Archivos del blog

jueves, 27 de febrero de 2014

El nuevo cardenal reconoce que la experiencia del consistorio le “impresionó”

 

 

 

 

Lo ha dicho en los micrófonos de COPE el arzobispo emérito de Pamplona quien acaba de llegar a España desde Roma donde ha participado en su primer consistorio. "El Papa Francisco nos dijo con mucho énfasis que no veníamos a formar parte de una Corte y con eso me quedo". El matrimonio y la familia han centrado buena parte de la entrevista.
El cardenal Fernando Sebastián ha narrado en 'El Espejo' cómo fue su experiencia. "Fui un poco de pardillo, a aprender. A los nuevos cardenales nos acogieron muy fraternalmente, con mucho cariño y buen humor. El Papa nos saludó personalmente, pudimos agradecerle la designación personalmente.
La experiencia me impresionó". Y subraya "que el cardenalato es un servicio a la cátedra de Pedro, a la misión del Señor en favor de la humanidad, y a la misión de la Iglesia que es la misión de Jesús en el mundo. Él nos dijo con mucho énfasis que no veníamos a formar parte de una Corte y con eso me quedo".
No olvida los problemas que hoy acechan al matrimonio y a la familia. "La prensa da la impresión de que la preocupación más grande que hay sobre la familia y al matrimonio es la de los divorciados y su deseo de volver a casarse además de recibir la eucaristía. Los divorciados vueltos a casar que sufren de verdad por no recibir la eucaristía no son muchos porque si uno desea recibir la eucaristía sabe muy bien lo que tiene que hacer.
El problema de fondo que la Iglesia y la sociedad tiene que ponderar es el giro que se está produciendo en la comprensión del matrimonio y en la valoración de la familia. Da la impresión de que está en marcha un plan para reconfigurar la noción de matrimonio y familia y de esa manera se reconfigura la sociedad entera y la vida del hombre. Es una pretensión verdaderamente arrolladora porque es suplantar a Dios en la creación".
Recuerda que "la Iglesia no se inventó el matrimonio y la familia. Es portadora de la mente divina por la revelación. Si el hombre quiere remoldear la convivencia y la sociedad entera no solo va contra la doctrina de la Iglesia va contra la sabiduría y los proyectos de Dios". Es por ello por lo que insta 'a un trabajo de campo'.
"Hay que acercarse a las personas que están siendo víctimas de esta ideología profundamente destructiva, incluso a quienes la defienden de buena voluntad. La actitud cristiana es estar a favor de las personas y ayudarles a no caer en esta trampa que nos destruye".
Por último pide ser testigos de la palabra de Cristo. "Con la oración hay que valorar a Jesús, su figura, su persona y su aportación. Sin Cristo el mundo es imposible y su influencia va mucho más allá de la Iglesia y del propio cristianismo. Muestra el camino de la vida, de la justicia y de la paz a la humanidad entera. Los cristianos tienen que ser entusiastas de Cristo pese a las dificultades. Es la hora de mostrar el amor, la lealtad y la confianza. Hay que tener confianza en el Señor y no dejarlo solo en los momentos de la contradicción".

Fuente: Cadena COPE

miércoles, 26 de febrero de 2014

Carta del Cardenal Sarto para la Cuaresma




Carta fechada el 17 de febrero de 1895 perteneciente al Cardenal Giuseppe Sarto, siendo entonces Patriarca de Venecia, quién luego sería el Papa santo Pío X. En esta carta exhortaba a su grey, en el comienzo de la Cuaresma, con la práctica de las virtudes y la resistencia a los errores que se avecinaban sobre el orbe católico.
La carta resulta profética y digna de ser leída en estos tiempos, ya que los enemigos de la Verdad, se encuentran disfrazados de falsos cristianos revestidos de una falsa piedad acomodada a los slogans modernos que el mundo levanta como banderas incuestionables, falsos cristianos que, en el fondo, desconocen la fe con profundidad y que “pretenden erigirse en maestros de la Iglesia afirmando que debe adaptarse a las exigencias de los tiempos”. Nunca tan profética esta carta de quién luego sería el, último pontífice elevado a los altares.

Carta del Cardenal Giuseppe Sarto.

Teniendo como deber, por exigencias de mi ministerio apostólico, exhortar a todos a observar puntualmente el cumplimiento de la Santa Cuaresma, y de esta forma estar en actitud digna de recibir a Jesucristo en la solemnidad pascual, se abren mis labios espontáneamente con esas palabras con las que la Santa Liturgia inicia este tiempo de retiro, de ayuno y de oración.

“Transcurrido el pasado tiempo en medio de la somnolencia y de una detestable indiferencia y ociosidad, levantémonos con presteza de nuestro sueño y cubrámonos de ceniza, puesto el cilicio y con ayunos y llantos invoquemos al Señor; haciendo penitencia para enmendarnos del mal que por ignorancia o malicia hayamos cometido”.

Mas si esta exhortación al ayuno, al cilicio y a la penitencia supusiese demasiado para el espíritu mundano, entremos no obstante en el espíritu de la Iglesia que como Madre benigna, y con el deseo de adaptarse a la fragilidad de sus hijos, ha mitigado todas estas prácticas santas, por lo cual no puedo dejar de traer aquí las palabras de San Pedro dirigidas a los cristianos de su tiempo: “Sed sobrios y vigilad, porque vuestro adversario el diablo da vueltas a vuestro alrededor, como león rugiente, buscando a quien devorar: resistidle fuertes en la Fe” (I San Pedro V, 8-9); y sin ninguna duda, si practican estos santos consejos, la Santa Cuaresma será un tiempo aceptable, será el tiempo de la salvación.

Necesidad de la Penitencia.
La recta razón y la Fe nos manifiestan conjuntamente esta verdad: fue precisamente en el momento en que se rompió la amistad con Dios en el Paraíso terrenal, cuando se suscitó dentro de nosotros la concupiscencia, incentivo y alimento de las más escondidas pasiones, germen de los vicios y causa fatal de la guerra entablada entre la carne y el espíritu, la cual con magistrales trazos y elocuentes palabras fue descrita por San Pablo de la forma siguiente: “Me complazco en la Ley de Dios según el hombre interior: mas llevo otra ley en mis miembros opuesta a la ley del espíritu, que me hace esclavo de la ley del pecado, y esta ley está impresa en mis miembros. ¡Infeliz de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?”

El único remedio para obtener esta liberación es combatir en nosotros esa raíz que es la causa principal de nuestros vicios y de nuestras pasiones, y como nuestro gran enemigo es el cuerpo, habrá que esforzarse en humillarlo para reconducirlo a su verdadero fin, dada la carga de pereza que lleva consigo, y mediante esta humillación se adquirirá una vida más vigorosa en perfecta armonía con el espíritu.

Templanza corporal.

¿Cómo podrá llevarse a cabo este prodigio? Por el amor cristiano y la virtud de la penitencia, la abnegación del propio yo, el abandono del mundo, las mortificaciones y la cruz. Para todos aquellos cristianos que no tienen el valor de imponerse otros sacrificios, se tornan necesarias aquellas virtudes prácticas ya en los círculos paganos, pero conocidas solamente desde un punto de vista natural, tales como la templanza que regula el uso de las cosas puestas a nuestro servicio y que afectan nuestros sentidos, sin quedar prohibido el placer, pero limitándolo a ponerlo en conformidad con la razón y la santa ley de Dios. Virtudes que en la Sagrada Escritura vienen plasmadas en la abstinencia que modera el uso de los alimentos, la sobriedad que nos aleja del exceso en el consumo de bebidas alcohólicas, la castidad que lleva a sus justos términos, dentro del deber, la inclinación carnal, el pudor que nos defiende contra todo aquello capaz de dañar la pureza, la humildad que nos hace que otorguemos a Dios todo el bien que podamos hacer y la dulzura que mantiene el alma serena en la tranquilidad. Todas estas virtudes, elevadas así al rango de su verdadera dignidad, deben ser practicadas.

Entiéndase bien que cuando recomendamos la templanza no exhortamos a que se deje el mundo alejándose del propio hogar, solamente queremos decir que permaneciendo en el mundo no sigan sin embargo sus preceptos, opuestos a una vida santa, ni practiquen sus obras, sino que dentro del mundo vivan con un cristiano distanciamiento.

Tampoco quiero decir que maceren con austeridad sus cuerpos, sino que procediendo en toda obra con la necesaria virtud, mortifiquen las pasiones de tal manera que rindan un buen servicio al espíritu en lugar de oprimirlo y acallarlo. Tampoco deseo exhortar a que ayunen durante un número de días superior a lo ya establecido, sino que observen un ayuno discreto, el prescrito por la Santa Iglesia, que conoce bien la fragilidad de sus hijos: ayuno que desde la época antigua no nos recuerda sino que debemos sentirnos confundidos y humillados.

Templanza espiritual.

Dado que el hombre está compuesto de cuerpo y de espíritu, conviene añadir a la templanza de tipo corporal la templanza espiritual, la cual es más y más larga y penosa en la medida que resulta indispensable para resistir a ciertos impulsos, cortar ciertos afectos o poner orden en determinadas inclinaciones.

La templanza mesura el uso de las cosas de la tierra, nos pone en guardia en cuanto a la vestimenta, amor de los placeres, el deseo de conocer y saberlo todo, en guardia respecto a espectáculos, amistades, modas y demás aspectos de la vida. No concuerda bien con la templanza el espíritu de impaciencia que trae consigo la discordia, e igualmente si existe rechazo hacia una determinada persona, con la templanza este espíritu se cambia en una actitud de dulzura, de amor, de buena voluntad, decidiéndose a actuar con corazón sincero y generoso. Con la templanza se llega a desarraigar también cualquier afecto desordenado, como el que a veces ciertos padres sienten por sus hijos, queriendo poseerlos exclusivamente, desarraigar también los conatos de envidia por lo que no llegamos a tolerar a los demás, situando nuestro bien en el mal ajeno: desarraigar nuestro orgullo que domina tal vez nuestros pensamientos, haciendo inflexibles nuestras decisiones, no pudiendo tolerar cualquier consejo o aviso por parte de los otros. La templanza siempre está vigilante para hacer valer la ley, las formas y las buenas maneras en todos los arranques de nuestro corazón, no permitiendo ir más allá de los límites de la razón y de la Fe.

