Archivos del blog

sábado, 2 de marzo de 2013

El lunes 4 de marzo será la primera congregación general de cardenales

 

La Santa Sede comunicó que “hoy, 1 de marzo de 2013, primer día de la sede vacante, el cardenal Angelo Sodano, decano del Colegio de Cardenales, procedió a convocar a los señores cardenales para la primera congregación general (reunión general), según lo establecido en la constitución apostólica Universi Dominici gregis.
Dicha primera congregación general tendrá lugar el lunes 4 de marzo, a las 9,30, en el Aula Pablo VI, Sala del Sínodo de los Obispos. Está prevista, asimismo, una segunda congregación general por la tarde, a las 17, en el mismo lugar.


Sólo asuntos ordinarios o inaplazables
Los cardenales podrán encargarse del despacho de los asuntos ordinarios o los inaplazables, y de la preparación del cónclave y sus fases previas.
Se formarán dos clases de congregaciones: una general, formada por todo el Colegio Cardenalicio, que se encargará de los asuntos más importantes, y otra particular integrada por el camarlengo, que es Tarcisio Bertone, y por tres cardenales extraídos por sorteo, que se ocupará de los asuntos ordinarios, según precisa la constitución apostólica Universi Dominici gregis.
Estas reuniones, conocidas como "preparatorias", deben celebrarse a diario a partir del día establecido, el próximo lunes 4 de marzo.


Juramentos de secreto
En las primeras congregaciones todos los cardenales deberán prestar juramento de observar las disposiciones contenidas en la constitución apostólica y de guardar el secreto.
"Prometemos, nos obligamos y juramos, todos y cada uno, observar exacta y fielmente todas las normas contenidas en la constitución apostólica Universi Dominici gregis del Sumo Pontífice Juan Pablo II, y mantener escrupulosamente el secreto sobre cualquier cosa que de algún modo tenga que ver con la elección del Romano Pontífice", leerá Sodano delante de todos los cardenales.
A continuación, cada purpurado dirá: "Yo prometo, me obligo y juro" poniendo la mano sobre los Evangelios.


Se sortean las habitaciones en la residencia
En una de las congregaciones inmediatamente posteriores, los cardenales deberán decidir, entre otros asuntos, el sorteo de las habitaciones en la Domus Sanctae Marthae, la preparación de la Capilla Sixtina, confiar a dos eclesiásticos de clara doctrina el encargo de predicar a los cardenales dos ponderadas meditaciones sobre los problemas de la Iglesia en este momento, cuidar que sea anulado el anillo del Pescador y fijar el día y la hora del comienzo de las operaciones de voto.
Con la sede vacante, los jefes de los dicasterios de la curia romana, el secretario de Estado del Vaticano, los cardenales prefectos y los presidentes arzobispos, así como los miembros de los dicasterios, cesan en el ejercicio de sus cargos, excepto el camarlengo y el penitenciario mayor que se encargan de los asuntos ordinarios.
Tampoco cesan en su cargo durante la sede vacante el vicario general de la diócesis de Roma ni el arcipreste de la basílica vaticana.


Cónclave en 15 días... o antes
El cónclave comenzará en la fecha establecida por los cardenales y aunque suele celebrarse entre 15 y 20 días después de la muerte o renuncia del pontífice, según el motu proprio publicado por Benedicto XVI antes de su renuncia, podrá adelantarse si así lo estima oportuno el Colegio Cardenalicio.
Los cardenales se alojarán en la Domus Sanctae Marthae que permanecerá cerrada al igual que la Capilla Sixtina. Durante este tiempo, los electores no podrán mantener correspondencia epistolar, telefónica o por otros medios como las redes sociales.
El derecho a elegir al Romano Pontífice corresponde únicamente a los cardenales electores, es decir, aquellos que antes del día en que la Sede quede vacante no hayan cumplido los 80 años. Además, el número de cardenales no podrá superar en ningún caso los 120. Concretamente, en el Cónclave de 2013 habrá 115 cardenales, de los cuales más de la mitad fueron nombrados por el papa emérito Benedicto XVI.


