El exorcismo esa mañana había sido durísimo y tanto ella como yo estábamos agotados. Entonces nos fuimos los dos a una misa que celebraba el Papa en San Pedro.

Ella estaba tranquila, con unas ganas tremendas de estar en la Misa y de ver al Papa. Todo iba bien hasta que el Papa entró en la basílica, con todos los ropajes, preparado para celebrar. En cuanto esta muchacha le vio, se puso fatal: alaridos, convulsiones, etc. Estaba claro que el demonio no soportaba la presencia de ese hombre tan de Cristo. El Papa la miró lleno de compasión y dio la orden de que la alejaran un poco, pues los gritos que profería y las palabrotas iban a ser un incordio para la celebración.

Cuando finalizó la Misa, el Papa se acercó a ella, que seguía con una inquietud horrorosa. Le impuso las manos, comenzó a orar y la muchacha se puso fatal. Así estuvo el Santo Padre un buen rato, hasta que se calmó un poco. Quizá logró expulsar un par de demonios. El caso es que, agotado, le dijo a su secretario: “Avise al padre Amorth. Que siga él”. Y ahí tuve que seguir yo, que había estado antes no sé cuántas horas con la pobre desdichada sin ningún fruto. Me reí: el Papa no lo sabía.

 

-¿Le obedeció?

-¡Por supuesto! Yo quise muchísimo a Juan Pablo II.

 

Medjugorje
-Hay un elemento muy fuerte en el mundo actual en la lucha contra el demonio, un fenómeno que el Papa Juan Pablo II amaba mucho como ha revelado el postulador de su causa de beatificación, que es el fenómeno de Medjugorje. ¿Qué opinión le merece?

-Medjugorje es un lugar de gran fortaleza contra Satanás. Nuestra Señora dijo en Medjugorje el 14 de abril de 1982: “Dios ha permitido que Satanás ponga a prueba a la Iglesia durante un siglo”, pero añadió que no la destruiría: “Este siglo en el que vivís está bajo el poder de Satanás, pero cuando sean realizados los secretos que os he confiado, su poder se quebrará”.

Estas palabras nos dicen que Satanás está hoy trabajando, pero a la vez que él, también está la Virgen. Ahí están los frutos de Medjugorje. Son ya más de 30 años de buenos frutos y el Evangelio es claro sobre cómo discernir los acontecimientos que suceden. Al árbol se le conoce por sus frutos, y los de Medjugorje son tan claros que a mí me da pena que se ignoren. Incluso creyentes, laicos y consagrados, que sin haber estado si quiera allí, ya tomaron su decisión de rechazarlo. Pero bueno, de lo poco que sabemos de los secretos confiados a los videntes de Medjugorje es que cuando se realicen, el dragón será derrotado y el reino de la luz triunfará.

 

-¿Qué recomienda a una persona que quiera ir al cielo sin pisar el purgatorio y sin saber nada de Satanás?

-Hijo mío, yo también quiero ir al cielo. Agárrate a los sacramentos y sobre todo a la Virgen María. Ella jamás te abandonará.

Fuente: Religión en libertad.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Soldados de Cristo Rey salvan la Catedral

 

 

5

 

El Templo de La Plata quedó indemne por la decidida actitud de católicos autoconvocados.

 

Tal como habían anunciado, las organizaciones abortistas que se reunieron esta fin de semana en la Facultad de Agronomía de la Universidad de la Plata, es decir, que usan fondos públicos para atentar contra la leyes, terminado el "Campamento de Formación en Géneros" que los ocupaba, se dirigieron hacia la Catedral de la Inmaculada Concepción para agraviarla.

Pero al llegar adviertieron que uno de los templos neogóticos más grande de América (112 m), solo superado por la Catedral de Quito (115 m), se hallaba custodiado por alrededor de 30 jóvenes católicos.

Eso bastó para que estos bárbaros, con perdón de Atila, luego de escupir e insultar a gusto por algunos minutos, tuvieran que seguir su marcha, llevando en sus mochilas la carga completa de aerosoles que la valentía y firmeza de estos verdaderos soldados de Cristo Rey les impidiera utilizar. Se tuvieron que conformar con garabatear en la verdad, algunos pocos signos y consignas de la muerte.
Por supuesto, antes de irse, algunas mujeres cumplieron con el ritual que siguen en estos grupos desde hace varios años: mostraron ostensiblemente sus senos; mientras otros fumaban "porros" de marihuana.

La pequeña dotación policial que se encontraba en el lugar, no intervino; se conformó con observar.

Resultó alentador ver a un sacerdote en la primera fila del combate, que fue insultado y escupido. Pero cabe preguntarse: ¿Qué hizo el Arzobispo? ¿No pudo conseguir del Gobierno la colocación de una valla que protegiera su catedral? ¿Por qué el clero de la Plata no es capaz de movilizarse y movilizar a los fieles para defender la Casa de Dios?