El camino y el medio más seguro para que no nos dominen las pasiones es de conservar la templanza y no
dejarnos sorprender; y así nos lo recomienda el Apóstol cuando nos dice que vigilemos frente al enemigo: “vigilad porque el diablo, vuestro adversario, da vueltas en torno vuestro buscando a quien devorar”. Y démonos cuenta que cuanto abarca nuestra mirada todo puede ser nuestro enemigo: nuestra propia casa y nuestra propia persona, lo más cercano a nosotros puede ser nuestro adversario más encarnizado, alimentando nuestras pasiones y deseos, y por eso nuestra propia carne es la que con más furor nos asalta, sin tregua, existiendo hasta la muerte esa enemistad entre ella y el espíritu.

Amadísimos hijos, estad vigilantes para que no seáis presa de las sugestiones de la carne que se lamenta de su propia impotencia para guardar la práctica del ayuno y de la abstinencia, y por lo tanto no olvidéis que un cuerpo demasiado bien alimentado es enemigo de lo espiritual.

Cuidad vuestra mirada ya que por lo ojos entran las funestas imaginaciones en la mente y los afectos perversos invaden el corazón. Preservad los oídos ya que a través de ellos el espíritu puede verse atrapado en sugestiones maliciosas. Igualmente mucha atención con la lengua, porque aquel que habla mucho no estará exento de culpa; y de forma especial tengamos sumo cuidado con nuestro enemigo más recalcitrante, el amor propio, que finge, seduce y engaña, valiéndose de mil maneras para no ser reconocido.

No olvidemos que una simple antipatía –así nos parece– que sentimos por algunos de nuestros hermanos puede convertirse sin pasar mucho tiempo en una abierta enemistad. Si se siente una inclinación especial hacia una determinada persona, afecto inocente por otra parte, no bajemos la guardia, pues en caso contrario se verá afectada la castidad, y tanto en el trato como en las expresiones seamos puros y moderados. En cuanto a los bienes materiales guardémoslos como conviene pero estando muy atentos que este cuidado no acabe en una dañina avaricia. Aunque se afirme que ciertos espectáculos y lecturas no son peligrosos, conviene recordar que la serpiente maligna permanece oculta e incluso en las flores y en el aire que se respira puede haber un veneno mortal.

No olvidemos nunca que nuestro adversario, que se esconde para atacarnos, no nos presente desde el primer momento el mal, sino que después de mostrarnos algún bien nos lleva poco a poco a un espíritu de tibieza en el servicio divino y tras esto nos hunde en la disipación y la ruina o apatía.

Firmeza en la verdad.

Si existe un tiempo en el cual debemos estar vigilantes de una forma especial es el de nuestros días, pues el mundo, con espíritu diabólico, favorece y ayuda a los perversos planes, sobre todo dirigidos contra la Iglesia, con el fin de provocar sentimientos antirreligiosos, y así disminuir el prestigio y la reputación respecto a los hombres que la gobiernan, haciendo resaltar todos los defectos, en todos los grados de la jerarquía, por lo cual concluimos con el Apóstol: resistid fuertes en la fe. Permaneced firmes en la verdad que se encuentra substancialmente en Jesucristo, a quien Dios Padre ha constituido piedra angular en la edificación de la nueva Jerusalén, la Iglesia Católica, y todo aquel que tenga en El cimentada su Fe no será confundido.

Fuente de gracia para los que son fieles, esta piedra misteriosa se convierte sin embargo en piedra de escándalo y de ruina para todos los que pretenden edificar sin ponerla como base en sus sistemas.

Estad alertas, queridísimos hijos, y mantened viva la Fe; guardaos de sus enemigos declarados, que han dejado arrinconado en el pasado el carácter secreto de sus conciliábulos, y ahora, con banderas desplegadas, se esfuerzan por arrebatar al pueblo su joya más valiosa: La Fe; y esto, con sutiles artimañas intentan socavar la autoridad de la Iglesia y de sus ministros denunciándolos como perturbadores, blanco de todas las sospechas y extremistas, hasta tal punto que no pocos católicos, ingenuos o hipócritas, acaban por admitir todas estas cosas, y se creen cuando les dicen que no se combate a la religión, sino que únicamente se quiere liberarla de los abusos que se han introducido, separar la Religión y la política; no se quiere perseguir a la Iglesia, pero hay que saber –dicen ellos que no se puede actuar rectamente si se desconoce el espíritu de los tiempos. Deseamos el bien de los pueblos, afirman, para lo cual nos empeñamos en la paz de todas las naciones.

Resistid fuertes en la fe, decimos a aquellos cristianos que conociendo sólo superficialmente la ciencia de la Religión, y practicándola menos, pretenden erigirse en maestros de la Iglesia afirmando que debe adaptarse a las exigencias de los tiempos, sacrificando para ellos algún punto de la integridad de sus santas leyes; que el derecho público de la cristiandad debe mostrarse sumiso entre los grandes Principios de la era moderna, y manifestar esta sumisión ante el nuevo vencedor, incluso la moral evangélica, demasiado severa, debe adaptarse a estas nuevas normas más complacientes y acomodaticias. Finalmente la disciplina eclesiástica debe prescindir de sus prescripciones que resultan molestas a la naturaleza humana, para abrir paso al progreso de la ley en la libertad y amor.

Resistid fuertes en la fe, contra todos aquellos que pretenden dirigir y guiar a la Iglesia en provecho de sus propios intereses y decisiones, juzgando sus enseñanzas e impidiendo sus censuras y condenas; todo esto constituye un pecado enorme de soberbia, y para no ser víctimas de su gran castigo, tengamos el valor de luchar en nuestra sociedad contra todos estos enemigos, descubriendo la malicia de sus ideas perniciosas y haciendo frente al terror de sus maquinaciones o desafiando sus ironías o insultos.

Resistid fuertes en la fe, especialmente los que se glorían en verdad del nombre de católicos, sobre todo para no dejarse seducir por los falsos apóstoles que como Satanás se disfrazan de ángeles de luz, y fingen lamentos, temores e inquietudes por los males de la Iglesia y por los peligros por los que atraviesa, y en virtud de una caridad fingida y con un corazón hipócrita aceptan las máximas que poco a poco llevan a la Iglesia a una situación de enfermedad y de males mortales Aunque es cierto que ciertos triunfos de la moderna iniquidad pueden escandalizarnos y poner a prueba nuestra fe en la providencia, sin embargo la fuerza misma de los acontecimientos va serenando la inquietud de la Fe. Las Sagradas Letras nos advierten así: “¡Ay de los que al mal llaman bien, que de la luz hacen tinieblas y de las tinieblas luz, y dan lo amargo por lo dulce y lo dulce por lo amargo! ¡Ay de los que son sabios a sus ojos, y son prudentes delante de sí mismos! ¡Ay de los que son valientes para beber vino, y fuertes para mezclar licores; de los que por cohecho dan justo al impío y quitan al justo su justicia!” Y en otro pasaje dice: “¡Ay de ti, Asur, vara de mi cólera, bastón de mi furor! Yo le mandé con una gente impía, le envié contra el pueblo objeto de mi furor, para que saquease e hiciera de él su botín, y le pisase como se pisa el polvo de las calles, pero él no tuvo los mismos designios, no eran éstos los pensamientos de su corazón, su deseo era desarraigar, exterminar pueblos en gran número”.

¡Como los acontecimientos que contemplamos en la Iglesia se ven iluminados con estos pasajes!

Meditémoslos, queridísimos hijos, y aceptemos todo lo que sucede como una prueba y una expiación; convirtámonos al Señor y respondamos con prontitud a la paternal llamada de su misericordia. Que estos días de la Santa Cuaresma sean para nosotros días de propiciación y así nos encontremos algo más dignos para celebrar con Nuestro Señor Jesucristo la gloriosa Pascua de Resurrección.


Cardenal Giuseppe Sarto, carta fechada el 17 de febrero de 1895, siendo entonces Patriarca de Venecia y venerado hoy en todo el orbe católico como San Pío X, Papa.


Mons. Elliot sobre "reforma de la reforma"

 

 

 

Diversas webs han debatido, en los últimos días, el fracaso de la "reforma de la reforma" defendida por el Papa Benedicto XVI, incluida la mutua influencia entre ambos misales, el de Juan XXIII y el de Pablo VI. El Pontificado del Papa Francisco, con la simplificación de la liturgia papal y el desapego del Romano Pontífice a la liturgia tradicional supondría, para muchos, el fin de esta tendencia. Otros van más lejos, afirmando que el fracaso de la "reforma de la reforma" ejemplifica la imposibilidad de reformar lo que no tiene arreglo, como es el Novus Ordo, y que para "recrazalizar" la liturgia no hay más camino que volver a la forma extraordinaria.

Un obispo amigo de la Liturgia tradicional, Monseñor Peter J. Elliot, Obispo Auxiliar de Melbourne, ha escrito un artículo publicado en la web New Liturgical Movement, que pueden leer en el enlace en lengua inglesa, su título "La reforma de la reforma no es imposible".

En resumen, Monseñor Elliot, se muestra contrario a esta visión pesimista y a extraer consecuencias apresuradas de la simplificación en la liturgia papal, como la de dar por enterrada la "reforma de la reforma", prefiere llamarla enriquecimiento, iniciada por el Papa Juan Pablo II y desarrollada por Benedicto XVI.

Opina que, por otra parte, no es realista pensar que la forma extraordinaria va a convertirse en ordinaria, a la vista de los millones de personas que acuden a las parroquias, satisfechas con la Misa en lengua vernácula. Y plantea que también la forma extraordinaria pueda necesitar una reforma, poniendo sobre la mesa si la Misa tradicional pudiera ser cantada o rezada en lengua vernácula en el futuro.

Hace un llamamiento al realismo, la paciencia y la moderación. Y pide que el don deSummorum Pontificum, concedido por el Papa Benedicto XVI, no se vea comprometido proclamando a voces el total fracaso de la reforma post-conciliar. Este triunfalismo imprudente, opina el obispo, no hace ningún bien a la forma extraordinaria.

Advierte que, de la misma forma, la forma ordinaria tampoco es respetada por aquellos que sacan conclusiones absurdas por las nuevas traducciones del misal o por una simplificación en la liturgia papal.

Monseñor Elliot afirma que esta polémica humilla y desalienta a los que siguen trabajando para enriquecer la liturgia: "para mantener la Pax Litúrgica del Papa Benedicto XVI, todos necesitamos mucha paciencia, y a menudo es la virtud más difícil en el camino cristiano".

