Archivos del blog

lunes, 30 de septiembre de 2013

Mons. Arancedo habla sobre el sacerdocio femenino

Alegría al comprobar que acerca de este tema delicado -el cual Obispos de otros países del mundo no lo tienen tan claro- el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina se ha expresado en un modo totalmente en línea con la Fe, la Tradición y el Magisterio (incluso reciente: Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco) de la Iglesia.




Texto del micro radial de monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, emitido por LT9 (27 de septiembre de 2013):

Como todos los años, el 30 de septiembre Fiesta de San Jerónimo Patrono de la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, se realizan en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe las ordenaciones sacerdotales. Es un día de particular gratitud y alegría en la vida de nuestra Iglesia. Esto nos habla de la vitalidad providencial de un camino que tiene su origen en el amor de Dios que tanto amó al mundo y le envío a su Hijo Jesucristo (cfr. Jn 3), y que él quiso prolongar en la vida de la Iglesia.

Cuando hablamos del sacerdocio las referencias que debemos tener presente son: Jesucristo, la Iglesia y el Mundo. Fuera de este ámbito el sacerdocio católico pierde todo sentido. Su origen es el amor de Dios, su modelo es Jesucristo, su ámbito la Iglesia y su destino el mundo. Esto requiere una mirada de fe, que no es un salto al vacío sino un apoyarse en el testimonio de Jesucristo. No se trata de un ministerio creado por la Iglesia para cumplir una función, sino de una realidad instituida por el mismo Jesucristo para continuar su misión en el mundo.

Una primera lectura del sacerdocio nos muestra ese sentido relacional entre Dios y el mundo, vivido desde la Iglesia como ámbito o lugar propio del sacerdote. Esto marca su vida con un fuerte sentido cristológico y eclesial, pero también de servicio en el mundo. Esta última referencia es la que lleva al Papa Francisco a insistir: “quiero pastores con olor a ovejas”. El sacerdote es alguien: “tomado de entre los hombre y puesto al servicio de los hombres” (cfr. Heb. 5), esto nos habla de un don pero también de una tarea. El sacerdote es presencia sacramental de Jesucristo.

Este es su límite y grandeza. No construimos el sacerdocio sino que lo recibimos, somos llamados, nos toca hacerlo visible entre los hombre por la gracia del sacramento del Orden Sagrado. No se trata de una carera que elijo, sino de un llamado que descubro y al cual he respondido. No hablamos de un ministerio eclesial en el sentido de una función que nos comunica la Iglesia al servicio de la comunidad, sino del sacerdocio ministerial de Jesucristo como una realidad única y personal que él nos confiere en la Iglesia por un sacramento.

Cuando se plantea el tema del sacerdocio desde la persona y el ministerio de Jesucristo, y no sólo como un ministerio en la Iglesia, pienso que es más fácil comprender el significado que tiene la no ordenación de mujeres, es decir, que sólo sean hombres los llamados al sacerdocio ministerial. No cabe decir que esta decisión de Jesús pertenece a la cultura de una época, por el contrario, él trató a todas las mujeres con amor y respeto, incluso a las que fueron denunciadas como pecadoras.

No podemos, además, dudar de la importancia de la Virgen María en el plan de Dios, sin embargo, no la eligió a ella para el ministerio sacerdotal. María estaba con los apóstoles y cumplió, diría, una función tal vez superior de presencia y santidad en la vida de la Iglesia naciente, pero no era sacerdote. Esto no fue un acto de discriminación de su Hijo. El distinguir la función propia de un ministerio eclesial, de la elección única y personal de un joven, de un varón, para el sacerdocio tiene su fuente en el Evangelio como en la misma tradición de la Iglesia.

Los invito este lunes 30 de septiembre a las 19 hs. en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, para unirnos y participar de la alegría de este acontecimiento eclesial. Reciban de su obispo junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor Jesús.

El Papa anunció la fecha de canonización de Juan Pablo II y de Juan XXIII.

El Papa Francisco anunció, pasadas las 10 de la mañana de Roma, la fecha de canonización del Papa polaco y del Papa Roncalli: será el 27 de abril de 2014, primer domingo después de Pascua.

Ponemos a continuación el informe de la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

CONCISTORO PER IL VOTO SULLE CAUSE DI CANONIZZAZIONE DEI BEATI GIOVANNI XXIII E GIOVANNI PAOLO II
Questa mattina, alle ore 10, nella Sala del Concistoro del Palazzo Apostolico Vaticano, durante la celebrazione dell’Ora Terza, il Santo Padre Francesco ha tenuto il Concistoro Ordinario Pubblico per la Canonizzazione dei Beati:
- Giovanni XXIII, papa
- Giovanni Paolo II, papa.
Nel corso del Concistoro, il Papa ha decretato che i Beati Giovanni XXIII e Giovanni Paolo II siano iscritti nell’Albo dei Santi il 27 aprile 2014, Domenica II di Pasqua, della Divina Misericordia.


domingo, 29 de septiembre de 2013

La justicia declara nulo el decreto con el que se removió a Mons. Baseotto del Obispado Castrense



Tomamos este artículo de Infocatólica. 
Mons. Antonio Baseotto es uno de los pocos Obispos argentinos que ha celebrado públicamente la Misa en su forma extraordinaria, nada menos que en la Basílica de Luján. También ha administrado el Sacramento de la Confirmación en el rito tradicional.
Quien les escribe ha tenido el honor de conocerlo, y puede decir que es un pastor excelente, muy amable y valiente para decir la verdad
Nos alegra mucho esta noticia en que se reconoce lo que en justicia le corresponde a Mons. Baseotto. Rezamos por él y esperamos que todo este asunto siga adelante como Dios y Nuestra Señora quieran.

(Diario Judicial/InfoCatólica) En el año 2005, cuando el entonces ministro de Salud argentino, Ginés González García, realizó una campaña de distribución de profilácticos, Monseñor Antonio Juan Baseotto le envió una carta en la que manifestaba que la campaña era unaapología al delito de homicidio, y citó las palabras de Jesús «los que escandalizan a los pequeños merecen que le cuelguen una piedra de molino al cuello y lo tiren al mar».
La crítica generó un profundo revuelo se formularonvarias denuncias contra Mons. Baseotto, ante el Juzgado Federal; la magistrada María Romilda Servini de Cubría dispuso el sobreseimiento del prelado de los delitos que se le habían atribuido.
Paralelamente, el Poder ejecutivo dictó el Decreto 220/2005, que disponía dejar sin efecto «el acuerdo a Su excelencia Reverendísima Monseñor Antonio Juan Baseotto C.S.S.R como Obispo Castrense», bajo el argumento de que había empleado «alegorías de connotaciones muy fuertes en la República Argentina, que recuerdan los llamados ‘vuelos de la muerte’». La Santa Sede no nombró a otro obispo castrense hasta dos años después, tras aceptar la renuncia por motivos de edad presentada por Mons.Baseotto.