¿No saben que tienen que estar a la cabeza del rebaño, y no en sus cómodas dependencias que pagamos los fieles? ¿Qué es lo que esperan?.

Al contrario, a esa misma hora hubo católicos que estaban cerca, manifestándose por la vida, y no fueron capaces de acercarse a la Catedral para ayudar a sus hermanos.

A ellos les queremos recordar estas palabras de León XIII escritas en su encíclica Sapientiæ Christianæ (sobre los deberes de los ciudadanos cristianos):

"Porque en tan grande y universal extravío de opiniones, deber es de la Iglesia tomar el patrocinio de la verdad y extirpar de los ánimos el error; deber que está obligada a cumplir siempre e inviolablemente, porque a su tutela ha sido confiado el honor de Dios y la salvación de las almas.


Pero cuando la necesidad apremia no sólo deben guardar incólume la fe los que mandan, sino que “cada uno esté obligado a propagar la fe delante de los otros, ya para instruir y confirmar a los demás fieles, ya para reprimir la audacia de los infieles”.


Ceder el puesto al enemigo, o callar cuando de todas partes se levanta incesante clamoreo para oprimir a la verdad, propio es, o de hombre cobarde o de quien duda estar en posesión de las verdades que profesa. Lo uno y lo otro es vergonzoso e injurioso a Dios; lo uno y lo otro, contrario a la salvación del individuo y de la sociedad: ello aprovecha únicamente a los enemigos del nombre cristiano, porque la cobardía de los buenos fomenta la audacia de los malos.


Finalmente, a todos es dado oponer y mostrar aquella fortalezaque es propia de los cristianos, y con la cual no raras veces se quebrantan los bríos de los adversarios y se desbaratan sus planes.


Fuera de que el cristiano ha nacido para la lucha, y cuanto ésta es más encarnizada, tanto con el auxilio de Dios es más segura la victoria. “Confiad: yo he vencido al mundo”.


Y no oponga nadie que Jesucristo, conservador y defensor de la Iglesia, de ningún modo necesita del auxilio humano porque, no por falta de fuerza, sino por la grandeza de su voluntad, quiere que pongamos alguna cooperación para obtener y alcanzar los frutos de la salvación que Él nos ha conquistado".

Gracias, soldados de Cristo Rey, que acaban de recibir sobre vuestros rostros el escupitajo de los enemigos de la Iglesia, por darnos el ejemplo generoso de vuestra lucha. ¡Qué Dios los bendiga y los guarde!

 

Fuente: Página Católica.

La Política como forma de testimoniar la verdad

Por Hernán Bressi

 

Hernán Bressi[7]

Aportes y Novedades de la DSI para comprender la política desde Cristo.

 

