Archivos del blog

domingo, 9 de febrero de 2014

Misa Tradicional en Bella Vista

 

Parroquia de la Inmaculada Concepción de la Virgen María
Flaubert 428 - Bella Vista
Tel: 4468-0745

Descripción

El territorio parroquial está comprendido entre las calles:
Gaspar Campos, Irusta, Flaubert, Paraguay, Chapeaurouge, Pardo

Visto en Facebook Parroquia de la Inmaculada - Bella Vista

Misa Tradicional en Tucumán

 

1661799_669774023065811_1505919051_n

 

Luego del merecido receso de verano, vuelve a celebrarse la Santa Misa según la forma extraordinaria del rito romano en San Miguel de Tucumán.


Domingos a hs 20.00 (horario de verano)
Capilla El Buen Pastor, calle Mendoza entre Junín y Salta
San Miguel de Tucumán

Se ruega difundir.

Juventutem Argentina.

Las sastrerías eclesiásticas de Roma trabajan ya para el nuevo consistorio

 

 

Los recién nombrados “príncipes de la iglesia” (Cardenales) lucirán sus túnicas escarlatas y sombreros de seda por primera vez como los otros miembros del Colegio Cardenalicio. Pero ellos no serán los únicos celebrando, sino también las sastrerías eclesiásticas, que no pasan por su mejor momento.

UNA TRADICÓN

Annibale Gammarelli y seis generaciones de su familia han vestido a los papas desde 1798, y su tienda es un hito histórico en el corazón de Roma, justo detrás del Panteón.

Antes que el ex cardenal Jorge Mario Bergoglio fuera elegido hace un año, los renombrados sastres habían preparado sotanas blancas de lana en tres tamaños: pequeño, mediano y grande, para que el nuevo Papa inmediatamente pudiera saludar a los fieles desde el balcón de San Pedro con el reconocible papal blanco.

Los Gammarellis son también la opción para miles de sacerdotes, obispos y cardenales de todo el mundo.

“Varios de los nuevos cardenales ya han venido a vernos para pedir sus trajes para la ceremonia”, dijo el sobrino de Annibale Lorenzo Gammarelli.

El consistorio, que es la primero del papado Francisco, ha creado un frenesí de actividad dentro de las paredes con paneles de madera de la pequeña tienda que normalmente es una tranquila en esta época del año.

“¿Aumento de la demanda? así lo esperamos”, dijo Lorenzo Gammarelli con una sonrisa.

El escaparate está ardiendo con el rojo de un maniquí que muestra traje ceremonial de los cardenales, mientras que un tejido de seda roja de Damasco es cortado al otro lado del mostrador. Un puñado de artesanos anónimos están trabajando en el taller de arriba para cumplir con el plazo que se aproxima; una sotana puede tomar hasta tres días para hacerla, y todo el trabajo es hecho a mano.

“Para nosotros es un honor estar trabajando en este negocio como sastre eclesiástico desde 1798″, dijo Lorenzo Gammarelli. “Naturalmente, servir a los cardenales en el consistorio es también un gran honor”.

 

A PESAR DE LA HUMILDAD DE FRANCISCO

Mientras que no hay señales que el consistorio carecerá de la pompa o esplendor del pasado, el Papa Francisco ya ha llevado a casa su mensaje característico de humildad en una carta personal enviada a cada uno de los cardenales entrantes en enero.

“Pido, por favor, recibir esta designación con un corazón humilde y sencillo. Y, aunque lo tomen con placer y alegría, deben asegurarse de que este sentimiento está lejos de cualquier expresión de mundanalidad o de cualquier tipo de celebración contraria al espíritu de austeridad, sobriedad y pobreza evangélica”, escribió el Pontífice.

Cuando Bergoglio ingresó al colegio de cardenales en el 2001 como el arzobispo de Buenos Aires, al parecer usó las prendas de su predecesor, el difunto cardenal Antonio Quarracino, modificadas, en lugar de comprar un conjunto nuevo.

Desde su elección el pasado marzo, Francisco ha abandonado no sólo los apartamentos papales, sino que también evitó los zapatos y la capa carmesí de armiño.

Andrea Tornielli, un veterano vaticanista del diario italiano La Stampa, dijo que espera que la ceremonia del consistorio sea bastante tradicional, pero cree que el Papa Francisco vestirá simple ese día.

“No creo que haya grandes cambios en la ropa de los cardenales aunque es probable que el Papa lleve su habitual traje blanco”, dijo Tornielli.

Mes Chaussettes Rouges es la firma de París que suministra a Gammarelli los calcetines de fina lana Merino usados por el Papa y los calcetines rojos usados por los cardenales. Su socio Vincent Metzger, dijo que la empresa experimenta un incremento en las ventas cada vez que hay un cónclave pero menos en un consistorio.

“Los cardenales generalmente los compran en la tienda o por Internet con antelación”, dijo Metzger desde París. “El equipo no es el objetivo del viaje”.