La destitución fue nula, Mons. Baseotto tiene derecho a pensión

El Obispo, en el entendimiento de que había cumplido la edad suficiente para percibir la asignación mensual dispuesta por el art. 1 de la Ley 21.540, que establece que el vicario castrense para las Fuerzas Armadas, que cese en su cargo «por razones de edad o de invalidez», gozará «de una asignación mensual vitalicia equivalente al setenta por ciento de la remuneración fijada al cargo de Juez Nacional de Primera Instancia», solicitó dicha asignación, que le fue denegada. El que fuera Obispo Castrense recurrió y en primera instancia se le volvió a denegar.
Recurrió en amparo, y en una sentencia dictada por los jueces Juan Carlos Poclava Lafuente y Luis René Herrero, la Sala II de la Cámara Federal de la Seguridad Social ha decidido revocar la denegación. El fallo se divide en dos argumentos centrales:
En primer lugar, y respecto a si el Obispo presentaba los requisitos para acceder al beneficio. El Tribunal admitió que le correspondía a Mons. Baseotto el goce del beneficio, entre otras cosas, porque «la voluntad expresa del legislador fue la de dar un adecuado marco de protección a quienes se desempeñaron en las citadas jerarquías eclesiásticas y se encuentran prácticamente desprotegidas al producirse las contingencias de vejez o invalidez». La Cámara recordó que no estaba en discusión que el obispo ejerció su cargo hasta 2007, dos años después del decreto que lo removía, aunque sin percibir sus haberes en los 2 últimos años.
Los jueces analizaron, en segundo lugar, la validez del decreto que dispuso la remoción del prelado, esto es, si el Estado argentino estaba capacitado para dejar sin efecto la designación de Mons. Baseotto por el Papa Juan Pablo II como obispo castrense, de conformidad con las normas de la propia Constitución argentina. Puesto que se había dispuesto el sobreseimiento del Castrense en las causas en las que fue imputado, no había presupuestos de hecho para dictar el decreto dejando sin efecto su nombramiento.
En ese contexto, la sentencia declara nulo el decreto, porque el Poder Ejecutivo «carecía de facultades unilaterales» para disponer la remoción de Mons. Baseotto, «por tratarse de un acto jurídico complejo que necesariamente hubiera requerido un estudio o acuerdo previo con la Santa Sede». En consecuencia, se considera que procede «reconocer el derecho» a la asignación mensual vitalicia a Mons. Baseotto, al haber cumplido «con la jerarquía y edad pretendida por la ley 21.540 para gozar del beneficio a la fecha de aceptación de la renuncia por el Sumo Pontífice».

San Miguel Arcángel




La devoción y el culto a San Miguel, se remontan al Antiguo Testamento, era él el patrono del Templo, de allí que hoy lo sea de la Iglesia Universal.

La fiesta del 29 de septiembre, hace memoria de la Dedicación de una basílica, levantada  en Roma por Bonifacio I, en honor del Santo Arcángel, a quien desde los primeros tiempos, los cristianos han invocado con insistencia.

El rito tridentino celebra dos fiestas en su honor, y pide su intercesión en cuatro oportunidades durante la celebración de la Santa Misa. A estas, se agrega, en las Misas rezadas, una oración especial prescrita y redactada por el Papa León XIII. Sin dudas, que el pueblo fiel conservó entre sus normas de piedad, el invocar al Santo Arcángel, merced a las tantas oportunidades en que la liturgia lo honraba. Después de la reforma del Concilio Vaticano II, el culto a San Miguel se ha ido olvidando.

Es por ello que desde aquí, no dejaremos de insistir y promover esta devoción. Quienes recurrimos a él asiduamente, podemos dar testimonio de haber experimentado su auxilio. No pedir la valiosa intercesión del Defensor de la Iglesia, resulta un verdadero despropósito. Que pena, que tantos sacerdotes olviden instar al pueblo a honrar a San Miguel. En estos tiempos, tan adversos para la Iglesia, él sería un valioso protector contra el maldito, que no deja de hostigar a la Esposa de Cristo. Sería bueno que los martes, al menos, se pidiera la intercesión del Arcángel. La piedad popular ha dedicado ese día de la semana para honrar a los Santos Ángeles.

Para quienes quieran rezar a San Miguel, existen algunas oraciones que pueden ser útiles. La primera y más conocida es el Sanctae Michael Arcángele, del Papa León XIII, que puede encontrarse en cualquier Misal o devocionario. Otra oración es la que se encuentra en el Ritual Romano, al principio de del rito de exorcismo. También se puede rezar la Coronilla de San Miguel.

Al final de este artículo trascribimos un breve oración en forma de verso, que podrá aprenderse con facilidad y puede ser recitada en cualquier momento y durante las más variadas ocupaciones.

Escribe el Padre Azcárate en su libro La flor de la liturgia: ¨La devoción a los Ángeles, y aún el culto privado a los mismos, son tan antiguos como la Iglesia. El Arcángel San Miguel, fue el primero y, hasta el siglo IX, casi el único festejado. Mejor dicho sus fiestas eran comunes a todos los Ángeles, como todavía sucede hoy con las existentes. Tal es el carácter de las dos más celebradas hoy: la del 8 de mayo, que recuerda la aparición en el Monte Gárgano, y la del 29 de septiembre, que festeja la dedicación de una iglesia en la Vía Salaria, en Roma. Esta última es la fiesta clásica del Arcángel y la que celebra la Iglesia Universal, bajo el rito de primera clase.