1. La dignidad arquitectónica de la Política
En los tiempos que corren, se ha producido una desvalorización de la vida política, llegándose incluso al extremo de considerar la concepción del Estado y toda actividad política por parte de los católicos como un pecado, existiendo indefectiblemente, una actitud negativa frente al mundo político. Estas influencias han penetrado muy profundamente en las concepciones del pueblo y la juventud de hoy en día, hasta el punto de que muchas casas de estudios, se hallan, sin excepción, dominadas por la idea de que la comunidad política es una situación artificial, producto del libre convenio del hombre, y no algo que proviene de la misma esencia y naturaleza humana. Por esa razón intentamos acudir al pensamiento aristotélico-tomista y a la DSI para demostrar el reverso de estas concepciones. La coexistencia política es la forma natural de vida del hombre. El hombre es, por naturaleza, un ser social y político, y no puede dejar de ser esto sin dejar de ser hombre. Entonces, la comunidad política presenta un valor ético intrínseco y propio, es decir, tiene una dignidad indiscutible.
En el estudio a que estas líneas sirven como aproximación, la aspiración cardinal de mi pensamiento será intentar enriquecer e iluminar algunos aspectos de la problemática política actual desde la óptica de la DSI apoyándonos en ella para que nos ayude a comprender de un modo más perfecto y pleno, la dignidad trascendente de la persona, desdeñando interpretaciones facciosas, preñadas de adulteraciones ideológicas y de embustes de grueso calibre para pensar la Patria de un modo más integral. En la imposibilidad de interpelar todos los aspectos que perfeccionan al hombre desde la política, quisiera llamar la atención solamente sobre algunas variables que nos parecen de vital importancia para la DSI como la relación con la política como su fuente inspiradora y el papel de los fieles laicos en la vida pública. Mi esperanza es que estos párrafos despierten en quien lo lea, la inquietud por la búsqueda de la verdad, la caridad de la verdad como nos enseña San Pablo. La definición es una necesidad primordial para ubicarnos en tema, como cristianos debemos respetar las esencias de las palabras para no falsificar los hechos, ni caer en el terrible fenómeno de la confusión lingüística. Cristo mismo fue el Logos hecho carne. Las palabras afianzan por su solo oficio esquemas de pensamiento que el hombre hace propio naturalmente. Es un don regalado por Dios a los hombres. Existe un orden y conexión entre palabra – idea y verdad. Para que haya verdad en el discurso, el intelecto debe adecuarse racionalmente a la esencia de las cosas y la palabra debe armonizarse con la idea concebida.
Las palabras respetan las ideas y aquel que no respeta las ideas manipulando el mensaje no ama verdaderamente la verdad. Tomando las enseñanzas de Christifideles Laici definimos a la política como: “… la multiforme y variada acción económica, social, legislativa, administrativa y cultural, destinada a promover orgánica e institucionalmente el bien común”. (CHL, 42). Entiéndase bien: no se trata de exigirle a la DSI que avale un determinado pensamiento político en contra de otro, ni de que tome partido por su contrapuesto u otorgue rango de definición ex catedra a los asuntos meramente terrenos. Se trata, en suma, de tener bien presente, que la DSI “…no es, pues una entre el capitalismo liberal y el colectivismo marxista, y ni siquiera una posible alternativa a otras soluciones menos contrapuestas radicalmente, sino que tiene una categoría propia. No es tampoco una ideología, sino la cuidadosa reflexión del resultado de una atenta reflexión sobre las complejas realidades de la vida del hombre en la sociedad y en el contexto internacional, a la luz de la fe y de la tradición eclesial. Su objetivo principal es interpretar esas realidades, examinando su conformidad o diferencia con lo que el evangelio enseña acerca del hombre y su vocación terrena y, a la vez trascendente, para orientar en consecuencia la conducta cristiana. Por tanto, no pertenece al ámbito de la ideología, sino al de la teología, y especialmente de la teología moral” (SRS, 41).
El hombre es un ser naturalmente imperfecto y potencial tanto moral como intelectualmente, insuficiente en bienes y recursos para el completo desarrollo de su personalidad natural de hombre y sobrenatural de hijo de Dios. Desde que el hombre nace hasta que muere, realiza un progresivo peregrinar de lo sensible a lo inteligible, de lo natural a lo sobrenatural de lo participado al principio frontal de toda perfección para alcanzar la Felicidad y bienaventuranza que es Dios. El Estado lo ayuda a perfeccionarse humanamente y la Iglesia espiritualmente por medio de los sacramentos y su Magisterio. La vida política es un bien en si mismo valioso para el perfeccionamiento del hombre. “…La comunidad política y la sociedad civil, aun cuando estén recíprocamente vinculadas y sean interdependientes, no son iguales en la jerarquía de sus fines. La comunidad política está esencialmente al servicio de la sociedad civil y, en última análisis, de las personas y de los grupos que la componen”. (CDSI, 418)
La consagración a la política es la vida más digna para el hombre-varón; políticos bios como nos enseña Aristóteles. La política ante todo, pero primero en el tiempo no en la natura, sino en las condiciones suponedoras en el orden de ejecución temporal. Es para Santo Tomás siguiendo a Aristóteles que la piensa como ciencia arquitectónica,"…la principal de todas las ciencias prácticas y la que dirige a todas, en cuanto considere el fin perfecto y último de las cosas humanas (pues) se ocupa del bien común, que es mejor y más divino que el bien de los particulares". De lo contrario estaríamos divinizando al Estado, subordinando la teología a la política y restringiendo la dignidad del hombre con elementos de coacción temporal. No intentaremos detenernos a señalar cuáles fueron y son las trascendentales respuestas a las grandes cuestiones metafísicas de la política; pero si indicaremos que los errores teológicos y amorales descienden siempre, por ley infalible del obrar humano en realizaciones políticas subvirtiendo a la operación restauradora del orden natural. En otras palabras, una acción política partiendo de principios teológicos erróneos condiciona sini qua non toda otra acción de orden superior desvirtuando el verdadero fin del hombre y de la sociedad.
El R.P. Santiago Ramírez O.P., es terminante y tajante en esta materia. “…La vida política de cada nación y la del mundo entero será próspera, estable y ordenada cuando los gobernantes y gobernados de todas y cada una estén dotados de sus virtudes respectivas, ajustando escrupulosamente a ellas su conducta; la verdadera vida política no debe ser un nido de intrigas, sino un semillero de virtudes”.