 

Traducción: Acción Litúrgica.

Fuente original: New Liturgical Movement

martes, 25 de febrero de 2014

Casamiento Vetus Ordo en Córdoba Argentina

 

 

Tenemos el agrado de informar que se ha celebrado un casamiento según la forma extraordinaria del rito romano en la

Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, templo de los Capuchinos,

en Córdoba, Argentina. (Foto)

 

IMAGENES DEL TEMPLO

lunes, 24 de febrero de 2014

La posible comunión de divorciados y el posible cisma en la Iglesia

 

 

Se le podrán dar todas las vueltas que se quiera a este asunto, pero va siendo hora de que haya más obispos y cardenales que den un paso al frente y dejen las cosas claras. La idea de que se puede abrir la posibilidad de que los divorciados vueltos a casar comulguen va en contra de la fe católica. Es decir, no estamos ante una mera cuestión pastoral, sino algo que afecta a la misma esencia de dos sacramentos: el del matrimonio y el de la Eucaristía.

El primero, en cuanto que es indisoluble, no puede ser ninguneado aceptando una segunda unión irregular, a la que Cristo, recordémoslo, llama adulterio. Puede que la palabra adúltero sea hoy políticamente incorrecta. Puede que pastoralmente se opte por rebajar el tono de la descripción de la realidad espiritual de esas personas. Pero Cristo dijo lo que dijo. Ante los ojos de Dios, quien se ha divorciado y vuelve a casarse es un adúltero. Y a quien no le guste que yo lo diga, que le pida explicaciones a nuestro Señor y Salvador, que fue quien usó esa palabra.

Ni que decir tiene que si un adúltero quiere mantener una vida espiritual, la Iglesia no puede rechazarle y dejarle “tirado en la calle". Como madre, debe recibirle, ayudarle, encaminarle hacia la salvación. Pero en esa ayuda no se puede soslayar la verdad. A saber:

¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No os engañéis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros… (1ª Cor 6,9)

El matrimonio sea tenido por todos en honor; el lecho conyugal sea sin mancha, porque Dios ha de juzgar a los fornicarios y a los adúlteros. (Heb 13,4)

¿Qué tipo de pastoral sería aquella que deja al pecador en un pecado que es incompatible con la salvación? ¿Me lo puede explicar alguien sea seglar, religioso, diácono, sacerdote, obispo, cardenal o Papa? ¿o quizás vamos a ser más “buenos pastores” que Cristo, que nos recordó aquello de “lo que Dios unió no lo separe el hombre” (Mt 19,6? ¿de verdad alguien piensa que el poder para atar y desatar que el Señor dio a su Iglesia consiste en que pueda decir que lo afirmado por Él en relación al matrimonio y el adulterio ya no es válido?

Es claro que en un divorcio no siempre las dos partes tienen la misma culpa. Todos conocen casos en los que el marido o la esposa abandonan al cónyuge para largarse con otra persona. De tal manera que el que ha sufrido la infidelidad se queda solo y, en ocasiones, con toda una vida por delante. Muchos preguntan: ¿acaso ese fiel tiene que sufrir el “castigo” de no poder mantener otra relación sentimental que acabe en matrimonio abierto a la vida? Pues miren ustedes, volvemos a lo dicho por Cristo: No, no puede. Y si lo hace, peca gravemente y se convierte en tan adúltero como el cónyuge que le traicionó primeramente.

Pareciera como si ignoráramos que la gracia de Dios es capaz de mantener a una persona alejada del pecado mortal que lleva a la condenación. Pareciera como si creyéramos que el Señor no tiene especial misericordia hacia aquellos que han sido abandonados por su marido o su esposa. Pareciera como si pensáramos que a quien necesita gracia sobre gracia para permanecer fiel a Dios, Dios mismo no se la concede. Pareciera como si desecháramos la enseñanza de que nos toca cargar con nuestras respectivas cruces, porque así lo dijo Cristo.

Sin dar detalles que no interesan por el momento a nadie, conozco en primera persona, y por testimonio de hermanos en el Señor, lo que es pasar por una crisis matrimonial fortísima. Sé lo grande que puede ser la tentación de romper con todo y largarse con otra persona. Pero también sé que Dios es un Dios de vivos y no de muertos, y que si dejamos que Él obre en un matrimonio herido e incluso muerto, puede darle vida. Y una vida matrimonial aún mejor y más maravillosa que la que había antes de la crisis. Si los dos cónyuges son verdaderamente cristianos, no hay dificultad que Dios no pueda ayudar a superar. Si, por la razón que sea, has perdido el amor a tu cónyuge, ¿acaso piensas que si pides a Dios que te vuelva a dar amor, Él no te lo dará? ¿No habíamos quedado en que el amor “todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera” (1ª Cor 13,7)?. Eso, y no otra cosa, es lo que la Iglesia debe de enseñar, promover y alentar. Pero en caso de que la separación sea irremediable, la solución no es abrir la puerta a que cada cual pueda “rehacer” su vida con otro matrimonio. Porque eso no es rehacer nada, sino montar una farsa basada en el pecado.

El cardenal Burke, como hizo recientemente Mons. Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha sido claro y tajante:

Debe comprenderse que el primer ingrediente, el ingrediente mínimo y esencial en una respuesta pastoral de caridad, es la justicia de la verdad. Sólo puedo amar a alguien desde el respeto a la verdad. En relación con las personas divorciadas en nuevas uniones, la Iglesia tiene que ser misericordiosa, recibirlas y ayudarles a participar en la vida de la Iglesia lo máximo posible; pero no puede faltar a la verdad y pretender que la nueva unión está en orden.

Y

La indisolubilidad del vínculo está claramente reconocida, desde la fundación de la Iglesia, en el evangelio de Mateo, por lo que la Iglesia tiene que respetar y promover la verdad del matrimonio de todos los modos posibles, como la unión indisoluble y abierta a la vida entre un hombre y una mujer.No puede haber cambios en eso.

Algunos han sugerido que nos fijemos en lo que hacen los ortodoxos. Pues bien, los ortodoxos se han separado de la fe cristiana en ese punto tan importante. Han roto con la Biblia y la Tradición. Y ojo, no es que ellos acepten que los divorciados vueltos a casar comulguen.Directamente admiten que se vuelvan a casar. ¿Es eso lo que se propone para la Iglesia Católica? ¿de verdad nos vamos a cargar una doctrina inmutable que procede de las palabras de Cristo? Habiendo tantas cosas buenas entre los ortodoxos -por ejemplo, su sentido de lo sagrado y su respeto por la liturgia-, ¿nos vamos a fijar precisamente en aquello de ellos que supone una ruptura clara con la Revelación?

Mons. Müller lanzó una advertencia en su artículo “La fuerza de la gracia”:

La Iglesia Católica ha defendido la absoluta indisolubilidad del matrimonio también al precio de grandes sacrificios y sufrimientos. El cisma de la «Iglesia de Inglaterra» separada del sucesor de Pedro, tuvo lugar no con motivo de diferencias doctrinales, sino porque el Papa, en obediencia a las palabras de Jesús, no podía ceder a la presión del rey Enrique VIII para disolver su matrimonio.

Es decir, por fidelidad a Cristo la Iglesia sufrió un cisma, ¿y vamos ahora a traicionar a Cristo en nombre de una pastoral supuestamente “misericordiosa? ¿en qué cabeza católica puede caber algo así? Es más, ¿en serio alguien cree que no se produciría un cisma enorme en caso de que una parte importante de la Iglesia Católica decidiera que se puede cambiar esa doctrina?

 

Lo explica el cardenal Burke:

Propagar la idea de que habrá un cambio radical, y de que la Iglesia va a dejar de respetar la indisolubilidad del matrimonio es falso y muy dañino. Un cambio así no está en manos de la Iglesia. La Iglesia debe ser obediente a las palabras de Cristo. Esta situación con algunos obispos en el alto Rin debe ser corregida. Si esa actitud se extiende a otros lugares, estaríamos fallando en la defensa de una verdad fundamental para la fe.

¿Creen ustedes que eso solo lo piensa ese cardenal?, ¿no será más bien que hay centenares de obispos dispuestos a decir lo mismo? En realidad, ¿no es ya un escándalo que estas cosas tengan que ser debatidas? ¿desde cuándo se debate sobre dogmas de fe y doctrinas pertenecientes al depósito de la fe? Porque, y esto es lo segundo, ¿acaso no es doctrina irreformable que no se puede acceder a la Eucaristía en pecado mortal? ¿también vamos a cambiar eso? La Eucaristía no es el premio para los perfectos, pero tampoco puede profanarse abriendo la puerta a que comulguen quienes públicamente llevan una vida de pecado. No conozco a un solo sacerdote que haya negado la comunión a un fiel por temas menores. Sí conozco sacerdotes que permiten que se profane la Eucaristía admitiendo que comulguen personas que todo el mundo sabe que son divorciados y vueltos a casar. Lo primero no debe ser combatido porque casi nunca se plantea. Lo segundo ha de ser arrancado de la praxis pastoral y sacramental a menos que queramos unirnos al espíritu de este mundo que está destrozando la institución familiar.

El resto de la entrevista del cardenal Burke no tiene desperdicio. Son muchos los católicos que necesitaban oír de un pastor de la Iglesia alguna de sus frases. Valga este ejemplo:

Y yo entiendo que puede haber buenos católicos que, durante décadas, han trabajado en defensa de la vida y de la familia, que ahora estén confundidos por lo que les llega de lo que está diciendo el Papa. Por eso creo que les dirigirá una palabra: Debéis continuar con lo que estáis haciendo. Porque eso es lo que él piensa. El Papa está tratando de acercarse a los alejados, pero eso no significa que quiera abandonar las cuestiones pro vida.

Bien estaría que otros pastores hicieran lo mismo. No se puede dejar a millones de hijos de Dios y de la Iglesia en la duda, en el temor, en la sensación de que quienes por pura gracia, en medio de una de las peores crisis -la postconciliar- que ha sufrido la Iglesia en su historia, han sido realmente fieles a todo lo que la Iglesia ha enseñado y defendido durante siglos, son ahora considerados como una especie de fariseos enfermos de un “neopelagianismo autorreferencial y prometeico", que vayan ustedes a saber lo que significa. El que tenga oídos para oír, que oiga: si para acercarse a los alejados se patea a los que están dentro, ni los alejados volverán para quedarse, ni muchos de los de dentro se quedarán.

