Archivos del blog

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Mons. Aguer llamó a leer buenos libros sobre la familia

 

 

 

La Plata (Buenos Aires) (AICA): Al dejar inaugurada la XVI Exposición del Libro Católico en La Plata, el arzobispo platense, monseñor Héctor Aguer, llamó a leer buenos libros “en familia y sobre la familia”, porque “es fundamental que se difunda, en nuestra sociedad, el verdadero concepto de familia, no solo en el orden natural, sino también en el religioso¨.

Al dejar inaugurada la XVI Exposición del Libro Católico en La Plata, el arzobispo platense, monseñor Héctor Aguer, llamó a leer buenos libros “en familia y sobre la familia”, porque “es fundamental que se difunda, en nuestra sociedad, el verdadero concepto de familia, no solo en el orden natural, sino también en el religioso".
El prelado, que es también presidente honorario y vitalicio de la Exposición, al comentar el lema de esta nueva muestra –“Buenos libros fortalecen la familia-, lamentó la disminución de matrimonios y consideró que es “una realidad dolorosa que se viene registrando en los últimos tiempos”.
El arzobispo agregó que las “leyes inicuas” que se han sancionado en contra del matrimonio y la familia “están llevando a una verdadera lucha contra el orden natural”. Al respecto, agregó: “La práctica desordenada de la vida sexual, y los ataques contra el matrimonio, son todo un desafío contra el orden que Dios ha creado para el hombre; y que se expone desde las primeras páginas de la Biblia. Dios nos hizo varón y mujer, y eso es una verdad absoluta; inscrita en nuestra propia naturaleza".
Monseñor Aguer explicó que "hoy se ataca el valor de la naturaleza y, sobre todo, de la naturaleza humana”, y sostuvo que es necesario apuntalar el orden natural de la familia, fundada en un varón y una mujer, llamada a la perpetuidad, y abierta a los hijos. “En el panorama actual podrá decirse que esto es una utopía; es, de cualquier modo, objeto de esperanza", consideró.
Añadió que "como cristianos debemos cautivarnos ante el misterio fundamental del matrimonio cristiano. San Pablo lo llama misterio grande; signo de la esponsalidad de Cristo con la Iglesia, algo, en verdad, grande, noble y magnífico".
Abogó, entonces, para que "esta exposición difunda ampliamente, con los buenos libros, esta realidad auténtica del matrimonio y la familia". Y felicitó, en la persona del presidente del comité organizador, Manuel Outeda Blanco, a los responsables de la Exposición. "Hemos durado 16 años en La Plata -enfatizó-. Y eso no es poco en un país como la Argentina, donde las cosas suelen no durar".
Por su parte, el presidente del comité organizador de la exposición, Manuel Outeda Blanco, en sus palabras inaugurales, le agradeció a monseñor Aguer su "decidido apoyo de todos estos años, a la exposición. Y, sobre todo, su lucidez y coraje en el respaldo del matrimonio y la familia, en nuestra sociedad. Sabemos que los buenos libros son un aporte fundamental, en ese sentido".
Outeda Blanco evocó el Congreso Eucarístico Internacional de Buenos Aires, en 1934, a 80 años de su realización. "A él -subrayó- debemos volver una y otra vez. Para comprender, definitivamente, hasta dónde llega el verdadero amor a Jesús Eucaristía, y sus directas consecuencias sobre el matrimonio, la familia y la patria".

Distinción a Mons. Barriola

En el acto inaugural, fue distinguido con la estatuilla Padre Leonardo Castellani, de la escultora María Alba Blotta, monseñor Miguel Antonio Barriola, biblista y profesor y director espiritual del Seminario Mayor San José de La Plata. Entre los fundamentos del premio se destaca "su rigor científico, en la exégesis, y su respeto absoluto a la sagrada tradición y al magisterio".
Al agradecer la distinción, monseñor Barriola, de 80 años y 57 de sacerdote, dijo: "Solamente quiero llevar al Señor. No quise ser un perro mudo, de los que habla el profeta Isaías. Por eso he hablado cuando algunos errores y desviaciones doctrinales lo requerían. Este premio, por lo tanto, es muy consolador".
La muestra. La XVI Exposición del Libro Católico en La Plata, podrá visitarse, con entrada libre y gratuita en el Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, calle 50 entre 6 y 7, hasta el próximo 16 de noviembre. El horario es, de lunes a sábados, de 9 a 21, y los domingos de 14 a 21.

Fuente: AICA.

El Papa modifica las condiciones para exigir la renuncia de un obispo

 

 

El Papa podrá pedir la renuncia a un obispo por razones particulares, después de comunicárselas y de escuchar las suyas. Además, los miembros de la Curia deben presentar sin excepción la renuncia a los 75 y cuando desaparezca su dicasterio u oficina. Son las dos grandes novedades de la primera disposición del Papa Francisco para la reforma de la curia y el gobierno de la Iglesia.

La Santa Sede ha hecho pública la disposición «Rescriptum ex audientia» sobre la renuncia de los obispos diocesanos y los titulares de las oficinas vaticanas. En esta disposición, el Papa muestra que el Ministerio «debe ser entendido como un servicio (diakonia) al pueblo santo de Dios y requiere que quienes están encargados, se dediquen con todas sus energías».

Según se explica, la disposición recoge las recomendaciones del Consejo de Cardenales que asisten al Papa y se comienza así la reforma de la Curia Roma y el gobierno de la Iglesia.

Entre las cuestiones que se regula se encuentra la invitación a los obispos diocesanos, coadjutores y auxiliares a presentar la renuncia de su cargo pastoral en la edad de setenta y cinco años de edad. Renuncia que sólo tendrá efecto en el momento en que es aceptada por las autoridades legítimas.

Consideran «digno de aprecio a la Iglesia» todos aquellos que presentan su renuncia por enfermedad u otra razón seria y solicitan que en tales casos, «los fieles están llamados a mostrar solidaridad y comprensión para quien fue su pastor, asistiendo a los regularmente según las exigencias de la caridad y la justicia, de conformidad con las disposiciones de la can. § 2 CIC 402».

La gran novedad del texto se centra en la posibilidad de circunstancias especiales, cuando o «la autoridad competente considere necesaria pedir un obispo presentar la renuncia a la oficina pastoral». Para ello muestran que se debe dar a conocer las razones de tal petición y escuchar atentamente sus razones, «en diálogo fraterno».

Los cardenales cabezas de Dicasterio de la Curia Romana también presentarán la renuncia a los setenta y cinco años de edad y el Papa, «considerándolo todo, procederá». También cesarán cuando tengan otro compromiso o se produzca una descomposición del dicasterio u oficina.

Comentario de Hermenegildo: Esta norma tiene muy poco de novedosa, pues todo lo que dispone ya se daba en la práctica.

Fuente: InfoCatólica.