Preséntasenos San Miguel, en estas fiestas como el Príncipe de la Milicia celestial, glorioso caballero del Altísimo y Defensor de la Iglesia universal, y como Ángel de la plegaria y de la adoración, que monta la guardia delante del altar y quema allí inciensos y perfumes en áureos turíbulos.¨

Bendito seas Miguel,
que con ardor inaudito
destronaste a Luzbel.
Desde tu alto dosel
protege a la Iglesia santa;
que angustiada a ti levanta,
suplicante su clamor.
Hiere a satán y al error;


que hoy de nuevo se levanta.

sábado, 28 de septiembre de 2013

La mantilla en la mujer

Una de las cosas que más llama la atención en la liturgia tradicional (aunque todo este artículo es perfectamente válido para Misas Novus Ordo) es que las mujeres suelen llevar sus cabezas cubiertas. La mayoría lo hace con tela de encaje (mantillas) mientras que otras se decantan por gorros o sombreros.

¿Cuál es el significado de esta costumbre? ¿De dónde proviene? ¿Significa acaso un desprecio a la mujer?

Vamos a tratar de contestar estas preguntas.

El que la mujer tenga la cabeza cubierta dentro del templo es una costumbre milenaria, al igual que el requerimiento de que el varón se descubra. Se remonta a las enseñanzas de los Apóstoles: todos los Apóstoles (incluyendo a San Pedro en Roma) enseñaron esta disposición como voluntad de Dios.

En la Sagrada Escritura nos ha quedado escrito esto por el Apóstol San Pablo, en el capítulo 11 de la primera carta a los Corintios:

«Sed imitadores míos tal cual soy yo de Cristo. Os alabo de que en todas las cosas os acordéis de mí, y de que observéis las tradiciones conformes os las he transmitido. Más quiero que sepáis que la cabeza de todo varón es Cristo, y el varón, cabeza de la mujer, y Dios, cabeza de Cristo. Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, deshonra su cabeza. Más toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, deshonra su cabeza; porque es lo mismo que si estuviera rapada. Por donde si una mujer no se cubre, que se rape también; mas si es vergüenza para la mujer cortarse el pelo o raparse, que se cubra. El hombre, al contrario, no debe cubrirse la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios, mas la mujer es gloria del varón. Pues no procede el varón de la mujer, sino la mujer del varón, como tampoco fue creado el varón por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por tanto, debe la mujer llevar sobre su cabeza (la señal de estar bajo) autoridad, por causa de los ángeles. Con todo, en el Señor, el varón no es sin la mujer, ni la mujer sin el varón. Pues como la mujer procede del varón, así también el varón (nace) por medio de la mujer; mas todas las cosas son de Dios. Juzgad por vosotros mismos: ¿Es cosa decorosa que una mujer ore a Dios sin cubrirse? ¿No os enseña la misma naturaleza que si el hombre deja crecer la cabellera, es deshonra para él? Mas si la mujer deja crecer la cabellera es honra para ella; porque la cabellera le es dada a manera de velo. Si, con todo eso, alguno quiere disputar, sepa que nosotros no tenemos tal costumbre, ni tampoco las Iglesias de Dios.» 


Siguiendo a San Pablo y a la antigua costumbre de la Iglesia, el Código de Derecho Canónico de 1917 prescribía esto:
«Los varones, ya sea dentro o fuera de la Iglesia, mientras asisten a los ritos sagrados, deben llevar la cabeza descubierta, a menos que las costumbres locales lo aprueben o se den circunstancias particulares, no se determinará otra cosa. Las mujeres, sin embargo, deberán cubrirse la cabeza y vestirse con modestia, especialmente cuando se aproximan a la mesa del Señor.» [Can. 1262, par. 2]

Nuestra Señora cubierta por una mantilla.
El Código de Derecho Canónico actual directamente no menciona el tema, por lo que no puede considerarse que la costumbre ha sido prohibida.

Las cosas sagradas se velan: vemos por ejemplo, cómo se vela el Sagrario con una cortina llamada conopeo, cómo se vela el copón cuando dentro se encuentra Nuestro Divino Señor Sacramentado, cómo se vela el Cáliz antes del Santo Sacrificio de la Misa. El misterio sacro debe cubrirse, ya que no somos dignos de contemplarlo directamente y su luz nos enceguece.



¿Por qué debe velarse entonces la mujer?

Porque la mujer es un misterio. Dios le ha dado a la mujer el grandísimo privilegio de poder ser madre, de poder colaborar con Él dando vida. Cuando una mujer concibe en su seno a un hijo, Dios se acerca a ella a infundirle un alma a ese nuevo niño. La grandeza de la maternidad -y por ende de la mujer- es tan grande que Dios no tolera que se maltrate a la mujer.

Dios aborrece el maltrato hacia la mujer. Es por ello que Él ha dispuesto que ella lleve sobre su cabeza la señal de respeto, la señal de que en ella hay algo grande, grandísimo, un misterio incomprensible. Esa señal es el tener la cabeza cubierta durante la Santa Misa. Al mismo tiempo esto simboliza cómo la mujer, que es tan grande, debe cubrir su grandeza ante la verdadera grandeza, la fuente de toda inmensidad que es Dios.

El varón, en cambio, debe descubrirse en la iglesia como símbolo de desvestirse de las obras de las tinieblas y revestirse de las obras de la luz. Buscando mostrar cómo ante Dios todo poder debe inclinarse.

Venerable Siervo de Dios, Mons. Fulton Sheen bautizando
Dios ha querido que el varón y la mujer seamos distintos, y esta diferencia es buena y querida por Dios. Hace algunas décadas las primeras que se sacaron las mantillas fueron las feministas: las mismas que rechazan la maternidad, que buscan la legalización del asesinato de niños por nacer, que han convertido a las mujeres en hombres. Dios, en su infinita sabiduría, ya había dispuesto el remedio: recordarnos permanentemente por signos exteriores las diferencias entre los hombres y las mujeres, y el respeto que tenemos que tener unos por otros. Se ha abandonado esta costumbre milenaria de la Iglesia, y el feminismo de género ha avanzado a pasos agigantados. 

¿Cuándo reflexionaremos y volveremos a Dios?








Nota: a aquellas señoras y señoritas que les interese saber cómo hacerse una mantilla, aquí un artículo del blog de +chica catolica donde tienen un instructivo.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Santa Misa en desagravio en la iglesia San Ignacio

A medida que pasa el tiempo se conocen más detalles acerca de la profanación que algunos estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires realizaron contra la iglesia San Ignacio. Recordemos que todas estas cosas son fruto de la educación sin Fe, anticatólica y neomarxista de nuestro país.

El altar mayor fue ultrajado con la deposición de heces (aguas mayores y menores), y aún se sospecha de algo impensado porque uno de los invasores habría sido acompañado por una mujer.

