Archivos del blog

miércoles, 1 de mayo de 2013

¿Qué es la Misa Tridentina?

misa_tridentina 

La Misa Tridentina o Misa Tradicional del Rito Romano de la Iglesia Católica, también se conoce como la “Misa Extraordinaria”, nombre dado por el Papa Benedicto XVI.  A pesar de las impresiones falsas que han sido muy comunes en las últimas décadas, esta misa nunca fue prohibida.  Después de la creación de la nueva misa (llamada el “Novus Ordo Missae” de 1970), la Misa Tridentina continúo en existencia en varias partes del mundo.
Desde 1984, el Vaticano ha emitido varias pautas para esta misa. Fue emitido el primer indulto, que permitió la misa con permiso explícito del obispo, y sólo en lugares privados, como casas o capillas especiales.  En 1988, el permiso fue abierto a cualquier iglesia designada por el obispo.
En 2007, la tercera regulación fue emitida, reconociendo el derecho de cualquier sacerdote a hacer la Misa Tridentina en privado, sin permiso del obispo. También, se puede hacer públicamente, de acuerdo con el documento, si los fieles lo solicitan, con el permiso del párroco.
Lo que distingue la Misa Tradicional es su antigüedad, además de representar un desarrollo orgánico y gradual desde los primeros momentos de la Iglesia. De hecho, misales del siglo 800 son muy similares al misal de 1962, el último año de la codificación de la Misa Tradicional.
La Misa Tridentina tiene varios rasgos de interés, los cuales se explican a continuación.:
1. El uso del idioma latín.
La Misa Tridentina se reza completamente en latín, excepto una porción breve que usa el Griego – los Kyrie Eleison (Señor, ten piedad).  En el año 1962, el Papa Juan XXIII justificó su: 1) se puede usar en todo el mundo, 2) el significado no cambia con el tiempo, 3) no pertenece a una cultura en especial, es decir que es no-vernácula.
Los fieles siguen la Misa apoyados en misales, que tienen el latín en una página, y el español u otra lengua vernácula en la otra.  Aunque en el inicio puede ser difícil seguir la Misa, con el tiempo se vuelve más fácil.  Eventualmente, es muy común memorizar las oraciones principales de las misas, incluyendo el Confiteor (confesión de pecados), Kyrie Eleison (Señor ten piedad), Credo, Sanctus (santo, santo, santo), Agnus Dei (cordero de Dios), etc.
2. Orientación del sacerdote
Muy seguido se dice que el sacerdote “da la espalda” a la gente en la misa tridentina.  Sin embargo, ésta expresión es apropiada. El sacerdote en la misa tridentina está unido con la gente, mirando la misma dirección, hacia el altar, la cruz, y el oriente, pues el sol que amanece representa a Jesucristo resucitado.
La postura del sacerdote nos recuerda también de la dimensión expiatoria de la misa. La misa se define como el sacrificio de Jesucristo, una participación en su muerte y resurrección. El sacerdote, con toda la gente, ofrece este sacrificio a Dios, quien transciende la congregación.
3. Oraciones en silencio
Varias oraciones de la Misa Tridentina se hacen en silencio, en particular, el “Canon”, la parte más sagrada de la Misa. El silencio nos recuerda el misterio de la Misa, de Dios y de nuestra fe.
Durante el canon de la misa, ocurre la consagración del pan y vino, que los transforma en el verdadero cuerpo, sangre, alma, y divinidad de Jesucristo.  Esta parte central de la misa se hace en silencio, excepto el Pater Noster (Padre Nuestro), señalando simbólicamente la entrada de Jesucristo en el santísimo del templo celestial, cerrado para nosotros hasta que se ofrezca su sacrificio.
4. Canto Gregoriano y Música Polifónica
Es una antigua tradición usar, usar el canto gregoriano o la música polifónica en la Misa Tridentina, De acuerdo con el Concilio Vaticano Segundo, el cual terminó en el año 1965, el Canto Gregoriano tiene el primer lugar entre las formas de música sagrada.
El canto gregoriano es especialmente adecuado para la misa, porque comunica la profundidad y solemnidad del sacramento. Además, es especialmente adecuado para la oración contemplativa. Con el canto gregoriano, oramos por medio de la canción.  El Papa Pio XII nos dice que el canto gregoriano proviene de las canciones del sinagoga judía, haciéndolo más antiguo que la Iglesia Católica misma.
5. Movimientos ceremoniales
La Misa Tridentina también tiene muchas ceremonias, llamadas “rubricas”. Estas comunican la solemnidad de la misa, y al mismo tiempo nos dan la oportunidad de hablar con Dios con nuestro propio ser, con el cuerpo mismo.