Archivos del blog

domingo, 3 de agosto de 2014

Nosotros mismos

 

 

 

En un poema de su magnífico y reciente libro, Cuaderno de vacaciones, Luis Alberto de Cuenca, en un tono entre elegíaco y resignado, lamenta que la vida lo haya llevado por caminos indeseados, no permitiéndole ser quien verdaderamente hubiese querido. Y en un pasaje del poema escribe algo que me hizo reflexionar mucho sobre mí mismo: «Luego / está el tema de las sendas perdidas / y el de esas partes de nosotros mismos / a las que traicionamos por servir / a una sola faceta (la peor, / la más absurda y menos favorable)». Sospecho que este sentimiento de vida dilapidada, estúpidamente dedicada a servir nuestra faceta «más absurda y menos favorable», es algo que casi todos hemos sufrido; y, junto a este sentimiento postrador, el propósito de no volver nunca más a traicionar lo que verdaderamente somos, para ser «nosotros mismos». Pero se trata de un empeño quimérico: pues no solo las traiciones a nuestra verdad más profunda nos impiden ser «nosotros mismos», sino también las percepciones erróneas que sobre nosotros tiene la gente que nos rodea, las imágenes tergiversadas que otros se hacen de nosotros, impidiéndonos ser lo que deseamos ser y negando obscenamente lo que somos. Y estas rectificaciones externas que los otros hacen de «nosotros mismos» acaban convirtiéndonos en personas irreconocibles, incluso para nosotros mismos, o sobre todo para nosotros mismos.

A mí me ha ocurrido infinidad de veces. Recuerdo que, cuando me estrené con mi libro de glosas Coños, me tropezaba con tíos rijosos que me abordaban con alborozo, pensando que compartía con ellos sus inquietudes pornógrafas; y a mí me resultaba inverosímil que aquellos mastuerzos no entendieran que mis inquietudes eran literarias, y que había elegido ramonianamente aquel asunto en un esfuerzo por demostrar que se podía hacer literatura con cualquier cosa. En otra fase de mi vida, durante los mandatos de Zapatero, se me acercaba gente fanatizada que me palmeaba la espalda y me jaleaba: «¡Dale más caña a ese cabrón!»; y a mí me resultaba inverosímil que no entendieran que mi combate era con el mundo moderno, y no con aquel Zapatero de efímera memoria (cuyos estropicios 'conserva' su sucesor, como corresponde a un irreprochable conservador). También me ha ocurrido que personas pías se me han aproximado, reprochándome que mis novelas aborden cuestiones crudas; y a mí me resultaba inverosímil que exista gente que piense que, si eres escritor católico, tienes que escribir solo pamplinas emotivistas y 'literatura con valores' (¡vade retro!), haciendo como que el problema del mal no existe en el mundo (en realidad, esta es la causa principal de que el arte católico sea hoy insignificante e insustancial, o inexistente). Mucho más difícil que vencer las traiciones que nos hacen servir a una sola faceta de nosotros mismos es combatir contra el empeño caleidoscópico de algunos por hacernos servir a facetas que nada tienen que ver con nosotros.

A la postre, he llegado a la conclusión de que es imposible mostrarnos ante los demás como verdaderamente somos. Frente a la verdad sobre una persona, existen otras verdades imaginarias o interesadas, provocadas por el reflejo de cada uno sobre los demás. Cada persona, al interpretarnos y juzgarnos, nos 'recrea', incorporando a nosotros algo de su propia individualidad; cuando nos quejamos de que alguien no nos comprende, lo que en realidad rechazamos es el intento que esa persona hace de amoldarnos a su propia esencia, agregando rasgos a nuestra personalidad que no son nuestros, sino de ella, en su pretensión de 'adueñarse' de nosotros. Todo este proceso se agrava hasta adquirir ribetes caricaturescos cuando la persona que se 'recrea' se percibe a través de los medios de comunicación, y no a través de un trato directo.Cada uno de nosotros es el contradictorio resultado de lo que los demás van haciendo de nosotros, en su necesidad de verse a ellos mismos reflejados en nosotros.

Cada uno de nosotros está hecho de proyecciones distorsionadas que los demás elaboran en el angosto callejón de sus prejuicios, que suelen estar forrados de espejos deformantes. Y lo más trágico de todo es que estas proyecciones dejan rastro; y acaban desfigurándonos y obligándonos a actuar de diversa manera según sea la gente ante la que 'actuamos', a la que inconscientemente procuramos dar lo que espera de nosotros. Así nos diluimos y multiplicamos. Así, en fin, nos traicionamos. Nuestro sino es convertirnos en ecos o espejismos cambiantes de múltiples, incontables facetas. Solo Quien ve en lo oculto sabe quiénes somos verdaderamente.

