Archivos del blog

miércoles, 1 de agosto de 2012

Recordatorio: Indulgencia Plenaria (de la Porciúncula) el 2 de Agosto

Indulgencia Plenaria: Visita a la iglesia parroquial

 

Se concede indulgencia plenaria al fiel cristiano que visite la iglesia parroquial:

        • En el día de la fiesta titular;
    • El día 2 de agosto, en que coincide la indulgencia de la «Porciúncula».

Una y otra indulgencia podrán ganarse tanto en el día anteriormente designado como en otro día que establezca el Ordinario en provecho de los fíeles.

Gozan de las mismas indulgencias la iglesia catedral y, si la hay, la iglesia concatedral, aunque no sean parroquiales, y también las Iglesias parroquiales.

Las mencionadas indulgencias ya están incluidas en la Constitución apostólica Indulgentiarum doctrina, Norma 15; aquí se han tenido en cuenta los deseos hasta ahora manifestados a la Sagrada Penitenciaría.

En esta piadosa visita, de acuerdo con la Norma 16 de la misma Constitución apostólica, se reza la oración del Señor y el símbolo de la fe (Padrenuestro y Credo).

Enchiridion Indulgentiarum (Manual de Indulgencias), año 1986

 

Nomas Generales sobre las Indulgencias

Eddie Gaven, el futbolista cautivado por la liturgia católica

 

gaven3

 

 

El rosario, la adoración eucarística y la misa tradicional son los tres pilares de su amor a la Iglesia.

 

Aunque el fútbol europeo no es un deporte tradicional en Estados Unidos, empieza a arrastrar masas y a tener sus famosos. Eddie Gaven figura entre los nombres conocidos de la Primera División (Major League), donde lleva jugando diez años. Fue campeón en 2008 con su actual equipo, el Columbus Crew de Ohio. En 2003, a los 16 años, se convirtió enel jugador más joven que firmaba un contrato para Primera División, y un año después era seleccionado para el partido All Stars.
Pero cuando su carrera empezó a subir, su fe empezó a bajar... Educado católicamente, su familia iba a misa todos los domingos y mantenía costumbres como bendecir la mesa, pero él empezó a decaer en la práctica religiosa a medida que el deporte le absorbía y el éxito le convertía en un pequeño ídolo.
Hasta que una lesión le mantuvo un mes apartado de los terrenos de juego y en parte hospitalizado, y empezó a pensar en las cosas importantes de la vida: "Empecé a ver las cosas con mayor claridad y a comprender que, aunque el deporte es divertido, no durará siempre. Lo que durará siempre es el cielo o el infierno", explica en una entrevista concedida a National Catholic Register.

Eddie, el día del bautizo de su hijo.

Empezó a rezar de nuevo, siiguiendo los consejos deSan Alfonso María de Ligorio y según un libro de Santa Brígida de Suecia: "Noté que a medida que mi vida de oración crecía, me tomaba más en serio mi fe. Cuando más rezaba, más quería ir a misa y confesarme y vivir las virtudes a diario".

 

Pudo acabar protestante... y se convirtió su novia
Lo llamativo es que su madre, tiempo atrás, deseándole verle más comprometido con Dios, le había animado a unirse a un grupo juvenil protestante muy activo. "Yo no quería, pero fui sólo por complacerla", confiesa Eddie. Y allí conoció a una chica. Se enamoraron, y como querían casarse y tomárselo en serio, comprendieron que la diferencia de religión era un problema. Discutían mucho: "Yo le explicaba las pruebas que había encontrado de que la Iglesia católica había sido fundada por Jesucristo, y ella me daba argumentos de por qué era protestante". Al final, "por la gracia de Dios", Paula, su hoy esposa y madre de su hijo de trece meses, "vio la luz sobre la belleza de nuestra fe católica. Es una bendición, y realmente creo que sin las mismas creencias nuestro matrimonio no habría funcionado".
Eddie intenta ser "un buen marido, un buen padre y un buen trabajador imitando a San José, que es el perfecto modelo de las tres cosas. Él todo lo hacía por Cristo, toda su vida estaba llena por la gracia, y estaba absolutamente unido a la voluntad de Dios. Es un modelo para cualquier hombre que quiera crecer en la virtud".

