Archivos del blog

miércoles, 17 de octubre de 2012

+ Modos de rezar el Santo Rosario +

.

El Santo Rosario es una práctica de piedad para cuyo rezo no existe un modo fijo establecido o un formulario especial. A lo largo de los años, el pueblo fiel, le ha dado una estructura que varía según las costumbres locales. Se le añaden algunas oraciones, jaculatorias o incluso cantos. Esto es perfectamente lícito, y en muchos casos hasta recomendable.
.
Dice el Papa Juan Pablo II en la encíclica Rosarium Virginis Mariae, citando a Pablo VI: "Por su naturaleza el rezo del Rosario exige un ritmo tranquilo y un reflexivo remanso, que favorezca en quien ora la meditación de los misterios de la vida del Señor, vistos a través del corazón de Aquella que estuvo más cerca del Señor, y que desvelen su insondable riqueza"
.
Lo esencial en el Santo Rosario es la recitación del Padrenuestro, 10 Avemarías y el Gloria, acompañados de la meditación del misterio correspondiente. Los Misterios son 15, que habrían sido instituidos por María Santísima, según la tradición de la Iglesia. A los 15 misterios originales, el Beato Juan Pablo II, añadió 5 misterios optativos, que se podrían rezar durante todo el Año del Rosario (octubre 2002- octubre 2003). En muchos lugares, estos Misterios, llamados Luminosos, se han incorporado en forma casi definitiva al Santo Rosario. Sin embargo, siguen siendo optativos.
.
La tradición, ha asignado el rezo de partes del Rosario, en los distintos días de la semana. De tal modo, que cada día se rezaría un tercio (o un cuarto, si se incluyen los Misterios de Luz). A pesar de ello, nada impide alterar esta costumbre, recitando menos o más misterios, o incluso el Rosario completo cada día. De igual manera, pueden rezarse otros misterios aunque no correspondan al día de la semana asignado. Esto, ha de tenerse en cuenta, especialmente los días de Fiesta, para que el rezo del Rosario sea de algún modo acorde a la liturgia. Por ejemplo, si un año el día de Navidad correspondiese a un viernes, sería provechoso en vez de meditar los misterios de Dolor, meditar los de Gozo.
.
El rezo del Santo Rosario puede comenzarse persignándose o santiguándose. A continuación, puede decirse un acto de contrición o el Credo. Hay personas, que al principio del Rosario realizan la "Visita al Santísimo" y la comunión espiritual.
.En cuanto a la forma de rezar las oraciones del Santo Rosario, son muy variadas. Puede rezarse solo o en grupo. En este segundo caso, un fiel hace de guía: rezando la primera parte de las oraciones y el resto contesta, y a la inversa, esta es la forma más extendida. También puede rezarse en dos coros o todos a una voz.
.
Al final de cada misterio, pueden añadirse pequeñas oraciones o jaculatorias, e incluso cantos o estrofas de ellos. Todo dependerá de las circunstancias. Por ejemplo: si el Rosario se reza frente al Santísimo expuesto, será oportuno recitar una jaculatoria de alabanza a la Eucaristía; si se reza en sufragio de los difuntos, podría recitarse el Requiem aeternam... u otra oración semejante.
.
Otra costumbre digna de ser mencionada, y no muy extendida es la siguiente. Al recitar las avemarías puede incluirse una breve alusión al misterio meditado, llamada "fórmula del misterio" o "cláusula". Por ejemplo, estamos meditando el tercer misterio doloroso (Coronación de Espinas), recitamos "...bendito es el fruto de tu vientre, Jesús CORONADO DE ESPINAS. Santa María Madre..." Con respecto a esto dice el Directorio sobre piedad popular y liturgia de la Cong. para el Culto Divino:" La cláusula, que se adapta bien a la naturaleza repetitiva y meditativa del Rosario, consiste en una oración de relativo que sigue al nombre de Jesús y que recuerda el misterio enunciado. Una cláusula correcta, fija para cada decena, breve en su enunciado, fiel a la Escritura y a la Liturgia, puede resultar una valiosa ayuda para la recitación meditativa del santo Rosario."
.
Al terminar el ultimo Misterio, pueden rezarse tres Avemarías, la Salve , las letanías lauretanas, la oración a San José y cualquier otra oración. Estas últimas oraciones son libres, y también pueden adaptarse según los casos. Así, por ejemplo, los viernes de cuaresma, en vez de la Salve o las letanías de la Virgen, podrían recitarse las Oraciones a las cinco llagas, el Stabat Mater o alguna oración a la Virgen dolorosa.
.Al finalizar el Rosario, es el momento oportuno para rezar por las intenciones del Papa, para ganar las indulgencias. Sin embargo, para ganarlas, nada impide que se rece por el Pontífice reinante, en otro momento del día.
.
Sirvan estas consideraciones prácticas, para honrar mejor a María Santísima, Reina del Sacratísimo Rosario.
.
.
.
Nichán Eduardo Guiridlian Guarino
.