Exsurge Domine, adjuva nos, et libera nos propter nomen tuum.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Fuente: InfoCatólica.

El Papa crea una Secretaría de Economía para la Santa Sede y nombra Prefecto de la misma al cardenal Pell

 

 

A través del Motu Proprio «Fidelis et dispensator Prudens», fechado hoy, 24 de febrero, el papa Francisco ha decidido constituir una nueva estructura de coordinación de los asuntos económicos y administrativos de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano, según informa un comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede. La Secretaría de Economía estará dirigida por un Cardenal Prefecto. El cardenal australiano George Pell, actual arzobispo de Sydney, ha sido elegido por el Santo Padre para ocupar el puesto.

(VIS) Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

«El anuncio de hoy se produce tras las recomendaciones de la rigurosa revisión llevada a cabo por la Comisión Referente de Estudio y de Guía de la Organización de la Estructura Económica - Administrativa de la Santa Sede ( COSEA). Dichas recomendaciones han sido examinadas y aprobados sea por el Consejo de Cardenales, establecido para asesorar al Santo Padre sobre la reforma de la Curia Romana, que por el Consejo de 15 cardenales «para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede».

La COSEA recomendaba cambios para simplificar y consolidar las estructuras de gestión existentes y mejorar la coordinación y supervisión en toda la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano y aconsejaba un compromiso explícito en la adopción de principios de contabilidad y de gestión financiera aceptados generalmente, así como en la presentación de informes financieros , controles internos avanzados, transparencia y gobierno.

Los cambios permitirán una participación más explícita de expertos de alto nivel con experiencia en gestión financiera, planificación y presentación de informes. Asimismo garantizarán un uso más eficaz de los recursos, mejorando el soporte disponible para varios programas, en particular los destinados a los pobres y marginados.

Los cambios anunciadas por el Santo Padre son:

  1. La institución de una nueva Secretaría de Economía, que tendrá autoridad sobre todas las actividades económicas y administrativas dentro de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano . La Secretaría será responsable, entre otras cosas, de la preparación de un presupuesto anual para la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano , así como de la planificación financiera y las diversas funciones de soporte , como los recursos humanos y el aprovisionamiento. La Secretaría preparará también un balance detallado de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano .
  2. La Secretaría de Economía actuará las directrices formuladas por un nuevo Consejo de Economía : un Consejo de 15 miembros, compuesto por ocho cardenales u obispos , que refleja la universalidad de la Iglesia, y por siete expertos laicos de diversas nacionalidades de reconocida experiencia financiera y profesionalidad. El Consejo se reunirá periódicamente para evaluar directrices y prácticas concretas y preparar y analizar los informes sobre las actividades económico-administrativas de la Santa Sede .
  3. La Secretaría de Economía estará dirigida por un Cardenal Prefecto que se remitirá al Consejo de Economía. Un Secretario General colaborará con el Cardenal Prefecto en la gestión de las actividades diarias.
  4. El Santo Padre ha nombrado al cardenal George Pell, actualmente arzobispo de Sydney , Australia , como Prefecto de la Secretaría de Economía.
  5. Las nuevas disposiciones incluyen también el nombramiento de un Auditor General, designado por el Santo Padre, que estará dotado de la facultad de llevar a cabo auditorías de cualquier organismo o institución de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano .
  6. Los cambios confirmarán el papel del APSA como el Banco Central del Vaticano, con todas las obligaciones y responsabilidades de las instituciones similares en todo el mundo.
  7. La AIF seguirá desempeñando su papel actual y fundamental de supervisión prudencial y regulación de las actividades dentro de la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano .

Se ha solicitado al Prefecto de la nueva Secretaría de Economía que inicie su tarea lo más pronto posible . Él Prefecto preparará los Estatutos definitivos y las otras cuestiones relacionadas con la asistencia de los asesores necesarios y trabajará con la COSEA para completar la aplicación de estas disposiciones aprobadas por el Santo Padre .

Fuente: InfoCatólica.

Motu Propio «Fidelis et dispensator Prudens»

 

 

Francisco I papa - escudo (7)

 

 

«Del mismo modo que el administrador fiel y prudente tiene la tarea de cuidar atentamente lo que le ha sido confiado, así la Iglesia es consciente de la responsabilidad de proteger y gestionar con atención sus bienes, a la luz de su misión de evangelización y con una atención especial a los más necesitados . En particular, la gestión de los sectores económicos y financieros de la Santa Sede está estrechamente ligada a su misión específica, no sólo al servicio del ministerio universal del Santo Padre , sino también en relación con el bien común, en la perspectiva del desarrollo integral de la persona humana.

Después de considerar atentamente los resultados del trabajo de la Comisión referente de estudio y guía sobre organización de la estructura económica - administrativa de la Santa Sede ( cf. Quirógrafo de 18 de julio de 2013) , previa consulta con el Consejo de Cardenales para la reforma de la Constitución Apostólica «Pastor Bonus» y con el Consejo de Cardenales para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede , con esta Carta Apostólica en forma de Motu Proprio establezco lo siguiente:

CONSEJO PARA LA ECONOMÍA

1.- Se establece el Consejo de Economía , con la tarea de proporcionar orientación sobre la gestión económica y de supervisar las estructuras y las actividades administrativas y financieras de los dicasterios de la Curia Romana, de las instituciones relacionadas con la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano .

2 . El Consejo de Economía se compone de quince miembros, ocho de los cuales son elegidos de entre los cardenales y obispos para reflejar la universalidad de la Iglesia y siete laicos expertos de varias nacionalidades con competencia financiera y profesionalidad reconocidas.

3 . El Consejo de Economía está presidida por un cardenal coordinador.

SECRETARIA DE ECONOMÍA

4 .- Se establece la Secretaría de Economía , como dicasterio de la Curia Romana de acuerdo con la Constitución Apostólica Pastor Bonus .

5 . Teniendo en cuenta lo establecido por el Consejo de Economía , la Secretaría responde directamente al Santo Padre y lleva a cabo el control económico y la supervisión de los entes, contemplados en el apartado 1, así como las políticas y procedimientos relativos a la adquisición y la asignación adecuada de los recursos humanos , en el respeto de las competencias propias de cada ente . La competencia de la Secretaría , por tanto, se extiende a todo lo que de alguna manera entra en el ámbito en cuestión.

6 . La Secretaría de Economía está presidida por un Cardenal Prefecto, el cual colabora con el Secretario de Estado . Un Prelado Secretario General tiene la tarea de ayudar al Cardenal Prefecto .

AUDITOR GENERAL

7 . El Auditor General es nombrado por el Santo Padre y tiene la tarea de llevar a cabo la revisión contable (auditoría ) de los entes mencionados en el apartado 1 .

LOS ESTATUTOS

8 . El Cardenal Prefecto es responsable de la redacción de los Estatutos definitivos del Consejo de Economía ,de la Secretaría de Economía y de la Oficina del Auditor General. Los Estatutos se presentarán quam primum a la aprobación del Santo Padre .

Dispongo que cuanto establecido tenga un valor inmediato , pleno y duradero , incluso mediante la abrogación de todas las disposiciones incompatibles y que la presente Carta Apostólica en forma de Motu Proprio se publique en « L' Osservatore Romano» del 24 de febrero de 2014, y en los Acta Apostolicae Sedis.

Franciscus P.P.

domingo, 23 de febrero de 2014

La diócesis de Des Moines, Iowa, Estados Unidos, tiene un nuevo exorcista

 

fr-dave-portrait-edit

 

La diócesis de Des Moines, Iowa, Estados Unidos, tiene un nuevo exorcista. El Obispo Richard E. Pates ha hecho el nombramiento recientemente y así se informa en el periódico oficial de la diócesis, The Catholic Mirror, Feb-21-2014, pág. 2 (ver imágen a continuación).

Pero hay más. En el mismo periódico se dedica una nota en la página 11 sobre el nombramiento del exorcista con el título “El P. Fleming nombrado exorcista diocesano” (ver imágen inferior); en donde recogen varias declaraciones del neoexorcista y se aclara que por lo pronto está siendo preparado, junto con otros 50 sacerdotes de todo Estados Unidos, en un curso que le tomará dos años en el Instituto León XIII de la Arquidiócesis de Milwaukee, Illinois.

 

 

Agradecemos a Acohlytus Exorcistae el envío de esta información.

Fuente: Secretum Meum Mihi.

San Agustín Ornamentos Litúrgicos

 

Foto: PREPARANDO UN BOCETO DE CASULLA TIPO GUITARRITA QUE PUBLICAREMOS EN DETALLE EN NUESTRO BLOG.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1604629_632882693431618_1860237619_n

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vías de contacto

Tel Fijo: 011- 4762-5966
Tel Cel: 15-5928-0633

Blog: http://sanagustinornamentos.blogspot.com.ar/

Facebook: https://www.facebook.com/sanagustin.ornamentosliturgicos

viernes, 21 de febrero de 2014

Un arte misterioso

 

michael-d-o_brien

 

El canadiense Michael O’Brian es el autor de El padre Elías, un libro que conquista, por su ritmo, temática y poesía. Fue escrito desde el corazón y depurado con inteligencia. Percibí esto aún antes de leer entrevistas al autor. Un libro inspirado e inspirador. Los fragmentos que siguen son una traducción de una carta de O’Brian – quien también es pintor- a los artistas cristianos. O’Brian demuestra que aunque a contracorriente, la religión es para un artista un terreno de misterio,  inspiración y alabanza, y sobre todo, de donación, donde a pesar de que lo esencial no es el éxito ni siquiera el mismo arte, las formas creativas logran una belleza profundamente humana, y redundan en un magnético atisbo de las realidades sobrenaturales. Alguien que no tenga fe quizás pensará que este es un lenguaje incomprensible, críptico, para seguidores, sin embargo allí está el gran arte sacro como una interrogación permanente, que aún en el siglo XXI elabora una respuesta y un sentido que permanece. Y aunque esto tampoco sea lo verdaderamente crucial, es esta una invitación fascinante que trasciende la caducidad cotidiana y la desesperanza que tan a menudo impregnan el arte contemporáneo.