 

EL NEGOCIO NO ES TAN BUENO COMO ANTES

En las calles del distrito eclesiástico de la moda en el centro de Roma, el estado de ánimo es sombrío. Nadie quiere criticar al muy querido Francisco, quien todavía está montando una ola de popularidad, pero parece que su estilo personal, combinado con la actual crisis económica, está teniendo un impacto en el negocio.

Una tienda con una elaborada colección de trajes para cardenales, obispos y sacerdotes se negó a hablar con un periodista, mientras que otro titular admitió:

“Estamos trabajando menos; el Papa es un hombre sencillo”.

Para la ceremonia oficial, los nuevos cardenales se esperan llevar una sotana de seda roja rematada con un roquete blanco de encaje y una corta capa roja sobre eso. Una cruz decorativa en un cordón rojo colgará de sus cuellos. En el altar, el Papa presentará a cada nuevo cardenal un personalizado solideo rojo seda, el sombrero rojo de cuatro esquinas clásico conocido como birrete y el anillo que simboliza su nuevo rol.

Aparte de sus vibrantes atuendos, los cardenales también necesitan al menos una sotana negra adornada con ribetes rojos para su rutina diaria (o blanco, para los países tropicales) pero ellos también pueden optar por un largo ferraiolo, o capa roja y complementos como calcetines de lana merino y guantes bordados a mano. La mayoría no pagan la cuenta ellos mismos sino que dependen de amigos o familiares para arreglar el costo.

Aparte de Gammarelli, Ghezzi, otra institución de Roma, se está ya preparando para la canonización del Papa Juan XXIII y el Papa Juan pablo II en abril, así como el inminente consistorio.

“Hemos visto un pequeño aumento de la demanda”, dice Luciano Ghezzi, quien fundó la empresa hace casi 60 años.

Fuentes: Religion News Service, Signos de estos Tiempos

Visto en http://forosdelavirgen.org/

Nombramiento a Monseñor Rey

 

 

 

Monseñor Dominique Rey, Obispo de Frejus-Toulon, es uno de los obispos más tradicionales, y más piadosos, de Francia. El pasado 6 de febrero, Su Santidad el Papa Francisco lo ha nombrado Consultor del Pontificio Consejo para los Laicos. Un organismo en el que también figuran varios españoles como miembros o consultores: Yago de la Cierva, Josep Miró, monseñor Julián Carrión y Kiko Argüello.

Fuente: Acción Litúrgica.

Daniel Gallagher: «Traducir mensajes del Papa al latín es más fácil que del ‘argentino’ al español»

 

msgr-daniel-gallagher-1-256a1f5b4c08c35adcf617d7cee0e381934846b5-s6-c30

Monseñor Daniel Gallagher es latinista en la Secretaría de Estado del Vaticano y además el principal responsable del éxito de la cuenta en latín del Papa Francisco en Twitter (@Pontifex_ln). Desde su creación, hace apenas dos años, el número de seguidores del Santo Padre en esta lengua muerta ya alcanza a la alemana o polaca. Con 43 años, monseñor Gallagher, natural de Michigan, lidera el equipo encargado de traducir estos minimensajes.

El encargado de la cuenta en latín del Papa en Twitter afirma que la lengua muerta «está de moda»

¿A qué atribuyen el éxito?

Es casi un milagro. No sabemos muy bien los motivos pero, a tenor de las cartas, mensajes y comentarios que recibimos, está claro que los seguidores piensan que el latín sigue siendo una lengua muy útil. Creemos que se debe al hecho de que el latín forma parte de la historia de la propia humanidad.

¿Pensaban que una lengua «muerta» podría complementarse tan bien en Twitter?

Personalmente no estaba seguro de que Twitter pudiera encajar con la elegancia del latín. Pero al leer autores como Marcial que se expresaba de forma brillante en no más de 80 o 90 caracteres, vimos que sí era posible porque este autor ya escribía tuits hace dos mil años. Así que, efectivamente, se adapta perfectamente al medio porque lo que en otras lenguas tenemos que decir con 12 o 14 palabras, con cuatro es suficiente en latín.

¿Es difícil traducir los tuits del Papa?

El Papa habla en muchas ocasiones en «argentino» por lo que, a veces, quienes tienen más problemas son los colegas de la sección española. Lo difícil para nosotros es construir los enunciados del modo más elegante y bello posible.

¿Cómo son los seguidores de @Pontifex?

Es imposible decir con toda la certeza quienes son. Pero los alemanes han enviado muchos mensajes expresando lo mucho que les gusta seguir al Papa en este idioma. De hecho, parece que siguen por igual el perfil en latín que en alemán.

¿Quiere decir que el latín está de moda?

Podríamos decir que sí. Volviendo a Alemania por ejemplo, allí la enseñanza del latín en las escuelas tiene mucho protagonismo por lo que pensamos que entre los seguidores de @Pontifex en latín hay muchos jóvenes.

Al fin y al cabo, el latín es el idioma de la Iglesia...

Estoy convencido de que esta lengua tiene la capacidad de comunicar todo. Gusta tanto a creyentes como no creyentes. Hay muchísimas personas que no son creyentes pero tienen una vastísima cultura y disfrutan con el latín. Puede parecer extraño pero creo que este idioma puede ser una herramienta muy útil en la Nueva Evangelización.