Juan Manuel de Prada

Fuente: finanzas.com

Requiem - Parroquia Espíritu Santo (Paraguay)

 

 

Del pasado Mayo del 2014.

Evento único en la historia del arte y la Iglesia en el Paraguay. Por primera vez, el famoso Requiem de Mozart se ejecutó en el contexto para el que fue creado: la Misa en el rito antiguo para honrar la memoria de los que nos han precedido.
El Maestro Luis Szarán dirigió a la Orquesta Sinfónica Philomúsica y al Coro Espíritu Santo y solistas durante la Misa Pontifical que presidió + S.E.R. Mons. Rogelio Livieres, Obispo de Ciudad del Este.

Fuente: Diócesis de Ciudad del Este

El cura argentino en Gaza: “Es una guerra, apuntada a los niños"

 

Padre Jorge Hernández. Su hermana habló con él esta mañana. Le reveló que sigue refugiado en su capilla, pero que la "situación cada vez se agrava más". Contó que no hay agua potable, y que la gente toma agua servida y hasta del mar.

La familia del cura argentino Jorge Hernández contó cómo sobrevive el sacerdote a la guerra en Gaza, donde está al cuidado de 29 chicos discapacitados, mujeres con bebés y un grupo de monjas. Silvina Hernández, la hermana del cura argentino de Gaza, dijo que el padre Jorge volvió a comunicarse hoy a las 10 horas de Argentina con su familia, que está instalada en la localidad de Villa Atuel en San Rafael: “Contó que anoche, por primera vez en muchos días, no hubo bombardeos y esta mañana pudieron desayunar todos juntos, los chicos, las madres y los ancianos”.

La falta de agua potable es desesperante, es mi mayor preocupación. La gente está bebiendo agua servida, contaminada de basura y sangre”, reveló el cura.

A sus padres, que están enfermos, les ha pedido que no miren las noticias para no preocuparlos y que él tratará de seguir comunicándose cada día.

El sacerdote de la única iglesia católica de Gaza también contó a su hermana que sigue refugiado en su capilla, junto a las religiosas, pero que está muy preocupado porque " la situación de Gaza cada vez se agrava más".

Comentó la hermana que el problema es cómo sobrevive la gente: "Hay hambre, no dejan entrar alimentos y tampoco se lo permiten a la ONU y los organismos mundiales que podrían hacerlo". Explicó que su hermano le dice que lo que más perjudica es no tener agua potable: " En la desesperación, (la gente) ha empezado a tomar agua de mar. Gracias a Dios, él todavía tiene algunos recursos pero al tener a su cargo a las refugiadas que son mujeres con bebés y 29 chicos discapacitados, la higiene es necesaria y nos dice que no le queda mucho más por dar".

El cura Jorge está desde hace más de seis años en la zona de conflicto."Ésta es la tercera guerra que le toca sufrir", reseñó su hermana. Y detalló una definición que le dijo ayer el cura: "Es la sangrienta guerra, apuntada a los niños, a las mujeres, a la gente que sufre".

Explicó la mujer por qué su hermano se ha negado a ser trasladado a un sitio más seguro: "Sinceramente, él nos dice: '¿A dónde vamos?'. Toda Gaza es un peligro".

Desde Oriente Medio, Marcelo Gallardo, que integra la congregación del Verbo Encarnado a la que pertenece Hernández, explicó las dificultades que tiene el cura para estar comunicado con su familia y sus referentes religiosos: "Se le hace muy difícil escribir y comunicarse en estos momentos y tiene apenas un par de horas diarias de electricidad con los generadores, en las que aprovecha para cargar los celulares".

En su discurso en cadena en Casa Rosa, la presidenta Cristina Kirchner volvió a pedir ayer por la integridad del cura, al que las bombas le han destruido parte del refugio.

"La verdad que nos duele desde lo más profundo. Y hoy tenemos un sacerdote con 29 niños discapacitados refugiados en el sótano de una Iglesia. Estamos en contacto para enviarles víveres. Son niños que el cura no quiere abandonar", dijo la mandataria.

Fuente: Clarín.

