Archivos del blog

jueves, 17 de enero de 2013

Mons. Aguer pide a los fieles que se formen en la fe para no caer en las sectas

 

 

El Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer, exhortó a los católicos argentinos a profundizar en su formación doctrinal y espiritual para no caer en manos de sectas que a través de la Nueva Era venden una falsa espiritualidad. Además criticó a aquellos que acuden indistintamente a Misa y a los cultos evangélicos. El prelado recuerda que el Catecismo de la Iglesia Católica es un instrumento privilegiado para dicha formación.

 

Durante el programa televisivo Claves para un Mundo Mejor, el Prelado explicó que durante el siglo XX la humanidad ha sido influenciada por el secularismo –que es la ausencia de Dios en la vida diaria-, y una falsa espiritualidad impulsada por la Nueva Era, en la que se mezclan el paganismo, brujería, esoterismo y «una fascinación por las religiones del antiguo oriente».

«Lo que quiero decir, a propósito de todo esto, es que la religiosidad del hombre si no se ajusta a la fe, a una fe verdadera, corre el riesgo de desviarse y de convertirse en mera superstición. Me refiero a la actitud religiosa fundamental, a la necesidad religiosa del ser humano que como creatura está inclinado a vincularse con el Creador», señaló.

El Prelado explicó que «en el orden de la fe cristiana, la virtud de religión es distinta de la virtud de la fe; por eso es importante que esté iluminada continuamente por la fe, que esté sostenida por la esperanza y que esté animada por la caridad».

«Es decir, tiene que haber una relación estrecha entre la religiosidad, que es propia de una virtud moral y el orden teologal, el orden de las virtudes teologales, la fe, la esperanza y la caridad», indicó.

El Arzobispo hizo esta advertencia porque muchos fieles sin una formación suficientemente sólida van a la iglesia y a la vez frecuentan un culto cristiano-evangélico «o se vinculan con uno de esos grupos extraños de religiosidad tipo New Age, con el peligro de verse atrapados por una secta».

«Practican esas alternativas indistintamente, como si todo fuera igual. Así dilapidan la posibilidad de una auténtica relación con Dios, la que nos ofrece la religión cristiana cuando está guiada por una fe viva», señaló.

Mons. Aguer indicó que «la religiosidad natural del hombre debe pasar a través de la puerta de la fe. La fe nos introduce en el vasto espacio espiritual de la verdad católica, nos ofrece la experiencia de la gracia en la liturgia de la Iglesia, en la recepción de los santos sacramentos y nos inserta en una comunidad cristiana, que no es una secta sino que es la Iglesia Católica, la comunión de los santos, que se hace concreta en la parroquia, en la capilla, en una pequeña comunidad de barrio».

«Es importante destacar el valor de una formación cada vez más amplia y más profunda en los contenidos de la fe cristiana. Poseemos un instrumento para ello, sólido y actualizado, que es el Catecismo de la Iglesia Católica, de cuya publicación se cumple este año el vigésimo aniversario. Valga esta mención como un estímulo, como una invitación para todos ustedes», concluyó.

 

Visto en Infocatólica.

Perito conciliar afirma que Benedicto XVI ha cambiado su forma de pensar desde que era el profesor Ratzinger

 

Benedicto XVI 2013

 

Un colega perito conciliar de Benedicto XVI, Prof. Gregory Baum, ha escrito un artículo en The Tablet, Ene-19-2013, pág. 12, en el cual afirma que desde aquella epoca, en que solamente era el Prof. Ratzinger, el Papa Benedicto XVI ha cambiado su forma de pensar. Dice entre otras Baum:

 

Es cierto que los documentos conciliares también registran los compromisos que fue necesario tener para que fueran adoptados por unanimidad: contienen textos que reflejan el estilo eclesiocéntrico del catolicismo Tridentino que hemos heredado. Estos textos se citan con frecuencia en el esfuerzo actual de la restauración realizada por Benedicto XVI y su Curia. Vale la pena leer la audaz interpretación del Concilio de Joseph Ratzinger en su Teología del Concilio. Textos del Vaticano II (1965), la traducción de los artículos que había publicado en Alemania después de cada sesión conciliar. Desde entonces, ha cambiado de opinión.