Nuevos cambios en la ceremonia de canonización

Se introducen a partir del domingo 21 de octubre de 2012

Canonización San Martín de Porres (10)

 

El próximo domingo 21 de octubre se celebrará, en Plaza San Pedro, la canonización de siete nuevos santos, uno de los acontecimientos importantes del Año de la Fe que está viviendo la Iglesia. Además, en esta ocasión, el Santo Padre utilizará por primera vez un nuevo Ritual para las ceremonias de canonización, preparado por la Oficina para las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, que realiza algunas modificaciones al ritual hasta ahora vigente y recupera algunos signos del antiguo ritual. Presentamos nuestra traducción de la entrevista que Mons. Guido Marini, Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias, ha concedido a L’Osservatore Romano.

 

Entonces, ¿el rito de canonización ya no se realizará durante la celebración eucarística?

Exactamente, como ya ha ocurrido, por otro lado, para los otros ritos: piénsese en el rito del Resurrexit, el domingo de Pascua; en el consistorio para la creación de nuevos cardenales, a partir del pasado 18 de febrero; y en la bendición y imposición de los palios a los arzobispos metropolitanos, en la reciente solemnidad de los santos Pedro y Pablo.

 

¿Cuál es el motivo de fondo?

Evitar que dentro de la celebración eucarística estén presentes elementos que no pertenecen estrictamente a la misma, manteniendo así intacta la unidad, como es pedido por la Constitución conciliar sobre la sagrada liturgiaSacrosanctum Concilium. Además, no es modificada una tradición consolidada sino sólo una práctica reciente. La canonización es fundamentalmente un acto canónico, en el cual están involucrados el munus docendi y el munus regendi. El munus santificandi entra en escena como segundo momento y está constituido por el acto de culto que sigue a la canonización.

 

En pocas palabras, para decirlo con el documento del Vaticano II citado por usted, ¿“sana tradición y legítimo progreso”?

Ciertamente, si bien en este caso específico la renovación del rito de canonización se inserta en el surco del camino comenzado por Benedicto XVI en el 2005. Fue entonces que la Congregación para las Causas de los Santos, con comunicación del 29 de septiembre, dispuso – luego de las conclusiones del estudio de las razones teológicas y las exigencias pastorales sobre los ritos de beatificación y canonización aprobados por el Santo Padre – que la canonización seguiría siendo presidida por el Pontífice en San Pedro, mientras que la beatificación sería celebrada por un representante suyo, normalmente el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en las diócesis interesadas. La canonización, en efecto, es una sentencia definitiva, con la cual el Sumo Pontífice decreta que un siervo de Dios, ya incluido entre los beatos, sea insertado en el catálogo de los santos y se venere en la Iglesia universal con el culto debido a todos los canonizados. Se trata, por lo tanto, de un acto preceptivo y universal. La autoridad ejercida por el Papa en la sentencia de la canonización será ahora todavía más visible a través de algunos elementos rituales.

 

Más allá del cambio de lugar del Rito, que tendrá lugar enteramente antes del comienzo de la Misa, ¿cuáles son estos elementos rituales?

En primer lugar, el triple pedido, durante el cual el cardenal Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos se dirigirá al Santo Padre para pedirle que proceda a la canonización de los siete beatos. Es por lo tanto recuperada, si bien de forma renovada, la antigua tradición según la cual el Papa reza con insistencia para pedir la ayuda del Señor en la realización del importante acto. En particular, en respuesta a la segunda petición, él invocará al Espíritu Santo y, después de tal invocación, será entonado el himno delVeni Creator. En segundo lugar, el canto del Te Deum, presente en el Rito de canonización hasta 1969, acompañará la colocación y la veneración de las reliquias de los nuevos santos.

 

Respecto a la procesión con las reliquias de los nuevos santos, ¿está prevista alguna otra modificación?

La habitual procesión se detendrá brevemente frente al Santo Padre que, así, podrá venerar las reliquias. Una vez que sean colocadas ante el altar, las reliquias serán incensadas por el diácono.

 

La revisión del rito de canonización, como ya los otros ritos, ¿comporta también una simplificación?

