Archivos del blog

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Fue vandalizado el templo más antiguo de la Ciudad de Buenos Aires

Se trata de la iglesia de San Ignacio de Loyola, que data de comienzos del siglo XVII. Amaneció hoy con pintadas en el altar mayor y un banco quemado. Hacemos reparación al Corazón de Nuestro Divino Redentor por esta profanación y exigimos a la Justicia el pronto esclarecimiento y castigo de este hecho de persecusión contra nuestra Santa Fe.

Noticia de La Nación de Buenos Aires:

La parroquia de San Ignacio de Loyola, la iglesia más antigua de la Ciudad de Buenos Aires, amaneció con pintadas por un ataque de vándalos que dejaron mensajes anarquistas e intentaron prender fuego un sillón. Según denunció el sacristán Alberto, los responsables del hecho serían algunos alumnos del Nacional Buenos Aires, ya que un túnel conecta a la iglesia con el colegio. Sin embargo, los estudiantes dicen que ellos no fueron, ya que los túneles están tapiados.

"La única iglesia que ilumina es la que arde" e "Hipócritas: ni Dios ni amo", fueron las pintadas que dejaron adentro de la iglesia, con pintura blanca, sobre el piso.

El sillón sacerdotal quemado fue arrojado sobre un banco. Pasadas las 9 no se podía ingresar a la iglesia, ubicada al lado del Colegio Nacional Buenos Aires.

"Cuando bajamos a abrir la iglesia encontramos humo y daños", indicó el sacristán a Crónica TV. También dijo que los agresores habrían entrado "por un túnel que hay del colegio para la iglesia".

"Ayer pusimos un candado nuevo y lo rompieron", sostuvo y agregó que el mismo día vieron "a dos chicos que salieron corriendo" en dirección al establecimiento educativo.

Esta mañana estuvieron el vicario general de Buenos Aires, monseñor Joaquín Sucunza, y el rector de la catedral, sacerdote Alejandro Russo, para evaluar los daños junto al párroco del templo, Francisco Baigorria.

LA IGLESIA MÁS ANTIGUA DE LA CIUDAD
La iglesia de San Ignacio se remonta a la llegada de los primeros jesuitas a Buenos Aires, en época del gobierno de Hernandarias. La primera construcción estuvo emplazada en la hoy Plaza de Mayo y bajo la advocación de Nuestra Señora de Loreto, pero en 1610, al ser beatificado el fundador de la Compañía de Jesús, fue rebautizada como San Ignacio de Loyola.

En 1661, por razones de seguridad y defensa del fuerte de la ciudad, los jesuitas abandonaron la construcción de Plaza de Mayo y se trasladaron al solar delimitado por las actuales calles Perú, Bolívar, Alsina y Moreno, propiedad de una hacendada mujer que había enviudado sin hijos.

El templo actual data de 1675, cuando se inauguró la segunda iglesia, también de adobe. El templo hoy afectado tiene más de 300 años de antigüedad. En 1942 fue declarado Monumento Histórico Nacional. El 16 de junio de 1955, el edificio fue atacado por simpatizantes del presidente Juan Domingo Perón, quienes también incendiaron la Curia Eclesiástica y otras nueve iglesias de Buenos Aires.



Fotos:


Fachada de la iglesia San Ignacio de Loyola

Interior, altar lateral

Interior, altar mayor


El Papa Francisco excomulga a un sacerdote que defiende el matrimonio homosexual y la ordenación de mujeres

Nos hacemos eco de esta noticia -que nos alegra bastante- de la cual informa Infocatólica:

(InfoCatólica) El sacerdote "dimitió" como párroco en el año 2011 y fue suspendido de su ministerio por el arzobispo de Melbourne. No obstante, prosiguió celebrando públicamente la Eucaristía, y había fundado un grupo llamado Inclusive Catholics, dedicado a promocionar la agenda del lobby gay dentro de la Iglesia.
En 2012, y según informa la propia web de ese grupo, fue intimado a corregir su conducta y se le comunicó la apertura de un proceso canónico, en vista de su desobediencia, de conformidad con las Facultades Especiales concedidas a la Congregación para el Clero en la Carta circular de 18 de abril de 2009 y aplicando e lcanon 1399 del Código de Derecho Canónico
Por consiguiente, la decisión comunicada por el decreto, fechado el 31 de mayo pero dado a conocer ahora, está tomada por la Congregación y aprobada en forma específica por el papa Francisco.