 

Esto realmente es un hecho significativo ya que, siendo cardenal y Prefecto para la CDF, el periodista Vittorio Messori lo abordó sobre ese tema y le proponía una especie de cambio suyo desde cuando escribía en la revista progresivista Concilium, de la cual fue su cofundador, el card. Ratzinger respondió que él no era el que había cambiado sino sus compañeros (Joseph Ratzinger, entrevista con Vittorio Messori, “Ecco perché la fede é in crisi”, revista Gesu, Noviembre de 1984, pág. 69). En 1990, durante una visita a Brasil, el Card. Ratzinger concedió una entrevista a los periodistas, en donde se le preguntó: “¿Cuales son las más marcadas diferencias entre el Ratzinger del Vaticano II y el de hoy. Quien ha cambiado más, Ud. o la Iglesia? Respuesta: No veo una real, profunda diferencia entre mi trabajo en el Vaticano II y mi presente trabajo” (“Ratzinger reafirma identidade católica”, O Estado de São Paulo, Jul-29-1990).

 

Fuente: Secretum Meum Mihi.

Dom Gueranger - El año litúrgico

 

 

 

Dom P. Gueranger: liturgista, precursor de la renovación litúrgica del s. XIX-XX. Dom Rousseau comienza la historia del movimiento litúrgico con estas palabras: «El movimiento litúrgico, con sus directivas, sus resultados y sus esperanzas, remonta a Dom Guéranger. La obra litúrgica realizada a mitad del s. XIX por este gran monje fue inmensa».

Además de la obra viva de la restauración de Solesmes, G. dejó dos obras escritas que no pudo completar y que han tenido una importancia grande en la restauración litúrgica posterior: Institutions Liturgiques y El Año litúrgico.  Ésta última, en la mente de su autor había de hablar más al corazón que la primera y ser como la lluvia benéfica que hiciese germinar la vida litúrgica en el pueblo fiel. Consta de 15 vol., de los cuales sólo nueve fueron redactados por G.; los restantes fueron elaborados por Dom L. Fromage. En 1948, después de repetidas ediciones de la obra completa, se hizo una reducción de la misma en 5 vol. y ésta fue traducida al español por los monjes de Silos (Burgos, 1954).

Para descargar los cinco volúmenes de El año litúrgico en español en scribd:


Vol. I


Vol. II


Vol. III


Vol. IV


Vol. V

 

Visto en Infocaótica.

Nueva cuenta en latín del Papa en Twitter

 

 

Se trata de la novena lengua en la que se ha creado una cuenta de Benedicto XVI en Twitter. En el momento de escribir esta entrada todavía no se había recibido el primer trino.


La nueva cuenta es: @Pontifex_ln.

EL VATICANO PREPARA UN MANUAL PARA AYUDAR A CELEBRAR A LOS SACERDOTES Y ASISTIR BIEN A LA SANTA MISA

 

canizaresbenedicto

 

Cardenal Cañizares: la misa debe emocionar sin transformarse en espectáculo.

 

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos está preparando un pequeño libro destinado a los sacerdotes, para ayudarlos a celebrar debidamente la santa misa y a los fieles a participar bien en la misma. Lo anticipó ayer en Roma el cardenal Antonio Cañizares, durante la conferencia que dio en la embajada de España ante la Santa Sede, sobre “La liturgia católica a partir del Vaticano II: Continuidad y evolución”.

