Archivos del blog

sábado, 28 de julio de 2012

"Pro multis". La traducción del papa gana consensos

de Sandro Magister


jpg_1350295

 

Ha ordenado traducir "por muchos" en vez de "por todos", contra el parecer de los obispos italianos. Pero ahora, precisamente en Italia, dos estudiosos de la Biblia y de la liturgia dan la razón a Benedicto XVI, aunque con algunas diferencias.

 

Con su carta a los obispos alemanes del pasado 14 de abril, Benedicto XVI quiso decir una palabra definitiva sobre la traducción de la expresión latina "pro multis" en la consagración del cáliz:

> ¿"Por muchos" o "por todos"? La respuesta justa es la primera

En efecto, después del Concilio Vaticano II, en gran parte de las traducciones del misal romano en las distintas lenguas, el "pro multis" se había traducido como "por todos", con una tergiversación interpretativa.
Y las continuas llamadas de la congregación para el culto divino a una traducción más literal de las palabras de Jesús en la última cena – en los Evangelios de Mateo y de Marcos – han sido poco obedecidas.
En estos últimos años, sin embargo, las nuevas traducciones del misal puestas en marcha por algunos episcopados han restablecido en varios países el "por muchos".
Ha sido así, por ejemplo, en los Estados Unidos, a partir del Adviento de 2011: "for many". Y está a punto de suceder lo mismo en Alemania: "für Viele".
En Francia la traducción utilizada actualmente es: "pour la multitude".
¿Y en Italia?
En la Iglesia italiana, que tiene en el papa al obispo de Roma y su primado, el episcopado ha transmitido al Vaticano para la "recognitio", es decir, para el control y la autorización final, una nueva traducción del misal que mantiene todavía el "por todos".
Fue, efectivamente, esta la traducción deseada por la aplastante mayoría de los obispos italianos cuando fueron convocados en noviembre de 2010 para votarla.
De los 187 votantes, sólo 11 optaron por el "por muchos". Otros 4 dijeron que preferían la versión "por la multitud". Con la excepción de un voto en blanco, los restantes 171 votaron para mantener el "por todos". A su juicio, abandonar esta tradición habría podido desorientar a los fieles, sembrando dudas sobre la verdad de fe que la salvación se ofrece a todos sin excepción.
También el papa Joseph Ratzinger, en su carta a los obispos alemanes, ha dicho que es consciente de este riesgo. Efectivamente, ha pedido que el "por muchos" de la consagración se explique de forma adecuada a los fieles, preparándoles para su recuperación en los países donde ésta está a punto de cumplirse, si no por voluntad de los obispos, por orden de la Santa Sede.
Italia es uno de estos países.
Y la novedad de este verano en Italia es que ya se ha puesto en marcha una profunda discusión sobre la traducción del "pro multis", en dialogo crítico también con las tesis de Benedicto XVI en su carta a los obispos alemanes, pero llegando a soluciones que comparten la sustancia.
*
Los estudiosos que han intervenido recientemente sobre este tema son Francesco Pieri, sacerdote de la diócesis de Bolonia y docente de liturgia, de griego y de historia de la Iglesia antigua, y Silvio Barbaglia, sacerdote de la diócesis de Novara y docente de exegesis del Antiguo y del Nuevo Testamento.
El primero, Pieri, está a punto de publicar un libro sobre este argumento, editado por Ediciones Dehoniane de Bolonia, con prefacio del teólogo Severino Dianich, y ha anticipado las tesis en este artículo aparecido en la revista "Il Regno":
> "Per una moltitudine". Sulla traduzione delle parole eucaristiche
Pieri critica a Benedicto XVI allí donde éste sostiene – en la carta a los obispos alemanes, pero también en el segundo volumen de su "Jesús de Nazaret" – que ya no hay consenso exegético sobre la interpretación de 'muchos' como semitismo que equivale a 'todos', y que la eucaristía tiene un radio de acción diferente respecto a la muerte en la cruz de Jesús. Según el papa, de hecho, "el alcance del sacramento es más limitado: alcanza a muchos, pero no a todos". Alcanza, por lo tanto, a la concreta comunidad celebrante ("por vosotros") y a la Iglesia en su conjunto ("por muchos"). La Iglesia que a su vez ha sido llamada para ser luz y levadura de salvación "por todos".
Comenta Pieri:
"A la interpretación propuesta no le falta sugestión, pero al mismo tiempo levanta fuertes reservas. La primera de todas es la de separar excesivamente, restringiéndolo, el rito eucarístico de la muerte redentora".
Pero en el momento de sacar conclusiones, Pieri se encuentra cercano a las sostenidas por Benedicto XVI.
Pieri comparte la exegesis de la palabra hebrea "rabbim" hecha por Albert Vanhoye, el gran biblista que Benedicto XVI ha nombrado cardenal, según el cual ésta significa sencillamente "un gran numero", sin especificar si éste corresponde o no a la totalidad.
De este modo, prosigue:
"En el caso del 'pro multis' consideramos que existe una solución para acercarse a la letra de la fórmula sin traicionar el sentido. Está representada por la acertada traducción del misal francés, 'pour la multitude', que podría adoptarse en italiano sin dificultad y probablemente también en las otras lenguas romances: 'por la multitud' o, si se prefiere, 'por una multitud'. Una traducción así, más cercana a la letra del misal romano de la que está actualmente en uso, ayudaría a entreabrir a un mayor número de fieles el corazón mismo de esta oración eucarística, con la cual, durante más de un milenio y medio, Occidente ha celebrado la misa, profesando la propia fe y alimentando la propia devoción".
*
Por otra vía, también el otro estudioso que ha intervenido sobre el tema, Silvio Barbaglia, llega a una propuesta parecida a la de Pieri.
Barbaglia ha publicado su intervención en la revista "Fides et Ratio" del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Romano Guardini" de Taranto.
Confiesa que su intención inicial era mostrar la mayor plausibilidad de la versión "por vosotros y por todos", pero que invirtió radicalmente su "prejuicio" durante la investigación.
Este es el texto integro de su ensayo, muy agudo cuando cruza el análisis de los textos bíblicos con el de los textos litúrgicos:

> "Per tutti" oppure "per molti"? Un'alternativa infeconda

Barbaglia muestra como el "adjetivo 'muchos' lleva en sí una naturaleza 'in-definida', funcional para abrir en términos universales 'ex parte Dei' el destino del don salvífico".
De este modo concluye:
"Si las palabras de la consagración del cáliz afirman que el destino de la nueva y eterna alianza en su sangre está dirigido contextualmente a los comensales de la celebración ('por vosotros') y universalmente a muchos otros ('por muchos') cuya identidad no se nos da a conocer porque sólo Dios la conoce, creo que la expresión literal más correcta que expresa el sentido innovador dado por la redacción litúrgica sea: 'por vosotros y por las multitudes'.
"Pero la expresión 'pro multis' podría también expresarse con dos términos en lugar de uno: a través de un sustantivo que expresa la idea de la multitud, acompañado por un adjetivo que subraye la dimensión 'in-definida'. El adjetivo de la lengua italiana – proveniente de la lengua latina – que mejor expresa todo esto es 'inmenso', que significa 'sin medida': exactamente la dimensión de aquello que no está delimitado o definido. El resultado del análisis aquí llevado a cabo sería, por lo tanto, el siguiente: 'Tomad y bebed todos de él, porque este es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por multitudes inmensas, para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía'".


__________


No es la primera vez, con esta disputa sobre el "pro multis", que el biblista Silvio Barbaglia se confronta con Benedicto XVI.
Su último libro lo hace intuir ya desde el título:

S. Barbaglia, "Il digiuno di Gesù all'ultima cena. Confronto con le tesi di J. Ratzinger e di J. Meier", Assisi, Cittadella, 2011.

En este libro Barbaglia sostiene dos tesis. La prima es que la última cena de Jesús fue verdaderamente una cena pascual según el calendario de las fiestas judías (al contrario de cuanto ha sostenido Benedicto XVI en el segundo volumen de su "Jesús de Nazaret"). La segunda es que en esa última cena Jesús  decidió abstenerse de comer el alimento pascual: ayunó para estar en medio de sus discípulos como "el que sirve".
__________
Traducción en español de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares, España.

