Archivos del blog

sábado, 5 de enero de 2013

EPIFANÍA DEL SEÑOR

 


La palabra "Epifanía" significa manifestación; porque en este misterio, como en el de Navidad, Dios se hace visible. Mas no se muestra tan sólo a los judíos, sino que "en este día Dios revela su Hijo a los gentiles" (Oración Colecta).
Ya Isaías columbra en una grandiosa visión a la Iglesia figurada por Jerusalén, adonde afluyen los reyes y las naciones, y la multitud de los pueblos que habitan en las riberas de los mares, y lo más selecto de la gentilidad. Vienen de lejos en numerosas caravanas, cantando las alabanzas del Señor, a quien traen oro e incienso (Epístola). El Evangelio nos muestra cómo se ha cumplido esta profecía.
En Epifanía se celebra la unión mística de las almas con Jesús, mientras que en Navidad era el himeneo de la divinidad con la humanidad de Cristo.
La liturgia de este día conmemora una triple manifestación de la gloria de Cristo: ante los Magos, que se postran a sus plantas, aparece como Rey de los corazones; en las aguas del del Jordán es declarado Hijo de Dios, y en Caná hace brillar su poder sobre los elementos transformando agua en vino.
"Reconozcamos en los Magos adoradores las primicias de nuestra vocación y de nuestra fe, y celebremos con el corazón lleno de júbilo los comienzos de esta dichosa esperanza; porque desde este momento hemos empezado a participar de la herencia celestial" (San León, Maitines).