“Un salto adelante importante en mi crecimiento como escritor y pintor se produjo hace varios años cuando me encontré con un pasaje de Santo Tomás de Aquino en la Summa Theologica, en una sección sobre los santos ángeles. Estoy parafraseando, pero en esencia, decía que si una obra de arte tiene como fin glorificar a Dios y avanzar en el Reino, Dios envía un ángel para ayudar con la creación de la obra. Tenemos que pedirle esto a Dios. Él no nos obligará a nada.

Cuando concebí la idea de mi primera novela publicada, El padre Elías, fui a la iglesia parroquial local y consagré el sueño “imposible, no publicable ” a la voluntad de Dios. Recé ante el Santísimo Sacramento todos los días durante los ocho meses que lo escribí. Pregunté a diario al Espíritu Santo y a los ángeles. Por extraño que parezca (aunque no tan extraño en realidad) escribir el libro me resultó sumamente fácil. Por lo general, la escritura es un trabajo duro para mí. La pintura también, aunque no es tan complicado como un medio escrito.

También estoy convencido de que no hay que prestar mucha atención a las actuales normas sociales, tanto en la pintura y la escritura. Las normas culturales modernas están dominadas por una revolución filosófica que tiene la intención de separar lo sagrado de lo humano (quiero decir toda la verdad sobre la humanidad).

Vaya a la fuente misma. Vaya a Cristo y pida todo lo que necesita, pida por el crecimiento en la habilidad, por el espíritu de perseverancia, la fe y el coraje y el amor. Pregunte por un espíritu de discernimiento para encontrar su camino a través de la niebla de nuestros tiempos. Pregunte por la humildad y fidelidad, y por su capacidad para encarnar la verdad en formas hermosas. Ser un siervo de Aquel que es la fuente de toda belleza.

Su tarea será responder a la gracia y crear obras de arte que enriquezcan. Él se encargará del resto, según su santa voluntad.

No se inclinen ante el espíritu de este mundo, no importa cuán benevolente y razonablemente se presente. A través de los años he visto a tantos jóvenes talentosos perder sus dones cuando sucumbieron al escenario del falso éxito. Sus intenciones eran buenas, pero no entendían la naturaleza de esta lucha. Para estudiar son mejores los viejos maestros de todas las artes. Aprende de ellos, humildemente, obediente, sumiso (sub – missio , dentro de la misión). Dostoievski y Bloy y Flannery O’Connor; Rachmaninov y Gorecki y Bach y Eric Genuis; las películas de Andrei Tarkovski y Ermanno Olmi; los iconos de Andrei Rublev y las epifanías post – renacentistas de pintores como Rembrandt y Rouault. La lista es inagotable. Adelante, ¡a explorar!

A un sacerdote amigo mío le gusta decir ‘El Señor es una lámpara a mis pies, no es un reflector iluminando hasta una milla por delante.”

 

Fuente: http://felicitascasillo.wordpress.com/

jueves, 20 de febrero de 2014

Para el Papa Francisco la forma extraordinaria es un tesoro

 

El pasado 9 de febrero Monseñor don Fernando Areas Rifán, Obispo-Administrador de la Administración Apostólica de San Juan María Vianney, ha oficiado Santa Misa Pontifical, con el misal del Beato Juan XXIII, en la iglesia de los Terciarios Carmelitas de Sâo Paulo, en Brasil.

Durante el sermón, el obispo hablo de su última visita a Su Santidad el Papa Francisco, y que el Papa cree que la forma extraordinaria es un tesoro para la Iglesia, y que su único temor es que esta forma litúrgica pueda ser instrumentalizada. Monseñor Rifán respondió al Papa que él está haciendo todo lo posible para que esto no suceda, y para promover la forma extraordinaria como un tesoro para toda la Iglesia universal.

Movimiento Litúrgico

martes, 18 de febrero de 2014

El grave caso del Profesor Roberto de Mattei

 

II Giornate Universitarie italo-tedesca
Tavola rotonda - la ricerca nei contesti italiano, tedesco e nell’Unione Europea – il ruolo delle Università
Nella foto: Roberto De Mattei 

Università degli Studi di Trento  - Ateneo Italo Tedesco
Università degli Studi di Roma - La Sapienza - Aula Amaldi
Piazzale Aldo Moro
Roma 18 maggio 06
AgF Bernardinatti Foto

Por Mario Caponnetto

Roberto de Mattei es, sin lugar a dudas, uno de los más lúcidos y brillantes intelectuales católicos italianos. Especializado en historia, catedrático de vasta trayectoria académica en diversas universidades europeas, no ha descuidado el ejercicio del periodismo en el que vierte con regularidad sus acertadas reflexiones acerca de los acontecimientos del mundo y de la Iglesia, reflexiones signadas siempre por un profundo sensus fidei. Es así que hasta el pasado 13 de febrero, de Mattei estaba a cargo de un programa radial mensual,Radici Cristiane, emitido por Radio María, en Italia. Pues bien, he aquí que desde la mencionada fecha los oyentes italianos se ven privados de oír la voz del Profesor de Mattei porque, sencillamente, el Director de Radio María, el sacerdote Livio Fanzaga suprimió el programa y removió a su conductor. ¿La causa de tan grave medida? Un artículo publicado por de Mattei, en su portal Corrispondenza Romana, el 12 de febrero pasado bajo el título Motus in fine velocior. Según Fanzaga, de Mattei, en el mencionado artículo, habría acentuado “su posición crítica respecto del Pontificado del Papa Francisco”. “Estoy muy disgustado -prosigue Fanzaga en la carta personal enviada al Profesor- y hubiera deseado que Usted pusiese su gran preparación cultural al servicio del Sucesor de Pedro. Usted comprende, querido Profesor, que su posición es incompatible con la presencia en Radio María la que, en sus principios guías, prevé la adhesión no sólo al Magisterio de la Iglesia sino, además, el apoyo a la acción pastoral del Sumo Pontífice”. Añade, enseguida, que “por deber de conciencia debo suspender la transmisión mensual, en tanto le agradezco también en nombre de los oyentes por el empeño puesto, a título voluntario, en la búsqueda de las raíces cristianas de Europa”.

Sorprende la extrema gravedad de las razones aducidas por el sacerdote Fanzaga. ¿Qué puede, en efecto, ser más grave para un intelectual católico que ser removido de una actividad apostólica nada menos que por su falta de fidelidad al Sucesor de Pedro? Pero, ¿es así?

De la lectura del mencionado artículo (y la de otros textos de de Mattei que hemos tenido ocasión de leer) no surge en absoluto el menor indicio que pueda dar sustento a las razones de Fanzaga. De Mattei es un laico católico que en uso de la legítima libertad de los hijos de Dios ha tenido el coraje y la lucidez de expresar sus graves preocupaciones por la situación actual de la Iglesia particularmente a partir de la desgraciada renuncia de Benedicto XVI de la que se ha cumplido un año en estos días.

En el artículo cuestionado, de Mattei en ningún momento ofende la figura del Santo Padre ni emite juicio alguno que pueda computarse como una falta de fidelidad a la Cátedra de Pedro. Por el contario, desde una fe acendrada e ilustrada, alerta acerca de ciertas tendencias y prácticas supuestamente pastorales -muy presentes y activas a partir de la elección del Papa reinante- que podrían, de hecho al menos, ponernos al borde del cisma y aún de la herejía. Se refiere, particularmente, a los más que visibles intentos de ciertos sectores eclesiales en orden a permitir la comunión a los divorciados y de “flexibilizar” la moral católica (básicamente en temas de moral sexual y familiar) considerada como “rígida” y “desactualizada”. Son esos sectores lo que promueven una “adaptación” de la Iglesia a la sociedad contemporánea que, de llevarse a cabo, significaría, lisa y llanamente, la destrucción de la Fe. Subraya, también, de Mattei la paradoja de que mientras Cristo y la Iglesia son el blanco de una feroz persecución por parte del mundo actual, especialmente en una Europa descristianizada y apóstata, ese mismo mundo rinde homenaje al Papa Bergoglio y lo proclama “el hombre del año”. Todo esto en un proceso de franca aceleración de los tiempos a la que alude, precisamente, el título de la nota. Lo dramáticamente ausente hoy, concluye de Mattei, “es el espíritu intransigente y sin compromiso de los santos”. Por eso, “urge una acies ordinata, una armada pronta a entrar en batalla que empuñando las armas del Evangelio anuncie una palabra de vida al mundo moderno que muere, en vez de abrazarse al cadáver”.

Nada, pues, que roce ni de lejos la fidelidad y la lealtad al Papado. Tal como lo expresa el mismo de Mattei en su respuesta a Fanzaga, “La devoción al Papado constituye parte esencial de mi vida espiritual. Pero la doctrina católica nos enseña que el Papa es infalible sólo en determinadas condiciones y que puede cometer errores, por ejemplo, en el campo de la política eclesiástica, de las opciones estratégicas, de la acción pastoral y hasta del magisterio ordinario. En este caso no es un pecado sino un deber de conciencia para un católico remarcarlo siempre que lo haga con todo el respeto y el amor que se debe al Sumo Pontífice. Así hicieron los santos que deben ser nuestros modelos de vida”.

Ante estas razones tan exactas y ponderadas, el Director Fanzaga responde, a su vez, con estas extrañas palabras: “Agradezco su respuesta. Su artículo me fue señalado por algún oyente que lo sigue. Ciertas decisiones se toman con sufrimiento. Es mi firme convicción que la Iglesia pueda salir de su actual tribulación siguiendo a la Virgen y al Papa. Como nos enseña Benedicto XVI, esta es más que nunca la hora de la oración”.

Resulta poco creíble  que la sola advertencia de algún oyente haya interpelado la sensible conciencia del padre Fanzaga obligándolo, no sin gran sufrimiento, a adoptar decisión tan extrema. Más bien es lícito sospechar que se trató, en realidad, de alguna presión, o una orden, de “lo alto” y que el bueno de Fanzaga no tuvo más alternativa que ejercer el triste papel de verdugo. También sorprende que Fanzaga admita que la Iglesia se ve hoy envuelta en tribulaciones de las que sólo puede salir con el auxilio de María y la guía del Papa. Pero, ¿no son, acaso, esas mismas tribulaciones actuales de la Iglesia las que desvelan y preocupan al Profesor de Mattei? ¿No es el honor y el triunfo del Corazón Inmaculado de María la cifra de su esperanza como taxativamente lo enuncia en el cierre de su cuestionado artículo? ¿No es al Papa, en última instancia, a su autoridad magisterial, a las que sirve con total fidelidad y lealtad que no es, precisamente, la cómoda obsecuencia de quienes no ven o no quieren ver que vivimos una hora de tribulación? ¿Qué es lo que, en definitiva, molesta? ¿Acaso el sí, sí, no, no del Evangelio?