2. La participación de los fieles laicos en la vida política
El tema de la participación política de los católicos como forma de testimoniar la verdad reviste de gran actualidad a medida que la crisis de las ideologías y la descomposición social y política desgarran nuestra patria. La noción de participación principio de orden natural, siempre que se la conciba rectamente, incluyendo las ideas de competencia y de responsabilidad, pues ambas definen los criterios básicos que han de presidir los diferentes grados y modalidades de participación de cada persona en las distintas actividades sociales. Ya Juan XXIII resume claramente la doctrina constante: “…En lo que respecta a la comunidad política, resulta importante que, en todas las categorías sociales, los ciudadanos se sientan cada día más obligados a velar por el bien común”. (MM, 96). También este Sumo Pontífice, en un documento un poco olvidado, “Pacem in Terris”, nos exponía aquella famosa definición de la importancia de la participación diciéndonos: “…Es una exigencia cierta de la dignidad humana que los hombres puedan con pleno derecho dedicarse a la vida pública, si bien solamente pueden participar en ella ajustándose a las modalidades que concuerden con la situación real de la comunidad política a la que pertenecen”. (PT, 73) Existen distintos tipos de niveles que no vamos a profundizar en ello porque no es el objeto de este artículo pero si los nombraremos a la pasada para que el lector pueda conocer de su existencia. Los niveles de participación son: 1. Información, 2. Consulta y 3. Decisión. “…Por otra parte, de este derecho de acceso a la vida pública se siguen para los ciudadanos nuevas y amplísimas posibilidades de bien común. Porque, primeramente, en las actuales circunstancias, los gobernantes, al ponerse en contacto y dialogar con mayor frecuencia con los ciudadanos, pueden conocer mejor los medios que más interesan al bien común, y, por otra parte, la renovación periódica de las personas en los puestos públicos no sólo impide el envejecimiento de la autoridad, sino que además le da la posibilidad de rejuvenecerse en cierto modo para acometer el progreso de la sociedad humanai”. (PT, 74)
Pero existe una debilidad frecuente entre los católicos que realizan sus primeros pasos en las aguas de la actividad política. Es muy común entre los cristianos en su afán de acción caer en pura militancia olvidándose tanto de la vida espiritual como intelectual. El objetivo principal del católico debe ser el de testimoniar la verdad a largo plazo. No buscar frutos inmediatos sino perseverar en la Fe, ser guardián del depósito sagrado del Verbo Encarnado.”…El cristiano que quiere vivir su fe en una acción política concebida como servicio, no puede adherirse, sin contradecirse a si mismo, a sistemas ideológicos que se oponen, radicalmente o en puntos sustanciales, a su fe y a su concepción del hombre. No es licito, por tanto, favorecer a la ideología marxista, a su materialismo ateo, a su dialéctica de violencia y a la manera co¬mo ella entiende la libertad individual dentro de la colectividad, negando al mismo tiempo toda trascendencia al hombre y a su historia personal y colectiva. Tampoco apoya el cristiano la ideología liberal, que cree exaltar la libertad individual sustrayéndola a toda limitación, estimulándola con la búsqueda exclusiva del interés y del poder, y considerando las solidaridades sociales como consecuencias más o menos automáticas de iniciativas individuales y no ya como fin y motivo primario del valor de la organización social” (OA, 26). Su corazón debe tenerlo en la vida eterna pero sus ojos y mentes en la búsqueda del Reinado Social de Cristo. Escribe el Santo Padre Pío XI: “…Si los hombres, pública y privadamente, reconocen la regia potestad de Cristo, necesariamente vendrán a toda la sociedad civil increíbles beneficios, como justa libertad, tranquilidad y disciplina, paz y concordia”. (QP, 17)
El prudente es quién nos debe gobernar, el sabio enseñar y el santo edificar nos señala Santo Tomás. Por esa misma razón, la virtud por excelencia del hombre de gobierno es la prudencia, la virtud de conducir a una sociedad humana perfectamente organizada hacia el Bien Común tanto temporal como sobrenatural.
Por lo tanto para concluir podemos afirmar sin temor a equivocarnos que para los cristianos, la política tiene que ser extensión de nuestra Fe porque tanto en nuestra vida privada como pública debemos regirnos por los principios evangélicos. Nuestro puesto de combate como fieles laicos no está en las sacristías parroquiales. Ni siquiera en los movimientos eclesiales. Nuestra misión evangelizadora se encuentra en los problemas cotidianos de la Patria porque el señorío de la Política se contempla en todos los intereses de la sociedad terrena y bajo este aspecto podemos decir que ninguna otra ciencia humana la supera, salvo la teología. La Política es el campo de misión y evangelización de los laicos para ser testigos de la verdad porque es un desbordamiento de la más perfecta expresión de caridad, que es la caridad Política como nos enseñaba Pío XI y de esta forma debemos considerarla los católicos.

 

Fuente: Catholic.Net

domingo, 23 de septiembre de 2012

+ Arquitectura y cortesía+



La arquitectura moderna carece de decoración; la vida moderna carece de cortesía. ¿Existe alguna relación entre las dos?¿Empiezan las relaciones humanas a carecer de buenos modos cunado los edificios aparecen sin ornamentación? Veamoslo.

La arquitectura moderna es el reflejo de una filosofía de vida. La filosofía básica del mundo contemporáneo es el materialismo o negación del espíritu. Pero si no existe otro mundo por encima del que podemos ver, tocar y analizar científicamente, tampoco puede existir la ornamentación, porque la ornamentación es simbolismo, o comunicación de lo no material a través de lo material. La ornamentación implica otro mundo más allá de éste. El edificio de las Naciones Unidas y los nuevos que aparecen el la Avenida del Parque de Nueva York parecen cajas de zapatos alargadas sobre trípodes. Son puramente "funcionales", porque la única función de una civilización materialista son los negocios y el intercambio de las cosas de este mundo.