Por esa razón, desde el desgraciado acontecimiento, el altar de la Iglesia de San Ignacio no se puede utilizar para la celebración de la Santa Misa, la que se dice estos días en uno provisorio.

La Arquidiócesis de Buenos Aires informa que el próximo Jueves 3 de Octubre a las 19 Hs., S.E.R. Mons. Mario Aurelio Poli oficiará la Santa Misa para desagraviar al Señor por el sacrilegio cometido contra su Divina Persona.





Santa Misa en desagravio
por la Profanación acaecida 

Jueves 3 de Octubre
Hora 19,00
Bolivar 225
Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Cardenal Boutros Rai: «Occidente está sosteniendo a los grupos fundamentalistas»

Publicamos esta noticia traída por Infocatólica por su importancia, y por tener quien publica amigos con familiares viviendo en Siria. Es importante que se sepa la verdad. Como dice el Cardenal, son los países occidentales (ex-cristianos) los que están sosteniendo a los musulmanes radicales de Oriente y siendo responsables de la muerte de tantos cristianos.

Recemos por los católicos perseguidos en Siria.

(Rome Reports/InfoCatólica) El patriarca denuncia que las guerras financiadas por países occidentales han provocado el éxodo masivo de cristianos en Oriente Medio ante el silencio cómplice de la comunidad internacional. El cardenal está preocupado por la convivencia entre cristianos y musulmanes. Dice que llevan más de mil años viviendo juntos y teme que las buenas relaciones que han mantenido hasta el momento desaparezcan. Por eso se siente decepcionado con el modo de actuar de algunos países de tradición cristiana que en lugar de buscar la paz fomentan las guerras:
«Sea en Egipto sea en Siria sea en Irak, lo que pasa es que tanto países de Oriente como de Occidente están sosteniendo a los grupos fundamentalistas, mientras que los musulmanes, en su gran mayoría son gente moderada. Me entristece que en ciertos países de Oriente y Occidente ayuden con armas, con dinero o diplomáticamente a los grupos fundamentalistas. Al-Qaeda, Al-Nostra, Yihadistas, los Hermanos Musulmanes... ¡y bajo la etiqueta de la democracia!».
El patriarca maronita lamenta que «tanto Oriente como Occidente fomenten hoy en día las guerras está provocando la destrucción de lo que habíamos construido en 1.400 años. Me entristece que Occidente, que se considera cristiano o culturalmente cristiano, haya perdido la moral. Se benefician del comercio de armas, crean los problemas.... Me entristece y me parece vergonzoso que en el siglo XXI Occidente esté en esta situación»

jueves, 26 de septiembre de 2013

Fotos y pedido de oraciones

En primer lugar queríamos compartir estas fotos de la Misa Tradicional "Summorum Pontificum" que se celebra en la ciudad de La Plata. La celebración se realiza todos los domingos a las 12:30hs, en la iglesia de San Francisco de Asís ubicada en calle 12 entre 68 y 69. Celebra el R.P. Brian Moore.





Se trata de una bellísima iglesia de estilo neo-románico que comenzó a construirse el año 1884. En 1975 fue declarada Monumento Histórico de la Provincia de Buenos Aires.

El Señor Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer, ha decidido que la Misa Tradicional se trasladase, entonces a esta iglesia. Le damos gracias a Dios y pedimos por su persona. 

Pero también querríamos pedir la caridad de nuestros lectores: hay muchos elementos litúrgicos que sería conveniente tener para poder celebrar mejor la Santa Misa. Como ejemplo, sotanas para acólitos, roquetes, etc. 

Es por ello que hemos iniciado una campaña denominada "un Acordaos por día por la Misa", y queremos invitar a nuestros lectores a rezar todos los días un Acordaps a la Santísima Virgen Nuestra Señora pidiéndole nos mande los elementos necesarios para celebrar cada vez un culto más bello y digno de Su Divino Hijo.

Dios les pague su caridad.



Admitieron estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires acto vandálico


El Centro de Estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires informó que cinco alumnos admitieron haber sido los responsables del vandalismo anticatólico en la iglesia San Ignacio. Son los frutos de la educación neo-marxista y sin Fe que tenemos en nuestro país. Por supuesto que todos los que han podido se han desligado del acto:

Buenos Aires. Luego de haber desmentido su responsabilidad en el ataque a la parroquia de San Ignacio de Loyola, desde el centro de estudiantes del Nacional Buenos Aires admitieron que cinco alumnos del establecimiento les confesaron que fueron losresponsables del acto de vandalismo. “Nosotros no sabíamos quién había sido, pero durante la mañana (de ayer) cinco compañeros nos dijeron que fueron ellos. La verdad es que se equivocaron”, dijo Nicolás Cernadas, vocal del centro de estudiantes del colegio. “Lo hicieron a espaldas de todos los estudiantes. Tenemos una comisión de seguridad, pero la saltearon, detapiaron las puertas que dan acceso a los túneles e hicieron eso que repudiamos”, agregó Cernadas.

 “Esto desprestigia las tomas de colegios, que venían muy bien, muy organizadas (...). Lo hicieron los que votaron contra la toma”, añadió.

 “Repudiamos los hechos, los alumnos ya están identificados”, remarcó y dijo que “no nos corresponde a nosotros entregar a nuestros compañeros”.

 La parroquia de San Ignacio de Loyola, la iglesia más antigua de la Ciudad de Buenos Aires, había amanecido ayer con pintadas anarquistas y con rastros de un incendio. El sacristán del lugar había denunciado a los alumnos, ya que un túnel conecta a la iglesia con el colegio.

Destrozos
 Entre los destrozos, se encendió fuego sobre los reclinatorios de madera y se realizaron pintadas en el piso frente al altar, con las leyendas: “’La única iglesia que ilumina es la que arde‘; ‘Hipócrita: ni dios ni amo’”. 

 En tanto, el sillón sacerdotal fue quemado y arrojado sobre un banco y hasta el momento el ingreso al templo estaba cerrado. “Cuando bajamos a abrir la iglesia encontramos humo y daños”, indicó el sacristán. También dijo que los agresores habrían entrado “por un túnel que hay del colegio para la iglesia”. “Pusimos un candado nuevo y lo rompieron”, sostuvo y agregó que el mismo día vieron “a dos chicos que salieron corriendo” en dirección al establecimiento educativo. 

