Archivos del blog

lunes, 24 de noviembre de 2014

Retornan las celebraciones ad orientem para el Adviento en la diócesis de Lincoln

 

Retornan las celebraciones ad orientem para el Adviento en la diócesis de Lincoln

 

 

[Notions Romaines] La diócesis de Lincoln, en Nebraska (USA) es conocida por sus posiciones más bien tradicionales. El obispo emérito, Mons. Fabian Bruskewitz, administra siempre la tonsura a los seminarista de la Fraternidad Sacerdotal San Pedro (FSSP), que tiene su seminario norteamericano en la Diócesis. La Diócesis recoge vocaciones, cuenta con escuelas verdaderamente católicas y familias que literalmente se mudan allí para poder vivir una vida católica tradicional. La diócesis de Lincoln representa, junto con la de Tulsa y Oklahoma City un oasis en el seno del catolicismo americano.

Mons. James Conley, el sucesor de Mons. Bruskewits, acaba de anuncia en una larga carta pastoral vía la revista diocesana que para el Adviento de este año, el santo sacrificio de la Misa en la Catedral será celebrado ad orientem, al igual que la misa del gallo que será celebrada por Su Excelencia. Mons. Conley recuerda en su carta que todos estaremos vueltos hacia el Señor en una misma dirección, hacia el Oriente, una dirección altamente simbólica adoptada por los primeros cristianos, puesto que el amanecer del sol al este representaba el retorno de Cristo.Ofrecemos un extracto de la carta pastoral:

Remontándonos a los primeros tiempos, los cristianos se volvían hacia el este durante el sacrificio de la misa para recordar la próxima venida de Cristo. Juntos, el sacerdote y los fieles, permanecían girados hacia el este esperando el retorno del Señor. Incluso en las iglesias que no estaban orientadas hacia el este, el sacerdote y los fieles se giraban en una misma dirección en la misa, contemplando a Cristo sobre el crucifijo, en el altar y en el tabernáculo, recordando así la importancia de velar por  Su regreso. El simbolismo del sacerdote y los fieles vueltos ad orientem -hacia el este- es un antiguo recuerdo de la segunda venida de Cristo.[…]Durante los domingos de Adviento, los sacerdotes de la catedral celebrarán la misa ad orientem. Junto al pueblo de Dios, los sacerdotes mirarán cara al altar y al crucifijo. Cuando yo celebre la misa de medianoche de Navidad, celebraré igualmente ad orientem. Esto podrá verse igualmente en diferentes parroquias en la diócesis de Lincoln.Con la postura ad orientem en la misa, el sacerdote no está de espalda a los fieles. Estará con ellos, entre ellos, encabezándolos, vueltos hacia Cristo, esperando Su retorno.

“Tened cuidado,” dijo Jesús, “permaneced despiertos, porque no se sabe cuándo será el tiempo“. No sabemos cuando será el momento adecuado para el regreso de Cristo.Pero debemos estar despiertos por Él. Que juntos estemos “mirando hacia el este“, a la espera de Cristo en el Santo Sacrificio de la Misa y en nuestras vidas.

Fuente: http://www.adelantelafe.com/