Cuando san Pío X abandonó trece siglos de tradición

 

 

Es verdad que no se debe confundir la Tradición con las tradiciones (teológicas, litúrgicas, disciplinares, espirituales, etcétera). La primera es inmutable, mientras que las segundas pueden modificarse por la autoridad competente si el bien común realmente lo exige. Sin negar la potestad pontificia de alterar tradiciones reformables, siempre queda abierta una legítima discusión sobre el mayor o menor acierto de una reforma en estos ámbitos. Cabe pensar que un abandono ligero, abrupto, inmotivado o no bien fundamentado de tradiciones seculares en materia litúrgica, es al menos un signo revelador de esa arrogancia hodiernista por la cual nos creemos mejores que nuestros antepasados por el mero hecho de haber nacido después en el tiempo.

Se supone a menudo que papas muy respetuosos de la Tradición, como san Pío X, también lo fueron con las tradiciones recibidas. La Historia de la liturgia, sin embargo, desmiente esta suposición. Y un caso paradigmático lo tenemos en  algunas reformas del papa Sarto. En cuanto a los libros litúrgicos, reformó el Misal de san Pío V y, lo que es de nuestro interés ahora, el Breviario, que sufrió un cambio estructural.

«El día 1 de noviembre de 1911 publicaba la bula Divino afflatu, decretando una nueva forma de distribución del salterio en el Oficio Divino. El mismo había encomendado a los benedictinos la revisión de la Vulgata (1907) y había fundado el Pontificio Instituto Bíblico de Roma (1909).

La Divino afflatu enfocaba dos objetivos: una distribución más ágil de la salmodia y la preeminencia del domingo, así como el predominio de la salmodia semanal, sobre los oficios del santoral y votivos que progresivamente habían invadido la casi totalidad de días a lo largo del año.

La prevalencia del oficio dominical y del tiempo, querida por san Pío V, quedaba ahora en teoría, pero no se daba de hecho en la práctica. Uno de los factores que influían en ello -digámoslo también- es que los oficios votivos resultaban más breves que el ferial.

La distribución del salterio según el oficio romano se había mantenido desde el s. VII hasta entonces. La nueva distribución de Pío X usa el método de fraccionar los salmos cuando resultan demasiado largos en comparación con la medida habitual. El método lo había usado ya la Regla benedictina para el Oficio de los monasterios. San Pío X mantenía el rezo del salterio completo en el curso de una semana y suprimía los oficios adicionales. Señalaba una nueva tabla de prevalencias e introducía el oficio mixto: en muchas celebraciones del santoral, dejando intacta la distribución semanal del salterio, los elementos referentes al santo ocuparían otras partes del Oficio. Algo parecido a lo que hacemos actualmente en las memorias de los santos.

La distribución de los salmos se mantendría hasta la promulgada por Pablo VI, el año 1971, fecha a partir de la cual ya no puede hablarse de "Breviario", sino de "Liturgia de las Horas"» (Aroztegui)

Para quienes no somos especialistas en liturgia la descripción pormenorizada de los cambios en el breviario puede resultar muy compleja. Pero hay un punto que salta a la vista: la distribución del salterio según el oficio romano se había mantenido desde el s. VII hasta la reforma de san Pío X. Elpapa Sarto decidió prescindir de una tradición litúrgica más que milenaria al introducir una distribución radicalmente nueva de los salmos. Y esta innovación no se introdujo en una devoción particular, como el Rosario, sino en el Oficio Divino, que integra el culto público y oficial de la Iglesia.

Otro dato que a veces se olvida es que san Pío X modificó el breviario contrariando lo establecido “perpetuamente para lo sucesivo en la bula de san Pío V Quod a nobis (9-VII-1568) sobre el breviario tridentino. En efecto, dicha bula establecía que el “Breviario en ningún tiempo debe ser modificado, sea en su totalidad, sea en parte, y que no debe agregársele ni quitársele nada”.

La reforma no insumió muchos años. Se realizó según el método habitual del papa Sarto, con una comisión especial que trabajó independientemente de la Congregación de Ritos. La forma de operar de la comisión, muchos de cuyos miembros carecían de la competencia necesaria, fue muy criticada por los especialistas. Monseñor Amann llegó a decir que el papa «creía fácilmente que todas las cuestiones, incluso las de arte o erudición, se solucionaban a través de la autoridad» (DTC, XII, col. 1738).

Los cambios del breviario se impusieron sin mucho diálogo. En la Divino afflatu se contenía una severa advertencia para rebeldes e infractores: indignationem omnipotentis Dei, ac beatorum Petri et Pauli, Apostolorum eius, se noverit incursurum.