 

Fuente: http://chiesa.espresso.repubblica.it

La infancia de Jesús según Ratzinger

 

El nacimiento de Jesús

 

Vacaciones de trabajo para el Papa teólogo, que termina su tercer libro sobre el Nazareno. Todavía no se sabe cuándo será publicado.

En la tranquilidad de Castel Gandolfo, sin audiencias y con muy pocos compromisos públicos, Benedicto XVI está trabajando en el tercer volumen sobre Jesús de Nazaret, dedicado a los Evangelios de su infancia. Un libro muy esperado que podría salir de la imprenta en Navidad. Desde que era cardenal, Joseph Ratzinger se tomaba el tiempo de las vacaciones para dedicarse al estudio y a la redacción de libros, porque podía permanecer durante horas en su escritorio; hizo lo mismo con los dos voluminosos libros sobre “Jesús de Nazaret” (Rizzoli, 2007) y “Jesús de Nazaret. Desde la entrada a Jerusalén hasta la Resurrección” (LEV, 2011), dedicados a la vida pública de Cristo y a los últimos días, la crucificción y la Resurrección, es decir a los eventos más representativos de la fe cristiana.

Desde el primer volumen, Benedicto XVI anunciaba en el prefacio que «espero con la segunda parte poder ofrecer todavía el capítuli dedicado a las narraciones de la infancia, que, por ahora, he dejado pendientes…». Después, en el segundo volumen, Ratzinger explicaba que esas narraciones de la infancia no podían formar parte de la «intención esencial» de la obra, pero indicaba que quería «tratar de permanecer fiel a mi promesa y presentar sobre tal argumento presentar un pequeño fascículo, que se prevé mucho más que un fascículo, pero de menor dimensión con respecto a las páginas de los otros volúmenes (448 y 348 páginas, respectivamente). Lo publicará la Libreria Editrice Vaticana. La decha dependerá de la extensión de la obra y, sobre todo, de los tiempos de la traducción y de una edición cuidadosa».

La infancia de Jesús es un tema que no había ocupado particularmente las reflexiones teológicas de Ratzinger. Como se sabe, solo dos de los cuatro evangelistas describen las circunstancias del nacimiento de Cristo, situándolo en Belén. El primero, Mateo, citando la tradición familiar de José, incluye el episodio de la visita de los Magos del Oriente, la masacre de los inocentes y la fuga hacia Egipto. El segundo, Luca, retoma la tradición de María y detalla muchos particulares sobre la anunciación, el censo, el viaje de Nazaret, la adoración de los pastores. Además, describe el único episodio sobre Jesús que corresponde a los años de su infancia, cuando María y José pierden de vista, durante el peregrinaje a Jerusalén, a su hijo de doce años, al que encuentran mientras «escuchaba e interrogaba» a los maestros del Templo. Narraciones breves pero esenciales. En cambio, los evangelios apócrifos están llenos de particulares, a menudo milagrosos.

Hay estudiosos que consideran que los Evangelios de la infancia son un anexo con respecto al núcleo central, denso de significados simbólicos. Pero Ratzinger escribió que «para la fe bíblica es fundamental la referencia a eventos históricos reales. No cuenta la historia como un conjunto de símbolos», sino que «se basa en la historia que sucedió sobre la superficie de esta tierra». En muchas ocasiones, Benedicto XVI ha puesto en guardia sobre las presentaciones de un «Jesús tan idealizado que parecería mas bien el personaje de una fábula», y ha recordado que «solo el niño que yace en el pesebre posee el verdadero secreto de la vida».

Los libros del Papa sobre Jesús, además de ser best-sellers mundiales, han suscitado interés y debate incluso en los ambientes universitarios (con los que Ratzinger siempre ha permanecido en contacto), tal y como demuestran los diez congresos sobre el segundo volumen, organizados por diferentes ateneos italianos. Las actas acaban de ser publicadas por la LEV con el título de “Jesús de Nazaret en la universidad” (416 pp., 18 euros).

ANDREA TORNIELLI
CASTEL GANDOLFO

Fuente: Vatican Insider