Archivos del blog

martes, 29 de octubre de 2013

Una ciudad cambia Halloween por "Todos los Santos"


Noticia tomada de Aica:

Desde hace siete años, la localidad de Adolfo Gonzales Chaves, cercana a la ciudad de Tres Arroyos, en el sur bonaerense, propone a las familias dejar de lado la fiesta de Halloween y reemplazarla por la celebración de Todos los Santos, con la que inculcan en los más chicos el aprecio por quienes alcanzaron la amistad eterna con Dios, y de paso, llevarse una bolsa con golosinas.

La surgió como una alternativa cristiana, a instancias del grupo Siloé, en jurisdicción de la parroquia Inmaculada Concepción. Padres, vecinos y comerciantes se preocupaban por encontrar a niños en las calles sin nadie que los cuide y haciendo travesuras que algunas veces molestaban a los comerciantes.

El grupo Siloé comenzó haciendo una catequesis sobre Halloween y la fiesta de Todos los Santos en los medios locales; imprimieron carteles de no adhesión al ritual importado desde los Estados Unidos y repartieron en distintos comercios de la ciudad invitaciones para la conmemoración cristiana.

Cada 31 de octubre, los comerciantes entregaban las invitaciones a cada niño, y al día siguiente, tras la procesión a pie por las calles céntricas de la ciudad, les entregaban bolsas con dulces. Ese día, los niños concurren disfrazados, pero no como esqueletos, diablos o brujas, sino con aspectos atractivos.

“Se quita el mensaje de la extorsión, lo oculto y las travesuras”, explica Verónica De Sábato, catequista parroquial e impulsora de la celebración. “Los chicos vienen acompañados por adultos, festejan sanamente y aprenden sobre la vida de los santos”, explicó a esta agencia.

En vistas a la celebración de este año, el lema elegido es “Todos podemos ser santos”. La catequesis rondará sobre la beatificación del Cura Brochero y la hermana Crescencia Pérez, glorificados recientemente, y también se meditará en torno a la elección del papa Francisco. También homenajearán a los bomberos voluntarios del pueblo, como ejemplos de virtudes cristianas.

El año pasado, el Honorable Concejo Deliberante declaró esta fiesta de interés cultural y municipal, lo cual facilitó la colaboración entre la Iglesia y las autoridades civiles, en especial en asuntos de logística.