Archivos del blog

jueves, 11 de octubre de 2012

Importante congreso de liturgia

 

 

 

 

SACRA LITURGIA 2013
CULMEN ET FONS VITAE ET MISSIONIS ECCLESIAE
ROMA: JUNIO 25 - 28, 2013

 

 

El obispo de Fréjus-Toulon, Francia, Don Dominique Rey, ha anunciado una importante conferencia internacional sobre la Sagrada Liturgia que tendrá lugar en Roma del 25 al 28 de junio 2013.

La conferencia reúne a una amplia gama de reconocidos oradores internacionales, entre ellos los cardenales Ranjith y Burke, el arzobispo Di Noia, el obispo Mark Aillet y los monseñores Guido Marini y Andrew Burnham.

"La sagrada Liturgia está en el centro de la nueva evangelización", dijo el Obispo Rey. "La liturgia es la fuente y cumbre de la vida y de la misión de la Iglesia", subrayó, "por lo que, para el Año de la Fe, siguiendo con el éxito de nuestra conferencia pasada sobre la Adoración Eucarística (Adoratio 2011), estamos organizando una conferencia específicamente centrada en la liturgia y la formación litúrgica como punto de partida para la nueva evangelización. En esto seguimos el ejemplo del Santo Padre, cuya enseñanza y ejemplo continúan a subrayar el papel fundamental y único de la Sagrada Liturgia en todos los aspectos de la vida de la Iglesia y de su misión. "

La conferencia Sacra Liturgia 2013 se llevará a cabo en la zona céntrica romana de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz y contará con más de dieciséis conferencias, así como la celebración solemne de la Misa en la forma ordinaria y extraordinaria del rito romano. La celebración solemne de las vísperas abrirán y cerraran el evento. Se esperan alrededor de 300 participantes. Las inscripciones para toda la conferencia se abrirá en enero y uno podrá inscribirse solamente a algunas de las conferencias a partir del tiempo de la Pascua. La traducción simultánea de las presentaciones se proporcionara en inglés, francés, alemán, italiano y español.

Don Dominique Rey agradeció a los patrocinadores, Ignatius Press, los Caballeros de Colón, CIEL UK y Human Life International: "Su apoyo generoso y dispuesto de esta iniciativa ha permitido que la conferencia proceda y se planifique sobre una base financiera sólida. Aun necesitamos más apoyo, sobre todo para poder subsidiar la participación de los estudiantes en este importante evento. "

En la mañana del sábado 29 de junio, los participantes de la conferencia va a unirse con el Papa Benedicto XVI en su celebración de la Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo en la Basílica Vaticana.

 

Anexo: lista de oradores y temas.

 

PARA MÁS INFORMACIÓN: www.sacraliturgia2013.com sacraliturgia2013@gmail.com

 

CONTACTO PARA LOS MEDIOS: SECRETARÍA: Sacra Liturgia 2013, Monastère Saint-Benoît, 2 rue de la Croix, 83680 La Garde-Freinet, Francia

Tel. +33 4 94 96 17 79

Inauguración del Año de la Fe

 

 

 

 

 

Durante la Misa de inauguración del Año de la Fe, Benedicto XVI recordó el contexto histórico en el que Juan XXIII convocó el Concilio Vaticano II hace cincuenta años e invitó a los fieles a conocer mejor los documentos del Concilio para poder ir a las raíces de la fe y que la Nueva Evangelización no sea sólo un ideal sino que se apoye en una base sólida.
"Esta celebración se ha enriquecido con algunos signos específicos", dijo el Papa: "La procesión de entrada, que ha querido recordar la que de modo memorable hicieron los Padres conciliares cuando ingresaron solemnemente en esta Basílica; la entronización del Evangeliario, copia del que se utilizó durante el Concilio; y la entrega de los siete mensajes finales del Concilio y del Catecismo de la Iglesia Católica, que haré al final, antes de la bendición".
Pero no se trata, subrayó, de "meros recordatorios, sino que nos ofrecen también la perspectiva para ir más allá de la conmemoración. Nos invitan a entrar más profundamente en el movimiento espiritual que ha caracterizado el Vaticano II, para hacerlo nuestro y realizarlo en su verdadero sentido. Y este sentido ha sido y sigue siendo la fe en Cristo, la fe apostólica, animada por el impulso interior de comunicar a Cristo a todos y a cada uno de los hombres durante la peregrinación de la Iglesia por los caminos de la historia".
Éste fue el sentido que el Papa quiso dar a la ceremonia y misa inaugural del Año de la Fe, que coincide además en sus semanas iniciales con el Sínodo de la Nueva Evangelización.
El Papa, que fue perito conciliar durante el Vaticano II, evocó también su experiencia personal: "Durante el Concilio había una emocionante tensión con relación a la tarea común de hacer resplandecer la verdad y la belleza de la fe en nuestro tiempo, sin sacrificarla a las exigencias del presente ni encadenarla al pasado: en la fe resuena el presente eterno de Dios que trasciende el tiempo y que, sin embargo, solamente puede ser acogido por nosotros en el hoy irrepetible".
Y recordó su conocida "hermenéutica de la continuidad", que sitúa los textos del Concilio en armonía con la Tradición de la Iglesia: "La referencia a los documentos evita caer en los extremos de nostalgias anacrónicas o de huidas hacia adelante, y permite acoger la novedad en la continuidad. El Concilio no ha propuesto nada nuevo en materia de fe, ni ha querido sustituir lo que era antiguo. Más bien, se ha preocupado para que dicha fe siga viviéndose hoy, para que continúe siendo una fe viva en un mundo en transformación".
Ésa es la razón del Año de la Fe, porque "si hoy la Iglesia propone un nuevo Año de la fe y la nueva evangelización, no es para conmemorar una efeméride, sino porque hay necesidad, todavía más que hace 50 años. Y la respuesta que hay que dar a esta necesidad es la misma que quisieron dar los Papas y los Padres del Concilio, y que está contenida en sus documentos".

