Archivos del blog

sábado, 21 de junio de 2014

Arzobispo greco-católico de Kiev a los "hermanos ortodoxos": No creáis en la propaganda, mirad la verdad

 

 

Por Marta Allevato

A través de Asianews Monseñor Sviatoslav Shevchuk hace un llamamiento a la reconciliación, después de los ataques provenientes del Patriarcado de Moscú. "Es s el momento de reconocer la dignidad de las personas y de la Iglesia de Ucrania."

Moscú (AsiaNews) - En el contexto de la crisis en Ucrania y las tensiones entre católicos  locales y el Patriarcado ortodoxo de Moscú - que siguió denunciando la iglesia greco-católica en Ucrania, ya que, dice, "se entromete" en la política occidental en contra Rusia - el arzobispo mayor de Kiev, Sviatoslav Shevchuk, ha lanzado un llamamiento a la reconciliación a través de AsiaNews, para que Moscú también reconozca la dignidad del pueblo ucraniano y por lo tanto se pueda abrir un diálogo sincero basado en la verdad. "No creáis en la propaganda, no somos sus enemigos, somos hermanos, queremos ser buenos vecinos, creamos contactos de amistad y estrecha colaboración con vosotros", dice el jefe de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, dirigiéndose a los "hermanos rusos."
"Lamentamos que la propaganda estatal esté creando de Ucrania la imagen de un enemigo - añade, en una conversación telefónica con Asianews - no queremos hacer nada que perjudique o pueda despreciar la dignidad o la libertad de la Iglesia Ortodoxa Rusa, queremos sólo un diálogo abierto y sincero, que eventualmente puede conducir un día a la reconciliación". Recientemente, han estado las dos más altas figuras del Patriarcado de Moscú, el primado ortodoxo Kirill y el jefe del departamento para las relaciones eclesiásticas extranjeras, el Metropolita Hilarión, condenando el compromiso de los griegos-católicos de Ucrania a favor de las protestas de la Maidan .
"Los greco-católicos han lanzado una cruzada en contra de la ortodoxia", dijo en abril el "ministro de exteriores" del Patriarcado, reafirmando su convicción de que el 'uniatismo' (un término que se utiliza de forma despectiva para definir al griego-católico en comunión con el Papa, ndr) es un proyecto especial de la Iglesia Católica, cuyo objetivo es convertir a los ortodoxos al catolicismo"."Este lenguaje nos ofende - dice Shevchuk - definiéndonos como un "proyecto" humano y no el cuerpo de Cristo, esto es negar a la Iglesia Greco-Católica la dignidad de ser una iglesia". "Lamentamos que nuestros hermanos cristianos nos ataquen, utilizando la táctica de propaganda estatal y no un mensaje eclesiástica adecuado", se queja el obispo, y explicó que" la política estatal de Moscú tiene el derecho de interpretar los acontecimientos sociales en Ucrania, a su manera, pero nosotros, los cristianos siempre debemos decir la verdad".
A finales de marzo, el Patriarca Kirill había atacado duramente a los griego-católicos, condenando "la participación directa en las actividades políticas, con declaraciones en contra de la Iglesia Ortodoxa Rusa." Este, había advertido entonces una "muy triste sombra" sobre las relaciones entre el patriarcado y el Vaticano. Como dice el obispo mayor de Kiev, sin embargo, "es el comienzo del año, que se intenta abrir un diálogo directo con representantes del Patriarcado de Moscú", pero sin éxito. "El cardenal Kurt Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad Cristiana se ha ofrecido a ser un mediador entre nuestra Iglesia y la de Moscú - añade el obispo - en concreto entre yo y el metropolitano Hilarión, para tener una un proceso abierto, eclesiástico, sincero para compartir nuestros puntos de vista y calmar un poco las tensiones", pero de parte de Moscú sólo hemos recibido rechazos, sin una razón clara."
Cuando se le preguntó por qué un cierre de este tipo, Shevchuk especula: "Tal vez se niegan el diálogo, porque esto obliga al interlocutor a escuchar y luego a reconocer su dignidad." "Tal vez es esto, lo que nos falta", añadió el prelado, refiriendo, sin embargo, que los contactos con la Iglesia Ortodoxa Ucraniana-Patriarcado de Moscú son "excelentes". "En Ucrania todas las iglesias cristianas, así como Judíos y musulmanes siempre han coincidido en todas las posiciones en la crisis actual. Recientemente, con el regente Onufri estábamos juntos en la ceremonia de toma de posesión del nuevo presidente, Petro Poroshenko, y hemos todos apoyado sus esfuerzos por la paz - recuerda el obispo de Kiev - No hay absolutamente ninguna tensión entre las distintas confesiones en Ucrania".
En el contexto de un posible cisma dentro de la ortodoxia rusa y la creación de una única Iglesia Ortodoxa de Ucrania, independientemente de Moscú, el obispo se dice escéptico, admitiendo al mismo tiempo, sin embargo, la necesidad de que la Iglesia Ortodoxa Rusa se "deshaga de la ideología política" . "El liderazgo de la Iglesia ortodoxa rusa no reconoce la existencia del pueblo ucraniano, con su propia cultura, su propia historia, en este momento están negando la existencia misma de la gente de la nación ucraniana como tal. Siempre que no reconozcamos la realidad, siempre habrá tensiones - advierte Shevchuk - Pero yo creo en la sabiduría espiritual de los obispos ortodoxos en el hecho de que llegan a liberarse de la ideología política, ya que si la Iglesia sigue siendo politizada, estará siempre en medio de las diferentes formas de hacer política y entre los distintos países mientras que la Iglesia debe es promulgar la unidad y no la división".

