Archivos del blog

miércoles, 1 de febrero de 2012

Ante la ofensiva de Obama, un obispo implanta en cada misa dominical la oración a San Miguel

 

 

Más de 100 obispos católicos de EEUU han salido, uno tras otro, al foro público a protestar por la campaña de Obama contra la Iglesia y la libertad religiosa, pero el discurso del obispo de Peoria es probablemente el más épico.


Por Pablo Ginés/ReL

Por el momento (hasta la noche del martes 31 de enero, hora española) son 115 los obispos norteamericanos que se han pronunciado contra la reforma sanitaria de Obama que obliga a las entidades católicas (y de otras religiones y opciones éticas) a pagar abortos y anticoncepción. (Lista actualizada en CatholicVote).


De ellos, al menos 55 obispos han hecho leer en todas las iglesias de sus respectivas diócesis comunicados de protesta, llamando a los católicos a la acción. El resto han protestado en cartas pastorales, en declaraciones a la prensa o en publicaciones diocesanas o locales.


El discurso del cardenal electo Dolan de Nueva York ha ganado fama por su tono dolido: Obama le había prometido que la norma no afectaría a las entidades religiosas y se siente personalmente engañado y traicionado.


El discurso del arzobispo de Pittsburgh ha hecho historia: "Obama nos ha dicho ´al infierno con vosotros los católicos´", afirma (en español Luis de Antequera prefiere traducirlo como "a la mierda con vosotros", que conserva el toque coloquial, no teológico, de la expresión inglesa).


El discurso más épico
Pero probablemente el discurso más épico ha sido el del obispo de Peoria (y antiguo superior de los religiosos de la Santa Cruz), Daniel R. Jenky, que ha reinstaurado en todos los templos de la diócesis la oración a San Miguel Arcángel, una oración "de guerra" que se usaba en EEUU durante la Guerra Fría para pedir por los cristianos perseguidos tras el Telón de Acero. El mensaje es claro: esto es una guerra (y no solo contra malos políticos, sino contra fuerzas más oscuras) y hay cristianos perseguidos: los católicos de EEUU.


La traducimos por su indudable interés y por ser un ejemplo de épica epistolar, infrecuente hasta ahora en la prosa episcopal moderna.


24 de enero de 2012,


Queridos hermanos y hermanas en Cristo,


En la historia de los Estados Unidos, el viernes 20 de enero de 2012, permanecerá como un momento de enorme peligro para la libertad religiosa. En ese día, la administración Obama anunció regulaciones que requerirían que las instituciones católicas ofrezcan programas con abortifacientes, esterilizaciones y servicios contraceptivos.


Si estas normas se efectuaran realmente, podrían llevar al cierre de cada escuela, hospital y ministerio público de nuestra Iglesia, lo que quizá es su intención subyacente.


Lo que está perfectamente claro es que se trata de un ataque patente contra los derechos de la Primera Enmienda de cada creyente católico. Bajo ninguna circunstancia, sin embargo, nuestra Iglesia abandonará su compromiso firme con el Evangelio de la Vida.


Por lo tanto, llamo a todos los fieles de esta diócesis a que se opongan vigorosamente a este asalto gubernamental sin precedentes contra las convicciones morales de nuestra fe.


Bajo la Constitución [de EEUU] ningún presidente tiene autoridad para requerir nuestra cooperación con lo que consideramos un mal intrínseco y pecado mortal. Debemos, pues, oponernos por todos los medios a nuestra disposición a esta grosera infracción de nuestros derechos como ciudadanos católicos a practicar nuestra religión libremente.


Este país luchó una revolución para garantizar libertad, pero claramente ha llegado el momento de reafirmar nuestros derechos humanos fundamentales. Estoy sinceramente horrorizado de que esta nación que siempre amé haya llegado a este paso radical y lleno de odio, de intolerancia religiosa.


Espero y rezo para que toda la gente de buena voluntad apoye la resistencia basada en la fe de nosotros, sus vecinos católicos.


Aunque son principalmente los laicos los que deben tomar el papel líder en la acción política y legal, como vuestro obispo es mi clara responsabilidad convocar a nuestra iglesia local al combate espiritual y temporal en defensa del cristianismo católico.


¡Tened fe! ¡Tened coraje! ¡Luchad con bravura por lo que creéis! Os commino a que no os dejéis intimidar por políticos extremistas ni por la malicia que los secularistas culturales preparan contra nosotros. Recordad siempre que "Aquel que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo" (1 Juan 4,4).


Hasta que este grave asunto se resuelva favorablemente, pido que cada parroquia, escuela, hospital, Centro Newman y casa religiosa de la diócesis inserte la Oración a San Miguel Arcángel entre las intercesiones generales del domingo, justo antes de su oración conclusiva.


Es el invencible arcángel de Dios quien dirige las huestes celestiales y los enemigos de Dios serán finalmente derrotados. Esta oración deberá anunciarse como "Una oración a San Miguel Arcángel por la libertad de la Iglesia Católica en América".


¡Que Dios guíe y proteja a su Santa Iglesia!


Sinceramente vuestro en Cristo,


Daniel R. Jenky, C.S.C, obispo de Peoria


Una versión en español de la oración a San Miguel Arcángel reza así:

 

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.
Amén."

 

 

http://www.religionenlibertad.com

En plena comunión con la Iglesia, a través de la FSSPX

 

Santa SedeFSSPX-Polônia - Laodicea - Fratres in Unum - En una carta de fecha 25 de noviembre de 2011, el cardenal William Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, reconoció la abjuración del cisma realizada  por elArchimandrita Athenagoras Bogoridi-Liven. El dignatario ortodoxo realizó el acto en el primer domingo de Adviento,ante el obispo Bernard Fellay, superior general de la Fraternidad San Pío X en la abadía benedictina de Bellaigue (Auvernia). En su

carta, el Cardenal Prefecto reconoce la  dignidad eclesiástica del Padre Bogoridi-Anime, a la vez que lo nombra praelatus domésticas, Prelado Doméstico de Su Santidad.

FSSPXMonseñor Bogoridi-Liven tiene 38 años. Nacido en Bulgaria, su familia tiene raíces greco-rusas (su abuelo paterno era de una familia aristocrática griega, y su abuela vino de la aristocracia rusa). Al llegar a la edad adulta, entró en un monasterio del Monte Athos, después recibió las órdenes sagradas en la Iglesia Ortodoxa Griega y pronto recibió el título de Archimandrita. Como académico, se especializó en la liturgia; no sólo es un distinguido estudioso de los ritos orientales, sino también del rito romano; en la Academia Teológica de Moscú, defendió una tesis doctoral sobre las reformas de éste último. Es conocedor de varios idiomas.

Monseñor Bogoridi-Liven reside actualmente en el monasterio benedictino de Nuestra Señora de Bellaigue, ligado a la FSSPX. Fue allí en agosto pasado, donde solicitó al Prior, Dom Placid, ser recibido en el seno de la Iglesia Universal.

 

Fuente: http://fratresinunum.com/