 

Tres motivos cautivadores
Gaven ve tres aspectos fundamentales que le atraen de la religión católica: "La primera es el rosario, tuvo un impacto tan profundo en mi vida que renovó la fe en mi corazón. La segunda es la adoración eucarística, normalmente vamos toda la familia una vez a la semana, además de ir a misa los domingos y a diario si es posible. La tercera es la santa misa: no hay forma de expresar el poder de la misa, porque es el mismo sacrificio del Calvario".
Generacionalmente, no habiendo cumplido aún los 26 años, Eddie creció conociendo solamente la misa postconciliar: "No sabía que existía la misa en latín. Pero cuando empecé a profundizar seriamente en mi fe, empecé a ir a la misa tradicional. Es toda una experiencia asistir a ella por primera vez. Era algo más allá de lo que yo había soñado jamás. Ahora asisto habitualmente a ella. ¡Hay tanta reverencia! Estoy muy agradecido al Papa Benedicto por hacer que la forma extraordinaria está disponible con mayor amplitud gracias a su motu proprio Summorum Pontificum de hace cinco años. Es lo más bello que existe, si exceptuamos el cielo".


C.L. / ReL

+ Canto Litúrgico +

. .
En otra oportunidad, ya hemos tratado el tema de los abusos litúrgicos. En los últimos años, varios documentos emanados de la Santa Sede, se han referido a este asunto. Mucho han escrito sobre el tema dignatarios eclesiásticos, y mucho más se han quejado de clérigos y laicos. Si bien son varios los aspectos que pueden analizarse, en estas líneas quiero referirme al Canto Litúrgico.
.
La Música litúrgica, es una forma de oración, tiene como fin alabar a Dios y solemnizar la ceremonias de culto. Por medio del canto, los fieles no solo rezan, sino que también son instruidos. Consciente de esta realidad, la Santa Madre Iglesia ha impulsado el canto sagrado desde tiempo inmemorial. Le ha dado forma, y ha establecido normas para su creación y ejecución.
.
Nos enseña el Concilio Vaticano II:"Los textos destinados al canto sagrado deben estar de acuerdo con la doctrina católica; más aún, deben tomarse principalmente de la Sagrada Escritura y de las fuentes litúrgicas".Sacrosanctum Concilium 121
.
De esta manera, el canto litúrgico será realmente una manifestación de Fe. De allí la necesidad de que la autoridad eclesiástica, examine cada texto y melodía, y lo apruebe o deseche, según las circunstancias. Todo aquello que no esté de acuerdo con la tradición, que pueda ser extraño a la doctrina; o que por su propia naturaleza, no sea apto para el Culto Público de la Iglesia, debe ser excluido.
.
El católico menos instruido y menos devoto sabe que los oficios religiosos, son acompañados con el canto. A nadie sorprende, escuchar el canto de los fieles, al entrar en un templo. Si embargo, en los últimos años, no hemos dejado sorprendernos de lo que se canta y como se canta.
.
La inclusión de cantos importados de sectas pentecostales, el acompañamiento musical con instrumentos expresamente excluidos por las normas litúrgicas, la burda adaptación de ritmos o estilos musicales, todo ello a contribuído a una verdadera destrucción del Canto Sacro.
.
Los postulados de la Moral y la Doctrina Católicas se encuentran gravemente amenazadas, merced a esta verdadera decadencia del Culto Litúrgico. Sacerdotes y obispos, son sin dudas, los principales responsables. Unos por no ajustarse a las normas y por abusar de la benebolencia de la madre Iglesia. Otros, omitiendo corregir estas desviaciones, mediante un cobarde silencio.
.
De este modo, no solo se ha infravalorado el Santo Sacrificio, sino que además, se lo ha profanado y se ha puesto a los fieles en peligro de confundir las Verdades de Fe.
.
Resulta pues, imperioso extirpar de las ceremonias estas melodías extrañas a la Tradición Católica, y restaurar el Patrimonio Musical de la Iglesia, que parece haber sido olvidado. Pienso en las obras grandiosas de tantos compositores, verdaderos genios musicales. La belleza de sus obras, han inspirado la piedad de generaciones de católicos.
.
En esta inmensa herencia, se destaca el "Canto llano" o Gregoriano: la más sobresaliente expresión de la música litúrgica. A él se refiere el Concilio Vaticano II, con estas palabras:"La iglesia reconoce canto gregoriano como el propio de la liturgia romana; en igualdad de circunstancias, por tanto, hay que darle el primer lugar en las acciones litúrgicas." Sacrosanctum Concilium 116
.
No nos engañemos: este párrafo jamás ha sido aplicado. El clero ha hecho cuanto fue posible por excluir el Canto Gregoriano, y relegar al olvido los cantos tradicionales. Suplantados por textos "simplones" y melodías decadentes, la Sagrada Liturgia, se ve hoy privada de su antiguo esplendor.
.
Desde aquí, pretendemos reclamar con humildad, una urgente solución. Son nuestros pastores, quienes tienen el gravísimo deber de evitar los desvíos y señalar los errores.
.
"Lo único que se necesita para que el mal triunfe, es que los buenos no hagan nada."
.
Corazón Sacratísimo de Jesús, ten misericordia de nosotros.
.
Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
contacto@juventutem.com.ar