“Lo estamos preparando, servirá para ayudar a celebrar bien y a participar bien, espero que salga este año, para el verano”, declaró el purpurado a ZENIT. El cardenal durante la conferencia reiteró la importancia dada por el Concilio Vaticano II la la liturgia, “cuya renovación debe ser entendida en continuidad con la tradición de la Iglesia y no como ruptura o discontinuidad”. Ruptura sea por innovaciones que no respetan la continuidad o por una inmovilidad que congela todo a Pío XII, indicó en la misma.

El cardenal recordó en particular la importancia que el primer documento conciliar –la Sacrosantum Concilium- otorga a la sagrada liturgia, por cuyo medio “se ejerce la obra de nuestra Redención, sobre todo en el divino sacrificio de la Eucaristía”. Precisó que“Dios quiere ser adorado de una manera concreta y nosotros no somos quienes para cambiarla”. Una reforma en la continuidad, contrariamente indicó el purpurado, “no entenderemos nada”.

Precisó que se habla de Iglesia renovada, lo que no debe ser entendido como una mera reforma de estructuras, sino como un cambio desde la liturgia, pues desde la liturgia se opera la obra de la salvación.

Y que cuando se habla de liturgia no se puede olvidar lo que dice el documento conciliar: “Cristoestá siempre presente en su Iglesia, sobre todo en la acción litúrgica. Está presente en el sacrificio de la Misa, sea en la persona del ministro, 'ofreciéndose ahora por ministerio de los sacerdotes el mismo que entonces se ofreció en la cruz', sea sobre todo bajo las especies eucarísticas”.

Subrayó que la finalidad de la liturgia “es la adoración de Dios y la salvación de los hombres”, que no se trata de una creación nuestra, sino fuente y cumbre de la Iglesia”

El cardenal prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos criticó abusos existentes como la espectacularización, en cambio elogió esos momentos de silencio “que son acción”, que le permiten al sacerdote y a los fieles hablar con Jesucristo, y que excluyen el predominio de la palabra, que muchas veces se convierte en protagonismo por parte del sacerdote. La actitud justa dijo, “es la indicada por san Juan Bautista, cuando dice que se eclipsa para dar lugar al Mesías”.

Ironizó sobre el "amenizar la misa" cuando se habla de los cantos. Pues, dijo, es necesario hacer entender el misterio que hace superar "el aburrimiento", en lugar de transformar la misa en un espectáculo.

Añadió que en concreto el Concilio no habló de la misa cara al pueblo, de la importancia de Cristo en el altar, lo que le permitió a Benedicto XVI celebrar la misa en la Capilla Sixtina hacia el altar, lo que no excluye la cara al pueblo, en particular durante la palabra de Dios. Subrayó la necesidad de la noción del misterio, y de algunos particulares interesantes que se respetaban como el altar hacia el oriente, y que no se pierda el sentido sacrifical de la eucaristía.

Interrogado por la embajadora de Panamá ante la Santa Sede sobre la acción de las culturas autóctonas en la liturgia, el cardenal precisó que “el Concilio habla de la inculturación de la liturgia”, respetando “las legitimas variedades”, sin que ellas quiten los principios.

Recordó una experiencia suya en España, en Santa Fe, el domingo de Ramos, cuando escuchó una misa gitana en la que un joven cantó el 'Cordero de Dios', con un martinete [género del cante flamenco], “un verdadero quejido del alma”, que “emocionó e hizo participar a toda la asamblea”.

Analizó también el hecho que en muchas iglesias el santísimo es puesto en un altar o capilla lateral con lo que “el sagrario desaparece”, por lo que la gente conversa antes de la misa y llega menos preparada.

Sobre el caso Lefebvre, el cardenal recordó que Benedicto XVI ofreció una medida sanatoria, sin que ellos la correspondieran, y que “pensar que la tradición se queda en Pío XII esto también es ruptura”. 

 

H. Sergio Mora

ROMA, Wednesday 16 January 2013

 

Fuente: Zenit.org

Sobre la Creatividad y otras Salvajadas Litúrgicas

Interesantes admisiones del Card. Cañizares

benedicto--644x362

La “creatividad salvaje” posconciliar a provocado la ruptura con los lefebvristas, asegura el Card. Cañizares.


