Archivos del blog

lunes, 10 de noviembre de 2014

Una réplica a Roberto Bosca

 

 
Roberto Bosca es abogado y ha sido decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Austral, obra corporativa del Opus Dei, del cual es miembro supernumerario. En un deplorable artículo publicado en el diario La Nación de la Argentina, Bosca arremete contra quienes resisten legítimamente al calamitoso pontificado de Francisco. El artículo puede leerse aquí. Una mezcla de verdades, medias verdades, falsedades, estupideces, lugares comunes y mucho de papolatría obsecuente. Pero los medios de comunicación a veces ofrecen la posibilidad de replicar a personajes como Bosca, que parece afectado de un grave complejo de integrismo vergonzante que lo impele a realizar frecuentes "autos de fe democrática", tal vez para redimir su pasado como funcionario del Proceso de Reorganización Nacional. Transcribimos la réplica de Amicus, un comentarista anónimo que confronta algunos disparates de Bosca. 

Algunos problemas del artículo, de poco serios a graves:

1. "El papa Francisco es más popular todavía que su antecesor (S. JPII)". Quienes han medido los números seriamente (Pew Forum, etc.) no indican eso. La "popularidad" no es un índice de nada: Barrabás fue más popular que N. Señor.

2. Luego de mencionar algunas manifestaciones histéricas e irrespetuosas, a las que identifica con cualquier que no esté 100% en un estado de "trance admirativo" por SS Francisco, el autor dice que los "opositores" (todos los que no se suban a un tren de "adoración francisquista", parece), afirmarían: "el Papa ha venido a destruir la Iglesia Católica". Absurdo. Para afirmar algo tan grave e imputarlo generalizadamente, hay que citar. Si no, se incurre en falso testimonio. 

3. Luego, mete en la misma bolsa a todos los "no francisquistas" con ¡el franquismo!. Bordea la calumnia.

4. Entre los católicos "retrógrados" post CVII, ¿meterá por ejemplo el autor a su patrón S. Josemaría Escrivá, que continuó celebrando la misa tradicional (no reformada por la "comisión del expertos" del Arz. Bugnini, falseando la letra y el espíritu de Sacronsatum Concilium)?

5. La concepción supuestamente "superada" de la Iglesia como "cuerpo místico de Dios" surge directamente de la Sagrada Escritura (San Pablo) ¿el CVII viene a "enmendarle la plana" al apóstol en esta hermenéutica megalómana? ¿San Pablo era "franquista"?

6. Lo más importante: ¿es frente a errores evidentes de SS Francisco -el pésimo manejo del Sínodo reciente, errores administrativos gruesos, ambigüedades dañosas en materia de comunicación, aplicación de una vara (suave) para unos (heterodoxos) y otra vara (durísima) para otros (ortodoxos pero no "del palo")" mientras se cantan loas a la Misericordia Divina, etc. etc.- señalarlos y desear que se corrijan? ¿Eso transforma a alguien en promotor de un "catolicismo hierocrático e intransigente que gustaba imponerse a machamartillo"? Es falso. Y absurdo.

Visto en InfoCaótica.

Papa Francisco beatificará a misioneros asesinados por comunistas

 

Papa Francisco beatificará a los misioneros Miguel y Zbigniew y Sandro Dordi, asesinados por Sendero Luminoso.

Miguel y Zbigniew y Sandro Dordi, asesinados por Sendero Luminoso

 

Terroristas asesinaron a los franciscanos por odio a su fe y razones políticas.

El Monseñor Luis Bambarén Gastelumendi, obispo emérito de Chimbote, informó que próximamente el Papa Francisco beatificará a dos misioneros franciscanos que fueron asesinados por Sendero Luminoso, en el año 1991, mientras se encontraban realizando labor pastoral en Chimbote.

A través de una carta, Bambarén Gastelumendi indica que pronto: “tendremos a nuestro primeros beatos mártires entre los santos del Perú”.

Precisa que el proceso de beatificación de los misioneros franciscanos conventualesMiguel y Zbigniew y Sandro Dordi, ambos asesinados en 1991 por Sendero Luminoso por motivos políticos o sociales, así como por odio a su fe.

En la misiva se puede leer: “Acusados de: impedir que la lucha del mensaje de ‘la lucha armada’ sea acogida por los jóvenes y el pueblo”.

La carta fue enviada por Monseñor Luis Bambarén desde Roma (Italia).

Fuente: La República