Cuando la civilización estaba impregnada de una filosofía más feliz; cuando las cosas que ven consideraban como signos y expresiones externas de las cosas que no se ven, se realzaba la arquitectura con mil decoraciones. Un pelícano alimentando a su cría con sus propias venas simbolizaba el sacrificio de Cristo. La leona alentando nueva vida a sus cachorros muertos, representaba la Resurrección. La zorra asomando su cabeza por una esquina era una advertencia contra las artimañas de Satanás. Nuestro Señor, con motivo de su triunfal entrada en Jerusalén, dijo que si los hombres mantenían sus alabanzas a él, las mismas "piedras hablarían", lo que en efecto hicieron las catedrales góticas. Hoy las piedras están silenciosas, el hombre moderno cree que no existe otro mundo ni otro destino que el de las mismas piedras.

Cuando se pierde la fe en lo espiritual, la arquitectura no tienen nada que expresar o simbolizar. E igualmente, cuando los hombres pierden la convicción de que están dotados de un alma inmortal y que, por consiguiente, vale más que el universo, se produce, naturalmente, una disminución del respeto hacia lo humano. El hombre sin alma es una cosa, y una cosa es para ser usada, no para ser reverenciada. Se convierte en "funcional" como un edificio, una llave inglesa o una rueda. La cortesía, la urbanidad, la gentileza y el trato amable que un mortal debe debe tener para con otro se pierde en cuanto que ya no se considera al hombre como portador dentro de sí de la Imagen Divina.

La suprema dignidad de la persona humana, que es el fundamento de la democracia, es también el fundamento de la cortesía, pero cuando el hombre es una herramienta, no un poco menos que los ángeles, las relaciones humanas carecen de cortesía como el edificio de las Naciones Unidas de ornamentación. Lo que la decoración es para el edificio, la cortesía es para la vida. Un signo y un símbolo de que hay más de lo que se ve y que tras todo intercambio de relaciones humanas va imperceptiblemente ligado un amor que es el reflejo del Amor Divino. El nombre de un amigo pronunciado con reverencia y afecto, es como una piedra de una catedral cantando la gloria de Dios. La urbanidad y el refinamiento sólo pueden florecer cuando existe el sentido de la santidad de la personalidad.


La cortesía no es la condescendencia de un superior con un inferior o un interés autoritario en los asuntos ajenos. Es el homenaje del corazón a la santidad del valor humano. De gracia a la conversación, como el tono de la voz, los ademanes, la respuesta de los ojos y la donosura de los actos revelan que nos dirigimos a alguien con un destino inmortal y por quien Cristo murió. La cortesía nace de la santidad, como la ornamentación nace del sentido de lo santo. Esperemos y veamos si cuando la ornamentación vuelva a la arquitectura, la cortesía vuelve también a los modales.

Tomado del libro "Reflexiones para la vida diaria", de S.E.R. Mons. Fulton J. Sheen (1895-1979), Arzobispo de Nueva York.

Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar

sábado, 22 de septiembre de 2012

La verdadera amistad, don precioso

 

cristoamigo

 

 

"Mucho cavilaron los viejos sabios de antaño, para averiguar cual era la causa por la que alguien ama a alguien como amigo.
Algunos pensaron que la amistad surge en la simpatía de almas que se sienten semejantes; otros dijeron que el hombre tiene por amigo a aquel que sabe distinto y complementario a sí, en armónica trabazón de diferencias.
Pero lo cierto es que el origen de la amistad nunca pudo ser encontrado por los paganos.
Y con razón, pues la causa por la que dos amigos llegan a serlo, no es desanudable y comprensible fuera de las líneas eternas que traza la Biblia.
Por un lado, porque la amistad no es, de ningún modo una elección, una selección, una preferencia de pensadas condiciones o características, donde yo tomo como amigo a quien es de una determinada manera.
Nos basta leer la Sagrada Escritura.
El amigo es alguien que me acontece, que me ocurre, que me pasa en la vida.
No lo elijo, adviene. Como David a Jonatán.
El amigo se ENCUENTRA, dice la Biblia: y se encuentra de la manera más inesperada y única, del modo fortuito con el que alguien puede encontrarse un tesoro: `el que lo encuentra, ha hallado un tesoro´. ( Eclo. 6,14.)
Todo esto quiere decir una sola cosa, y digámosla de una sola vez: el amigo es un don de Dios, un regalo `de arriba´, en el sentido más literal del término: `los que temen al Señor lo alcanzarán´. ( Eclo. 6,16.)
Un solo hombre sobre la tierra pudo elegir e ir al encuentro de los que amaba, para que fueran sus amigos.
Pero, en la mismísima humanidad de ese hombre, Jesús, se hacía manifiesta la soberanía toda del Dios vivo y verdadero: `no sois vosotros los que me elegísteis a mí, sino yo el que os elegí a vosotros´ (Jn. 15, 16). Es lo que dirá a sus discípulos al despedirse, precisamente luego de haberlos llamado sus amigos.
Jesús, este aldeano de Nazaret, tiene una idea de lo que es un amigo.
Para Él un amigo es, entre otras cosas seguras, aquel a quien se puede acudir confiadamente en pedido de lo que sea.
Esto es cosa que hasta le parece que debiera ser evidente para todo el mundo.
En una parábola lo deja transparentar; una parábola que es una pregunta apenas: `¿Quien de vosotros, si tiene un amigo y, acudiendo a él a medianoche, le dice: `amigo, préstame tres panes, porque ha llegado de viaje un amigo mío y no tengo que ofrecerle´, aquel desde adentro, le responderá: `no me molestes; la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo levantarme a dártelos?´. (Lc. 11, 5-7)
Es una pregunta de las que no esperan respuesta, porque todos la saben y sobreentienden: nadie, por más noche que sea, y acostado que esté, y molestias por atenderlo que tuviera por delante, le fallaría a su amigo. Para eso están los amigos..."