No esperaba la excomunión

Reynolds había asegurado que esperaba ser suspendido a divinis y reducido al estado laical pero no excomulgado
El sacerdote opina que «en el pasado la excomunión era un tema muy serio, pero ahora la jerarquía ha perdido la confianza y el respeto» y concluye afirmado que «he llegado a esta situación por seguir mi conciencia sobre la ordenación de mujeres y el matrimonio gay»
Mons. Hart, arzobispo de Melbourne ha explicado que el P. Reynolds ha sido excomulgado no solo por predicar contra las enseñanzas de la Iglesia sino también por seguir ejerciendo el sacerdocio después de haber sido suspendido.

La suspensión y la excomunión, penas medicinales

El canon 1399 establece que la infracción externa de una ley divina o canónica sólo puede ser castigada con una pena ciertamente justa cuando así lo requiere la especial gravedad de la infracción y urge la necesidad de prevenir o de reparar escándalos.
Tanto la suspensión como la excomunión son censuras, esto es, penas medicinales, dentro del Derecho penal de la Iglesia. Están destinadas no tanto a castigar al culpable, cuanto a corregirlo y a traerlo de nuevo a la senda de la rectitud y la comunión.
El canon 1333  establece que La suspensión, que sólo puede afectar a los clérigos, prohíbe: 1 todos o algunos de los actos de la potestad de orden; 2 todos o algunos de los actos de la potestad de régimen; 3 el ejercicio de todos o de algunos derechos o funciones inherentes a un oficio y que en el acto de imposición de esta medida se puede establecer que, después de la sentencia condenatoria o declaratoria, no pueda el que ha sufrido suspensión realizar válidamente actos de régimen.
Por su parte, de acuerdo con el canon 1331, Se prohibe al excomulgado: 1 tener cualquier participación ministerial en la celebración del Sacrificio Eucarístico o en cualesquiera otras ceremonias de culto; 2 celebrar los sacramentos o sacramentales y recibir los sacramentos; 3 desempeñar oficios, ministerios o cargos eclesiásticos, o realizar actos de régimen.

El Papa nombra nuevo Obispo para Argentina

El Santo Padre Francisco ha nombrado un nuevo Obispo para la diócesis de Santa Rosa (La Pampa). Se trata de Mons. Raúl Martín, hasta ahora Obispo Auxiliar de Buenos Aires. Desde Juventutem rezamos por su episcopado en esa diócesis pampeana, y esperamos que se muestre cercano y comprensivo con los fieles ligados a la forma extraordinaria del rito romano de su nueva diócesis.

Tomamos la noticia de Aci Prensa:

Mons. Raúl Martín

VATICANO, 24 Sep. 13 / 07:48 pm (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco nombró hoy como nuevo Obispo de Santa Rosa, en La Pampa (Argentina) a Mons. Raúl Martín, quien era hasta ahora Obispo Auxiliar de Buenos Aires; y a Mons. Bernard Anthony Hebda como Arzobispo Coadjutor de Newark en Estados Unidos. El Prelado era hasta ahora Obispo de Gaylord.

El nuevo Obispo de Santa Rosa, Mons. Raúl Martín, sucede a Mons. Mario Aurelio Poli, que el 28 de mayo de 2013 fue promovido a la arquidiócesis primada de Buenos Aires, en donde sirvió el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, ahora Papa Francisco.

Mons. Martín nació en Buenos Aires el 9 de octubre de 1957. Ingresó en el Seminario Metropolitano de la Inmaculada Concepción, de Villa Devoto, donde completó su formación filosófica y teológica, y obtuvo el diploma de Profesor de Teología en la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires.

El 17 de noviembre de 1990 recibió la ordenación sacerdotal. Fue designado vicario parroquial en Nuestra Señora de la Anunciación, en el bario de Villa Urquiza (1991-1994), y en San Ramón Nonato, en el barrio Vélez Sarsfield (1994-1997).

De 1997 a 2000 fue párroco en Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de Villa Luro. En 2001 fue nombrado párroco de la basílica-santuario de San Antonio de Padua. El 1º de marzo de 2006 fue designado Obispo Auxiliar de Buenos Aires y el 20 de mayo de ese año fue ordenado obispo en la catedral de Buenos Aires por el Cardenal Jorge Mario Bergoglio.

En la Conferencia Episcopal Argentina es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Laico y Pastoral Familiar y Delegado Episcopal para la Juventud. En el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) es presidente de la Comisión de Familia y Vida.