Archivos del blog

domingo, 4 de noviembre de 2012

Mensaje de Benedicto XVI a los participantes en la peregrinación Una Cum Papa Nostro

 

En la Santa Misa pontifical celebrada por el Card. Cañizares al concluir la peregrinación Una Cum Papa Nostro, Nov-03-2012, se ha hecho conocer el mensaje que el Papa ha enviado a los peregrinos. Como no tenemos una traducción oficial al español del mismo lo hemos traducido de los textos en francés, publicado en Le Forum Catholique, e inglés, publicado por el P. John Zuhlsdorf en su blog.

 

Con ocasión de la peregrinación internacional a Roma organizada para el 5° aniversario del Motu PropioSummorum Pontificum, Su Santidad el Papa Benedicto XVI envía su saludo cordial a todos los participantes, asegurandoles su fervorosa oración.
Por su Motu Proprio, el Santo Padre deseó responder a las expectativas de los fieles ligados a las formas litúrgicas precedentes. Ciertamente, como escribe en su carta a los obispos para presentar el Motu Propio, es bueno conservar las riquezas que crecieron en la fe y la oración de la Iglesia y darles su justo lugar, todo en pleno reconocimiento del valor y la santidad de la forma ordinaria del rito Romano. En este Año de la Fe, promulgado mientras la Iglesia celebra el quincuagésimo aniversario de apertura del Concilio Vaticano II, el Santo Padre invita a todos los fieles a manifestar de manera particular su unidad en la fe; así serán eficaces agentes de la nueva evangelización.
Confiando a todos los participantes de la peregrinación a Roma a la maternal intercesión de la Vírgen María, el Santo Padre les envía su Bendición Apostólica.


+ Cardenal Tarcisio Bertone
Secretario de Estado de Su Santidad

 

Vatican Insider hace notar que este mensaje no ha sido publicado —de momento— por la Oficina de Prensa de la Santa Sede sino que se ha citado por el periódico Avvenire, órgano de la Conferencia Episcopal Italiana, en una nota, Nov-04-2012 que reseña la peregrinación. Esta es una imágen del recorte de prensa de Avvenire, provista por el blog oficial de la peregrinación.

 

Avvenire Nov-04-2012

 

 

Fuente: Secretum Meum Mihi

La Defensa de la Catedral de Buenos Aires

 

na21fo01

 

 

Siempre habrá dos miradas, como hay dos banderas, y es preciso enrolarse fielmente sólo en una, y aprender a mirar…

La mirada del mundo: numerolátrica, meteorológica, eficientista y siempre miope.

La mirada de los hijos de Dios: arraigada en su Palabra viva, en la Tradición bimilenaria de su única Iglesia y el testimonio de miles de hermanos nuestros que ya contemplando cara a cara su Divina Faz, nos señalan el rumbo, con sus huellas en la Historia, la historia de la verdadera Libertad -que nada tiene que ver con la Revolución Francesa anticristiana- sino con la docilidad a la Verdad, porque sólo Ella libera (Jn. 8,31), aún –y sobre todo- desde la Cruz.

La Providencia quiso que el 1 de noviembre, Fiesta de Todos los Santos, en el Año de la Fe, se congregara un “Pequeño Rebaño” de hombres y mujeres que pretendimos demostrar al mundo que el deber –pues ya no es sólo derecho- de defender los templos y signos sagrados, es la defensa de nuestra propia médula de católicos, hijos de la Iglesia, cuya fe nos gloriamos de profesar en razón de nuestro bautismo.

No son paredes, ni meros monumentos históricos, sino el alma de la civilización cristiana que hoy se ataca por doquier atacando a la Familia, a la vida inocente del niño por nacer, a la Verdad Una y singular, al Orden Natural, a la Belleza y a la Luz.

Nosotros vivimos en esta circunstancia, un destello de esa Luz: vivimos la unidad de la oración y la acción. Así como en la catedral unas piedras sostienen a las otras, nosotros, piedras vivas, nos sostuvimos mutuamente, cada uno con las gracias que Dios le había dado: la mirada atenta, la palabra, el canto, la astucia, la energía, la reacción; sin contraposiciones estériles que abonan un lenguaje dialéctico completamente ajeno al sentir católico (que es un “y…y” inclusivo, cuidando siempre el orden de la caridad).