Lo que fastidia, lo que no se tolera, es lavox clamantis in deserto que movida por la Fe advierte, amonesta, denuncia, exhorta, señalando con ponderación y respeto lo que ya no es posible disimular ni soslayar. No se tolera a quien se alza en defensa de la Fe recibida y que ha de ser custodiada sin mancilla hasta el fin de los tiempos. Se aplaude, en cambio, y se alienta, no sólo la insoportable imbecilidad de quienes proclaman imaginarias primaveras de la Iglesia sino, y esto es más grave, la cháchara anacrónica de los modernistas, las gastadas fórmulas de los “teólogos de la liberación” salidos como espectros de los sepulcros postconciliares, la retórica marxistoide de las comunidades eclesiales de base bendecidas desde Roma… Todo se tolera mientras se acompañe de alguna adecuada dosis de obsecuencia, que no de obsequio, al Papa.

El episodio del Profesor de Mattei es grave y repudiable. No es el único, ciertamente, sino que se suma a otros similares y revela  una vez más, que en la Iglesia de hoy los únicos reducidos al silencio son quienes defienden la Fe; los únicos, además que, permanecerán, fieles y obedientes,  junto al Santo Padre cuando el mundo que ahora lo adula y alaba acabe por abandonarlo. Pusillus grex.

Es esta, más que nunca, la hora de la oración, escribe el Padre Fanzaga. De acuerdo. Pero es también la hora de defender la Fe amenazada y de respetar la legítima libertad de aquellos que, como el Profesor de Mattei, tienen no sólo la capacidad intelectual sino también la incuestionable autoridad moral para hacerlo.

Buenos Aires, 16 de febrero de 2014

La Misa en latín no es una moda

 

Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos contradice a Monseñor Graubner.

Declaraciones del Arzobispo Arthur Roche, Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos: "La Misa en Latín siempre será parte del Rito Romano... es la lengua en la que el Rito Romano está escrito, sea en su forma ordinaria o extraordinaria". También constató el aumento del canto Gregoriano, especialmente en los encuentros internacionales.

El arzobispo añadió que "el Papa no ha expresado nada sobre la forma extraordinaria y, de hecho, sobre la ordinaria tampoco".

Fuente: Rorate Caeli

A ver si ahora hacen eco de esto los “amigos” de Religión en Libertad.

lunes, 17 de febrero de 2014

¿Es conveniente para el sacerdote recitar todos los textos de la Misa?




Por PETER KWASNIEWSKI

En discusiones sobre liturgia uno siempre escucha algo como lo siguiente: "Concedido, las cosas fueron muy lejos, pero tienes que admitir que había algunas cosas en la Misa antigua que necesitaban cambiar. Sacrosanctum Concilium pedía cambios y expidió algunas verdaderas (aunque modestas) directivas -y quizás en una futura revisión del Misal Romano tradicional estas mejoras puedan hacerse."
Hoy en día me gusta preguntar siempre (y si estoy en la escena, lo hago) exactamente qué cambios tiene la persona en mente que cree que serían mejoras. Con pocas excepciones, los argumentos en favor de cambios en el texto del Misal, las rúbricas o las ceremonias no encuentran convicción en aquellos que entienden (y por tanto aman) el significado de esos textos, rúbricas o ceremonias. En este punto de mi vida, tras una larga experiencia de conocer y amar la liturgia tradicional in su pureza de doctrina, expresividad poética, conmovedor simbolismo, fácil integración del clero, la gente y los músicos, y (no menos) infalible psicología y pedagogía, tiendo a tener las más serias dudas sobre cualquiera de las "mejoras" propuestas que sugiere la gente. Tales "mejoras" serían obtenidas al costo de dañar la integridad litúrgica del rito, un costo demasiado elevado para pagar por ganancias discutibles.
Mi punto de vista no fue siempre así. Hubo un tiempo, años atrás, en que pensaba que la Misa antigua podía ser mejorada en este sentido o el otro. Por ejemplo, creía que era bastante evidente que el sacerdote no debería andar repitiendo las antífonas o las oraciones que la gente o la schola ya estaban cantando. Había leído expertos liturgistas que afirmaban que esto había resultado de la influencia de la Misa rezada sobre la Misa cantada, y que juzgaban una redundancia superflua; una suerte de sutil clericalismo que requería del sacerdote hacer todo o si no "su Misa" no estaría completa. Recuerdo haber discutido en un foro que durante el Gloria y el Credo el sacerdote no debería recitar el texto y luego sentarse, sino cantarlo con el pueblo, estando todo el tiempo de pie junto a ellos.
Pero ya no estoy más de acuerdo con los expertos racionalistas. He podido ver la belleza y la sabiduría en el desarrollo que llevó a la recitación personal del sacerdote de todos los textos en elusus antiquor de la Misa cantada; y aunque un artículo corto no puede hacer justicia al tema, quisiera ofrecerles algunos pensamientos disparadores con la esperanza de que los lectores (especialmente sacerdotes) se unan a la conversación por medio de comentarios.
Porque el sacerdote se para frente al altar in persona Christi, él se sitúa en persona del "todo Cristo", cabeza y cuerpo. Realiza gestos y recita oraciones ya en la dirección de Cristo a los fieles, la mediación descendente de las cosas sagradas, como en la dirección de los fieles a Cristo, el ofrecimiento ascendente de dones y oraciones. El momento de perfecta asimilación a Cristo el Sumo Sacerdote viene en el momento de la Consagración, cuando el sacerdote habla como si no fuera otro que Cristo Mismo, cuyo ícono viviente e instrumento es, en efecto: Hoc est enim Corpus meum . . . Hic est enim Calix Sanguinis mei . . .
La identidad ministerial del sacerdote es así consumada y escondida dentro de singular y perfecto sacerdocio ontológico de Jesucristo. Pero cuando el sacerdote dice en viva voz Nobis quoque peccatoribus, allí está representado a la gente, a los miembros del cuerpo místico de Cristo -porque en la cabeza de este cuerpo no hay pecado, mientras que en sus miembros hay imperfecciones que deben ser superadas para hacer su reincorporación definitiva. Por lo tanto, en su propia identidad sacramental el sacerdote representa a todo Cristo, cabeza y cuerpo, y es conveniente que mantenga este rol de completa representación desde el comienzo hasta el final -desde el comienzo de la Misa, haciendo reverencia delante del altar en humildad y confesión, hasta el final, bendiciendo a la gente y haciéndoles recordar de la sublime Encarnación del Verbo, plenum gratiae et veritatis. El dramático simbolismo de la liturgia no admite interrupción ni mensajes contradictorios.
Con esta verdad en mente, queda más claro por qué la Divina Providencia permitió que continuara la práctica de que el sacerdote recite la Misa entera -todos los propios, lecturas y oraciones- aún cuando ministros subordinados, una schola o la gente reciten o canten algunas de ellas. Cuando el sacerdote recita el Introito, está en la persona de Cristo el profeta, anunciando algún misterio que ha sido realizado en la misión terrenal del Señor. Cuando el sacerdote recita el triple Kyrie con su ritmo silencioso y sombrío, está suplicando la misericordia del Dios todopoderoso, nuevamente actuando visiblemente en la persona del Sumo Sacerdote que ofrece el sacrificio en nombre de los pecadores. Cuando él entona el Gloria, actúa como representante de la gente, los miembros de Cristo, que rinde culto al Dios trino; esto también es acto sacerdotal, uno que pertenece a todos los fieles pero que sin embargo es más adecuado para él, en virtud de la posesión de los Órdenes Sagrados. Cuando lee el Evangelio, es como la imagen viviente de Cristo que la lee. Nada de esto le resta importancia o diluye los roles que otros ministros o fieles tengan o deberían tener; en cambio, se limita a la máxima unidad de acción litúrgica al hacerlo fluir desde y hasta el mismo Alfa y Omega, Cristo Mismo, cuya unidad de ser y operación en sensiblemente representada por el celebrante.
Muchos de estos ejemplos pueden darse desde la liturgia. El sacerdote realiza gestos y oraciones que convienen no sólo a la cabeza, Cristo el Sumo Sacerdote, sino también a los miembros del cuerpo de Cristo, la Iglesia, hueso de su hueso y carne de su carne. Reitero: él representa al Cristo todo, cabeza y miembros. Y por ello es altamente conveniente que él, que ha sido formado a la imagen y semejanza del Mediador entre Dios y el hombre, siempre tenga en sus labios y en su corazón la oración de la cabeza así como las oraciones de los miembros.
Es verdadero -y maravilloso misterio- que todos los cristianos compartimos un sacerdocio de Cristo: cada uno de los fieles está bautizado como sacerdote, profeta y rey. Este carácter sacramental impreso indeleblemente en nuestra alma por el bautismo es un título para rendir culto al verdadero Dios viviente, confiriéndonos el derecho a tomar parte de los otros sacramentos y, en última instancia, de recibir su fruto, la vida eterna. El carácter bautismal faculta al cristiano a recibir otros dones de gracia, a ofrecer un culto agradable, y, sobre todo, a recibir el precioso Cuerpo y Sangre de Cristo. Esto es doctrina clásica, enseñada por Santo Tomás de Aquino, muchos otros doctores de la Iglesias y el Magisterio mismo. Con lo cual no es menos correcto o conveniente que los fieles canten aquellas partes de la Misa cantada que les son propias, como el Ordinario -los diálogos, el Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus, Agnus Dei, etc.- y que realicen acciones externas por rúbrica o costumbre, y unan su ferviente oración silenciosa a la del sacerdote que los representa. Al hacerlo, realizan su oficio sacerdotal. Cada uno hace lo que le es propio hacer, y está unido en espíritu a todos los otros bajo la cabeza de Cristo.
Esto es verdaderamente  una visión de orden, armonía, paz y sabiduría. Es el orden que vemos en forma germinal en el Nuevo Testamento, manifestado en las distintas épocas de la historia de la Iglesia, inherente a la Tradición católica, expuesto en el desarrollo orgánico de la liturgia. Como empeñados que eran (y son) los reformistas litúrgicos y radicales para derrumbar esta jerarquía natural y sobrenatural, están golpeando contra el aguijón, como Saúl, y han de golpear contra una roca inmovible. Es nuestro privilegio como católicos el ser los muchos y variados miembros del Cuerpo Místico y encontrar nuestra santidad sirviendo humildemente en el lugar al que hemos sido llamados por la Divina Providencia. Esto incluye, por supuesto, al sacerdote sirviendo al máximo en su rol sacerdotal, sin vergüenza, apocamiento o dispersión.