Recapitulando, tenemos el abandono de una tradición de más de un milenio, contrariando una bula perpetua (secundum quid), a impulsos de una comisión de dudosa competencia y mediante una imposición enérgica. ¿Fue un desarrollo orgánico de la liturgia? ¿Una concesión al espíritu del siglo impuesta bajo pretexto de «necesidades pastorales»? ¿Una infiltración de la mentalidad positivista imperante? Con la mejor de las intenciones, la reforma piana  sirvió de precedente para lo que luego haría Pablo VI bajo las influencias de A. Bugnini.

Fuente: InfoCaótica.

Cura sanrafaelino: "Me quedo en Gaza pase lo que pase"

 

 

Así le respondió el cura mendocino Jorge Hernández al papa Francisco cuando este lo autorizó a dejar la Franja de Gaza. Tres bombas cayeron frente a su iglesia. Allí viven 29 niños discapacitados y 10 ancianos.

Por Rosana Villegas
villegas.rosana@diariouno.net.ar

“El papa Francisco habló con él y le dijo que la Iglesia no le reprocharía absolutamente nada si decidía dejar Gaza, pero él le respondió con toda humildad que siente que ese es su rebaño y no piensa abandonarlo y que se queda pese a todo”. Con el orgullo atravesando sus palabras, así define Silvina Hernández la decisión que tomó su hermano Jorge, el sacerdote católico mendocino que está al frente de la única capilla de esta religión en la Franja de Gaza, en la que se alojan 29 niños discapacitados y unos 10 ancianos. Frente al predio donde funcionan la capilla y un colegio, cayeron tres misiles el 16 de julio, pero ese ataque no desanimó al sacerdote sanrafaelino de 38 años, que permanece firme junto a su comunidad. La presidenta Cristina Fernández responsabilizó a Israel por lo que pudiera pasarle al cura.

Jorge Hernández era religioso del Instituto del Verbo Encarnado de San Rafael y se ordenó como sacerdote en 2002. Su necesidad por conocer más de su Iglesia lo llevó a Italia, donde se recibió de Licenciado en Teología y a donde le llegó la novedad de que había un lugar vacante en una iglesia de Egipto, viaje que no dudó e inmediatamente se dispuso a estudiar árabe y poco después ya celebraba misas.

Estando en el Medio Oriente, en 2009 las autoridades de la Iglesia le propusieron remplazar al anciano sacerdote que tenía a su cargo la parroquia de la Sagrada Familia, ubicada en Gaza, y en tampoco titubeó para aceptar. Desde entonces, está al frente de ese pequeño templo católica, donde se albergan varios niños que quedaron solos luego de que los bombardeos israelíes arrasaran con sus familias palestinas.

“Desde que comenzó esta guerra nosotros no podemos comunicarnos con él, tenemos que esperar a que él pueda llamarnos porque temen que puedan interceptar las llamadas o piensen que es espía de guerra. El miércoles nos llamó para decirnos que están bien él y los niños, pero que le preocupa la falta de agua y alimentos, porque justamente por los bombardeos, no salen del predio de la capilla y el colegio. Por ahora, se mantienen con los tres containers de alimentos y ropa que les envió el Papa y sé que la Presidenta también lo llamó y se puso a su disposición”, contó Silvina, hermana del sacerdote.

Al parecer, tras interiorizarse de la situación de la comunidad que lidera el padre Hernández, la mandataria solicitó a la Cancillería argentina enviar una nota oficial advirtiendo al gobierno israelí de que lo hace responsable “de la integridad física del ciudadano argentino y de las personas asistidas por el sacerdote en su misión religiosa y humanitaria”, según ella misma publicó en su cuenta en Twitter. Anoche, en su discurso por cadena nacional, la jefa de Estado aludió a la situación del cura mendocino en Gaza y anunció que enviaría alimentos para él y su comunidad.

Diario UNO también intentó comunicarse vía telefónica y por mail con el sacerdote mendocino, pero esa comunicación también fue infructuosa. Su superior, el padre Marcelo Gallardo, sí pudo responder un mail y confirmó que Hernández está bien de salud, pero que le es imposible responder los correos electrónicos “porque tiene apenas un par de horas diarias de electricidad con los generadores, en las que aprovecha para cargar los celulares y usarlos para los casos de emergencia”, precisó.

Fuente: Uno Mendoza