Fuente: Asianews

¿Dónde está tu corazón?, ¿atado a los tesoros del mundo o con Dios?, cuestiona el Papa Francisco

 

Francisco_CNA_19

 

“No acumulen para ustedes tesoros en la tierra”, exhortó el Papa Francisco durante la Misa en la Casa Santa Marta, donde llamó a los fieles a no caer en la tentación de aferrarse a la vanidad, las riquezas y el poder, porque estos son perecederos y esclavizan sus corazones; en cambio, los invitó a buscar los “tesoros delCielo”, como la adoración al Señor y el amor al prójimo, que les darán alegría y corazones luminosos que los llevarán a Dios.

En su homilía, el Santo Padre explicó que el consejo de Cristo de no acumular tesoros en la tierra es una invitación a la prudencia, porque lo que ofrece el mundo no es seguro, sino que se arruina o es arrebatado por los ladrones. Estos tesoros, señaló, son principalmente tres.

“El primer tesoro: el oro, el dinero, las riquezas...Pero con estos no están seguros porque, tal vez, te lo pueden robar, ¿no?; ‘No, yo estoy seguro con las inversiones’, ¡pero quizá el mercado de valores se derrumba y te quedas sin nada! Y luego dime ¿un euro de más te hace feliz o no? La riqueza es un tesoro peligroso, peligroso...”, advirtió el Papa.

Según Radio Vaticano, Francisco señaló que si bien las riquezas son buenas y “sirven para hacer un montón de cosas buenas, para llevar adelante lafamilia”, si es acumulada “como un tesoro, ¡te roban el alma! Jesús, en el Evangelio, vuelve sobre este tema, las riquezas, sobre el peligro de las riquezas, sobre el poner las esperanzas en las riquezas”.

El otro tesoro, prosiguió, “es la vanidad: el tesoro de tener un prestigio, de hacerse ver”. Y Jesús, advirtió Francisco, “siempre condena esto”. Pensemos “qué dice a los doctores de la ley cuando ayunan, cuando dan la limosna, cuando rezan para hacerse ver”. La vanidad, subrayó el Papa, “no sirve, termina”. San Bernardo, recordó, afirmó que la “belleza terminará por ser pasto a los gusanos”.

El tercer tesoro es “el orgullo, el poder”. Para ello, recordó la lectura que narra la caída de la cruel reina Atalia. “Su gran poder duró siete años, luego fue asesinada. ¡El poder termina! ¡Cuántos grandes, orgullosos, hombres y mujeres de poder han terminado en el anonimato, en la miseria o en la prisión!” De aquí la exhortación a no acumular dinero, vanidad, orgullo, poder, porque estos tesoros “no sirven”. En cambio el Señor nos pide que acumulemos “tesoros del cielo”

"Este es el mensaje de Jesús: Pero si tu tesoro está en la riqueza, la vanidad, el poder, en el orgullo, tu corazón quedará encadenado allí! Tu corazón quedará esclavizado por la riqueza, la vanidad, el orgullo. ¡Y lo que Jesús quiere es que tengamos un corazón libre! Este es el mensaje de hoy. ‘¡Pero, por favor, tengan un corazón libre!’, nos dice Jesús”.

Francisco recordó que Cristo “habla de la libertad del corazón. Y tener un corazón libre sólo se puede tener con los tesoros del cielo: el amor, la paciencia, el servicio a los demás, la adoración a Dios. ¡Éstas son las verdaderas riquezas que no son robadas! ¡Las otras riquezas gravan el corazón. Pesan sobre el corazón: lo encadenan, no le dan la libertad!”.

El Papa advirtió que un “corazón esclavo no es un corazón luminoso: será tenebroso”. Si nosotros acumulamos tesoros de la tierra “acumulamos tinieblas, ¡que no sirven!”, no dan alegría “sobre todo no nos dan libertad”. En cambio, “un corazón libre es un corazón luminoso, que ilumina a los otros, que hace ver el camino que lleva a Dios”.

"Un corazón luminoso, que no está encadenado, un corazón que va hacia adelante y que envejece bien, porque envejece como el buen vino: cuando el buen vino envejece es un buen vino de crianza. En cambio, el corazón que no brilla es como el vino malo: el tiempo pasa y lo estropea, lo vuelve vinagre”, expresó el Papa.

Por ello, invitó a los fieles a pedirle a Cristo que “nos dé esta prudencia espiritual, para entender bien dónde está mi corazón, al lado de qué tesoro está unido mi corazón. Y que nos dé también la fuerza para desencadenarlo, si está encadenado, para que sea libre, luminoso y nos dé esta hermosa felicidad de hijos de Dios: la verdadera libertad”.

Fuente: ACI/EWTN Noticias