En un principio, los cálculos mundanos pretendieron “escondernos” en una calle lateral considerando el absurdo de que la presencia de católicos ante un templo católico resultaría “provocadora” para los pregoneros de la muerte, que pretendían agraviarla. Pero María Santísima, “terrible como ejército formado en batalla” nos alentó a mantenernos unánimemente firmes en la negativa a retirarnos, y las fuerzas policiales debieron pedir refuerzos para protegernos, recordándoles que su deber era proteger nuestros derechos, y no fundar la paz en conculcarlos.

El templo iba a permanecer cerrado, y Ella también seguramente, como Reina de todos los Santos, dispuso todo para que antes de llegar las hordas, viviésemos juntos unas Vísperas solemnes, con el Santísimo Sacramento expuesto, antes del enfrentamiento.

Luego la Santa Misa se celebró dignamente, mientras afuera, un ejército de Rosarios velaba por ello, como los guardias cuidan el Tesoro.

La invocación a San Miguel Arcángel y a todos los santos, especialmente a Santiago, a San Bernardo, a Santa Juana, iluminaron los semblantes, como los Vivas a Cristo Rey durante varios momentos, como un himno marcial, tapando las voces discordantes del odio impío y la blasfemia.

Un regalo impredecible e inestimable, digno de párrafo a parte, lo constituyó la presencia permanente de un fiel sacerdote de Cristo –vestido de rigurosa sotana, e incluso sin arredrarse luego de haber sido alcanzado por uno de los elementos que arrojaban del otro lado- recorriendo nuestra “trinchera”, y cosechando algunas confesiones tal vez largamente demoradas, cuya valía sólo en el cielo contemplaremos cabalmente. ¡Ay, si su ejemplo valiente cundiera, se multiplicarían sin duda los ramilletes de almas para ofrecer al Padre!. Vaya desde estas humildes líneas, nuestro más profundo y sincero agradecimiento.

Al término de los “incidentes” (como le gusta titular a los medios, que minimizan todo lo grande y enaltecen todo lo sórdido y minúsculo), retirados los nubarrones de la tormenta, sin que los enemigos de la Fe y de la Patria hayan logrado su objetivo, aún nos quedamos un buen rato, y en acción de gracias compartimos un último rosario –el de los misterios luminosos- a María Auxiliadora, Reina de Lepanto, Nuestra Señora de las Victorias, Madre de la Merced, pidiendo luz abundante de conversión para todos los corazones, de ambos lados de las vallas, para que Ella nos reúna un día en el seno del Padre. Suplicamos gracias de conversión abundantes, y no dudamos de que las habrá, aún entre los policías –a quienes habiéndole quitado con los últimos gobiernos la formación religiosa, esto puede haberles servido tal vez como incentivo para buscarla-, a algunos de los cuales pudimos luego recomendar el uso del Escapulario, y repartir alguno, antes de retirarnos cantando a voz en cuello la Salve Regina, donde unas horas antes se ventilaron blasfemias. Porque no concebimos la defensa de la vida al margen de la Madre del Autor de la Vida; porque “de Santa María, nunca bastante”, como nos enseña San Bernardo, sin necesidad de someterlo a plebiscito. Pues nos parece lastimoso que algunos limiten la defensa de la vida a una dimensión política, acomodándola al sufragio popular o a componendas ecuménicas, atendiendo así sólo a las consecuencias sin mirar a las causas. Es hora de afirmar con energía que el aborto es sólo una punta del iceberg, y que NO es ese el mayor pecado, sino la apostasía escandalosa del Pueblo de Dios, que claudica ante el cáncer demoliberal.

Hay que pensar que si el mundo nos pisotea muchas veces, no es por haber sido fieles testigos del Señor que venció al mundo, sino tal vez porque como sal, los católicos hemos perdido el sabor; “Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la volverá a salar? Ya no sirve para nada, sino para ser tirada y pisada por los hombres” (Mt 5,13). Y no podremos restaurar un orden cristiano ni justo en nuestra Patria al margen de la afirmación contundente del Reinado Social de Cristo.

Esto jamás lo comprenderán los medios, que como ciegos guías de ciegos, se asombran del enfrentamiento de “posturas antagónicas sobre el aborto”, y no advierten que se trata aún más radicalmente, de dos posturas antagónicas sobre el hombre, la vida y el universo. Y que no pueden conciliarse mediante pactos de convivencia democrática, sino sólo mediante la conversión de todos los corazones, en el sacramento de la Penitencia y de rodillas ante el Señor Sacramentado.

Ha sido éste, pues, un día memorable, en fin, para todos nuestros corazones, porque en medio de tantos sinsabores que agobian a nuestra Patria, y que son nuestra Cruz, junto a la Mater Dolorosa -Causa de nuestra alegría- nosotros queremos estar de pie, y para ello pedimos Su gracia.