¡Ven, Espíritu Creador!
En la mañana del día fijado para el comienzo del cónclave, los cardenales electores se dirigirán a la Basílica de San Pedro en el Vaticano para participar en la misa solemne 'Pro eligendo Papa'. Desde allí, se trasladarán en solemne procesión, invocando con el canto del Veni Creator la venida del Espíritu Santo, hasta la Capilla Sixtina del palacio apostólico, lugar del desarrollo de la elección. Dentro de la sede, se comprobará que no sean instalados dolorosamente medios de grabación o transmisión.
Una vez allí, el cardenal decano, Angelo Sodano, leerá el juramento que deberán hacer todos los cardenales.
"Todos y cada uno de nosotros Cardenales electores presentes en esta elección del Sumo Pontífice prometemos, nos obligamos y juramos observar fiel y escrupulosamente todas las prescripciones contenidas en la Constitución Apostólica (...). Igualmente, prometemos, nos obligamos y juramos que quienquiera de nosotros que, por disposición divina, sea elegido Romano Pontífice, se comprometerá a desempeñar fielmente el 'munus petrinum' de Pastor de la Iglesia universal y no dejará de afirmar y defender denodadamente los derechos espirituales y temporales, así como la libertad de la Santa Sede".
"Sobre todo, prometemos y juramos -continúa- observar con la máxima fidelidad y con todos, tanto clérigos como laicos, el secreto sobre todo lo relacionado de algún modo con la elección del Romano Pontífice y sobre lo que ocurre en el lugar de la elección concerniente directa o indirectamente al escrutinio; no violar de ningún modo este secreto tanto durante como después de la elección del nuevo Pontífice, a menos que sea dada autorización explícita por el mismo Pontífice; no apoyar o favorecer ninguna interferencia, oposición o cualquier otra forma de intervención".
Los cardenales juran poniendo la mano sobre los Evangelios.


Abstenerse de compromisos, pactos y acuerdos
Concretamente, los números 56 y 57 de la Constitución insisten en la observancia del secreto al establecer que los cardenales electores deberán abstenerse durante el proceso de elección de enviar o recibir mensajes de fuera de la Ciudad del Vaticano.
En este sentido, el número 58 resalta que "quienes directa o indirectamente pudieran violar el secreto ya se trate de palabras, escritos, señales o cualquier otro medio, incurrirían en la pena de excomunión latae sententiae reservada a la Sede Apostólica".
Además, en los números 81 y 82, se dice que los cardenales se abstendrán de toda forma de pactos y compromisos de común acuerdo.


A por mayoría de dos tercios
La forma de elección se realizará únicamente por escrutinio y se necesitarán dos tercios de los votos para la elección del nuevo Pontífice. Si eso no ocurre en la tarde del primer día, es decir, en la primera votación, se continuará en la segunda jornada con cuatro escrutinios más, dos por la mañana y dos por la tarde.
Si ningún cardenal consigue los dos tercios en las votaciones matutinas, habrá una fumata negra y lo mismo ocurrirá por la tarde. Así, hasta tres días consecutivos. Si en el tercero tampoco sale elegido el nuevo Sumo Pontífice, el proceso de elección se suspende por un día para realizar una pausa de oración y de libre coloquio entre los cardenales electores.
Si tras cuatro series de escrutinios no se obtuviera resultado positivo, entonces, según el Motu Proprio publicado por Benedicto XVI tendrá que procederse a la votación no por mayoría sino que de nuevo se deberán alcanzar "al menos" dos tercios.
Finalmente, cuando sea elegido el nuevo Papa, el cardenal decano le pedirá su consentimiento y le preguntará cómo quiere ser llamado y el Maestro de Celebraciones Litúrgicas Pontificias levantará acta. Los fieles presentes en la Plaza de San Pedro podrán ver la fumata blanca.+

Fuente: ReL

Mons. Aguer: “El cónclave es un momento espiritual”

 

 

La Plata (Buenos Aires) (AICA): En su reflexión televisiva semanal, el arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer, reflexionó sobre el sentido del cónclave que elegirá un nuevo Papa, los diferentes comentarios que se están realizando y la realidad del sentido de este acontecimiento eclesial expresando que “el cónclave es un momento espiritual en la vida de la Iglesia”. Recordó cómo en el pasado las potencias europeas presionaban y condicionaban la elección del Papa, y cómo ahora se intenta presionar con el peso de la opinión pública, que se manifiesta “en los comentarios y datos que los corresponsales envían a sus periódicos, en los que se difunde una especie de charlatanería enfermiza. Todo el mundo opina sobre personas o situaciones con una ligereza y una irresponsabilidad sorprendentes”.

