Archivos del blog

jueves, 21 de noviembre de 2013

Ataque a una iglesia en La Plata: EXIGIMOS QUE ESTO SE DETENGA

Reparemos a Nuestro Señor por estas profanaciones espantosas. Exigimos al gobierno que se busque, se juzgue y se castigue a los profanadores y ofensores de Nuestro Señor y su Bendita Madre.




En un nuevo acto de vandalismo, manos anónimas cortaron ayer la cabeza de la imagen de la Inmaculada Concepción que se encuentra en el jardín de acceso al Santuario de Schoenstatt, 15 entre 53 y 54 . El hecho se sumó a una serie de ataques que sufrió la capilla en los últimos quince días y ocasionó la preocupación de fieles y religiosos. “Es el destrozo sin ningún sentido porque en ninguno de los casos llevaron cosas de valor”, consignó Elena Ayanz, miembro del movimiento de Schoenstatt. El primero de los ataques se produjo hace unos 10 días cuando los símbolos del Vía Crucis fueron despegados de las columnas del jardín y arrojados a la vereda. Algunas cruces pudieron ser recuperadas y dos desaparecieron. También apareció rota una placa en la que se encontraba una oración que habitualmente es rezada por los jóvenes del movimiento religioso. “Todo lo que rompieron son símbolos religiosos, por eso estamos preocupados y doloridos”, señaló Isabel, miembro de la congregación Hermanas de María de Schoenstatt. Antes de que le cortaran la cabeza a la Inmaculada, el ensañamiento dejó sus marcas en la corona de metal que tenía la imagen. Pero como no pudieron arrancarla, la dejaron toda retorcida. La religiosa consideró que el último ataque se produjo ayer a eso de las 13, cuando un fuerte chaparrón hizo que las personas que estaban en el predio buscaran refugio en el interior del santuario. “Lo que pasó es muy grave porque dañaron un símbolo religioso muy importante. Seguramente para desprender la cabeza le dieron un mazazo”, agregó la hermana Isabel que además interpretó como mensajes de odio el hecho de que hayan cortado flores que quedaron tiradas junto a la escultura. La profanación sorprendió a decenas de personas que habitualmente concurren al santuario para encontrar un lugar de recogimiento en el que pueden rezar antes de continuar con sus actividades cotidianas. El lugar permanece abierto desde las 8:30 hasta las 19 y siempre hay alguna persona vinculada al movimiento para cuidar el orden del lugar. “Hay que poner vigilancia para que nos ayude a evitar este tipo de sucesos tan desagradables”, agregó Elena Ayanz. El santuario se construyó hace medio siglo, pero la imagen llevaba en el jardín unos 13 años. La gente del movimiento mariano señaló que pudieron rescatar las manos y que ahora se proponen restaurar las extremidades. “Hace 5 años la coronamos y nos duele que ocurran cosas como éstas, más en el mes en el que celebramos a María”, agregó una joven que concurre habitualmente al santuario. Si bien ayer se realizó una misa interna de reparación en la que se hizo alusión a los daños sufridos, se anticipó que próximamente se celebrará una misa en la que se rezará para que no continúen los ataques. Como se sabe, Schoenstatt nació a comienzos del siglo pasado, a partir de la labor pedagógica del padre José Kentenich en el Seminario de los Padres Pallottinos, en un lugar llamado Schoenstatt, Alemania. En la Virgen María vio representado el ideal del hombre en su relación con Dios y sintió como su misión ayudar a formar la nueva personalidad mariana. Símbolos Los ataques al santuario de Shoenstatt comenzaron hace quince días cuando aparecieron destrozadas las estaciones del Vía Crucis. Días después se robaron las manos de la Inmaculada Concepción y ayer la decapitaron. También dañaron el jardín y rompieron una placa con oraciones. 

Atacan la Catedral de Córdoba, Argentina



Se registraron incidentes anoche en el marco de la “Marcha de la Gorra” en la ciudad de Córdoba.

Los manifestantes, que reclamaban por la derogación del Código de Faltas, atacaron a botellazos a tres mujeres policías y realizaron pintadas en la fachada y en el interior de la Catedral.

El atentado contra la principal iglesia capitalina se registró en momentos en que en su interior se realizaba un festival de coro con alumnos de primario y secundario del Colegio San José.

Sergio, papá de uno de los niños participantes del certamen, en diálogo con Cadena 3 señaló que junto a un grupo de padres y la Policía lograron cerrar los portones del templo para evitar mayores destrozos.

“Arrojaban botellas y los vidrios llegaron hasta el interior donde estaban los chicos”, aseguró.

La columna de manifestantes partió desde Colón y Cañada y se congregó en la Plaza San Martín, donde se registraron los desmanes.

La protesta ocasionó por la tarde un caos vehicular por calles del microcentro capitalino.

Los manifestantes pedían “el cese del Estado Policial, la libre circulación y expresión de los jóvenes, el acceso real a derechos básicos, la participación e inclusión en la toma de decisiones”.

Noticia: Cadena 3