Archivos del blog

miércoles, 5 de marzo de 2014

MIÉRCOLES DE CENIZA

MEDITACIONES ESPIRITUALES
P. LUIS DE LA PUENTE
1554-1624
Ash Wednesday Texas
“MIÉRCOLES DE CENIZA”
“De la memoria de la muerte”
“Memento homo”: Acuérdate, hombre.

I

Considera el espíritu que está encerrado en las palabras que la Iglesia usa en el día de hoy.  La Iglesia no dice: Acuérdate que fuiste polvo, sino acuérdate que lo eres de presente. Esta sentencia significa que de mi naturaleza corrompida soy tierra y polvo, porque estoy inclinado a todo lo bajo y deleznable, y como polvo soy inestable y movedizo, dejándome llevar de los vientos de cualquier tentación, especialmente de vanidad ; y si no me refreno, me convertiré en tierra y polvo, convirtiéndome en hombre terreno, ambicioso, sensual y vano. Por lo cual me tengo que humillar grandemente, y temblar de mi flaqueza y del peligro en que vivo. Porque soy polvo ; polvo que a lo mejor se levanta con el viento de la soberbia ; pero siempre, levantado o abatido, polvo y nada más, aunque otra cosa me digan mis pasiones y los que me adulen.

Recordaré después cómo de estos daños me podré librar, con la divina gracia, acordándome, que así yo, como las cosas terrenas que amo, se han de acabar y convertir en polvo. Y con este espíritu, cuando viere que un hombre rico y poderoso, cuyas riquezas me llevan tras  sí los ojos, para que no me derribe la avaricia y ambición, me acordaré que también él es polvo, y su oro y plata es tierra, y todo se convertirá en ella.  Y si veo alguna persona hermosa, para que me tiente y venza la pasión, también me acordaré que ella y su hermosura es polvo, porque en esto ha de parar. Y con este espíritu aplicaré estas palabras a todas las cosas de la tierra, diciéndome a mí mismo: Acuérdate que esto que ves y codicias es polvo, y si lo amas desordenadamente, serás polvo y tierra como ello lo es.

Por tanto ama sólo a Dios y los bienes celestiales, para que en virtud de su gracia pueda decirse de ti: Cielo eres y en cielo te convertirás. Dios N. S. me dice cada día por medio de la muerte que por todas partes me cercan estas mismas palabras: Acuérdate que eres polvo y que te has de convertir en polvo; y que polvo es toda carne y toda humana grandeza. Y así, en viendo algún difunto, o calaveras y huesos de muertos, he de imaginar que me dicen: “Acuérdate que donde tú te ves, me ví; y donde me veo, te has de ver”. Ayer se acabó mi vida, hoy quizá se acabará la tuya. Recuérdalo hombre y no lo olvides, porque de esta memoria depende tu salvación; oye las voces que te da la muerte, atiende a la lección que te dan esos huesos secos; mira el juicio que pasó por ellos, pues tal ha de ser el tuyo. Vive como ellos quisieran haber vivido ; prepárate a morir, como quisieran ellos haberse preparado ; visita esta biblioteca del cementerio, la más sabia que existe, y lee en el libro de la calavera la única ciencia que te importa ; pasa por donde pasaron, para que cuando llegue tu hora la recorras de tal manera, que alcances la vida eterna.

II

Aunque Dios pudiera criar el cuerpo de Adán de la nada, como crio su alma, quiso hacerle de una materia, por una parte vílísima y grosera, y por otra parte visible y palpable, que es el polvo y lodo de la tierra, para que viendo cada día con sus ojos esta tierra y este lodo, se acordase continuamente de su origen y principio. Pretendió el Señor con esto que el hombre se humillase profundamente y entendiese que de suyo, merece ser despreciado, pisado y hollado como lodo que es, y que no tiene por qué envanecerse aunque tenga grandes bienes, pues todos se fundan en el polvo y en la nada. Además, Dios pretendió que se moviese a amar y servir a un Criador tan amoroso y bueno, que de tan vil polvo, le levantó a tanta alteza como ser hombre, con la imagen y semejanza del mismo Dios.

El polvo y el lodo han de servir de despertadores que me traigan a la memoria mi origen y la materia de que fui formado, imaginando cuando los viere, que me dan voces y me dicen: “Acuérdate que eres polvo”, humíllate como polvo, ama sirve y obedece al Criador, que te sacó del polvo.  Y cuando me envanezco con los dones que tengo, he de imaginar que me dan voces diciéndome: ¿De qué te ensoberbeces, polvo y ceniza?  ¿Por qué te engríes, vaso de barro?  Escarmienta en el olvidadizo Adán, que, olvidado de que  era polvo, presumió ser como Dios y se rebeló contra su Hacedor. La humildad es la única verdad, y cuanto más me abata y rebaje, más estoy en mi lugar, que es el polvo. Y que la soberbia que me grita !sube! , es la mentira, pues me saca de mi sitio. Polvo y ceniza soy, y todo lo que no sea Dios y mi alma, es nada más que polvo.