 Ayer estuvieron en el lugar el vicario general de Buenos Aires, monseñor Joaquín Sucunza y el rector de la catedral, sacerdote Alejandro Russo para evaluar los daños junto con el párroco del templo, Francisco Baigorria.

 Los túneles que unen el colegio Nacional de Buenos Aires con la iglesia San Ignacio Loyola
 Los autores del atentado serían alumnos que ingresaron a través de los túneles que unen varios de los edificios de la emblemática Manzana de las Luces. Es el predio porteño más antiguo de la época de los jesuitas y en su construcción tiene túneles secretos. En la actualidad puede verse sólo un tramo, ya que la evolución de la ciudad hizo que muchos de ellos fueran cortados por otras construcciones. Uno de los accesos que aún funciona, es el que une el Colegio Nacional con la iglesia San Ignacio de Loyola. Desde la institución religiosa aseguran que el único acceso es ese pasadizo. Desde el centro de estudiantes indican que el túnel está tapiado.

“Seguramente serán expulsados”
 “Si los logramos identificar y son alumnos del colegio, seguramente serán expulsados por la gravedad de lo que hicieron”, manifestó el rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, Gustavo Zorzoli, sobre los destrozos a la iglesia San Ignacio. “No puedo creer que hayan sido los alumnos”, agregó.

La UBA repudió el ataque estudiantil 
 El rector de la Universidad de Buenos Aires, Rubén Hallú, manifestó su preocupación y por los “actos de vandalismo" y dijo que  “no sólo se ha destruido parte del patrimonio de esta histórica iglesia, sino que también se ha agraviado a la religión católica".

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Fue vandalizado el templo más antiguo de la Ciudad de Buenos Aires

Se trata de la iglesia de San Ignacio de Loyola, que data de comienzos del siglo XVII. Amaneció hoy con pintadas en el altar mayor y un banco quemado. Hacemos reparación al Corazón de Nuestro Divino Redentor por esta profanación y exigimos a la Justicia el pronto esclarecimiento y castigo de este hecho de persecusión contra nuestra Santa Fe.

Noticia de La Nación de Buenos Aires:

La parroquia de San Ignacio de Loyola, la iglesia más antigua de la Ciudad de Buenos Aires, amaneció con pintadas por un ataque de vándalos que dejaron mensajes anarquistas e intentaron prender fuego un sillón. Según denunció el sacristán Alberto, los responsables del hecho serían algunos alumnos del Nacional Buenos Aires, ya que un túnel conecta a la iglesia con el colegio. Sin embargo, los estudiantes dicen que ellos no fueron, ya que los túneles están tapiados.

"La única iglesia que ilumina es la que arde" e "Hipócritas: ni Dios ni amo", fueron las pintadas que dejaron adentro de la iglesia, con pintura blanca, sobre el piso.

El sillón sacerdotal quemado fue arrojado sobre un banco. Pasadas las 9 no se podía ingresar a la iglesia, ubicada al lado del Colegio Nacional Buenos Aires.

"Cuando bajamos a abrir la iglesia encontramos humo y daños", indicó el sacristán a Crónica TV. También dijo que los agresores habrían entrado "por un túnel que hay del colegio para la iglesia".

"Ayer pusimos un candado nuevo y lo rompieron", sostuvo y agregó que el mismo día vieron "a dos chicos que salieron corriendo" en dirección al establecimiento educativo.

Esta mañana estuvieron el vicario general de Buenos Aires, monseñor Joaquín Sucunza, y el rector de la catedral, sacerdote Alejandro Russo, para evaluar los daños junto al párroco del templo, Francisco Baigorria.

LA IGLESIA MÁS ANTIGUA DE LA CIUDAD
La iglesia de San Ignacio se remonta a la llegada de los primeros jesuitas a Buenos Aires, en época del gobierno de Hernandarias. La primera construcción estuvo emplazada en la hoy Plaza de Mayo y bajo la advocación de Nuestra Señora de Loreto, pero en 1610, al ser beatificado el fundador de la Compañía de Jesús, fue rebautizada como San Ignacio de Loyola.

En 1661, por razones de seguridad y defensa del fuerte de la ciudad, los jesuitas abandonaron la construcción de Plaza de Mayo y se trasladaron al solar delimitado por las actuales calles Perú, Bolívar, Alsina y Moreno, propiedad de una hacendada mujer que había enviudado sin hijos.

El templo actual data de 1675, cuando se inauguró la segunda iglesia, también de adobe. El templo hoy afectado tiene más de 300 años de antigüedad. En 1942 fue declarado Monumento Histórico Nacional. El 16 de junio de 1955, el edificio fue atacado por simpatizantes del presidente Juan Domingo Perón, quienes también incendiaron la Curia Eclesiástica y otras nueve iglesias de Buenos Aires.



Fotos:


Fachada de la iglesia San Ignacio de Loyola

Interior, altar lateral

Interior, altar mayor


El Papa Francisco excomulga a un sacerdote que defiende el matrimonio homosexual y la ordenación de mujeres

Nos hacemos eco de esta noticia -que nos alegra bastante- de la cual informa Infocatólica:

(InfoCatólica) El sacerdote "dimitió" como párroco en el año 2011 y fue suspendido de su ministerio por el arzobispo de Melbourne. No obstante, prosiguió celebrando públicamente la Eucaristía, y había fundado un grupo llamado Inclusive Catholics, dedicado a promocionar la agenda del lobby gay dentro de la Iglesia.
En 2012, y según informa la propia web de ese grupo, fue intimado a corregir su conducta y se le comunicó la apertura de un proceso canónico, en vista de su desobediencia, de conformidad con las Facultades Especiales concedidas a la Congregación para el Clero en la Carta circular de 18 de abril de 2009 y aplicando e lcanon 1399 del Código de Derecho Canónico
Por consiguiente, la decisión comunicada por el decreto, fechado el 31 de mayo pero dado a conocer ahora, está tomada por la Congregación y aprobada en forma específica por el papa Francisco.

No esperaba la excomunión

Reynolds había asegurado que esperaba ser suspendido a divinis y reducido al estado laical pero no excomulgado
El sacerdote opina que «en el pasado la excomunión era un tema muy serio, pero ahora la jerarquía ha perdido la confianza y el respeto» y concluye afirmado que «he llegado a esta situación por seguir mi conciencia sobre la ordenación de mujeres y el matrimonio gay»
Mons. Hart, arzobispo de Melbourne ha explicado que el P. Reynolds ha sido excomulgado no solo por predicar contra las enseñanzas de la Iglesia sino también por seguir ejerciendo el sacerdocio después de haber sido suspendido.

