Archivos del blog

martes, 21 de agosto de 2012

Giuseppe Sarto, aquel joven sacerdote aficionado a construir relojes de sol que llegó a Papa

 

san-piox-iglesia-catolica-profecias-catolicas

 

Durante sus primeros años de apostolado diseminó el Véneto con sus obras... y ya como San Pío X le reclamaron por uno que daba mal la hora.

Giuseppe Sarto nació en 1835 en una familia de tan escasos recursos económicos como sólida fe cristiana y vida de piedad. Demostró desde muy pequeño una inteligencia despierta, y aprovechaba hasta el extremo las enseñanzas de una escuela a la que tenía que desplazarse varios kilómetros descalzo para ahorrar zapatos.

 

Su fuerte en clase eran el álgebra y la geometría, y le apasionaba la astronomía, así que cuando, años después, fue ordenado sacerdote y le destinaron a la parroquia de Tombolo, en el Véneto, empezó a poner en marcha una afición poco conocida a la que dedica este martes Isabella Farinelli un artículo en L´Osservatore Romano: el gnomonismo o construcción de relojes de sol.

 

Una estudiosa del asunto, la profesora Elsa Stocco, está documentando las diversas huellas de su habilidad que fue dejando Don Giuseppe en las numerosas parroquias a las que era invitado a predicar a medida que se iba difundiendo su fama como confesor y orador, y adquiría el sobrenombre de "movimiento perpetuo" por su hiperactividad.

 

Luego, cuando sus responsabilidades fueron creciendo, y como obispo de Mantua primero y patriarca de Venecia después -y, por supuesto, como San Pío X una vez elegido Papa en 1903- esa tranquila y productiva pasión fue progresivamente abandonada. Al menos, en lo que a sus propias manos se refiere, pues durante su pontificado impulsó decisivamente el Observatorio Astronómico Vaticano. Mucho influyó en ello su devoción a esa ciencia.

 

"¡Entonces no era infalible!"
Diversas canonjías de pueblos vénetos cuentan aún en su pared con un reloj de sol construido por el joven Sarto, aunque muchos se han perdido. Farinelli menciona los de Tombolo, Fontaniva (donde en 1904 se añadió una placa recordando las manos constructoras), Galliera u Onara, donde dejó su firma en latín: "Don Giuseppe Melchior Sarto fece".

 

El futuro San Pío X tenía además un reloj de bolsillo -su única propiedad de valor, junto con una cubertería de plata- que con dolor fue y volvió varias veces a la casa de empeñospara ir financiando las obras de caridad que multiplicó en aquellos años.


Mucho tiempo después, el párroco de Fontaniva fue recibido en audiencia en el Vaticano por su antiguo amigo, ahora elevado al trono de Pedro. Se dice que le comentó al Papa que el reloj de sol que él había construido tiempo atrás no estaba siendo muy preciso. "¡Es que por entonces no era infalible!", bromeó San Pío X como respuesta.

 

Lo cierto es que la doctora Stocco ha comprobado ese reloj, y marca bien la hora: "Lo más probable", dice, "es que, confrontándola con un reloj de caja, el párroco no estuviese teniendo en cuenta la diferencia entre la hora solar verdadera y el tiempo medio del huso horario".

 

A causa de esta afición, hay un movimiento entre los gnomonista para que San Pío X sea declarado su patrono. El apoyo del diario vaticano... parece que ya lo tiene.

Fuente: Religión en Libertad

Primavera en Paraná

 

Es un tema remanido ya hasta el hartazgo. La primavera prometida por el Concilio Vaticano II nunca llegó y, en su lugar, nos encontramos con un crudelísimo invierno. La evidencia no suele ser aceptada por nuestros prelados que siguen imaginando brotes y florecillas donde sólo hay ramas secas.

Según ellos, una de las muestras más evidentes de los aires primaverales fue la reforma litúrgica que, en los hechos, significó la destrucción de la tradición litúrgica latina reemplazada por inventos de eruditos cuando no por la creatividad de cualquier curita inculto y vulgar, que son los que abundan. Y, por eso mismo, todo intento de retornar a la liturgia tradicional latina no es más que los deseos completamente absurdos y peligrosos de los reaccionarios que nunca faltan. Les resulta incomprensible que, aún hoy, haya gente que añora lo que no conoció, porque son justamente los jóvenes que nunca vieron una misa tradicional los que más bregan por su retorno.

Y los obispos argentinos, adoptando políticas propias del Indec K, pretenden negar la realidad tapándola. Es sabido que, luego del Motu Proprio, la directiva emanada desde la sede cardenalicia de Buenos Aires fue “no hacer olas” e impedir la celebración de la misa, desalentando e, incluso, amenazando a los pocos sacerdotes que se atrevieran. Y nosotros, alicaídos laicos, bien poco que hicimos también para promover su celebración.

Sin embargo, de vez en cuando afloran las buenas noticias que tapan la boca a los prelados. Este pasado fin de semana se celebró en Paraná, por primera vez en forma pública luego de décadas, la misa latina tradicional. Sus promotores fueron laicos, simples laicos, que nunca fueron tradicionalistas y, mucho menos, afiliados al lefebvrismo. Laicos hartos ya de la vacuidad de las liturgias de hoy, con amor a la Iglesia y buscando el bien de las almas.