... una imagen de jerarquía cósmica y celestial...


Ni siquiera he tocado la cuestión de valor devocional subjetivo o personal de la recitación de las antífonas, oraciones y lecturas por el celebrante, un valor que muchos sacerdotes que celebran elusus antiquor reconocen y aprecian como ayuda preciosa a su propia participatio actuosa en su culto al Señor. Mi argumento está fundado en cambio en hechos objetivos sobre la propia naturaleza de la liturgia y el sacerdocio, una objetividad que está bellamente simbolizada y extendida por la práctica de la costumbre en discusión y por tanto debidamente impresa en los fieles que asisten a la Misa.

Fuente: http://saeculorumvalue.blogspot.com.ar/

Llegan nueve días de fuego

 

jpg_1350719

El consejo de los ocho cardenales, el consistorio y el sínodo. La disputa sobre la comunión a los divorciados vueltos a casar. La reforma del IOR. Y aún más. Todo bajo la mirada del Papa.

CIUDAD DEL VATICANO, 17 de febrero de 2014 – La segunda mitad de este mes de febrero se caracteriza por una secuencia impresionante de citas para la Roma eclesiástica del papa Francisco.
Para comenzar, desde el lunes 17 al miércoles 19 se reúne el consejo de cardenales nombrado hace diez meses por Jorge Mario Bergoglio para hacerse ayudar en el gobierno de la Iglesia universal y en la reforma de la curia.
Se trata de la tercera reunión colegial de los ocho cardenales coordinados por el salesiano hondureño Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga. Se ocuparán de la reforma de la curia, que sin embargo no se preanuncia a corto plazo y tendrá un giro decisivo cuando sea finalmente instituida la comisión encargada de redactar la constitución apostólica que pondrá negro sobre blanco el nuevo ordenamiento del gobierno central de la Iglesia.
Se ha filtrado que estaría en estudio la creación de una nueva congregación, dedicada a los laicos, la reducción del número de consejos pontificios y la institución de la figura de un "moderador de la curia".
En tanto ha se anunció oficialmente la creación de una nueva comisión, para ocuparse del escabroso tema de los abusos sexuales llevados a cabo por clérigos. La noticia ha sido dada al término del anterior encuentro de los ocho cardenales en los primeros días de diciembre. Pero todavía no ha sido constituido el nuevo organismo.
Los ocho cardenales encontrarán también las dos comisiones instituidas por el papa Francisco sobre cuestiones financieras: la dedicada al IOR, que está presidida por el cardenal Raffaele Farina, y la otra sobre otros organismos económicos y financieros de la Santa Sede, que está presidida por el economista maltés Joseph Zahra, pero que hasta ahora ha sido noticia por sí sobre todo por la exuberante personalidad de uno de sus miembros, la “Public Relations” Francesca Immacolata Chaouqui.
En lo que respecta a estos temas se ha filtrado la hipótesis de la creación de un “ministerio de las finanzas” vaticano. Mientras que todavía no está claro si las dos comisiones citadas a las que nos hemos referido tendrán larga vida o si su rol a tiempo limitado, recientemente confirmado por el secretario de Estado, Pietro Parolin, está llegando a su término.

El jueves 20 y el viernes 21 de febrero se reunirán también en el Vaticano todos los cardenales, incluidos los nuevos que recibirán formalmente la púrpura el sábado 22.
Se trata de un consistorio que por voluntad del papa Francisco discutirá sobre la pastoral familiar.
La única exposición prevista ha sido confiada al cardenal alemán Walter Kasper, después habrá amplio espacio para las intervenciones libres. El debate promete ser más bien polémico, sobre todo en lo que se refiere al acceso a la eucaristía de los divorciados vueltos a casar y sobre el eventual acogimiento por parte de la Iglesia Católica de la disciplina católica ortodoxa que permite segundas y también terceras nupcias.
La elección de Kasper como expositor ha suscitado alguna irritación entre quien considera doctrinalmente insuperable la actual disciplina de la Iglesia Católica. Ya cuando era obispo de Rotenburgo-Stuttgart y también recientemente en una entrevista al semanario "Die Zeit", el teólogo y cardenal alemán se ha pronunciado dispuesto a admitir que las personas divorciadas y vueltas a casar puedan tener acceso a la comunión sacramental.

El sábado 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro, el papa Francisco creará los primeros nuevos cardenales de su pontificado y el día siguiente, el domingo 23, celebrará con ellos una Misa solemne en San Pedro.
La decisión del pontífice de destinar la mayor parte de las púrpuras a pastores de las Iglesias del sur del mundo es en efecto sin precedentes y recuerda, como gesto de giro, lo que hizo Pío XII, quien en dos consistorios dio un giro decisivo a la internacionalización del colegio cardenalicio, al premiar sobre todo a los pastores de diócesis a costa de los curiales y poniendo término en forma definitiva al predominio italiano durante siglos en el senado del Papa.
En lo que se refiere a Italia, por primera vez luego de un siglo será creado cardenal el titular de una diócesis – la de Perugia, de la que es arzobispo Gualtiero Bassetti – que no sea Turín, Milán, Venecia, Génova, Boloña, Florencia, Nápoles o Palermo. La última elección más allá de estas ocho sedes tradicionalmente cardenalicias fue la del arzobispo de Benevento, Alessio Ascalesi, creado cardenal por Benedicto XV en 1916.
Por el contrario, no recibirá la púrpura el titular de la diócesis que en el siglo XX ha dado a la Iglesia universal tres papas: el patriarcado de Venecia. De todos modos, nadie se ha lamentado públicamente de esta negativa, mientras que hace pocos años, luego que el arzobispo de la menos titulada sede de Florencia no fue creado cardenal, el historiador Alberto Melloni lamentó que a esa Iglesia no le fue reconocido "el rango que se merece".

Por último, el lunes 24 y el martes 24 de febrero se reunirá el consejo de la secretaría general del Sínodo de los Obispos, coordinado por el neo-cardenal Lorenzo Baldisseri.
En esa sede se comenzarán a evaluar las respuestas al cuestionario respecto al próximo sínodo extraordinario de octubre, dedicado siempre a la pastoral familiar.
Las conferencias episcopales de Alemania, Austria y Suiza ya han previsto, gracias a minuciosos comunicados de prensa, difundir en todo el mundo las respuestas que les fueron entregadas, con un desequilibrio en sentido progresista.
Pero esta divulgación ha sido juzgada como una “iniciativa unilateral” y “no correcta” por el mismo Baldisseri, quien ha confirmado en una entrevista que la publicación de estos materiales, que deberían ser enviados “reservadamente” al Vaticano, no estaba autorizada en absoluto.
No sólo eso. El neo-cardenal – siempre en la misma entrevista publicada el 11 de febrero en el "Quotidiano Nazionale" – definió también como "una interpretación posible" la que ve en la difusión de los datos una forma de presión para condicionar los trabajos del sínodo.

Consejo de cardenales, consistorio, sínodo. Son éstos entonces los eventos que caracterizan los próximos nueve días de la Roma eclesiástica.
Pero como si no bastara, en el mismo arco de días se insertarán también otras citas no carentes de interés.
La tarde del martes 18 de febrero la embajada italiana ante la Santa Sede será la sede de la acostumbrada recepción para festejar el aniversario de los históricos Pactos Lateranenses, que signaron la histórica reconciliación entre el Estado italiano y la Iglesia Católica luego de la conquista de la Roma papal por parte del reino de Saboya. En la ocasión, como es habitual, habrá un vértice entre la Secretaría de Estado vaticana y la Conferencia Episcopal Italiana por una parte, y los máximos cargos institucionales y gubernamentales de Italia por la otra.
Este año la cita es particularmente significativa porque por primera vez participarán el nuevo secretrario de Estado vaticano, Pietro Parolin, y el nuevo secretario general ad interim de la CEI, Nunzio Galantino.
El 24 y 25 de febrero está prevista además también la reunión del consejo de cardenales para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede, el organismo compuesto por una quincena de purpurados provenientes de los cinco continentes, ante quienes serán presentados los presupuestos y las cuentas definitivas de varios entes vaticanos.
Sin contar que en los próximos días está en agenda también la plenaria de la neo-confirmada Pontificia Comisión para América Latina, la primera que se celebra con el primer Papa de la historia proveniente justamente de ese mundo.
En síntesis, nueve días densos de encuentros y nombramientos. Todos bajo la mirada atenta del papa Francisco. Qué saldrá de ello ya se verá.

Fuente: http://chiesa.espresso.repubblica.it/

Santa Misa Tridentina del Domingo de Septuagésima en Filipinas

 

 

El 16 de febrero, Domingo de Septuagésima, el P. Michell Joe B. Zerrudo ofició la Santa Misa Tridentina en la parroquia de la Sagrada Familia de la diócesis de Cubao (Filipinas), a la que pertenecen estas imágenes, con la asistencia de los miembros de la Societas Ecclesia Dei Sancti Ioseph – Una Voce Philippines. Dei praesidio fultus.

Fuente: Catholicvs.

Audiencia de Francisco con el Card. Ranjith

 

 

Hace una semana autoalimentabamos nuestra esperanza de que el Card. Ranjith sea el nuevo Prefecto del Culto Divino, basados en unas imágenes (ver aquí). Ahora, las seguimos alimentando con una información de primera página de la edición diaria en italiano de L'Osseratore Romano, Feb-18-2014; la cual traducimos seguidamente.

El Santo Padre ha recibido en audiencia en la tarde del Sábado 15 [de Febrero] a Su Eminencia Reverendísima el Señor Cardenal Albert Malcolm Ranjith Patabendige Don, Arzobispo de Colombo (Sri Lanka).

 

Fuente: Secretum Meum Mihi.