III

Dios, viendo el olvido de Adán, y su desobediencia y soberbia, le condenó a muerte y a que se convirtiese en el polvo de que fue formado. Y con esto pretendió tres fines, para bien suyo y nuestro. El primero, castigar con esto su pecado, y que todos echásemos de ver cuán grave mal es la culpa, pues basta para destruir y convertir en polvo una fábrica tan hermosa y rica como es el hombre. El segundo fin fue, para que la memoria de la muerte, y de que nos hemos de convertir en polvo, fuese una medicina más eficaz que nuestra soberbia, pues no bastó para humillarnos habernos hecho de polvo. El tercer fin fue, para que el temor de este castigo y de este polvo, en que ha de parar la carne, sea aguijón de nuestra tibieza, para hacer penitencia de los pecados cometidos, y freno de nuestra sensualidad y de nuestras pasiones.  De modo que si no bastare para enfrenarnos del soberano beneficio que Dios nos hizo en sacarnos del polvo de la tierra, baste la memoria de que, cuando menos lo pensemos, hemos de convertirnos en polvo, y así recabe el temor lo que no recaba el amor.

Toma el consejo del Profeta que dice: En la casa del polvo cúbrete de polvo; y pues vives en carne, que es de polvo, y has de morar presto en la casa del polvo, que es la sepultura, cúbrete de ceniza haciendo penitencia de tus pecados, y con esta memoria salpica todas las cosas de esta vida para que no te lleven tras sí a la muerte eterna.  Concédeme, Señor, que no sea sordo a estas voces que me da el polvo, para que el castigo de Padre piadoso no se convierta en castigo de Juez severo. Que no me olvide, Señor, de mi origen y de mi fin, y que aprenda con la memoria de la muerte, que ya está cerca de mí, a despreciar todo lo terreno, que como yo, es polvo y ceniza, y a no amarte más que a Ti, que nunca pasas ni mueres.

 

Juventutem Argentina

Francisco: “Benedicto XVI ha sido muy valiente y ha abierto un camino”

 

En una extensa entrevista con el diario italiano Corriere de la Serra, el Papa habló sobre su primer año al frente de la Iglesia, la lucha contra la pedofilia y de su antecesor Benedicto XVI.

    El papa Francisco aseguró hoy que “pintar al Papa como si fuese una especie de Superman, una especie de estrella, me resulta ofensivo”. En una extensa entrevista, publicada en simultáneo por el diario italianoCorriere della Sera y La Nación, habló de su primer año al frente de la Iglesia.

    "Me gusta estar entre la gente, junto a los que sufren, y andar por las parroquias. No me gustan las interpretaciones ideológicas, una cierta mitología del  Cuando se dice, por ejemplo, que salgo de noche del Vaticano para ir a darles de comer a los mendigos de Via Ottaviano... Jamás se me ocurriría”, explicó.

    El ex cardenal de Buenos Aires, recordó que “Sigmund Freud decía, si no me equivoco, que en toda idealización hay una agresión. Pintar al Papa como si fuese una especie de Superman, una especie de estrella, me resulta ofensivo. El Papa es un hombre que ríe, llora, duerme tranquilo y tiene amigos como todos. Es una persona normal”.

    Francisco se refirió, además, a la denuncia que la Iglesia recibió por casos de pedofilia: “Nadie ha hecho más” que la propia Iglesia Católica, afirmó. "Es quizá la única institución pública que se ha movido con transparencia y responsabilidad”.

    “Los casos de abusos son tremendos porque dejan heridas profundísimas. Benedicto XVI ha sido muy valiente y ha abierto un camino. La Iglesia en este camino ha hecho mucho. Quizás más que nadie", resaltó. "La Iglesia Católica es quizás la única institución pública que se ha movido con transparencia y responsabilidad. Nadie ha hecho más. Y sin embargo la Iglesia es la única atacada", insistió.

    Al referirse a su antecesor en el cargo, Benedicto XVI, explicó que “no es una estatua de museo. Su sabiduría es un don de Dios”. Admitió que “en marzo pasado no tenía ningún proyecto para cambiar la Iglesia” y aseguró que “el Papa es un hombre que ríe, llora, duerme tranquilo y tiene amigos”.

    En otro pasaje, al ser consultado sobre si siente nostalgia de Argentina, respondió:

    "La verdad es que no siento nostalgia. Querría ir a ver a mi hermana, que está enferma y es la única que queda de nosotros cinco. Me gustaría verla, pero eso no justifica un viaje a la Argentina: la llamo por teléfono y con eso alcanza. No tengo pensado ir antes de 2016, porque en América latina ya estuve cuando fui a Río. Ahora tengo que ir a Tierra Santa, a Asia y después a África.

    - Hace poco tuvo que renovar su pasaporte argentino. Usted es para siempre un jefe de Estado.

    - Lo renové porque se vencía.

    Fuente: Perfil.