En su reflexión televisiva semanal que efectúa en el programa “Claves para un Mundo Mejor” que se emite por América TV, el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, reflexionó este sábado sobre el sentido del próximo cónclave que elegirá un nuevo Papa, los diferentes comentarios que se están realizando y la realidad del sentido de este acontecimiento eclesial expresando que “el cónclave es un momento espiritual en la vida de la Iglesia”.
“Hace muchos años ya -comenzó diciendo el prelado-, leí la Historia de los Papas, de Ludwig von Pastor, una obra monumental que en la edición española llega a 39 tomos, y me llamó la atención, sobre todo en el estudio que allí se hace de la época del Renacimiento y en los siglos XVI y XVII, cómo en los cónclaves para la elección del Sumo Pontífice se ejercían presiones e influencias tremendas, especialmente por parte de las potencias de entonces”.
“Los embajadores de los Príncipes, como se los llamaba, trataban de introducirse mediante mensajes y mensajeros en las deliberaciones, con riesgo de violar el secreto en el cónclave para satisfacer los propósitos también de sus mandantes. Era, sobre todo, tradicional la disputa entre el emperador y el rey de Francia que competían en influir en la elección del Papa porque uno y otro pensaban que un Papa favorable a su respectiva política europea podría satisfacer sus ambiciones de hegemonía”.
“Ese problema -comentó- se ha presentado muchas veces en la historia de la Iglesia y, de una manera muy distinta pero también efectiva, se hace notar hoy”. Al respecto recordó que “hace poco, el 23 de febrero pasado, la Secretaría de Estado de la Santa Sede publicó un comunicado que se refiere precisamente a la libertad de los cardenales que, en el cónclave, tendrán que elegir al sucesor de Benedicto XVI”
“En el texto se decía “si en el pasado eran las denominadas potencias, es decir los estados, los que intentaban hacer valer sus condicionamientos en la elección del Papa ahora se intenta poner en juego el peso de la opinión pública, a menudo sobre la base de evaluaciones que no reflejan el aspecto típicamente espiritual del momento que la Iglesia está experimentando”.
El prelado platense afirmó que “el peso de la opinión pública” se manifiesta “en los comentarios de los expertos en cuestiones religiosas, en los datos que trasmiten los corresponsales a sus agencias o a sus periódicos”.
“También se nota el mismo afán en las expresiones que circulan en las redes sociales, en las cuales se difunde una especie de charlatanería enfermiza. Se trata de una democratización de la cátedra, podríamos decir con Discépolo: “lo mismo un burro que un gran profesor”. Todo el mundo se expresa y muchas veces lo hace opinando sobre personas o situaciones con una ligereza, con una irresponsabilidad sorprendente”.
“Parece que quisieran influir de algún modo en la elección del Papa. Y al próximo ya se le escribe la agenda. La opinión pública que se crea ejerce cierto tipo de presión; aunque de hecho no pueda influir, lo intenta. Se trata de crear opinión en favor de tal tipo o tal otro tipo de Papa; se descartan presuntos candidatos, etc. Pero como lo advertía el comunicado de la Secretaría de Estado, no se reconoce el momento espiritual que la Iglesia está viviendo”.
“Es que, efectivamente -enfatizó monseñor Aguer-, el cónclave es un momento espiritual en la vida de la Iglesia. La Iglesia quiere tutelar siempre la libertad de los cardenales mediante el secreto en sus deliberaciones para que los criterios que se pongan en juego en la elección sean lo más objetivo posible. Y, por otra parte, porque en ese ejercicio de opinión y de libertad de los padres cardenales también se manifiesta la intención de Dios y la guía con la cual el Espíritu Santo conduce a la Iglesia a través de las vicisitudes de la historia. La secular regulación de los cónclaves, periódicamente ajustada, tiende precisamente a salvaguardar la libertad de los electores y su apertura al discernimiento de la voluntad de Dios”.
Monseñor Aguer aseguró que “los que desean influir desde afuera no lograrán nada, porque en la Capilla Sixtina se juega otra cosa, intervienen otros factores; ese es un momento espiritual y otros parámetros los que los electores tienen en cuenta, más allá de las elucubraciones políticas que hacen los expertos en cuestiones religiosas que, me atrevo a señalar, a veces entienden bastante poco del tema porque no perciben la realidad misteriosa de la Iglesia”.
“Lo decíamos hace una semana en esta columna televisiva: ¿quién puede entender la naturaleza y la misión de la Iglesia fuera de la fe? No se puede entender. También al Cónclave hay que mirarlo con los ojos de la fe”.
Concluyó preguntando: “¿Y qué nos toca hacer a nosotros? A nosotros -respondió- nos toca rezar, porque esa elección no es como una elección política cualquiera. Se hace en un clima de profunda oración y comienza con una invocación al Espíritu Santo. Se canta el “Veni Creator” mientras los Cardenales entran en la Capilla Sixtina. Por eso nosotros nos ponemos a tono con ese nivel propiamente espiritual de la situación que estamos viviendo. Es una hora importante para la vida de la Iglesia pero también llena de confianza. Confianza en qué: en que es el Señor el Pastor Supremo de la Iglesia y que es el Espíritu Santo quien la guía”.+

Fuente: Aica.