 

Fuente: Miguel Cruz, cf. Misterio de la amistad, Tucumán, 1986

William A. Thomas: ‘En Irlanda se podría predicar un poco más fuerte’

 

396079_398954773486387_1418658724_n

 

 

Por José Antonio Varela Vidal

ROMA, viernes 21 septiembre 2012 (ZENIT.org).- En el mes de junio pasado se llevó a cabo en la ciudad de Dublín, Irlanda, el 50° Congreso Eucarístico Internacional, que contó con la presencia del legado especial del santo padre, el cardenal Marc Ouellet. Fue una semana de profunda reflexión sobre el misterio eucarístico, con multitudinarias celebraciones, y marcada también por gestos públicos de perdón ante los errores cometidos en el pasado.
Con el fin de conversar esta vez sobre dicho mega evento, así como para ponerle el “termómetro” a la vivencia actual de la fe en las tierras de san Patricio, ZENIT entrevistó al teólogo laico irlandés William A. Thomas, quien es también consultor de temas especiales sobre su país para dos dicasterios vaticanos.
¿Cómo fue recibido entre los fieles el Congreso Eucarístico celebrado en Dublín?
-William A. Thomas: Fue muy interesante e importante. Se convirtió en una ocasión para que la Iglesia de Irlanda pueda comenzar de nuevo, pues hace tiempo que tenemos problemas. Estamos pasando un momento difícil, ya desde el Concilio Vaticano II.
¿En qué se traducen estos problemas?
-William A. Thomas: Por ejemplo es poca la catequesis que se da en las parroquias, los jóvenes no van a la Iglesia, está el fenómeno del secularismo, las drogas y el alcoholismo, y ya no se reza en las casas. Junto a los problemas sociales y económicos, está también la emigración del país. Creo que sobre todo esto, se podría predicar un poco más fuerte.
Pero el Congreso Eucarístico habrá tenido su efecto, con tanta gente reunida, un legado papal…
-William A. Thomas: Ha sido una buena oportunidad para los que participaron, de escuchar lo que es la Iglesia católica, su universalidad y conocer los componentes que tiene, como son los sacramentos, la catequesis, las devociones. Ha sido una semana de “escuela” para los adultos que quisieron escuchar a una Iglesia madre y maestra.
¿Qué se está haciendo para mantener vivo este espíritu entre la gente?
-William A. Thomas: El Congreso ha dado una nueva oportunidad para estudiar la fe y participar más de la vida de la Iglesia. Pero no es algo que esté terminado, si no está para comenzar de nuevo; yo lo veo como una “primavera” para Irlanda.
¿Y por dónde se debería reavivar esa “primavera” de la fe?
-William A. Thomas: Bueno, ahora tenemos un nuevo nuncio, que es monseñor Charles Brown. Es cierto que entre nosotros hay una crisis de la fe, y el Santo Padre, al nombrar a un obispo proveniente de la Congregación para la Doctrina de la Fe como nuncio apostólico, ha dado una señal especial. Pedimos que progresivamente surjan nuevas vocaciones con mayor capacidad de enseñar, de predicar y trabajar muy fuerte por la Iglesia.
Allí tienen el modelo de san Patricio, ¿no?
-William A. Thomas: Y también de un Bernardino de Siena, para predicar muy fuerte. Porque lo que hay es una inanición espiritual en Irlanda.
¿La nueva evangelización y el Año de la fe, podrían ayudar?
-William A. Thomas: ¡Si!, y quiero decirlo con confianza. Yo he escrito mucho en un periódico católico y lo hablo en la televisión católica. Tengo confianza en nuestra Iglesia de Irlanda, pero en verdad no estamos bien. Tenemos gente que no sabe el catecismo de la Iglesia, hay mucha ignorancia, pero esto no es culpa de todos, ya el papa identificó en su Carta Pastoral cuál es el problema.
¿Cree que el irlandés respondería con una fe renovada a una nueva ofensiva de la Iglesia?
-William A. Thomas: Sí, los irlandeses desde el tiempo de san Patricio son muy fuertes en la fe, pero necesitamos un gran liderazgo que quiera trabajar muy duro por el Señor.
¿Y los laicos no podrían asumir un mayor protagonismo?
-William A. Thomas: En parte sí, pero en Irlanda la estructura de la Iglesia no es abierta para todos como en América. Por ejemplo yo, como laico, solo puedo ayudar escribiendo en los periódicos sobre lo que dice el papa, lo que es el Catecismo, la Nueva Evangelización.
¿Corre el riesgo de desaparecer el catolicismo en Irlanda?
-William A. Thomas: Hay mucho secularismo en Irlanda, y desde los ultimos 20 años, vemos que del 95% que era católico, hoy ha bajado a 42%. Y de este porcentaje, el 67% no cree en la transubstanciación. Según un estudio, la tendencia es que siga bajando…
Nota: En la entrevista publicada ayer al teólogo Thomas sobre diversos temas mariológicos (www.zenit.org/article-43174?l=spanish), se debe aclarar que el Año Mariano de 1954 se celebró con motivo del primer centenario de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción.