Diría que sí. Y también esto es un aspecto importante del rito renovado, junto al de su reforma en armónica continuidad con una tradición ya secular. De este modo es posible realizar el “esplendor de la noble sencillez” auspiciado por el concilio Vaticano II. Las Letanías de los santos acompañarán la procesión inicial, resultando anticipadas respecto a la praxis actual. Ocurría así durante el pontificado de Pío XII, a partir de 1946. Serán además omitidas las biografías de los nuevos santos por parte del Prefecto, dado que el Santo Padre, como es costumbre, las presentará brevemente durante la homilía. No está ya previsto, finalmente, el saludo personal del Pontífice por parte de los postuladores, que podrán encontrarlo brevemente después de la Misa, en la sacristía de la basílica Vaticana.

 

Fuente: L’Osservatore Romano

Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

Celebrando los 100 años del Catecismo Mayor de San Pío X

 

 

 

Ante la vacuidad de la moderna catequesis post-conciliar, el Catecismo Mayor de San Pío X es un instrumento indispensable para conocer con orden y precisión la doctrina de nuestra Fe. Reproducimos el capítulo preliminar del catecismo y adjuntamos como descarga la obra completa para quienes quieran consultarla o estudiarla.

 

DE LA DOCTRINA CRISTIANA Y DE  SUS PARTES PRINCIPALES

LECCIÓN PRELIMINAR

 

1.- ¿Sois cristiano? - Sí, señor; soy cristiano por la gracia de Dios.

 

2.- ¿Por qué decís por la gracia de Dios? - Digo por la gracia de Dios porque el ser cristiano es un don enteramente gratuito de Dios nuestro Señor, que no hemos podido merecer.

 

3.- ¿Quién es verdadero cristiano? - Verdadero cristiano es el que está bautizado, cree y profesa la doctrina cristiana y obedece a los legítimos Pastores de la Iglesia.

 

4.- ¿Qué es la doctrina cristiana? - Doctrina Cristiana es la doctrina que nos enseñó Nuestro Señor Jesucristo para mostrarnos el camino de la salvación.

 

5.- ¿Es necesario aprender la doctrina enseñada por Jesucristo? - Es necesario aprender la doctrina enseñada por Jesucristo, y faltan gravemente los que descuidan aprenderla.

 

6.- ¿Tienen los padres y los amos obligación de mandar a sus hijos y dependientes al Catecismo? - Los padres y los amos tienen obligación de procurar que sus hijos y dependientes aprendan la doctrina cristiana, e incurren en culpa delante de Dios si descuidan esta obligación.

 

7.- ¿De quién hemos de recibir y aprender la doctrina cristiana? - La doctrina cristiana la hemos de recibir y aprender de la santa Iglesia Católica.

 

8.- ¿Cómo estamos ciertos de que la doctrina cristiana que recibimos de la Santa Iglesia es realmente verdadera? - Estamos ciertos que la doctrina cristiana que recibimos de la Iglesia Católica es realmente verdadera porque Jesucristo, divino Autor de esta doctrina, la confió por medio de sus Apóstoles a la Iglesia fundada por El, a la cual constituyó Maestra infalible de todos los hombres y prometió su divina asistencia hasta el fin del mundo.

 

9.- ¿Hay otras pruebas de la verdad de la doctrina cristiana? - La verdad de la doctrina cristiana se demuestra, además, por la santidad eminente de tantos que la profesaron y profesan, por la heroica fortaleza de los mártires, por su rápida y admirable propagación en el mundo y por su completa conservación por espacio de tantos siglos de varias y continuas luchas.

 

10.- ¿Cuántas y cuáles son las partes principales y más necesarias de la doctrina cristiana? - Las partes principales y más necesarias de la doctrina cristiana son cuatro: ElCredo, Padrenuestro, Mandamientos y Sacramentos.

11.- ¿Qué nos enseña el Credo? - El Credo nos enseña los principales artículos de nuestra santa fe.

 

12.- ¿Qué nos enseña el Padrenuestro? - El Padrenuestro nos enseña todo lo que hemos de esperar de Dios y todo lo que hemos de pedirle.

 

13.- ¿Qué nos enseñan los Mandamientos? - Los Mandamientos nos enseña todo lo que hemos de hacer para agradar a Dios, que se resume en amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios.

 

14.- ¿Qué nos enseña la doctrina de los Sacramentos? - La doctrina de los Sacramentos nos enseña la naturaleza y buen uso de los medios instituidos por Jesucristo para perdonarnos los pecados, comunicarnos su gracia e infundir y acrecentar en nosotros las virtudes de la fe, de la esperanza y de la caridad.

 

Catecismo Mayor de San Pío X: Descargar aquí