Fuente: ABC/InfoCatólica.

Como participar en la Santa Misa Tradicional (Tridentina)

por Rev Romanoski FSSP

 

¿Eres nuevo(a) en la misa tradicional? ¿Quieres sacar mas provecho espiritual del santo sacrificio del altar? Conoce todas las formas posibles de participar en la misa que sugieren grandes Santos de la Iglesia como Santo Tomas de Aquino, San Mauricio de Porto-Mauricio, San Francisco de Sales y San Padre Pio de Pietrelcina.
Conferencia dictada por el Rev. Padre Jonathan Romanoski FSSP en el 1er Congreso Summorum Pontificum celebrado en Julio del 2013 en la ciudad de Guadalajara Jalisco el cual fue organizado por la Fraternidad Sacerdotal San Pedro y Una Voce Mexico.

Visto en Youtube

Un comentarista dice, acerca de "El despertar de la señorita Prim"

 

816.th_max

 

Ha habido varios interesantes comentarios a la entrada sobre el libro "El despertar de la señorita Prim". Enrique García-Maiquez, por ejemplo, deja constancia de la magnífica críticaque él hizo mucho antes que yo.

Mi muy querido amigo Luis ha dejado un comentario muy largo e interesante que reproduzco en esta entrada aparte para que no se pierda.Allá va (pongo comentarios mios en rojo dentro del texto y subrayo algunas apreciaciones que me han parecido particularmente acertadas, al estilo del Padre Zuhlsdorf):


Me lo trajeron los Reyes. Acabado de terminar (y he tardado dos días porque he estado liadísimo con otros asuntos importantes).
En pocas palabras: el mejor relato que he leído en mucho tiempo.
Como dice Embajador, es en realidad un diálogo socrático entre la Modernidad y la Tradición (pero Tradición pura y dura, sin colorantes ni aditivos).
A mi juicio, la autora ha sido Prudencia y ahora es el Hombre del sillón (¡Qué no, que ella ha sido siempre el Hombre del Sillón, seguro!). O tal vez el Hombre del sillón sea una idealización de lo que le gustaría ser, o una representación de aquello que admira.
Por supuesto, el mundo que pinta Sanmartín es una utopía (Aventuro que posiblemente en su sentido original, es decir, apuesto a que ha leído el "Utopía" de Santo Tomás Moro), pero eso en realidad se ha convertido en un lugar común en toda la literatura moderna, que invariablemente retrata una realidad que no existe. La autora al menos ha pintado una utopía con intención de profundidad metafísica, y ha tenido la honestidad de situarla físicamente fuera de un territorio real, para no confundir a nadie.
Relato fluido, el telón de fondo (el pueblo de san Ireneo y sus habitantes) está retratado a pinceladas, porque el auténtico protagonista son los diálogos. Naturalmente, los de la señorita Prim y el hombre del sillón, que son el nudo de la trama, pero no perderse los espectaculares diálogos de Prudencia con los niños (es que los niños reales- naturalmente no tan cultos- pueden ser, y son, así).Jamás había visto una novela contemporánea con un tratamiento tan realista de la forma de razonar de un niño.
También sumamente interesantes los diálogos de la protagonista con el club de mujeres de san Ireneo, más feministas que las feministas postmodernas (no puede ocultar la autora su animadversión hacia el tipo ideológico).
A descubrir otros personajes extraordinarios, entre los que destacaría a la madre del hombre del sillón.
Tal vez los personajes puedan tildarse de arquetipos (es obvio que cumplen para la autora diversas funciones en el camino de la señorita Prim). No sé, yo considero que están mucho más trabajados que en cualquier novela media, y muy dignamente comparados con grandes personajes de la literatura, teniendo en cuenta la brevedad del relato y que ellos no son los verdaderos protagonistas (Sigo pensando que no hay personajes sino arquetipos, y si, los arquetipos están muy logrados porque parecen personajes).
La historia de amor, delicada, profunda, auténtica. Precisamente la ausencia de erotismo la hace más auténtica.
Toda la redacción es inteligentísima. Orientada a hacer reflexionar al lector (digamos postmoderno) sobre las verdades del modernismo filosófico y su alejamiento de la auténtica naturaleza humana. Con el permiso de nuestro querido embajador, quien es pasado por la piedra (por Prudencia y el hombre del sillón) es el propio lector burgués del siglo XXI, con su hatajo de lugares comunes y "valores políticamente correctos", encantado de haberse conocido. A quién se pasa por la piedra es a toda una sociedad, que vive en un error conceptual y lo exporta al resto del mundo gracias a su poder económico.
Para mí, esta sorprendente novela es más que un diálogo entre la modernidad y la tradición.
Para mí, realmente, es un diálogo entre el escepticismo y la fe.

Aquello de lo que la novela habla en último término es del cristianismo genuino.
Un 10 a la autora.
Absolutamente deliciosa. Must read.

Fuente: http://embajadorenelinfierno.blogspot.com.ar/