La suspensión y la excomunión, penas medicinales

El canon 1399 establece que la infracción externa de una ley divina o canónica sólo puede ser castigada con una pena ciertamente justa cuando así lo requiere la especial gravedad de la infracción y urge la necesidad de prevenir o de reparar escándalos.
Tanto la suspensión como la excomunión son censuras, esto es, penas medicinales, dentro del Derecho penal de la Iglesia. Están destinadas no tanto a castigar al culpable, cuanto a corregirlo y a traerlo de nuevo a la senda de la rectitud y la comunión.
El canon 1333  establece que La suspensión, que sólo puede afectar a los clérigos, prohíbe: 1 todos o algunos de los actos de la potestad de orden; 2 todos o algunos de los actos de la potestad de régimen; 3 el ejercicio de todos o de algunos derechos o funciones inherentes a un oficio y que en el acto de imposición de esta medida se puede establecer que, después de la sentencia condenatoria o declaratoria, no pueda el que ha sufrido suspensión realizar válidamente actos de régimen.
Por su parte, de acuerdo con el canon 1331, Se prohibe al excomulgado: 1 tener cualquier participación ministerial en la celebración del Sacrificio Eucarístico o en cualesquiera otras ceremonias de culto; 2 celebrar los sacramentos o sacramentales y recibir los sacramentos; 3 desempeñar oficios, ministerios o cargos eclesiásticos, o realizar actos de régimen.

El Papa nombra nuevo Obispo para Argentina

El Santo Padre Francisco ha nombrado un nuevo Obispo para la diócesis de Santa Rosa (La Pampa). Se trata de Mons. Raúl Martín, hasta ahora Obispo Auxiliar de Buenos Aires. Desde Juventutem rezamos por su episcopado en esa diócesis pampeana, y esperamos que se muestre cercano y comprensivo con los fieles ligados a la forma extraordinaria del rito romano de su nueva diócesis.

Tomamos la noticia de Aci Prensa:

Mons. Raúl Martín

VATICANO, 24 Sep. 13 / 07:48 pm (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco nombró hoy como nuevo Obispo de Santa Rosa, en La Pampa (Argentina) a Mons. Raúl Martín, quien era hasta ahora Obispo Auxiliar de Buenos Aires; y a Mons. Bernard Anthony Hebda como Arzobispo Coadjutor de Newark en Estados Unidos. El Prelado era hasta ahora Obispo de Gaylord.

El nuevo Obispo de Santa Rosa, Mons. Raúl Martín, sucede a Mons. Mario Aurelio Poli, que el 28 de mayo de 2013 fue promovido a la arquidiócesis primada de Buenos Aires, en donde sirvió el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, ahora Papa Francisco.

Mons. Martín nació en Buenos Aires el 9 de octubre de 1957. Ingresó en el Seminario Metropolitano de la Inmaculada Concepción, de Villa Devoto, donde completó su formación filosófica y teológica, y obtuvo el diploma de Profesor de Teología en la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires.

El 17 de noviembre de 1990 recibió la ordenación sacerdotal. Fue designado vicario parroquial en Nuestra Señora de la Anunciación, en el bario de Villa Urquiza (1991-1994), y en San Ramón Nonato, en el barrio Vélez Sarsfield (1994-1997).

De 1997 a 2000 fue párroco en Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de Villa Luro. En 2001 fue nombrado párroco de la basílica-santuario de San Antonio de Padua. El 1º de marzo de 2006 fue designado Obispo Auxiliar de Buenos Aires y el 20 de mayo de ese año fue ordenado obispo en la catedral de Buenos Aires por el Cardenal Jorge Mario Bergoglio.

En la Conferencia Episcopal Argentina es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Laico y Pastoral Familiar y Delegado Episcopal para la Juventud. En el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) es presidente de la Comisión de Familia y Vida.


martes, 24 de septiembre de 2013

Nuestra Señora de la Merced, Generala del Ejército Argentino

Nuestra Señora de las Mercedes, con el bastón de Generala del Ejército.

Hoy 24 de septiembre es la fiesta de Nuestra Señora de la Merced.  En la Argentina es patrona de varias localidades, entre ellas Tucumán,  donde se encuentra la imagen a la que Manuel Belgrano le entregó su bastón de mando, proclamándola Generala del Ejército, tras la victoria obtenida en la Batalla de Tucumán contra el ejército español liderado por Pío Tristán justamente en el día de su fiesta, 24 de septiembre de 1812. 

Transcribimos algunos párrafos del libro "La Virgen Generala" de Cayetano Bruno:

*Si hay un hecho rigurosamente histórico y seriamente documentado acerca de la victoria de Tucumán, es este: que Belgrano se puso con todo su ejército, precedentemente a la batalla, bajo el maternal patrocinio de Nuestra Señora de las Mercedes,  que luego de alcanzada la victoria tanto él como sus compañeros de armas la atribuyeron constantemente y sin titubeos a la intercesión de la Virgen."

*Belgrano, momentos antes de avanzar las tropas independientes, habríales dicho sobre poco más o menos:

                                   "La Santísima Virgen de las Mercedes a quien he encomendado la suerte del ejército, es la que ha de arrancar a los enemigos la victoria."

Guardan relación con estas palabras aquellas otras que la tradición atribuye al general Belgrano como dirigidas a las damas tucumanas, quienes en constante romería iban al templo de la Merced a orar por la Patria: 

                                      "Pidan al Cielo milagros, que de milagros vamos a necesitar para triunfar."

*El general Belgrano, formado su ejército, al caer la tarde recitaba diariamente el rosario de María, y era de ver, dice un testigo presencial, la devoción y ternura con que pronunciaban las frases tanto el General como sus valientes soldados. Ningún incoveniente, por poderoso que fuese, interrumpía esta piadosa práctica, a tal punto que después de las desgraciadas batallas con que Dios quiso probar la constancia de los patriotas, sin hacer caso del enemigo que lo seguía al alcance, juntaba el General los restos de su destrozado ejército, y recitaba el rezo acostumbrado.