Es preciso recordar que mientras la Iglesia Triunfante nos estimula con su ejemplo desde la gloria, la Iglesia Purgante es la única porción del Cuerpo Místico que ya únicamente puede padecer, y no merecer.

Es a nosotros, en cambio, miembros de este Cuerpo aquí en la tierra, aún sujetos al influjo de los enemigos del alma, a quienes nos compete librar “el buen combate”. Muchos olvidan lamentablemente, que además de ser Iglesia Peregrina, el nombre propio con que la Tradición nos designa es el de Iglesia Militante, pues milicia es la vida del hombre sobre la tierra (Jb.7, 1-4), y la salvación no está cifrada en una abstinencia “ecologista” de no hacer el mal (tampoco lo hacen las momias), sino, a semejanza de Nuestro Señor, pasar la vida haciendo el Bien.

Es preciso afirmar que no se puede obrar el Bien divorciándolo de la Verdad, y que la corrupción de las costumbres comienza por el alejamiento de Ella, que es Cristo Rey del Universo. Al falsear la doctrina católica, desconociendo el Catecismo, desoyendo al Magisterio, no se puede obrar realmente el bien, porque de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.

Se explica entonces que entre las tentaciones opuestas de nuestro obrar a tientas, encontremos por una parte, el desprecio a las obras, en un quietismo luterano deprimente -como lo es toda herejía, que recorta la Luz de la Verdad-, y por la otra, el voluntarismo semipelagiano que pone el acento sólo en los métodos humanos, y relega la gracia a la mera condición de “bastón”, cuando por el contrario, todo el bien del hombre, de la Patria y del universo, consiste en secundarla, porque es ella –es Cristo- quien lleva la delantera y marca el rumbo. El no nos dijo jamás que sin El podríamos hacer muy poco, o de mala manera, sino que “sin Mí, NADA podéis hacer”.

Es la hora del combate, sin duda. Y que rezar es combatir, nadie lo duda, pues sin el sostén de la oración, corazón de la Iglesia, todo esfuerzo es vano e incompleto, por más recaudos estratégicos que se tomen del caso.

Pero la tierra no es el Purgatorio (y es bueno recordarlo, en momentos que, apremiados por las necesidades presentes y confundidos por la enfermedad del individualismo, se olvida a menudo el deber de caridad de rezar por nuestros difuntos, y se predican tan menguadamente las indulgencias…), y eso significa que hasta tanto no nos llame el Padre, a nadie le es lícito desertar de su puesto en medio de la batalla, limitándose a las quejas.

¿Que no hay forma “razonable” de tener esperanza? ¿Y desde cuándo la esperanza de los hijos de Dios se apoyó sobre las bases razonables de nuestras solas fuerzas? Y ahí asoma la cola pelagiana… Ni en Covadonga, ni en Lepanto, ni en tantísimos episodios de la historia sagrada y aún en nuestra historia nacional, Dios requirió las fuerzas de sus hijos como “garantía”, sino al contrario: “en tu debilidad se manifiesta mi fuerza”(2 Cor.12,9).

¿Por qué nos insiste tantas veces Nuestro Señor en el Evangelio, y también Nuestra Señora en sus múltiples apariciones, en el “No temáis”? Porque precisamente, si miramos con la mirada secular, todo hace pensar que debemos temer, y mucho. Y por eso el “escándalo”, el estupor del mundo: “¿Cómo se atreven éstos..?¿Quién los sostiene…?” Pero ahí está la levadura, para que fermente la masa; ahí están los peces y los panes, para que El obre las maravillas que quiera, como Rey Soberano de las almas y el mundo. “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal: ¡ten piedad de nosotros y del mundo entero!” Y Él sí que es el Fiel, porque no puede desdecirse a Sí mismo.

La hora de la batalla es la hora de la alegría, de la entrega de corazones jóvenes, que nada conocen de edades cronológicas, sino todo rebosantes de esperanza. Hija de la esperanza es la fortaleza, como lo es el canto.

Quiera María Santísima, Reina y Generala de esta Patria cuya bandera es Su manto, ordenar nuestras filas de soldados de Cristo, para conducirnos siempre a librar el buen combate, y como pedía el beato Manuel González, ¡no quiera Ella permitir que nos cansemos!

 

¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Patria católica y mariana!

 

M. Virginia O. de Gristelli

2 de noviembre de 2012