 

Fuente: Religión en libertad.

Declaraciones de Mons. Aguer sobre el Sínodo de los Obispos

 

3570

 

 

 

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, que está en Roma donde por elección del papa Benedicto XVI participa del Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización, fue entrevistado por el periodista italiano H. Sergio Mora para la agencia Zenit.


Habló sobre el propio concepto de nueva evangelización, el paganismo postcristiano, los nuevos contextos culturales y la parroquia como centro de la nueva evangelización, entre otros puntos.


El prelado, uno de los cuatro padres sinodales argentinos, aseguró que la nueva evangelización “se identifica con la renovación profunda y permanente de la pastoral ordinaria de la Iglesia y la finalidad es siempre transmitir la fe, en circunstancias a veces difíciles”.


“Hay que insistir -añadió- en que la fe no es una mera emoción subjetiva, un sentimiento, o una vaga aspiración religiosa, sino que es un encuentro con Jesucristo y una adhesión plena a Él, a la Iglesia, y se articula en convicciones y verdades”.

El texto completo de la entrevista, que fue realizada el viernes 5 de octubre, es el siguiente:


-¿Cuáles son las expectativas sobre este sínodo?
-El sínodo ha sido convocado para tratar sobre la nueva evangelización para la trasmisión de la fe, y creo que no habría que disociar esos dos elementos.


-¿Cómo nace el concepto de nueva evangelización?
-El concepto de nueva evangelización ha sufrido una transformación. Lo utilizó por primera vez en 1983 el beato Juan Pablo II referido a la evangelización que la Iglesia debía emprender ante la perspectiva de los 500 años. Luego fue aplicado a la situación de los países de vieja tradición católica, en los que la fe se vino socavando por diversas circunstancias en particular por los embates del secularismo.


-¿Con qué se identifica la nueva evangelización?
-Se identifica con la renovación profunda y permanente de la pastoral ordinaria de la Iglesia y la finalidad es siempre transmitir la fe, en circunstancias a veces difíciles.


-¿Entre la nueva y la primera evangelización, hay diferencias?
-Suelo hacer una comparación entre nuestros tiempos y los primeros siglos de la difusión del cristianismo. En esos tiempos el cristianismo se abrió paso en medio de una cultura pagana en decadencia y que al parecer esperaba algo nuevo. Hoy el contexto sería de un paganismo postcristiano, los países donde la fe y la cultura cristiana han sido menoscabadas. Allí hay que presentar la novedad permanente de Jesucristo y su mensaje.


-¿Cuál es la novedad para el hombre pagano postcristiano?
-Hay dificultades específicas pues en ese gran despliegue de la modernidad el hombre se ha ido sintiendo más orgulloso de sí mismo. Se encuentra desnudo en un desierto porque ha perdido el sentido de su origen y de su fin, por lo tanto el sentido de su existencia y allí es necesario presentar la novedad permanente de Jesucristo resucitado.


-Entonces ¿cómo trasmitir esa 'novedad permanente'?
-Cada generación cristiana tiene que transmitir la fe, y esa es la obra principal de la Iglesia. La Iglesia, decía Pablo VI en la Evangelii Nuntiandi, vive el evangelio. Cada uno de sus miembros debe sentir como una misión personal transmitir la fe, en la familia, en los distintos ambientes de presencia eclesial, en los ámbitos hoy alejados o refractarios. Yo subrayo fuertemente, "para la trasmisión de la fe".