Después del Concilio Vaticano II (1962 – 1965), la “creatividad salvaje” de ciertas experiencias litúrgicas ha “exasperado” a una parte de la Iglesia y dio lugar a la “ruptura” entre Roma y los fieles de Mons. Marcel Lefebvre, estima el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. El Cardenal Antonio María Cañizares se ha expresado así durante una conferencia sobre la reforma litúrgica posconciliar, en Roma, la tarde del 15 de enero de 2013.
Cuando la constitución conciliar Sacrosanctum Concilium, sobre la reforma litúrgica fue aprobada en diciembre de 1963, algunos hicieron las “experiencias” de una “creatividad salvaje”, poco respetuosa del “espíritu del concilio”, ha explicado el Cardenal Cañizares al término de un ciclo de encuentros propuestos por la embajada de España ante la Santa Sede. El alto prelado también lamentó que tales excesos hayan movido a la “ruptura” con una parte de la Iglesia. En efecto, a los ojos del prelado español, esta “mala interpretación” del texto conciliar ha “exasperado” a algunos, provocando la separación realizada por Mons. Lefebvre en 1988, con la ordenación de los cuatro obispos sin mandato pontificio.
Según el prefecto, en la época del Concilio Vaticano II,  “cambio” era una “palabra mágica” mientras que la “renovación litúrgica debe inscribirse en la continuidad”, para no correr el riesgo de hacer de la reforma una “caricatura”.

El Concilio no ha ofrecido tanto “cambios” como, más bien, una “visión” de la liturgia “en continuidad con la tradición de la Iglesia y la reflexión teológica”  realizada sobre este tema, prosiguió el Cardenal Cañizares. Según él, “los cambios son la consecuencia de esta reflexión teológica en el interior de la tradición” y a continuación del “movimiento litúrgico” iniciado en Francia en el siglo XIX por Dom Prospero Guéranger (1805 -1875), que puso su empeño en profundizar la liturgia para extraer la sustancia, a fin de hacerla conocer y amar.

 

 

Renovar el sentido litúrgico

«Incluso los mismos que siguen a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, aquellos que participan de una misa celebrada correctamente, ha dicho también el alto prelado, dicen que no había necesidad de esta separación con la Iglesia Católica si este hubiese sido el caso”. El Cardenal Cañizares ha precisado que, conforme a la admisión de Mons. Bernard Fellay, actual superior de la fraternidad, Mons. Lefebvre no hubiese querido esta ruptura si la misa hubiese sido celebrada en todas partes según “la forma más estricta” del nuevo Misal de Paulo VI (1963 – 1978).

Ahora que la nueva evangelización es una prioridad para los católicos, el jefe del dicasterio  considera que no hay “porvenir para la Iglesia, ni para la humanidad sin renovación litúrgica”. “La reforma más urgente es la formación litúrgica, que hace mucha falta y se nota”, subrayó a continuación. Y agregó: “Allí donde los pastores y los fieles tienen una buena formación litúrgica, la vitalidad de las comunidades es más fuerte”.

 

Le prêtre ne doit pas être le “protagoniste“ d’une “liturgie spectacle“, a encore affirmé le cardinal Cañizares, mais sa messe doit être davantage “comprise, consciente et active“.

 

El sacerdote no debe ser “protagonista” de una “liturgia espectáculo”, ha dicho el Card. Cañizares, sino que su misa debe ser más “amplia, consciente y activa”.

Preguntado por los periodistas sobre la sensibilidad litúrgica de Benedicto XVI y especialmente por el reciente retorno del fanón papal, ornamento tradicional, el Cardenal Cañizares estimó necesario “observar las celebraciones papales como un modelo a seguir”. “El papa enseña no solamente con sus palabras, sino también con sus gestos, y este modo de celebrar es un modelo para toda la cristiandad”, concluyó.

 

Fuente: I.Media