 

Por supuesto, no se celebró en ninguna iglesia de la arquidiócesis. El lugar fue la capilla/salón de usos múltiples de un colegio católico no perteneciente al arzobispado, ubicado en la zona periférica de la ciudad de Paraná. Se consiguieron un frailecito de la Inmaculada al que llevaron desde Buenos Aires y algunas monjas para cantar; prepararon un bello altar y se largaron.

Lo asombroso es que asistieron más de 500 personas. Es un número altísimo, que dejará con la boca abierta a los prelados. Por cierto, la inmensa mayoría eran jóvenes. ¿Cómo explicaran los promotores de las jornadas de jóvenes católicos tinellizadas este hecho? ¿Serán tantas las mentes enfermizas que aún desean asistir a tal espectáculo medieval, rezado en una lengua incomprensible, aburrido, sin ritmo y sin onda?

Ya sabemos la respuesta: el silencio.

 

Fuente: The Wanderer

XV Encuentro de Formación Católica

 

Tradición y Espiritualidad Católica
16, 17, 18 y 19 de Noviembre de 2012
Florencio Varela - Buenos Aires    

 

 

PLACA[1]

 

PLACA

 

 

"...Sucede hoy con frecuencia que los cristianos se preocupan mucho por las consecuencias sociales, culturales y políticas de su compromiso, al mismo tiempo que siguen considerando la fe como un presupuesto obvio de la vida común. De hecho, este presupuesto no sólo no aparece como tal, sino que incluso con frecuencia es negado. Mientras que en el pasado era posible reconocer un tejido cultural unitario, ampliamente aceptado en su referencia al contenido de la fe y a los valores inspirados por ella, hoy no parece que sea ya así en vastos sectores de la sociedad, a causa de una profunda crisis de fe que afecta a muchas personas.Por la fe, hombres y mujeres de toda edad, cuyo nombre está escrito en el libro de la vida (cf. Ap.7, 9; 13, 8), han confesado a lo largo de los siglos la belleza de seguir al Señor Jesús allí donde se llamaba a dar testimonio de su ser cristianos: en la familia, la profesión, la vida pública y el desempeño de los carismas y ministerios que se les confiaban..." (Carta apostólica "Porta Fidei", S.S. Benedicto XVI)


La Tradición primordial

El recto sentido de la Pobreza en la espiritualidad franciscana

Tradición y Magisterio vivo de la Iglesia

La espiritualidad martirial en la Fe de la Iglesia

La predicación del demonio en la tradición católica

La espiritualidad de la Belleza y la música sagrada

Sagrada Escritura: Historicidad y Magisterio

Las mediaciones sacramentales en San Ignacio de Loyola*Oración y vida moral en S. Alfonso M. de Ligorio

Espiritualidad del catequista y Tradición eclesial

La esclavitud mariana de S. Luis María Grignon de Montfort

Fe y Apologética en la tradición dominica

Predicación misionera y "sentir con la Iglesia"

La tradición benedictina, San Bernardo y la espiritualidad occidental

Santa Teresa de Avila y la tradición espiritual carmelitana

La unidad eclesial en las Iglesias Orientales

La tradición en algunos poetas argentinos

 

Celebración de la Santa Misa en la forma extraordinaria del rito romano y en ritos orientales

 

Expositores:

S.E.R. Mons. Fernando Areas Rifán(Obispo de la Administración Apostólica -Personal de San Juan María Vianney, -Campos-, Brasil)

S.E.R. Mons. Antonio Baseotto(Comisión Episcopal de la Vida Consagrada)

S.E.R. Charbel Mehri(Obispo eparca de la Misión Libanesa Maronita en la Argentina)

R.P. Alfredo Sáenz s.j.R.P. Horacio Bojorge s.j.
P. Miguel Angel Barriola

P. Carlos Mancuso (exorcista)

Fray José Miguel Padilla( franciscanos capuchinos recoletos)

Antonio Caponnetto

Giorgio Sernani

Bernardino Montejano

Víctor Basterretche

Hna. M. Trinidad Garro (Inst. Mater Dei)

y otros... 

 

* Formación 

* Espiritualidad  

*Camaradería  

*Eutrapelia

* Exposición y venta de Libros -nuevos y usados- e Imágenes

 

Aranceles:Con alojamiento en habitación $600.- (los 4 días completos)“Pasaporte” (los 4 días) sin habitación $400.-Por día, sin alojamiento $200.-Carpas
$350.- -Consultar por grupos y familias-(Incluye: Conferencias,  pensión completa, asado y espectáculos -desde el viernes 16 a la mañana hasta el lunes 19 por la tarde, en la clausura-).Servicio de guardería p/niños. Transporte desde capital

federal con previa reserva.

 

 

Informes  e Inscripción:  cfsanbernardo@yahoo.com.ar
En Bella Vista: La Plata 1721 santiagoapostol_libros@yahoo.com.ar
En Tortuguitas: 02320-492119 / 011-156666-1759

Coord. Gral.: Prof. M. Virginia O. de Gristelli / Jorge E.Gristelli
Organiza:   Círculo de Formación San Bernardo de Claraval
Auspicia:  Librería y Editorial Santiago Apóstol