*La coincidencia de la batalla con el 24 de septiembre había impedido la festividad, que se postergó al siguiente mes. Por bando del 13 de octubre ordenó Belgrano que hubiese primero "tres días de iluminación, y regocijos públicos en demostración de nuestra gratitud" a la Virgen; y que luego se celebrase el suntuoso novenario en la iglesia de la Merced. Daba respecto de él las siguientes disposiciones:

                                  "Seguirá a estos días de regocijo la novena que se ha de celebrar a nuestra Madre de Mercedes, durante la cual no habrá tienda alguna abierta, ni pulpería, a que deberá asistir todo el pueblo, igualmente que a la función que con toda celebridad se ejecutará por conclusión en acción de gracias del beneficio recibido por la intercesión de tan Divina Madre, y con el objeto de que nos continúe sus auxilios."


*"Cuando vuestros hijos os pregunten qué significan dichas obras, vosotros les responderéis, bañando con dulces lágrimas vuestro semblante: que esta es una especie de trofeo eternal erigido a María por los hijos de la América, en reconocimiento de la victoria que bajo sus auspicios reportó la Patria de sus fieros enemigos el 24 de septiembre de 1812."

*[En] La procesión celebrada en la tarde del otro día, fiesta de los santos patronos de Tucumán, el general Belgrano seguía devotamente tras las andas de la Virgen.
Repentinamente el General dejó su puesto, y se dirije solo hacia las andas en donde era conducida la imagen de la advocación que se celebraba; la procesión para; las miradas de todos se dirigen a indagar la causa de esta novedad; todos están pendientes de lo que se propone el General, quien haciendo bajar las andas hasta ponerlas a su nivel, entrega el bastón que llevaba en su mano y lo acomoda por el cordón, en las de la imagen de Mercedes. Hecho esto, vuelven los conductores a levantar las andas, y la procesión continúa majestuosamente su carrera.

Belgrano agregó esta oración: "A Ti sola, oh Reina de los Cielos y Madre de mi Señor Jesucristo os debemos el triunfo que ha obtenido el ejército de la Patria y hoy te nombro Generala del ejército."

Belgrano entonces se retiró bañado en lágrimas.


Pidamos todos a la Virgen de las Mercedes por el descanso eterno del Patriota General Manuel Belgrano, que tanto la amó en esta tierra. Pidámosle también por la Patria, que tanto lo necesita en estos tiempos.

sábado, 14 de septiembre de 2013

+ Fiesta de la Exaltación de la Cruz +

14 de septiembre

Exaltación de la Santa Cruz





Nos autem gloriari opórtet in Cruce Dómini nostri Iesu Christi”. (Debemos gloriarnos en la cruz de Nuestro Señor Jesucristo)

Con esta frase de San Pablo a los Gálatas, comienza la Santa Misa de este día. El Apóstol y la Iglesia con él, nos exhortan, a gloriarnos en la Cruz del Señor. Precisamente esto, es lo que hacemos en cada Misa. Celebramos el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Asistimos a la renovación del único y divino sacrificio del Calvario.

A fin de hacer más patente esta realidad, la Cruz preside nuestros altares, en medio de los cirios. A ella se dirigen las miradas del sacerdote y los fieles. A ella se la honra con reverencias y nubes de incienso. A sus pies se anuncia al Evangelio y se consagran las Especies Sacramentales.

Posemos nuestra mira en esa Cruz. De ella pende un hombre agonizante. Su rostro refleja un dolor atroz. Su cabeza está coronada de espinas. Sus manos y pies, traspasados por tres clavos, que lo fijan al madero. Su costado, está abierto por un golpe de lanza. De él ha brotado sangre y agua. Su cuerpo está enteramente llagado. La sangre, parece querer cubrir la desnudez a la que los verdugos lo han expuesto. Un hombre que ha sido humillado, golpeado y torturado hasta la muerte, colgado del patíbulo. Este es el Dios de los cristianos. Está en la cruz por amor.

La Cruz es el signo del inmenso amor de Dios por lo hombres. Por medio de ella, podemos llegar a enteneder de algún modo, la infinita misericordia de Dios. Santa Edith Stein afirma: "No hay inteligencia humana que nos pueda ayudar, sino unicamente la pasión de Cristo". Sólo a la luz del misterio de la Cruz podremos comprender lo desordenado y horrendo del pecado.

La desobediencia de nuestros primeros padres, renovada en cada pecado que cometemos, constituye una ofensa imposible de reparar para el género humano. El pecado, entraña una injusticia infinita, pues infinitamente justo es aquel a quien se está ofendiendo. El pecado, abrió un abismo entre el hombre y Dios, que antes estaban unidos. Las puertas del Cielo quedaron cerradas para los miembros de la raza humana.

El misterio de Jesús crucificado está intimamente unido al misterio de la encarnación del Verbo, siendo una prolongación del mismo. Nuestro Señor, viene al mundo para sacrificarse por nuestra redención. Dios podría haber exterminado al género humano en razón de su desobediencia, pero por su infinita misericordia no lo hizo. Envió a su propio Hijo, que se encarnó y se entregó a la muerte en la cruz. Con ella, Cristo reparó por el pecado del hombre, restauró la unión entre éste y Dios, y nos abrió las puertas del cielo para siempre. “Su sacratísima pasión en el madero de la cruz nos mereció la justificación”, enseña el Concilio de Trento.

En la Cruz, dice San León Magno, la sangre del Cordero inmaculado borraba la mancha de la antigua preparicación; en ella se quebraba toda la pertináz audacia de la dominación diabólica, y la vencedora humildad de Jesucristo triunfaba sobre la hinchada soberbia de Lucifer. En concecuencia, la muerte de Cristo en la cruz es fuente de vida para el género humano. Por ella, la deuda contraída por Adán y Eva, fue cancelada para siempre. En este día, la Santa Madre Iglesia, pone en boca del celebrante al cantar el prefacio, estas palabras: “has puesto la salvación del género humano en el árbol de la cruz, para que donde tuvo origen la muerte, de allí resurgiera la vida, y el que venció en un árbol, fuera en un árbol vencido, por Cristo, Señor nuestro”.