No se puede mencionar a Benedicto XVI en la Plegaria Eucarística

 

 

En los mementos de vivos(*) de las Plegarias Eucarísticas no se puede mencionar el nombre de Benedicto XVI, pues -aunque no ha fallecido- no puede seguir siendo considerado “Sumo Pontífice”, Y esto, a pesar de los títulos que la Sala de Prensa del Vaticano afirma que continuará usando, a los cuales no corresponde ningún cargo o potestad.

Esto no es sólo un detalle de poca importancia: si la Sede de Pedro no estuviese realmente “vacante”, no se podría proceder a la elección de un nuevo Papa. Alguien elegido durante el pontificado de un Papa canónicamente en el cargo, sería simplemente un antipapa.

Además, no mencionar al Papa (fallecido o renunciante) en el lenguaje litúrgico significa que pedimos a Dios la elección del nuevo y único Papa.

____________________________________

(*) memento: “Cada una de las dos partes del canon de la misa, en que se hace conmemoración de los fieles vivos y de los difuntos” (Diccionario de la RAE). Nota de TD: en la Misa reformada no existe canon sino una larga serie de Plegarias Eucarísticas

Fuente: Tradición Digital.

El Papado

 

 

Extraña, vive Dios, la dinastía

que fundó un pescador en Galilea.

Sin armas, a las armas desafía

y es débil e inmortal como una idea.

 

A sus pies las catervas, a porfía,

la asaltan con el hacha y con la tea

y ella de noche reza; y luego el día

a enterrar sus émulos emplea.

 

No hay otra tal en todas las edades

que a tanto golpe y tal furor se avece (1)

con tanta fuerza pertinaz e interna

 

que contraste tan duras tempestades

y tan gallardamente se enderece

tranquila, intacta, inconmovible, eterna.

 

Como aquellas pirámides triunfantes

clavadas como líbicos peñones

ven pasar a sus plantas, incesantes,

las oleadas de mil generaciones.

 

Ramsés, Cleopatra, Antonio, coruscantes (2)

Cruzados, Saladino, los Borbones,

Napoleón con sus tropas fulgurantes

y míster Roosevelt, cazador de leones,

 

todo fue y ellas son… así el Papado,

pirámide de luz de bases dobles

cuyo ápice se yergue hasta la gloria,

 

sobre Pedro, que es Piedra, sustentado

ve desfilar ante sus pies inmobles (3)

la larga caravana de la Historia…

 

Y cuando de este siglo diamantino

queden ruinas no más, y medios arcos

y se hable de Venecia y de San Marcos

como hoy de Menfis y del Sesostrino.

 

Cuando el turista zelandés o chino

venga a mirar curioso los arcaicos

restos de Londres, o a buscar mosaicos

del Louvre, en el desierto parisino,

 

un Vicario de Cristo, todavía

en medio de otros pueblos y otros nombres

y sin sombra de ruina ni desmedro

levantará la mano dulce y pía

bendiciendo a los hijos de los hombres:

el sucesor milésimo de Pedro.

 

 

Jerónimo del Rey

(Leonardo Castellani)

Colegio del Salvador: Buenos Aires, 20 / 5 / 1924.

(1) Avezar: acostumbrar

(2) Coruscante: que brilla

(3) Inmoble: que no puede ser movido

Gloria TV se separa de los obispos alemanes

 

url Gloria TV: Canal Católico por internet.

 

¿Comienzo de un cisma... de los obispos alemanes?

La redacción de la página de inglés de Gloria.TV afirma:
Gloria.TV dirige una sección en alemán, sin embargo, queremos asegurarle a nuestro público preocupado internacional que de ninguna manera estamos conectados con los obispos alemanes--los que se han alejado de la doctrina moral católica, mediante la introducción de la píldora abortiva del día después, en los hospitales católicos.
Gloria.TV se distancia públicamente de los obispos y de la aprobación de la píldora del día después. Vamos a seguir luchando internacionalmente para que este escándalo inaudito, que oscurece el testimonio de la Iglesia y socava su credibilidad, sea eliminado. Esperamos que los Cardenales que pronto se reunirán antes del Cónclave, reconozcan la gravedad de esta situación.
Les pedimos a los obispos alemanes de distanciarse de la píldora del día después y no de Gloria.TV.

Ver aquí: http://es.gloria.tv/?media=403244