Fuente: ZENIT

MONS. AGUER SE REFIRIÓ A SAN JERÓNIMO, MONS. JUAN STRAUBINGER Y LAS TRADUCCIONES DE LA BIBLIA

 

 

aguer1

 

MONS. HÉCTOR AGUER, Arzobispo de La Plata y miembro de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, que esta semana fue uno de los 36 Padres Sinodales designados expresamente por el Papa Benedicto XVI para participar de la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que tiene como tema “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”, y se realizará en el Vaticano, desde el 7 al 28 de octubre, destacó en su reflexión televisiva semanal, en el programa “Claves para un Mundo Mejor” (América TV), que este mes, para la Iglesia, es el mes de La Biblia.

 

Cabe destacar que el nombramiento es una valiosa distinción para el Arzobispo de La Plata pues el Santo Padre nombró sólo 36 Padres sinodales, de los cuales 12 son cardenales, 20 arzobispos y obispos, y 4 sacerdotes. Entre ellos está Mons. Héctor Aguer y otros 7 latinoamericanos, que participarán junto con los obispos que representan a los distintos episcopados del mundo (más datos en www.ucalp.edu.ar).

En su columna televisiva, hoy, manifestó que este mes de septiembre “es conocido en la Iglesia Católica como el mes de la Biblia porque “el 30 de este mes se celebra la fiesta litúrgica de San Jerónimo”, quien “vivió entre los años 340 y 420, orientó la mayor parte de su trabajo personal, como intelectual que era y como sacerdote, al estudio de la Sagrada Escritura”. Y recordó que “el Papa Dámaso, del cual fue secretario, le encargó una versión latina de la Sagrada Escritura que, como ustedes saben, está escrita originalmente en hebreo y en griego. San Jerónimo realizó esa traducción latina que ha pasado a la historia con el nombre de Biblia Vulgata. Por eso la Iglesia venera a San Jerónimo y nos lo propone como patrono en la lectura y en el amor a la Sagrada Escritura”.

 

Señaló que hay dos traducciones hechas en nuestro país: “la llamada “El Libro del Pueblo de Dios”, debida principalmente al trabajo de un sacerdote platense, Mons. Armando Levoratti, y la que elaboró en La Plata Mons. Juan Straubinger, un sacerdote alemán que, él solo, tradujo la Biblia entera, con abundantes notas explicativas muy útiles para una lectura espiritual”.

 

Además explicó que “la Sagrada Escritura es como una carta que Dios nos ha dirigido” y afirmó que nos encontramos “en los libros bíblicos con un despliegue literario y cultural admirable. Desde el punto de vista literario,  artístico, podríamos decir que no hay libro en toda la historia de la humanidad que tenga la belleza y la variedad de la Biblia”.

Además destacó que para los cristianos “tiene un valor superior porque allí encontramos la Palabra de Dios. Por eso en este mes de septiembre la Iglesiaquiere exhortarnos a que hagamos de la lectura bíblica la fuente de nuestra oración, de nuestra meditación, de nuestra reflexión, de nuestro crecimiento en la fe”.

Mons. Héctor Aguer indicó que “para acercarse cristianamente a la Biblia hay que tener en cuenta que esos libros constituyen una unidad. El Antiguo y el Nuevo Testamento están íntimamente vinculados entre sí. San Agustín decía que en el Antiguo Testamento el Nuevo está latente, y en el Nuevo el Antiguo se hace patente”.