El sacrificio de Cristo, ha transformado para siempre la realidad de la Cruz. Lo que en otro tiempo ha sido un instrumento de dolor y tortura, al que los hombres tenían temor y repulsión; es hoy un signo venerable de esperanza y felicidad para la humanidad. La Cruz, ha sido desde entonces, el signo del cristiano. A ella, los hombres asociarán sus propias cruces, sabiendo que el mismo Jesucristro, quiso compartir sus propios sufrimientos. Bajo el signo de la Cruz, comenzarán y terminarán el día, el trabajo, el descanso, la oración, y las ceremonias de culto de los católicos. En la Cruz, se depositarán los dolores, las alegrías y las esperanzas de los fieles de todos los tiempos. En ella se hallará consuelo en el sufrimiento, alegría en la tristeza, compañía en la soledad y fortaleza en la debilidad. Con el paso de los siglos, la Santa Cruz, estará presente en las torres de las iglesias, en los hogares cristianos, en el cruce de los caminos, en las cumbres de las montañas, sobre el pecho de los obispos, en las tumbas de los muertos y sobre todo, en los altares.

La Santa Cruz será objeto de culto y devoción. Se la expondrá en los templos. Se la representará adornada ricamente. El culto a la Cruz, llevará a los cristianos a ir en busca de las reliquias de la verdadera cruz, donde Jesús consumó el sacrificio redentor.

El 14 de septiembre del año 335, fue dedicada la basílica levantada por el emperador Constantino en el monte Calvario, en el lugar donde su madre, Santa Elena encontró la cruz del Señor y las de los dos ladrones. La fiesta de hoy, que celebramos con el nombre de Exaltación de la Santa Cruz conmemora, a la vez, la recuperación de las reliquias de la Cruz obtenida en el año 614 por el emperador Heraclio, quien la logró rescatar de los persas que la habían robado de Jerusalén.
La Cruz es motivo de gloria para los cristianos, pues en ella, Cristo Señor Nuestro, entregó su vida en sacrificio para la redención del mundo, para restaurar nuestra antigua dignidad. La muerte de Cristo en la cruz y su Resurrección de entre los muertos, es el centro y raíz de nuestra Fe. La Santa Madre Iglesia, nos enseña que la Santa Misa es la renovación de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. El concilio de Trento afirma: “El Sacrificio de la Cruz y el Sacrificio de la Misa son un solo y mismo Sacrificio.”

En el altar de la cruz, el Hijo de Dios se ofreció como una víctima sangrienta; en al Santa Misa se ofrece de nuevo: de donde resulta, que la celebración de una Misa no tiene menos valor que la muerte de nuestro Salvador. Ruperto, abad de Deuz, se expresa así: “Tan cierto es que Cristo en la cruz alcanzó el perdón de nuestros pecados, como que bajo las especies sacramentales nos concede la misma gracia.”

El modo más conveniente de asistir a la Santa Misa, consiste en ofrecerla a Dios en unión con el sacerdote, pensado en el sacrificio de la Cruz, esto es, en la Pasión, Muerte y Resurreción del Señor; y comulgando, al menos espiritualmente. La Comunión es la unión real con la Víctima inmolada y, por consiguinte, la más grande participación en el Santo Sacrificio. Cuando oímos la Santa Misa debemos guardar la máxima devoción y respeto, como espectadores que somos del drama del Calvario.

En la liturgia tridentina, la realidad de la Misa como renovación del sacrificio de la Cruz, se hace por demás evidente. El crucifijo preside el altar. La cruz está bordada en los ornamentos del celebrante y labrada cinco veces en la piedra del altar, doce en las paredes del templo y una en el cáliz y la patena. Durante la Misa, el sacerdote hace la señal de la cruz treinta y una veces sobre la ofrenda, diez y seis veces sobre sí mismo, y tres veces sobre los fieles.

Los ornamentos con que el sacerdote se reviste nos recuerdan las insignias con que Cristo fue revestido en día de su pasión y muerte. En el amito podemos ver el velo con que los soldados del Sumo Sacerdote cubrieron el rostro del Salvador. El alba nos recuerda la vestidura blanca con que Herodes lo vistió por burla. El manípulo y la estola, los cordeles y sogas con fue aprisionado. El síngulo, los látigos nudosos y emplomados con que lo azotaron. La casulla, recuerda el manto púrpura que le pusieron los soldados. En la casulla, el celebrante tiene en el frente la columna de la flagelación y a sobre sus espaldas, lleva la Santa Cruz, como Cristo lo hizo en el vía crucis. El altar y el ara consagrada representan el monte Calvario y la piedra en que se fijó la cruz. El corporal, la palia y el purificador nos recuerdan el sudario y la sabana santa en que fue envuelto el cuerpo del Señor. Con el cáliz y la patena nos simbolizamos el sepulcro y la losa con que este se cerró.

Como podemos ver, todo en la Santa Misa, nos lleva a recordar la Cruz. La Santa Misa y la Cruz son realidades inseparablemente unidas. Quien quiera participar devotamente de la Misa, debe amar y la Pasión del Señor. Quien quiera llevar su cruz y seguir a Jesús, como el nos manda en el Evangelio, debe amar la Santa Misa. A la Misa como a la Cruz, debemos asociar nuestras, alegrías, penas, gozos y sufrimientos, y los de la humanidad entera.

Providencialmente, el Santo Padre Benedicto XVI quiso, hace unos años, que las normas del Motu Proprio “Summorum Pontificum”, comenzasen a observarse a partir de la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Sin duda alguna, que la mayor frecuencia en la celebración de la Misa en la forma “extraordinaria”, ayudará a los fieles a recordar la íntima unión existente entre el Sacrificio del Calvario y la Santa Misa.

Que con Santa Rosa Lima, podamos exclamar: “Fuera de la cruz no hay otra escala por donde subir al cielo.”

O crux, ave, spes unica!

domingo, 8 de septiembre de 2013

Así fue la Vigilia en San Pedro

Siguiendo el hilo de la publicación anterior, publicamos el video de las imágenes de lo que fue este sábado 7 la vigilia de oración y ayuno por la paz en Siria, celebrada en la Plaza de San Pedro.
 
La misma fue presidida por Su Santidad el Papa Francisco, acompañado de su ceremoniero, Mons. Guido Marini y varios Cardenales, Obispos y Sacerdotes, todos ellos de sobrio hábito talar, para manifestar así el carácter penitencial de la vigilia.
 
Nuestra oración debe continuar para que en estas horas de incertidumbre Dios Nuestro Señor nos alcance, por mediación de Su Bendita Madre, el don de que la tierra siria no siga siendo regada con la sangre de los inocentes.

A continuación, el enlace al video:

Vigilia de oración en San Pedro.