Cardenal Zen, amigo de la Liturgia tradicional

 

 

Es sabido que Su Eminencia el Cardenal Joseph Zen, Obispo emérito de Hong-Kong es un gran amigo de la liturgia tradicional. Desde 2001 se celebra en Hong-Kong la Santa Misa con el misal del Beato Juan XXIII. Actualmente en la iglesia María Auxilio de los Cristianos, todos los domingos, a las 12,30 horas. Las celebraciones están a cargo de los Padres Salesianos, siendo frecuente que el celebrante sea el mismo Cardenal Zen, también salesiano.

Riposte Catholique

Visto en Acción Litúrgica.

martes, 11 de febrero de 2014

Profesorado Católico en Bs. As.

 

icon

 

 

La educación es el núcleo principal de la trasmisión de la cultura y de la configuración de la persona. Todos los pueblos han educado a sus hijos, pero la organización de la educación sistemática tal como la conocemos es inspiración de San José de Calasanz, quien fundó la primera escuela popular cristiana en Roma en el otoño del año 1597.
Somos los herederos de esta tradición pedagógica cuyo principal objetivo es ayudar a los padres a enseñar a los niños a vivir virtuosamente, realizarse como personas y ser felices.
Queremos compartir este tesoro con vos, si pensás dedicarte a la educación o ya lo estás haciendo, ¡Sumate!

 

Senillosa 854 , C. A. B. A.
Tel.:(011) 4922-0502 / 0992

profesorado@colegiocalasanz.edu.ar

http://www.profesoradocalasanz.com.ar/

FRANCISCO: NI LIBERAL NI MARXISTA

 

 

En los primeros días de enero apareció un artículo firmado por el teólogo brasileño de la teología de la liberación, Leonardo Boff, hablando sobre el Papa Francisco y su concepción de la economía, vinculándolo con el economista socialista húngaro Kart Polanyi (1896-1964).

En principio pensamos escribir algo pero, preferimos guardar silencio, para no menear el asunto y así, la mentira a designio e interesada de Boff, muriera por su propio peso.

Pero como nunca falta un buey corneta, apareció en estos días el artículo de un periodista canadiense, haciéndose eco del artículo de Boff y cantando loas a Polanyi y haciendo aparecer a Francisco como su discípulo amado.

Si bien nosotros no somos “franciscólogos” como hoy aparecen tantos, pero conocemos de visu la trayectoria intelectual de Francisco, estamos obligados a afirmar que la crítica del Papa al liberalismo y a la economía del capitalismo salvaje no nace ni se apoya en el socialista Polanyi sino en el menos renombrado y más telúrico nacionalista argentino, el cura Leonardo Castellani (1899-1981).

Francisco conoció y trató al “Chesterton del castellano” según lo apodaron en España. Fue comilitón de él por ser también jesuita. Y castigado también como él por el superior de la orden. Hijo de “gringos” como él. A Francisco lo rescata de su ostracismo en Córdoba para llevarlo al arzobispado de Buenos Aires, el cardenal Antonio Quarracino, quien fue quien rescató públicamente al cura Castellani.

La crítica al liberalismo capitalista de Francisco encuentra su último fundamento en la realidad tal como es y como él la ve. Pero, el antecedente que hay que tener en cuenta es la crítica de Castellani, que es de donde se nutre Francisco.

Los trabajos de Jerónimo del Rey, tal uno de sus pseudónimos, sobre el liberalismo son inúmeros y así en su inmensa producción se suceden libros, artículos, folletos y conferencias. Sus críticas están hechas desde todos los ángulos: filosófico, político, teológico, económico, social y cultural.

La diferencia entre Castellani y Polanyi es abismal. Mientras que el santafesino propone restaurare omnia in Christo el húngaro propone un socialismo cristiano. Esto es, combatir al liberalismo capitalismo con pecesitos colorados nadando en agua bendita.

Leonardo Boff sabe esto y sabe de las graves limitaciones del socialismo cristiano para combatir al capitalismo, pero usa la figura de Polanyi para llevar agua para su molino: hoy los teólogos de la liberación se quieren salvar con Francisco. El que no sabe es el mamarracho canadiense (de apellido Rabilotta. Se presta para el versito) que quiere pegar a Francisco con socialismo cristiano sin haber estudiado, mínimamente, los pasos en la formación del Papa.

La periodista del diario La Nación de Argentina, Elisabetta Piqué, una especie de viuda intelectual del Papa Francisco, hoy 21/1/14 cuenta que “cuando fue creado (el verbo correcto designado) cardenal en febrero de 2001, prefirió mandar arreglar el hábito de su predecesor el arzobispo Antonio Quarracino, antes que degastar (el verbo correcto es malgastar) unos 1000 euros para mandarse hacer uno nuevo”.

Es que el principio de austeridad es el fundamento último para poder combatir con éxito la sociedad que consumo, pues como decía Hegel: el consumo es infinito.

Y la idea de vivir austeramente es lo que tiene metido Francisco hasta el tuétano, y en esto Polanyi está pintado, está demás, sobra. Esa austeridad raigal le viene de los gringos de sus padres que con una mano atrás y otra adelante vinieron a la Argentina ante la imposibilidad de ser plenamente hombres en Italia. Le viene del ideario de San Ignacio, Le viene, en definitiva, de la figura emblemática para él: San Francisco de Asís.

Ex cursus

El escrito de Boff es tan jodido que termina afirmando que “el Jesús histórico que actualiza Francisco, no tiene nada que ver con el cristianismo proselitista”, cuando, por el contrario, la lucha real y concreta de Francisco es, frente a la marea arrolladora del evangelismo en sus distintas variantes, recuperar los fieles para la Iglesia.

 

por Alberto Buela

 

Fuente: http://castellaniana.blogspot.com.ar/

lunes, 10 de febrero de 2014

Benedicto XVI le escribe a Hans Küng

 

 

Ciudad del Vaticano, 10 de febrero (AFP)- El papa emérito Benedicto XVI confesó en una carta escrita al teólogo progresista suizo Hans Küng que su "única y última tarea es sostener con la oración el pontificado de Francisco", con el que comparte, dijo, "una gran identidad de puntos de vista".
Küng -una de las figuras más progresistas de la Iglesia católica, que fue colega del entonces profesor Joseph Ratzinger en la Universidad alemana de Tubinga y uno de los mayores críticos del pontificado de Benedicto XVI - mostró este lunes al diario La Repubblica la carta que recibió del pontífice emérito, con fecha del día 24.
"El papa emérito me escribió, a mí, eterno rebelde, una misiva afectuosa en la que se compromete a apoyar a Francisco, con la esperanza de que tenga éxito", aseguró el teólogo en una entrevista con el diario italiano.
En la carta, con sello y encabezado que reza "Pontifex emeritus Benedictus XVI", el papa emérito, que el 11 de febrero del 2013 sorprendió al mundo al renunciar al pontificado, aseguró también que mantiene "una amistad de corazón" con su sucesor Francisco.
"Son palabras bellas", dijo el sacerdote y teólogo suizo, señalando que "lo convence" la posición del papa emérito alemán, a quien criticó por años por sus posiciones conservadores en materia de moral.
Desde el anuncio de la dimisión de Benedicto XVI, Küng ha instado a la Iglesia a aprovechar la histórica oportunidad de cambio que se le ha presentado.
"Es importante que el movimiento para la reforma interna de la Iglesia sea apoyado por la base --como el movimiento 'Somos Iglesia'-- más de lo que aparece hoy en día y más de cuanto lo apoya la iglesia oficial. Es un hecho a nivel internacional", aseguró el teólogo.
"Es bello registrar un cambio en la dirección del Concilio Vaticano II", dijo.

Fuente: La Repubblica

El Primer Secretario de la Nunciatura Apostólica de la Santa Sede en Manila vuelve a oficiar la Santa Misa Tridentina en Filipinas

 


 

 

Ayer, 9 de febrero, V Domingo después de Epifanía, se celebró en muchas parroquias de Filipinas la fiesta de la Sagrada Familia -puede leerse en inglés, aquí, por qué allí se celebra esta fiesta el segundo domingo de febrero-; más especialmente en la parroquia de la Sagrada Familia de la diócesis de Cubao, donde el P. Michell Joe Zerrudo, capellán y director espiritual de la Societas Ecclesia Dei Sancti Ioseph – Una Voce Philippines, de quien hablé hace pocos días (ver aquí), oficia regularmente la Santa Misa tradicional, a las 7:30 am los días de diario y a las 14:00 horas los domingos. En esta ocasión, el oficiante ha sido Mons. Seamus Patrick Horgan, Primer Secretario de la Nunciatura Apostólica de la Santa Sede en Manila (Filipinas), quien ofició la solemne Santa Misa Tridentina, conocida en Filipinas como "Misa de tres" o, en algunas ocasiones especiales, "Misa de dalmática". Le asistieron el P. Joseph Skelton y el P. Norlito Concepción, O.S.A., como diácono y subdiácono, respectivamente. Fotos: D. Maurice Joseph Almadrones. Dei praesidius fultus.

Fuente: http://catholicvs.blogspot.com.ar/

El Papa recuerda que la Misa no es un mero acto social ni una reunión para rezar juntos

 

El Papa Francisco advirtió hoy que la misa privada matutina que él preside en la capilla de su residencia del Vaticano no es una«parada turística» y llamó a recuperar el sentido de lo sagrado. Durante la homilía de la celebración, en la Casa de Santa Marta, el líder católico precisó que la eucaristía «no es un buen acto social» ni una «reunión de creyentes para rezar juntos». El Santo Padre ha recordado la doctrina católica sobre el sacrificio eucarístico.

El Papa lamentó que «por desgracia muchas veces durante la misa se mira el reloj, contamos los minutos, pero esta no es la actitud propia que nos pide la liturgia que es tiempo y espacio de Dios» , indicó.

«Por ejemplo, yo estoy seguro que todos ustedes vienen aquí para entrar en el misterio, pero tal vez alguno dice: ¡Ah!, debo ir a Santa Marta porque en el recorrido turístico de Roma está el ir a visitar al Papa todas las mañanas: Es un lugar turístico, ¿no?» , agregó riendo.

El Santo Padre exhortó entonces a redescubrir la presencia real de Dios en la Misa, que es un misterio porque durante la liturgia Dios está presente y su presencia es real. Además recordó la doctrina católica, al afirmar que cuando se celebra la Misa no se hace una representación de la última cena sino que es vivir otra vez la pasión y la muerte de Cristo de forma incruenta.

Fuente: Agencias/InfoCatólica