Pidió tener en cuenta, al leer la Biblia, “que lo que tratamos de buscar en ella es a Cristo. Siempre buscamos a Cristo: en el Antiguo Testamento porque profecía de Cristo y en el Nuevo porque es expresión, testimonio de Cristo, de su vida, de su muerte y resurrección, de su enseñanza. Allí tenemos entonces la fuente de la más auténtica espiritualidad cristiana”.

Por último comentó que “existen muchos comentarios de la Biblia” con “los comentarios exegéticos, obras que ofrecen explicaciones científicas desde el punto de vista lingüístico, histórico, cultural, etc.; pero lo que nos importa es leerla con el espíritu con que fue compuesta. Es decir invocando al Espíritu Santo para que nos ayude a hacer fructuosa esa lectura y ayudándonos, sobre todo de las notas que ilustran el texto en las ediciones católicas con comentarios doctrinales y espirituales que proceden de la tradición de la Iglesia y especialmente de los Santos Padres”.

 

Visto en Diario Pregón de La Plata

+ Novena a San Miguel Arcángel +


Corona Angélica
(Con las debidas licencias y enriquecida con numerosas indulgencias)


Primera salutaciòn: al primer coro de los ángeles
Por intercesiòn de San Miguel y del celestial coro de los serafines, el Señor nos haga dignos de ser inflamados en perfecta caridad. Asì sea. Padre nuestro y tres Ave Marías.

Segunda salutaciòn: al segundo coro de los ángeles
Por intercesiòn de San Miguel y del celestial coro de los querubines, dígnese el Señor hacernos la gracia de dejar el camino del pecado, y de andar por el de la perfecciòn cristiana. Asì sea. Padre nuestro y tres Ave Marías.

Tercera salutación: al tercer coro de los ángeles
Por intercesión de San Miguel y del celestial coro de los tronos, derrame el Señor en nuestros corazones el espìritu de verdadera y sincera humildad. Así sea. Padre nuestro y tres Ave Marías.

Cuarta salutación: al cuarto coro de los ángeles
Por intercesión de San Miguel y del celestial coro de las dominaciones, dénos el Señor la gracia de dominar nuestros sentidos y corregir nuestras malas pasiones. Así sea. Padre nuestro y tres Ave Marías.

Quinta salutación: al quinto coro de los ángeles
Por intercesiòn de San Miguel y del celestial coro de las potestades, dígnese el Señor proteger nuestras almas contra las asechanzas y tentaciones del demonio. Asì sea. Padre nuestro y tres Ave Marías.

Sexta salutación: al sexto coro de los ángeles
Por intercesiòn de San Miguel y del celestial coro de las virtudes, no nos deje el Señor caer en la tentación, mas nos libre del mal. Así sea. Padre nuestro y tres Ave Marías.

Séptima salutación: al séptimo coro de los ángeles
Por intercesiòn de San Miguel y del celestial coro de los principados, llene el Señor nuestras almas del espíritu de verdadera y sincera obediencia. Asì sea. Padre nuestro y tres Ave Marías.

Octava salutación: al octavo coro de los ángeles
Por intercesiòn de San Miguel y del celestial coro de los arcángeles, concédanos el Señor el don de la perseverancia en la fe y buenas obras, para poder llegar a poseer la gloria del paraíso. Así sea. Padre nuestro y tres Ave Marías.

Novena salutación: al noveno coro de los ángeles
Por intercesiòn de San Miguel y del celestial coro de los ángeles, dígnese concedernos el Señor, que ellos nos guarden en esta vida mortal, y nos lleven luego a la gloria eterna de los cielos. Así sea. Padre nuestro y tres Ave Marías.

Aquí se rezarán cuatro Padre nuestros: el primero a San Miguel, el segundo a San Gabriel, el tercero a San Rafael, y el cuarto al propio ángel de la guarda. Luego se concluye diciendo lo que sigue:

Gloriosísimo príncipe San Miguel, jefe y caudillo de los celestiales ejércitos, depositario de las almas, vencedor de los espíritus rebeldes, servidor de los espíritus rebeldes, servidor de la casa de Dios, y admirable guía nuestro, después de Jesucristo; Vos, cuyo poder y virtud son tan grandes, dignaos librarnos de todo mal a los que recurrimos a Vos con confianza, y haced, con vuestra protección incomparable, que siendo fieles a nuestro Dios, adelantemos en su servicio cada día.

V. Rogad por nosotros bienaventurado protector nuestro San Miguel, príncipe de la Iglesia de Jesucristo.
R. Para que seamos dignos de alcanzar sus promesas.

Oración

Omnipotente y eterno Dios, que por un prodigio de bondad y misericordia para la salvación de todos los hombres, escogisteis por príncipe de vuestra Iglesia al glorioso arcángel San Miguel, haced que seamos dignos, como os lo pedimos, de ser librados, con su bondadosa protección, de todos nuestros enemigos, a fin de que ninguno de ellos venga a molestarnos en la muerte, sino que nos sea dado el ser introducidos por él en presencia de vuestra divina Majestad. Por los méritos de Jesucristo Nuestro Señor. Así sea.