-De una generación a otra parecería que la fe tiende a perderse
-No creo que haya que aplicar ese esquema. En la Iglesia ha habido renacimientos, de la cultura cristiana, de la teología, de la acción misionera. Hay que ver al sínodo como una gran oportunidad.


-¿Y por dónde retomar?
-Por la vida de la Iglesia en las comunidades cristianas. ¿Cómo inició todo? Esas comunidades vivían intensamente el espíritu del Señor y por ello la difusión del cristianismo era connatural con ellas. Se trata de recuperar a una plena vida de fe y de pertenencia eclesial a las multitudes de los bautizados.


-¿Es necesario hacer sentir la presencia de Dios, crear un contexto cultural?
-Los signos de la presencia de Dios, por supuesto se dan en la vida de la Iglesia en la liturgia y en las manifestaciones culturales de la fe. El Papa ha insistido mucho en el camino de la belleza, que para muchos puede ser el itinerario hacia el encuentro con Cristo, o el testimonio de los cristianos, o la vida de santidad de los fieles. Recordemos el asombro de los paganos en las primeras comunidades cristianas ante el amor fraterno de los fieles.


-¿Es suficiente la emoción religiosa?
-Hay que insistir en que la fe no es una mera emoción subjetiva, un sentimiento, o una vaga aspiración religiosa, sino que es un encuentro con Jesucristo y una adhesión plena a Él, a la Iglesia, se articula en convicciones y verdades. En la carta Porta Fidei el Papa habla de los contenidos de la Fe e indica el Catecismo de la Iglesia Católica del cual se cumplen 20 años, como instrumentos que están a nuestra disposición para transmitir la fe.


-Usted habló antes de pastoral ordinaria de la Iglesia
-El instrumento de trabajo del sínodo hace referencia a la parroquia como centro de la nueva evangelización, pensada no como un sitio al cual se dirigen algunas personas que buscan servicios religiosos, sino como un centro integral de evangelización. Eso supone un trabajo fuerte de los pastores para ofrecer a los fieles oportunidades de formación integral, incorporándolos a la acción misionera apostólica y caritativa.


-¿Qué proponen los padres sinodales?
-El sínodo no es un concilio, ni una asamblea deliberativa, su finalidad es presentar al Santo Padre una serie de proposiciones con las cuales orientará a la Iglesia a través de una exhortación postsinodal.


-También hay un lado importante de oración.
-Como toda asamblea eclesial, si no tuviera esto no lo sería, evidentemente se trata de invocar al Espíritu del Señor y estar abiertos a su influjo. Sería una paradoja si nos reuniéramos como expertos que estudian un tema.


-¿Parecería curioso que una iniciativa de reevangelización parta de un papa teólogo?
-En el caso del Santo Padre uno ve cómo, además de su obra teológica, es admirable que a pesar de toda la carga que la Iglesia supone, pueda seguir profundizando sobre el misterio de Cristo, con las últimas obras que nos ha dado. Uno ve al Santo Padre en sus homilías con que sencillez se dirige a los fieles. Es absurdo pensar que el teólogo habla para unos pocos. El hecho que el Papa sea teólogo nos asegura una convicción muy iluminada y una inspiración continua para renovar las verdades de la fe.+

 

Fuente: AICA

Benedicto XVI: “La fe vivida abre el corazón a la Gracia de Dios que libera del pesimismo”

 

 

 

En estos decenios ha aumentado la «desertificación» espiritual. Si ya en tiempos del Concilio se podía saber, por algunas trágicas páginas de la historia, lo que podía significar una vida, un mundo sin Dios, ahora lamentablemente lo vemos cada día a nuestro alrededor. Se ha difundido el vacío. Pero precisamente a partir de la experiencia de este desierto, de este vacío, es como podemos descubrir nuevamente la alegría de creer, su importancia vital para nosotros, hombres y mujeres. En el desierto se vuelve a descubrir el valor de lo que es esencial para vivir; así, en el mundo contemporáneo, son muchos los signos de la sed de Dios, del sentido último de la vida, a menudo manifestados de forma implícita o negativa. Y en el desierto se necesitan sobre todo personas de fe que, con su propia vida, indiquen el camino hacia la Tierra prometida y de esta forma mantengan viva la esperanza. La fe vivida abre el corazón a la Gracia de Dios que libera del pesimismo. Hoy más que nunca evangelizar quiere decir dar testimonio de una vida nueva, trasformada por Dios, y así indicar el camino.

 

Homilía en la Misa de Apertura del Año de la Fe.

Benedicto XVI.